Fronteras
El cierre de fronteras por el covid-19 impide los rescates de personas migradas en el Mediterráneo

Barcos de rescate de personas refugiadas denuncian que el estado de emergencia actual les impide continuar con sus operaciones de rescate, dejando a la deriva a las personas que intentan escapar de la guerra en Libia y solicitar asilo en Europa.

Alan Kurdi 2
El Alan Kurdi ha rescatado a 150 personas en el Mediterráneo central. Foto: Cédric Fettouche (Sea Eye)

“Al momento de escribir este documento, las 14:30h CEST del 11 de abril, cuatro barcos todavía están en grave peligro en el mar. Las Fuerzas Armadas maltesas se niegan a rescatar un bote en la zona de búsqueda y rescate (SAR) de Malta“, denunciaba  a principios de abril la organización Alarm Phone, que documenta y colabora en las tareas de rescate humanitario en el Mediterráneo. El comunicado se titulaba La excusa del Covid-19: la no asistencia en el Mediterráneo central se convierte en la norma y constituye una muestra muy clara de la situación de los rescates humanitarios en estos tiempos de pandemia.

“La brecha de los rescates en el Mediterráneo central ha aumentado considerablemente durante el covid-19. Actualmente no hay buques de rescate operativos en absoluto”, denunciaba Ina Fisher desde el Alarm Phone en entrevista para La Directa el pasado 3 de mayo. “Exigimos puertos seguros abiertos, el fin de las deportaciones a Libia y necesitamos libertad de movimiento para que entre todas podamos poner fin a las muertes en el mar”, añadía Fisher.

La ruta que deben atravesar las personas migrantes y refugiadas, huyendo y cruzando países y contextos políticos, sociales o económicos muy complejos, incluso con conflictos bélicos, que exponen a las migrantes a situaciones muy graves de vulneración de los derechos más básicos para cualquier ser humano. Además, el choque con las políticas migratorias de bloqueo y la externalización de las fronteras por parte de la Unión Europea,  que genera puntos calientes de concentración de personas que deben vivir durante años en centros o campamentos improvisados, esperando poder entrar en los planes de solicitud de asilo. Cerca de 40.000 casos documentados de personas ahogadas en la ruta del Mediterráneo en los últimos 20 años y decenas de miles de personas desaparecidas, según los informes de la organización Stop Mare Mortum

LOS ÚLTIMOS RESCATES REALIZADOS POR EL ALAN KURDI Y EL AITA MARI

“A nosotros nos tuvieron 12 días esperando con casi 150 personas rescatadas, hasta que Italia decidió traer el Rubattino”, narra el rescatista valenciano actualmente a bordo del Alan kurdi, Salvador Perelló, haciendo referencia al último rescate que realizaron el 6 de abril, cuando acudieron a la llamada de auxilio de dos embarcaciones en el Mediterráneo central.

Doce días tuvieron que pasar entre el rescate y el traslado de las 146 personas a un ferry más grande, el Raffaele Rubattino, por el bloqueo de los puertos y la negativa de los países europeos a colaborar en las operaciones de rescate. “La próxima misión del Alan Kurdi, se ha cancelado porque estamos ocupando ahora su tiempo con la cuarentena en Palermo, y la siguiente, originalmente planificada para mayo ha quedado oficialmente suspendida”, informa Perelló en coordinación con Sea Eye, la organización al frente del Alan Kurdi. En cuanto a las 146 personas rescatadas y trasladadas finalmente al Rubattino, después de dos semanas de cuarentena y todos los test de coronavirus negativos, estarían siendo trasladadas a los distintos puntos del sistema de acogida italiano, en Calabria y en Bari. 

Junto a ellas, también han pasado la cuarentena en el Rubattino las rescatadas por el Aita Mari, el buque vasco de rescate que navegaba desde Siracusa para volver a su puerto y que recibió la llamada de emergencia de las autoridades maltesas de auxiliar a 44 personas que había a la deriva en un bote. 

