Derecho a la vivienda
Un fondo buitre hace la vida imposible a 220 familias de Vallecas: desperfectos, goteras e inseguridad

Organizados en el Sindicato de Inquilinas de Madrid, los afectados se niegan a pagar las cláusulas abusivas de los contratos de alquiler y demandan que la gestora repare los numerosos e importantes desperfectos en la comunidad.
Vallecas Sindicato - 1
Eliana posa en la puerta de su casa, totalmente dañada por las goteras de aguas sucias. Guillermo Martínez
@Guille8Martinez
7 mar 2024 14:35

Unas 220 familias de Vallecas viven entre andamios y escombros, con puertas que no cierran por haberse podrido la madera del agua residual que cae y ensucia constantemente algunos pisos, con goteras que permean por completo las viviendas y en zonas cercanas a los cuadros de luz, con cortes de agua constantes y cláusulas abusivas en los contratos de alquiler. Así viven en el número 7 de la calle Martín Muñoz de las Posadas, en Villa de Vallecas, una comunidad administrada por la gestora Nestar Homes, propiedad de Azora, el tercer fondo más grande de España.

Hartos y cansados de su situación, decenas de afectados han dejado a un lado la resignación y se han organizado en el Sindicato de Inquilinas de la capital para hacer valer sus derechos. O la cosa cambia, o irán a una huelga de alquileres. Sea lo que sea, lo harán juntos y juntas.

Eliana, dentro de su desesperación, ha encontrado un pequeño refugio en esta lucha organizada que tan solo acaba de comenzar. Ella es una de las vecinas más afectadas. A las vistas con un andamiaje abierto que solo provoca incertidumbre, el suelo levantado de las zonas comunes y los problemas de inseguridad, se suma que su vivienda está debajo de la caldera de la urbanización. “El agua negra cae por la cocina, en los baños, en el salón… Ha llegado a permear la madera y la puerta de la calle no cierra bien. Huele mal todo el rato, y no me lo quieren arreglar”, comenta esta vecina.

Nestar le alquiló esa vivienda en perfectas condiciones, al menos a simple vista. Poco después, con las lluvias, llegó la realidad. Tras un año de reclamaciones a la compañía, Eliana decidió dejar de abonar el alquiler: “No querían arreglar nada y la casa estaba hecha un desastre”, explica. El fondo buitre reaccionó. Le dijeron que pronto le solventarían los problemas, incluso que le podrían reubicar en otra vivienda vacía de la misma urbanización. Todo se desvaneció este enero, cuando un abogado le dijo que la empresa había comenzado un proceso judicial contra ella por impago cuyo fin último era el desahucio.

"Todo el agua que regresa de las calderas de las más de 200 viviendas, cae por mi techo, incluso al cuadro de luces”, denuncia Joao, un vecino

“Eran los pisos piloto, los últimos en alquilarse. Ahora, de tres bombas de agua solo funciona una, y estamos en peligro de quedarnos también sin agua porque no aguanta más. Todo el agua que regresa de las calderas de las más de 200 viviendas, cae por mi techo, incluso al cuadro de luces”, denuncia Joao, quien vive en la puerta de enfrente de Eliana.

Vallecas Sindicato - 2
Eliana y Joao, los vecinos más afectados al tener la caldera encima de sus viviendas. Guillermo Martínez

Pagar como si fueran propietarios

Rodrigo es otro de los afectados. Es él quien relata el origen de todos estos problemas: “Estos pisos deberían ser viviendas de protección oficial, pero la Comunidad de Madrid decidió vendérselas a un fondo buitre. Nosotros no pagamos un alquiler social, sino de 800 euros al mes para arriba, y ahora nos lo quieren subir”, introduce. Según relata, los contratos tienen una duración de siete años, y “utilizan estrategias para largarnos de aquí lo antes posible mediante cláusulas abusivas”, añade.

Los desperfectos son palpables. Mientras habla Rodrigo, la maquinaria repiquetea con un ruido constante a sus espaldas, pero no siempre ha sido así. “Quieren construir unas piscinas y tuvieron las obras paradas dos meses. Ahora que nos hemos organizado cansados de tener toda la comunidad en obras y repleta de desperfectos, parece que han vuelto a arrancarlas”, apunta. Las dudas, de nuevo, apuntalan la inseguridad de las familias: “El garaje tiene muchísimas filtraciones de agua cuando llueve. No sé yo si construir una piscina encima no será un peligro”, se queja este vecino.

