Opinión
Nuestras tetas les asustan

El problema no es nuestro ni de nuestros pezones, sino de la mirada de objetualización desde la que se ve a las mujeres.
Ione Belarra acto si solo es si
Ione Belarra, en el acto de defensa de la Ley del Sí es Sí. Dani Gago
8 feb 2023 12:01

Desde que tengo uso de razón y tetas crecidas recuerdo la vergüenza de que se notaran los pezones respingones. Recuerdo la mirada de los púberes clavándose en mis tetas como parásitos. Las risas, las burlas. Yo las tapaba e incluso las cubría con celofán y caminaba encorvada como escondiendo una culpa. Recuerdo esas clases de educación física y esas mofas porque mis pezones se notaban más de lo permitido. Por todo ello tuve vergüenza durante años y renegué de ellas, las escondí bajo capas de ropa y sujetadores con aros que se me clavaban en la piel.

Estos días ha sido Ione Belarra la observada y señalada por unos pezones que se intuían bajo una camiseta. Esos pezones no deberían estar ahí, sino bajo el sujetador que los cubriera, lejos de la mirada varonil. La ministra de Derechos Sociales fue el punto de mira de las mentes machistas, atravesadas por demasiados años de dictadura y oscuridad judeocatólica. Esta vez el juicio estético y sexualizador sobre las mujeres vino de la mano del ultraderechista Bertrand Ndongo, cuando en Twitter adjuntó un comentario a la imagen de Belarra —“¿en serio?—”. A lo que la ministra respondía: “Porque la obligación de llevar sujetador está escrito en el mismo código de honor que mantener relaciones sexuales si te fuiste a casa con él”.

La decisión libre de una mujer para vestirse como quiera o quitarse el sostén no debería ser un debate en una sociedad decente y feminista

Efectivamente lo que está de fondo es el control sobre nuestros cuerpos y el hecho de que no podamos ejercer nuestro derecho a la libertad sexual. El problema no es nuestro ni de nuestros pezones, sino de la mirada de objetualización desde la que se ve a las mujeres. Sin embargo, la decisión libre de una mujer para vestirse como quiera o quitarse el sostén no debería ser un debate en una sociedad decente y feminista, lo que demuestra que aún estamos a años luz de serlo y que precisamente, leyes como las de “solo sí es sí” son tan necesarias.

Ya lo cantaba Rigoberta Bandini con gran acierto, “no sé por qué dan tanto miedo nuestras tetas, sin ellas no habría humanidad ni habría belleza.” Como molestan o generan polémica nuestros pechos quizá las feministas de los años sesenta y setenta del siglo pasado tomaron la decisión de enseñarlos públicamente para reclamarlos como suyos y de nadie más, cansadas de responder a la mirada patriarcal.

Violencia sexual
Puños, puñales y puñetas; sobre los ataques a la ley de 'solo sí es sí'
Ha sido más fácil cargar contra el legislador, unas mujeres condenadas a ser chapuceras y altivas, radicales e inútiles, que hacerlo contra unos jueces que han retorcido la ley hasta deformarla y convertirla en un artefacto machista.


Nuestros pechos se han movido siempre entre la censura y el consumo ajeno, entre el armario y la sala X. No existe una normalización de los mismos, sino que la hipersexualización de nuestros cuerpos sigue siendo brutal por mucho que queramos demostrar lo contrario. Como dice Beatriz Gimeno, “los pezones son como un compendio de la desigual construcción corporal y social de mujeres y hombres. No podemos enseñarlos porque están sexualizados y las mujeres no tenemos sexualidad, o no debemos tenerla, o no debe notarse; porque nuestro cuerpo es un objeto que no es para sí mismo”.

Yo misma subí a mi Instagram una imagen similar a la de Ione Belarra. Lo hice para mostrar mi apoyo a la ministra, pero también para liberarme una pizca del yugo patriarcal. Cuál fue mi sorpresa al ver ciertos comentarios o mensajes privados en los que me daban las gracias por el erotismo de la imagen. No habían entendido nada, las miradas seguían siendo las mismas que treinta años atrás en un instituto público de Ciudad Real o las de los ultraderechistas atacando el cuerpo de Belarra.

