Colombia
Francia Márquez: “El camino hacia la paz es la justicia social”

Francia Márquez será la primera mujer y la primera afrodescendiente en convertirse en vicepresidenta de Colombia. Lo hace como parte del Pacto Histórico liderado por Gustavo Petro, el primer partido de izquierda que gobernará el país. Márquez representa la voz de las mayorías negras, campesinas, populares e indígenas que la política colombiana ha marginado desde hace décadas.
@nhernandez6015
17 jun 2022 06:00

Francia Márquez se sienta en una silla con el brazo detrás del respaldo. Estamos en la loma de San Antonio, en Cali. Hay sol y los insectos pican con ganas. Como siempre lleva ropa de colores, la misma que usaban los esclavos de la costa de Guinea que llegaron a Colombia en los tiempos de la colonia. Esta vez, su vestido es rojo y combina con su un collar de pionías, semilla utilizada ancestralmente para rechazar las malas energías y atraer la buena fortuna.

Su mirada es fuerte e intimidante. Lleva el pelo atado y un pendiente dorado con el mapa de Colombia colgado en su oreja. También lleva a Colombia en su piel, en su historia y en su lucha.

Nació en el suroccidente del país, una de las regiones con mayor número de líderes sociales asesinados —dos en la última semana— en una pequeña comunidad llamada La Toma. Allí se enfrentó a la minería de oro con cianuro, mercurio y grandes palas mecánicas.

Generar miedo para luego vender seguridad democrática ha sido una estrategia histórica en Colombia y eso nos ha llevado a ser el país uno de los países más desiguales y violentos del planeta

Triunfó en su batalla por el Río Ovejas. Para ello marchó junto con otras 80 mujeres hasta Bogotá y logró que el Gobierno colombiano devolviese las tierras a su comunidad y prohibiese la minería ilegal en su aldea y otras poblaciones de la zona norte del Cauca.

Su compromiso social tuvo consecuencias. Las amenazas de muerte de grupos paramilitares como Las Águilas Negras o Los Rastrojos la obligaron a alejarse de su tierra y ser una de los millones de colombianos desplazados por la violencia interna.

Madre soltera de dos hijos, abogada y reconocida por su lucha ambientalista, cosechó más de 800.000 votos en las elecciones del Pacto Histórico, mérito que le valió que el candidato presidencial victorioso, Gustavo Petro, le ofreciera la vicepresidencia en su fórmula. Hoy se la puede ver con su mirada firme y su puño alzado en centenares de pegatinas en las paredes de ciudades como Cali o Bogotá.

Este domingo 19 de junio, esta mujer afro, minera, amenazada y desplazada se ha convertido en vicepresidenta de Colombia, algo que para cualquier ciudadano de a pie hasta hace unos meses era impensado.

Colombia preelectoral - 6
Acto de campaña electoral del candidato a presidente por el Pacto Histórico Gustavo Petro y la candidata a vicepresidenta Francia Márquez, en Santiago de Cali el pasado 19 de Mayo. Robert Bonet

¿Cuáles son las condiciones de este momento histórico que permiten al pueblo colombiano esperanzarse con la posibilidad de un cambio?
Hay una nueva juventud con una conciencia y una nueva visión política. Fueron los que propiciaron un estallido social. Por muchos años eran los indígenas, los negros, los campesinos haciendo movilizaciones todo el tiempo; y esos jóvenes lograron poner la discusión de la resistencia en la boca de todo el mundo. Todo el país estaba hablando de resistencia. Y esos jóvenes muestran el camino de un cambio, un cambio en la política.

Nosotros como movimientos sociales crecimos enseñándonos que no había que meterse en la política. Que como movimientos sociales no teníamos que participar en política. Siempre nos decían “meterse ahí es perderse”. Hoy, por el contrario, esa narrativa ha cambiado. Porque cuando por miedo evitamos meternos como líderes sociales en política, la política termina quitándonos la vida, asesinándonos. Entonces sí o sí hay que ocupar el Estado. Sí o sí hay que participar aun con el riesgo que eso significa. ¿Qué más nos espera en un país en donde el pan de cada día es asesinar a líderes y lideresas sociales?

