Opinión
La patronal del alquiler

Entender el papel que juegan las rentas inmobiliarias dentro de nuestro entramado social nos da la medida del armazón de nuestra economía.

Pablo Carmona

Es miembro de la Fundación de los Comunes.

27 jul 2020 10:51

El pasado 1 de julio, el Gobierno de España lanzaba el primer índice de precios de la vivienda en alquiler. Este índice muestra que las zonas de mayor presión especulativa han sufrido un incremento medio del precio de los alquileres entre 2015 y 2018 de entre un 12% —como es el caso de Madrid— y un 19,1%, en  la Islas Baleares. Estos datos son solo una muestra de la curva ascendente de precios que hemos sufrido en los últimos 10 años y que ya acumula subidas que superan el 35%, dejando a muchos inquilinos e inquilinas en el umbral del impago.

Además, en este índice oficial encontramos algunos datos curiosos, como que el mayor aumento de precios de la vivienda en alquiler se produjo en el año 2015. En el caso de Madrid el aumento de precios en ese año fue del 17,1%, mientras que en los siguientes años el crecimiento se mantuvo debajo del 5%. Un caso similar es el de Barcelona, donde en 2015 los precios subieron un 14,4% y el resto de años estuvieron entre el 3,6% de 2016 y el 7,2% de 2018.

Podríamos pensar que estas subidas de alquiler en el 2015 son el producto de la puesta en funcionamiento a pleno rendimiento de las Socimi. También podríamos especular con que los inversores decidieron de manera conjunta ampliar los márgenes de beneficio con una subida generalizada de las rentas. Sin embargo, lo cierto es que en 2014 y 2015 —como sucede en la actualidad—, la inmensa mayoría de propietarios de viviendas en alquiler eran particulares, un hecho que merece cierta consideración.

La creación del índice de precios por parte del gobierno, fruto de la presión de los movimientos de vivienda, ha arrojado luz sobre más elementos de los que se podían esperar

En demasiadas ocasiones se ha puesto en el centro de las subidas de rentas de alquiler a los grandes fondos de inversión, las Socimi y las entidades jurídicas rentistas. Evidentemente, la aparición de este sector de inversión inmobiliaria ha constituido un poderoso lobby a la hora de influir en las políticas de vivienda de nuestro país. Pero ¿tenían y tienen el peso suficiente en el mercado del alquiler como para hacer subir los precios?¿Sabemos realmente cómo se configura este mercado y quiénes son sus propietarios? Y, por extensión ¿existe una gran patronal del alquiler?

De SOCIMI y pequeñas propiedades

Además de que —dentro del ciclo estudiado por el Gobierno—, el año de mayor crecimiento de precios se produjo en un año en el que las Socimi aún estaban empezando a arrancar, debemos tener en cuenta los datos que tenemos sobre estas entidades. Según el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) —donde cotizan mayoritariamente las Socimi—, a la altura de 2018 estas sociedades controlaban una cartera de viviendas en alquiler de no más de 120.000 unidades, apenas un 3,5% del mercado. Lo cierto es que para las Socimi el sector residencial solo representa el 11% del valor de mercado de su cartera.

Esta realidad, que no exculpa en nada el papel especulador de estas figuras, ha sido objeto de controversia en los últimos años. La falta de datos para saber el alcance del mercado del alquiler en manos de particulares ha permitido que desde muchos lugares se haya especulado con el peso del sector de los propietarios particulares en el sector del alquiler. Para el MAB, estos últimos representan el 95% de los propietarios, para la nueva asociación del sector del alquiler de viviendas ASVAL, más del 90%. Sin embargo, ¿tenemos datos para afrontar este interrogante?

La creación del índice de precios por parte del gobierno, fruto de la presión de los movimientos de vivienda para acabar con el ocultismo del sector, ha arrojado luz sobre más elementos de los que se podían esperar. El caso más importante es el de la explotación de datos de la Agencia Tributaria. Con la creación por Real decreto 7/2019 del Índice de precios el 1 de marzo de 2019, la Agencia Tributaria tuvo que realizar una explotación de sus bases de datos, en la que por primera vez aparecían con detalle el número de particulares que declaraban tener su vivienda arrendada. En la conocida como nota informativa número 4 de 2019, la Agencia daba la cifra de 1,7 millones de viviendas arrendadas por particulares en el año 2018.

