Mesmeric therapy. A group of mesmerised French patients. Oil painting by a French (?) painter, 1778-1784.
Terapia de Mesmer. Un grupo de pacientes franceses mesmerizados. Pintura al óleo por un artista francés (?), 1778-1784.

Ciencia
Pseudociencias y teorías de la conspiración: ignorando la raíz del problema

Las pseudociencias y las teorías de la conspiración tienen un magnetismo especial. Su auge parece asociarse a momentos de crisis pero factores como la educación o la divulgación científica pueden disminuir o aumentar su expansión.

Un blog sobre ciencia y poder.

15 feb 2021 07:00

La actividad favorita de mucha de la divulgación científica occidental es la de blandir los afilados sables del hacer científico contra las pseudociencias. En algunos casos, esta actitud nace de un convencimiento ideológico de que como requisito para una sociedad justa y democrática se necesitan individuos racionales y dotados de pensamiento crítico. Sin embargo, en la mayoría de los casos la actividad trata simplemente de sacar pingües beneficios con la crítica, ya sea escribiendo libros escasamente sesudos sobre el asunto y que se promocionan como lo haría cualquier bebida energética, o dando conferencias a lo largo y ancho de la geografía como si de una estrella del rock se tratase. Si quieres que tu equipo parezca bueno, haz que tenga enfrente a rivales débiles . Esto se traduce en un interés casi obsesivo de muchos divulgadores/as en buscar el enfrentamiento continuo con terraplanistas y vendedores de pseudoterapias.

GRADUALISMO ENTRE CIENCIA Y PSEUDOCIENCIA

Michael Shermer es un conocido historiador de la ciencia, actualmente columnista de Scientific American, que ha recorrido estas dos formas mainstream de enfrentarse a las pseudociencias. Creció en una familia no adscrita a ninguna religión, pero un amigo suyo del instituto lo introdujo en el cristianismo, convirtiéndose a él y haciéndose un ferviente defensor del mismo. No fue hasta la universidad, estudiando asignaturas de teología y formándose en psicología, cuando asimiló una cuestión epistemológica fundamental: formular hipótesis, poder probarlas y someterlas a prueba.

Así, comenzó a dejar de lado sus creencias religiosas y, en ese impás ideológico, entre dos aguas, es donde más productivo y comprensivo se mostró hacia “lo no racional”. Se interesó por la sociología de las pseudociencias y por su epistemología: ¿qué elementos tienen en común?, ¿por qué son tan atractivas para muchas personas?, ¿cómo son sus fundadores?, ¿cuales son sus motivaciones?

Comprender qué lleva a las personas a creer en construcciones teóricas distintas de las respaldadas por la ciencia es un objetivo mucho más noble que crear polarización en torno a lo que se debe, o no, creer y, además, de paso, usarlo como excusa para lucrarse, en el más amplio de sus sentidos (ganar dinero, poder, prestigio), por el camino.

Las pseudociencias tienen unas primas hermanas en el campo de lo político: las teorías de la conspiración. De hecho, tienen muchas cosas en común, sobre todo en lo que respecta a su defensa “frente a la creencia establecida”. Shermer en su libro “Las fronteras de la ciencia” reconoce que la definición de pseudociencia no es algo sencillo y que se parece más a una línea continua entre lo científico y lo pseudocientífico. No existirían solamente dos colores sino una amplia gama entre dos extremos ideales que apenas existen en la realidad. Solamente una conceptualización laxa, de “lógica difusa”, nos permite entender por ejemplo, cómo uno de los grandes científicos de la historia, Alfred Russell Wallace (el co-descubridor junto a Charles Darwin del principio de la selección natural), luchara contra los terraplanistas con el mismo fervor que defendía la evolución y, a su vez, pusiera sus esperanzas en el espiritismo como aproximación científica válida a la vida en el más allá. No nos podemos olvidar de que en filosofía de la ciencia no existe un criterio ahistórico y universal que nos permita distinguir ciencia de pseudociencia. Muchas veces, para poder realizar esta distinción, hay que estudiar en profundidad la ciencia misma, de tal forma que en ocasiones sólo los expertos en cada campo tienen las herramientas necesarias para hacer esta distinción, y únicamente  dentro de ese campo.

