Agroecología
Milikua: “Los hombres no hacen las tareas más importantes en el campo, cobran valor porque las hacen ellos"

La autora del libro 'Sobre la tierra, bajo la sombra' (Consonni, 2023) reflexiona en el Día de la Persona Agricultora sobre el papel que ha tenido y tiene la mujer en el campo, su representación en los espacios de poder o sobre el Estatuto Vasco de las Mujeres Agricultoras
Leire Milikua
Leire Milikua Iñaki Landa Fuentes

La arquitecta e investigadora Leire Milikua (Abadiño, 1985) se entrevistó con varias campesinas de Euskal Herria que participan o han participado en puestos de decisión del mundo rural. Lo hizo durante 10 meses gracias a una beca de Emakunde, con la que acabó redactando el estudio Representadas y visibles en 2022. Especialista en Agroecología e Igualdad de Género, siguió en esta línea con el ensayo Lur gainean, itzal azpian (Lisipe-Susa, 2022), que fue traducida al castellano con Sobre la tierra, bajo la sombra (Consonni, 2023).

Este 15 de mayo, Día de la Persona Agricultora, reflexiona sobre el papel que ha tenido y tiene la mujer en el campo, la imagen que se tiene de sus funciones, su representación en los espacios de poder o sobre el Estatuto Vasco de las Mujeres Agricultoras.

Con el libro Sobre la tierra, bajo la sombra pones luz en el mundo rural para descubrir a las mujeres que han tenido y tienen un papel fundamental en las fincas agrarias. Como dice María Sánchez en el prólogo, no hay que darles voz, porque ya la tienen, sino un altavoz para que se las escuche. ¿Por qué todavía existe la imagen de un hombre, en el imaginario popular, al pensar en el campo, si las mujeres siempre han estado ahí?
La semilla de este libro es una investigación participada llevada a cabo durante 10 meses con una beca de formación de Emakunde llamada Ordezkatuak eta ikusgarriak (Representadas y visibles). Se recogen 43 voces de campesinas que participan o han participado en espacios de toma de decisión del sector. La gran mayoría coincide en que el sector se ha representado históricamente como un mundo de hombres y eso se veía claramente en la esfera pública. ¿Quiénes iban a la feria? ¿Quiénes iban a cerrar un trato? ¿Quiénes iban a las reuniones? Eran ellos. En el imaginario popular hay un sector masculinizado porque en los espacios de toma de decisión y de poder han estado ellos. Por otro lado, es curioso que, cuando hablamos de campo, actividad agraria o maquinaria, la gente imagine a un hombre, pero cuando se habla de lo rural, la cosa cambia y se nos aparece una abuela familiar, con un delantal.

El libro nace de una beca de Emakunde, con la que hiciste entrevistas individuales y grupales con campesinas. ¿Cómo actuaban o cómo respondían en función de si estaban solas o acompañadas?
Tanto las entrevistas individuales como las colectivas se plasman de forma anónima. En el “una a una” se generan situaciones de más intimidad, espacios en los que salen temas que difícilmente lo harían en otras condiciones porque hay experiencias dolorosas, que dan vergüenza, etc. Por otra parte, los espacios grupales se convierten en espacios de co-creación, conectas con la fuerza de que estás entre iguales y, como se dice en el libro, nunca sabes cuándo va a saltar la chispa. Hacen falta las dos cosas: espacios más íntimos para conocer la profundidad de las vivencias personales, pero luego tiene que ir acompañado de espacios colectivos porque desde ahí construimos alternativas, alianzas, estrategias, etc.

El sector agrario se ha representado históricamente como un mundo de hombres y eso se veía claramente en la esfera pública. ¿Quiénes iban a la feria? ¿Quiénes iban a cerrar un trato? ¿Quiénes iban a las reuniones? Eran ellos

Una frase del libro dice: “Si el hombre trabaja fuera del hogar y la mujer no, quedándose a cargo de la huerta y algunos animales, esa mujer no es campesina. En cambio, si la mujer trabaja fuera y quien se queda en el hogar con la huerta y los animales a su cargo es un hombre, nadie duda de que ese hombre es un campesino”. ¿Valen menos las horas de una mujer que las de un hombre?
Ese ejemplo me lo puso un representante de un sindicato agrario en una entrevista que hice hace unos años. Me pareció muy acertado. Creo que una de las características del libro es que engrana testimonios con conceptos más teóricos, sobre todo en el capítulo central titulado “Bajo la sombra” y que trata de la participación de las campesinas en los espacios de toma de decisión del sector. En cuanto a este ejemplo que me pones, en el libro recojo que Margaret Maruani advirtió que el mismo trabajo, dependiendo de si lo hacían los hombres o las mujeres, se construye de forma diferente. Pierre Bourdieu también menciona el double standard o doble criterio. Como se señala en el libro Democracia Patriarcal (Txalaparta, 2022), la cuestión no es que los hombres hacen las actividades más importantes, sino que las actividades cobran valor si las hacen los hombres, y ponen como ejemplo el BasqueCulinary Center.

