Decrecimiento
Miguel Pajares: “Necesitamos las energías renovables, pero está implantándose un modelo poco respetuoso”

Miguel Pajares ha escrito un libro demoledor contra todas y cada una de las fantasías verdes del capitalismo: ‘Bla-bla-bla: el mito del capitalismo ecológico”, publicado por Rayo Verde.
MiguelPajares
Miguel Pajares es Biólogo y antropólogo, y ha escrito el libro Bla-bla-bla: el mito del capitalismo ecológico, publicado por Rayo Verde

Biólogo y antropólogo de formación, autor de varias novelas y ensayos, el trabajo de Pajares se ha centrado en temas relativos a la inmigración, el racismo y el derecho de asilo, temáticas a las que se dedica como miembro investigador del Grupo de Investigación sobre Exclusión y Control Social –adscrito al Departamento de Antropología Social de la Universidad de Barcelona– y como presidente de la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado.

Producto de la investigación sobre estas materias y su relación con el calentamiento global fue su anterior ensayo, Refugiados climáticos. Con una prosa ágil y atractiva, Pajares hace en Bla-bla-bla un repaso conciso pero detallado y minuciosamente documentado de cada uno de esos mitos ecológicos con los que el capital corporativo maquilla las consecuencias de su insaciable crecimiento. El libro muestra también la participación de las administraciones públicas en la construcción de esas fábulas, cuyos efectos sobre la población y los ecosistemas del planeta se hacen cada vez más dramáticos.Pero además, Bla-bla-bla propone una salida esperanzadora a esta amenaza que impone el capitalismo sobre la vida: la del decrecimiento sostenible.

Tu libro expone, una tras otra, las principales farsas con las que el capitalismo juega al ecoblanqueo o greenwashing corporativo en connivencia con estructuras estatales y supraestatales. ¿Cuáles son estas farsas? ¿Qué finalidad persiguen?
Creo que el objetivo de las corporaciones es claramente adaptar su marketing a las nuevas situaciones sociales. Actualmente, hay una gran sensibilidad en relación con el medio ambiente y el cambio climático. Los movimientos juveniles de justicia climática, unidos a la labor de las organizaciones ecologistas y a la testaruda insistencia de los científicos que avisan sobre los colosales peligros que nos trae el cambio climático han logrado que el tema sea de alcance social, y es esto lo que han visto las corporaciones. Grandes empresas que antes negaban el cambio climático, ahora dicen que lo entienden y que ellos ya están poniendo la solución al problema.

Así, anuncian gran número de medidas de tipo ambiental, pero en realidad lo que buscan es seguir con sus negocios y que sus productos sean adquiridos incluso por las personas sensibilizadas con este tema. Al mismo tiempo, tratan de evitar que los gobiernos impongan regulaciones más estrictas. Y lo malo es que los gobiernos, en la mayor parte de los casos, “compran” ese discurso de las corporaciones.

Anuncian gran número de medidas de tipo ambiental, pero en realidad lo que buscan es seguir con sus negocios y que sus productos sean adquiridos por las personas sensibilizadas

Bonos de emisiones, técnicas de captura y almacenamiento de carbono (CCS, por sus siglas en inglés), planes de conservación forestal, hidrógeno verde, incluso geoingeniería… ¡Pareciera que nos sobran soluciones para el cero neto en emisiones! Sin embargo, muestras cómo, en cada una de estas “soluciones” que se proponen, aparece la alargada sombra de las industrias petrolera y gasística.¿A qué se debe este vínculo?
Sí, todo eso que mencionas forma parte de las promesas climáticas de las corporaciones. En mi libro voy analizando cada una de esas medidas y creo que demuestro que ninguna sirve para hacer una reducción importante de los gases de efecto invernadero. Todas son soluciones que prometen esa reducción en un determinado futuro, pero los estudios que se han hecho al respecto dejan claro que la incidencia de tales soluciones será pequeña. Y lo malo es que esas promesas de futuro le sirven a las empresas para seguir emitiendo los gases de efecto invernadero sin que nadie se lo impida.

Es algo así como si nos dijeran: “no os preocupéis, ahora seguimos emitiendo, pero ya lo arreglaremos en el futuro”. Pero, además, es importante otro aspecto que señalas en tu pregunta. Resulta que los gobiernos, especialmente la UE y el Gobierno de los EEUU, está aportando grandes cantidades de dinero para ese tipo de soluciones de futuro, y ese dinero se lo están llevando las grandes corporaciones, y en particular las de los combustibles fósiles. Curiosamente, detrás de la estrategia del hidrógeno, quienes están son las empresas gasistas y petroleras.

