Actualidad árabe (y más)
Sin derechos en el Mediterráneo

Palestina y Líbano continúan sufriendo a costa de regímenes que no rinden cuentas por sus crímenes contra la humanidad, mientras una investigación destapa las deportaciones ilegales que Italia ejerce desde hace años en los bajos de embarcaciones privadas.
Jenin ataque Israel
El ataque Israelí en Jenín ha dejado 9 muertes.

Jenín, municipio palestino en la Cisjordania ocupada, sufrió ayer 26 de enero la jornada más mortal en años tras la incursión del ejército israelí, que mató a nueve personas. Con estas víctimas, son ya 23 los palestinos asesinados por Israel en lo que va de 2023. Al otro lado de la militarizada frontera israelolibanesa, los poderes del estado cierran filas en contra de Tarek Bitar, el juez que lidera la investigación por la explosión del puerto de Beirut, en un intento de evitar que se haga justicia.

En Italia, una investigación revela que las autoridades del país llevan años deportando ilegalmente a demandantes de asilo, y que lo hacen en cárceles secretas ubicadas en los bajos de las mismas embarcaciones donde turistas disfrutan del sol y de la cerveza fría. Lejos del Mediterráneo, en Afganistán, las mujeres luchan por evitar ser completamente apartadas de la sociedad. Después de haber luchado por formar parte del mundo educativo y del mercado laboral, ahora lo hacen también porque no las expulsen de los terrenos de juego.

El ejército israelí mata a nueve palestinos en el campo de refugiados de Jenín

El 26 de enero empezó con un grupo de soldados israelíes accediendo al campo de refugiados de Jenín a primera hora de la mañana. Fuentes locales indican que lo hicieron escondidos en un camión comercial y que pretendían atacar militantes armados. El día terminó con centenares de personas rodeando en silencio la fosa común donde serían enterradas nueve personas palestinas, varias de ellas civiles, muertas a causa del fuego israelí.

Fuentes locales indicaron a la prensa que el objetivo de los soldados era atacar el apartamento de Alaa Sabbagh, el antiguo líder de una brigada que funcionaba como brazo de Fattah. Aunque a Sabbagh ya le mataron soldados israelíes en Jenin en 2002, su antigua residencia estaría siendo utilizada por militantes afiliados a un grupo armado que lucha contra el ejército israelí. Militantes palestinos respondieron al ataque israelí, y el ejército acabó bloqueando la zona. Excavadoras israelíes accedieron a las callejuelas del campo de refugiados, arrasando con lo que encontraban a su paso, vehículos incluidos.

Además de matar a nueve personas palestinas —entre ellas una mujer de 61 años y dos menores— los testigos aseguran que el ejército israelí también atacó ambulancias y obstruyó la ayuda médica hacia los heridos

Aunque las autoridades israelíes alegan que el ataque apuntaba contra militantes armados, múltiples víctimas mortales fueron civiles, entre ellas mujeres y menores de edad. La víctima de más edad fue, Magba Obaid, mujer palestina de 61 años. El más joven, Wasim Amjad Aref al-Ja, un adolescente de 16 años. Según la Defensa Internacional de los Niños Palestinos, Amjad fue uno de los dos menores asesinados, junto con un joven de 17 años.

La intervención israelí incluyó el lanzamiento de gases lacrimógenos en el departamento de Pediatría del Hospital de Jenín, donde se vieron padres llevándose a sus hijos. Autoridades palestinas y testigos aseguran que “las fuerzas de la ocupación”, como las llaman en Cisjordania, también atacaron ambulancias y obstruyeron la ayuda médica hacia los heridos. “Deploramos en los términos más graves lo ocurrido hoy”, decía el ministro de Sanidad Pública palestino, Mai al-Khaileh. “Ha sido un ataque feroz y barbárico contra el personal de emergencia, y se ha obstruido el transporte de los heridos”.

