Feminismos
María Galindo y la oscuridad bailable

Enfrentarse a Galindo y a su escritura supone dejarse amasar cual pan casero. Como si energías ancestrales te atravesaran el cuerpo, recorriendo en milésimas de segundo cada rincón de tu piel. Una lectura sobre el último libro de María Galindo, 'Feminismo bastardo'.
Maria Galindo
María Galindo. Mujeres creando Manu Navarro


14 sep 2021 09:30


“Así de insolentes
así de arrebatadas,
que nada de esta sucia pasión
se hace sin estrategia”
Susy Shock


Un anodino jueves de junio, recibo un inesperado paquete. Desde el sur del mundo, desde el culo del mundo, irrumpe en mi casa un mágico y sedicioso regalo: Feminismo bastardo (Mujeres Creando, 2021), el último libro de María Galindo. Abrirlo es como enfrentarse a una cajita de Pandora. Al desgarrar el papel que lo envuelve, emergen del mismo perfumes seductores, tarjetas y papelitos escritos con una fina caligrafía, una pequeña bolsa de colores, similar a esas que una se lleva al mercado (para recolectar alimentos, frutos y especias exóticas, hojas de coca y palo santo), dentro un delantal azul de cocina, con figuras eróticas bordadas en blanco. Viene con instrucciones claramente detalladas:

“Prenda útil para hornear cuerpos. Usar sin prenda complementaria alguna”.

Y es que enfrentarse a Galindo, tanto a ella en sí misma como a su escritura, supone para cualquier pobre mortal dejarse amasar cual pan casero. Como si energías ancestrales te atravesaran el cuerpo, recorriendo en milésimas de segundo cada rincón de tu piel. Galindo, la “tecnochamana viajera entre los mundos materiales e inmateriales”, como la define Paul B. Preciado en el bellísimo prólogo que acompaña el libro; Galindo, la dragona “que bota fuego por la boca”, fuego de rabia, de furia y deseo indomable; la que se viste de monja puta o se calza un pasamontañas para salir a grafitear en las noches covidosas bolivianas; pero también la que te susurra gualichos, te manda sortilegios que viajan a través de los océanos, embrujándote a base de yuyitos y labios pintados de negro. Esa Galindo, gorda, terca, lesbiana, ese auténtico “monumento arqueológico” que supo desestabilizar al mismísimo parlamento boliviano con sus tacones plateados y sus minifaldas de vértigo.

María Galindo. Feminismo bastardo 2
María Galindo, 'Feminismo bastardo' (Mujeres Creando, 2021)

Con todos estos ingredientes, con esos aromas de cocinas comunitarias, de ollas populares para sobrellevar la miseria y el hambre, de risas, ecos y lágrimas compartidas en el Parlamento de las Mujeres, Galindo nos hornea sus textos. Artículos diversos reunidos en su último libro, el cual, como indicaban las instrucciones que se me daban, te deja literalmente en bolas, desnuda ante la urgencia de una utopía que aún no se ha definido, pero que ya se está construyendo: sin palabras ni conceptos a los que agarrarte, sin certezas conocidas en las que asegurar tus credenciales, sin identidades homogéneas en las que protegerte, sin bibliografías feministas que nos aparen. Como si nos faltaran las palabras, como si nos enfrentaran a nuestra más radical vulnerabilidad, a eso que ella misma denomina “la perspectiva del afuera” (la calle, la antiacademia, el antimuseo, la frontera). Porque solo situándonos en ese “afuera” seremos capaces de tramar, tejer y conspirar una nueva revolución. “Un espacio de desobedientes / de enloquecidas / de rebeldes” (Galindo, 2021, p. 69).

Esa raza vencida, enemigo cuerpo

Feminismo bastardo está compuesto de una treintena de artículos. Organizados en cinco temáticas o pilares fundamentales, como afirma la propia Galindo: los feminismos, el arte, el movimiento LGTBI, una completa taxonomía de conceptos y definiciones que marcan el espacio público y las democracias representativas y, por último, la pandemia y sus consecuencias en el entramado social y subjetivo. Sin embargo, todos ellos giran en torno a dos cuestiones básicas para la propuesta de transformación social feminista que nos propone la autora: el análisis y replanteamiento de la colonización y la noción de utopía, como horizonte revolucionario. No estamos, por tanto, ante un libro de pensamiento feminista. No esperen encontrar la obra que engrose nuestras ya abultadas bibliografías en gender studies. Galindo nos trae una verdadera caja de herramientas, con afilados cuchillos, mazos desestructuradores, dildos preincaicos, tacones para tomar la calle y celebrar la mutación. Feminismo bastardo no es un libro, es un “banquete colectivo de resistencia”.