Las redes sociales llevan tiempo decidiendo censurar nuestros pezones e invisibilizarlos a golpe de pixel como si estuviéramos cometiendo el mayor de los delitos. Esta última tendencia a tapar partes de nuestro cuerpo también le salpicó a Almodóvar y su cartel de Madres Paralelas, en el que un pezón goteaba leche. Tuvo que sacar un cartel distinto que no incomodara al Tribunal de la Inquisición Patriarcal, para después ganar a la censura y poder volver a poner el pecho lactante.

No es la primera vez ni será la última, me temo, que nuestros pechos escandalizan al personal. Ya pasaba en los ochenta con el Boys, boys, boys de Sabrina y el “pezongate” de Janet Jackson en la Superbowl de 2004. Ocurre cada vez que a una mujer se le marcan de más los pechos o el escote, bien sea por descuido o por decisión propia.

Normalmente solo les interesan nuestros pechos cuando son suyos, cuando pueden manosearlos a su antojo o alimentar con ellos a sus criaturas, por lo que al fin y al cabo las tetas que molestan son las que no venden, las que son libres y son mostradas sin pudor. Por todo ello, el problema no son nuestras tetas o pezones, sino el ser dueñas de las mismas y enseñarlas cuando nos plazca. Nuestras tetas les asustan cuando no son para el consumo del hombre y cuando no están al servicio del patriarcado. Ni más ni menos.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Opinión Las políticas de progreso que no lo son
El mejor camino para construir la paz es promover procesos de seguridad común entre países que facilite la multipolaridad, la confianza mutua, y el apoyo entre estados para alcanzar una seguridad compartida.
Opinión
Junta de Andalucía La Administración, el Estado, el campo y la buena fe
La caspa andaluza, desde luego no ha sido eliminada por el estatuto de Andalucía del 28 de febrero ni por su posterior reforma
Opinión
Opinión ¿Qué ocurrió realmente en Galicia?
Los análisis post-electorales conservadores y progresistas trasladan una misma imagen falaz de Galicia como un caso perdido y de los gallegos y gallegas como víctimas desamparadas.
LIBERTAD, VERDAD, DEMOCRACIA
9/2/2023 17:13

Hay muchos panfletos digitales e incluso el Duopolio Mediático tipo NO-DO Vigente en Españistán que se dedican (subvencionados con montañas de dinero) a expandir toda la basura del odio, el racismo, el supremacismo, el machismo, la nazi-fascismo-franquismo-terrorismo de Estado, la aporofobia, la demofobia, el odio liberticida, etc., etc., etc.; esto tiene la lógica de la megacriminal mafia de la Vigente Oligarquía Bananera del Neoliberalismo.

Pero, ¿qué lógica tiene que unos pobres diablos, perfectos don nadies, muertos de miserias, víctimas de dicha mafia Vigente de la Oligarquía Bananera del Neoliberalismo, se dediquen a comulgar y a comerse compulsivamente como bulímicos toda esa basura que vomitan por esos mass-mierda para cuasi-oligofrénicos de baba?

0
0
O Salto medra contigo
Palestina nun puño Fagamos que o corazón de Palestina latexe máis forte que nunca
Logo da gran acollida da portada do noso último número, encargamos 250 bolsas de tea serigrafiadas con ela para apoiar simbólica e economicamente ao pobo palestino.
Genocidio
Genocidio Junts se alinea con PP y Vox y vota en contra del fin del comercio de armas con Israel
El PSOE y el número dos de Sumar por Madrid en las pasadas elecciones votan en contra de suspender las relaciones bilaterales de España con Israel. La derecha tumba tres mociones para interrumpir el suministro de armas al Estado sionista.
Genocidio
Genocidio Colombia suspende la compra de armamento israelí tras la matanza de personas que esperaban comida
Gustavo Petro, presidente de Colombia, ha anunciado el cese de relaciones de comercio armamentístico con Israel. Se trata de una decisión tomada tras la matanza de cien personas al suroeste de la ciudad de Gaza.
Pensiones
Pensiones El Gobierno deja en manos de la patronal la jubilación anticipada de los trabajadores en sectores de riesgo
El Ministerio de Seguridad Social contraviene al Tribunal Supremo, que en 2023 dictaminó que no es necesaria la presencia de la patronal para incoar el procedimiento de estudio para la aplicación de los coeficientes reductores, como CGT demandaba.
Madrid
Gran Premio de España El escondite Ifema: la sombra del pufo valenciano sobrevuela la F1 de Ayuso y Almeida
Las cinco ediciones del Gran Premio de Europa que acogió Valencia costaron a las arcas públicas 308 millones de euros. Como en el circuito que Madrid pretende montar, los dirigentes regionales hablaron entonces de “coste cero” para el erario público.

