Estacion de Chamartin 1
Vista de las 4 torres desde la estación de Chamartín, en Madrid. David F. Sabadell

La semana política
Lucro cesante

La Comunidad de Madrid es uno de los modelos mejor acabado de transferencia económica desde las instituciones al sector privado. Las elecciones del 4 de mayo ponen ese proyecto, aunque sea momentáneamente, en juego.
Pablo Elorduy
24 abr 2021 05:59

No se trató solo de un cambio en el diseño gráfico, sino de una transformación profunda e invisible de la política de partidos y de la función de estos en el interior del sistema. Pero es inevitable remitirse a aquellos carteles, a las desmadejadas campañas electorales de los primeros años 80, a las fotos sepia, a las gafas de aluminio Telefunken y los bigotazos de alférez provisional de los candidatos, a los lemas de una inocencia desesperada (“la autonomía hay que hacerla con nosotros”, decían los carteles del Partido Comunista de España), para tratar de devolverlo todo a un inicio. Se trataba de otra época, en la que la nueva función de los partidos no estaba tan clara: faltaban consignas o llegaban con retardo.

Ni siquiera para el sentido común de las direcciones de esas organizaciones políticas, faltas de la más mínima cultura democrática, estaba tan claro qué significaba controlar la Comunidad de Madrid.

El especialista en marketing electoral Biel Casas publicaba esta semana un hilo con esos carteles y esas campañas de otro siglo. Las protagonizan Joaquín Leguina, Alberto Ruiz Gallardón y Esperanza Aguirre, las tres figuras clave de la constitución y puesta en marcha de la Comunidad de Madrid como artefacto político. En medio, un puñado de secundarios, personajes al borde del olvido. Como Eduardo Tamayo.

Esos carteles de Leguina, Gallardón y Aguirre obligan a acelerar el repaso nostálgico y aterrizar en el momento presente. Entre esos carteles y los mensajes de los bots en redes sociales ha habido un cambio fundamental. Es el crecimiento de lo que el sociólogo Dylan Riley define como el “capitalismo político”, esto es, “una forma de actividad orientada hacia el beneficio en la que la rentabilidad es en gran medida el resultado de la utilización directa del poder político”. 

Un cambio con condicionantes externos: la caída de la tasa de beneficio del sector privado a partir de los años 70 y la aceleración de esa caída desde 2008 convirtió en fundamental una intervención sin precedentes de las instituciones como motor de la extracción de plusvalías. “El capital en general, y el neoliberalismo en particular, necesitan imperiosamente del Estado para perpetuarse; en tiempos de crisis mucho más”, escribía esta semana el politólogo Manolo Monereo en Nortes. 

Los primeros carteles del candidato del PSOE, en los que se resaltaban las obras públicas y las infraestructuras puestas en pie por la movilización de las agrupaciones vecinales, hoy resultan extraños y anacrónicos. Sin embargo, allí estaba todo. Donde están las viviendas públicas de Orcasitas, debían aparecer alguno de los cientos de urbanizaciones de los Planes de Actuación Urbanística. En el lugar del centro de natación del mundial 86, las infraestructuras olímpicas, cajas y chisteras mágicas extraordinariamente rentables para sus constructores, de dudosa utilidad como equipamiento público pero funcionales para la imagen marca de la ciudad. 

Con toda su excentricidad y su singularidad, Isabel Díaz Ayuso funciona solamente como un fusible de un proyecto político y cultural mucho más amplio

En esos carteles estaba cifrado ya un modelo de región destinado a crecer demográfica y económicamente. Un polo de atracción de precarios de todo el Estado y, a partir del cambio de siglo, de todo el mundo. Un polo de atracción del “talento” o de la clase ejecutiva transnacional, de las viejas fortunas y los buscavidas. En Madrid nadie te pregunta de dónde eres pero de un vistazo te clasifica: ser de Serrano o de Usera tiene consecuencias a nivel de esperanza y de expectativas de vida. Las preguntas sobran, vale con echar un vistazo.

Cartel PSOE elecciones autonómicas.
Cartel del PSOE para las elecciones autonómicas de 1987, las últimas tras las que gobernó en la Comunidad de Madrid. Foto tomada del Twitter de @bielcasas_


Lo singular y lo de siempre

Con toda su excentricidad y su singularidad, Isabel Díaz Ayuso funciona solamente como un fusible de un proyecto político y cultural mucho más amplio. La pugna por aquello que Riley llama la transferencia políticamente mediada es la principal disputa de las elecciones del 4 de mayo en Madrid. O es la misma maquinaria de transferencias de siempre —desde 1995— o es otra cosa.

Más heterodoxa que un Ignacio González, con menos cintura política que Cristina Cifuentes, Díaz Ayuso capitanea, al menos de cara al público, esa suerte de santa alianza que ha desarrollado en la Comunidad de Madrid el proyecto más acabado de flujo constante entre el poder político público y el sector privado de todos cuantos hay en España. Se trata de la concesión de infraestructuras, las licitaciones, desarrollos urbanísticos, externalizaciones, privatizaciones, del rescate de proyectos dudosos, las permutas, las transferencias directas a través de la fiscalidad o las indirectas a través del endeudamiento. 

