Palestina
Barah Odeh: “El primer mes perdí más de la mitad del pelo por la mala y escasa alimentación”

Tras tres meses de detención administrativa Barah Odeh, palestina defensora de derechos humanos, describe las terribles condiciones de su paso por una prisión israelí.
Baraa Odeh
Foto: Mohannad Darabee
7 jul 2024 06:00

El 5 de marzo en el paso fronterizo de Allenby “me dijeron que debía esperar y me metieron en una sala donde tuve que esperar sentada en una silla durante tres horas”, explica Barah Odeh que se encontraba de regreso de un viaje de trabajo en Alemania. Más tarde pasaría a otra habitación donde le preguntaron si llevaba otra maleta y le quitaron el pasaporte. Y continúa, “después me hicieron caminar con ellos fuera del edificio donde me esperaba un coche militar y soldados. Cuando les pregunté el motivo de mi arresto me dijeron que ya lo sabría, pero nunca fui informada de la causa”.

Barah Odeh describe cómo desde el momento de su detención le vendaron los ojos y la esposaron por lo que nunca sabía dónde se encontraba, “solo pude saber que me encontraba en una base militar porque levanté un poco las cejas y pude ver a través del vendaje”. Era la prisión de Ofer, donde le hicieron preguntas sobre su viaje a Europa y le comunicaron que pasaba a estar bajo orden de arresto.

Más tarde fue trasladada a la prisión de Hasharon. Allí le hicieron un chequeo corporal y fue agredida físicamente por primera vez. Después la llevaron a una celda en la sección de hombres donde detalla que durmió “una noche en una celda de 2 metros por 2,5 metros con paredes sucias y un retrete lleno de comida y otras cosas mugrientas. También había 3 colchones, una sábana muy fina llena de pis y dos cámaras de video. Por lo que no era posible ir al baño”. Sin embargo, a pesar de pedir poder usar otro baño no fue después de más de nueve horas que los guardias la llevaron a otro fuera de la celda.

“Cuando les pregunté el motivo de mi arresto me dijeron que ya lo sabría, pero nunca fui informada de la causa”

Sahar Fracis directora de Addameer, organización dedicada a dar apoyo a los presos palestinos, explica que “en el centro de detención de Hasharon suelen tener a las mujeres en una pequeña sección con dos o tres habitaciones hasta que deciden qué hacer contigo”.

“Antes de ser trasladada a Damon tubo que enfrentarse de nuevo al registro corporal y un trato degradante con asaltos verbales y humillación, como la mayoría de los detenidos”, sigue Sahar Francis. En la prisión de Damon le obligaron a firmar un documento escrito en hebreo que no entendía.

A lo que Barah añade: “en los tribunales nunca entendí de lo que estaban hablando porque todo era en hebreo y el traductor no traducía nada”. Para ella la única forma de saber qué se había dicho era a través de los protocolos que eran enviados un día después. Cuando los recibía “intentaba encontrar a alguien de las presas que hablase hebreo para que me lo tradujera”.

Aislamiento total

En las prisiones israelíes las palestinas se encuentran completamente aisladas de lo que ocurre en el exterior. Barah pone como ejemplo la situación con la guerra en el norte, ya que solo sabían si pasaba algo fuera cuando se encendían las alarmas. Y explica que “generalmente también mentían, nos decían que la alarma sonaba porque había alguna fiesta en Israel y debíamos permanecer calladas”.

Los familiares solo podían comunicarse con ella a través de su abogado, pero también a ellos se les restringen las visitas y pasaron días entre que los abogados pudieron verla o comprobar si estaba bien.

Shireen Odeh, hermana de Barah, explica que “las autoridades israelíes prohibieron cualquier forma de comunicación, impidiéndonos comprobar su estado de salud o su paradero. Tras su detención, durante toda una semana, no supimos dónde estaba ni qué le había ocurrido”.

La vida de la familia se vio profundamente afectada desde que supieron de su detención. Shireen detalla que “la incertidumbre y el miedo en torno a su bienestar fueron una fuente constante de angustia. Cada día nos ha traía una mezcla de esperanza y desesperación mientras buscábamos noticias o actualizaciones sobre su situación”.

A lo que el marido de Barah, que prefiere mantener su anonimato, añade: “Fue muy maltratada y acosada por los guardias de la prisión y las autoridades, y los informes sobre las terribles condiciones de las reclusas en la prisión no hacían más que aumentar nuestra preocupación”.