La paz es no solamente el silenciamiento de los fusiles, la paz es inversión social, la paz es justicia social. El camino hacia la paz es la justicia, es la justicia social

Sin embargo, no es suficiente con que los jóvenes se pusieran en primera línea. Es todo un proceso, yo estoy aquí porque ha sido un proceso histórico, mi pueblo históricamente ha luchado por sus derechos, luchó contra la esclavitud, lucho para la independencia y sigue luchando por la dignidad.

¿Cuáles son los desafíos que se vienen en los próximos años?
El primer desafío para gobernar este país es lograr la paz, el consenso en favor de la paz. Y es el principal desafío porque hemos tenido años de conflicto armado que ha bañado de sangre este país, ha generado desplazamientos forzados y ha generado más de nueve millones de víctimas. Muchos colombianos exiliados huyendo de la violencia y un sinnúmero de personas asesinadas, una situación que ha evitado que este país sea una potencia de la vida.

Hemos tenido dirigentes políticos que apelan a sostener el conflicto armado y mantener a la comunidad empobrecida para mantenerse en el poder. Generar miedo para luego vender seguridad democrática ha sido una estrategia histórica en Colombia y eso nos ha llevado a ser uno de los países más desiguales y violentos del planeta.

¿Y cómo se plantea alcanzar la paz?
Se inició un camino y un diálogo con actores armados, aunque todavía faltan otros. Todavía abundan la incertidumbre y la violencia en los territorios y comunidades tanto urbanos como rurales. Pero también se debe comprender que la paz es no solamente el silenciamiento de los fusiles, la paz es inversión social, la paz es justicia social. El camino hacia la paz es la justicia, es la justicia social.

Entonces es necesario llegar al segundo desafío, erradicar el hambre. Si no se detiene el hambre en Colombia, la inseguridad y la violencia van a seguir siendo el pan de cada día. Y eso pasa por recuperar nuestro campo colombiano, eso pasa por recuperar la producción agrícola, la autonomía y soberanía alimentaria y, por supuesto, por el turismo como un potencial económico de generar convivencia y bienestares. Somos de los países más ricos en biodiversidad del planeta y eso nos pone un potencial enorme. Nosotros podemos vivir sabroso, partir de una economía para la vida.

La izquierda latinoamericana ha reproducido el modelo neoliberal, basado en el extractivismo, y entonces el desafió que vamos a asumir en Colombia es cambiar la matriz energética

Entonces, otro desafío enorme que tenemos para nuestro planeta es el tránsito de la economía extractivista hacia una economía sostenible. En Latinoamérica hemos tenido gobiernos de izquierda, pero eso no significa que por ser de izquierda estén planteándose un cambio del modelo hegemónico de desarrollo. La izquierda latinoamericana ha reproducido el modelo neoliberal, basado en el extractivismo, y entonces el desafió que vamos a asumir en Colombia es cambiar la matriz energética y esa economía extractivista dependiente del petróleo, del carbón, hacia el camino de una economía sustentable.

¿Y cree que están dadas las condiciones para lograr esas metas?
Claro, pero no es que llega Gustavo Petro y Francia Márquez a posicionarse el 7 de agosto y al otro día no hay más explotación de petróleo y carbón. No, no se trata de eso, se trata de un alistamiento institucional, de generar las condiciones de infraestructura, de generar la concientización en nuestra sociedad para ir haciendo ese tránsito a que en los 20, 30 años que tenemos para revertir los efectos de la crisis ambiental podamos llegar a emisión 0 en nuestro país.

Colombia preelectoral - 9
Encuentro de mujeres con la candidata a vicepresidenta por el Pacto Histórico, Francia Márquez, en Santander de Quilichao, departamento del Cauca, el pasado Sábado 14 de Mayo. Robert Bonet

¿Existe el apoyo necesario para lograr ese tipo de cambios?
Cuando los indígenas hacen un acuerdo para la garantía de derechos, cuando los negros se movilizan, los campesinos y los jóvenes se movilizan para exigirles a los que nos gobiernan garantías de derechos, ellos dicen: “¿Ustedes quiénes son? Ustedes son de la Colombia profunda, ese es su lugar, ustedes tienen que seguir ahí, ustedes son nadie para nosotros”.

Por eso yo utilizo el lenguaje del poema de Eduardo Galeano para resignificar y hacer entender a la gente en el lugar donde se nos coloca. Ellos nos nombran como una minoría para decir que somos incapaces de definir nuestro propio destino. Y lo peor que nos dice “ustedes quieren todo regalado”. Y no queremos todo regalado. Ellos se roban todo. 50 billones de pesos [12 millones de euros] se pierden cada año en este país mientras la gente no tiene conectividad, mientras no hay agua potable, mientras no hay acceso a un empleo digno, mientras no hay acceso a educación para la juventud.