La UE y el Gobierno de los EEUU, está aportando grandes cantidades de dinero para ese tipo de soluciones de futuro, y ese dinero se lo están llevando las grandes corporaciones

A menudo, desde diferentes sensibilidades ecologistas, nos encontramos con una apuesta enfática por las renovables como gran solución a la crisis. Esta es una propuesta que, además, hoy enfrenta cierta polémica en diversas partes del Estado español, por la forma en que se está implantando. ¿Qué limitaciones tiene esta apuesta?
Es un asunto de cierta complejidad. Necesitamos que se desarrollen las energías renovables, principalmente la solar y la eólica, para reducir el consumo de combustibles fósiles, pero está implantándose un modelo de desarrollo poco respetuoso con otros aspectos que también son importantes para el medio ambiente. Por ejemplo, no podemos desarrollar la energía solar a base de reducir las tierras de cultivo.

El problema es que los grandes proyectos solares y eólicos están en manos de las grandes empresas energéticas, cuando lo idóneo sería que estuvieran en manos de comunidades que desarrollan su propia energía para atender sus necesidades locales. El modelo de comunidades energéticas que han puesto en marcha algunos ayuntamientos es el que deberíamos potenciar.

El problema es que los grandes proyectos solares y eólicos están en manos de las grandes empresas energéticas, cuando lo idóneo sería que estuvieran en manos de comunidades

Con todas estas propuestas sobre la mesa, ¿cuáles son las implicaciones de esta situación general para la población y los ecosistemas, tanto a nivel local como global? Pienso en tu libro anterior, Refugiados climáticos, donde mostrabas las consecuencias para las poblaciones del Sur global, que son las que menos contribuyen a la crisis ecológica y las más afectadas por ella.
Las amenazas a las que se enfrenta la humanidad si el calentamiento global sigue el ritmo que tiene ahora son enormes. En mi último libro lo explico, pero es verdad que lo desarrollé más en el anterior, Refugiados climáticos. Se trata de amenazas como la pérdida generalizada de cultivos, tanto por la temperatura como por el cambio de los patrones de las lluvias; o el incremento de los ciclones, que serán cada vez más destructivos para las ciudades costeras; o la subida del nivel del mar, que también afectará a las ciudades costeras y destruirá las zonas de cultivo de los deltas, que en muchos países son sus áreas agrícolas más importantes.

Estas amenazas nos afectarán a todos, pero es cierto que los países tropicales son los que más las están sufriendo. La paradoja, como señalas, es que esos países son los menos responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero que han conducido a la crisis climática y, sin embargo, son los que más la están sufriendo. El capitalismo se ha expandido desde el principio a costa de poblaciones y países que han cargado con las consecuencias de tal expansión, y parece que es lo que pretende seguir haciendo.

Decrecimiento
Decrecimiento El Woodstock del poscrecimiento
Del 15 al 17 de mayo se celebró el encuentro Beyond Growth en el Parlamento Europeo al que asistieron un millar de académicos, activistas, representantes de partidos, sindicatos e instituciones europeas.

Tu trabajo deja en evidencia cómo vivimos inmersos en una fantasía, la del crecimiento, instalada en todo imaginario social dominado por el orden capitalista. ¿Cuáles son las amenazas de esta fantasía?
El crecimiento económico plantea dos grandes problemas. El primero es que se produce consumiendo unos recursos que son cada vez más escasos. Hace cincuenta años que se publicó el estudio Los límites del crecimiento, y desde entonces sabemos que no puede haber un crecimiento infinito en un mundo de recursos finitos. Ahora eso está poniéndose en evidencia de forma cada vez más clara; estamos tropezando ya con los límites de los recursos.

Hace cincuenta años que se publicó el estudio Los límites del crecimiento, y desde entonces sabemos que no puede haber un crecimiento infinito

En mi libro desarrollo bastante los límites que nos plantean los metales, y creo que dejo claro que no podremos tener tanta energía renovable como se dice, ya que depende de unos metales que serán cada vez más escasos. El segundo problema que quiero resaltar es el energético: si mantenemos el crecimiento económico, no podemos prescindir de los combustibles fósiles, porque la creciente demanda de energía hace que el aumento que se produce de energía renovable no sea suficiente para empezar a reducir el consumo de fósiles. Esto es algo que ya está muy claro: las renovables están creciendo muy deprisa, pero el consumo de combustibles fósiles también sigue creciendo. Y si esto es así, no estamos luchando contra la emergencia climática.

