Derecho a la vivienda
Bajos turísticos en Valencia: la gota que colmó el vaso de la turistificación

La Moratoria sobre apartamentos turísticos de Mª José Català no convence a las asociaciones vecinales por ser un parche temporal que no busca la solución al problema.
bajo turistico valencia2
bajos turísticos puestos en funcionamiento dos semanas antes de fallas en el distrito de Algirós Jose Ángel Sánchez Rocamora

Al principio eran los ruidos de las maletas a diario, las fiestas entre semana a todo volumen en un piso de la finca de la esquina o las discotecas para los turistas en los barrios residenciales. Más tarde comenzaron a aparecer negocios de autoservicio de lavadoras, bares y restaurantes con precios desorbitados y cartas en inglés. En cada vez más barrios se veía como expulsaban a vecinos por no poder pagar los alquileres y como bajaban para siempre las persianas de los negocios orientados hacia ese público que dejaba sus casas.

Ese proceso denominado gentrificación, turistificación, que viene siendo la venta de la ciudad al mercado, al sector económico del turismo. Dentro de toda esta problemática ha habido algo que ha colmado el vaso y que ha terminado por poner en pie de guerra a la ciudad de Valencia: el auge descontrolado de los apartamentos y bajos turísticos de este año. Demasiado visible para ser ignorado.

Datos alarmantes para un problema previsible

Según datos del registro del Turismo de la Generalitat en la ciudad de Valencia hay 5.800 viviendas turísticas, pero en los portales turísticos se ofertan alrededor de 10.000, lo que significa que sólo la mitad de ellas son legales. Del informe de la Fundación de Turismo Municipal, Visit Valencia, y el Servicio de Licencias Urbanísticas y de Actividades del Ayuntamiento se obtienen los siguientes datos: en la ciudad de Valencia, desde abril del 2023 hasta el mismo mes de este año, las viviendas de uso turístico se han incrementado en un 33%, actualmente son alrededor de 8.000.

En cinco meses de este 2024 se han realizado más solicitudes y declaraciones presentadas de viviendas turísticas, un total de 733, que las viviendas de uso público que tiene el ayuntamiento

En cinco meses de este 2024 se han realizado aún más solicitudes de este tipo de viviendas, sobre todo en bajos, que llegaron a 411 licencias, siendo la suma entre solicitudes y declaraciones presentadas un total de 733; a día de hoy son más que las viviendas de uso público que tiene el ayuntamiento. Los estudios en los que se basa la moratoria son claros, este crecimiento “conlleva un riesgo cierto de desbordamiento de la capacidad de acogida del turismo que tiene València”, además de sus consecuencias a nivel socioeconómico sobre el entramado social de los distintos barrios. De entre las más importantes son la contribución al aumento del precio del alquiler, la expulsión de vecinos con arraigo, la desaparición de comercios locales, la perdida de gobernanza de los ciudadanos sobre su propia ciudad y la terciarización de la economía.

Pero no hay que olvidar el contexto en el que como la mala hierba han crecido rápidamente las viviendas turísticas. En Valencia a día de hoy solo hay 2.000 viviendas de alquiler ofertadas en las principales plataformas digitales. Su precio llegó al máximo en mayo, ya es superior a la media de las cuotas hipotecarias y supera el salario mínimo interprofesional, obligando a muchas familias a gastar hasta el 80% de sus ingresos en alquiler.

El informe de la Cátedra Observatorio de Vivienda de la Universitat Politécnica de València apunta a que en los últimos cuatro años ha aumentado en un 64% el precio por metro cuadrado de compra y alquiler

El precio medio de alquiler de un piso más que modesto está en 1600 euros y - según qué distrito – el alquiler de una habitación es de 500 euros. El informe de la Cátedra Observatorio de Vivienda de la Universitat Politécnica de València apunta a que en los últimos cuatro años ha aumentado en un 64% el precio por metro cuadrado de compra y alquiler, dejando a Valencia como la ciudad del estado donde más se han incrementado los precios. Los más afectados son los jóvenes que ven cómo se retrasa o directamente nunca llega la emancipación, los inmigrantes y las mujeres con hijos a cargo que sufren la discriminación inmobiliaria.