También sabemos que esta cifra que aportó la Agencia Tributaria al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para realizar este índice, solo representa el 60% de los alquileres de particulares, pues tal y como ya analizó en 2016 el sindicato de técnicos de hacienda Gestha, hay en torno a un 40% de fraude en la declaración de viviendas en alquiler. De considerar este dato con precisión, tendríamos que para ese año 2018 la cifra de viviendas arrendadas en manos de particulares estaría en torno a los 2,8 millones.

Además de estos primeros datos, la memoria de la Agencia Tributaria de 2018, publicada en el presente mes de julio, ha ajustado sus números y ha incluido este epígrafe en su cuadro sobre declaraciones del IRPF. Para este año 2.264.594 viviendas en alquiler pertenecían a particulares, lo que supondría —al incluir los datos de fraude fiscal—, que la cifra de viviendas alquiladas por particulares superaría los 3,1 millones de unidades. Estas cifras, aunque aproximadas, ya que el fraude en esta materia ha sido perseguido con especial intensidad, sacando a la luz más de 120.000 arrendamientos que estaban sin declarar, es relevante a la hora de contestar algunas de las preguntas plateadas. Si tenemos en cuenta que el Instituto Nacional de Estadística cifra en 3,4 millones el número de viviendas alquiladas en España, lo cierto es que no es descabellado decir que el mercado del alquiler está entre un 90% y un 95% de sus efectivos, en manos de particulares.

Ningún análisis sobre la cuestión de la vivienda puede obviar este acuerdo tácito de redistribución de dinero contante y sonante para estas familias rentistas

Con estos datos en la mano, la hipótesis de la subida de precios y la explosión de precios del mercado del alquiler debería partir de nuevas hipótesis. Efectivamente, no estaríamos ante una subida de precios provocada por el dominio del mercado de las entidades jurídicas inversoras. Muy al contrario, deberíamos centrar nuestra explicación en las clases rentistas medias y altas. La cuestión es ¿qué implicaciones tienen estas afirmaciones?¿Cómo se puede explicar su desarrollo?¿Cuáles son entonces las razones de esta subida de precios?

La figura del rentista

Como hipótesis de partida, una afirmación, este proceso especulativo ha tenido como objetivo principal el mantener el poder adquisitivo de las rentas medias y altas de nuestro país. De telón de fondo estaría la imperiosa necesidad de mantener los valores y la rentabilidad del patrimonio inmobiliario de las clases rentista medias y altas, hecho fundacional de la economía política de nuestra democracia. Un pacto de Estado donde las oligarquías financieras y de gobierno saben que los activos inmobiliarios son un sustento central del conjunto de nuestro sistema, que pone en el centro a los no menos de 2,5 millones de personas que reciben algún tipo de renta de alquiler.

Ningún análisis sobre la cuestión de la vivienda puede obviar este acuerdo tácito de redistribución de dinero contante y sonante para estas familias rentistas. Beneficios para las clases medias y altas del país que se ejemplifican en dos grandes líneas de actuación pública. La primera, la de garantizar políticas de vivienda y urbanas que mantengan los precios elevados. El objetivo es proveer de rentas extraordinarias y de mayores cotas de bienestar a los sectores rentistas, entrando aquí un amplio abanico de rentas medias y altas. Y la segunda, un gran pacto fiscal que permite que este modelo rentista y especulativo —tan distribuido por el conjunto de la sociedad—, tenga cargas fiscales casi inexistentes.

En concreto, este pacto fiscal se explicita en el artículo 23.2 de la Ley del IRPF que permite que los ingresos por alquiler de viviendas tengan una bonificación del 60%. En términos presupuestarios esto supone -sumando al fraude fiscal-, que las arcas públicas perdonen cada años más de 2.700 millones de euros a estas clases rentistas. Así, a lo largo de este nuevo ciclo rentista inaugurado en 2014 se han dejado de recaudar más de 18.000 millones de euros por este concepto.

