Opinión
Malo, malo, malo eres

Hubo un tiempo en que, en España, todo el mundo era feminista y el Presidente del Gobierno daba discursos con el lema “España Feminista” impreso sobre su atril.
Pedro Sánchez feminismo
Sánchez preside la presentación de la Guía de la Política Exterior Feminista. Foto: Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa

Vosotras sois muy jóvenes y no lo recordaréis, pero hubo un tiempo en que, en España, todo el mundo era feminista. Un tiempo en el que el Presidente del Gobierno daba discursos con el lema “España Feminista” impreso sobre su atril. Un tiempo en el que se firmaban Pactos de Estado contra la violencia machista y todo el mundo celebraba con alharacas los grandes consensos. Un tiempo en el que se llevaban lemas y frases de las grandes teóricas bordadas en las camisetas y en el que en todo acto institucional se reivindicaba la igualdad en el centro para cualquier recuperación resiliente, sostenible, inclusiva y toda esa retahíla de palabras que ya tampoco están de moda y me pregunto yo si alguna vez significaron algo para quienes las decían.

Para llegar hasta ahí hicieron falta siglos pero, por ser concisas, podemos irnos a finales de los años 90, con las feministas peleando muy duro para que la violencia machista fuera ley y sobre todo, fuera justicia, una vindicación medular porque para ser iguales primero teníamos que estar vivas. Os contarán que los logros de entonces fueron fruto de grandes acuerdos, que hubo una Ley Orgánica para gobernarlos a todos, pero la realidad es que siempre hubo quien la vio con reticencias, con los ojos entornados, y quien quiso dinamitarla judicialmente o a través de un entramado de asociaciones de agraviados. Algunos hombres malos, supongo.

Pero también hubo millones de personas —muchas mujeres y hombres buenos, muchas buenas personas— que la acogieron con los brazos tendidos, que la cuidaron, que la respetaron y la hicieron crecer. Y aquellos hombres malos tuvieron que permanecer calladitos y manteniendo el tipo en un rincón durante mucho tiempo. 

Eran otros tiempos: Andy y Lucas le cantaban a la mujer que lloraba tan prisionera de su casa en la cocina y Bebe decía aquello de malo, malo, malo eres, aunque ni ella misma se lo creía mucho

Eran otros tiempos: Andy y Lucas le cantaban a la mujer que lloraba tan prisionera de su casa en la cocina y Bebe decía aquello de malo, malo, malo eres, aunque ni ella misma se lo creía mucho, pero sirvió para que muchas personas pusieran nombre al maltrato, y después, a la violencia de género. También, todo sea dicho, para que otros hicieran caja y méritos a su costa, luciendo su lacito violeta en la solapa cuando tocaba. Mientras, las feministas seguían empujando para explicar que ese señor malo que aparecía en casa con olor a tabaco sucio y a ginebra no era un loco ni un borracho, era un maltratador y un machista.

Aparecieron como setas las fundaciones, asociaciones y entidades sin ánimo de lucro que abanderaban iniciativas contra la violencia, algunas muy nobles, otras no tanto. Presididas por señoras que con gusto volverían a Pilar Primo de Rivera y a tiempos de Sor Citröen, amigas de la caridad y de pasear a víctimas de ojo morado. Mientras, las feministas seguían empujando: trabajaban para convertir la caridad en políticas públicas, la beneficencia en sororidad y solidaridad, la condición de víctima en un proceso de reparación y no de estigma. Muchas, trabajando en la precariedad más absoluta. Otras, militando sin más chiringuito que los que ellas montaban con sus propios recursos, con su tiempo y sus manos. Algunas —pocas— desde las instituciones, allí donde podían hacer una suerte de entrismo violeta.

Aguantamos tropecientas cantinelas sobre que no había que maltratar a las mujeres porque podían ser tu madre, tu hija o tu abuela, y resoplando, con paciencia, volvíamos a explicar que no iba de eso, que iba de patriarcado, que iba de ser mujeres. Soportamos el mantra de la “lacra” de la violencia en un sinnúmero de discursos escritos con el piloto automático, pero ahí estaban las feministas explicando que no, que la violencia machista no es una lacra, no es una enfermedad, ni un vicio físico o moral, como dicen los de RAE, que es un problema estructural, pero escuchar eso, ¡ay!, eso ya les gustaba menos. 

Las feministas continuaron empujando: se peleó cada recurso, cada centro de atención, cada profesional, cada comida familiar, cada amiga con un novio de mierda

Y sin embargo, las feministas continuaron empujando: pasamos del ojo morado a campañas que señalaban a los agresores y sus causas; se peleó cada recurso, cada centro de atención, cada profesional; cada comida familiar, cada amiga con un novio de mierda, cada “ni machista ni feminista” que podía desmontarse con hechos. Crecieron y brillaron profesionales maravillosas —y maravillosos también— que, como musguito en la piedra, iban brotando allá donde podían, incluso donde nunca nos esperaban: educación, sanidad, sindicalismo, función pública, medios de comunicación, hasta en la judicatura. Venían con fuerza y con ganas, igual demasiadas: dejad a las chavalas que camelen, pensarían.

