Tribuna
Tragedia y farsa en el municipalismo madrileño

El concejal de Ahora Madrid, Pablo Carmona, denuncia el abandono de las estructuras colectivas, la democracia interna y el programa político por parte de la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena.

Ahora Madrid PEF
Seis concejales de Ahora Madrid se ausentaron de la votación de los presupuestos municipales en diciembre de 2017 David F. Sabadell
Pablo Carmona

Es miembro de la Fundación de los Comunes.

22 nov 2018 13:06

Se consuma el Carmenazo. Hoy tiene lugar la primera puesta en escena del proceso abierto por Manuela Carmena. A pesar de que en el mes de septiembre demasiados sectores de izquierdas miraron hacia otro lado y quitaron hierro al asunto, toca a su fin la tragedia de Ahora Madrid. Quien fue encumbrada por los más variados actores municipalistas y del cambio en 2015 ha decidido volar sola y sin ataduras. Ligera de equipaje, a lo largo de estos años Manuela ha demostrado que le sobraban los partidos, pero también las estructuras colectivas, la democracia interna y —sobre todo— el programa.

La semana pasada el SAMURSocial denunciaba que el Ayuntamiento de Madrid había expulsado de sus albergues a numerosas familias de refugiados, nada nuevo para los profesionales del sector que desde hace meses venían avisando que familias enteras eran mandadas a vivir debajo de un puente por los servicios de acogida. No menos trágico fue comprobar también en 2018 que la Empresa Municipal de la Vivienda estaba desahuciando familias vulnerables de sus pisos.

Con ello, poco margen quedaba para hacer cumplir uno de los puntos centrales del programa de Ahora Madrid: parar los desahucios. Fondos buitre, entidades bancarias, SAREB o la Agencia Social de la Vivienda se aprendieron de memoria la lección. Si el Ayuntamiento desahuciaba a familias vulnerables, ¿con qué argumento ético o político se podía pedir lo mismo a otras entidades privadas o públicas?

Lo que había sido una estructura llamada a abrirse y diseñarse de forma colectiva tendería poco a poco a conformar una potente pirámide, eso que denominamos la monarquía municipalista de Madrid

Y es que todo lo que hizo posible el proceso municipalista madrileño de 2015 fue una buena batería de propuestas empujadas desde los movimientos sociales de la ciudad y de un nutrido grupo de personas y organizaciones sociales y políticas de nuestra ciudad. Ambos factores formaron una densa tela de araña y la estructura suficiente para aupar a un grupo de concejales y al propio equipo de la alcaldía a gobernar esta ciudad. De hecho, la construcción de la imagen pública de la propia figura de la alcaldesa fue posible gracias a ese esfuerzo colectivo y la enorme credibilidad ética de nuestro proyecto. La honradez y la apuesta por un programa participativo o la firma del mismo como contrato de obligado cumplimiento por parte de los candidatos y candidatas fueron las señas de identidad de aquella nueva forma de hacer política.

Sin embargo, la campaña electoral y los propios resultados electorales liquidaron los pactos y acuerdos alcanzados. Lo que había sido una estructura llamada a abrirse y diseñarse de forma colectiva tendería poco a poco a conformar una potente pirámide, eso que denominamos la monarquía municipalista de Madrid.

Un paseo por Madrid

Una de las anécdotas que mejor ilustra semejante descalabro es el recorrido en autobús que Ahora Madrid organizó durante la campaña electoral por los grandes pelotazos urbanísticos del Partido Popular. Aquellos ejemplos del gobierno financiero y especulativo impuesto en nuestra ciudad quedaban recogidos tanto en el programa electoral como en el pacto contra la especulación al que se sumó Ahora Madrid. El recorrido de ese día señaló lugares como Canalejas, el Taller de Precisión de Artillería (TPA), las Cocheras de Cuatro Caminos y, por supuesto, la Operación Chamartín como ejemplo de que estaba sucediendo en Madrid.

Hoy —casi cuatro años después— todos esos proyectos con sus correspondientes demoliciones de patrimonio histórico de nuestra ciudad, han sido aprobados por el núcleo duro del gobierno del cambio con los votos del PP. Este hecho ilustra la realidad de la nueva candidatura, más preocupada por desatarse de cualquier construcción colectiva y de los correspondientes compromisos programáticos que de cualquier otra cosa.

En demasiadas ocasiones esta crítica se ha querido interpretar como el viejo mal de la izquierda, empecinándose en cambiar una coma o al enrocarse en posturas ideológicas de matiz con una moraleja de fondo, la sempiterna desunión de la izquierda. Razones que evitan contestar la pregunta central ¿cómo es posible que el Ahora Madrid que conocimos en 2015 esté ejecutando una buena parte del programa de ciudad de la derecha? Por desgracia, en materia de urbanismo el PP —o al menos su programa—, no ha dejado de gobernar nuestra ciudad.