“Durante seis días mi familia no supo dónde estaba”, exclama Barah. No solo eso, las autoridades israelíes informaron a su abogado de que Barah estaría durante ocho días bajo interrogatorio. Sin embargo esto nunca ocurrió, ya que se le comunicó que estaba en detención administrativa las primeras horas y nunca hubo un interrogatorio.

Sahar Francis explica que además “las mujeres son castigadas muchas veces con el aislamiento y, por supuesto, no tienen permitido las visitas, ni de la familia ni de la Cruz Roja”. Y prosigue: “Solo los abogados pueden hacer visitas y éstas también están restringidas. Por ejemplo, cada visita de abogado está restringido a dos mujeres”.

Barah no recuerda cuando fue la primera visita de su abogado. Pero describe como durante las visitas tampoco tubo la sensación de privacidad porque “los guardias de seguridad están detrás de la puerta todo el tiempo y, a veces, te impiden cerrarla o se muestran a través de ella como forma de intimidación”.

Condiciones inhumanas en las prisiones israelíes

Desde el 7 de octubre las violaciones de Derechos Humanos dentro de las prisiones israelíes han aumentado. Sahar Francis denuncia que el nivel de tortura, el tratamiento inhumano, los ataques físicos, el castigo colectivo, las humillaciones, el acoso sexual y los registros corporales son más habituales para todos los prisioneros. Lo que ha causado la muerte de 18 prisioneros hasta la fecha.

Tanto en los centros de detención como en las prisiones las palestinas sufren tratos vejatorios. Sahar Francis explica como en la prisión de Damon, donde se encontraba Barah Odeh, “las prisioneras son encerradas por 23 horas al día en celdas abarrotadas, porque hay más gente que la capacidad que tiene la prisión”. Y continua: “Por eso en cada celda hay gente durmiendo en el suelo, también en las prisiones de mujeres”.

Damon era un antiguo establo para caballos que fue reconvertido por las autoridades israelíes en prisión por lo que las condiciones climáticas suelen ser extremas. Barah explica: “ahora en verano no se permiten ventiladores, lo que significa que las celdas son inhabitables por el calor”.

En los últimos meses las autoridades israelíes están aplicando una política de inanición en las prisiones y no les ofrecen la comida adecuada tanto en calidad como en cantidad

Por otro lado, en los últimos meses las autoridades israelíes están aplicando una política de inanición en las prisiones y no les ofrecen la comida adecuada tanto en calidad como en cantidad. Barah afirma que “todos los días dormíamos con hambre”. Y continua, “las comidas estaban contadas para que comiéramos lo menos posible”.

A esto se le suma la mala calidad de los alimentos “lo que traían eran moniatos y la mayoría estaban llenos de hongos que crean bacterias. Básicamente no se podía comer. Pero a veces no teníamos elección”. A consecuencia de la comida en mal estado Barah, así como otras presas han desarrollado gérmenes en los estómagos que necesitan tratamiento médico.

Barah también explica que “el agua que bebíamos estaba tan llena de cloro que era totalmente blanca. Por lo que teníamos que esperar al menos 15 minutos para traspasarla y poder beberla”. Y resalta, “el primer mes perdí más de la mitad del pelo por la mala y escasa alimentación”.

Según explica la Palestinian Prisioners Society en un comunicado publicado recientemente, “los presos se encontrarán en un futuro próximo con una compleja situación sanitaria, que ya ha empezado a manifestarse, pues el número de presos enfermos se ha duplicado claramente, y el hambre se ha convertido en un método de castigo diario que se ha prolongado desde el 7 de octubre hasta hoy”.

Según describe Barah Odeh conseguir una visita médica era muy difícil, y “si conseguías llegar al centro médico, la única respuesta que obtenías era que no bebías suficiente agua”. A lo que se le suma las mentiras por parte de la dirección de la prisión y las autoridades médicas. En su caso solo aceptaron hacerle pruebas por su mal estado de salud tras una decisión judicial. Pero nunca llegó a recibir tratamiento, ya que “le comunicaron a mi abogado que me negaba a recibir el tratamiento, lo que nunca ocurrió. Esto es algo que pasa normalmente”.

Palestina
Diáspora palestina “Israel mete en la cárcel a todo aquel que haga resistencia no violenta”
Ahmed, un joven palestino que ha pasado su vida entre Andalucía y Jenín, donde no ha podido volver desde los 13 años, explica cómo vive desde la diáspora el genocidio contra su pueblo y reflexiona sobre cómo se lee la situación desde Europa.