Y tanto que camelaron, tanto tanto que muchos no habían dimensionado el poder y el peligro que ello implicaba: porque era un feminismo que impugnaba todo, que sabía perfectamente distinguir entre táctica y estratégica (mucho mejor que mucho viejo revolucionario), que sabía desnudar las vergüenzas del neoliberalismo hasta dejar al conservadurismo sin calzoncillos; que sabía que los parabienes y el purplewashing se acabarían pero quedaría todo lo construido por el camino, y lo que viene andando. 

Opinión
Irene Montero Defender y acuerpar los logros feministas
En plena resaca por el veto a Irene Montero en el proyecto Sumar, ampliamos el debate con este planteamiento desde el feminismo autónomo, sabiendo que es un movimiento diverso y con diferentes miradas sobre la deriva sociopolítica.

Por eso los arrinconados del feminismo se han tomado la vendetta. Demasiado tiempo en silencio, esperando su momento, teniendo que ponerse incómodas caretas, bajando a tercera fila, mascullando entre dientes que por qué tenían ellos que aguantar a tanta insolente y tanta mediocre, tanta tonta con ínfulas quitándoles columnas y puestos y palabra y poder y dinerito, estando ellos. A algunos se les veía venir, entre el paternalismo y el recelo, pasando de puntillas por el tema. Otros han llevado siempre ese antifeminismo metido en el tuétano, al fin y al cabo su poder y su prestigio, y el de sus padres, y el de sus abuelos, que ganaron la guerra, se sostiene sobre eso. Y luego hay otros que echan leña al fuego a ver si a río revuelto hay ganancia de pescadores. Decían que eran de izquierdas, claro que eso no es garantía de mucho en este campo; también dicen hablar por la clase trabajadora y yo no les he visto pegar un palo al agua en su vida.

Si hay algo global y transversal, de derecha a izquierda, eso es el discurso machista, reaccionario y simplón que jalean entre copas o que legitiman con sutileza

Ya se sabe, se empieza desacreditando los datos de denuncias falsas de Fiscalía, o poniendo en duda los testimonios de las víctimas de la violencia, o cuestionando el talento y la capacidad de las mujeres, rivales o compañeras, y se termina, no sé, culpando a las feministas de la reacción ultraconservadora, o hasta tomando cañas con la reacción ultraconservadora. Ellos, que tanto han criticado el globalismo y las conspiraciones, añorando pasados que no van a volver —antagónicos, incluso— no se dan cuenta de que si hay algo global y transversal, de derecha a izquierda, populista en el peor sentido del término, y financiado y teledirigido por los malos malísimos, eso es el discurso machista, reaccionario y simplón que jalean entre copas o que legitiman con sutileza. Tanto reprobar las cuotas, y ahora entre tanta tertulia, tuit, horizonte y hormiguero, las están cumpliendo todas. ¿O de verdad pensábais que era vuestro talento, y no el algoritmo, lo que os ha dado voz?

Y en esas estamos, en la encrucijada entre proteger lo conseguido, incluso desde las discrepancias y las diferencias que podemos y debemos tener, o volver a los tiempos en los que se debatía hasta la lacra y el ojo morado. Algunos tienen mucho que ganar con este retroceso, pero la gran mayoría, no os engañéis, seáis hombres de Estado o simples mortales, vais a perder con el cambio. 

Nosotras a lo nuestro. Ya sabéis dónde estamos.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Política
Política El PSOE escenifica un apoyo unánime a Sánchez ante la incerteza sobre su dimisión
Miles de militantes y simpatizantes se concentran en Ferraz mientras la dirección socialista se reúne en su comité federal televisado y transformado en un mitin de apoyo al presidente.
Opinión
Opinión Cuando la mierda nos come
El panorama mediático se ha convertido en una amalgama de espacios a cada cual más insano. Basura fabricada por gabinetes ultras, aceptada por jueces afines y amplificada por pseudomedios de propaganda regados con dinero público. Hay que pararlo.
Gobierno de coalición
Lawfare Sánchez cancela su agenda y para a “reflexionar” tras los ataques de la derecha y la imputación de Gómez
El presidente del Gobierno denuncia una operación contra él y su pareja, Begoña Gómez, por parte de la derecha y la ultraderecha, así como los medios afines que ha desembocado en la denuncia de Manos Limpias.
Luisko
21/6/2023 0:33

Así de real ha sido la evolución histórica de esta admirada lucha feminista,... algunos con más de 6 décadas de vida seguimos aprendiendo de vosotras para que no nos quede ni una pizca del lastre de la (in)cultura machista en la que nos desarrollamos desde nuestra primera infancia. Adelante con coraje, feministas!!!