“También nos quieren hacer pagar los impuestos de IBI, la comunidad y la recogida de basura, como si nosotras fuéramos las propietarias”

En cuanto a las cláusulas abusivas, Isabel denuncia que Nestar les obliga a pagar un seguro por impago que ronda los 400 euros anuales. No solo eso: “También nos quieren hacer pagar los impuestos de IBI, la comunidad y la recogida de basura, como si nosotras fuéramos las propietarias”. Tanto ella como las demás familias no se niegan a abonar su alquiler, aunque también lucharán para que no aumente y se reduzcan sus precios desorbitados. “Nos hemos movilizado, hemos puesto quejas en Medio Ambiente, en el Ayuntamiento, en la Comunidad de Madrid, pero nada. Estamos hablado de un bloque en el que peligra la vida de sus inquilinos”, destaca.

Vallecas Sindicato - 3
Estado de uno de los portales de la comunidad. Guillermo Martínez

Todos los bloques de Madrid a una

Rosa es otra de las afectadas por parte de Nestar, aunque ella vive en el edificio que tienen en Valdebernardo. “En la Comunidad de Madrid, este fondo buitre administra 42 bloques. Intentamos organizarnos y vamos a ir a más, porque somos miles de personas que sufrimos este acoso y estas barbaridades”, señala. Por eso, cada vez son más los afectados que se suman al Sindicato de Inquilinas de Madrid.

“En la Comunidad de Madrid, este fondo buitre administra 42 bloques. Intentamos organizarnos y vamos a ir a más, porque somos miles de personas que sufrimos este acoso"

“Juntas haremos más fuerza para conseguir la negociación colectiva que demandamos. Si no ceden, seguramente interpongamos una demanda, también colectiva, ante los tribunales. En nuestra mano contamos con los mejores abogados y, si tenemos que llegar a la huelga de alquileres para no hacer frente a las cláusulas abusivas, la haremos”, se explaya esta activista por la vivienda.

Vallecas Sindicato - 4
Maquinaria pesada trabajando constantemente en la urbanización. Guillermo Martínez

La esperanza de estas más de 200 familias afectadas de Villa de Vallecas se engrandece al pensar que el Sindicat de Llogateres de Barcelona ya ganó al fondo buitre ante los tribunales. “Ya les hemos ganado una vez y vamos a por ellos. Si ahora somos cien, pronto seremos miles”, dice con una mirada llena de rabia en la que ya no hay cabida para la impotencia.

La lucha del agua: ni para beber

Patricia vive en el edificio junto con dos hijos pequeños. Llegó hace cuatro años y, según comenta, las cosas eran diferentes. “Hace dos años, de repente, empezaron con los cambios. No nos comunicaban nada, pero ellos cambiaron las compañías de gas y agua caliente, que con comunes a todas las viviendas, y empezaron a llegar recibos de hasta 800 euros”, explica a El Salto.

Sin embargo, todo fue a peor cuando a la situación se añadieron constantes cortes de agua. “A veces solo teníamos agua fría, otras veces solo agua caliente, y otras nada de nada. Imagínate tener que vivir sin agua fría”, denuncia Patricia. Así pues, cada uno se buscaba una estratagema: se duchaban en el gimnasio aquellos que podían o en casa de amistades y familiares.

De hecho, no era inusual que los vecinos aprovecharan los pocos segundos que tardaba el agua del grifo en calentarse para poder llenar botellas de agua y, al menos, poder dar dos tragos. “Ducharse era una odisea, solo salían agua caliente”, se escuchaba por detrás mientras Patricia hablaba.

Inseguridad y abandono constante

Los desperfectos en la comunidad son tangibles. Tanto, que desde el principio supusieron un problema agravado para algunas personas. Óscar Vargas camina con muletas. Él es una de las tres personas que viven en su casa también con movilidad reducida. “Pones las incidencias en su aplicación y las borran constantemente. Tenemos que grabar con el móvil cómo lo hacemos para que haya alguna prueba de ello”, refleja con indignación.

Vallecas Sindicato - 5
Óscar Vargas posa en las obras con sus dos muletas. Guillermo Martínez

Justo en ese momento, un anciano que sostenía la pancarta en la que se podía leer “Comunidad ruinosa. Peligro” ha levantado la voz: “Después de lo que han comentado los compañeros, queda retratada la catadura moral de estos personajes. Pero no se preocupen, que el sindicato no va a consentir tanto abuso”, ha dicho con un tono que exudaba experiencia y ganas de luchar.

