Libertades
La sentencia que encarcelará a Dani Gallardo ubica los altercados en una zona distinta al registro gráfico

Testimonios y vídeos publicados en redes sociales la noche en que Gallardo fue detenido desmontan la versión reflejada en la resolución condenatoria.
Concentración en la Puerta del Sol de Madrid en apoyo al pueblo catalán - 4
Aspecto de la manifestación, en Madrid, en solidaridad con el referéndum del 1 de Octubre en Cataluña. Álvaro Minguito

El 16 de octubre de 2019, cientos de personas se concentraron en la Puerta del Sol de Madrid en defensa de la autodeterminación de Catalunya y en rechazo a las condenas que el Tribunal Supremo había impuesto dos días antes, con penas de entre nueve y 13 años de cárcel para nueve de los enjuiciados en la causa del Procés. Transcurrida una hora y media, un grupo numeroso improvisó una manifestación con la intención de proseguir la protesta hasta el Congreso de los Diputados, un objetivo que la Policía Nacional se encargó de frustrar cargando sorpresivamente.

Media hora después de iniciadas las cargas, un agente alcanzó a Elsa, una de las manifestantes, y le propinó una paliza que le provocaría varias heridas y un enorme moratón en el muslo derecho, según han denunciado amigos que presenciaron los hechos y que aseguran que Dani Gallardo intervino para defender a su amiga. Según la versión policial, lo hizo golpeando el casco del agente con un palo con clavos.

Los dos jóvenes fueron procesados junto a un tercer detenido aquella noche. Hoy pesa sobre Gallardo una orden de busca y captura tras agotarse el pasado 29 de febrero el plazo para su ingreso voluntario en prisión. Le espera una pena de cuatro años de la que ya ha cumplido 13 meses en preventiva: tres años y medio por atentado a la autoridad y seis meses por desórdenes públicos. Sin embargo, los altercados que le atribuyen, y que justifican la violenta actuación policial contra Elsa, se tambalean a la luz de lo que indican los testimonios y el registro gráfico de la manifestación.

No se cuestiona la versión policial

“Estos funcionarios llevan a cabo sus declaraciones de forma imparcial y profesional, en el sentido de que no existe razón alguna para dudar de su veracidad”. Con estas palabras justifica la sección 23 de la Audiencia Provincial de Madrid que buena parte de los hechos que considera probados se sea exclusivamente en base a la palabra de los agentes, ya que “es prueba hábil y suficiente para desvirtuar la presunción de inocencia”.

Tanto Elsa como Dani fueron sentenciados a un año de cárcel por desórdenes públicos agravados, y, en el caso de Dani, también por atentado a la autoridad. Pero un recurso ante el Supremo, que estudió la calificación jurídica sin entrar a analizar el relato de hechos probados, descartó los agravantes y rebajó las condenas por este delito a los dos imputados a la mitad.

Dani Gallardo podría convertirse en el primer preso cumpliendo una condena que podría acogerse a la Ley de Amnistía

Según consta en la sentencia, Dani y Elsa formaban parte de una “masa violenta” de unas 80 personas que, equipada con palos, adoquines y “cinturones enrollados en las manos con grandes hebillas”, dañó el mobiliario urbano, increpó a viandantes, levantó varias barricadas con contenedores y material de obra y lanzó adoquines a la Policía.

La sentencia ubica estos acontecimientos a lo largo de un trayecto que partió a las 21.30h de Canalejas hacia la plaza de Santa Ana, para a continuación atravesar Jacinto Benavente, donde el grupo comenzaría a dispersarse. Según la sentencia, un número más reducido de personas provocó más altercados en las calles Mayor, Bordadores e Hileras, concluyendo la persecución policial en la plaza de la Villa, donde alcanzaron a Elsa. El agente que la redujo llamó al SAMUR a las 21.57h, acusándola de haberle agredido, de acuerdo con el parte de lesiones consultado por El Salto. El informe de asistencia sanitaria recoge que el agente fue atendido en Sol a las 22.23h —aunque el atestado indica que fue en el lugar de los hechos— y se apreciaron dos perforaciones en su casco y daños físicos de baja entidad en un hombro y en la cabeza: eritema (enrojecimiento), limitación del movimiento, edema (hinchazón) y cefalea.