3
0
Paco Caro
20/6/2023 16:56

El feminismo es el único movimiento capaz de salvar a la Humanidad. El Patriarcado lo sabe desde hace mucho. Por ello le viene muy bien la actual división del feminismo. Así lo desactivan. Por eso, es primordial recuperar su unión. Ya habrá tiempo de debatir, de manera civilizada, sin aspavientos, sin descalificaciones, sin hipérboles, sin emular las formas de los conservadores, de aquello que divide al feminismo.

2
0
Sirianta
Sirianta
20/6/2023 15:34

Mi marido y yo somos feministas convencid@s, sin medias tintas. Y aquí estamos, criando a otro feminista para darle algo de luz a este incierto futuro.

2
0
esthercastano67
24/6/2023 5:20

Pues aquí estoy yo, con dos chavales y cada día luchando contra las redes que no paran de infiltrar su pensmiento de ideas reaccionarias. Una lucha titánica

1
0
Sirianta
Sirianta
24/6/2023 11:17

Mi hijo tiene solo 5 años. Me aterra pensar en el momento en que comience a ver porno, participar en redes sociales y demás. Espero ser capaz de enfrentarme a lo que venga con valentía y responsabilidad.
¡Suerte y salud para usted y su familia!

0
0
Asanuma
20/6/2023 15:02

Excelente.

4
0
Represión
Antifascismo Una manifestación exige la libertad de los seis de Zaragoza tras cumplirse dos meses en prisión
La plataforma convocante de la manifestación, habla de “presos políticos” porque el único hecho probado es la participación en una manifestación ante la extrema derecha.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Palestina
Palestina Desalojan el intento de acampada propalestina de Plaça Catalunya
La Guardia Urbana de Barcelona ha desalojado las tiendas de campaña y ha denunciado y multado a quince personas esta madrugada.
Laboral
Laboral Luxemburgo vuelve a dar la razón a los interinos: la fijeza sin oposiciones es una medida válida
La respuesta del Tribunal de Justicia de la Unión Europea supone un duro varapalo al Tribunal Supremo, quien en mayo sentenció que rechazaba la fijeza automática para los interinos en abuso de temporalidad.
Cine
Desigualdad en el cine En el cine español siguen mandando los hombres: dirigieron siete de cada diez películas en 2023
Aunque aprecia mejoras en la lucha contra la desigualdad, el informe de 2023 de la Asociación de Mujeres Cineastas (CIMA) pone de manifiesto que los hombres siguen acaparando los puestos de poder y mayores presupuestos en el cine español.
Más noticias
Migración
Regularización La ILP Regularización vence al primer asalto de la ultraderecha en el Congreso
Vox se queda solo en la votación de su enmienda a la totalidad de la Iniciativa Legislativa Popular por la regularización extraordinaria de al menos 500.000 personas migrantes.
Desahucios
Barcelona El caso de Joana: a juicio tras recibir una paliza de un mosso en un desahucio ilegal
La joven, activista del movimiento por la vivienda en el Raval, iba a visitar a una amiga cuando se encontró que la estaban echando de casa, aún con el procedimiento archivado. “Van a golpear a la gente organizada”, dice.
Ocupación israelí
Acampadas propalestinas A Policía desaloxa o alumnado acampado no Reitorado e na Facultade de Historia da USC
A primeira hora desta mañá, máis dunha decena de furgóns policiais chegaron ás instalacións universitarias para expulsar o alumnado que se manifestaba desde hai máis dun mes en protesta polo masacre israelí de Gaza
Lanaren Ekonomia
Lanaren Ekonomia Mecaner enpresan itxieratik harago, trantsizio ekosozialista da bidea
VV.AA.
Mecaner Urdulizeko metalgintza enpresak jarduera guztia eten du, greba mugagabe baten ostean sindikatuen porrota ekarriz

Recomendadas

Italia
Historia Cincuenta años de Piazza della Loggia: memoria de una masacre fascista, de Estado y de la OTAN
La masacre de Piazza della Loggia EN 28 de mayo de 1974 se convertirá en un episodio fundamental para entender los años de plomo de la democracia italiana.
Migración
Fronteras En pausa frente al Mediterráneo: cientos de personas migrantes esperan en un hotel de la Costa del Sol
El centro de estancia temporal extraordinario para personas migrantes de Torrox (Málaga), se ha convertido en un ejemplo positivo frente a los intentos fallidos propuestos en otros municipios.
Inteligencia artificial
Inteligencia Artificial y cine ¿Sueñan los cineastas con ovejas eléctricas?
El debate sobre la adopción de la Inteligencia Artificial por las principales disciplinas artísticas sigue candente. La irrupción de Sora vuelve a poner el foco sobre los beneficios y riesgos que conlleva su uso en la generación de imágenes.