Por ponerlo en perspectiva, las medidas contenidas en el acuerdo de gobierno entre Unidad Podemos y el PSOE para subir el Impuesto de Sociedades de las Socimi preveía un aumento de ingresos por este concepto de 260 millones de euros. En el fondo, una pura distracción que desviaba la mirada y evitaba señalar el verdadero lugar donde se encuentran los beneficios fiscales de la especulación inmobiliaria en nuestro país. Quedaban así ensombrecidas posibles medidas fiscales que apuntasen —por ejemplo— a los dividendos del sector inmobiliario, con una cotización actual máxima de un 21% o a la eliminación de la bonificación por alquiler de vivienda.

De este modo, sin perder ojo sobre los sistemas de inversión colectiva en el sector inmobiliario, debemos ampliar el foco para ganar mayor precisión en las propuestas políticas que afectan al sector inmobiliario. El problema del mercado del alquiler no se articula en exclusiva en torno a las Socimi, que evidentemente deberían desaparecer, ni tampoco el centro de la redistribución fiscal se encuentra en su Impuesto de Sociedades, que es solo una mínima parte. El mercado del alquiler es mucho más que eso.

Un alquiler particular

Evidentemente, la historia no acaba aquí. Para los próximos años debemos entender que el núcleo central del problema está en saber interpretar la posición de los propietarios particulares, conocer qué rentas de alquiler perciben, en qué las invierten y, por supuesto, saber quienes son esos propietarios, sobre todo conocer sus rentas y número de posesiones.

En esta línea apunta el reciente estudio publicado por el Observatori del Habitatge de Barcelona, y que ha avanzado que un 32,4% de propietarios de vivienda en alquiler de Barcelona son grandes tenedores. Sobre esta base, se hacen especialmente interesantes los datos que se refieren a personas físicas. Según este estudio, el 86,1% de los propietarios de vivienda en alquiler en Barcelona son personas físicas. Estos datos se concretan en que la media de viviendas en propiedad de los rentistas es de 2,1 viviendas y que el 46,7% de quienes alquilan una vivienda solo tienen entre 1 y 2 propiedades.

Es de agradecer al Ayuntamiento de Barcelona el esfuerzo que está haciendo por conocer su mercado inmobiliario y la situación de la vivienda, incluso con los sesgos que su propio estudio señala: la difícil comparación de datos entre las fianzas y los datos del catastro, la inclusión como grandes propietarios a las administraciones públicas o el sesgo que produce el fraude fiscal. Y, por muy parciales que puedan resultar los datos, son de un enorme valor para conocer el tradicionalmente muy concentrado mercado rentista de la ciudad.

Como complemento, a nivel estatal empezamos a disponer de algunos datos similares que nos ofrece la Agencia Tributaria de cara a radiografiar quienes son estos rentistas. A través de ellos, podemos ver como —de entre quienes alquilan inmuebles—, el 95% de las liquidaciones de los rendimientos que proporcionan estos alquileres, corresponden a rentas anuales por debajo de 60.000 euros, esto es, puras clases medias e incluso medias-bajas.

Si nos fijamos en los tramos bajos y altos podremos ver datos curiosos. Baste con señalar que más de un 28% de estas liquidaciones declaran unos ingresos por debajo de los 12.000 euros anuales, mientras que quienes declaran más de 60.000 euros anuales sólo representan el 5% de las mismas. En términos de mercado, hablamos de que el alquiler de inmuebles proporciona a las rentas por debajo de 60.000 euros anuales unos rendimientos netos superiores a los 19.000 millones de euros. Sin duda, este modelo de reparto de rentas inmobiliarias está detrás de una buena parte de las decisiones políticas en materia de vivienda, el mantenimiento de este mercado se convierte así en un flujo garantizado de ingresos para una parte de la sociedad.

Estas muestras deben servir de orientación para los movimientos de vivienda, encajando sus análisis con esta perspectiva de la economía política de nuestro país. Entender el papel que juegan las rentas inmobiliarias dentro de nuestro entramado social nos da la medida del armazón de nuestra economía.