“En la navegación, fuimos alertados de que una patera llevaba tres días a la deriva al sur de Malta. Otras dos se encontraban en la zona y las autoridades no habían desplegado ninguna misión de búsqueda o rescate”, denunciaba en un comunicado la organización Salvamento Marítimo Humanitario (SMH), que coordina las operaciones del Aita Mari. En este caso, el Aita Mari que el 12 de abril volvía a su puerto por la imposibilidad de continuar con sus operaciones por el cierre de los puertos seguros, cuando tuvo que cambiar su trayectoria y acudir a prestar auxilio a la embarcación en peligro, advirtiendo de que viajaba sin personal médico ni rescatistas a bordo. 

Cuando finalmente llegaron a la posición y localizaron el bote, “informamos a las autoridades maltesas y nos respondieron que podíamos darles agua y comida, porque había personas que presentaban síntomas de deshidratación, pero la situación era mucho más complicada porque incluso había personas desfallecidas en el fondo del bote”, explican desde el Aita Mari. “La crisis sanitaria por el covid-19 es un argumento al que nos hemos enfrentado tanto el Alan Kurdi como el Aita Mari, diciendo que los puertos están cerrados para no hacer ningún movimiento en las operaciones de rescate”, agregan.

“La crisis sanitaria por el covid-19 es un argumento al que nos hemos enfrentado tanto el Alan Kurdi como el Aita Mari, diciendo que los puertos están cerrados para no hacer ningún movimiento en las operaciones de rescate”

“A nivel político, las organizaciones de rescate ya estábamos criminalizadas antes del Covid-19. El hecho de que haya llegado un virus como el actual es la tormenta perfecta para ejercer los mecanismos de bloqueo que ya se estaban activando antes”, argumenta Laura Lanuza desde el Open Arms, la organización del barco de rescate con sede en Badalona y que se encuentra anclado para acometer serias reparaciones en el motor. 

La consecuencia más explícita del blindaje de las fronteras y del bloqueo de los rescates   es que desde el último realizado el 6 de abril por el Aita Mari, no hay ningún barco de rescate humanitario operativo en el Mediterráneo. Durante las primeras semanas de abril la organización Alarm Phone recibió información de varios casos de no asistencia por parte de Malta e Italia, donde las personas en peligro estuvieron días a la deriva en el mar y sin combustible, agua ni comida. “Un barco fue devuelto a Libia, pero doce personas no sobrevivieron, cinco por deshidratación y hambre, y otras siete desaparecidas en el mar”, informa Fisher desde el Alarm Phone. “Las que sobrevivieron fueron llevadas de vuelta a Libia y están traumatizadas en centros de detención”, añade.

Las organizaciones denuncian también la estrategia del gobierno de Malta que se niega a cooperar en los rescates y que ahora estaría utilizando buques mercantes para devolver a las personas a Libia. Resaltan también la situación actual de conflicto bélico en Libia y especialmente en Trípoli, que está siendo bombardeada día tras día. “Hace pocos días el puerto estaba cerrado y estaban las patrulleras fuera porque el propio puerto de Trípoli estaba siendo bombardeado. Ese es el sitio del que están huyendo las personas, y ese es el sitio al que se les está devolviendo por este bloqueo”, declara Íñigo Mijangos, coordinador del Aita Mari.

Migración
El Aita Mari, atrapado entre la moral y la política

Más allá de granjearse un sorprendente apoyo como el de Salvini, el gobierno español también ha sido capaz de crear un nuevo concepto del peligro con estas negaciones de despacho: el peligro no existe mientras no se vea.

VIAS LEGALES Y SEGURAS 

“El Mar Mediterráneo no sólo es una fosa común, sino que también se utiliza como un espacio de no derecho. Ningún Estado miembro quiere a su sociedad civil mirando, colaborando o rescatando personas, haciendo justamente lo que ellos no están dispuestos a hacer”, explica Sonia Ros, portavoz de la organización Stop Mare Mortum, que denuncia las muertes y desapariciones en el Mediterráneo, y que trabaja por la defensa de las vías legales y seguras. 

Se trata de mecanismos administrativos que los países pueden activar para permitir por ejemplo la presentación de las solicitudes de asilo directamente en los países de origen o en tránsito. “Hablamos de vías legales y seguras no porque queramos contraponerlo con cualquier acción de desobediencia, sino porque esa legalidad ofrece mayor seguridad y disminuye considerablemente los riesgos de morir durante la ruta”, aclara Ros. “Son formas de evitar que las personas que migran y que buscan refugio se tengan que tirar al mar y tengan que recurrir a las mafias para poder llegar a un territorio que consideran seguro”, añade. 