A todo ello se suma una pequeña furgoneta que lleva años abandonada en el garaje a la que le han robado las ruedas y el motor. Debajo de un capó inexistente, se amontonan tres ruedas, y detrás de ella hay diferentes restos. “Tengo miedo por las ratas que pueda atraer. Esto es insostenible. Los propietarios del edificio no quieren hacerse cargo de nada. A los vecinos que les correspondía esta plaza, que además están sin numerar, les dieron otra antes que retirar el vehículo”, destaca Abel, el propietario del coche de la plaza de al lado. Justo enfrente, a escasos dos metros, otro coche abandonado con telarañas entre su rueda y la columna del garaje.

El miedo a las ratas no es el único temor de estas familias. Durante semanas, la cerradura de uno de los portales ha estado sin que la gestora del edificio lo arreglara. “Hemos visto cómo la gente entraba y dormía dentro”, ha señalado una de las vecinas presentes. Todo, como siempre, puede ir a peor: “Incluso a otra le han entrado en casa a robar, y es un cuarto piso, porque los ladrones no tuvieron ninguna dificultad en subir por los andamios”, ha remarcado.

Vallecas Sindicato - 6
Varios vecinos organizados en el Sindicato de Inquilinas. Guillermo Martínez

El Sindicato como arma

Desde el Sindicato de Inquilinas han aclarado que “el estado flagrante de desatención como la imposición de cláusulas abusivas muestran una vez más cómo los fondos de inversión, gracias al beneplácito de las instituciones, defienden y normalizan un uso totalmente antisocial de la vivienda, incluso aquella que antes fue vivienda pública”. Así lo han reflejado en un comunicado en el que también han explicitado que “ante la especulación del mercado y la desatención del Estado, la organización inquilina es la clave para defender el derecho a la vivienda y acabar con estas prácticas especulativas que están haciendo de nuestra ciudad, vivienda y vida, una mercancía”.

“Ante la especulación del mercado y la desatención del Estado, la organización inquilina es la clave para defender el derecho a la vivienda y acabar con estas prácticas especulativas”

Rodrigo, Patricia, Isabel, Eliana, Joao, Rosa, Abel y Óscar apenas son ocho nombres propios a quienes la especulación inmobiliaria ha golpeado con dureza. En cambio, la lucha que ahora emprenden supera personalismos e individualidades. En el Sindicato de Inquilinas han encontrado un refugio en el que coger fuerzas, aprender de experiencias similares y empoderarse para enfrentar esta lucha que, aunque contra gigantes, se gana con cada gesto, cada abrazo, cada hermanamiento que se produce entre los afectados. Y eso, aunque los fondos buitre nunca puedan llegar a sentirlo, es algo que permanecerá incluso una vez conseguida la victoria o digerida la derrota. En realidad, como ellos mismos dicen, esto solo acaba de empezar.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Educación infantil
Educación a la madrileña Alimentos podridos, agua marrón e impagos de nóminas: una escuela infantil pública de Madrid, al límite
En la Escuela Infantil Señor Don Gato, situada en Valdebernardo, ni la empresa que gestiona el centro ni la Consejería de Educación dan soluciones a su preocupante situación y muchas familias ni siquiera pueden dejar ya a sus hijas e hijos.
Vallecas
Vallecas Puerto de Mar Vallecas se moja por Palestina en su tradicional Batalla Naval
Otro año más la Batalla Naval lúdica, aunque “utópica y reivindicativa”, ha vuelto a llenar las calles con agua y reclamos este domingo desde las 16:30 horas, cuando el calor más arreciaba y las ganas de mojarse iban unidas.
Educación pública
Calor en las aulas “Si la Asamblea de Madrid fuera un colegio los políticos trabajarían a 35 grados”
Asociaciones y sindicatos entregan una ILP para que se climaticen los centros educativos madrileños mientras los sindicatos han registrado más de 500 incidencias por episodios de altas temperaturas en las aulas.
Asanuma
7/3/2024 22:28

Hay que releer este artículo excelente sobre el problema de la vivienda reflejado en el cine español. Al pasar de los años los problemas con la vivienda siguen en un país dominado por las constructoras y los rentistas herederos, y ahora, también por los fondos de inversión. https://www.elsaltodiario.com/cine/peliculas-problema-acceso-vivienda