Un proyecto, a pesar de todo, delicado como un Lladró en una fiesta clandestina de Pozuelo. Es un proyecto de que el flujo de transferencias no se interrumpa en ningún momento, que no cuelgue de ningún balance. La ruptura que supuso en el Ayuntamiento de Madrid “del cambio” la Operación Chamartín en la anterior legislatura solo se explica en esas coordenadas de fragilidad. El desarrollo conocido como Madrid Nuevo Norte era de interés especial para el BBVA y el Grupo San José, una historia pendiente desde 1994, año en el que se cedió al consorcio formado por banca y constructora el uso y disfrute durante 75 años de una superficie de 625.000 metros cuadrados de suelo público. Algo en lo que asomaron las escuchas de José Villarejo y que ha afilado las garras de los fondos de inversión. Los conatos de la anterior corporación municipal de trastornar esos planes hicieron quebrarse a la izquierda madrileña.

Especulación urbanística
La semana más larga de la Operación Chamartín

El mayor proyecto urbanístico de Europa lleva estancado desde 1994. Esta semana el Ayuntamiento de Madrid ha desbloqueado Madrid Nuevo Norte. La Operación Chamartín ha echado andar a la espera de que la Fiscalía anuncie si admite a trámite una denuncia por corrupción y de que el Tribunal Superior de Justicia Madrileño estudie el recurso contencioso planteado por organizaciones vecinales y ecologistas.


Esa ruptura tal vez sea un buen comienzo para una sesión de psicoterapia, pero el tema de estas elecciones es otro. Es saber si, a pesar de los errores del ciclo anterior, hay alguna posibilidad de transformar ese estado de las cosas. Porque la Operación Chamartín es la gasolina de alto octanaje, pero el combustible está por todas partes: en la educación concertada, en las derivaciones hospitalarias, en la gestión de centros de menores, en el tercer sector, en los parques naturales. La pregunta es si alguna vez será posible no solo obtener una mayoría en la Comunidad de Madrid distinta a la del Partido Popular sino, a partir de ese momento, transitar hacia un modelo distinto, en el que el poder político no se base en la fusión primaria entre la economía privada y las políticas públicas. 

En el marco de reacción contra esa mera posibilidad se entiende el auge de la extrema derecha. Cortocircuitado el sistema de reproducción anterior, basado en gran medida en la corrupción —“la corrupción es una carga ineludible del presupuesto de las grandes empresas; recibe distintos nombres: lobbying, gratificación, financiación de partidos” (Eric Vuillard, El Orden del Día, Tusquets 2017)— el fascismo se sitúa como el ariete de contraataque de ese modelo de reproducción de beneficio y sus, valga la redundancia, beneficiarios.  

“Nunca se cae dos veces en el mismo abismo”, escribe Vuillard sobre el fascismo, “pero siempre se cae de la misma manera, con una mezcla de ridículo y pavor”. El tiempo no es el mismo. Los grandes industriales, las boyantes constructoras y la banca todopoderosa dejan paso a los fondos de inversión. No es posible situar con sencillez dónde se encuentra la vía de la rentabilidad ni rastrear de forma eficaz cómo esa rentabilidad se va sin dejar nada, o dejando lo menos posible, en el territorio. Pero sí hay una posibilidad, aunque suene remota. Una hipotética caída del Partido Popular del Gobierno de la Comunidad puede suponer eso que jurídicamente se establece como el “lucro cesante”: la ganancia que se deja de obtener como consecuencia del daño ocasionado por un tercero. Y esa posibilidad, por mínima que sea, es lo que teme el Madrid sistémico.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Solo para socias
Solo para socias Nueva carta mensual: “Redactor en crisis”, por Pablo Elorduy
Después de La Semana Política, el coordinador de Política de El Salto regresa a un formato periódico.
La semana política
La semana política Lo que pasó, pasó
Hora de algunas despedidas. Ada Colau tiene difícil volver a ser alcaldesa de Barcelona y la izquierda tiene difícil volver a convocar el espíritu de una época en la que pudieron cambiar muchas cosas.
La semana política
La Semana Política La nave del misterio electoral
La compra de votos en Melilla y otros puntos del Estado agita la última semana de campaña y muestra el auge del conspiracionismo.
#88200
26/4/2021 12:14

El ingenioso Joaquin Leguina lo bautizo como Marxismo-Ladrillismo,la corriente de izquierdas que especula y se beneficia de las operaciones inmobiliarias en ciudades que gobierna o en las que influye,Tamayo en Madrid ,los Pajin en Benidorm etc,fueron uno de los sectores que impulsaron a Zapatero al Gobierno,por desgracia siempre hay conseguidores dispuestos a medrar con los poderosos...los cerdos quieren que los granjeros los traten como iguales (Orwell dixit...)

6
1
#88142
25/4/2021 14:47

Pero, pero, pero, vamos a ver !!!
Dejensé de chorradas... ¿El quasi 40% que NO VOTA (principalmente por descreimiento de SISTEMA, va a votar por algo denominado "Lucro Cesante"? del Capo De TuttI (AKA Florentino's & Cayetano's).

