Memoria histórica
La sirvienta que leía a Víctor Hugo

Se cumplen 126 años del nacimiento de Dolores Ibárruri, la figura que personificó la irrupción de las mujeres de clase obrera en la vida pública de la España de comienzos del siglo XX.
Dolores Ibarruri Pasionaria
Dolores Ibarrurí, a la derecha de la foto, junto a las abuelas de la Plaza de Mayo.
Diego Díaz
@DiegoDazAlonso1es historiador y redactor de Nortes.me
9 dic 2021 09:28

Se cumplen 126 años del nacimiento de Dolores Ibárruri, “Pasionaria”, el primer gran liderazgo político femenino surgido en España de la clase trabajadora. Por cierto, no ha habido tantos. Ni en nuestro país, ni en el resto de Europa Occidental. De ahí la singularidad de Dolores. Tanto en 1936, como en 2021. Seguimos. Se cumplen 126 años de un mito que sigue interesando a las nuevas generaciones, y prueba de ello es que este año se hayan editado con cierto éxito de ventas dos biografías, “¡No pasarán!” de Mario Amorós y “La vida inesperada de Dolores Ibárruri”, de la que soy autor. Se cumplen 126 años también de uno de los personajes históricos más odiados por las derechas españolas, y que como escribía Manuel Vázquez Montalbán en 1995 “representaba no sólo ese odioso ruido de los proletarios capaces de juzgar la realidad y la historia, sino, además, la no menos odiosa transgresión de la mujer opuesta al prototipo reaccionario femenino”.

¿Quién era Dolores Ibárruri antes de transformarse en Pasionaria? Una muchacha de clase obrera nacida en Gallarta, Bizkaia, el nueve de diciembre de 1895, apenas dos semanas antes de que los hermanos Lumiere presentasen en París el cinematógrafo. Hija de una familia de mineros católicos y carlistas, mostró desde niña una inclinación por la lectura y los estudios que la llevó a tratar de ingresar en la Escuela Normal Superior de Maestras de Bilbao. Una vocación que su familia frustró por razones machistas y que la obligó a descender a los infiernos de la explotación como camarera y sirvienta en la casa de unos comerciantes de la zona minera de Las Encartaciones.

Un libro de Víctor Hugo prestado por el que sería su marido durante 60 años, un trabajador manual que había dejado la escuela a los 13 años para entrar en las florecientes minas de hierro de Las Encartaciones, le abrió otro mundo

Como tantas otras mujeres de su época, condenadas a una vida gris y claustrofóbica, inicialmente canalizaría sus inquietudes y anhelos de trascendencia a través de la religión católica, hasta que un hecho fortuito, conocer a un minero socialista en el baile del pueblo, Julián Ruiz, le pondría en contacto con el universo político, social y cultural del  movimiento obrero. Un libro de Víctor Hugo prestado por el que sería su marido durante 60 años, un trabajador manual que había dejado la escuela a los 13 años para entrar en las florecientes minas de hierro de Las Encartaciones, le abrió otro mundo. Su matrimonio con Ruiz, desaprobado por su familia, condujo a la fervorosa integrante del Apostolado de la Oración a convertirse en una no menos fervorosa revolucionaria que poco tiempo después preparaba bombas para arrojar a la policía en la huelga general de agosto de 1917. Fracasado aquel intento de asaltar los cielos, su marido acabaría preso y ella tendría que hacer malabarismos para sacar adelante a una familia sin ingresos.

Dolores Ibarruri Pasionaria blanco y negro
Archivo del PCE.

Como tantos otros jóvenes obreros de su edad, Dolores y Julián quedarían deslumbrados por el triunfo de la revolución bolchevique, romperían con el PSOE y se lanzarían a la construcción del partido comunista en España. Convencidos de que la revolución mundial estaba a la vuelta de la esquina, aquel ímpetu juvenil les condujo a huelgas suicidas y a constantes entradas y salidas de Julián en la cárcel. Pagarían cara su osadía. Con cárcel y despidos. La pobreza se llevaría por delante a cuatro hijas, una de ellas, la pequeña Amagoya, apenas una recién nacida, enterrada en una lata de pimentón por la incapacidad de Dolores y Julián para afrontar los gastos de un pequeño ataúd.