Cronología de las normativas sobre los bajos turísticos en la ciudad de Valencia

Antes de la llegada del gobierno del Botànic no había ningún tipo de regularización para los pisos turísticos, aunque ya en 2019 la ley estatal de arrendamientos urbanos se modifica e impone los primeros requisitos: “...la reforma del régimen de propiedad horizontal que explicita la mayoría cualificada necesaria para que las comunidades de propietarios puedan limitar o condicionar el ejercicio de la actividad económica…”, de donde surge parte de la actual autodefensa vecinal.

Un año antes, en 2018, es en la modificación de la ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad de la Comunitat Valenciana donde se regula de manera específica que es una vivienda turística, sus características, y la necesidad de una compatibilidad urbanística. En el caso de Valencia la normativa del Plan General se modificó y permitió la apertura de viviendas turísticas en las primeras plantas de los edificios siempre que no hubiese otros pisos no turísticos y en las plantas bajas siempre que no hubiese otros bajos con actividades comerciales.

Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda Bustinduy avanza con su plan para prohibir la publicidad de pisos turísticos ilegales
El Ministerio de Derechos Sociales y Consumo inicia una investigación de la publicidad de pisos vacacionales ilegales en Airbnb y otras plataformas.

Después de la pandemia, y con la excusa de revitalizar la economía y los comercios que se habían cerrado, se realiza otra modificación del PGOU, encabezada por Sandra Gómez del PSPV y en el gobierno encabezado por Joan Ribó, que permite compatibilizar los bajos turísticos con bajos con otras actividades comerciales. En ninguno de los casos se realiza ningún tipo de regularización, más allá de leyes creadas ad hoc.

Otros casos aparte son el del Cabanyal y Ciutat Vella, en el primero se aprueba el PEC (Plan especial del Cabanyal) donde ya se apuesta por un máximo de un 10% de la vivienda de uso turístico, y en el segundo el PEP (Plan Especial de Protección) donde se hizo un intento de moratoria para la vivienda de uso turístico, que el TSJ de la CV tumbó a favor de interpretaciones más proclives a la liberalización. Medidas que han creado la oposición de los vecinos y vecinas del barrio, por considerarlas excesivas en cuanto a la permisibilidad de tanta vivienda turística e insuficientes mecanismos legales para frenarlas. Tampoco han contado con su participación. Al llegar a este punto, se ha demostrado que no han sido eficaces: se han desbordado las cifras de apartamentos turísticos tanto legales como ilegales.

Moratoria del gobierno de Català: otro parche más sin una solución a futuro

La moratoria a las viviendas turísticas - que acaba de presentar el nuevo gobierno formado por el PP y la extrema derecha, y que ha contado con el apoyo de todos los grupos políticos, - llega tarde y es insuficiente; además solo se refiere a viviendas de uso turístico ubicados en bajos o en primeras plantas, sin contar con hoteles o bloques de apartamentos turísticos. No se realiza ninguna regularización a futuro, ya que es de un año prorrogable a solo uno más. Excluye a los dos barrios más afectados: Ciutat Vella y al Cabanyal por tener ya regularizaciones, a pesar de que no hayan funcionado. Tampoco incluye a las pedanías como la Torre, Benimamet, Carpesa, Poble Nou, La Punta, El Palmar, El Saler y El Perellonet.

La moratoria no se aplicará a las viviendas que hayan solicitado la licencia o las declaraciones presentadas anteriormente a la fecha de su publicación, lo cual implica que van a legalizar cientos de apartamentos turísticos más

Por último, la moratoria no se aplicará a las viviendas que hayan solicitado la licencia o las declaraciones presentadas anteriormente a la fecha de su publicación, lo cual implica que viendo el número tan elevado de solicitudes del mes de mayo se vayan a legalizar cientos de apartamentos turísticos, tensionando aún más los barrios.

