Opinión
La libertad de Sánchez, el último kantiano

Aunque parezca contradictorio, es el hecho de “dejar de ser” presidente, aunque sea en potencia, lo que le devuelve a sus ojos su condición de hombre libre y lo engrandece.

Sánchez se dirigía al Parlamento la mañana que tuvo noticia de la apertura de diligencias judiciales contra su mujer, iniciándose así el penúltimo capítulo de una despiadada y sucia campaña de acoso. Sabía que otras y otros antes que él habían sido hostigados y difamados por medio de esa perversa asociación entre prensa corrupta y decisiones judiciales arbitrarias. Sabía que otras familias habían sido igualmente acosadas. Así que, sin duda, había valorado esa posibilidad. Pero la juzgó imposible. Esa mañana, sentado en su vehículo, releyendo la noticia, verificándola una vez más, quizá hablando con su esposa por teléfono, seguía sin poder darle crédito.

Lo entiendo. Nuestra mente se niega a aceptar la injusticia flagrante. En psicología esto se conoce como la falacia del mundo justo y es un sesgo cognitivo que nos incita a pensar que existe algún tipo de equilibrio moral en el mundo: que el bien termina por recibir un premio y el mal una sanción, que el inocente no pena un castigo inmerecido.

Nuestra mente se niega a aceptar la injusticia. En psicología se conoce como la falacia del mundo justo, un sesgo cognitivo que nos incita a pensar que existe algún tipo de equilibrio moral en el mundo

Sánchez se revuelve en su asiento. Está absolutamente convencido del comportamiento intachable de su esposa. Y cuanto más la quiere y admira, cuanto mayor es la seguridad que tiene en su integridad, más dolor e incomprensión le producen los ataques que sufre.

Esto va pensando mientras se dirige a la Moncloa, a lo más parecido que puede llamar hogar. Ha comparecido en el Congreso y se ha sometido una vez más a la insoportable cascada de bajezas, insidias y absurdeces que la derecha española ha convertido en su roñoso quehacer parlamentario. Está en mi sueldo, piensa. Pero no en el de ella. A ella no.

No contesta el teléfono, se aísla en esa rabia impotente ante lo incomprensible, se siente pequeño y responsable pero, al tiempo, el amor hacia su mujer se engrandece aún más. Lo desborda. Y, de algún modo, ese amor que se inflama con la injusticia, lo eleva sobre lo mundano y lo coloca en el espacio de las grandes decisiones morales.

Llega a casa, se encierra y se pone a escribir. Mientras lo hace, ni siquiera sabe si lo terminará publicando o no. Apenas le ha dado tiempo a comer un bocado. El acto de escribir esa carta, impetuoso, pasional, le proporciona un sentimiento de desahogo, de que “está haciendo algo”. ¿Cuántas veces no lo hemos visto en nosotros mismos o en personas cercanas? Ante acontecimientos que escapan a nuestro control nos enfrentamos a ellos con esfuerzos simbólicos que, quizá, son objetivamente inútiles pero que nos dan esa necesaria sensación de no quedarnos inermes, de no ser unos peleles movidos a su antojo por un fatum despótico. Y, así, aun con ese enfrentamiento ilusorio, nos conferimos una cierta dignidad como seres humanos que tratan de regir su destino.

Horas después de su publicación, legiones de analistas intentan desentrañar los motivos ocultos, la estrategia que subyace a la carta. Siempre hay cálculo en Sánchez, piensan. No da puntada sin hilo, aducen. Y  elucubran sobre lo que el astuto Presidente planificó, sin duda, en ese brevísimo lapso que transcurrió entre su intervención parlamentaria y la revelación de su anuncio. Sin embargo, sospecho que en esta ocasión hay más de vanidad que de verdad en estos análisis y que ni el propio Sánchez en esas horas había calculado nada ni tenía otra cosa en mente más allá de hacer algo digno que frenase la indignidad, algo puro que contuviese la impudicia, algo hermoso y decente que se opusiese a la hedionda indecencia.