Entre tanta miseria, la militancia política aportaría un sentido a la vida a aquella mujer que desde 1917 firmaba artículos en la prensa obrera con el pseudónimo de Pasionaria. Nunca había querido ser un “ángel del hogar” y la militancia en aquel pequeño partido perseguido por los patronos y la Dictadura de Primo de Rivera le daba la oportunidad de ser algo más. Dolores robaba horas al sueño para devorar los volúmenes de la biblioteca de la Casa del Pueblo, incluyendo una versión abreviada de El Capital de Marx, mientras cuidaba de sus hijos y de su marido, trabajaba la huerta, se ocupaba de los animales, cosía o hacía la colada en las frías aguas del lavadero de su pueblo.

Agitadora, organizadora de piquetes y manifestaciones, las frecuentes estancias de su marido en prisión supondrían la ruina para la economía familiar, pero le darían al mismo tiempo autonomía y libertad de movimientos, haciéndola brillar ante sus compañeros con luz propia, y no solo como la mujer de Julián

Agitadora, organizadora de piquetes y manifestaciones, las frecuentes estancias de su marido en prisión supondrían la ruina para la economía familiar, pero le darían al mismo tiempo autonomía y libertad de movimientos, haciéndola brillar ante sus compañeros con luz propia, y no solo como la mujer de Julián. En junio de 1931 sería candidata por el PCE a las elecciones a Cortes Constituyentes y ese mismo año el partido solicitaría sus servicios para trabajar en Madrid como redactora de Mundo Obrero. Dolores no desperdiciaría esa ocasión de ser por fin independiente y tener un pequeño sueldo, aunque eso le costase romper con su marido y con su pueblo. Quizá eso era también lo que buscaba. Dejar atrás un hogar en el que los momentos de felicidad habían sido escasos.

En el Madrid republicano aquella bolchevique de provincias crecería como dirigente política, conocería la cárcel, descubriendo allí el mundo del lumpenproletariado femenino carteristas, putas y abortistasy se enfrentaría a una difícil decisión personal: anteponer la militancia a la crianza, enviando a sus hijos Amaya y Julián a estudiar a la URSS para poder así tener plena libertad para dedicarse a la política. Era el tipo de dilema que sus compañeros hombres nunca habían tenido, y cuyo machismo, donjuanismo en el lenguaje de la época, censuraría en los órganos internos del partido.

En Madrid conocería también el amor. Y es que en paralelo al estallido de la Guerra Civil, aquella mujer de cuarenta años que ya peinaba canas se atrevería a vivir una historia de amor con un camarada 14 años más joven que ella, Francisco Antón. Una historia de amor semisecreta, con idas y venidas, que no concluiría hasta 1953, con una purga política no exenta de venganza personal por la infidelidad de Antón con otra mujer, mucho más joven que ella, de aquel dirigente madrileño tan pagado de sí mismo.  

Creó un Frente Popular femenino que pondría sobre la mesa la reivindicación de nuevos derechos para las mujeres españolas como la igualdad salarial, los permisos de maternidad o lo que hoy llamaríamos un sistema público de cuidados

Dotada de un tremendo olfato e intuición, Dolores y su equipo, entenderían durante la República la necesidad de espacios no mixtos para animar la participación política de las mujeres, todavía muy escasa en la España de los años 30. Desde la secretaría femenina del PCE promoverían en 1933 el Comité de Mujeres contra la Guerra y el Fascismo, posteriormente rebautizado como Agrupación de Mujeres Antifascistas. Algo así como un Frente Popular femenino que pondría sobre la mesa la reivindicación de nuevos derechos para las mujeres españolas como la igualdad salarial, los permisos de maternidad o lo que hoy llamaríamos un sistema público de cuidados. Es decir, ampliar con nuevas conquistas socioeconómicos aquellas primeras libertades, como el divorcio y el voto, que el feminismo de clase media había arrancado a la Segunda República. La organización se transformaría en vísperas de la guerra en un movimiento de masas que serviría de puerta de entrada a la participación política a miles de mujeres, sobre todo jóvenes trabajadoras y estudiantes, obligando también a las libertarias a mover ficha con la creación de Mujeres Libres en la primavera de 1936.