TEORÍAS DE LA CONSPIRACIÓN Y LA INESTABILIDAD COMO FACTOR CAUSAL DE LAS EXPLICACIONES ALTERNATIVAS

Por su parte, el psicólogo Jan-Willem Van Prooijen de la Universidad de Vrije (Amsterdam, Países Bajos) e investigador del NSCR (Instituto Neerlandés para el estudio del delito y la aplicación de la ley) cree que existen, al menos, 5 ingredientes típicos de una construcción teórica que pueda merecer el nombre de Teoría de la Conspiración: I) La existencia de conexiones no aleatorias entre acciones, objetos y personas, haciendo así que una determinada cadena de acontecimientos no ocurra “por casualidad” (existen patrones), II) supone que un evento es causado intencionalmente y tiene un propósito (tiene agencia o existen agentes detrás de la misma), III) involucra a una coalición o un grupo de múltiples actores (conspiración para actuar), IV) tiende a asumir que los objetivos son malvados, egoístas y/o que van en contra del interés público (hostilidad) y V) existe un secreto continuo (una conspiración que se expone y se demuestra cierta es un hecho probado, no una teoría).

Estas cinco características permitirían proporcionar explicaciones amplias e internamente consistentes que ayudan a las personas a preservar sus creencias frente a la incertidumbre y la contradicción. Pero hay algo realmente llamativo. Según Karen M. Douglas, psicóloga de la Universidad de Kent (Ohio, EE.UU.) y sus colegas de la escuela de psicología, la probabilidad de aparición y de adhesión a las teorías de la conspiración parece ser más fuerte cuando ocurren eventos especialmente grandes o significativos y las explicaciones dadas por las instituciones en general dejan a la gente insatisfecha debido a su carácter mundano, poco complejo o parcial. Es lo que se conoce como cierre cognitivo o esa motivación interna de los individuos que busca terminar con la incertidumbre.
La probabilidad de aparición y de adhesión a las teorías de la conspiración parece ser más fuerte cuando ocurren eventos especialmente grandes o significativos y las explicaciones dadas por las instituciones en general dejan a la gente insatisfecha debido a su carácter mundano, poco complejo o parcial.

Así, tenemos como parte esencial de la creencia en “explicaciones alternativas” (pseudociencias y teorías de la conspiración), los estados anímicos de incertidumbre. El propio Van Prooijen, junto a Nils B. Jostmann, reconoce que es justo en situaciones de inseguridad social cuando la creencia en teorías de la conspiración puede fortalecerse. Así, podría entenderse la creencia en explicaciones alternativas como una forma de proteger las creencias frente a la incertidumbre, aunque estas explicaciones tengan fallos epistemológicos o sean menos precisos.

Haciendo una prospección preliminar, y utilizando Google Trends y datos sobre el crecimiento del PIB del Banco Mundial, puede verse cómo la caída del PIB en 2009 y la acual caída del PIB debido a la crisis sanitaria global se correlaciona con subidas en el interés del término “teoría conspirativa”. También este fenómeno se puede encontrar en trabajos recientes donde se han hallado correlaciones entre el haber sufrido confinamiento y cuarentenas debidos a la COVID-19 y el aumento en la creencia en pseudociencias.

INESTABILIDAD Y ECONOMÍA

Desde los años 1970 y 1980, con el auge del nuevo paradigma neoliberal y su correlato en las políticas públicas, la Nueva Gestión Pública, y la explosión y expansión de este paradigma tras el conato neokeynesiano (“hay que refundar el capitalismo”) tras la crisis de 2008, las gentes de occidente han sido sometidas a medidas mal llamadas de “austeridad” basadas, en resumidas cuentas, en flexibilizar las normativas de los recursos esenciales para la vida (trabajo, vivienda, sanidad, energía, transporte, etc.) para permitir una mayor productividad del capital a costa de las vidas: trabajos temporales, con salarios muy por debajo de los límites mínimos de un nivel de vida digno; viviendas con alquileres e hipotecas con precios por las nubes que se han multiplicado varias veces más que los salarios reales durante estos años; energía con precios que empujan a casi la mitad de la población a la pobreza energética, etc.