Ante este panorama general, ¿cómo es posible superar esas amenazas? ¿Dónde podemos encontrar la esperanza?
La esperanza reside en que la sociedad tome una conciencia clara de que debemos cambiar el rumbo. Ahora ya hay muchos adolescentes y otras personas que han tomado esa conciencia, pero no es suficiente para que las sociedades en su conjunto cambien sus estructuras de producción y consumo, y eso es lo que debemos lograr. 

Medio ambiente
Medio ambiente Erika González: “Hay que echar a las energéticas para construir alternativas de economía solidaria”
La especialista en violaciones de derechos humanos y medioambientales del Observatorio de Multinacionales participa hoy en las jornadas Democracia secuestrada, en Vigo

Propones una salida a la crisis socialmente justa: la del decrecimiento sostenible. ¿A qué te refieres con este término? ¿Es factible alcanzarlo y, si es así, cómo?
Necesitamos ir a una sociedad de menor consumo energético, y ello quiere decir que el consumo de gran número de cosas debe reducirse. Pero no han de reducirlo los que menos tienen y menos consumen, sino los que más. Actualmente, el cincuenta por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero se deben al consumo del diez por ciento más rico de la población mundial. Son ellos los que deben reducir su consumo. Por ejemplo, hemos de lograr que desaparezca por completo el consumo suntuario.

El cincuenta por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero se deben al consumo del diez por ciento más rico de la población mundial

Para lograr eso necesitamos quitarle poder a las élites corporativas y financieras; necesitamos que sean las políticas públicas las que dirijan la economía. Eso solo se logra si desarrollamos una economía basada en el cooperativismo y en otras formas de economía social y solidaria, así como en empresas públicas. Para alcanzar esa sociedad de menor consumo energético tenemos que hacer ciertas cosas. Pondré dos ejemplos. Una es la relocalización industrial, para producir más cerca lo que necesitamos y reducir el transporte mundial. Otra es la reconversión de los monocultivos agroindustriales en agricultura campesina que sirva para alimentar a las poblaciones locales.

Solo estos dos objetivos ya nos dan idea de que las transformaciones que tenemos que hacer son de gran calado. El problema es que si no las hacemos, no estaremos haciendo frente a la emergencia climática. En cuanto a si es factible, bueno…, no será fácil, pero eso es lo que tenemos que hacer. Lo que no sirve es lo que está haciéndose ahora: desarrollar las energías renovables, el coche eléctrico y el hidrógeno, mientras todo lo demás sigue sin cambios, y mientras las emisiones de gases de efecto invernadero siguen creciendo.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
El Salto Radio
El Salto Radio Carlos Taibo: la alternativa de perder el tiempo
Resumimos -en el penúltimo programa de la temporada de Señales de Humo- la charla de Carlos Taibo en el pueblo onubense de Berrocal: “Mundo finito, decrecimiento para que quepamos todas”
El Salto Radio
El Salto Radio Cambiar y decrecer… o perecer
Volvemos a una pregunta tan incómoda como necesaria, que tiene que con nuestra supervivencia: ¿alguien nos puede decir cómo un modelo económico orientado al crecimiento infinito puede funcionar en un planeta finito?
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Violencia policial
Racismo Dos policías locales de Madrid, a juicio por agresión racista
Los agentes golpearon al único menor racializado que saltó la verja del recinto ferial de la Vaguada el pasado 13 de octubre.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Series
Series Los Chochos voladores vienen por ti
Ha vuelto ‘We are Lady Parts’, alhamdulillah, pero igual no te gusta lo que tienen que decir. ¡Un, dos, tres, cuatro!

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
Infancia
Infancia sin toros Duras críticas al palco infantil en la feria taurina de Badajoz
La Fundación Franz Weber califica de preocupante y aberrante la propuesta empresarial de habilitar un espacio para la infancia en la plaza de toros.
Ayuntamiento de Madrid
Campamentos de verano en Madrid Sin campamento urbano a menos de una semana del fin del cole
250 familias de Puente de Vallecas se enteran en el último momento de que la primera semana después del fin de curso escolar no habrá campamento infantil urbano por un retraso en la licitación del servicio.
Alquiler
Alquiler La subida del alquiler en la Comunidad Madrid es más del triple de la media nacional
Mientras que la subida de los alquileres ha sido del 4% de media desde mayo del año pasado, los precios en la Comunidad de Madrid han escalado un 14,2%.
Más noticias
Minería
Minería en Galicia La Xunta oculta desde enero la solicitud de un nuevo megaproyecto minero en Touro
Cobre San Rafael solicita además que sea considerado Proyecto Industrial Estratégico, según indican más de un ciento de colectivos en un comunicado conjunto, para “facilitar su tramitación exprés e impedir la participación pública”.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Recomendadas

Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.