La Guerra Civil la transformaría en un icono antifascista mundialmente famoso. Consciente de la eficacia propagandística de su personaje, cultivaría con esmero la imagen de una mujer tradicional y popular española, con moño de casada y siempre vestida de negro. Sabía que representaba a una clase, y más concretamente a las mujeres de una clase. “En mí habla el dolor milenario de las multitudes explotadas, escarnecidas, privadas de toda alegría, de todo regocijo” escribiría en 1936 en una carta abierta a una obrera soviética. Dulce y maternal con el soldado republicano, implacable contra el fascista, el capitulador o el traidor trotskista, durante la contienda se convertiría en la mujer más famosa de España. También de la España franquista, que difundiría de ella una imagen de bruja sádica y sexualmente insaciable.

Dolores Ibarruri Pasionaria blanco y negro mitin
Archivo del PCE.

Tras las derrota de la República, la nueva guerra que le tocaría sufrir, le arrebataría a su hijo Rubén en la batalla de Stalingrado. El quinto. El largo exilio en la URSS la alejaría de lo que era su medio natural, el mitin y el contacto con la gente. Secretaria general del PCE tras el suicidio de José Díaz en 1942, en la patria del socialismo se encerraría en el paranoico laberinto de las purgas estalinistas, al tiempo que el culto a la personalidad la endiosaba en una torre de marfil de halagos, adulación y comodidades. Tras la revelación de los crímenes de Stalin en el XX Congreso del PCUS sabría moverse con habilidad dentro del partido para evitar que la desestalinización se la llevara también consigo. Nunca se le dio mal la política interna. En un principio trató de contener la ambición de Santiago Carrillo, pero en 1960, cansada de haberse convertido en un jarrón chino, entregó la secretaría general al ex dirigente de las Juventudes Socialistas Unificadas. A partir de entonces y hasta su muerte ocuparía un cómodo papel honorífico como presidenta del PCE.   

Lejos de España, Pasionaria perdería bastante de la espontaneidad y audacia que habían acompañado la forja de su leyenda en los años 30. Pese a ello, alguna vez rebrotaban chispazos de aquel viejo genio y talento político. Como en 1956, cuando apostó por la Política de Reconciliación Nacional, buscando el acuerdo con católicos y ex franquistas para restaurar la democracia, o en 1968, cuando se enfrentó públicamente a la URSS y el PCUS por la invasión de Checoslovaquia. Nuevos revolucionarios como Fidel Castro quedarían fascinados por aquella inagotable mujer de cabellos blancos. El líder cubano llegaría a ofrecerle cambiar Moscú por La Habana como residencia. A través de Radio España Independiente, La Pirenaica, ubicada realmente en la URSS y luego en Rumanía, su mito perviviría en la España de los derrotados y entre las nuevas generaciones que se unían a la rebelión antifranquista. Sería ella la encargada de dar los solemnes discursos radiofónicos en apoyo a los mineros asturianos en huelga, contra la ejecución del comunista Julián Grimau o frente a las condenas de muerte a militantes de ETA.

Su agonía coincide con la caída del Muro de Berlín. Muere tan solo tres días más tarde. Con casi 94 años. A su despedida, en las calles de Madrid, acudirán miles de madrileños y de personas venidas de toda España

De vuelta a España volvería a estar de moda. Su imagen, ya anciana, recuperando su escaño tras las elecciones de 1977 y apretando la mano de Adolfo Suárez, sería portada de los periódicos españoles y de todo el mundo. Solo otro diputado de 1936, Manuel Irujo, del PNV, regresaba al hemiciclo. Con su presencia en las Cortes, Ibárruri legitimaba y hacía creíble la nueva democracia española salida de la reforma franquista, construyendo así un cierto hilo conductor entre esta y la Segunda República. Ya muy mayor, viviría sus últimos y multitudinarios homenajes, la crisis del PCE y la posterior fundación de IU. Su agonía coincide con la caída del Muro de Berlín. Muere tan solo tres días más tarde. Con casi 94 años. A su despedida, en las calles de Madrid, acudirán miles de madrileños y de personas venidas de toda España. Era el colofón a la vida inesperada y a contracorriente de una muchacha de Gallarta que había leído a Marx, Engels, Lenin y Víctor Hugo, y a la que siendo una adolescente su madre le había dicho que la vida de una mujer consistía en “hilar, parir y llorar”. 