¿Cómo no verse reflejado en él? Yo también tomo decisiones impulsivas en ocasiones. Pero eso no las vuelve necesariamente estúpidas ni malas. Lo irreflexivo no tiene por qué ser irrazonable. Por el contrario, diría que ciertas acciones necesitan de esa irreflexión para aspirar a la pureza, como si naciesen de la desnuda conciencia sin estar sometidas a ningún dictado.

Tengo la certeza de que la única pregunta que atormentaba a Sánchez esa tarde era: “¿Es justo que mi mujer sufra por mi causa?”. No es una cuestión fácil. Y menos aún con las responsabilidades que pesan sobre sus hombros, tan enormes y diversas que enmarañan la resolución de cualquier dilema. Sánchez, abrumado, piensa que solo puede responder a esto haciendo un profundo juicio moral. Pero para ello, necesita primero darse a sí mismo la condición primera de la moralidad, que es la autonomía en la decisión.

Somos libres cuando acatamos las reglas de lo que hemos considerado bueno. En el caso contrario, no podemos hablar de libertad sino de un actuar cautivo del instinto, las pasiones o nuestra naturaleza pre-racional

Siguiendo la arquitectura kantiana, para que una acción sea moral debe adoptarse en libertad absoluta. Pero, ojo, esa libertad debe entenderse en términos kantianos. Esto es: somos libres si, y solo si, decidimos -pudiendo no hacerlo- seguir y obedecer las leyes que nosotros mismos nos hemos dado. Somos libres cuando acatamos las reglas de lo que hemos considerado bueno. En el caso contrario, cuando nuestras acciones van contra la propia moralidad, no podemos hablar de libertad sino de un actuar cautivo del instinto, las pasiones o nuestra naturaleza pre-racional.

Poniendo como ejemplo a la adalid de la libertad, Díaz Ayuso: su permanente y ostentoso desprecio por hasta los consensos más universales de lo que es o no es bueno (es malo mentir, es malo defraudar, es malo no cuidar a los desamparados...), la coloca en la amoralidad pura y, paradójicamente por ello, se convierte en un ser  esclavo de sus impulsos más bajos. Así, al ejercer Ayuso de ese modo su simulacro de libertad, carece de ella, y sus decisiones tendrían parecido valor moral a cuando una gaviota elije defecar en un coche o una roca. No consideraríamos que practica su libertad; simplemente está cagando.

Por el contrario, el gesto de Pedro Sánchez, al suspender durante cinco exiguos días aquellas obligaciones que lo maniatan, abre de par en par el espacio a la moralidad. De un modo simbólico se despoja de la piel de Presidente para que pueda el ser humano tomar su decisión en conciencia, libremente. ¿Y por qué es necesario que esta reflexión la anuncie en público? Porque, de no hacerlo, no seríamos capaces de comprender su itinerario moral al asistir solo al resultado de su resolución que, además, en el caso de que fuese continuar, no supondría cambio y sería invisible para nosotros. Por el contrario, haciendo público su dilema, se coloca a sí mismo en la obligación de elegir en esa libertad que el anuncio le otorga. En su carta dice que no le tiene apego al cargo; pero lo que está diciendo es que se siente libre de obrar en conciencia, elevándose sobre todas las servidumbres y responsabilidades que ese cargo supone.

Sánchez, así, al exponer públicamente su libertad de acción como condición previa -e imprescindible- para la decisión moral, se reviste de dignidad como ser humano. Y, aunque parezca contradictorio, es el hecho de “dejar de ser” Presidente, aunque sea en potencia, lo que le devuelve a sus ojos su condición de hombre libre y lo engrandece.