Ferran Puchades, regidor del Grup municipal Compromís en l’Ajuntament de València afirma que han votado por coherencia, pero que su propuesta es “que seguiremos proponiendo la redacción de un Plan de ordenación de todos los recursos turísticos: apartamentos, bloques de apartamentos, hoteles, albergues y hostales, que defina los límites que puedan ocupar en los diferentes barrios de la ciudad, poniendo como máximo un 5% de las viviendas de cada manzana y una tasa turística acorde a la existente en las ciudades turísticas europeas”.

Valencia, una ciudad organizada barrio a barrio frente a la turistificación de la ciudad

Los barrios más afectados son, sin lugar a dudas, el Cabanyal y Ciutat Vella, seguido de la Saïdia, pero también otros barrios que anteriormente no se habían afectado: Benicalap, Ciutat Fallera, que ha pasado de 76 a 157 viviendas registradas; Rascanya, Torrefiel, donde han aumentado un 69%, Olivereta y Patraix con una subida del 65%; seguidos por La Isla, L’Amistat y Algirós.

Desde la Associació Veïnal Cuidem Cabanyal-Canyamelar, que, junto con el Sindicat de Barri Cabanyal y el Sindicat d’Habitatge de València, están mapeando las viviendas turísticas tanto legales como ilegales, protagonizaron una acción conjunta señalando viviendas turísticas mediante pintadas en el suelo de los bajos turísticos con el lema “Alerta Vivienda Turística” y convocaron a una asamblea abierta para organizarse. “Negoci de pocs, misèria de molts” (Negocio de pocos, miseria de muchos) - afirman desde los sindicatos y la asociación, que denuncian el aumento del 40%, más de 1.000 viviendas dedicadas al turismo en el último año, que, por supuesto, supera el 10% que se preveía en el PEC. Además, desde la asociación, se ha montado un punto de información vecinal para asesorar y denunciar las viviendas turísticas en el barrio.

Desde la asociación remarcan que hay otro tipo de vivienda turística camuflada en residencias de estudiantes llamadas Flexy living (alojamiento flexible) o el coliving donde se alquilan pequeñas habitaciones y que se están utilizando también como uso vacacional

Cuidem Cabanyal criticó fuertemente la moratoria del 10% mediante alegaciones, porque además de ser excesiva, había que sumar la oferta hotelera, temporal y las residencias de estudiantes con las que ya lo superaban, denunciado la propuesta urbanística como un paso más en la terciarización y turistificación. Desde la asociación remarcan que hay otro tipo de vivienda turística camuflada en residencias de estudiantes llamadas Flexy living (alojamiento flexible) o el coliving donde se alquilan pequeñas habitaciones y que se están utilizando también como uso vacacional.

El caso de Ciutat Vella, el barrio más afectado, se han comenzado a llamar popularmente “jaulas para turistas” o cadafals de bous (cadalsos de toros), a los bajos turísticos con rejas y una salida al exterior. El precio del alquiler se ha visto incrementado en un 10% por el impacto de la vivienda turística, según el informe Cátedra Modelo Económico Sostenible València y Entorno (MESVAL). La asociación Amics del Carme alerta sobre la situación extrema del barrio y de que “se está vulnerando la legislación urbanística vigente, y el ayuntamiento mira hacia otro lado”, junto a Veïnat en Perill d'Extinció están denunciando la situación de expulsión de vecinos como consecuencia de los apartamentos turísticos.