En el caso de los recortes en sanidad nos encontramos con que, en aras de la “eficiencia”, todo el sistema queda orientado a tratar de hacer que los pacientes mejoren de la enfermedad consumiendo los menores recursos posibles. Esto da lugar a interminables listas de espera y a que se deshumanice la relación entre médico y paciente por las prisas en atender al siguiente, de tal forma que la experiencia del enfermo muchas veces es de total abandono y depresión. Esta experiencia, y no el avance objetivo de la enfermedad, es una de las causas que llevan a muchas personas a buscar el consuelo en las pseudoterapias. Más que una píldora milagrosa, lo que buscan estos pacientes y sus familiares es la atención que muchas veces la sanidad pública no puede proporcionarles.

Es decir, las propias políticas destructoras de la vida llevan a las condiciones materiales de vida (la inestabilidad y la soledad) que parecen estar detrás del auge de las pseudociencias y de las teorías de la conspiración.

Ahora bien, ¿están funcionando correctamente los mecanismos para combatir este auge? ¿Realmente el sistema educativo está contribuyendo a dar a la población la formación científica necesaria para distinguir ciencia de pseudociencia? ¿Está ayudando la divulgación científica más popular?

LA ENSEÑANZA DE LAS CIENCIAS EN LAS ESCUELAS

La forma de enseñar ciencia en las escuelas ha tenido tradicionalmente varios defectos muy importantes que se han ido mejorando poco a poco en las últimas décadas. Sin embargo, hemos visto cómo, en los últimos años, algunas leyes educativas, como la que nos impuso el Partido Popular, la LOMCE, y muchas nuevas modas educativas que están promocionando las empresas privadas, tratan a la ciencia en la enseñanza como un conjunto de respuestas correctas a una serie de ejercicios estandarizados que los alumnos tienen que memorizar. Por ejemplo, la presencia de exámenes estandarizados, que nos venden como una forma de dar objetividad a la evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje, obliga a profesores y alumnos a dedicar la mayor parte del tiempo, no al aprendizaje, sino a entrenar para completar correctamente un documento burocrático llamado examen. Esta forma de “enseñar”, denominada “teaching to the test” es actualmente uno de los mayores obstáculos para que los estudiantes completen sus estudios de secundaria con la formación adecuada y constituye un fraude, al dar a muchos estudiantes la idea equivocada de que dominan una materia sólo porque han obtenido una buena puntuación en los exámenes estandarizados. A muchos, además, les causa sentimientos de ansiedad y miedo, que contribuyen a alejar la ciencia de la ciudadanía.

Esto tiene como consecuencia que los estudiantes, en vez de formarse en la razón y la crítica, afrontando con paciencia la incertidumbre de lo desconocido, entendiendo la importancia del consenso,  se acostumbren a aceptar como válidos los argumentos de autoridad, que algunos rechazan y otros abrazan. Está claro que, sin el espíritu crítico que caracteriza a la ciencia, la población es más susceptible de ser engañada por los timadores de las pseudoterapias.

Por todo ello, debemos evitar que los exámenes estandarizados se conviertan en la principal herramienta de evaluación y, en su lugar, potenciar un tipo de aprendizaje de las materias científicas basado en el planteamiento y corroboración de hipótesis, así como la elaboración de trabajos multidisciplinares. Es de esperar que esta alternativa sea una opción de futuro que mejore el pensamiento crítico de los pueblos del mundo y los proteja contra el marketing, las teorías de la conspiración y las pseudoterapias. Todo ello, sin olvidar que nuevas propuestas pedagógicas, basadas en estos principios, pero con unos objetivos exactamente iguales a los de los exámenes estandarizados (a saber, producir cohortes de personas preparadas para el modelo económico vigente), están emergiendo en el panorama educativo y ante las que hay que ser también críticos.

LA DIVULGACIÓN CIENTÍFICA FRENTE A LA PSEUDOCIENCIA

¿Está ayudando la divulgación científica que se está haciendo a enseñar a los ciudadanos a distinguir ciencia de pseudociencia? En primer lugar, la mayor parte de la divulgación científica que se está haciendo no llega tan lejos, ya que por un lado tiene más bien el objetivo de entretener por encima del de enseñar, y por otro el de legitimar el status quo, con lo que es poco útil para combatir las pseudociencias.