Uno de estos mecanismos o vías seguras que proponen los movimientos sociales es la reubicación efectiva de los solicitantes de asilo en toda Europa, para evitar la concentración de personas en los límites fronterizos, donde se ejerce diferentes tipos de violencia sobre las personas que intentan cruzar, y se generan condiciones de hacinamiento que ponen en jaque los Derechos Humanos en Europa.

“Desde el punto de vista político, esta situación de pandemia puede llevar a un punto de inflexión que haga dar algún paso a la Union Europea”, explican desde Stop Mare Mortum

“Desde el punto de vista político, esta situación de pandemia puede llevar a un punto de inflexión que haga dar algún paso a la Union Europea”, explican desde Stop Mare Mortum, haciendo hincapié en que el contexto de tensión en Malta es una clara llamada de atención de los países receptores en el sur de Europa al resto de Estados miembro, para que asuman la responsabilidad compartida y la solidaridad con el fenómeno migratorio. 

Una mecha que se encendía ya el pasado mes de marzo cuando el gobierno de Turquía decidió abrir su frontera terrestre y Grecia respondió con violencia, además de suspender durante un mes el derecho de solicitud de asilo. “La UE, lejos de ayudar a Grecia a ser respetuosa con los Derechos Humanos, lo que hizo fue aplaudirla y decirle que era el escudo de Europa, porque ninguno de los Estados miembro están realmente comprometidos con estos procesos compartidos, como podría ser la reubicación”, argumentan dede Stop Mare Mortum.

Una herramienta útil podría ser la solicitud de asilo en embajada. Otra sería el visado humanitario, que consiste en permitir la entrada de personas a un país por razones humanitarias. “Como actualmente no pueden solicitarlo en su país de origen, tienen que llegar hasta aquí, poniendo en riesgo arriesgando sus vidas. Entendemos que los visados humanitarios serían también una herramienta positiva”, explica Ros. 

“Los Estados de la Unión Europea que insisten en criminalizar el rescate marítimo de las organizaciones civiles son directamente responsables de las muertes en el mar y del infinito sufrimiento de las personas que huyen de Libia. La UE presume de actuar en nombre de la Humanidad, pero está siguiendo principalmente intereses nacionalistas”, concluye la portavoz del Alarm Phone.

*Este artículo fue publicado previamente en catalán en La Directa.

Fronteras
Interior intenta una deportación colectiva prohibida por la legislación internacional

Más de 600 personas de nacionalidad tunecina que llevan cerca de ocho meses hacinadas en el CETI de Melilla esperando a ser trasladados a la península y que ahora se ven inmersas en este anuncio de deportación colectiva.

Arquivado en: Coronavirus Fronteras
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Galicia
Redes clientelares La empresa del cuñado de Feijóo obtuvo 200.000 euros en contratos a dedo de la Xunta mientras era presidente
La sociedad de telemarketing, Universal Support, se ha adjudicado 19,2 millones de euros más en licitaciones con la Consellería de Sanidade dedicadas al rastreo de casos de coronavirus durante la pandemia. Algunos de ellos, siendo la oferta más cara.
Opinión
Residencias No tenían por qué morir igual
El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso permitió a las personas residentes con seguro privado asistir al hospital y negó la asistencia a las personas que carecían del mismo. Ayuso es el ejemplo de la iniquidad, del desprecio absoluto a los derechos humanos.
#61187
20/5/2020 20:04

Es una situación muy compleja y una realidad muy dura para el q la vive.

Me pregunto si las llegadas de miles de personas anualmente de diferentes lugares como África, América Latina, Países del este, Siria, si son en gran parte, personas sin recursos, dejar libre circulación a aquellos q vienen sin nada, como para mantenerse, hasta q consiga regularizar su situacion y empleo, de qué vivirán?

Porque claro q lo suyo es q todo aquel q quiera entrar en otro país, se le diera la nacionalidad o, empleo y vivienda.
Pero la realidad es muy distinta.

El capitalismo, llevado por las multinacionales y bancos, son los q mandan y tienen la ultima palabra.