Respecto al propio título, señala Galindo en la dedicatoria que abre el libro que bien podría habérselo dedicado a aquellas bastardas célebres, de la cual se asume como fiel heredera: la Malinche o la gran bestia de la sombra, Gloria Anzaldúa. Decide, sin embargo, homenajear con sus escritos a todas aquellas bastardas desconocidas, olvidadas e ignoradas, esas “que habitan grietas, que echan raíces en bisagras” y que bailan en la oscuridad. Estas hijas sin nombre, bautizadas tras el ritual sangriento de la violación, expropiadas de sus cuerpos, historias y deseos, condenadas a aceptar sumisamente las lógicas del mestizaje, impregnan cada una de las páginas, apareciendo bajo diversas identidades en los distintos textos que componen el libro. Son las locas, las desempleadas, las exiliadas del neoliberalismo, las putas, las indias, las mariconas, las vendedoras ambulantes, las desobedientes e inclasificables. Todas aquellas que, en sus arrugas y pliegues, sus canas y tetas caídas, sus cuerpos cansados de tanto expolio, trabajo e injusticia, portan la bibliografía imprescindible de ese feminismo que habita las calles, las fábricas, las cárceles y al que nunca es capaz de asomarse el feminismo euroblanco, desde sus púlpitos autocomplacientes de la academia.

Filosofía
Bárbara y mestiza: el feminismo de Gloria Anzaldúa
Chicana, lesbiana y mestiza: el feminismo fronterizo de Anzaldúa reflexiona sobre las relaciones entre género, cuerpo, raza y clase social.

Somos bastardas, impuras, ilegítimas, chingadas. Ante la dicotomía radical que divide la sociedad boliviana, partida en los polos del mestizaje y el blanqueamiento, la bastarda, en cambio, se sitúa en el entre, en lo indecidible. Asume así su genealogía violenta y ocupa el lugar que tanto Gutiérrez como Anzaldúa denominan “la herida colonial”, herida que atraviesa nuestros cuerpos, que hiere nuestras carnes, como los alambres de púas que resguardan las fronteras. Herida tan interiorizada y naturalizada que nos hace rechazar y aborrecer a la india que portamos dentro. Por ello, si nos limitamos a definirnos desde la mera mestiza, nos advierte Galindo, no dejamos de reproducir la propia estrategia de apropiación de la colonización, así como todo el proceso de domesticación del deseo que esta ha llevado a cabo en el cuerpo de la mujer. Reivindicar el mestizaje supone, en definitiva, reivindicar la violencia y la violación, el sometimiento y la humillación. Asumirnos bastardas, por el contrario, supone legitimar la desobediencia, los lugares no dicotómicos, los intersticios y la ambivalencia, lo mutante y fronterizo.

El feminismo bastardo nos sitúa en una 'genealogía-otra', tanto para el propio movimiento feminista como para las luchas antirracistas y el pensamiento decolonial.

“Las luchas descolonizadoras y antirracistas necesitan abrir un nuevo círculo conceptual que trascienda los límites identitarios, que trascienda los relatos victimistas, que trascienda el mito ‘originario’” (Galindo, 2021, p. 40). Heredera de esa experiencia que María Lugones denomina las “epistemologías de frontera”, lugares “que sirvan para cruzar mundos”, frente a esas otras epistemologías de falsas encrucijadas y fragmentación, Galindo se sitúa en esos espacios liminares, híbridos y extraños. Tal es el origen de nuestro bastardismo, como “acto de hurgar en la historia, escarbando lo que está prohibido preguntar” (Galindo, 2021, p. 38). Y tal es el feminismo, subversivo, colectivo y revolucionario que se nos propone en este libro.