La buena noticia es que en los colectivos que se dedican a la divulgación sí parece que hay una convicción clara en que es importante ayudar a la ciudadanía a no caer en los engaños de las pseudociencias. Sin embargo, la mayor parte de la divulgación que se hace en nuestro país, dominada por los círculos autodenominados “escépticos” (en realidad son pseudoescépticos), basa su lucha contra las pseudociencias en tratar de enseñar generalidades sobre el método científico que de poco sirven a la población para distinguir ciencia de pseudociencia (“la ciencia nos salvará”). Esto es así porque el método científico universal y ahistórico que continuamente invocan como criterio de distinción es un mito, no existe. Cualquiera con unos conocimientos básicos de historia y filosofía de la ciencia sabe que la ciencia es una actividad dinámica, que las metodologías científicas cambian con la época y con el campo de estudio. Quizá, en parte, esto venga motivado por el histórico desdén al cual se ha sometido a las ciencias sociales cuando se trata de comprender fenómenos complejos y con múltiples enfoques posibles.

El método científico universal y ahistórico que continuamente invocan como criterio de distinción es un mito, no existe. Cualquiera con unos conocimientos básicos de historia y filosofía de la ciencia sabe que la ciencia es una actividad dinámica, que las metodologías científicas cambian con la época y con el campo de estudio.

Sin embargo, el mensaje que transmiten la mayoría de divulgadores famosos suele ignorar que la diferencia muchas veces entre ciencia y pseudociencia es más una cuestión cuantitativa que cualitativa. Además lo hacen de manera autoritaria, reforzando las dinámicas educativas mencionadas anteriormente.

Algunos pseudoescépticos solo buscan y promocionan rivales débiles para que parezcan ellos mejores. En no pocas ocasiones, las campañas divulgativas toman un cariz combativo y de confrontación. Esta estrategia se ha demostrado inútil para acabar con el auge de las pseudociencias. A la vez, la mayoría de divulgadores ignora deliberadamente las malas prácticas en la ciencia (o directamente las defiende como hemos podido ver en el Caso del OtinGate) y no cuestionan los comportamientos pseudocientíficos propios (estamos viendo ejemplos sobre la COVID-19 que traspasan la línea de lo legítimamente científico y pasan a engrosar las filas del marketing empresarial, como el reciente caso de un estudio preliminar sobre la colchicina que se publicitó como una solución casi milagrosa). En definitiva, se critican falsas construcciones teóricas como las pseudociencias, pero se mira hacia otro lado cuando los errores provienen del propio “bando”.

Además, muchas veces lo que ocurre es que, más que divulgar de forma incorrecta el conocimiento científico, lo que se divulga mal es la forma en la que se obtiene este conocimiento científico. En su conocida obra La ciencia y cómo se elabora, Alan F. Chalmers explica que adoptar habitualmente una estrategia para legitimar la ciencia basada en mitos positivistas acaba haciendo demasiado fácil la tarea de los defensores de las pseudociencias y del relativismo, ya que la forma en la que trabajan los científicos no concuerda con los cánones de esas filosofías positivistas que se usan para legitimar la ciencia. Chalmers cita a H. M. Collins, un sociólogo de la ciencia, que resume excelentemente esta paranoia en la que viven los supuestos guardianes de la ciencia: “Los miedos de quienes objetan el relativismo, basándose en sus consecuencias anárquicas, se convierten en realidad, no como resultado del relativismo, sino como consecuencia de una excesiva confianza en las mismas filosofías que se supone amurallan la autoridad científica. Estos muros resultan estar hechos de paja”. Esto da fuerza a las personas y grupos que realmente quieren destruir la ciencia como método y forma de construir saber.

CONCLUSIÓN

Las teorías de la conspiración y las pseudociencias tienen una larga historia de existencia, sin embargo su auge y conversión en un factor social y político de entidad parece tener unas causas mucho más próximas en el tiempo. Desprestigiarlas y criticarlas con el objetivo de confrontarlas, combatirlas y, por el camino, ganar dinero, no parece una estrategia óptima si el objetivo es una sociedad más próxima a la utopía de Pericles. Descubrir las causas de su surgimiento y su auge, así como de su uso político; la comprensión de los individuos que, honestamente, buscan otras vías hacia el conocimiento y la mitigación de los factores sociales, como la precariedad de nuestras vidas actuales, parece una vía mucho más racional de afrontarlo. Es esencial reforzar la sanidad pública para que, además de combatir la enfermedad, ayudemos a los pacientes a hacer más soportable la experiencia de vivir esa enfermedad. Es necesario trabajar también para que el sistema educativo de la enseñanza pública nos ayude a formar ciudadanos críticos, con una formación científica suficientemente sólida que destierre los mitos cientifistas y que proporcione a la ciudadanía herramientas para identificar los timos, los bulos y las teorías de la conspiración a las que estamos continuamente expuestos. Por último, es imperioso dejar el paternalismo de lado. Muchos divulgadores tratan a las personas como estúpidas. Las personas no son estúpidas, tienen diferentes condiciones sociales que les permiten acceder a diferentes niveles formativos y es en la educación donde se abren las puertas de la sabiduría. No se abrirán, desde luego, desde un producto de marketing.