Leire Milikua
Leire Milikua Iñaki Landa Fuentes

Las mujeres representan el 49% de la población rural en la CAV. Pero esta representación se desploma en los puestos de decisión de las organizaciones agrarias, cooperativas, etc. ¿Por qué?
Primero hay que diseccionar ese 49%. Si hablamos de trabajo remunerado, según los datos de 2016 que recojo en el libro, el 75% de las mujeres rurales se dedica al sector servicios y solo el 1,3% se dedica al sector agrario. Cuando hablamos de mujeres rurales y su relación con la agricultura, el 58% de ellas no tiene ninguna relación, y del 42% que sí la tiene, la mayoría es para autoconsumo. Solo un 12% de las mujeres rurales recibiría una parte o la totalidad de sus ingresos de la actividad agraria. Después, hay que hablar de la titularidad de la actividad, que es lo que te permite formar parte de un sindicato, cooperativa, etc. Es decir, la titularidad es la puerta a la membresía, y la membresía la llave para la representación. Una vez que eres parte, puedes optar a ocupar los espacios de decisión. Una tercera cuestión son los obstáculos que encontramos tanto a nivel interno como externo, que desgrano en el libro: cómo hemos sido socializadas, la violencia simbólica, las características de esos espacios (¿quiénes han participado en su construcción? ¿a qué perfiles responden?)… Si sumamos estos tres elementos vemos la explicación de por qué se desploman esos números.

Es hora de desarrollar todo el potencial del Estatuto vasco de las Mujeres Agricultoras y poner los medios necesarios para ese fin

En 2015, la CAV aprobó el Estatuto de las Mujeres Agricultoras, que ha sido referente en el Parlamento Europeo e incluso en la sede de la ONU en Nueva York. En el Estatuto se vinculan las ayudas a organizaciones agrarias a una representación de las mujeres equilibrada en los órganos directivos del sector. A priori es positivo. ¿Cómo valoras esta ley?
En 2025 se cumplirán 10 años de la aprobación de esta ley. Lo veo como una estructura que recoge aspectos muy importantes para la mejora de la situación de las campesinas, pero como menciono, en el libro esa estructura o esqueleto hay que completarlo con músculos, con piel, con sistemas diversos. Hay que darle vida. En cuanto a la participación de las campesinas en los órganos de decisión, este es el punto que más revuelo ha causado, ya que, como bien has apuntado, de ello ha dependido el poder seguir recibiendo ayudas públicas. En la investigación de la que partió el libro dediqué un capítulo a propuestas para su mejora, fruto de la participación de las protagonistas. Estas medidas se centraban en 3 esferas: en propuestas que pudieran activarse a nivel individual; en propuestas que pudieran promoverse a nivel de organización; y en propuestas que eran competencia de la Administración. Si tenemos en cuenta la totalidad del Estatuto, EHNE Bizkaia publicó en el 2023 un documento de análisis y propuestas para su desarrollo integral. En él se menciona la elaboración de planes y programas concretos para cada punto o artículo y la dotación de recursos para su desarrollo, la difusión y divulgación del Estatuto, la visibilización de la labor de las mujeres campesinas… En definitiva, considero que es hora de desarrollar todo su potencial y poner los medios necesarios para ese fin.

Se dice que la historia actual se escribe desde una mirada urbana. Esto se extiende a luchas como la feminista, que ha tenido una visión extremadamente urbanocéntrica. Precisamente María Sánchez habla de eso en su libro Tierra de mujeres, donde se preguntaba dónde estaban las mujeres rurales. De alguna forma, la lucha no las incluía a ellas. ¿Crees que está cambiando?
Afortunadamente, creo que estamos complejizando la mirada. Esa asimetría urbano-rural es un eje al que creo que hay que prestar atención. Pero tenemos que fijarnos en cómo lo hacemos, y esto es válido en todos los ejes de opresión: cuando estamos en la parte del privilegio, ¿cómo nos acercamos a la parte desfavorecida? Lo rural es sujeto, las personas que viven ahí tienen su agenda y sus necesidades. Volviendo a la idea inicial de la voz y el altavoz: creo que tenemos que prestar atención y, sobre todo, crear/dejar espacio.

A las mujeres campesinas les atraviesan, por lo menos, tres ejes de opresión: por ser mujeres en una sociedad heteropatriarcal, por ser rurales en una sociedad urbanocentrista y por ser campesinas y generar alimentos en una sociedad capitalista

