Procés
Hasta cuatro años de prisión por manifestarse a favor de la amnistía en 2019

Llega el juicio para tres activistas que se manifestaron en Madrid a favor de la amnistía en 2019, detenidos mientras se dirigían a su casa y con el único testimonio acusatorio de la policía.
Manifestación antifascista Madrid - 9
Cargas durante la manifestación por la amnistía del 19 de octubre de 2019. Byron Maher
@Guille8Martinez
16 oct 2023 05:00

¿Y si la amnistía no llegara a todas las personas que lucharon por el derecho de autodeterminación de Catalunya? Esa es la pregunta que se les pasa por la cabeza a tres jóvenes madrileños que se enfrentan a cuatro años de prisión por desórdenes públicos y atentado y resistencia contra la autoridad. Esta historia repleta de sinsabores comenzó el 19 de octubre de 2019, cuando el Movimiento Antirrepresivo de Madrid (MAR Madrid) organizó su habitual manifestación por la amnistía total de los presos políticos.

Represión
Doce detenciones tras las cargas de la policía en la manifestación antirrepresiva de Madrid
La manifestación por la libertad de los presos políticos y la derogación de las leyes represivas se vio marcada por la situación en Catalunya y por las cargas policiales en el centro de Madrid.

La movilización terminó con disturbios. Las ahora acusadas, y que se enfrentarán al juicio el próximo 8 de febrero de 2024, se dirigían de vuelta a su casa cuando fueron detenidas. Junto a ellas estaba otro menor, también detenido y ya absuelto de los mismos hechos. Solo la palabra de los agentes, que aseguran poder reconocer a estas personas de entre las cientos que tomaron parte en los disturbios, hace que estén sentadas en el banquillo de los acusados.

Los organizadores recuerdan el éxito de la manifestación de aquel sábado: “Fue multitudinaria, más de 6.000 personas por el centro de Madrid pidiendo la amnistía total de los presos políticos”, rememora Marco Fernández, portavoz del MAR Madrid. La cosa estaba caldeada. El miércoles de esa misma semana se había dado a conocer la sentencia del procés, lo que desembocó en fuertes disturbios en las protestas de Barcelona, y una concentración en apoyo desde la Puerta del Sol de Madrid. En esa ocasión, el joven Dani Gallardo fue detenido y enviado durante meses a prisión provisional en un caso que fue tildado por la defensa como de montaje policial.

Por eso, el 19 de octubre de 2019 la manifestación convocada por el MAR Madrid y comunicada a Delegación del Gobierno terminó en Sol cuando  ya empezaba a anochecer no fue suficiente. Varios cientos de personas empezaron a enfilar la calle Preciados en dirección a Callao. Querían cortar la Gran Vía y, por unos minutos, lo consiguieron. Inmediatamente después llegaron las cargas policiales totalmente indiscriminadas que afectaron a personas ajenas a la protesta que salían de comprar en las tiendas de la zona.

Los primeros enfrentamientos en Callao entre disparos de pelotas de goma y el uso de gas pimienta por parte de la Policía frente al lanzamiento de sillas por parte de los manifestantes dieron paso a un correcalles por las inmediaciones. Finalmente, 12 personas fueron detenidas, dos de ellas menores de edad. La Fiscalía pidió prisión provisional para tres de los detenidos, aunque el juez no la dictaminó.

Estas tres personas que serán juzgadas en febrero de 2024 fueron víctimas “de unos policías que salen de caza y de manera arbitraria convierten a todos con quienes se cruzan en posibles víctimas“

Estas tres personas que serán juzgadas en febrero de 2024 fueron víctimas “de unos policías que salen de caza y de manera arbitraria convierten a todos con quienes se cruzan en posibles víctimas de una detención sin motivos, como ya hemos visto en repetidas ocasiones”, agrega Fernández. Así lo recuerda una de las encausadas que, en octubre de 2019, tenía 19 años y estaba estudiando en la universidad: “Una vez en Sol nuestra intención era coger el Metro y volver a casa, pero una marea de gente nos llevaba hacia Callao”, recuerda.

Sin motivos para la detención

Esta joven, a partir de entonces, recuerda gritos, el helicóptero de la Policía sobrevolando muy bajo la zona y el sonido de los disparos de bolas de goma. “Intentamos subir al Metro de Gran Vía, pero estaba cerrado, y lo mismo hicieron con Callao, así que pensamos ir al de Plaza de España”, continúa. El entramado de calles les despistó de tal forma que acabaron en la plaza de Ópera, donde la situación parecía más relajada que en las calles adyacentes, donde se sucedían las carreras, cargas y cortes de vía con contenedores.

“Me acuerdo que nos acercábamos a la boca del Metro de Plaza de España y por entonces estaba en obras. De repente, llegaron dos personas. Una agarró al chico que nos acompañaba y nos dijeron que nos paráramos. Iban de negro y nos asustamos por si nos iban a pegar, porque nos habían dicho que los de la Falange también estaban de caza”, recuerda la ahora acusada. Pronto se dieron cuenta de que eran policías secretas, aunque nunca les mostraron una placa. Esposados, los cuatro se dirigieron a un coche patrulla que les llevó a una comisaría. “No nos querían decir ni dónde estábamos ni qué iba a pasar con nosotros”, apuntilla.

