Actualidad árabe (y más)
El breve alto el fuego permite un respiro en Gaza, pero Israel no perdona en Cisjordania

Mientras en la Franja se vivía el primer día sin bombardeos desde el 7 de octubre. En Cisjordania, donde no aplica la tregua, la violencia del ejército israelí y los colonos contra los palestinos recuerda a los tiempos de la segunda intifada.
palestina itsaslore
Dos mujeres van hacia su barrio. Para acceder, deben cruzar una barrera en el corazón de Hebrón. Marta Martínez Itsaslore Yarza
Jerusalén / Nablús
24 nov 2023 22:44

Las poblaciones vecinas del Estado de Israel, como los palestinos y los libaneses, saben bien que el ejército israelí bombardea con una fuerza especial cuando un alto el fuego está a punto de entrar en vigor. Eso es lo que ha ocurrido varias veces en las últimas décadas de la región. Y eso es lo mismo que sufrió Gaza los días anteriores a la primera tregua del conflicto actual. Cuando las hostilidades han cesado, los gazatíes han podido salir al exterior sin miedo a que las toneladas de plomo les caigan desde el cielo, un temor que les ha perseguido durante 49 días —y que parece que regresará en tan solo unas cuantas jornadas.

La tregua, sin embargo, no aplica en Cisjordania, donde las tropas israelíes y los colonos supremacistas continúan intimidando a la población local con total impunidad. El nivel de violencia que se registra en el territorio ocupado sólo se equipara al que existía durante la segunda intifada. En este contexto, muchos de los residentes de los campos de refugiados en Cisjordania, especialmente castigados por unas condiciones de vida miserables, abrazan o entienden la decisión de quienes optan por la lucha armada.

Los gazatíes salen a reencontrarse con los suyos en medio de la destrucción

Cuando el alto el fuego se acerca, los misiles caen con más fuerza. Este es el patrón que se repitió con el estado de Israel en guerras anteriores con milicias palestinas en Gaza y con Hezbollah en Líbano. Y este es el patrón, también, que los palestinos del enclave han sufrido durante los últimos días.

Israel decidió pisar el acelerador, y en Gaza la miseria se expande hasta cotas inenarrables. Los dirigentes israelíes dicen tener entre ceja y ceja el fin de Hamás cuando masacran el territorio gazatí, pero la realidad sobre el terreno no entiende de distinciones. Durante las horas previas al arranque del alto el fuego, la ofensiva israelí cubrió todo el territorio de la franja. En el norte del enclave, Israel disparó misiles contra campos de refugiados como el de Jabalia, donde hay familias enteras que han dejado de existir. En el centro de la franja, Israel alcanzó con su tecnología militar grupos de civiles que se desplazaban hacia el sur, siguiendo las indicaciones de la entidad ocupante. En el sur de la franja, Israel tampoco tuvo piedad con municipios como Khan Younis o Rafah, donde bombardeó edificios que acogen organizaciones benéficas que trabajan por el bien común.

Los reporteros locales en Gaza, los únicos capaces de poner en duda las intenciones oficiales de Israel en su ofensiva contra el territorio, relatan lo que ocurre ante sus ojos. “La gente en el sur se muere tanto como en el norte”, decía el periodista de Al Jazeera, Hani Mahmoud, ante la supuesta situación de seguridad que debería caracterizar el sur de la franja de Gaza.

La búsqueda de centenares de miles de personas por reencontrarse con sus seres queridos dejó durante la primera jornada de alto el fuego imágenes de enorme carga emotiva

A partir de la mañana del viernes, la entrada en vigor del primer alto el fuego permitió a los gazatíes visibilizar el daño que les rodeaba. La población palestina aprovechó el cese de las hostilidades para salir de sus escondites, donde llevaban 49 días evitando la muerte de forma miserable. La búsqueda de centenares de miles de personas por reencontrarse con sus seres queridos dejó durante la primera jornada de alto el fuego imágenes de enorme carga emotiva. Muchos, incluso, buscaban sus familiares bajo los escombros aún sabiendo que no los encontrarían con vida.