Últimas

Libertad de expresión
OMC Represión y detenciones en la conferencia de la Organización Mundial del Comercio en Abu Dabi
Las organizaciones de la sociedad civil que han asistido a la conferencia denuncian que los miembros de seguridad están coartando su libertad de expresión, realizando detenciones y les prohíben vestir la kufiya.
Minería
Mina polémica La mina de Aguablanca, en el aire
La caducidad de su Declaración de Impacto Ambiental, denunciada por Ecologistas en Acción, pone en cuestión la licitud de la reapertura de la mina de níquel de Monesterio (Badajoz).
Opinión
Opinión Las políticas de progreso que no lo son
El mejor camino para construir la paz es promover procesos de seguridad común entre países que facilite la multipolaridad, la confianza mutua, y el apoyo entre estados para alcanzar una seguridad compartida.
Feminismos
HACIA EL 8M en Madrid Una cadena humana feminista contra el genocidio del pueblo palestino
Más de 3.000 mujeres participarán el sábado 2 de marzo en una cadena humana organizada por la Comisión 8M de Madrid para denunciar la ocupación y el apartheid que sufre Palestina por parte del Estado de Israel.
Más noticias
Tribuna
Tribuna ¿El final del mayor caso de criminalización de la solidaridad en las fronteras? El juez decide
Casi 8 años después desde que empezara la investigación contra la tripulación del barco de rescate iuventa, el juez decidirá este sábado 2 de marzo si cierra el caso o si las acusadas deberán enfrentarse al juicio principal.
Memoria histórica
Memoria histórica Los Merinales, lugar de memoria
Los Merinales fue el campo de concentración desde el que el franquismo construyó el canal de riego del bajo Guadalquivir
Salud Pública
PRIVATIZACION Osakidetza externalizará 85 millones del servicio de ambulancia a la firma de un candidato del PNV
Aunque todavía no se ha resuelto, la falta de concurrencia y el proceso de adjudicación indican que dos de los tres lotes licitados irán a parar a La Pau, dirigida en Euskadi por Yeray Del Río, que aparecía en la lista electoral de los jeltzales.

Recomendadas

Literatura
Literatura África y la novela negra se citan en el festival Aridane Criminal
África, sus culturas y su ciudadanía se relacionan con la novela negra en España a través de experiencias como Aridane Criminal y la obra de autores como Antonio Lozano, Carmen J. Nieto o Jon Arretxe, vinculados todos a Alexis Ravelo.
Residencias de mayores
Protocolos de la vergüenza Ayuso, el archivo de querellas por lo ocurrido en las residencias y la falta de investigación en los juzgados
Los juzgados que archivan las querellas contra Ayuso por las residencias lo hacen sin investigarla, mientras la Audiencia ha dado hasta tres “toques” a los tribunales por no abrir diligencias contra cargos políticos. Algunas demandas siguen su curso.
Guerra en Ucrania
Dos años de la invasión rusa Volodymyr Ishchenko: “Zelensky ya no es el dirigente más popular en Ucrania”
Entrevista con el sociólogo ucraniano Volodymyr Ishchenko sobre la situación política y social en Ucrania, dos años después del estallido de la guerra
Palestina
Ocupación israelí El colonialismo israelí está desnudo
La “victoria” genocida del sionismo sobre el pueblo nativo de Palestina o un horizonte de descolonización con una Palestina libre del río al mar, parecen ser los dos únicos finales posibles a una herida colonial que nunca acaba de cerrarse.