España, de acuerdo con su posición europea, sigue especializándose en la vía de profundizar en un mercado especulativo que afiance nuestra posición internacional como objetivo inversor

Así se explica que gobiernos de todo signo se nieguen en redondo a modificar esta realidad. También es la muestra de cómo las rentas más bajas y precarias —arrojadas al mercado del alquiler—, alimentan y sostienen los niveles de renta de estas clases propietarias. Esto hace que el aumento de rentas de alquiler se deban vincular también a condicionantes propios de las clases medias, como la pérdida de ingresos por vías salariales tras la crisis de 2008. Pero también como vía para sufragar con estas rentas extra los servicios privados de cuidado (residencias, seguros, cuidados personales) a los que no llega nuestro sistema de bienestar.

En definitiva —a partir de estos datos—, sabemos que la patronal del alquiler son en primer lugar el Estado y las clases rentistas medias y altas. Por detrás, el resto de actores no hacen sino cabalgar y abrirse hueco en este hecho estructural de nuestra economía.

En esta búsqueda de nuevas posiciones y de beneficios, el futuro inmediato se abre hacia dos posibilidades. De un lado, la conquista de mayor protagonismo de los sectores inmobiliarios y financieros, muy necesitados del impulso de grandes desarrollos urbanos vinculados a la construcción para alquiler, seguramente con apoyo público y del otro, la reconversión del parque vivienda existente en un servicio público de vivienda en alquiler utilizando todas las herramientas posibles.

Por ahora España, de acuerdo con su posición europea, sigue especializándose en la primera vía, la de profundizar en un mercado especulativo que afiance nuestra posición internacional como objetivo inversor basado en la promoción inmobiliaria hasta el infinito, un modelo cuyas consecuencias sociales son de sobra conocidas y que se concretan en una permanente crisis habitacional para amplios sectores sociales.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda 900 familias y diez bloques se declaran en “huelga de alquileres” contra el fondo buitre Azora
El tercer casero privado de España incluye cláusulas abusivas en contratos de 8.000 hogares. Casi mil de ellos se niegan a pagar aumentos que superan el 20%, burlando las leyes de alquileres y vivienda.
Derecho a la vivienda
Alquileres turísticos Bajos turísticos en Valencia: la gota que colmó el vaso de la turistificación
La Moratoria sobre apartamentos turísticos de Mª José Català no convence a las asociaciones vecinales por ser un parche temporal que no busca la solución al problema.
Derecho a la vivienda
Derechos a la vivienda Los inquilinos que tratan con inmobiliarias son los que más sufren las subidas de precio del alquiler
Un estudio de IDRA encuentra una regla infalible: a mayor intermediación más discriminación, más cláusulas abusivas, más insatisfacción, más problemas con el propietario, más subidas de precio, más inestabilidad y más desinformación.
#80278
19/1/2021 9:48

Todo lo que no sea expropiacion se keda corto, es como la monarquia y la guillotina.

0
0
#66623
2/8/2020 20:35

La Vivienda es un derecho recogido en nuestra constitución, igual que la Sanidad y la Educación. Igual que tenemos Educación y Sanidad públicas universales, gratuitas y de calidad, deberíamos tener Vivienda pública para todos, gratis y digna. Y el que quiera otra cosa, que se vaya a la privada.

1
0
#66437
30/7/2020 14:29

El concepto de garantizar las rentas a sectores ámplios de las clases medias y medias altas de España es un idea muy interesante. Pero creo que tiene que ver también con aspectos culturales que no nos homologan a Europa cómo tantos otros. Hay algo que no entiendo. Se da por hecho que los alquileres de Madrid y Barcelona són la realidad de los alquileres. Nada más lejos de la realidad ,en España hay decenas de capitales de provincias y otras pequeñas ciudades dónde se podría vivir a bajo coste(a parte de suelo para edificar a km2 ,cómo en ningún país de europa) pero es así por que no hay trabajos.....¿porqué hay que vivir en 2 ciudades de un país enorme a escala europea cadi el 25% de la población? No tiene pies ni cabeza (sobre todo Madrid por el efecto capitalidad).El problema del alquiler es derivado de la malísima planificación económica que se ha hecho desde el XlX al menos. Ningún país de Europa tiene ésta estrctura económica.Se dirà que tiene ámplios parques públicos de vivienda de alquiler,cierto pero repartidos por el territorio.¿que pasaría en Alemania si una cuarta parte de la población viviera en Munich y Berlín?No quiero ni pensarlo.!!