A pesar de que la tregua suponga un respiro, muchos gazatíes no tienen un lugar al que regresar. La destrucción absoluta de barrios enteros en ciudades tanto del norte como del sur de la franja impide a miles de gazatíes imaginar un tiempo de posguerra en el que puedan intentar sanar las heridas desde el lugar al que llamaban casa. Pero la destrucción física de las ciudades no es lo único que lo impide. Grupos locales afirman que Israel, después del inicio de la tregua, continuaba desplazando tanques sobre el terreno en Gaza, así como bloqueando el paso a los gazatíes que querían regresar hacia el norte de la franja. En algunos casos, las tropas israelíes habrían llegado a atacar a los gazatíes que se desplazaban hacia el norte.

Los líderes israelíes, con Benyamin Netanyahu a la cabeza, prometen seguir bombardeando la franja de Gaza al fin de la tregua con Hamas. El acuerdo con la milicia palestina, sin embargo, abre la posibilidad a que el alto el fuego vaya más allá de los cuatro días. Millones de palestinos suspiran porque la pausa iniciada la mañana del viernes sea el primer paso hacia una paz más duradera. También lo esperan múltiples actores internacionales. El problema es que los Estados Unidos, patrocinador oficial de su apadrinado Israel, no ha dejado claro que esté entre ellos.

Palestina
Crónica Dueles, Palestina
En enero de 2023 viajamos a Jerusalén y Cisjordania, donde ya se palpaba la creciente tensión con Israel.

La violencia israelí no cesa en Cisjordania

“Desde el 7 de octubre que no salgo de mi ciudad. Nadie lo hace. Tenemos miedo de que los colonos estén escondidos en los accesos y nos ataquen”. Son las declaraciones a El Salto Diario de Mohamed, un joven de 22 años de Nablús. Los residentes de esta ciudad palestina ubicada en el norte de Cisjordania saben de primera mano lo que los medios de comunicación internacionales parecen haber olvidado durante las últimas horas, y es que el alto el fuego que aplica sobre la franja de Gaza y sobre el frente norte con Líbano no supone el cese de las hostilidades contra la población del territorio ocupado.

Las violentas incursiones militares de las tropas israelíes continúan arrasando los callejones de municipios y campos de refugiados en Cisjordania. Lo hacen, además, a plena luz del día, algo que la población local ve como un indicativo de que los soldados israelíes se sienten cómodos e impunes a la hora de asaltar la población palestina. En Nablús, casi todos los días desde el pasado 7 de octubre se levantan con informaciones de última hora sobre las consecuencias de la invasión militar que alguno de los cuatro campos de refugiados de la ciudad le ha tocado sufrir.

“Aquí todo el mundo es el objetivo. Fíjate, cualquier persona con la que hablamos por la calle tiene algún familiar que ha sido mártir o que ha sido encarcelado por la ocupación”

Hace una semana fue el turno del mejor amigo de Saleh, un joven residente del campo de refugiados de New Ascar. “A mi amigo Malek lo dispararon hace unos días por la espalda”, dice el joven, enseñando un vídeo que lo demuestra. Tanto Saleh como la prensa árabe afirman que el joven Malek fue alcanzado por la munición israelí después de haber lanzado piedras contra las tropas, que penetraban las callecitas de este campo de refugiados construido en 1967. “Por supuesto que tenemos la sensación de que lo que le pasó a Malek le podría haber pasado a cualquiera”, lamenta Saleh, encogiendo los hombros: “Aquí todo el mundo es el objetivo. Fíjate, cualquier persona con la que hablamos por la calle tiene algún familiar que ha sido mártir [palabra que en el mundo árabe se usa para denominar una muerte que no se tendría que haber producido en condiciones de paz] o que ha sido encarcelado por la ocupación”. Saleh insiste en que Malek era su mejor amigo. “Pero ahora Malek ya no está”.