Ellos nos nombran como una minoría para decir que somos incapaces de definir nuestro propio destino. Las minorías son las 47 familias que nos han gobernado en este país y la mayoría son la gente oprimida, excluida y marginada de Colombia

Entonces las minorías son las 47 familias que nos han gobernado en este país y la mayoría son la gente oprimida, excluida y marginada de Colombia. Que, si nos juntamos, lo que vamos hacer es construir desde la raíz, desde el centro, desde la vida que ponemos en el centro condiciones de dignidad para Colombia. Y bueno si Colombia logra la paz, no solo Colombia sino la región avanzará.

Mencionabas el concepto de “vivir sabroso”, un lema que ha sido central en la campaña del Pacto Histórico. ¿De qué se trata?
Bueno, nosotros en medio de las dificultades, en medio de las necesidades básicas, en medio del conflicto armado hemos podido sembrar paz. Cuando las mujeres del Pacífico colombiano escuchan bombas y empiezan a tocar la marimba, el guazás y empiezan a cantar para silenciar a partir de la música tradicional de la gente afrodescendiente del Pacífico los sonidos de los fusiles, ahí hay posibilidades de una vida digna. Vivir sabroso significa para Colombia recuperar los valores sobre la vida que han sido tan fracturados por la política de muerte y por el modelo económico. Eso significa vivir sin miedo. Que podamos vivir con alegría, que podamos vivir en derecho, que podamos vivir con dignidad.

Yo escuché en mi casa a mi abuela, que no sabía leer ni escribir, que la dignidad no tiene precio, y la dignidad es lo único que nos ha quedado a nosotros en este país. Después de tanto sufrimiento, de tanta tristeza y dolores, lo único que nos ha quedado es la dignidad. Así que nos paramos desde ahí para hacer que todo el mundo viva con dignidad, para hacer que todo el mundo tenga derechos. Dignidad es poder andar sin miedo y poder meterse los tres golpes al día [desayuno, almuerzo y cena]. Dignidad es poder tener oportunidades. Dignidad es poder lograr que lo que se escuche en los campos de este país sean los instrumentos musicales de la cultura, del arte, de la memoria ancestral de lo que hemos sido en resistencia. Dignidad es que los niños y niñas tengan espacios libres y que no se los reclute por actores armados y que luego el Estado los asesine.

Relacionadas

Colombia
Las elecciones que se ganaron un año antes
Vale la pena quedarse a vivir una temporada en la fotografía que muestra a Francia Márquez y a Gustavo Petro prestando sus manos para el sueño de una Colombia en paz.
Editorial
América Latina revuelta
En unos pocos años, América Latina ha cambiado de color. El giro a la izquierda del subcontinente contrasta con la progresiva derechización y militarización en Europa.
América Latina
América Latina revuelta Colombia celebra el fin del uribismo
Victoria histórica del progresismo en Colombia. Con 11.281.013 votos, Gustavo Petro se convierte en el primer presidente de izquierdas del país y Francia Márquez en la primera vicepresidenta mujer y negra. El 7 de agosto comienza “una historia nueva, otra Colombia”, augura el futuro presidente.

Destacadas

Deportes
Deportes El movimiento antiolímpico se organiza en París
Reunidos en la capital francesa a finales de mayo, activistas contra los Juegos de Londres, Río de Janeiro, Tokio, Hamburgo, París, Los Ángeles y Pirineos-Barcelona expusieron los abusos y derivas en materia de seguridad, vivienda, ecología y desperdicio de dinero público que suponen los Juegos modernos.
Carta desde Europa
Medios de destrucción
Por muy terrible que sea para el pueblo ucraniano, la guerra de Ucrania no es más que una cuestión secundaria inserta en una historia de dimensiones mucho mayores.
Laboral
Perspectiva de género El Supremo fija que las madres se beneficien de 112 días de cotización por parto también para la prejubilación
La sentencia insiste en la necesidad de aplicar la perspectiva de género y toma como guía la Ley de Igualdad. Las llamadas “cotizaciones ficticias” están contempladas para el acceso a pensiones contributivas, pero no para el subsidio previo.
Sanidad pública
Colapso sanitario Seis días esperando cama en las Urgencias de La Paz
Salas con capacidad para 18 camas que albergan a 45 pacientes y enfermeras con puestos asignados en los pasillos. Trabajadores y usuarios denuncian el “colapso” de este gran hospital madrileño y apuntan al cierre de las urgencias de primaria y al despido de los refuerzos covid como principales causas.
Extrema derecha
Desregulación ambiental Naomi Klein: Estados Unidos está en medio de un “golpe de estado judicial”
“El golpe judicial continuo que viene de este tribunal no ha terminado en absoluto”, advirtió la autora de “La doctrina del shock”.