Arquivado en: PCE Memoria histórica
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Historia
Historia Falsos camaradas, el episodio que cambió la historia del PCE
Fernando Hernández Sánchez publica ‘Falsos camaradas. Un episodio de la guerra antipartisana en España,1947’ (Crítica, 2024), en el que reconstruye el golpe contra el aparato de propaganda del Partido Comunista de España en 1947.
Memoria histórica
Memoria La caída del 73 y la memoria histórica
Una contextualización, tomando como referencia el documental “La caída del 73”, acerca de los límites de la memoria histórica y su legislación.
Obituario
Obituario Anita Sirgo y el sentido de la vida militante
Las mujeres de las huelgas del 62 reinventaron el antifranquismo mientras se reinventaban a sí mismas.
jesusin61@msn.com
14/12/2021 20:57

gracias¡ buen articulo

0
0
sigmiuntumy
11/12/2021 12:19

La nota resulta íntegramente repulsiva. En verdad, se trata de estalinismo en estado puro. Ni con "Saltos", parece posible librarse de la patraña histórica.

0
0
Julia Garay
10/12/2021 10:00

El artículo presenta como una heroina a Dolores Ibarruri cuando ya se sabe que estuvo implicada en la represión a poumistas, troskistas, socialistas de izquierda y comunistas de izquierda.
" Es preciso dejar muy claro que la orden para detener a NIN la recibía ORLOV, dentro de la «Operación NICOLAY», por parte de los máximos dirigentes comunistas españoles del momento, es decir, José DIAZ, Santiago CARRILLO y Dolores Ibarruri «La Pasionaria», justificando ésta última la decisión manifestando que «nosotros hemos dado la orden de detención por la policia de un puñado de provocadores y espías»."
https://www.google.com/amp/s/antonsaavedra.wordpress.com/2011/07/05/asesinato-de-un-comunista-andreu-nin-xxviii/amp/

1
0
Julia Garay
10/12/2021 9:54

Si pretendéis hacer memoria, investigad un poco.
Me parece lamentable el párrafo en el que se dice que era maternal con el soldado republicano e implacable con el traidor troskista. El artículo reproduce sin crítica la postura estalinista que también apoyaba Dolores.
El papel de Dolores Ibarruri en la represión a los militantes de izquierda, del POUM, troskistas, etc deberíais citarlo.
Es sabido, porque ella misma lo dijo, que apoyó el asesinato de Andreu Nin.

1
0
isandoni
9/12/2021 21:00

En el pie de foto se habla erróneamente de la "Plaza 2 de mayo", cuando el nombre correcto seria "Plaza de mayo". El nombre de la plaza bonaerense se refiere a la sublevación antiespañola de 1810, nada que ver con la española sublevación antinapoleonica de 1808.

0
0
Señorita escarlata
9/12/2021 12:02

Cuando hace unos años, el PPSOEZ y IU-Podemos se hicieron con la alcaldía de Oviedo/Uvieu, estos últimos quisieron dedicarle una calle a la Pasionaria, pero el PPSOEZ se negó. ¿Qué sorpresa, no?

0
0
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Israel declara “terrorista” a la UNRWA y le prohíbe operar en el país
Días después de que Reino Unido reinicie el financiamiento de la agencia de refugiados de la ONU, el Parlamento israelí aprueba tres leyes que prohíben la actividad de esta organización y criminaliza a sus 30.000 trabajadores.
Venezuela
Elecciones presidenciales Venezuela hacia el 28J: unas elecciones en las que por primera vez en una década cualquier cosa puede pasar
La oposición de derechas concurre sin exclusiones, vetos ni llamadas a la abstención con un candidato de consenso, Edmundo González, que podría arrebatar el poder a Nicolás Maduro.
Sphera
Sphera Cómo ser trans en Grecia: existir, resistir
Las historias de Ari, Kassiope y Paola muestran la situación de las personas trans en Grecia. Un reportaje de El Salto Vídeo para Sphera Network.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Agrotóxicos
Consumo Un informe revela el cóctel de pesticidas que acompaña a las ensaladas envasadas
Solo cinco de 26 muestras están libres de tóxicos, según un estudio de Justicia Alimentaria. A pesar de que cada pesticida hallado no supera el límite legal, no se tiene en cuenta “el efecto cóctel y acumulativo” de los diferentes tóxicos.