“Íbamos en una furgoneta sin ventanas y sin el cinturón puesto, con las manos esposadas a la espalda, y aceleraban y frenaban para que nos chocara la cabeza con el asiento de enfrente”

Una hora y media después, les llevaron a la comisaría de Moratalaz: “El trayecto fue horroroso. Íbamos en una furgoneta sin ventanas y sin el cinturón puesto, con las manos esposadas a la espalda, y aceleraban y frenaban para que nos chocara la cabeza con el asiento de enfrente, y se reían. Era una humillación constante”, relata la joven. En Moratalaz entraron en un calabozo comunal, con tantos otros detenidos esa noche. “Conseguí llamar a mi madre sobre las 12 de la noche, cuando me detuvieron a las 20 horas”, esclarece.

Revivir el paso por los calabozos

Esta joven expresa que el trato recibido fue “traumático”, sobre todo una vez que les trasladaron a unos calabozos en la primera planta, en teoría individuales, pero en los que introdujeron a dos personas: “Lo peor fue cuando quisimos ir al baño. Gritábamos y nadie contestaba, tampoco a las señas que les hacíamos, hasta que no pudimos más. Mi compañera y yo pensamos que si tapábamos la cámara desde la que nos vigilaban, vendrían”. Llevaban más de 12 horas sin ir al servicio, y lo consiguieron no sin antes escuchar insultos y descalificaciones como “zorras, si volvéis a tapar la cámara os dejamos sin comer”, tal y como expresa la estudiante universitaria.

Más tarde se enteraron que podrían haber pasado a disposición judicial el domingo si la Policía hubiera preparado los trámites, pero no lo hicieron y tanto esta joven como sus dos amistades no salieron de Moratalaz hasta el lunes en dirección Plaza de Castilla. Con lágrimas en los ojos, relata a El Salto lo que sucedió después de salir del tribunal que le tomó declaración: “Abracé a mi madre porque me sentí muy sola todas esas horas que había estado detenida. Yo me pasé semanas con miedo. Justo me acababa de sacar el carné de conducir y cuando veía unas luces de Policía me daba miedo”.

Ese miedo ha vuelto ahora, cuando más de cuatro años después tanto ella como dos de sus amistades serán juzgadas. “No sé qué va a pasar. Ves otros casos de represión y te pones en lo peor, aunque me siento muy apoyada con mi círculo”, explica. Alejandra Matamoros será su defensora en el juicio. A ella no se le olvida cómo el menor que les acompañaba aquella tarde de octubre de 2019 y que terminó detenido y juzgado por los mismos delitos, acabó absuelto.

“Estos chavales estaban lejos del tumulto, se iban a sus casas ya y justo les detienen dos policías de paisano"

Un juicio contra el derecho de manifestación

“Estos chavales estaban lejos del tumulto, se iban a sus casas ya y justo les detienen dos policías de paisano. Es curioso que los policías puedan determinar que ellos provocaron disturbios en Callao cuando en esa plaza había unas mil personas difícilmente reconocibles”, relata la abogada. A sus ojos, “como todos los juicios políticos, este es una moneda al aire”. Sí se tendrá en cuenta que en ningún caso les requisaron materiales punzantes o peligrosos, tan solo unos folletos repartidos durante la manifestación.

“Nosotros creemos que en los juicios políticos la defensa debe ser política, revestida de elementos jurídicos básicos para decir que no se ha cometido un hecho delictivo. Y lo más importante, que este juicio representa una vulneración del derecho a la libre manifestación y como tal debe ser defendido”, se explaya Matamoros, también integrante del MAR Madrid.

“Es curioso cómo funcionan las cosas: mientras el parlamento habla de amnistía, los que luchan por ella desde hace años en la calle están siendo perseguidos”

Según Fernández, portavoz del colectivo, “ahora todos tenemos en la boca la amnistía, pero no sabemos si alcanzará a los miles de encausados catalanes que están en prisión por apoyar de una manera u otra la independencia o se quedará para Puigdemont y sus cuatro amigos”. Desde el MAR Madrid quieren poner de relieve a todas aquellas personas que también se han visto obligadas a someterse a un proceso judicial únicamente por luchar por lo que consideran justo, como numerosos sindicalistas y activistas por la vivienda.