0
0
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Ocupación israelí
Derechos humanos Amnistía Internacional pide a Israel que ponga fin a la detención masiva y a la tortura de palestinos en Gaza
Un nuevo informe de esta organización de derechos humanos recoge testimonios de 27 exdetenidos entre ellos un niño de 14 años sobre torturas en los centros de detención israelíes.
Madres protectoras
Madres protectoras Un niño y su madre llevan dos años criminalizados por un fallo que dicta su vuelta de Chile a España
Una madre chilena lleva dos años ocultándose con su hijo, a quien reclama el progenitor en España. El Comité de los Derechos del Niño de la ONU dio la razón a la madre sin que ninguna autoridad vele por el cumplimiento de este dictamen.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
PSOE
Polémica en Igualdad El señalamiento por los contratos a su pareja pone en jaque a la directora del Instituto de las Mujeres
La ministra de Igualdad pide explicaciones y Sumar una comparecencia en la Comisión de Igualdad de Isabel García tras la publicación de información sobre supuestos amaños de contratos. García se defiende en un comunicado.

Últimas

Personas con discapacidad
Discapacidade Unha guía para empoderar ás persoas con discapacidade: “Coa nova lei, pasamos de ser persoas mortas a vivas”
A federación Dano Cerebral Galicia busca axudar ás familias e as persoas con discapacidade a entender os cambios legais que implicou a nova lei 8/2021, publicando a “Guía legal para persoas con dano cerebral adquirido”.
Sindicatos
Represión Más de una veintena de convocatorias en una jornada estatal en apoyo a las seis de La Suiza
Después de una rueda de prensa histórica que congregó a ocho sindicatos, crece la solidaridad con las seis jóvenes encausadas tras defender a una trabajadora que denunció acoso sexual en la cafetería La Suiza de Gijón.
Madres protectoras
Acuerdos internacionales Así es el convenio sobre sustracción de menores que cuestiona la ONU por el caso de un niño chileno-español
El tratado de 1980 sobre sustracción internacional de menores rige hoy en 103 países y está en plena campaña de expansión por África. Un dictamen del Comité de los Derechos del Niño de la ONU amenaza su credibilidad, pero cumple dos años silenciado.
Justicia
Transparencia Un fallo judicial aporta más intriga a la reelección de Von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea
El TJUE determina que la alta instancia comunitaria no veló por los derechos ciudadanos a la transparencia al ocultar demasiada información sobre los contratos con las farmacéuticas para obtener vacunas contra el covid-19.
Sidecar
Sidecar Control de daños en la República Islámica de Irán
El Estado iraní se enfrenta a una plétora de contradicciones estructurales. La elección de Masoud Pezeshkian, un reformista, representa el modo elegido para intentar superar esta crisis múltiple.
Más noticias
Libertades
Medios, jueces y mordazas Pedro Sánchez anuncia su plan de regeneración sin tocar el frente ultra del poder judicial
El presidente del Gobierno anuncia un paquete de medidas para regenerar la vida política que incluye una reforma de la ley de publicidad institucional y el fin de los delitos de injurias.
Educación infantil
Educación a la madrileña Alimentos podridos, agua marrón e impagos de nóminas: una escuela infantil pública de Madrid, al límite
En la Escuela Infantil Señor Don Gato, situada en Valdebernardo, ni la empresa que gestiona el centro ni la Consejería de Educación dan soluciones a su preocupante situación y muchas familias ni siquiera pueden dejar ya a sus hijas e hijos.
Ley de Extranjería
Migraciones “No son cromos”: colectivos piden que se respeten los derechos de los menores no acompañados en su reparto
Mientras el Gobierno presentan una proposición de ley para repartir a los niños y niñas no acompañados que han llegado a las costas de Canarias, colectivos ven la medida como necesaria pero recuerdan que es solo un “parche”.
Fiestas populares
Euskal Herria Las txosnas de Gasteiz se plantan ante la Diputación por la obligación de TicketBAI
A pocas semanas del inicio de las fiestas, las txosnas se han plantado ante la Diputación Foral de Álava: “Quieren equiparar las txosnas con cualquier actividad privada que tenga como objetivo el beneficio económico. Si no cambiamos esta situación, este año no podremos poner txosnas”, han señalado.

Recomendadas

Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.
Mediterráneo
Fauna marina Compartir playa con tortugas marinas
En los últimos años se ha observado un aumento significativo de la anidación de la tortuga marina, y se espera que esta tendencia continúe en el futuro
Urbanismo
Urbanismo salvaxe A Universidade de Vigo construíu sen licenza un centro de investigación na illa de Toralla
A institución, que gastou medio millón na obra, recoñece que non ten título habilitante, pero argumenta que “non o necesita”. Nin o Concello de Vigo nin Facenda teñen rexistro algún da construción malia tela empezado en 2017.