Desokupa
Desokupa: un polo de radicalización derechista para hombres cabreados

El tema de la radicalización masculinista está dando mucho de sí, pero seguimos sin saber qué está pasando con los hombres y, peor aún, cómo poder parar esta deriva reaccionaria.
Daniel Esteve, fundador y máximo responsable de Desokupa.
Daniel Esteve, fundador y máximo responsable de Desokupa.
13 may 2023 09:50

Llevamos semanas oyendo la cantinela de la okupación, un miedo social que polariza la opinión pública y que termina alimentando los posicionamientos conservadores. Candidatos y políticos de Vox, PP e incluso Valents o Ciudadanos están viendo en este tema un buen motor de titulares y campaña gratuita.

Y es muy llamativo el éxito de este discurso. Mientras hablo de esto en redes sociales, varias personas me mandan mensajes hablando de cómo compañeros de curro, familiares o amigos de clase se ponen rabiosos a favor de los propietarios y compran el miedo al “okupa”, aunque los datos sean claros: no existe un problema real con la okupación.

Esta semana, el inicio de la campaña electoral en Barcelona casi comienza con disturbios. El jueves, Desokupa, la famosa e infame empresa, convocaba una concentración frente a un centro social y residencia okupadas en un barrio barcelonés. En la concentración pudimos ver cómo eran prácticamente todo hombre (muchos tipos mayores pero mucho chaval joven también). El tema de la radicalización masculinista está dando mucho de sí, pero seguimos sin saber qué está pasando con los hombres y, peor aún, cómo poder parar esta deriva reaccionaria. Seguimos necesitando análisis. En este artículo intentaré hilar uno.

No tengo pruebas, tampoco dudas

Dejadme jugar un poco a la especulación política: está habiendo estos días un espectáculo muy (MUY) lamentable de blanqueamiento de una organización para-estatal bastante violenta, aunque es de agradecer su transparencia política de tendencia filofascista y de apoyo claro a Vox (no hay más que meterse en su canal de Telegram). Han sacado artículos lamentables (ABC, El Español, etc.) sobre Daniel Esteve, el cabecilla de Desokupa que pintan como un “superdotado” que habla 15 idiomas, tiene 4 carreras y cabalga unicornios. ¿Casualidad? Nadie se lo cree.

La ultraderecha necesita afincarse en luchas sociales que le acerquen al territorio del pueblo. Sin problemas reales, las acusaciones contra el Gobierno quedan en poco

La ultraderecha necesita afincarse en luchas sociales que le acerquen al territorio del pueblo. Sin problemas reales, las acusaciones contra el Gobierno quedan en poco. Pero si esos problemas no son jugosos, se inventan otros. Pero en este caso buscaron un problema que afectase a los y las españolas (no un simple señalamiento a otros políticos), dando la sensación de una implicación en el tejido social del país y los problemas “”“reales”“” de los españoles.

Por otra parte, Desokupa cumplía con muchos elementos importantes para convertirse en representante de la Cruzada Conservadora en época electoral: responde al perfil “políticamente incorrecto” con el que ligotea la derecha desde hace un tiempo (posición outsider y “antiestablishment”), tiene un tirón de base muy fuerte porque toca con el miedo ya conocido de que te ocupen la casa estando de vacaciones (creado a base de años de spots publicitarios empresas de alarmas y de seguridad privada), no se corta con la bilis contra el Gobierno (Esteve no duda en insultar descaradamente a políticos o movimientos sociales), etc.

A la derecha, además, le falta un brazo más visible de calle. Tiene una fuerte fuerza de choque en la numerosa masa de cuentas anónimas que llenan de comentarios insultantes noticias políticas, además de contar con esa masa reaccionaria denominada Manosfera, un conjunto de foros, paginas, perfiles de redes sociales y canales de Youtube que funcionan radicalizando el mundo digital. Esa “mayoría silenciosa” de la que hablaba Rajoy en su momento sigue siendo un argumento de peso. No tienen aún un brazo fuerte en la calle, sus manifestaciones siempre han sido bastante pobres y tristes. Desokupa podría funcionar como muleta en ese sentido: tiene un tirón importante entre tíos y es bastante atractivo para ese rollete rebelde y contestatario.