La versión a la que el tribunal otorga credibilidad, sostenida por los agentes en sus declaraciones durante el juicio, se basa en el atestado policial, que especifica incluso que fueron cuatro las barricadas realizadas por este grupo de manifestantes y menciona agresiones a viandantes a lo largo del recorrido.

Dentro del cúmulo de acusaciones, la sentencia contiene que de lo manifestado por dos agentes se desprende que, tras la concentración, que “transcurrió sin incidentes”, estos se produjeron “después en la calle Arenal con grupos extremistas de signo contrario y en otras zonas del centro”. Lo hace aun cuando los telediarios de aquella noche emitieron las imágenes de la irrupción de un grupo fascista que se produjo al principio de la concentración y de cómo la Policía expulsó a los alborotadores fuera de la plaza. También se atribuye al grupo de Dani y Elsa el lanzamiento de una moto.

A pesar de que la Policía inició las cargas en la plaza de las Cortes minutos antes, en la sentencia no se hace ninguna referencia previa a Canalejas, al margen de la concentración en Sol, si bien en el atestado puede leerse que las unidades policiales que persiguieron a Dani y Elsa se encontraron con los manifestantes al ser informados de la existencia de disturbios frente al Congreso de los Diputados. No se aclara por qué, si es cierto que ya pertenecían a un grupo que venía provocando desórdenes públicos, solo se les tienen en cuenta los daños del grupo del que forman parte a partir de que son seguidos por estas unidades.

Lugares diferentes

“Fue un poco al azar. Yo estaba con otra compañera de la radio y justo salimos a tomar algo, bajamos para ir a casa y estaba la concentración en Sol”, explica Daniel Sousa, periodista que acabó cubriendo por casualidad la manifestación para Cadena SER. Relata el recorrido con detalle: “La manifestación creo que empezó a marchar de forma espontánea. Bajó por Tirso de Molina, siguió hacia Antón Martín por la calle Magdalena, giró más o menos a la altura de Antón Martín hacia el Congreso, por una calle muy pequeña, y cuando se estaba acercando al Congreso fue cuando la Policía dijo: ‘Hasta aquí’”.

Algunos asistentes denunciaron en redes sociales que la Policía encapsuló a los manifestantes, que únicamente estaban caminando. “Una ratonera de manual”

Sousa recuerda que la carga se produjo contra la cabeza de la manifestación, donde los agentes, dice, estaban bloqueando la calle. Sitúa las cargas “en la calle del León o en la calle San Agustín o la del Prado”. Desde Izquierda Castellana, uno de los colectivos convocantes en Sol, corroboran su versión: “Hubo un grupo que fue hacia el Congreso. Hubo cargas importantes por Huertas, con varios heridos. Disolvieron muy pronto”.

Algunos asistentes denunciaron en redes sociales que la Policía encapsuló a los manifestantes, que únicamente estaban caminando. “Una ratonera de manual”, califica Clàudia Pérez para El Salto, que vivió aquel momento y niega que al menos el grueso del grupo siguiese el trayecto que detalla la sentencia.

Examinando las abundantes fotografías y vídeos publicados aquella noche en Twitter (ahora X), puede comprobarse que efectivamente se produjeron cargas frente al Congreso, sin otro catalizador aparente que la iniciativa policial, y estas continuaron por la calle León y Santa María, donde los manifestantes tiraron varios contenedores para protegerse.

A lo mismo apuntan las noticias publicadas en los medios el día siguiente a partir de la información proporcionada por la Delegación del Gobierno y fuentes policiales: “Varios de los congregados tiraron al suelo tres cubos de basura. Este pequeño grupo de jóvenes recorrió las calles del centro de Madrid mientras agentes de la Policía Nacional trataban de dispersarlos y se produjeron enfrentamientos. Esta situación provocó que se registraran incidentes puntuales que se resolvieron de manera rápida”, puede leerse en Europa Press. La Razón también localiza los incidentes en Lavapiés.  Cadena SER y Madridiario ubicaron, por su parte, la agresión al agente en Lavapiés y las detenciones en los alrededores de Huertas.

Por el contrario, la única prueba documental que apoya que un grupo de manifestantes se desvió por el trayecto que describe la sentencia es un vídeo que muestra a varias decenas de personas atravesando la plaza de las Cortes, huyendo de las cargas por la Carrera de San Jerónimo en dirección a Canalejas. No se les ve portar palos, adoquines, cinturones en las manos ni nada que se le asemeje.