0
1
#66480
31/7/2020 10:22

Alemania está más poblada que España y los alquileres suben en todas las ciudades donde hay trabajo (a partir de 100-200 mil habitantes), que son los lugares en donde la gente se tiene que mudar, no por placer, si no por necesidad. En el campo solo hay trabajo temporal en condiciones pésimas, por lo que usan temporeros de países del este mayormente. Estos temporeros no viven en casas dignas, si no apelotonados o directamente en contenedores de obra. Por qué? Por que los precios de los productos del campo solo funcionan a muy bajo coste. Traer a alguien de miles de km y pagar un piso no es posible.

0
0
#66273
28/7/2020 12:07

Esta cuestión debería figurar en el centro del programa de un partido político de izquierdas. Fomentar análisis como bien hace este artículo, y actuar. Esto es la reforma agraria de nuestro tiempo

4
0
#66264
28/7/2020 10:57

En ninún sitio tenéis en cuenta el papel de las inmobiliarias, que es crítico en esta situación. Las inmobiliarias son las que se han hecho con la gestión de gran parte del mercado del alquiler, aunque sea para particulares.
Al gestionar ellos los alquileres son los que han inflado el mercado, e impuesto clausulas abusivas, por no hablar de la práctica generalizada de no devolver la fianza salvo requerimiento judicial.

5
0
#66365
29/7/2020 13:22

Pues yo soy particular y puse en alquiler a un precio muy alto pensando que no se alquilaria mientras reformaba la cocina y luego ya lo bajaría así tenia el anuncio puesto. Pues se dierón de palos para alquilármelo. Hace poco he subido el alquiler y por renovación y pagan. Siendo honesta la culpa es que pagan lo que pides y por eso pides

3
10
#66626
2/8/2020 21:49

Claro, la otra opción es vivir bajo un puente. Solo es cuestión de elección, ¿verdad?
Hay que tener la cara de cemento para escribir según que cosas. Así va este país.

7
0
#66633
3/8/2020 1:13

Espero que no te paguen el alquiler y no puedas desahuciarlos durante años por especuladora y explotadora.

6
0
#66616
2/8/2020 17:04

Ya te encontrarás a algún desgraciado que sólo te pagará la fianza y el primer mes...y tardarás en echarlo 1 año.
En España abundan los caraduras y los caseros estamos indefensos.

2
4
#66618
2/8/2020 17:54

vaia tela que teniu tots plegats. Si et dona un rendiment decent i els llogaters són ok, per què pugeu el preu?

4
0
#66627
2/8/2020 21:51

Por que quereis. Contratad un seguro y dejad de llorar. Usureros

2
0
#66221
27/7/2020 20:55

Durante mi vida, todos mis caseros (salvo el actual, que una excepción a todo lo que sigue) han sido abogados y ninguno pagaba impuestos por la renta, incluso presumiendo de ello abiertamente. No parece que incluir los datos en mis declaraciones de la renta tuviera ninguna repercusión.

Uno de ellos intentó cobrarme un impuesto (supuesto) que no era real, ya que no declaraba que la vivienda estuviera ocupada. Otro me facilitó datos falsos de su madre fallecida como propietaria (con un DNI inexistente), y solo aceptaba el pago en efectivo.

Un tercero dejó que el techo de la vivienda llegara a caerse por no mantener la azotea, pese a múltiples advertencias. En ningún caso intervinieron urbanismo o hacienda.

Casi todos eran herederos de segunda, que ha ido perdiendo propiedades por deudas de juego o de negocios. Alguno es un personaje conocido de la sociedad "de bien", otros poseen más de 2000 pisos en un solo barrio, que en su momento fue vaciado de pobres a sangre y fuego, para gentrificarse después.