Desde el 7 de octubre, la violencia de los soldados y de los colonos israelíes ha provocado más de 230 muertes en Cisjordania, una cifra que no se registraba en décadas. De hecho, tanto los grupos israelíes contrarios a la ocupación como los mismos palestinos coinciden en indicar que la hostilidad que se respira estas semanas en Cisjordania es solo comparable a la que tuvo lugar durante la segunda intifada, en el año 2002. El dolor que la ocupación militar infringe en la población del territorio, así como la falta de perspectivas de futuro al que le somete, hacen que el conjunto de la sociedad civil palestina sienta que es parte de una suerte de resistencia contra la ocupación.

Palestina
Ocupación israelí Otra generación de jóvenes palestinos toma las armas, y no tiene nada que perder
Una nueva quinta de palestinos reaviva el espíritu de resistencia contra Israel a través de nuevas milicias armadas y se rebela ante las propias autoridades palestinas.

Junto con el campo de refugiados de Jenin, los campos de refugiados de Nablús —así como su centro histórico— son bastiones de la nueva generación de grupos armados que se oponen a la ocupación israelí. Tanto Mohamed como Saleh, jóvenes crecidos en el campo de refugiados de New Ascar, afirman que tomar las armas es una decisión personal de cada uno. Pero añaden que buena parte de la población palestina entiende los motivos que llevan a algunos jóvenes a optar por la lucha armada. “Nosotros no somos parte de un grupo armado”, dice Mohamed. “Pero tanto Saleh como yo decidimos estudiar enfermería y lo hicimos con el objetivo de poder socorrer a las víctimas de la ocupación”, concluye convencido. Lo dice en uno de los callejones del campo de refugiados de New Ascar, mientras le rodean carteles con los rostros de jóvenes refugiados caídos en combates contra soldados. “Nosotros también somos parte de la resistencia”.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Palestina
Gaza Todos los días hay que hablar de Palestina
Hasta ahora, han asesinado a 30.000 civiles en Gaza en cinco meses. La mayoría de ellos son niñas y niños. Y ante la inoperatividad y complicidad internacional, no debemos dejar de hablar de lo que ocurre en Palestina.
Genocidio
Genocidio Junts se alinea con PP y Vox y vota en contra del fin del comercio de armas con Israel
El PSOE y el número dos de Sumar por Madrid en las pasadas elecciones votan en contra de suspender las relaciones bilaterales de España con Israel. La derecha tumba tres mociones para interrumpir el suministro de armas al Estado sionista.
Feminismos
HACIA EL 8M en Madrid Una cadena humana feminista contra el genocidio del pueblo palestino
Más de 3.000 mujeres participarán el sábado 2 de marzo en una cadena humana organizada por la Comisión 8M de Madrid para denunciar la ocupación y el apartheid que sufre Palestina por parte del Estado de Israel.
O Salto medra contigo
Palestina nun puño Fagamos que o corazón de Palestina latexe máis forte que nunca
Logo da gran acollida da portada do noso último número, encargamos 250 bolsas de tea serigrafiadas con ela para apoiar simbólica e economicamente ao pobo palestino.
Genocidio
Genocidio Junts se alinea con PP y Vox y vota en contra del fin del comercio de armas con Israel
El PSOE y el número dos de Sumar por Madrid en las pasadas elecciones votan en contra de suspender las relaciones bilaterales de España con Israel. La derecha tumba tres mociones para interrumpir el suministro de armas al Estado sionista.
Genocidio
Genocidio Colombia suspende la compra de armamento israelí tras la matanza de personas que esperaban comida
Gustavo Petro, presidente de Colombia, ha anunciado el cese de relaciones de comercio armamentístico con Israel. Se trata de una decisión tomada tras la matanza de cien personas al suroeste de la ciudad de Gaza.
Pensiones
Pensiones El Gobierno deja en manos de la patronal la jubilación anticipada de los trabajadores en sectores de riesgo
El Ministerio de Seguridad Social contraviene al Tribunal Supremo, que en 2023 dictaminó que no es necesaria la presencia de la patronal para incoar el procedimiento de estudio para la aplicación de los coeficientes reductores, como CGT demandaba.
Madrid
Gran Premio de España El escondite Ifema: la sombra del pufo valenciano sobrevuela la F1 de Ayuso y Almeida
Las cinco ediciones del Gran Premio de Europa que acogió Valencia costaron a las arcas públicas 308 millones de euros. Como en el circuito que Madrid pretende montar, los dirigentes regionales hablaron entonces de “coste cero” para el erario público.