El feminismo como sentido de época

El feminismo bastardo nos sitúa, por tanto, en otra genealogía, en una genealogía-otra, tanto para el propio movimiento feminista, como para las luchas antirracistas y el pensamiento decolonial. Pues llevamos el mito originario tatuado en nuestras pieles mestizas, mito que impregna y se infiltra en nuestros cuerpos y deseos, en nuestras relaciones e instituciones, sin posibilidad de crítica alguna. Asimismo, “no hay una genealogía feminista“, nos dice Galindo, ”sino muchas genealogías diferentes” (Galindo, 2021: p. 80), y toda memoria feminista que se pretenda única, homogénea y universal está en clara sintonía con los discursos y dispositivos de poder contra los que pretende luchar. Urge tejer, escribir, reconstruir una memoria bastarda e ilegítima de nuestros orígenes. Sin dioses, amos o patrones a los que rendirles culto y obediencia. Pues solo así, podremos situarnos en un feminismo que Galindo define como un verdadero “sentido de época”, suerte de epojé, entendida esta tanto en su radical sentido de “suspensión o puesta entre paréntesis” de las teorías feministas hegemónicas asumidas sin crítica alguna, como de necesidad y compromiso urgente que nos permita enfrentar los envites del neoliberalismo y del capitalismo patriarcal.

Y es que resulta radicalmente urgente abordar el patriarcado, nos dice Galindo, no desde un posicionamiento lineal, homogéneo y vertical, sino como un verdadero entramado complejo en el que se genera todo un sistema de jerarquías. Para ello, dos son las propuestas que se nos ofrecen en este libro: por un lado, el lúcido concepto de despatriarcalización en su triple valencia: como proceso de desobediencia, como método y como utopía y horizonte de confluencia antagónica de los distintos feminismos; por otro, la idea de un feminismo entendido como insólita alianza ética, como confluencia discordante, como intuición: un feminismo intuitivo como “lectura directa y vivencial del cuerpo, de la calle, del barrio, de la cárcel, de los juzgados, del desempleo” (Galindo, 2021, p. 51).

En cuanto a la despatriarcalización, concepto y práctica que nace originariamente de la propia Galindo, esta debe entenderse como llave, lugar, verbo y utopía. Despatriarcar permite abordar las relaciones intrínsecas que se producen entre patriarcado, colonización y capitalismo, entendidos estos como organizaciones sociales, económicas, discursivas y políticas que generan toda la estructura material en la que se insertan nuestras vidas y cuerpos, y en la que estos son vulnerados, precarizados y violentados.

De la misma manera que el poder no es algo monolítico, la despatriarcalización es esa herramienta político-creativa que nos permitirá remover y desmontar los cimientos de las estructuras más rígidas, la matriz de las múltiples opresiones que sufrimos.

Y puesto que el problema radica en las estructuras mismas, estructuras que vienen teñidas por esa matriz colonial y que impregnan incluso los movimientos políticos de corte indigenista o supuestamente anticoloniales, hay que proceder al desmontaje de las mismas, desde su raíz, para deconstruirlas y descolonizarlas. Y de la misma manera que el poder no es algo monolítico ni homogéneo, la despatriarcalización es esa herramienta político-creativa que nos permitirá, cual palanca deconstructiva, remover y desmontar los cimientos de las estructuras más rígidas, la matriz de las múltiples opresiones que sufrimos.

Usinas feministas: poéticas de la justicia

Si bien el eje despatriarcalización-descolonización-feminismo intuitivo atraviesa todo el libro, hay dos textos que podrían leerse en paralelo. Me refiero a “Bibliografía feminista”, bellísima carta que escribe Galindo a una estudiante de Buenos Aires y el “Manifiesto de sedición feminista”. Aunque muy diferentes en tono y estilo, ambos nos dan una serie de claves para entender el feminismo como ese espacio fundamental para la transformación social y como lugar para la construcción de sujetos y relaciones insólitas. La bibliografía feminista que nos propone Galindo nada tiene que ver con las aulas de las universidades ni con autoras de referencia. Por el contrario, esta bibliografía se lee en nuestros cuerpos, en los pliegues de nuestras madres, abuelas, amigas y amantes; en las estaciones de metro y de bus, que exudan todo el sudor de tantas trabajadoras; en las esquinas y aceras, donde encontramos la ternura de las putas.