La Saïdia Comuna: “los mecanismos de supervisión de la legalidad de los apartamentos turísticos son ridículos, con una falta de formación por parte de la policía y una saturación de los medios administrativos que tienen que llevarla a cabo"

La Saïdia Comuna es otra de las organizaciones que están luchando en contra del auge de planes urbanísticos como el PRI y el proyecto del macro hotel, además del incremento de los apartamentos turísticos. Es el barrio donde más denuncias se han puesto en contra de la ilegalidad de los bajos y que aun así para la asociación, “los mecanismos de supervisión de la legalidad de los apartamentos turísticos son ridículos, con una falta de formación por parte de la policía y una saturación de los medios administrativos que tienen que llevarla a cabo. Además, la ilegalidad de los pisos turísticos es algo a solucionar, pero no es una solución a la problemática. Se tiene que replantear el modelo de ciudad, la limitación de todo tipo de uso turístico”.

Desde Entrebarris nos explican que “…la moratoria de Català es fruto de un rechazo y una presión social que se estaba acumulando en todos los barrios y estaba a punto de explotar, y de muchas acciones directas con gran apoyo vecinal, esto ha obligado al ayuntamiento a posicionarse. De hecho, en la exposición de motivos del acuerdo se afirma que se ha creado un malestar social que podría provocar una fractura social. La medida consiste en tapar una olla a presión de lo que es claramente la venta de la ciudad al capitalismo y al mercado. El informe y el acuerdo reflejan lo que llevamos denunciando desde 2015 y ahora se acepta como realidad empírica. Por otro lado, tampoco toca los intereses de los empresarios hoteleros, es una medida que no habla de reducir ni de paralizar a un futuro la turistificación ni la gentrificación. Por lo que es necesaria una reversión de este proceso de expropiación por parte del mercado de la ciudad para reapropiarnos las clases sociales de su gestión…”

María José Broseta de la Federació d’Associacions Veïnals de València (FAAVV), también lleva tiempo alertando de la desaparición del pequeño comercio, ya que actualmente es más lucrativo convertirlo en un apartamento turístico

Sergi González, militante de Sindicat d’Habitatge de València y del Sindicat del Cabanyal afirma que, el gobierno de izquierdas no ha hecho ninguna medida para revertir esta situación, pero que además su acción política entra en contradicción con el modelo económico basado en el turismo y con la mercantilización de un derecho que es el de la vivienda y esto se ha traducido en la expulsión de vecinos debido principalmente a la subida del precio del alquiler. Para los sindicatos la vía de lucha es la acumulación de fuerzas de la clase trabajadora como opción para presionar a sectores privados ligados al turismo en casos concretos para que se vean obligados a respetar los derechos de la vivienda. Su propuesta pasa por gestionar la vivienda por parte de la clase trabajadora mediante la herramienta del sindicato y no en manos del mercado ni del estado.

María José Broseta de la Federació d’Associacions Veïnals de València (FAAVV), también lleva tiempo alertando de la desaparición del pequeño comercio, ya que actualmente es más lucrativo convertirlo en un apartamento turístico, y de la subida del precio de los alquileres, que se demuestra en que últimamente se están viendo habitaciones pequeñas compartidas entre varias personas. Desde su web se ha pronunciado rotundamente al respecto: “Queremos conocer y debatir la hoja de ruta para frenar la emergencia habitacional y la burbuja inmobiliaria creada alrededor de la especulación turística con la vivienda”.

bajo turistico valencia
Las conocidas popularmente como jaulas para turistas (bajos turísticos) se extienden a otros barrios de la ciudad como L'Amistat Jose Ángel Sánchez Rocamora

En lo que coinciden todas las asociaciones y sindicatos en en el efecto destructivo para el entramado social de los barrios, debido a que los nuevos residentes tienen un carácter temporal y vienen a consumir y no a establecer vínculos de otro tipo como sociales económicos o laborales.

La MataObras: Autodefensa vecinal

María Alandes y su equipo de LaMataObras han recorrido en los últimos meses la ciudad dando conferencias por todas las asociaciones de barrio, algunas que apenas estaban funcionando, explicando cómo defenderse desde las comunidades de vecinos de edificios afectadas o cómo hacer para impedir que se instale un bajo turístico. Con una comunicación sencilla pero directa explica cómo funciona el proceso en tres partes.