Últimas

Libertad de expresión
OMC Represión y detenciones en la conferencia de la Organización Mundial del Comercio en Abu Dabi
Las organizaciones de la sociedad civil que han asistido a la conferencia denuncian que los miembros de seguridad están coartando su libertad de expresión, realizando detenciones y les prohíben vestir la kufiya.
Minería
Mina polémica La mina de Aguablanca, en el aire
La caducidad de su Declaración de Impacto Ambiental, denunciada por Ecologistas en Acción, pone en cuestión la licitud de la reapertura de la mina de níquel de Monesterio (Badajoz).
Opinión
Opinión Las políticas de progreso que no lo son
El mejor camino para construir la paz es promover procesos de seguridad común entre países que facilite la multipolaridad, la confianza mutua, y el apoyo entre estados para alcanzar una seguridad compartida.
Feminismos
HACIA EL 8M en Madrid Una cadena humana feminista contra el genocidio del pueblo palestino
Más de 3.000 mujeres participarán el sábado 2 de marzo en una cadena humana organizada por la Comisión 8M de Madrid para denunciar la ocupación y el apartheid que sufre Palestina por parte del Estado de Israel.
Más noticias
Tribuna
Tribuna ¿El final del mayor caso de criminalización de la solidaridad en las fronteras? El juez decide
Casi 8 años después desde que empezara la investigación contra la tripulación del barco de rescate iuventa, el juez decidirá este sábado 2 de marzo si cierra el caso o si las acusadas deberán enfrentarse al juicio principal.
Memoria histórica
Memoria histórica Los Merinales, lugar de memoria
Los Merinales fue el campo de concentración desde el que el franquismo construyó el canal de riego del bajo Guadalquivir
Salud Pública
PRIVATIZACION Osakidetza externalizará 85 millones del servicio de ambulancia a la firma de un candidato del PNV
Aunque todavía no se ha resuelto, la falta de concurrencia y el proceso de adjudicación indican que dos de los tres lotes licitados irán a parar a La Pau, dirigida en Euskadi por Yeray Del Río, que aparecía en la lista electoral de los jeltzales.

Recomendadas

Literatura
Literatura África y la novela negra se citan en el festival Aridane Criminal
África, sus culturas y su ciudadanía se relacionan con la novela negra en España a través de experiencias como Aridane Criminal y la obra de autores como Antonio Lozano, Carmen J. Nieto o Jon Arretxe, vinculados todos a Alexis Ravelo.
Residencias de mayores
Protocolos de la vergüenza Ayuso, el archivo de querellas por lo ocurrido en las residencias y la falta de investigación en los juzgados
Los juzgados que archivan las querellas contra Ayuso por las residencias lo hacen sin investigarla, mientras la Audiencia ha dado hasta tres “toques” a los tribunales por no abrir diligencias contra cargos políticos. Algunas demandas siguen su curso.
Guerra en Ucrania
Dos años de la invasión rusa Volodymyr Ishchenko: “Zelensky ya no es el dirigente más popular en Ucrania”
Entrevista con el sociólogo ucraniano Volodymyr Ishchenko sobre la situación política y social en Ucrania, dos años después del estallido de la guerra
Palestina
Ocupación israelí El colonialismo israelí está desnudo
La “victoria” genocida del sionismo sobre el pueblo nativo de Palestina o un horizonte de descolonización con una Palestina libre del río al mar, parecen ser los dos únicos finales posibles a una herida colonial que nunca acaba de cerrarse.