Crónica
Crónica Las tres patas del fascismo se alían contra la okupación en Barcelona
Desde marzo, los ataques se han ido sucediendo con mayor frecuencia y se han intensificado, escalando de destrozos a furgonetas, agresiones a animales y personas a intentos de incendio de los tres espacios okupados.

La carrera a largo plazo

No hay que olvidar que la nueva derecha radical tiene claro que la guerra cultural es el medio con el que se consiguen cambios sociales profundos. A todos nos suena cómo Steve Bannon, el estratega detrás de las campañas de Trump, creó una revolución cultural para la extrema derecha a nivel mundial cuando puso en prioridad los cambios culturales, un paso previo clave para avanzar cambios políticos. Angela Nagle, experta en estrategias mediáticas de ultraderecha, menciona cómo personajes como el periodista yanqui Andrew Breitbart, el Youtuber británico de extrema derecha Milo Yiannopoulos o políticos como Filip Dewinter (lider del partido belga de extrema derecha Vlaams Block) hablaban de que “la política se encuentra siempre río abajo respecto a la cultura” o que “la mayoría ideológica es más importante que la mayoría parlamentaria”.

La estrategia política pasa entonces a ser una guerra cultural que va creando al votante deseado a través de discursos, de problemáticas mediatizadas, de conceptos que ocupan el centro político

El cambio cultural va poquito a poco, paso a paso, y la nueva derecha radical tiene paciencia. La idea de que el votante que te da la victoria no preexiste al voto sino que puede crearse es una idea bastante rompedora. La estrategia política pasa entonces a ser una guerra cultural que va creando al votante deseado a través de discursos, de problemáticas mediatizadas, de conceptos que ocupan el centro político. Así, esta extrema derecha, a partir de miedos, de rabia, de resentimiento y polarización afectiva va creando ese caldo de cultivo que le permite avanzar elección tras elección. Y están en un punto donde mostrar fuerza en la calle les viene muy bien. Y Desokupa cumplía ese papel perfectamente.

La capitalización política del hombre cabreado

La muestra de que el trabajo en masculinidades tiene una importancia política clave lo muestra, entre otras cosas, esa sobrerrepresentación masculina en la manifestación de Desokupa. Hay un problema ya claro con la radicalización de muchos hombres hacia postulados reeaccionarios con las conquistas del feminismo, del colectivo LGTBIQ+ y de los avances sociales en general.

La extrema derecha está aportándoles una salida productiva a muchos tíos que abrazan estas certezas con ganas

Pero más que esencializar en la masculindad una actitud reaccionaria (esa idea de que los hombres de manera “natural” tenderán a luchar contra los avances sociales y a defender sus privilegios me parece tremendamente problemática, simplista y maniquea) creo que la extrema derecha está aportándoles una salida productiva a muchos tíos que abrazan estas certezas con ganas.

Les da forma (conservadora) a un malestar masculino que, en otros contextos, podría incluso haberse disputado hacia posiciones progresistas. No hablo tanto del señoro facha que odia a las mujeres y a los gays, sino de muchísimos tíos que hace poco no estaban tan seguros de nada, hablo de chavales a los que no hemos llegado desde las formaciones de género, de tipos que no han sabido entender los cambios que se están dando socialmente, y un largo etcétera.

Desokupa funciona como una fuerza de repolitización masculina, un polo que regenera la afección política de muchísimos hombres cabreados con sus vidas

La ultraderecha también les da un lugar de enunciación política. Hombres que no saben colocarse políticamente en los debates de género, debates ecologistas o que no saben verse reflejados en los debates laborales de repente ven cómo son parte importante de un colectivo relevante, y se les escucha. Así funcionan los procesos de radicalización política que tan bien trabaja, por ejemplo, David Saavedra en sus talleres. Así, Desokupa funciona como una fuerza de repolitización masculina, un polo que regenera la afección política de muchísimos hombres cabreados con sus vidas, con lo social y con el Gobierno.