Primero la prevención, en el caso de que aún no haya pasado: en la comunidad de vecinos es posible mediante el voto de 3/5 partes de cuota de propietarios prohibir la posibilidad de instalación de un bajo turístico. Segundo, ¿qué pasa si tenemos ya una obra en marcha?: antes que nada, la documentación de la obra tiene que estar en la fachada y puedes llamar a la policía para que lo compruebe. Lo que nos encontramos es que, la gran mayoría de veces, el permiso está denegado o sólo hay una solicitud, aun así, es necesario notificar al ayuntamiento, que se pude hacer a través de las juntas de distrito u online.

También recomiendan realizar fotos por si hay irregularidades de cualquier tipo y denunciarlas, en este caso ya se trataría de probar por todos los medios. Si se paraliza la obra, están a tiempo de cambiar los estatutos e impedir la vivienda turística. Pero si ya se ha hecho la obra y está en funcionamiento, se puede investigar si tiene la licencia o no, mediante el registro de viviendas turísticas en Conselleria o el Ayuntamiento. Si no la tiene, la Conselleria pone multas, con un máximo de 3.000 euros (a veces las incluyen en el presupuesto de la propia obra), y otra vez estarían a tiempo de cambiar los estatutos. En el peor de los casos si tiene licencia y está generando molestias e impidiendo vivir dignamente a los vecinos ya sería similar a cuando una discoteca genera ruido o molestias, se trataría de llamar a la policía para acumular partes y poder denunciar.

bajo turistico valencia3
Otro ejemplo de local reconvertido en alojamiento turístico en València Jose Ángel Sánchez Rocamora

Sus tutoriales y conferencias han recorrido la ciudad rápidamente, incluso se ha hecho un acuerdo con los trabajadores riders que trabajan con Glovo, principalmente población racializada gravemente afectada por la subida de los alquileres provocada por los pisos turísticos, para repartir publicidad sobre cómo defenderse. Cientos de comunidades de vecinos han comenzado a hacer frente al turismo descontrolado.

Nacho Collado Gosálvez de la cooperativa El Rogle, despacho de abogados/as, investigadores/as sociales y mediadores/as especializados en estos casos reafirma lo que los testimonios de afectados nos cuentan: “Los fondos buitres e inversores no dudan en utilizar el acoso inmobiliario y amenazar con denuncias falsas a comunidades de vecinos y a particulares para conseguir lucrarse con la vivienda turística”.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Alquiler
Derecho a la vivienda Los sindicatos de inquilinos tildan de “ineficaz” la propuesta del Gobierno para los alquileres de temporada
Tras más de un año de espera, la propuesta del Gobierno para limitar la explosión de alquileres de temporada no servirá para resolver el problema, según los sindicatos de arrendatarios.
Alquiler
Alquileres Barcelona anuncia que no renovará más de 10.000 licencias de pisos turísticos
Collboni ha explicado que antes de noviembre de 2028, fecha máxima en la que caducan las licencias turísticas, se convertirán en pisos residenciales.
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Turismo
Organización social El turismo de masas revuelve a la España costera: un verano de movilizaciones contra la gentrificación
Las personas que viven en las zonas del Estado con los procesos de turistificación más avanzados han dicho basta. Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña o Valencia prometen un estío de protestas sin precedentes para reclamar un cambio de modelo.
Movimientos sociales
Instituto de las Mujeres Colectivos de personas trans pierden la paciencia con Isabel García: “Debe ser cesada de inmediato”
Plataforma Trans pide medidas contra la directora del Instituto de las Mujeres tras varias informaciones esta semana que apuntan a supuestos amaños en favor de la empresa de su mujer. FELGTBI+ espera una reacción del Ministerio Igualdad.
Palestina
Palestina La ocupación israelí de los territorios palestinos es ilegal según la Corte Internacional de Justicia
Israel viola la convención de Ginebra con su política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. Medidas como demoler propiedades palestinas y reasignarlas a colonos israelíes no son de carácter provisional y el efecto es irreversibles.
Libertades
Derechos y libertades Oleada de suicidios y revueltas en las cárceles italianas
En la cárcel de Trieste, 257 personas se hacinan en un espacio previsto para 150. Allí se desencadenaba la revuelta carcelaria más intensa de una oleada que dio inició hace pocas semanas.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Crisis climática
Cine y crisis climática Muyuna Fest, cine selvático para aprender a flotar en un mundo que se hunde
La primera muestra de cine flotante de la historia emerge sobre las aguas del barrio de Belén, en la ciudad de Iquitos (Perú) para fomentar la conservación de la Amazonía y la soberanía audiovisual de los pueblos originarios.