Pero el espacio del debate moral que abre esa carta no atañe únicamente a su caso personal, porque también expone con nítida claridad los comportamientos sociales que considera inhumanos. Los que practica esa derecha que ha llevado su concepto de “libertad” a la libertad de no tener conciencia, de no asumir ni los preceptos morales más básicos, que quedan huérfanos. Esa derecha esclavizada y barbarizada por el enloquecido deseo de poder y que piensa que todo le está permitido. ¿Y no lo vemos a nuestro alrededor también? Los whatsapps con los que bombardean a nuestros mayores son una fuente de rabia e irritación y consiguen que hasta empiecen a perder aquellas virtudes conservadoras que daban sentido a su vida: la educación, el pudor, el decoro... Hoy podemos imaginar insultando por la calle o compartiendo memes procaces a quienes ayer eran dulces ancianitas. Personas sinceramente preocupadas, y que, envenenadas de odio y llamadas a la movilización total acuden como excitada turba vocinglera, perdiendo en el proceso sus valores. ¿Cuándo fueron así? ¿Cuándo empezaron a aceptar lo inaceptable? ¿Cuándo perdieron su libertad de decidir moralmente para convertirse en esclavos de la ira y el miedo?

Ignoro lo que decidirá el ser humano Sánchez y me parece presuntuosa cualquier elucubración. Entre otras cosas, porque desconocemos algo muy importante: el daño que se le ha causado a Begoña Gómez. Y cuál es su grado de sufrimiento. Porque si hay algo evidente es que se le ha causado daño. Y sufre. De lo contrario, Sánchez no habría dado este paso. Ante esto, uno debe callar y respetar.

Pero sí puedo imaginar lo que yo trataría de hacer en su lugar. Recordaría otros casos pasados, como el acoso despiadado que padeció Irene Montero y su familia, cuya inhumanidad supone una deshonra para la sociedad que lo toleró. Diría entonces: no van a detenerse, pero hasta aquí. Y cavaría una trinchera moral contra los bárbaros. Comparecería con mi compañera de vida, haría una defensa del derecho de las mujeres a desarrollar una carrera profesional sin que se las crucifique, una defensa de las familias, del amor, del derecho a una convivencia pacífica, de lo que nos hace humanos, de cosas antaño sencillas y evidentes que ahora parecen de otro planeta: del respeto al discrepante, de los buenos modales, del pudor, del desprecio a la mentira, de algunos valores añejos que nadie reclama como suyos. Compareceríamos juntos, unidos y ambos diríamos: “No nos vais a doblegar”.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Argentina
Extrema derecha Milei recibe dos medallas en Madrid en un nuevo viaje “no oficial” sufragado con dinero público
El presidente argentino vuelve a España entre acusaciones cruzadas con el Gobierno de Sánchez, medallas de Díaz Ayuso y la extrema derecha y una concentración para denunciar la crisis social que ha desencadenado su gestión ultraliberal.
Cuidados
PRIVATIZAR EL CUIDADO El pacto vasco para un nuevo modelo de cuidados: 50 millones a empresarios del PNV en dos años
Antes siquiera de firmar el acuerdo de Gobierno Vasco entre Imanol Pradales y Eneko Andueza, cuyo contenido aún es desconocido, las instituciones públicas habían externalizado la gestión de residencias, centros de día y servicios de ayuda a domicilio
Consumo
Impunidad corporativa La primera gran multa de Consumo a fraudes empresariales abre una vía para limitar la impunidad corporativa
La sanción del Ministerio de Derechos Sociales y Consumo de 150 millones de euros a cuatro aerolíneas por cobrar por el equipaje de mano sienta un precedente: sancionar los fraudes de mayor envergadura es hoy más fácil.
Javier Gallardo Vía
29/4/2024 9:05

…Solo es “un puesto de trabajo”. No es, Sánchez, depositario de un encargo divino o director del curso de la Historia. Es un funcionario. A mí no me se me permiten estas licencias en mi trabajo, pero sí puedo reservar alguna jornada para “asuntos propios”. Entiendo que necesite atender esos asuntos familiares (parece). Y si es una reflexión personal que necesita hacer, que la haga; no es asunto nuestro, y la “empresa” (la Administración ) dispone de recursos para afrontar cualquier vicisitud. Hasta hubo un Papa que dimitió, y a la Iglesia no la pasó nada. No dramaticen, por favor.