Últimas

Violencia policial
Movimientos sociales Detienen a un vecino de Sevilla en una manifestación contra los cortes de luz
La policía detuvo ayer lunes en Sevilla a Juan G., un vecino que se manifestaba contra los recortes de la luz. Este 5 de julio se celebra una concentración que pide su liberación inmediata.
Pensamiento
El hilo invisible de Bookchin
El pensamiento de Murray Bookchin sigue siendo actual y necesario. Por eso la reedición por Capitán Swing de su obra clave, ‘Ecología de la libertad’, es una gran noticia.
Accidentes laborales
Seguridad laboral Un empresario que intentó que un trabajador sin contrato ocultara su accidente laboral grave es detenido en Alacant
El trabajador accidentado accedió a dar en el hospital la versión propuesta por su jefe de que se trataba de “un accidente doméstico” cuando este le dijo que podía tener problemas con extranjería si decía que fue en el trabajo. Hacía jornadas de más de 9 horas diarias por menos de 800 euros sin ningún tipo de prevención de riesgos laborales, lo que derivó en una caída de tres metros de altura con fractura cerebral y lesión medular.
Sanidad pública
Sanidad Pública Madrid gasta 3.000 millones de euros menos que el resto del Estado en Sanidad
Madrid es la comunidad que menos gasta en Sanidad, un 3,7% con respecto a su PIB. Además, es la penúltima que menos dinero destina por habitante, 1.340 euros. Así se indica en un nuevo informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) y el sindicato CC OO.

Recomendadas

Rif
Armas químicas en el Rif, olvido y justicia
Un siglo después de la barbarie cometida contra la población civil del Rif España sin reconocer su responsabilidad, lejos de cualquier política de reparación.
Presupuestos Generales del Estado
Crisis económica La reforma fiscal “no puede esperar más”, dice Unidas Podemos
La única forma de “equilibrar la balanza fiscal” es haciendo que “los que más tienen paguen lo que les corresponde”, dice la secretaria general de Unidas Podemos, Ione Belarra, en una declaración en el Secretariado del partido.
Trabajo sexual
Derechos Trabajadoras sexuales ante las leyes abolicionistas: “Necesitamos derechos tanto si queremos abandonar como si queremos quedarnos”
El estigma y lo que llaman “la industria del rescate” son algunos de los problemas que señalan Séfora Jiménez, María José Barrera, Ninfa y Verónika Wolf, que reclaman superar la falsa dicotomía entre abolición o regulación de la prostitución. Temen la propuesta de ley abolicionista del PSOE, pero advierten de que ya existen mecanismos para criminalizarlas.
Memoria histórica
Fosas Comunes Las ‘costras’ de la memoria española que hurga una periodista polaca
Katarzyna Kobylarczyk publica un libro donde recoge historias de las fosas comunes de la Guerra Civil y la represión franquista. Aunque en un principio estaba pensado para público polaco, su alta calidad y profundidad de enfoque ha hecho que sea traducido a español y a ucraniano.
Leyes Mordaza
Libertades La reforma a ley Mordaza, esa promesa de campaña que el PSOE se resiste a cumplir
Esta semana ha sido el séptimo aniversario de la entrada en vigor de la ley de Seguridad Ciudadana aprobada por el PP cuando tenía mayoría absoluta. Su modificación es hasta ahora el compromiso que más está costando cumplir al Gobierno de coalición. Presión de los colectivos sociales y partidos aliados para una reforma ambiciosa que Sánchez parece no desear. Por qué representa un déficit democrático para una España del siglo XXI.
Militarismo
¿Las chicas son guerreras?
Para atraer el talento femenino a la causa otanista, sus portavoces han tirado del esencialismo de género más primitivo, basado en la idea de que las mujeres somos pacíficas por naturaleza.