Detención administrativa y castigo colectivo

Desde el 7 de octubre ha habido un incremento drástico de detenciones administrativas denuncia Sahar Francis. Actualmente hay alrededor de 3.400 palestinos bajo detención administrativa, de los cuales 25 son mujeres. Además en los últimos 7 o 8 meses se han ordenado más de 5.900 entre las que se han renovado y las nuevas. “Es la primera vez desde 1967 que el número de detenciones administrativas llega a ese nivel”. Este aumento se extiende por todos los territorios palestinos, incluidos Cisjordania, Jerusalén y los territorios ocupados de 1948.

El marido de Barah Odeh piensa que las personas europeas no pueden entender lo mala que es la situación y el trato que reciben las presas: “El hecho de que nunca haya habido cargos oficiales ni se haya presentado ninguna prueba contra ella, nos deja atrás un sentimiento de impotencia”.

“Pensé que nunca me soltarían porque no paraban de decir que tenía que estar en la cárcel”. Después de tres meses, su liberación se produjo en silencio, ya que ni ella misma fue informada que iba a suceder. Y explica “me enteré un día antes en la prisión, porque me dieron las cosas que tenía cuando me detuvieron. Así es como los presos palestinos saben que van a ser liberados”.

Las autoridades israelíes utilizan la detención administrativa como método de represión y control. Mediante este procedimiento, las fuerzas de ocupación retienen a presos por un mínimo de tres meses sin presentar cargos y bajo documentación secreta. Con frecuencia la orden de detención se renueva, esto puede suceder indefinidamente.

Para el marido de Barah Odeh “es una herramienta represiva para mantener a la gente bajo control y sofocar cualquier tipo de organización en la sociedad civil, así como perseguir a las personas únicamente por sus opiniones políticas”.

“Desgraciadamente, cada vez es más habitual que se encarcele a defensores de los derechos humanos como Barah. Esta tendencia parece ser un intento deliberado de silenciar las voces que abogan por la justicia y los derechos humanos”, sigue Shireen.

Tras la detención de Barah también su hermano fue detenido y puesto bajo detención administrativa por seis meses en el centro de detención de Etzion. “Creemos que ha sido encarcelado como venganza”

Tras la detención de Barah también su hermano fue detenido y puesto bajo detención administrativa por seis meses en el centro de detención de Etzion. Para Sahar Francis la única acusación que pesa sobre él es haber posteado un artículo en Facebook sobre las circunstancias del encarcelamiento de su hermana: “Creemos que ha sido encarcelado como venganza”.

Según Shireen las autoridades israelíes sostienen que estaba llamando a la agitación en Cisjordania. Pero para la familia “pensamos que fue detenido como castigo a la familia debido a la alta presión sobre el gobierno israelí en relación con el caso de Barah”.

Barah que aún está procesando todo lo ocurrido afirma “mi libertad no está completa sin la libertad de las otras prisioneras”. A su vez, exige a la comunidad internacional y a las organizaciones de mujeres que se preocupen por lo que está pasando con las palestinas en las prisiones israelíes. Y recuerda que actualmente hay dos mujeres embarazadas en la prisión de Damon que se están enfrentando a estas terribles condiciones sin ni siquiera acusaciones claras contra ellas.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Carta desde Europa
Carta desde Europa Crisis en el extremo centro alemán
Los votantes que hace cinco años podrían haber confiado en que era posible un modelo de «resolución de problemas» de corte despolitizado, como el practicado por la Unión Europea, han llegado a la conclusión de que esta no ha superado la prueba.
Argentina
América Latina Argentina: una política exterior alineada con Israel y Estados Unidos
Su proyecto ideológico “liberal” tiene como principales focos de admiración a dos países cuyo potencial económico se asienta en su poder militar, impuesto a sangre y fuego sobre los territorios colonizados o recolonizados.
Energía nuclear
Ricos Hombres ricos con respuestas equivocadas
Los pro-nucleares advirtieron que el uso del carbón aumentaría con el cierre de reactores en Alemania. Ocurrió lo contrario.
Humanista
7/7/2024 12:46

Por esta información, que no se leera en los medios del sistema, sigo apoyando a EL SALTO DIARIO. Israel estado fascista, no tendrá paz. Europa en decadencia...