0
0
Javier Gallardo Vía
29/4/2024 9:05

…Solo es “un puesto de trabajo”. No es, Sánchez, depositario de un encargo divino o director del curso de la Historia. Es un funcionario. A mí no me se me permiten estas licencias en mi trabajo, pero sí puedo reservar alguna jornada para “asuntos propios”. Entiendo que necesite atender esos asuntos familiares (parece). Y si es una reflexión personal que necesita hacer, que la haga; no es asunto nuestro, y la “empresa” (la Administración ) dispone de recursos para afrontar cualquier vicisitud. Hasta hubo un Papa que dimitió, y a la Iglesia no la pasó nada. No dramaticen, por favor.

0
0
jb7862
28/4/2024 0:19

Menuda milonga la de este artículo. A ver, el comportamiento de la esposa no ha sido intachable, no delictivo pero sí imprudente porque ningún familiar puede escribir una carta de recomendación como la que ella escribió, que parece ser que no tuvo consecuencias pero que podría haber constituido un caso de tráfico de influencias. Además Pedro Sánchez no puede quejarse de algo en lo que él ha participado para destruir a rivales políticos, así que menos cinismo.

3
1
HERRIBERO
27/4/2024 18:07

Muchas cosas había que reprochar al PSOE y Sánchez, por la deriva de su lado izquierdo; el mirar para otro lado dividiendo el feminismo, tumbar la "Ley del Sí solo es Sí" (después de discutida en el Consejo de Ministros) aprobada en el Congreso y valorada por la ONU, y Europa, como modélica, de progreso. Generar una "lawfare" como "alarma social", para. . . ¡Cambiarla al gusto de las derechas ultras!
Ahora vienen a por tí, y la gente debemos estar al lado del Presidente electo y ya se ajustarán las cuentas en próximas citas electorales. Vamos en el mismo barco, y esta escala será una más, para aprender (de una vez por todas, que el franquismo sociológico espera coger bocado para restar libertades ganadas a pulso y contra viento y marea. Señor Presidente, el capitán es el último en abandonar el barco, cuenta con millones de apoyos. . . ¡NO abandone el timón!

1
0
Agapito
27/4/2024 16:42

Se podría "ir al fondo" en un asunto clave y evitar que toda la discusión se desarrolle en torno a "emociones" y "personalismos". "Sánchez no se puede limitar a quejarse sin hacer nada. Vivimos en una bulocracia. El poder mediático no es que mande, es que condiciona toda la vida democrática con estrategias absolutamente antidemocráticas. Y nadie hace nada. Es más, los medios que participan de esta estrategia reciben financiación pública".
A. Munárriz
https://www.infolibre.es/politica/cinco-reflexiones-clave-democracia-invita-carta-sanchez_1_1776589.html

8
0
juabmz
27/4/2024 16:04

Cuanto afirma Armesto sobre el “acto de libertad” del “hombre moral” que es Pedro Sánchez queda pendiente, como pronto, hasta el lunes. Y aun luego ya veremos…

1
0
Asanuma
27/4/2024 15:59

En general, el artículo está bien pero con matices. Quiero recordar que cuando los cavernícolas del PSOE apartaron a Sánchez del liderazgo de su partido, desde la izquierda se le apoyó. Incluso en la posterior entrevista con Ferreras, Sánchez mencionó las presiones del "deep state", pero meses más tarde parece que se le olvidó. En todo este tiempo, la "ley mordaza" ha seguido vulnerando derechos y sirviendo a los montajes policiales-judiciales-mediáticos que se convirtieron en norma contra los que ya sabéis. Antes de las elecciones municipales y autonómicas del año pasado, Irene Montero y Podemos eran las piezas a conseguir por parte de la caverna mediática de siempre, más elDiario.es, Público, otros medios, y gente como Javier Pérez Royo, Santiago Alba Rico y otros. En ese momento Sánchez negoció la ley "solo si es si" mientras Yolanda Díaz miraba para otro lado. Hay que solidarizarse y apoyar a todas las víctimas, sea quien sea, de haberlo hecho entonces, o antes incluso, lo de ahora es posible que no hubiera pasado.

9
0
pipe49
27/4/2024 13:06

Nada más que decir sobre el hombre kantiano.