Últimas

Tecnología
Oligopolio tecnológico Un fallo de Microsoft provoca una caída internacional de servicios de transportes, bancos y emergencias
Una interrupción del servicio vinculada a la firma de ciberseguridad Crowdstrike y Windows ha paralizado la actividad de decenas de miles de empresas públicas y privadas poniendo de relieve la dependencia del oligopolio tecnológico.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Arte
Cristina Peña “Mi referente es la artesanía que nos dieron nuestros antepasados”
La cerámica artesana de Casa Peña Slow Atelier no iba a escapar de la turistificación. Su taller se traslada desde Churriana (Málaga), a un nuevo espacio en Úbeda, ciudad de tradición artesana que acoge la marca, sus ideas, y a la propia artista.
Migración
Migraciones Burocracia para los ‘refugiados de segunda’: siete jóvenes malienses ante el bloqueo del Estado al pedir asilo
Presos de la guerra, llegan a un nuevo territorio en búsqueda de mejores oportunidades, pero son presos de temporalidades y trámites burocráticos, mermando su estado anímico y dejándoles estancados en un limbo temporal que los anula como ciudadanos.
Más noticias
Sidecar
Sidecar El mismo filo de la navaja: Starmer contra la izquierda
Desde el principio de su liderazgo, Starmer y su equipo decidieron confundir el apoyo acrítico a Israel con una postura ecuánime contra el antisemitismo para poder utilizar esta confusión como un arma con la que matar a la izquierda.
Ocupación israelí
Derechos humanos Amnistía Internacional pide a Israel que ponga fin a la detención masiva y a la tortura de palestinos en Gaza
Un nuevo informe de esta organización de derechos humanos recoge testimonios de 27 exdetenidos entre ellos un niño de 14 años sobre torturas en los centros de detención israelíes.
Explotación laboral
Explotación laboral CC OO se persona contra Nacho Cano por dos posibles delitos contra los trabajadores
El sindicato ha confirmado este viernes que se personará como acusación contra el empresario Nacho Cano, investigado por traer a 17 bailarines mexicanos y mexicanas para trabajar en su espectáculo Malinche de manera irregular.
Opinión
Opinión Nacho Cano y la aplicación selectiva de la Ley de Extranjería
Las autoridades saben que más del 25% de las trabajadoras que atienden personas en situación de dependencia no tiene papeles, y no hay campañas de la policía o de la Inspección de Trabajo para encontrarlas.
Mugimendu Sozialista
Violencia policial La Ertzaintza desaloja el centro socialista Aresti de Bilbao
Decenas de jóvenes se manifestaron frente a los juzgados de la capital vizcaína para denunciar la actuación represiva del cuerpo policial

Recomendadas

Historia
Historia Chipre recuerda los 50 años de invasión turca
Se cumple medio siglo del ataque, seguido por la división y ocupación de la isla a manos del ejército turco. La izquierda chipriota critica el estancamiento de las negociaciones de paz y la falta de interés de Bruselas.
Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.
Mediterráneo
Fauna marina Compartir playa con tortugas marinas
En los últimos años se ha observado un aumento significativo de la anidación de la tortuga marina, y se espera que esta tendencia continúe en el futuro