También hoy se abre una enorme incógnita para aquellos actores que fueron centrales en 2015 y que andan entre tocados y hundidos. Los sectores municipalistas autónomos tomamos nuestra decisión hace ya meses, no concurrir con Carmena y pensar nuevos procesos municipalistas que reabran la situación de cara a futuro. Podemos —abandonado a su suerte por los suyos en favor de Carmena—, se debate en una batalla que Manuela ya les ha ganado. Mientras, Izquierda Unida no ha dado pasos definitivos cuando el margen de maniobra se agota.

Entre tanto juego de tronos, se ha descuidado el flanco izquierdo del electorado y a las próximas municipales en Madrid concurrirán dos opciones que luchan por el tradicional electorado del PSOE. La singularidad de Ahora Madrid en los barrios del sur, las clases populares y el voto netamente de izquierdas e incluso una parte del clásico abstencionismo libertario y de movimientos que se movilizó en 2015 ya miran de reojo la opción de abstenerse. Hipótesis que, de confirmarse, devolvería a Madrid a posiciones pre-15M, cuando elección tras elección nuestras ciudad sacaba su alma más conservadora.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Tribuna
Tribuna En CC OO no hay cascadas, solo grifos cerrados
En empresas estatales como Lidl, CC OO ha denunciado que en Bizkaia y Araba se aplican condiciones de trabajo diferentes (mucho mejores) y ha publicado hojas informativas exigiendo que se empeoren las condiciones en la Comunidad Autónoma Vasca.
Tribuna
Tribuna Antigitanismo al desnudo: la silla vacía en el Parlamento Europeo
Doce millones de personas de la UE ven vulnerado el derecho fundamental más elemental en democracia: el derecho a la representación política.
Tribuna
Tribuna Ni guerra entre pueblos, ni paz entre clases
Cuando se habla de guerra en la retaguardia a las clases trabajadoras se nos está anunciando que debemos renunciar a subir sueldos, a aceptar una mayor intensidad del trabajo, más explotación, en beneficio de una economía dirigida a la guerra.
Elbarruso
23/11/2018 12:18

Este artículo se empezó a escribir el día siguiente que Carmena gano las primarias, cuando dejó bien claro que ni era de Podemos, ni estaba comprometida con el programa, puesto que no lo había hecho ella, lo que es lo mismo, ignoraba lo que mucha gente había señalado como prioridad a ejecutar si se conseguía el Ayuntamiento de Madrid. Una vez se gana el Ayuntamiento lo que hemos percibido es una de cal y otra de arena, en cuanto a desahucios hay un trabajo hecho que puede ser insuficiente, en cuanto a remunicipalización han dejado mucho que desear en muchos sectores, en cuanto a la especulación más de lo mismo...
Y si de todo esto y varias asuntos más no se puede conseguir, pues nos falta una explicación real del porqué...
Está claro que no son lo mismo que hemos tenido durante 20 años en Madrid y que hay muchas mejoras que han conseguido, aunque en mi opinión hay ciertos asuntos que son solo de cara a la galería y muchas otras se van quedando en el olvido, pero al final no nos hagamos ilusiones, no hay alternativa que vaya a tener masa social para ganar el Ayuntamiento o hasta el momento no se la ve por ningún lado...
Al final visto lo visto, resignación y a lo menos malo, pero vigilando porque siempre hay límites ...
http://elbarruso.simplesite.com/

6
4
#26562
23/11/2018 12:05

Pobre. Lo lloramos contigo? Se acabó el recreo, chaval: ahora hay que trabajar, no asaltar cielos. Los niños, a clase. Dejad paso a los mayores.

4
11
Víctor VmG
23/11/2018 7:56

Yo desde mi humilde opinión, creo que entrar en una gran casa con gente que lleva años trabajando de una manera, es muy dificil cambiarlo todo, incluso hay costumbre arraigadas en gente como cultura de vida. Lo que se está haciendo es desmantelar mucho de lo que hay y limpiar y creo que se hace un gran trabajo y duro, a veces hay que estar para entender, y sobre todo mirar los resultados finales, y si suman o restan, y para mi, suman y no restan, por lo menos a mi gente de a pie. Miremos con dignidad, y si hay que cambiar algo, luchemos por ello, sumemos. Seguir adelante valeis mucho y unidos podemos hacer más.