0
0
pipe49
27/4/2024 13:04

Con respecto al personaje, Pedro Sánchez, y su actuación política, se podrían elegir distintos momentos y hechos, pero yo voy a seleccionar sólo uno: justo después de conocerse los audios de la cloaca contra Podemos, de Ferreras, Villarejo y cía., Sánchez no sólo no dijo absolutamente nada al respecto, sino que al poco concedió a Ferreras y la Sexta una larga entrevista en la Moncloa. Ah, Pablo Iglesias había sido vicepresidente en su gobierno. Nada más que decir.

13
1
RamonA
27/4/2024 12:01

Seres humanos inocentes son Begoña y sus hijas. Sánchez es un “ser humano” y un político que relacionó financiación por Venezuela con hipotecas famosas, que “dio las gracias” (.¿envenenadas?) al vicepresidente Iglesias por “su gestión” de las residencias, que “no dormiría” con Ministrxs de Podemos, que “el problema” era Pablo Iglesias, que… Sánchez ha sido colaborador e instigador del lawfare contra adversarios políticos, no es paradigma de nada. Si se va “por amor” habrá que respetarlo, pero todavía no conocemos ninguna medida valiente y concreta para evitar el lawfare ni que tampoco las haya encargado. Toda la solidaridad con su familia, pero al ser humano político se le exige hacer política para evitar los males de los que se queja.

11
0
alias
27/4/2024 10:21

Me ha gustado mucho el enfoque del artículo. Muy interesante. Después de leer diversos artículos y noticias con predicciones sobre lo que hará Sánchez, de sus motivaciones o estrategias políticas, de los reproches por no haber actuado antes con el acoso a otras formaciones y politicos, de elecubraciones varias; este artículo me parece un soplo de aire fresco y pone el acento en lo humano, que con los tiempos que corren y se avecinan, se antoja fundamental.
Gracias.

4
0
marcelino.benitoro
27/4/2024 10:46

Es una pena que no sintiese tanto "amor" por Pablo Iglesias, Irene Motero, Monica Olgra, Isa Serna, Dina Rosel, Alberto Rodríguez, los jovenes antifascistas de Zaragoza, etc y los hubiese defendido como hacemos los verdaderos democratas. Por el contrario, fue parte activa para destruir a esas personas progresistas que lo unico que quieren es un España mas justa y libre.

14
0
Paco Caro
27/4/2024 9:31

En efecto, la decisión de Pedro Sánchez deja con el culo al aire a la derecha española. Le acusan de victimizarse, y tienen razón, porque Pedro Sánchez es la víctima. Le acusan de planear atentar contra los poderes judicial y mediático, porque la derecha sabe que jueces y medios de derechas están a su servicio, en lugar de cumplir los mandatos que les otorga la Constitución. La derecha se siente descubierta, con todas sus estrategias a la vista de la ciudadanía.