1
0
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Palestina
Genocidio España tratará a 15 niños y niñas palestinas mientras quedan 10.000 pacientes que necesitan evacuación
El director general de la OMS agradece el gesto mientras pide evacuaciones médicas ampliadas, ya que solo 5.000 palestinos y palestinas han sido trasladados desde que comenzara la ofensiva israelí el pasado 7 de octubre.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Israel declara “terrorista” a la UNRWA y le prohíbe operar en el país
Días después de que Reino Unido reinicie el financiamiento de la agencia de refugiados de la ONU, el Parlamento israelí aprueba tres leyes que prohíben la actividad de esta organización y criminaliza a sus 30.000 trabajadores.
Venezuela
Elecciones presidenciales Venezuela hacia el 28J: unas elecciones en las que por primera vez en una década cualquier cosa puede pasar
La oposición de derechas concurre sin exclusiones, vetos ni llamadas a la abstención con un candidato de consenso, Edmundo González, que podría arrebatar el poder a Nicolás Maduro.
Sphera
Sphera Cómo ser trans en Grecia: existir, resistir
Las historias de Ari, Kassiope y Paola muestran la situación de las personas trans en Grecia. Un reportaje de El Salto Vídeo para Sphera Network.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.

Últimas

Gobierno de coalición
Transfobia y contratos irregulares El silencio en el PSOE y la presión de los colectivos precipitan el cese de Isabel García
La directora del Instituto de las Mujeres fue elegida en noviembre de 2023 por la ministra de Igualdad, Ana Redondo. Su nombramiento lanzó un mensaje de cambio de rumbo en el Ministerio por los posicionamientos transexcluyentes de García.
Infancia migrante
Menores que migran solos Cuatro claves para seguir el debate sobre la reforma de la Ley de Extranjería
Durante la jornada de hoy martes 23 de julio, se debate en el Pleno del Congreso la toma en consideración de la reforma de la Ley de Extranjería que incluye un mecanismo obligatorio de “reparto” territorial de la infancia migrante.
Desahucios
Desahucio Una amplia movilización vecinal no consigue detener el desahucio de Zohra en Lavapiés en el tercer intento
Convocadas por el Sindicato de Inquilinas de Madrid, y poniendo literalmente el cuerpo, hasta cien personas han intentado frenar por tercera vez el desalojo y de Zohra y su marido, con diferentes grados de incapacidad. Esta vez no lo han conseguido.
Opinión
Análisis Átomos, tabaco, armamento y fascismo en el Campo Arañuelo
Un análisis de la problemática laboral, ecológica y productiva en Campo Arañuelo, comarca del norte de Cáceres atravesada por múltiples contradicciones.
Más noticias
Sanidad pública
Recortes Denuncian la propuesta de retirada de los conductores de ambulancias en los centros de salud extremeños
La Plataforma por la Sanidad Pública de Extremadura critica el desamparo y la desatención en la que quedaría gran parte de la ciudadanía en una comunidad con altas tasas de envejecimiento y dependencia.
Ecoembes
Reciclaje La CNMC se harta del monopolio de Ecoembes y Ecovidrio
El organismo vuelve a señalar a las dos empresas de reciclaje copan el mercado y pide más transparencia y control sobre ellas.
Reforma laboral
Trabajo y precariedad Europa da la razón a UGT y fuerza al Gobierno a mejorar las condiciones de los despidos
Tras el fallo del Comité Europeo de Derechos Sociales sobre despidos improcedentes, Yolanda Díaz convoca a sindicatos y patronal para reformar la ley.
Turismo
Vivienda Pintadas contra pisos y hoteles: el Sindicato de Vivienda de Urola Kosta denuncia la turistificación
Desde 2018, los locales de uso turístico se han incrementado un 181,8% en Zarautz y un 158,3% en Zumaia. La construcción de dos nuevos hoteles incrementará el precio de los alquileres.

Recomendadas

Arte político
Soledad Urzúa “Utilizar un desecho agrícola para crear obras de arte permite transmitir un mensaje de amor”
Llega a Madrid “Metáfora Vegetal”, una exposición de la artista chilena Soledad Urzúa. Sus obras, creadas armónicamente con colores de óleo y materiales desechados como hojas de maíz, despiertan los sentidos.
Ocupación israelí
Ocupación israelí El teatro de la libertad de Yenín: resistencia a través del arte
Una iniciativa de teatro social en medio de la ocupación y las incursiones armadas israelíes en Cisjordania.
Personas con discapacidad
Itxi Guerra Itxi Guerra, activista anticapacitista: “Lo 'diska' muestra dónde falla el capitalismo y cómo dinamitarlo”
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.