15
8
antxonmonforte
23/11/2018 2:03

Después de más de una década sin votar, las últimas elecciones sentí unas mariposillas ilusionantes en mis cirrósicas entrañas y me dije "carallo, quizás te equivocas, quizás el poder no corrompe, quizás sí se puede luchar contra ese poder económico neoliberal que tiene en nómina al poder político, quizás podemos optar por un mundo mejor". Voté por Compromís en las locales y por Podemos en las nacionales. Pasará al menos otra década hasta que me decida cambiar un domingo en mi huertecillo por esta farsa de democracia. Claro que el poder corrompe. Y se sube a la cabeza. Y se incumplen promesas. Vivimos en el reinado del marketing político. De la hipocresía. Y de los sueños muertos. Y la única forma de hacer de este mundo un sitio un poco mejor es pasar de los políticos, de todos los políticos, y aplicar el único carro de combate con el que puedes luchar: tu cesta de la compra responsable y solidaria, y siendo una persona decente e íntegra en tu pequeño entorno. A los políticos, viejos y nuevos, que les den.

13
4
#26742
26/11/2018 20:39

cada uno podemos tener los motivos que sean para no hacer nada por el cambio social: miedo a perder lo poco que tengamos, a levantar la voz, al esfuerzo que supone la lucha o sólo al mero hecho de dedicar nuestro tiempo a algo diferente a nosotros mismo.

entiendo, pero no comparto la actitud pasiva

pero al menos, se sincero contigo mismo, a través del consumo no se va a cambiar absolutamente nada porque los problemas vienen por otro sitio

1
2
#26538
22/11/2018 22:06

Hola Pablo, de acuerdo con todo lo que dices, pero basta de lamentos. ¿Es que la gente que estáis al frente de nuestras ilusiones no pensáis en presentar vuestra propuesta que aglutine a la verdadera izquierda?. Por favor, no queremos abstenernos, somos miles. Por favor, adelante y gracias.

12
0
Muy mosqueado
22/11/2018 21:39

Los votos detrás de los que corre Carmena no están aquí, y si para obtenerlos hay que reforzar el statu quo con políticas tibiamente liberales, pues que le vamos a hacer, lo bueno suele ser enemigo de lo excelente. Por el camino Carmena ha liquidado a Podemos en Madrid, pero es por una buena causa, la suya.

6
1
#26534
22/11/2018 21:03

Los huérfanis que deja Ahora Madrid necesitamos otra candidatura ya mismo. Basta de lamentarse, por favor.

11
1
#26683
25/11/2018 14:09

Qué tal si no dejáis en manos de otros los que tendríais que hacer vosotros. Más hacer y menos votar. Que no va venir ningún salvador ni mesías.

6
1
#26707
25/11/2018 22:14

¿Y tú que sabes lo que hacemos o dejamos de hacer?.

0
1
#26529
22/11/2018 18:49

Yo no voto a la "izquierda" para que me gestione "bien" el capitalismo de amiguetes español. Es más, lo único que hace es manchar su nombre en el lodo. Anti-Carmena y Anti-Podemos. Que se busquen sus sillones sin mi ayuda.

15
6
Izquierda propositiva
22/11/2018 14:43

A mí me gustaría preguntarte al autor si conoce alguna expresión municipalista que no sea lo que achaca que no hace Ahora Madrid. Me parece que parte de la izquierda más utópica tiene miedo a las implicaciones y contradicciones que implica gobernar. Quizás si dejáramos estos artículos y los egos a un lado, fuéramos un poco más comprensivos hacia el narcisismo político de las organizaciones y sus tradiciones, nos iría mejor. Igual me equivoco, pero si que me gustaría que me hablaran de que podemos hacer en vez de ser tan pesimistas. Ya sé que siendo marginal se está muy cómodo, pero hay que empezar a levantar cabeza una vez que en 2014 una parte de la izquierda lo hizo.

11
36
#26501
22/11/2018 15:05

Al menos lo que se está haciendo en Barcelona, mucho mucho más frente a los desahucios y la crisis de vivienda, la remunicipalizacion, la energía, etc. Carmena simplemente no ha querido hacerlo.

20
3
#26506
22/11/2018 16:14

No estoy de acuerdo con el tema desahucios se han parado la mayoria porque estaba Ahora Madrid. No se ha podido parar alguno pero tambien se intentó. No se puede comparar con el gobierno fascista del pp. Eso es querer hacer daño.