6
0
Literatura
Pedro Feijoo “A crispación é a emoción na que máis se inviste. Aos medios interésalles que teñamos un inimigo”
O escritor gañou hai uns meses o Premio Xerais con 'Ninguén contará a verdade', unha ficción ancorada na historia recente do poder político e a corrupción na que calquera pode atopar referentes reais: de Feijóo a Rueda pasando polos seus fontaneiros.
Argentina
Extrema derecha Milei recibe dos medallas en Madrid en un nuevo viaje “no oficial” sufragado con dinero público
El presidente argentino vuelve a España entre acusaciones cruzadas con el Gobierno de Sánchez, medallas de Díaz Ayuso y la extrema derecha y una concentración para denunciar la crisis social que ha desencadenado su gestión ultraliberal.
Alquiler
Alquileres Barcelona anuncia que no renovará más de 10.000 licencias de pisos turísticos
Collboni ha explicado que antes de noviembre de 2028, fecha máxima en la que caducan las licencias turísticas, se convertirán en pisos residenciales.
Opinión
Opinión La derrota de Israel y el futuro del mundo
El 7 de octubre desencadenó el estallido de la locura asesina: la crueldad y el horror ya no pueden relegarse a un espacio marginal, porque han pasado a ocupar el centro de la historia.
Personas refugiadas
Personas refugiadas 120 millones de desplazadas: cada vez más gente debe irse de su tierra, la comunidad internacional no responde
Mientras crecen los factores de expulsión que empujan a la gente a dejar su hogar, los estados fallan a la hora de atender las necesidades de las personas refugiadas, dificultando el acceso a la protección internacional.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Sáhara Occidental
Sahara Occidental El Sahara Occidental Ocupado, un territorio de represión sistemática
Un informe realizado por el Grupo de Trabajo sobre Derechos Humanos en los Territorios Ocupados, ACAPS y NOVACT documenta 133 casos de vulneración de derechos humanos en el Sahara Occidental ocupado por Marruecos.
Comunidad de Madrid
Análisis La trampa de Ayuso en la Ley Mbappé: no obliga a los ricos a invertir en España
La deducción del IRPF por inversiones de nuevos contribuyentes procedentes del extranjero no asegura que se genere ni un sólo empleo ni se invierta ni un sólo euro en la Comunidad de Madrid ni en el país.
Comunidad de Madrid
Sierra de Madrid Vecinos de El Boalo, Cerceda y Mataelpino marchan contra el año de gobierno ‘de la motosierra’
Más de 300 vecinos de Bocema se manifestaron contra la cancelación de numerosos servicios a la ciudadanía, tras el año de gobierno de derechas.
Crisis climática
Análisis Jugando con el clima en Bonn
Aunque muchos gobiernos puedan creer que ganan algo con sus posiciones, la realidad es que están atrapados en una versión climática del dilema del prisionero.
Más noticias
Palestina
PALESTINA Petiscos para pedir o cese do apoio da USC a Israel
A Asemblea Internacionalista do Estudantado de Compostela organiza unha xornada de portas abertas na xerencia da USC para pedir que se aproben as demandas contra o xenocidio.
El Salto Radio
El Salto Radio Señales de Humo: recopilatorio de la temporada
Ofrecemos en este último programa de la temporada un recopilatorio y resumen de lo que ha dado de si la temporada de Señales de Humo, la primera que se difunde en El Salto Radio.
Ecología
Euskal Herria La expansión del Guggenheim a Urdaibai avanza con la demolición de la histórica fábrica Dalia
Las obras para el desmantelamiento de la histórica cubertera ya están en marcha. Vecinas y asociaciones siguen luchando para detener un proyecto que, antes de las elecciones, había quedado en stand by.
Gobierno vasco
Gobierno Vasco Imanol Pradales ya es Lehendakari
La legislatura del Parlamento Vasco echa a andar con un parlamento igualitario donde el Lehendakari será un hombre y el jefe de la oposición también.

Recomendadas

Grecia
Personas refugiadas Grecia, cuando las personas con estatuto de refugiadas no acceden a ninguna protección
Procedentes del Congo y Camerún, Rosario y Virginie fueron víctimas de matrimonio forzoso, de tortura, de trata de personas con fines de explotación sexual, de la guerra. Sus historias revelan la crueldad de las políticas europeas.
Renta básica
Ingreso Mínimo Vital Resultados limitados y mucho sufrimiento: España deberá responder por el IMV ante la UE
Colectivos y personas afectadas han presentado una reclamación colectiva contra la administración por infringir la Carta Social Europea por su gestión de una prestación que, denuncian múltiples actores, tiene un alcance muy inferior al prometido.
Unión Europea
Unión Europea El giro Von der Leyen en política de fronteras y el 'modelo Ruanda'
La actual estrategia de Bruselas se basa en pagar a terceros países en África y Asia para que contengan la llegada de migrantes sin garantizar que se respeten los derechos humanos.
Migración
Fronteras Libia-Creta, la nueva ruta migratoria del Mediterráneo Oriental
Recientemente, una nueva ruta migratoria se ha dibujado en los mapas del Mediterráneo Oriental, la que une Libia con las islas griegas de Creta y Gavdos, ajenas antes al trasiego migratorio.