Últimas

Gobierno de coalición
Transfobia y contratos irregulares El silencio en el PSOE y la presión de los colectivos precipitan el cese de Isabel García
La directora del Instituto de las Mujeres fue elegida en noviembre de 2023 por la ministra de Igualdad, Ana Redondo. Su nombramiento lanzó un mensaje de cambio de rumbo en el Ministerio por los posicionamientos transexcluyentes de García.
Infancia migrante
Menores que migran solos Cuatro claves para seguir el debate sobre la reforma de la Ley de Extranjería
Durante la jornada de hoy martes 23 de julio, se debate en el Pleno del Congreso la toma en consideración de la reforma de la Ley de Extranjería que incluye un mecanismo obligatorio de “reparto” territorial de la infancia migrante.
Desahucios
Desahucio Una amplia movilización vecinal no consigue detener el desahucio de Zohra en Lavapiés en el tercer intento
Convocadas por el Sindicato de Inquilinas de Madrid, y poniendo literalmente el cuerpo, hasta cien personas han intentado frenar por tercera vez el desalojo y de Zohra y su marido, con diferentes grados de incapacidad. Esta vez no lo han conseguido.
Opinión
Análisis Átomos, tabaco, armamento y fascismo en el Campo Arañuelo
Un análisis de la problemática laboral, ecológica y productiva en Campo Arañuelo, comarca del norte de Cáceres atravesada por múltiples contradicciones.
Sanidad pública
Recortes Denuncian la propuesta de retirada de los conductores de ambulancias en los centros de salud extremeños
La Plataforma por la Sanidad Pública de Extremadura critica el desamparo y la desatención en la que quedaría gran parte de la ciudadanía en una comunidad con altas tasas de envejecimiento y dependencia.
Ecoembes
Reciclaje La CNMC se harta del monopolio de Ecoembes y Ecovidrio
El organismo vuelve a señalar a las dos empresas de reciclaje copan el mercado y pide más transparencia y control sobre ellas.
Reforma laboral
Trabajo y precariedad Europa da la razón a UGT y fuerza al Gobierno a mejorar las condiciones de los despidos
Tras el fallo del Comité Europeo de Derechos Sociales sobre despidos improcedentes, Yolanda Díaz convoca a sindicatos y patronal para reformar la ley.
Turismo
Vivienda Pintadas contra pisos y hoteles: el Sindicato de Vivienda de Urola Kosta denuncia la turistificación
Desde 2018, los locales de uso turístico se han incrementado un 181,8% en Zarautz y un 158,3% en Zumaia. La construcción de dos nuevos hoteles incrementará el precio de los alquileres.
Euskal Herria
Euskadi y Navarra Interior paga pluses a los policías de Euskadi y Navarra seis años después de la desaparición de ETA
Además de los beneficios económicos, también pueden disfrutar de “permisos especiales de descanso” y conseguir a cruz de la Orden del Mérito del Cuerpo de la Guardia Civil con distintivo blanco. Ello habría tenido un coste de casi 23 millones.

Recomendadas

Arte político
Soledad Urzúa “Utilizar un desecho agrícola para crear obras de arte permite transmitir un mensaje de amor”
Llega a Madrid “Metáfora Vegetal”, una exposición de la artista chilena Soledad Urzúa. Sus obras, creadas armónicamente con colores de óleo y materiales desechados como hojas de maíz, despiertan los sentidos.
Ocupación israelí
Ocupación israelí El teatro de la libertad de Yenín: resistencia a través del arte
Una iniciativa de teatro social en medio de la ocupación y las incursiones armadas israelíes en Cisjordania.
Personas con discapacidad
Itxi Guerra Itxi Guerra, activista anticapacitista: “Lo 'diska' muestra dónde falla el capitalismo y cómo dinamitarlo”
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.