Un décimo palestino murió a manos de los soldados israelíes horas más tarde durante enfrentamientos en el municipio de Al-Ram. Ya antes, en Cisjordania se había convocado una huelga general en respuesta al ataque de Jenin, que muchos locales denuncian como una “masacre”. Episodios como el de ayer añaden sufrimiento a una población que malvive en un campo de refugiados creado hace 70 años con el objetivo de acoger a quienes fueron expulsados de Haifa durante la creación de Israel.

Guerra judicial en Líbano

“Estos ataques contra el juez Bitar aniquilan la poca esperanza que nos quedaba”. Es la reacción de Paul Naggear, miembro de la Asociación de Familias de las Víctimas por la explosión del puerto de Beirut, después de que la maquinaria del estado libanés cerrara filas de nuevo en contra de la investigación que pretende rendir cuentas. Naggear, quien perdió a su hija Alejandra de tres años de edad durante la detonación ocurrida el 4 de agosto de 2020, y el resto de sus compañeros de lucha, habían recobrado algo de esperanza ante el atrevido paso al frente de Bitar, pero parece que la luz al final del túnel se apaga.

La guerra judicial en Líbano escala sin parar, y quienes hacen presión porque se haga justicia tienen las de perder. El juez Tarek Bitar, que lidera la investigación por la enorme explosión del puerto, reaunudó el lunes el caso en lo que ya por entonces parecía un movimiento unilateral. La clase política había puesto todos sus esfuerzos en bloquear la investigación y el juez Bitar se encontraba apartado del caso desde hacía 13 meses.

El juez que investiga la explosión en el puerto de Beirut de agosto de 2020 ha sido imputado por “rebelarse contra el sistema judicial”. Un nuevo obstáculo en el intento de hacer justicia a las víctimas, al que se suma la liberación de todos los detenidos por el caso

En teoría, la reapertura de la investigación dependía de una sentencia del Tribunal de Casación, pero fuentes judiciales informaron de que Bitar había encontrado las justificaciones legales para volver a trabajar en el caso. Y volvió con fuerza, imputando múltiples altos cargos, entre ellos el fiscal general del estado, Ghassan Oueidat.

El giro de guión ocurrido el miércoles confirma que Bitar no retomaba la investigación en connivencia con los poderes del estado. Menos de 48 horas después de haber sido imputado, el propio Oueidat anunció la imputación del juez Bitar por “rebelarse contra el sistema judicial”. En un nuevo obstáculo contra la investigación que pretende hacer justicia en la mayor explosión no nuclear en la historia de la humanidad, Oueidat ordenó también la liberación de todos los detenidos por el caso.

En una nada habitual declaración en la prensa, Bitar denunció la ilegalidad de las maniobras de Oueidat: “ordenar la libertad a los detenidos es un golpe contra la ley”, aseguró el juez, que añadió que “la decisión del fiscal general no tiene fundamentos legales”.

La imputación contra Bitar, que cuenta con el apoyo de las familias de las víctimas, tuvo respuesta en las calles de Beirut, donde quienes presionan porque se haga justicia convocaron movilizaciones para protestar contra Oueidat, a quienes muchos ven como una figura que vela por la protección de altos cargos políticos que conocían la presencia del nitrato de amonio en el puerto de Beirut.

Antes de que Bitar fuera apartado del caso, la imputación de algunos líderes del entorno de Hezbollah provocaron las críticas de este poderoso grupo político, con presencia en el gobierno del país. Las tensiones en torno a Bitar y de su investigación llegaron a su punto álgido en octubre de 2021, cuando militantes de múltiples grupos políticos se alzaron en armas en las calles de Beirut. Ese tireoteo, que acabó con seis víctimas mortales, fue interpretado por muchos como una amenaza que pretendía poner fin a la rendición de cuentas.

Italia expulsa demandantes de asilo en embarcaciones privadas

Las fronteras del sur de la Unión Europea continúan siendo un agujero sin fondo para los derechos humanos, consecuencia de la Europa Fortaleza, así como de las atrocidades que esta promueve y legitima. Un nuevo ejemplo de ello lo ha revelado una investigación en el trozo del Mediterráneo que separa Italia de Grecia, donde las autoridades italianas habrían estado devolviendo ilegalmente a demandantes de asilo hacia territorio heleno.