El cuerpo, el deseo, la vida, la materialidad de aquello que nos constituye se convierten en el eje del proyecto utópico de la despatriarcalización, dado que han sido siempre el objetivo del poder. Por ello, María Galindo define el feminismo, no como una agenda de derechos e igualdades que pueden terminar cooptados por cualquier ideología política, desactivando con ello su potencia transformadora. Por el contrario, Galindo nos insta a generar un feminismo como una verdadera “fábrica de justicia”, cuyas obreras son capaces de crear, de producir su propio lenguaje, sus propios espacios (siempre ajenos al poder y a las políticas estatales), sus alianzas, solidaridades y refugios desobedientes, críticos, sediciosos e insospechados. Son siete los pasos para conseguirlo, según el “Manifiesto de sedición feminista”, pasos que van desde la desmitificación de héroes y caudillos, la necesidad de afrontar las luchas contra el capitalismo con sujetos políticos más amplios y heterogéneos que el manido “proletariado”, hasta la producción de horizontes comunitarios anticoloniales, antirracistas, antipatriarcales y ecologistas.

Solo así podremos romper con los cercos conceptuales en los que se nos ha encerrado, con las jaulas invisibles que nos someten, con las relaciones de poder que nos expolian y despojan. No, porque no se trata de una mera cuestión de derechos. Ni de cuotas, ni de la supuesta igualdad, cuyos ropajes seductores terminan por vaciarnos como sujetos políticos. Pues “no queremos migajas, queremos la revolución”. Y solo es posible llegar a la misma gracias a luchas creativas, poéticas, deseantes, subversivas, metafóricas, indigeribles para todo dispositivo de poder. La propia Galindo, en su respuesta a los textos pandémicos de Paul B. Preciado, cierra el libro con la bella imagen de una revolución “multicolor, multiforme y deliciosa”, esa en la que se conspira, se transpira, se traman otros modos de vida. “Escribo para incendiar”, nos advierte Galindo en la primera página del libro. Y es que estos textos nos prenden en llamas, nos dinamitan por dentro, nos hacen llorar ante una morgue boliviana, ante la vagina y el útero de una puta. Pero también nos invitan a soñar con otras coreografías, geografías y solidaridades en las que encontrarnos juntas, revueltas y hermanadas. Como en una bailanta a ritmo de cumbia, un ágape o celebración “de una unidad indigesta, inexplicable e incompleta” (Galindo, 2021, p. 70).

(El título del texto hace referencia al último álbum del grupo argentino Kumbia Queers).



Sobre o blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas as entradas
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Opinión Golpe contra la sociedad en Bolivia
Qué difícil es explicar que nos lo tomamos en serio porque tenemos un entrenamiento al desastre y que, por muy absurdo que pareciera, teníamos derecho a reaccionar con miedo.
Opinión
Opinión Bolivia resiste: respuesta democrática ante nuevo intento de golpe de Estado
Además de la ausencia de apoyo popular e internacional, este movimiento liderado por Zúñiga parecía contar con una participación minoritaria del sector militar y policial.
América Latina
América Latina Un general sublevado trata de dar un golpe de Estado en Bolivia entrando a la fuerza en la sede del Gobierno
Un tanque ha tirado las puertas de la sede del Ejecutivo después de que el comandante general del Ejército, Juan José Zuñiga, amenazara con cambiar el Gobierno. El mismo militar destituido ya ha abandonado el intento de golpe y huido en un blindado.
Julio A
18/9/2021 8:59

Siempre me ha llamado la atención como Galindo se apodera de cierto discurso indigenista/anticolonial tratándose de alguien cuyos orígenes están en movimientos de izquierdas que parten de clases acomodadas paceñas muy alejadas de movimientos originario-campesinos. En ocasiones su discurso suena condescendiente o paternalista, como si el único mestizaje correcto fuese el que ella defiende. Lo que contrasta con la idea de muchas genealogías feministas.