Ningún país dan papeles al llegar a a terceros países, ni nacionalidad , ni vivienda, ni trabajo.

Y cuando hay llegadas incesantes de personas, sin nada, reaccionan oponiendose a asumir tal descontrol de llegadas.

Y son racistas por ello, todos los países? No mezclemos cosas.

Todos con fronteras y leyes migratorias.
Y son por racismo y xenofobia, no.

El ser humano no es noble por naturaleza y es impredicible, a la vista esta q en todas las naciones hay buenos, malos, codiciosos y honestos, solidarios y racistas.

Ahora como pretenden ayudar a tantas personas q llegan sin recursos?
La solidaridad es una responsabilidad, q de no hacerse eficazmente, tanto en los países de acogida como los de origen, no solo van a desplazar el problema de pobreza. Causando mas lugares marginales, por el desempleo. Las mafias y la economía sumergida, aumentaran. Y la delincuencia crecerá. Si no mirar los países subdesarrollados, mucha población, poco empleo, mucha necesidad, y mas delincuencia.

Aquí los activistas, lo ven todo muy fácil.
Pero del entusiasmo y de la limosna no se vive.

Como pretender a los 4 países principales de acogida q asuman todas las llegadas y con tanta necesidades por cubrir?
Pq se les presionan en seguir acogiendo, aun si no dan a basto y los resultados de mejorarles la vida, es inapreciable?

No comprendo pq no se persiguen y condenan a las multinacionales, a los bancos, a los gobiernos q mandan tropas por petroleo y a los gobernantes de origen, q son los causantes de su miseria o las masacres?

Saben lo q están haciendo y aun así lo permiten?

España es un país de acogida, pero pretender q asuma todo el peso y mas cuando las llegadas no son puntuales y aquí tienen mucho por resolver, como el paro, la precariedad laboral, la economía sumergida, la pobreza y ahora con el covid 19 , a esta creciendo sin parar, en fin...

Salvar vidas es mucho mas q rescatar y decir, ya estáis aquí.

De no repartirse las riquezas y recursos y eliminar a los bancos y capitalismo ,
condenar y eliminar a las multinacionales, a gobernantes de origen, nada cambiara y seguirán muriendo. La pescadilla q se muerde la cola, un bucle, un circulo vicioso... El capitalismo sigue mandando sobre todo, las gentes mas vulnerables huyen de la miseria y el horror, los países de acogida son pocos y las ayudas insuficientes, los activistas salvan vidas, pero no les dejan a su suerte, sabiendo q no se les van ayudar, a la inmensa mayoría.... No reconocen q las llegadas son interminables y aun así los malos son aquellos q ya no puede acoger mas, cuando hay países ricos en el norte, q se desentienden y nadie hace nada por castigarby expropiar de las riquezas a los causantes de su miseria y guerras...

Q unos asuman con la necesidad de tantísimas personas y otros se desentiendan y salgan impunes de sus crímenes, por fomentar la esclavitud, miseria y guerras, y otros por abandonar a su gente, por perseguirles por defender los derechos humanos, por ser lgtbi, mujer, abortar, ...

La gente no vive de la caridad, a base de cama y pan temporal, necesitan empleo y de calidad, no explotarles como se hacen aquí y en Estados Unidos.