Damasco, Kabul o Bagdad son algunos de los orígenes habituales de las personas deportadas, entre las cuales se encontraban mujeres y niños. Se trata de la última estrategia de retorno involuntario contra migrantes, aunque tiene la particularidad de ejercerse dentro de territorio comunitario y entre estados miembro, y no en sus zonas limítrofes con África o Asia.

Según una investigación se estaría deportando a solicitantes de asilo en las mismas embarcaciones destinadas a turistas. Mientras personas con pasaportes privilegiados disfrutaban de una fría cerveza a cubierta, otras se encontraban encerradas y encadenados en lugares bajos y oscuros de la nave

Según la investigación, publicada en LightHouse Reports, las deportaciones se estarían llevando a cabo desde hace años en las mismas embarcaciones donde los turistas veranean. Mientras personas con pasaportes privilegiados disfrutaban de una fría cerveza a cubierta, potenciales demandantes de asilo se encontraban encerrados y encadenados en lugares bajos y oscuros de la nave. Son cárceles secretas y no oficiales ubicadas en barcos privados. Las expulsiones las ejercen las autoridades italianas, y en ocasiones se encierran a los migrantes expulsados durante más de 24 horas.

En 2014, el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos sentenció que Italia había deportado a migrantes hacia Grecia de este mismo modo ilegal. Ocho años más tarde parece que continúa utilizando la misma práctica, aunque Roma repita que la haya abandonado.

Las mujeres luchan contra la marginación en Afganistán

“La vida se ha vuelto muy difícil para mí”, reconoce esta boxeadora. Su agilidad denota experiencia; su empeño supura rabia: “pero soy una luchadora, así que seguiré viviendo y peleando”. Armada con gruesos guantes de lucha, sabe que la cámara se posa sobre ella, aunque no la ve. El burka que le cuelga de la cabeza la deja invisibilizada. No sabemos quien pega, pero sí que lo hace en nombre de muchas. La entrevista, publicada en Associated Press, forma parte de la arriesgada decisión de un grupo de mujeres afganas, que se han movilizado para denunciar ante las cámaras las amenazas que reciben para que se olviden de practicar deporte. Aseguran que han recibido visitas intimidatorias y llamadas de teléfono. Son los talibanes, las nuevas autoridades del autodenominado Emirato Islámico de Afganistán.

Equipadas con el atuendo del deporte que aman, las deportistas posan ante un fotógrafo de AP en condición de anonimato. Temen que las autoridades se percaten de la sesión fotográfica después de haber sido previamente reprimidas. La misma boxeadora recuerda el día en el que intentó impartir una sesión deportiva para mujeres, meses después de que los talibanes se hicieran con Kabul. Profesora y alumnas terminaron detenidas, siendo humilladas en el calabozo.

Un grupo de mujeres afganas, se han movilizado para denunciar ante las cámaras las amenazas que reciben para que se olviden de practicar deporte. Aseguran que han recibido visitas intimidatorias y llamadas de teléfono.

“Yo ya no soy la misma persona”, lamenta Noura, que acepta revelar su nombre de pila. “Desde que los talibanes llegaron, siento que estoy muerta”, añade. El ataque de los nuevos líderes afganos contra los derechos fundamentales de las mujeres no es nada nuevo. La prohibición del deporte femenino es solo una de las medidas de la brutal campaña contra la participación social de las mujeres, a las que también han apartado de las aulas y de buena parte de los puestos de trabajo. A pesar de que accedieron al Palacio Presidencial comprometiéndose con la educación universal, hoy el mensaje de las autoridades talibanas es claro: las oficinas y los colegios no son lugar para las mujeres, como tampoco lo son el asiento del conductor de un vehículo, después de que las autoridades hayan dejado de entregar permisos de conducción a las mujeres, ni la calle en general.