Hay que entender que no es sólo culpa de nuestra incapacidad desde la izquierda (tenemos en contra un aparato mediático enorme, inercias capitalistas que premian la individualización y el miedo, una cultura política del zasca y la falta de debate, etc.), pero quizás también estamos pagando facturas de errores estratégicos en la forma en la que hemos enfocado luchas sociales en los últimos años. Pero eso, eso va para otros artículos.

Desokupa
Derecho a la vivienda Un extrabajador denuncia que Desokupa es una organización criminal “que delinque para enriquecerse”
Un extrabajador de la empresa que dirige Daniel Esteve asegura que no entiende cómo aún sigue operando. Acusa a los cuerpos policiales de connivencia y dejación.
Sobre o blog
Demoler, verbo transitivo: deshacer, derribar, arruinar... Y eso intentamos: deshacer las viejas masculinidades y poner en duda las nuevas, derribar a los hombres de siempre y arruinar los planes del patriarcado desde la reflexión sobre quiénes somos y cómo renunciamos a nuestros privilegios.
Ver todas as entradas
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Derecho a la vivienda
Redes clientelares A Xunta autoriza ao dono da principal empresa galega de desocupación a xestión de residuos industriais
A sociedade Residuos y Reciclajes de Santiago realizou sen autorización actividades de almacenamento e tratamento de residuos e a instalación dun vertedoiro incontrolado de residuos ata que foi precintada pola inspección urbanística.
Galicia
Redes clientelares La Xunta autoriza al dueño de la principal empresa gallega de desocupación la gestión de residuos industriales
La sociedad Residuos y Reciclajes de Santiago realizó sin autorización actividades de almacenamiento y tratamiento de residuos y la instalación de un vertedero incontrolado de residuos hasta que fue precintada por la inspección urbanística.
Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda Denuncian por “prácticas propias de Desokupa” al Ayuntamiento y Policía Municipal de Pamplona
Los familias ocupantes de un bloque de vivienda en Pamplona/Iruñea denuncian que el Ayuntamiento y la Policía Municipal reproducen el funcionamiento de la empresa de desalojos extrajudiciales Desokupa.
Sobre o blog
Demoler, verbo transitivo: deshacer, derribar, arruinar... Y eso intentamos: deshacer las viejas masculinidades y poner en duda las nuevas, derribar a los hombres de siempre y arruinar los planes del patriarcado desde la reflexión sobre quiénes somos y cómo renunciamos a nuestros privilegios.
Ver todas as entradas
Investigación
Migracións Mulleres á fronte dende o sur global
Nace unha iniciativa de investigación, intervención e acción participativa na Galiza para potenciar o diálogo e intercambio de saberes entre as voces subalternizadas das mulleres do sur global.
Elecciones
Elecciones europea Las europeas agudizan las contradicciones de Sumar y el lugar de IU sigue en disputa
Fuentes de la coalición aseguran que el puesto de Izquierda Unida en la lista de europarlamentarios todavía no está claro. Yolanda Díaz sueña con recuperar a Palop, veta a Manu Pineda y tensa la cuerda al máximo con Más Madrid.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Acusan a una agencia pública catalana de complicidad con el apartheid y el genocidio en Palestina
Un reciente informe denuncia a ACCIÓ, la agencia gubernamental para la competitividad de las empresas catalanas, por impulsar relaciones económicas con Israel a pesar del “riesgo plausible de complicidad con genocidio y crímenes contra la humanidad”.
Catalunya
Antirracismo Las muchas voces de Catalunya: identidades diversas, segregación y más de 300 idiomas
En las últimas décadas la sociedad catalana se ha transformado con la llegada de personas migrantes, que ya suponen un 21% de la población. Aunque la exclusión y el racismo siguen ahí, en el día a día lenguas, experiencias e identidades se mezclan.
Análisis
Polarización Una inflación de insultos y demagogia
En este clima de enfrentamiento que es ya el único referente de socialización política para algunas generaciones, el ciudadano parece tener que elegir entre qué mal es menos punible e inmoral.