1
0
Literatura
Pedro Feijoo “A crispación é a emoción na que máis se inviste. Aos medios interésalles que teñamos un inimigo”
O escritor gañou hai uns meses o Premio Xerais con 'Ninguén contará a verdade', unha ficción ancorada na historia recente do poder político e a corrupción na que calquera pode atopar referentes reais: de Feijóo a Rueda pasando polos seus fontaneiros.
Argentina
Extrema derecha Milei recibe dos medallas en Madrid en un nuevo viaje “no oficial” sufragado con dinero público
El presidente argentino vuelve a España entre acusaciones cruzadas con el Gobierno de Sánchez, medallas de Díaz Ayuso y la extrema derecha y una concentración para denunciar la crisis social que ha desencadenado su gestión ultraliberal.
Alquiler
Alquileres Barcelona anuncia que no renovará más de 10.000 licencias de pisos turísticos
Collboni ha explicado que antes de noviembre de 2028, fecha máxima en la que caducan las licencias turísticas, se convertirán en pisos residenciales.
Personas refugiadas
Personas refugiadas 120 millones de desplazadas: cada vez más gente debe irse de su tierra, la comunidad internacional no responde
Mientras crecen los factores de expulsión que empujan a la gente a dejar su hogar, los estados fallan a la hora de atender las necesidades de las personas refugiadas, dificultando el acceso a la protección internacional.
Pensamiento
Guy Standing “La izquierda debe reinventarse o tendremos otro periodo fascista”
Con una mirada aguda sobre las relaciones laborales o los mecanismos de acumulación del neoliberalismo, Standing llama a propuestas radicales que ofrezcan a las personas un futuro mejor, frente a las fallidas fórmulas de la socialdemocracia.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Comunidad de Madrid
Análisis La trampa de Ayuso en la Ley Mbappé: no obliga a los ricos a invertir en España
La deducción del IRPF por inversiones de nuevos contribuyentes procedentes del extranjero no asegura que se genere ni un sólo empleo ni se invierta ni un sólo euro en la Comunidad de Madrid ni en el país.
Comunidad de Madrid
Sierra de Madrid Vecinos de El Boalo, Cerceda y Mataelpino marchan contra el año de gobierno ‘de la motosierra’
Más de 300 vecinos de Bocema se manifestaron contra la cancelación de numerosos servicios a la ciudadanía, tras el año de gobierno de derechas.
Crisis climática
Análisis Jugando con el clima en Bonn
Aunque muchos gobiernos puedan creer que ganan algo con sus posiciones, la realidad es que están atrapados en una versión climática del dilema del prisionero.
Palestina
PALESTINA Petiscos para pedir o cese do apoio da USC a Israel
A Asemblea Internacionalista do Estudantado de Compostela organiza unha xornada de portas abertas na xerencia da USC para pedir que se aproben as demandas contra o xenocidio.
El Salto Radio
El Salto Radio Señales de Humo: recopilatorio de la temporada
Ofrecemos en este último programa de la temporada un recopilatorio y resumen de lo que ha dado de si la temporada de Señales de Humo, la primera que se difunde en El Salto Radio.
Ecología
Euskal Herria La expansión del Guggenheim a Urdaibai avanza con la demolición de la histórica fábrica Dalia
Las obras para el desmantelamiento de la histórica cubertera ya están en marcha. Vecinas y asociaciones siguen luchando para detener un proyecto que, antes de las elecciones, había quedado en stand by.
Gobierno vasco
Gobierno Vasco Imanol Pradales ya es Lehendakari
La legislatura del Parlamento Vasco echa a andar con un parlamento igualitario donde el Lehendakari será un hombre y el jefe de la oposición también.
Ocupación israelí
Universidad pública La UPV/EHU ante el genocidio de Israel en Palestina
La masacre 'high-tech' es posible por las complicidades políticas, académicas y empresariales de una gran parte de estados que se autoproclaman democráticos

Recomendadas

Grecia
Personas refugiadas Grecia, cuando las personas con estatuto de refugiadas no acceden a ninguna protección
Procedentes del Congo y Camerún, Rosario y Virginie fueron víctimas de matrimonio forzoso, de tortura, de trata de personas con fines de explotación sexual, de la guerra. Sus historias revelan la crueldad de las políticas europeas.
Renta básica
Ingreso Mínimo Vital Resultados limitados y mucho sufrimiento: España deberá responder por el IMV ante la UE
Colectivos y personas afectadas han presentado una reclamación colectiva contra la administración por infringir la Carta Social Europea por su gestión de una prestación que, denuncian múltiples actores, tiene un alcance muy inferior al prometido.
Unión Europea
Unión Europea El giro Von der Leyen en política de fronteras y el 'modelo Ruanda'
La actual estrategia de Bruselas se basa en pagar a terceros países en África y Asia para que contengan la llegada de migrantes sin garantizar que se respeten los derechos humanos.
Migración
Fronteras Libia-Creta, la nueva ruta migratoria del Mediterráneo Oriental
Recientemente, una nueva ruta migratoria se ha dibujado en los mapas del Mediterráneo Oriental, la que une Libia con las islas griegas de Creta y Gavdos, ajenas antes al trasiego migratorio.