5
2
#88256
27/4/2021 8:56

Si fuera cierto que un elevado porcentaje de abstención se da a causa del cuestionamiento del sistema... otro gallo cantaría.

2
3
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Ocupación israelí
Derechos humanos Amnistía Internacional pide a Israel que ponga fin a la detención masiva y a la tortura de palestinos en Gaza
Un nuevo informe de esta organización de derechos humanos recoge testimonios de 27 exdetenidos entre ellos un niño de 14 años sobre torturas en los centros de detención israelíes.
Madres protectoras
Madres protectoras Un niño y su madre llevan dos años criminalizados por un fallo que dicta su vuelta de Chile a España
Una madre chilena lleva dos años ocultándose con su hijo, a quien reclama el progenitor en España. El Comité de los Derechos del Niño de la ONU dio la razón a la madre sin que ninguna autoridad vele por el cumplimiento de este dictamen.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
PSOE
Polémica en Igualdad El señalamiento por los contratos a su pareja pone en jaque a la directora del Instituto de las Mujeres
La ministra de Igualdad pide explicaciones y Sumar una comparecencia en la Comisión de Igualdad de Isabel García tras la publicación de información sobre supuestos amaños de contratos. García se defiende en un comunicado.

Últimas

Personas con discapacidad
Discapacidade Unha guía para empoderar ás persoas con discapacidade: “Coa nova lei, pasamos de ser persoas mortas a vivas”
A federación Dano Cerebral Galicia busca axudar ás familias e as persoas con discapacidade a entender os cambios legais que implicou a nova lei 8/2021, publicando a “Guía legal para persoas con dano cerebral adquirido”.
Sindicatos
Represión Más de una veintena de convocatorias en una jornada estatal en apoyo a las seis de La Suiza
Después de una rueda de prensa histórica que congregó a ocho sindicatos, crece la solidaridad con las seis jóvenes encausadas tras defender a una trabajadora que denunció acoso sexual en la cafetería La Suiza de Gijón.
Madres protectoras
Acuerdos internacionales Así es el convenio sobre sustracción de menores que cuestiona la ONU por el caso de un niño chileno-español
El tratado de 1980 sobre sustracción internacional de menores rige hoy en 103 países y está en plena campaña de expansión por África. Un dictamen del Comité de los Derechos del Niño de la ONU amenaza su credibilidad, pero cumple dos años silenciado.
Justicia
Transparencia Un fallo judicial aporta más intriga a la reelección de Von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea
El TJUE determina que la alta instancia comunitaria no veló por los derechos ciudadanos a la transparencia al ocultar demasiada información sobre los contratos con las farmacéuticas para obtener vacunas contra el covid-19.
Sidecar
Sidecar Control de daños en la República Islámica de Irán
El Estado iraní se enfrenta a una plétora de contradicciones estructurales. La elección de Masoud Pezeshkian, un reformista, representa el modo elegido para intentar superar esta crisis múltiple.
Más noticias
Libertades
Medios, jueces y mordazas Pedro Sánchez anuncia su plan de regeneración sin tocar el frente ultra del poder judicial
El presidente del Gobierno anuncia un paquete de medidas para regenerar la vida política que incluye una reforma de la ley de publicidad institucional y el fin de los delitos de injurias.
Educación infantil
Educación a la madrileña Alimentos podridos, agua marrón e impagos de nóminas: una escuela infantil pública de Madrid, al límite
En la Escuela Infantil Señor Don Gato, situada en Valdebernardo, ni la empresa que gestiona el centro ni la Consejería de Educación dan soluciones a su preocupante situación y muchas familias ni siquiera pueden dejar ya a sus hijas e hijos.
Ley de Extranjería
Migraciones “No son cromos”: colectivos piden que se respeten los derechos de los menores no acompañados en su reparto
Mientras el Gobierno presentan una proposición de ley para repartir a los niños y niñas no acompañados que han llegado a las costas de Canarias, colectivos ven la medida como necesaria pero recuerdan que es solo un “parche”.
Fiestas populares
Euskal Herria Las txosnas de Gasteiz se plantan ante la Diputación por la obligación de TicketBAI
A pocas semanas del inicio de las fiestas, las txosnas se han plantado ante la Diputación Foral de Álava: “Quieren equiparar las txosnas con cualquier actividad privada que tenga como objetivo el beneficio económico. Si no cambiamos esta situación, este año no podremos poner txosnas”, han señalado.

Recomendadas

Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.
Mediterráneo
Fauna marina Compartir playa con tortugas marinas
En los últimos años se ha observado un aumento significativo de la anidación de la tortuga marina, y se espera que esta tendencia continúe en el futuro
Urbanismo
Urbanismo salvaxe A Universidade de Vigo construíu sen licenza un centro de investigación na illa de Toralla
A institución, que gastou medio millón na obra, recoñece que non ten título habilitante, pero argumenta que “non o necesita”. Nin o Concello de Vigo nin Facenda teñen rexistro algún da construción malia tela empezado en 2017.