A la difícil presencia de la mujer en el campo, por toda esa violencia simbólica y material, se le añade la complicada situación del sector. ¿Cómo ven la situación las mujeres campesinas, en base a la experiencia de tus entrevistas?
Ellas son perfectamente conscientes de la situación del sector y de que es un sector fundamental. Quienes no vemos como sociedad ni el sector ni las mujeres, somos nosotras. La situación del sector es algo que nos atraviesa a toda la sociedad, pero el sistema está montado de tal manera, con esta compartimentación y con estas distancias físicas y emocionales que genera, que parece que es algo que no va con nosotras. Pero nosotras, en esta parte del mundo, la gran mayoría comemos tres veces al día. No hay lugar a dudas, su situación nos tiene que interpelar, pero no lo hace, y esto también forma parte de la invisibilización. En el libro expongo que a las mujeres campesinas les atraviesan, por lo menos, tres ejes de opresión: por ser mujeres en una sociedad heteropatriarcal, por ser rurales en una sociedad urbanocentrista y por ser campesinas y generar alimentos en una sociedad capitalista. Es hora de que nos sintamos interpeladas: como sociedad tenemos que crear una masa crítica, tenemos que ser altavoces de sus reivindicaciones, abrir la mirada y arrimar el hombro.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Agroecología
Ecología andaluza ¿Qué anillo verde necesita la Sevilla del siglo XXI?
La idea de impulsar un gran anillo verde en Sevilla ha ganado peso en los últimos años gracias al trabajo de los movimientos sociales. Sin embargo, un proyecto como este conlleva mucho más que plantar árboles. Aquí exponemos, brevemente, cómo pensamos que debería planificarse y ejecutarse el anillo verde que necesitamos en la Sevilla del siglo XXI.
Agroecología
Opinión Contra el desalojo del proyecto agroecológico Otxantegi Herri Lurra en Berango
El jueves 18 de abril pretenden expulsar un proyecto que ha recuperado campos de cultivo para ejecutar un PGOU que acabaría con 40 hectáreas de espacios naturales y suelos fértiles
Especulación inmobiliaria
Especulación inmobiliaria El PSOE retira la Ley del Suelo ante la oposición de sus socios y del PP
La falta de acuerdo con el PP y el voto contrario de Sumar, Podemos, Junts y ERC lleva al gobierno a retirar una reforma que facilita los pelotazos urbanísticos, según las críticas de sus aliados parlamentarios.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda Instituciones, fondos buitre e inmobiliarias se dan cita en Madrid en plena crisis de vivienda
Decenas de organizaciones sociales suman sus fuerzas contra la feria inmobiliaria SIMA, un evento que reúne desde el martes a fondos de inversión e instituciones públicas para promocionar el uso de la vivienda como activo financiero.
Palestina
El 28 de mayo España, Irlanda y Noruega anuncian el reconocimiento oficial de Palestina como Estado
El 28 de mayo, Palestina será oficialmente un Estado para España, Noruega e Irlanda. Los tres países han anunciado esa fecha como la del reconocimiento oficial de Palestina como Estado.

Últimas

Genocidio
Genocidio Israel llama a consultas a sus embajadores en España y en los países que reconocerán el Estado palestino
El primer ministro noruego, Jonas Gahr Støre, ha justificado su decisión declarando que “no puede haber paz en Oriente Medio sin que Israel y Palestina tengan su propio Estado, es la única solución real al conflicto”.
Análisis
Análisis Ventajas e inconvenientes de coger la motosierra
Hagamos un ejercicio de imaginación y cojamos esa motosierra y veamos lo que pasa con la economía.
Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda Una demanda colectiva contra CaixaBank intenta anular 16 cláusulas abusivas en contratos de alquiler
El Sindicat de Llogaters lleva a la justicia a esta entidad financiera, a la que acusa de abusos sistemáticos en pisos de protección oficial levantados con subvenciones públicas por la Obra Social de la Caixa.
Recortes
Educación Huelga educativa contra los recortes, el distrito único y el retroceso del valenciano
La Plataforma en defensa de la enseñanza pública, que agrupa a los principales sindicatos de docentes y tejido educativo, desarrolla hoy la primera huelga de la era PP-Vox.
Fake news
Investigación Así se financia la desinformación en Murcia: ‘OkDiario’ y ‘EsDiario’, los favoritos de López Miras
El Gobierno murciano ha repartido más de 240.000 euros a medios de desinformación en los dos últimos años. De ellos, Eduardo Inda se ha embolsado casi la mitad y EsDiario 54.355 euros.
Más noticias
Cine
Obituario Roger Corman, rey de la serie B, administrador de la cultura ‘freak’ (y sus sesgos)
El autor de ‘El péndulo de la muerte’ dirigió un buen número de películas reivindicables y produjo algunas joyas peculiares dentro de sus pequeños imperios del cine ‘low cost’.
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. La prioridad no será de facto: los provinciales solo tendrán prioridad si tienen un convenio autonómico superior o un acuerdo interprofesional previo.
Salud
PRECARIEDAD ALIMENTARIA El Gobierno Vasco adjudica medio millón a una empresa sancionada por servir alimentos en mal estado
La empresa sevillana Plataforma Fermar acumula cinco multas por ofrecer comida en mal estado en residencias para mayores y en centros para menores de edad en Madrid, ha recibido tres millones del Gobierno Vasco para las cárceles.
Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.

Recomendadas

Cine
Cine y vivienda ¿Dónde están los desahucios en las películas españolas?
Con excepciones señaladas como ‘En los márgenes’ o ‘Antidisturbios’, el conflicto de la vivienda sigue ausente de las ficciones que aspiran a retratar nuestro presente.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.