Últimas

Ley de Memoria Histórica
Memoria democrática La ofensiva legislativa de PP y Vox contra la verdad, justicia y reparación
Las asociaciones memorialistas del estado hacen frente común en la Unión Europea y no descartan acudir a los tribunales para defender los derechos de las víctimas del franquismo.
Cine
Cine RTLM, la radio del odio que alentó el genocidio en Ruanda
Cuando se cumple el 30º aniversario de la tragedia en Ruanda, llega a las pantallas ‘Hate Songs’, que se estrena el viernes 19 de abril, una metaficción que transcurre en los estudios de la emisora controlada por los hutus.
Laboral
Laboral CC OO, UGT y USO rechazan firmar el convenio de Decathlon al no incluir la cláusula de garantía salarial
Decathlon ha firmado el acuerdo con el sindicato mayoritario, SGICD, auspiciado por la propia empresa. El convenio para 2024-26 incluye un incremento salarial del 15%, que recupera la pérdida del 12% de los dos anteriores.
País Vasco
Los audios del PNV Itxaso Atutxa, sobre adjudicar un contrato: “Deben ser tres empresas de confianza del partido"
Hordago publica audios exclusivos grabados en Sabin Etxea que muestran a la presidenta del Bizkai Buru Batzar domesticando al entonces alcalde de Mundaka para acatar la disciplina del partido en materia de contratación pública en el consistorio.
ETA
Opinión Mis relaciones con ETA
Hay quien sigue empeñado en utilizarlo como espantajo electoral, pero es un argumento que no durará. Eso no quiere decir que debamos olvidar lo que pasó, pero sí evitar utilizar la memoria como arma de guerra y confrontación
Más noticias
Italia
Italia El gobierno Meloni allana el camino a los antiabortistas
La Cámara de Diputados italiana ha aprobado por amplia mayoría una ley que permite a las organizaciones anti-elección entrar a los centros de asesoramiento público donde acuden mujeres que están pensando en interrumpir su embarazo.
Violencia policial
Violencia institucional Iridia consigue reabrir judicialmente el caso de una muerte por pistola taser policial
Es uno de los 56 casos en los que ha litigado la entidad de derechos humanos en 2023 y en los que hay un total de 156 agentes o funcionarios encausados.
Genocidio
Rumbo a Gaza La Flotilla de la Libertad se prepara para zarpar hacia Gaza
Un carguero con 5.500 toneladas de ayuda humanitaria y tres barcos más cargados con cientos de personas, entre ellas observadores de los derechos humanos, personal médico, periodistas y políticos —incluida Ada Colau—, integrarán la Flotilla.
Personas sin hogar
Personas sin hogar “Una noche por todas sus noches” en protesta por las personas sin hogar en Granada
El cierre de un centro de acogida nocturno en el centro de la ciudad, que acogía a más de 50 personas, ha agravado la ya precaria situación de acogida de las personas sin hogar

Recomendadas

Cuba
Proyectos artísticos en la isla El arte y la cultura como válvula de escape para resistir la crisis en Cuba
Entre todos los desafíos que enfrenta Cuba, el arte y la cultura se mantienen como refugios de creatividad y resiliencia.
Anticapitalistas
Miguel Urbán “En el inicio de Podemos dijimos que sin autoorganización nos iban a hacer mierda... y nos han hecho mierda”
El eurodiputado más longevo de la llamada política del cambio no repetirá en las elecciones de junio. Miguel Urbán repasa los asuntos más importantes del espacio de la izquierda institucional y las perspectivas de futuro de la Unión Europea.
Especulación urbanística
Turistificación Canarias dice basta: activistas organizan una movilización histórica en las islas frente a la turistificación
Precarización, pobreza, desigualdad y dificultad de acceso a la vivienda, así como la enorme contaminación de los espacios naturales causada por el modelo turístico, son algunas de las problemáticas por las que Canarias sale a la calle el próximo 20 de abril.