Nacemos en feudos y nuestros salarios están repartidos de antemano. Y mientras los pobres defienden el sistema y repiten consignas como "que vienen los rojos y nos quitan las casas", cuando son los bancos los que lo hacen. Si no fuera tan dramático para tanta gente, parecería que tal desatino fuera un guión de Monty Phyton. Uno con muy mala baba, para ser precisos.

Hay que proteger a los "pequeños propietarios", claro que sí. Balemos al unísono.

14
0
#66364
29/7/2020 13:17

Tu comentario es un invent y lo sabes!

4
4
#66412
30/7/2020 0:22

Ni una sola palabra lo es. ¿Por qué será que pica?¿Alusiones? Veo que lo de balar unidos ha calado.

6
0
#66445
30/7/2020 16:48

y lo sabes!

0
0
Represión
Antifascismo Una manifestación exige la libertad de los seis de Zaragoza tras cumplirse dos meses en prisión
La plataforma convocante de la manifestación, habla de “presos políticos” porque el único hecho probado es la participación en una manifestación ante la extrema derecha.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Palestina
Palestina Desalojan el intento de acampada propalestina de Plaça Catalunya
La Guardia Urbana de Barcelona ha desalojado las tiendas de campaña y ha denunciado y multado a quince personas esta madrugada.
Laboral
Laboral Luxemburgo vuelve a dar la razón a los interinos: la fijeza sin oposiciones es una medida válida
La respuesta del Tribunal de Justicia de la Unión Europea supone un duro varapalo al Tribunal Supremo, quien en mayo sentenció que rechazaba la fijeza automática para los interinos en abuso de temporalidad.
Cine
Desigualdad en el cine En el cine español siguen mandando los hombres: dirigieron siete de cada diez películas en 2023
Aunque aprecia mejoras en la lucha contra la desigualdad, el informe de 2023 de la Asociación de Mujeres Cineastas (CIMA) pone de manifiesto que los hombres siguen acaparando los puestos de poder y mayores presupuestos en el cine español.
Más noticias
Migración
Regularización La ILP Regularización vence al primer asalto de la ultraderecha en el Congreso
Vox se queda solo en la votación de su enmienda a la totalidad de la Iniciativa Legislativa Popular por la regularización extraordinaria de al menos 500.000 personas migrantes.
Desahucios
Barcelona El caso de Joana: a juicio tras recibir una paliza de un mosso en un desahucio ilegal
La joven, activista del movimiento por la vivienda en el Raval, iba a visitar a una amiga cuando se encontró que la estaban echando de casa, aún con el procedimiento archivado. “Van a golpear a la gente organizada”, dice.
Ocupación israelí
Acampadas propalestinas A Policía desaloxa o alumnado acampado no Reitorado e na Facultade de Historia da USC
A primeira hora desta mañá, máis dunha decena de furgóns policiais chegaron ás instalacións universitarias para expulsar o alumnado que se manifestaba desde hai máis dun mes en protesta polo masacre israelí de Gaza
Lanaren Ekonomia
Lanaren Ekonomia Mecaner enpresan itxieratik harago, trantsizio ekosozialista da bidea
VV.AA.
Mecaner Urdulizeko metalgintza enpresak jarduera guztia eten du, greba mugagabe baten ostean sindikatuen porrota ekarriz

Recomendadas

Italia
Historia Cincuenta años de Piazza della Loggia: memoria de una masacre fascista, de Estado y de la OTAN
La masacre de Piazza della Loggia EN 28 de mayo de 1974 se convertirá en un episodio fundamental para entender los años de plomo de la democracia italiana.
Migración
Fronteras En pausa frente al Mediterráneo: cientos de personas migrantes esperan en un hotel de la Costa del Sol
El centro de estancia temporal extraordinario para personas migrantes de Torrox (Málaga), se ha convertido en un ejemplo positivo frente a los intentos fallidos propuestos en otros municipios.
Inteligencia artificial
Inteligencia Artificial y cine ¿Sueñan los cineastas con ovejas eléctricas?
El debate sobre la adopción de la Inteligencia Artificial por las principales disciplinas artísticas sigue candente. La irrupción de Sora vuelve a poner el foco sobre los beneficios y riesgos que conlleva su uso en la generación de imágenes.