0
0
Sobre o blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas as entradas
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Palestina
Genocidio España tratará a 15 niños y niñas palestinas mientras quedan 10.000 pacientes que necesitan evacuación
El director general de la OMS agradece el gesto mientras pide evacuaciones médicas ampliadas, ya que solo 5.000 palestinos y palestinas han sido trasladados desde que comenzara la ofensiva israelí el pasado 7 de octubre.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Israel declara “terrorista” a la UNRWA y le prohíbe operar en el país
Días después de que Reino Unido reinicie el financiamiento de la agencia de refugiados de la ONU, el Parlamento israelí aprueba tres leyes que prohíben la actividad de esta organización y criminaliza a sus 30.000 trabajadores.
Venezuela
Elecciones presidenciales Venezuela hacia el 28J: unas elecciones en las que por primera vez en una década cualquier cosa puede pasar
La oposición de derechas concurre sin exclusiones, vetos ni llamadas a la abstención con un candidato de consenso, Edmundo González, que podría arrebatar el poder a Nicolás Maduro.
Sphera
Sphera Cómo ser trans en Grecia: existir, resistir
Las historias de Ari, Kassiope y Paola muestran la situación de las personas trans en Grecia. Un reportaje de El Salto Vídeo para Sphera Network.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.

Últimas

Gobierno de coalición
Transfobia y contratos irregulares El silencio en el PSOE y la presión de los colectivos precipitan el cese de Isabel García
La directora del Instituto de las Mujeres fue elegida en noviembre de 2023 por la ministra de Igualdad, Ana Redondo. Su nombramiento lanzó un mensaje de cambio de rumbo en el Ministerio por los posicionamientos transexcluyentes de García.
Infancia migrante
Menores que migran solos Cuatro claves para seguir el debate sobre la reforma de la Ley de Extranjería
Durante la jornada de hoy martes 23 de julio, se debate en el Pleno del Congreso la toma en consideración de la reforma de la Ley de Extranjería que incluye un mecanismo obligatorio de “reparto” territorial de la infancia migrante.
Desahucios
Desahucio Una amplia movilización vecinal no consigue detener el desahucio de Zohra en Lavapiés en el tercer intento
Convocadas por el Sindicato de Inquilinas de Madrid, y poniendo literalmente el cuerpo, hasta cien personas han intentado frenar por tercera vez el desalojo y de Zohra y su marido, con diferentes grados de incapacidad. Esta vez no lo han conseguido.
Opinión
Análisis Átomos, tabaco, armamento y fascismo en el Campo Arañuelo
Un análisis de la problemática laboral, ecológica y productiva en Campo Arañuelo, comarca del norte de Cáceres atravesada por múltiples contradicciones.
Más noticias
Sanidad pública
Recortes Denuncian la propuesta de retirada de los conductores de ambulancias en los centros de salud extremeños
La Plataforma por la Sanidad Pública de Extremadura critica el desamparo y la desatención en la que quedaría gran parte de la ciudadanía en una comunidad con altas tasas de envejecimiento y dependencia.
Ecoembes
Reciclaje La CNMC se harta del monopolio de Ecoembes y Ecovidrio
El organismo vuelve a señalar a las dos empresas de reciclaje copan el mercado y pide más transparencia y control sobre ellas.
Reforma laboral
Trabajo y precariedad Europa da la razón a UGT y fuerza al Gobierno a mejorar las condiciones de los despidos
Tras el fallo del Comité Europeo de Derechos Sociales sobre despidos improcedentes, Yolanda Díaz convoca a sindicatos y patronal para reformar la ley.
Turismo
Vivienda Pintadas contra pisos y hoteles: el Sindicato de Vivienda de Urola Kosta denuncia la turistificación
Desde 2018, los locales de uso turístico se han incrementado un 181,8% en Zarautz y un 158,3% en Zumaia. La construcción de dos nuevos hoteles incrementará el precio de los alquileres.

Recomendadas

Arte político
Soledad Urzúa “Utilizar un desecho agrícola para crear obras de arte permite transmitir un mensaje de amor”
Llega a Madrid “Metáfora Vegetal”, una exposición de la artista chilena Soledad Urzúa. Sus obras, creadas armónicamente con colores de óleo y materiales desechados como hojas de maíz, despiertan los sentidos.
Ocupación israelí
Ocupación israelí El teatro de la libertad de Yenín: resistencia a través del arte
Una iniciativa de teatro social en medio de la ocupación y las incursiones armadas israelíes en Cisjordania.
Personas con discapacidad
Itxi Guerra Itxi Guerra, activista anticapacitista: “Lo 'diska' muestra dónde falla el capitalismo y cómo dinamitarlo”
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.