Los talibanes han introducido la segregación por sexo en los espacios públicos, la imposibilidad de que las mujeres se desplacen en trayectos largos sin un acompañante masculino, y un severo código de vestimenta que mujeres y niñas deben seguir cuando se encuentren fuera del hogar.

Lamentarse, sin embargo, no ha sido la única respuesta de las reprimidas. Acciones como la sesión fotográfica de Noura y sus colegas, o como las fuertes protestas callejeras por parte de miles de mujeres, tratan de combatir la marginalización en un país en el que oponerse a las autoridades es un acto de valentía. Sakina Sama, de 22 años, es una de las que recientemente ha salido a la calle. Desde la manifestación, en declaraciones a la prensa, reivindica que “la universidad era mi única ventana de esperanza”. Asegura que no dejará de luchar por abrirla de nuevo.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Genocidio
Rumbo a Gaza La Flotilla de la Libertad se prepara para zarpar hacia Gaza
Un carguero con 5.500 toneladas de ayuda humanitaria y tres barcos más cargados con cientos de personas, entre ellas observadores de los derechos humanos, personal médico, periodistas y políticos —incluida Ada Colau—, integrarán la Flotilla.
Palestina
Palestina El terror de gestar, parir y maternar en una tierra devastada
La violencia reproductiva sacude más que nunca Gaza, donde las ONG están reportando un incremento alarmante del número de abortos espontáneos causados por el estrés extremo que atraviesan las madres durante la gestación.
El Salto n.74
Revista 74 Cuando los algoritmos te explotan: no te pierdas el número de primavera de la revista de El Salto
De cómo los algoritmos y la IA gestionan el trabajo de cientos de millones de personas con ritmos y condiciones del siglo XIX, y de mucho más, hablamos en nuestro número de primavera. Ya disponible para socias y en los puntos de venta habituales.
Violencia policial
Violencia institucional Iridia consigue reabrir judicialmente el caso de una muerte por pistola taser policial
Es uno de los 56 casos en los que ha litigado la entidad de derechos humanos en 2023 y en los que hay un total de 156 agentes o funcionarios encausados.
Genocidio
Rumbo a Gaza La Flotilla de la Libertad se prepara para zarpar hacia Gaza
Un carguero con 5.500 toneladas de ayuda humanitaria y tres barcos más cargados con cientos de personas, entre ellas observadores de los derechos humanos, personal médico, periodistas y políticos —incluida Ada Colau—, integrarán la Flotilla.
Cárceles
Carabanchel Tele Prisión, memoria audiovisual de una cárcel
Además de varias películas que se han acercado a la cárcel de Carabanchel, Tele Prisión fue un canal de televisión interno en el que participaron numerosos reclusos y algunos educadores de esa prisión madrileña. Emitió de 1985 a 1987.
El Salto n.74
Revista 74 Cuando los algoritmos te explotan: no te pierdas el número de primavera de la revista de El Salto
De cómo los algoritmos y la IA gestionan el trabajo de cientos de millones de personas con ritmos y condiciones del siglo XIX, y de mucho más, hablamos en nuestro número de primavera. Ya disponible para socias y en los puntos de venta habituales.
Análisis
Desigualdad ¿Millennials Vs boomers? ¡No, es lucha de clases, amigo!
Aunque el discurso habitual enfrenta a los millennials con los baby boomers, este panorama general oculta la disparidad económica dentro de la generación de los millennials.
Culturas
Culturas La FILMIG reflexiona sobre hacia dónde se dirige la producción cultural migrante en el Estado español
La primera edición de la Feria Itinerante del Libro Migrante convoca a Vivi Alfonsín, Moha Gerehou, Dagmary Olívar y Silvia Ramírez para dialogar sobre la creación y participación en la cultura de las personas migrantes y racializadas.