“Es curioso cómo funcionan las cosas: mientras el parlamento habla de amnistía, los que luchan por ella desde hace años en la calle están siendo perseguidos”, finaliza el mismo Fernández.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Referéndum del 1 de octubre
Represión El Tsunami de solidaridad que necesita el periodista Jesús Rodríguez
El redactor de La Directa lleva nueve meses en Suiza para escapar de las represalias de ser acusado de terrorismo por ejercer el periodismo.
Libertades
Libertades La sentencia contra Dani Gallardo ubica los altercados en una zona distinta al registro gráfico
Testimonios y vídeos publicados en redes sociales la noche en que Gallardo fue detenido desmontan la versión reflejada en la resolución condenatoria.
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Israel declara “terrorista” a la UNRWA y le prohíbe operar en el país
Días después de que Reino Unido reinicie el financiamiento de la agencia de refugiados de la ONU, el Parlamento israelí aprueba tres leyes que prohíben la actividad de esta organización y criminaliza a sus 30.000 trabajadores.
Venezuela
Elecciones presidenciales Venezuela hacia el 28J: unas elecciones en las que por primera en una década cualquier cosa puede pasar
La oposición de derechas concurre sin exclusiones, vetos ni llamadas a la abstención con un candidato de consenso, Edmundo González, que podría arrebatar el poder a Nicolás Maduro.
Gobierno de coalición
Transfobia y contratos irregulares El silencio en el PSOE y la presión de los colectivos precipitan el cese de Isabel García
La directora del Instituto de las Mujeres fue elegida en noviembre de 2023 por la ministra de Igualdad, Ana Redondo. Su nombramiento lanzó un mensaje de cambio de rumbo en el Ministerio por los posicionamientos transexcluyentes de García.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Arte político
Soledad Urzúa “Utilizar un desecho agrícola para crear obras de arte permite transmitir un mensaje de amor”
Llega a Madrid “Metáfora Vegetal”, una exposición de la artista chilena Soledad Urzúa. Sus obras, creadas armónicamente con colores de óleo y materiales desechados como hojas de maíz, despiertan los sentidos.

Últimas

Ecoembes
Reciclaje La CNMC se harta del monopolio de Ecoembes y Ecovidrio
El organismo vuelve a señalar a las dos empresas de reciclaje copan el mercado y pide más transparencia y control sobre ellas.
Reforma laboral
Trabajo y precariedad Europa da la razón a UGT y fuerza al Gobierno a mejorar las condiciones de los despidos
Tras el fallo del Comité Europeo de Derechos Sociales sobre despidos improcedentes, Yolanda Díaz convoca a sindicatos y patronal para reformar la ley.
Violencia machista
Violencia de género El sistema puede proteger a las mujeres también sin denuncia (y Marlaska debería saberlo)
El sistema Atenpro o la posibilidad de acceder a un título habilitante de víctima para poder solicitar algunas ayudas son dos formas de búsqueda de salidas a una situación de violencia. Además, desde 2021 las policías cuentan con un protocolo.
Bangladesh
Asia Los estudiantes de Bangladesh ponen contra las cuerdas al Gobierno de Sheikh Hasina
Estudiantes universitarios combaten en las calles contra una ley que reserva al entorno del gobierno la mayoría de los puestos públicos, en una revuelta que apunta contra la pobreza extrema que afrontan cientos de miles de jóvenes.
Redes sociales
Influencers conservadoras ‘Tradwives’: las redes sociales ponen de moda el ideal de mujer del fascismo
Estee Williams, en EE UU, o Roro, en España, son algunas de las caras del fenómeno de las ‘tradwives’, que defienden, estetizan y monetizan el confinamiento de las mujeres en el espacio privado, máxima de cualquier régimen autoritario.
Más noticias
Estados Unidos
Elecciones EE UU Netanyahu afirma que Israel y EE UU seguirán siendo aliados sea quien sea el próximo presidente
La candidata designada por el presidente Joe Biden ha defendido el derecho de Israel a “defenderse” y los principales argumentos del sionismo. Sin embargo, en los últimos meses ha elevado el tono de crítica a los ataques sobre la Franja de Gaza.
Andalucía
Medio Ambiente Las playas de Andalucía, a punto de desaparecer según un informe de Greenpeace
50 playas andaluzas se encuentran en peligro de desaparecer por la subida del nivel del mar en diez años, Greenpeace denuncia como uno de los causantes los megaproyectos turísticos en el litoral.
Opinión
Opinión Trump y la profecía
Cualquiera que haya prestado atención a la historia de la humanidad sabe que siempre se puede ir a peor. Desde hace tiempo es ahí hacia donde vamos.
Palestina
Palestina Sobre Ghassan Kanafani, los fedayines y los torturados en Gaza
El pasado 13 de julio se cumplían 52 años del asesinato de Ghassan Kanafani. Su memoria y enseñanzas siguen vivas.

Recomendadas

Ocupación israelí
Ocupación israelí El teatro de la libertad de Yenín: resistencia a través del arte
Una iniciativa de teatro social en medio de la ocupación y las incursiones armadas israelíes en Cisjordania.
Personas con discapacidad
Itxi Guerra Itxi Guerra, activista anticapacitista: “Lo 'diska' muestra dónde falla el capitalismo y cómo dinamitarlo”
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.
Historia
Historia Chipre recuerda los 50 años de invasión turca
Se cumple medio siglo del ataque, seguido por la división y ocupación de la isla a manos del ejército turco. La izquierda chipriota critica el estancamiento de las negociaciones de paz y la falta de interés de Bruselas.