El autor del vídeo, Rubén Hernández, consultado por El Salto, asegura que “la Policía corrió hacia nosotros para evitar que nos colocáramos por allí [ante el Congreso]. Cuando salimos para arriba corriendo se ve que nos paramos porque al parecer habían retenido a algunos. Tras ese momento empezó a venir policía, también desde Canalejas. Entonces mucha gente ya se dispersó. Yo, junto a bastante gente, subí por la calle de Cedaceros, pero ya sin ir en grupo, sino separándonos y cogiendo camino a casa porque veíamos que la Policía estaba intentando retener al que pillara por las calles aledañas. Así que tras ese vídeo prácticamente la mayoría de la gente se desalojó”.

Procés
Represión Hasta cuatro años de prisión por manifestarse a favor de la amnistía en 2019
Llega el juicio para tres activistas que se manifestaron en Madrid a favor de la amnistía en 2019, detenidos mientras se dirigían a su casa y con el único testimonio acusatorio de la policía.

Cree improbable que hubiera un grupo que prosiguiese las protestas y menos que continuara un grupo de 80 personas. Hernández apunta en otra dirección: iniciadas las cargas, la Policía habría comenzado a perseguir y hostigar a los manifestantes. Unos pocos pudieron haber emprendido una huida a la carrera. 

Dani y Elsa fueron condenados por daños en la calle Arenal, por donde marcharon los fascistas horas antes; una señal en Jacinto Benavente, por donde ya había transcurrido la manifestación antes de los hechos enjuiciados; un poste en la Carrera de San Jerónimo, pese a que el relato comienza ya en Canalejas; y finalmente una abrazadera de una señal en la calle Príncipe.

El siguiente mapa ayuda a hacerse una recomposición de lugar. En él se localizan espacial y temporalmente los vídeos de la marcha y los incidentes posteriores, y se contrasta el recorrido que perfilan, que puede determinarse con gran precisión, con aquel al que las sentencias de la Audiencia Provincial de Madrid y el Tribunal Supremo atribuyen altercados de gran entidad protagonizados por un violento grupo de 80 personas, pero que no han dejado rastro en las redes sociales. Se incluye también el registro gráfico de la irrupción de fascistas y ultraderechistas en Sol.

La ley de Amnistía podría exonerar a Gallardo

Dani Gallardo se mudó de Getafe a Barcelona después de su paso por prisión preventiva, pero ahora se encuentra en paradero desconocido. El militante anarquista, de 26 años, nacido en Alemania y crecido en Cádiz, podría convertirse en el primer preso cumpliendo una condena que podría acogerse a la Ley de Amnistía, la cual se calcula que puede amparar a 372 beneficiarios, 90 de ellos policías.

Sin embargo, el texto que fue aprobado el jueves pasado en el Congreso de los Diputados todavía está pendiente de votación en el Senado, donde no se prevé que cuente con los respaldos suficientes, de manera que deberá volver a la Cámara baja y ser sometido a una segunda votación antes de su entrada en vigor, algo que todavía puede demorarse.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Referéndum del 1 de octubre
Represión El Tsunami de solidaridad que necesita el periodista Jesús Rodríguez
El redactor de La Directa lleva nueve meses en Suiza para escapar de las represalias de ser acusado de terrorismo por ejercer el periodismo.
Procés
Represión Hasta cuatro años de prisión por manifestarse a favor de la amnistía en 2019
Llega el juicio para tres activistas que se manifestaron en Madrid a favor de la amnistía en 2019, detenidos mientras se dirigían a su casa y con el único testimonio acusatorio de la policía.
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Turismo
Organización social El turismo de masas revuelve a la España costera: un verano de movilizaciones contra la gentrificación
Las personas que viven en las zonas del Estado con los procesos de turistificación más avanzados han dicho basta. Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña o Valencia prometen un estío de protestas sin precedentes para reclamar un cambio de modelo.
Movimientos sociales
Instituto de las Mujeres Colectivos de personas trans pierden la paciencia con Isabel García: “Debe ser cesada de inmediato”
Plataforma Trans pide medidas contra la directora del Instituto de las Mujeres tras varias informaciones esta semana que apuntan a supuestos amaños en favor de la empresa de su mujer. FELGTBI+ espera una reacción del Ministerio Igualdad.
Palestina
Palestina La ocupación israelí de los territorios palestinos es ilegal según la Corte Internacional de Justicia
Israel viola la convención de Ginebra con su política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. Medidas como demoler propiedades palestinas y reasignarlas a colonos israelíes no son de carácter provisional y el efecto es irreversibles.
Libertades
Derechos y libertades Oleada de suicidios y revueltas en las cárceles italianas
En la cárcel de Trieste, 257 personas se hacinan en un espacio previsto para 150. Allí se desencadenaba la revuelta carcelaria más intensa de una oleada que dio inició hace pocas semanas.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Crisis climática
Cine y crisis climática Muyuna Fest, cine selvático para aprender a flotar en un mundo que se hunde
La primera muestra de cine flotante de la historia emerge sobre las aguas del barrio de Belén, en la ciudad de Iquitos (Perú) para fomentar la conservación de la Amazonía y la soberanía audiovisual de los pueblos originarios.