Sobre o blog
Un blog colectivo sobre ciencia y poder.
Ver todas as entradas
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Galicia
Redes clientelares La empresa del cuñado de Feijóo obtuvo 200.000 euros en contratos a dedo de la Xunta mientras era presidente
La sociedad de telemarketing, Universal Support, se ha adjudicado 19,2 millones de euros más en licitaciones con la Consellería de Sanidade dedicadas al rastreo de casos de coronavirus durante la pandemia. Algunos de ellos, siendo la oferta más cara.
Opinión
Residencias No tenían por qué morir igual
El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso permitió a las personas residentes con seguro privado asistir al hospital y negó la asistencia a las personas que carecían del mismo. Ayuso es el ejemplo de la iniquidad, del desprecio absoluto a los derechos humanos.
Txaflis
27/7/2021 11:55

Hola, me ha gustado mucho el articulo, gracias por escribirlo. Pero ha hecho que me surja curiosidad sobre la ahistoricidad del método científico, la filosofía de la ciencia, etc... y me gustaría saber si recomiendas algún libro que pueda servir como compendio o iniciación en esos debates. Se que ha pasado algún tiempo desde que se escribió el articulo, asique espero que puedas leerlo y contestarme. Gracias.

0
0
#82826
18/2/2021 0:49

Mauricio José-Schwarz os retrata muy bien en "La izquierda Feng-Shui". Esa izquierdita festiva, bienpensante, alérgica al estudio y con derivas místico-esotéricas. O sea todo lo contrario a la izquierda original de la Revolución Francesa.

2
4
#82825
18/2/2021 0:42

¿Cómo que ciencia "oficial"? La ciencia es ciencia, sin apellidos. Universal, amparada en evidencias, contrastable y revisable. Lejos del dogmatismo ideologizante de izquierdas y derechas. Mal que les pese a muchos.

4
3
#82857
18/2/2021 14:30

cuéntaselo a Fritz Haber

2
1
#82870
18/2/2021 17:54

Cuéntaselo tu a Lysenko.

3
0
#82961
19/2/2021 11:17

estás corroborando mi punto, de nada

0
0
#82966
19/2/2021 12:03

¿Y dónde ves ciencia al servicio de la ideología hoy en día? En Corea del Norte, quizás. Ciencia tampoco equivale farmacéuticas. Por ahí las tienes vendiendo colágeno en pastillas y resulta que se degrada en aminoácidos en el estómago. Como no tomar nada. Como las pseudociencias. Pagas por la sugestión.

1
1
#82621
15/2/2021 16:02

Pues si...resulta que la Ciencia se toma a día de hoy de forma casi religiosa, aunque parezca contradictorio, y poco se habla de la podredumbre en su trastienda, organismos realmente poderosos corruptos hasta las trancas, en el ámbito médico y en el farmacéutico ya ni hablamos, auténticas prácticas de crimen organizado alrededor del mundo llevadas a cabo por estas "empresas de medicamentos" a quienes lo ultimisimo que les importa es la salud, que queda a años luz de los dividendos en su escala de valores, y estas son caras visibles de la Ciencia oficial, y resultan ser una mafia corrupta hasta la arcada, sin embargo, con quien hay que tener cuidado es con "los timadores de las pseudociencias"...y eso que no inventaron una falsa pandemia de" gripe A"y se lucraron de manera obscena con dinero público en lo que ea una de las mayores estafas jamás perpetradas...pero..cuidado con los timadores pseudocientificos...el yoga es ridículo, no vale para nada, mejor el lexatin..y mucho más rentable también...