5
17
#26505
22/11/2018 16:11

Porque os empeñais en comparar el gobierno de AM con Carmena con el del PP. Es increíble que siempre estemos igual sin darnos cuenta lo complicado que es gobernar y enfrentarse a los poderes.y por eso mismo deberiamos ser comprensivxs y cuidadarnos y ser positivxs

5
16
Nemoroso
22/11/2018 16:23

No has entendido nada. Y lo peor es sospechar que haya muchos/as como tú. Esos que piensan que hay que gobernar a cualquier precio (también renunciando a las ideas propias, si van contra la corriente más poderosa). Esos que piensan que hay que ocupar espacio de poder, aunque sea para que otros no los ocupen, aunque finalmente nada se pueda transformar en el sentido que deseamos porque creemos más justo

25
2
Palestina
PALESTINA Petiscos para pedir o cese do apoio da USC a Israel
A Asemblea Internacionalista do Estudantado de Compostela organiza unha xornada de portas abertas na xerencia da USC para pedir que se aproben as demandas contra o xenocidio.
Unión Europea
Unión Europea El giro von der Leyen en política de fronteras y el 'modelo Ruanda'
La actual estrategia de Bruselas se basa en pagar a terceros países en África y Asia para que contengan la llegada de migrantes sin garantizar que se respeten los derechos humanos.
Contaminación
Informe 'Calidad del Aire 2023' Dos tercios de la población de España respiraron aire demasiado contaminado en 2023
El informe ‘Calidad del aire 2023’, elaborado por Ecologistas en Acción, remarca que España incumple tanto los niveles máximos de contaminación atmosférica recomendados por la OMS como los nuevos límites aprobados por la UE.
Artes escénicas
Artes escénicas María San Miguel quiere hacer un teatro “que te pase por el cuerpo, hasta la arcada si es necesario”
La actriz, directora y productora afronta con su compañía Proyecto 43-2 un montaje documental que parte de Federico García Lorca y entra de lleno en la cuestión de la memoria histórica, las fosas comunes del franquismo y el teatro que se hace hoy.
Aborto
Derecho al aborto El Constitucional tumba el recurso de Vox contra la reforma de la ley del aborto
La mayoría progresista de este tribunal asegura que la Ley 1/2023 de salud sexual y reproductiva es constitucional y avala, entre otros aspectos, que mujeres de 16 y 17 años puedan abortar sin la necesidad de consentimiento paterno.
Sidecar
Sidecar Tras el euroescepticismo: la extrema derecha y la Unión Europea
Lo que se está produciendo en la Unión Europea, es un giro a la derecha en la composición del Parlamento, pero el euroescepticismo estridente ha sido sustituido por un reformismo tibio.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Francia
Francia El Frente Popular se pone en manos de la movilización y el miedo a la ultraderecha
La coalición unitaria de las izquierdas confía en que una mayor participación, sobre todo de los jóvenes, contrarreste las tensiones internas y la demonización mediática en la campaña de las legislativas en Francia.
Poesía
Poesía china La ‘poesía femenina’ en China: rompiendo barreras y forjando identidades
El colectivo Queering All, un grupo de la diáspora china feminista y LGBTIQ+ residentes en Madrid, organiza el evento Un puente hacia la poesía china.
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Genocidio
Genocidio Crece el boicot a empresas que trabajan con Israel: Barclays, excluido de los festivales británicos
La multinacional Intel anuncia que congela una inversión de 25.000 millones de dólares en Israel. Crecen los problemas financieros e internos para el régimen de Benjamin Netanyahu.
Ecología
Euskal Herria La expansión del Guggenheim a Urdaibai avanza con la demolición de la histórica fábrica Dalia
Las obras para el desmantelamiento de la histórica cubertera ya están en marcha. Vecinas y asociaciones siguen luchando para detener un proyecto que, antes de las elecciones, había quedado en stand by.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Cine
Cine ‘Alumbramiento’, una ficción recupera la historia real de las madres de Peñagrande (y de los bebés robados)
La segunda película del director Pau Teixidor aborda el internamiento en centros de adolescentes embarazadas y el robo de recién nacidos en un Madrid que celebraba la victoria electoral del PSOE de Felipe González.

Recomendadas

Migración
Fronteras Libia-Creta, la nueva ruta migratoria del Mediterráneo Oriental
Recientemente, una nueva ruta migratoria se ha dibujado en los mapas del Mediterráneo Oriental, la que une Libia con las islas griegas de Creta y Gavdos, ajenas antes al trasiego migratorio.
Alimentación
Claudia Polo “Nunca ha habido tanta información sobre el comer y nunca hemos estado tan desconectados de la alimentación”
En su nuevo libro, ‘Entorno’, la comunicadora gastronómica Claudia Polo invita a analizar la relación que tenemos con la comida, redescubrirla y acercarnos con intuición a la cocina.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.