Últimas

Tecnología
Oligopolio tecnológico Un fallo de Microsoft provoca una caída internacional de servicios de transportes, bancos y emergencias
Una interrupción del servicio vinculada a la firma de ciberseguridad Crowdstrike y Windows ha paralizado la actividad de decenas de miles de empresas públicas y privadas poniendo de relieve la dependencia del oligopolio tecnológico.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Arte
Cristina Peña “Mi referente es la artesanía que nos dieron nuestros antepasados”
La cerámica artesana de Casa Peña Slow Atelier no iba a escapar de la turistificación. Su taller se traslada desde Churriana (Málaga), a un nuevo espacio en Úbeda, ciudad de tradición artesana que acoge la marca, sus ideas, y a la propia artista.
Migración
Migraciones Burocracia para los ‘refugiados de segunda’: siete jóvenes malienses ante el bloqueo del Estado al pedir asilo
Presos de la guerra, llegan a un nuevo territorio en búsqueda de mejores oportunidades, pero son presos de temporalidades y trámites burocráticos, mermando su estado anímico y dejándoles estancados en un limbo temporal que los anula como ciudadanos.
Más noticias
Sidecar
Sidecar El mismo filo de la navaja: Starmer contra la izquierda
Desde el principio de su liderazgo, Starmer y su equipo decidieron confundir el apoyo acrítico a Israel con una postura ecuánime contra el antisemitismo para poder utilizar esta confusión como un arma con la que matar a la izquierda.
Ocupación israelí
Derechos humanos Amnistía Internacional pide a Israel que ponga fin a la detención masiva y a la tortura de palestinos en Gaza
Un nuevo informe de esta organización de derechos humanos recoge testimonios de 27 exdetenidos entre ellos un niño de 14 años sobre torturas en los centros de detención israelíes.
Explotación laboral
Explotación laboral CC OO se persona contra Nacho Cano por dos posibles delitos contra los trabajadores
El sindicato ha confirmado este viernes que se personará como acusación contra el empresario Nacho Cano, investigado por traer a 17 bailarines mexicanos y mexicanas para trabajar en su espectáculo Malinche de manera irregular.
Opinión
Opinión Nacho Cano y la aplicación selectiva de la Ley de Extranjería
Las autoridades saben que más del 25% de las trabajadoras que atienden personas en situación de dependencia no tiene papeles, y no hay campañas de la policía o de la Inspección de Trabajo para encontrarlas.
Mugimendu Sozialista
Violencia policial La Ertzaintza desaloja el centro socialista Aresti de Bilbao
Decenas de jóvenes se manifestaron frente a los juzgados de la capital vizcaína para denunciar la actuación represiva del cuerpo policial

Recomendadas

Historia
Historia Chipre recuerda los 50 años de invasión turca
Se cumple medio siglo del ataque, seguido por la división y ocupación de la isla a manos del ejército turco. La izquierda chipriota critica el estancamiento de las negociaciones de paz y la falta de interés de Bruselas.
Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.
Mediterráneo
Fauna marina Compartir playa con tortugas marinas
En los últimos años se ha observado un aumento significativo de la anidación de la tortuga marina, y se espera que esta tendencia continúe en el futuro