Últimas

A Catapulta
A Catapulta A Catapulta recibe o presidente da AELG, Cesáreo Sánchez
O poeta e presidente da Asociación de Escritoras e Escritores en Lingua Galega conversa con Samuel L. París no episodio 12 do programa.
Galicia
Altri Vecinos, ecologistas y científicos saltan a Bruselas para frenar la celulosa que amenaza el corazón de Galicia
Las plataformas de vecinas afectadas y ambientalistas han podido reunirse con altos funcionarios de la Comisión Europea especializados en normativa medioambiental aupados por la eurodiputada del BNG Ana Miranda para seguir defendiéndose de Altri.
Palestina
Palestina El terror de gestar, parir y maternar en una tierra devastada
La violencia reproductiva sacude más que nunca Gaza, donde las ONG están reportando un incremento alarmante del número de abortos espontáneos causados por el estrés extremo que atraviesan las madres durante la gestación.
Acoso escolar
Acoso escolar Obligan a ir a clase a una niña que denuncia acoso en un colegio concertado de Aranjuez
La Concejala de Educación ha emitido una carta que da una semana a la menor para acudir a clase, pese a contar con un diagnóstico de ansiedad y depresión.
País Vasco
Los audios del PNV El modus operandi del PNV en Mundaka: “Invita a tres personas, el resultado va a ser uno”
Hordago revela grabaciones exclusivas en las que el presidente de la Junta Municipal de la localidad de Busturialdea pide al entonces alcalde, Mikel Bilbao, que favorezca la contratación como asesor externo de un barón del partido.
Más noticias
País Vasco
País Vasco “En Osakidetza nos la van a dejar morir, vámonos a la privada”
Las listas de espera que reconoce el Departamento de Salud en respuesta parlamentaria no se corresponde con las citas que ofrece. Tampoco hay coincidencia con el dato público del número de médicos que compatibiliza la sanidad pública con la privada.
Greenwashing
Greenwashing Repsol, denunciada ante Competencia y Consumo por publicidad engañosa
Ecologistas en Acción, la Federación de Consumidores y Usuarios CECU y Greenpeace denuncian ante la CNMC y ante la Dirección General de Consumo que la petrolera realiza “declaraciones ambientales engañosas” en su comunicación pública.
El Salto Twitch
El Salto TV Los empresarios engordan la inflación y se comen tu salario
En el programa en directo de Economía Cabreada del 16 de abril analizamos los márgenes empresariales de récord, sus efectos sobre la inflación y los salarios con Natalia Arias de CCOO y Dani Yebra de Eldiario.es
Sanidad privada
Privatización Defensa adjudica a Quirón el servicio de vigilancia de la salud de su plantilla
Tras el escándalo, el principal cliente del novio de Ayuso gana el concurso para realizar exámenes de salud a la plantilla del Ministerio de Defensa, que hasta 2020 se realizaban en el Hospital público Gómez Ulla.

Recomendadas

Culturas
Xirou Xiao “Mi mirada artística es constructiva y, por tanto, tiene en la educación su aliada”
La compañía de performers Cangrejo Pro; la exposición ‘Zhōngguó. El País del Centro’ o la película de Arantxa Echevarría ‘Chinas’ son algunos de los proyectos en relación a la comunidad china en Madrid con la impronta de Xirou Xiao.
Violencia sexual
Clara Serra “Legislar el sexo con arreglo al deseo es la vía directa al punitivismo”
En ‘El sentido de consentir’, Clara Serra defiende que el concepto de consentimiento es precario y ambiguo. Pese a su utilidad jurídica para hacer leyes, argumenta, no puede convertirse en la receta mágica.
África
Hakim Adi, historiador “Hay mucha desinformación sobre el comunismo y su conexión con África y la diáspora”
El historiador Hakim Adi explora las conexiones entre el panafricanismo y el comunismo en una investigación que ha desarrollado en los últimos diez años y que requirió la consulta de archivos en Rusia, EE UU, Gran Bretaña y varios países de África.
Genocidio
Mkhaimar Abusada “Israel quiere quedarse en Gaza”
En esta conversación el doctor gazatí de Ciencias Políticas, Mkhaimar Abusada aborda la popularidad de Hamás en Gaza, las probabilidades de éxito israelí en la lucha por extinguir la insurgencia palestina o el futuro político del enclave.