13
6
#82614
15/2/2021 14:18

Retórica para justificar el Despotismo inilustrado Covid y su franquicia "científica". Enlazo una lección de los pocos académicos que han resistido este ataque sádico del par Estado-mercado: GIORGIO AGAMBEN / LA MEDICINA COMO RELIGIÓN: https://ficciondelarazon.org/2020/05/02/giorgio-agamben-la-medicina-como-religion/#more-5756

4
7
#82594
15/2/2021 9:43

Muy buen y certero artículo. Desde luego , los pseudo-escépticos no ayudan a la aceptación por parte de cierta parte de la población de la ciencia "oficial" como respuesta a sus dudas e incertidumbres.

5
7
Sobre o blog
Un blog colectivo sobre ciencia y poder.
Ver todas as entradas
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. Las patronales españolas, Comisiones Obreras y UGT apostaban por la estatalización de los convenios colectivos.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Congreso de los Diputados
Congreso de los diputados Solo el voto en contra del PP evitaría que pasara su primer trámite la ley del PSOE contra el proxenetismo
Al primer partido del gobierno le bastaría una mayoría simple para comenzar el trámite de la propuesta del ley que presentó en solitario al Congreso de diputados. Aún y con ello grupo popular no les regalará el sí directamente en este primer pulso. Sumar hecho público su 'no' ya que considera que la propuesta del PSOE no aborda ninguna solución.
Análisis
Neoliberalismo Aquelarre fascista en Madrid: el auge de la aporofobia
El desaguisado argentino, VOX, Meloni, Le Pen, Trump, Bolsonaro, … son la consecuencia final lógica de un sistema de gobernanza que ya ha fracasado, el neoliberalismo.

Últimas

Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.
Crisis climática
Overshoot Day España entra en déficit ecológico
Este 20 de mayo se cumple el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra en España, lo que significa que el país ya ha consumido el límite de recursos naturales por año que permitiría al planeta regenerarse.
Más noticias
En saco roto (textos de ficción)
En saco roto Tamujas
Lo que ocurrió fue que nos limitamos a escribir sobre una página en blanco la fecha del día, el nombre de la asignatura y las palabras que el profesor había escrito en el encerado. Eso fue todo.
Laboral
Convenio colectivo UGT, LAB y CC OO aceptan formalizar el contrato fijo discontinuo parcial en los polideportivos de Bizkaia
El preacuerdo atiende la reivindicación de la semana de 35 horas, por lo que, junto con los incrementos salariales, el valor de la hora de trabajo aumenta en un 20,8%. ELA ha rechazado el preacuerdo y mantiene la huelga en al menos 18 centros.
Irán
Irán La muerte del presidente de Irán sacude un escenario internacional convulso
Teherán comunica la muerte de su jefe de Gobierno, Ebrahim Raisi, y su ministro de exteriores, Hossein Amirabdollahian, después de que su helicóptero se estrellara en la tarde del domingo.
Movimiento BDS
Palestina La Universidad Autónoma de Barcelona y la ciencia europea al servicio de Israel
Una investigación destapa los lazos entre la universidad catalana y el entramado universitario israelí, así como sus vínculos con tecnologías armamentísticas.
Medio ambiente
Contra la planta de biogás La Coronada vuelve a movilizarse contra la planta de biogás
La Coronada (Badajoz) alberga ya un macrovertedero y sería la principal perjudicada por la planta de biogás proyectada en la vecina localidad de Villanueva de la Serena.

Recomendadas

Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Feminismos
Feminismos Ana Requena y June Fernández: periodistas, feministas… e intensas
Estas dos comunicadoras comparten amistad, oficio y edad: cumplirán este año los temidos cuarenta. Por fortuna, en las presentaciones del último libro de Ana Requena, ‘Intensas’, las señoras suelen contar que una se libera con los años.
Migración
Migraciones Patera vacía: navegando en la necropolítica migratoria
Seguimos a un grupo de gente que se resiste a aceptar el designio de la suerte y del azar que hace que haya víctimas o supervivientes de manera injustamente aleatoria.
Periodismo
Jesús Cintora “Nunca había estado tanto tiempo fuera de la televisión o la radio... no sé por qué será”
El expresentador de Las mañanas de Cuatro publica ‘El precio de la verdad’ (Editorial B, 2024), un ensayo sobre el estado actual del periodismo español.