Violencia machista
Nerea Barjola: “El fenómeno de los pinchazos nos permite pensar que hay un movimiento de hombres organizados”

Nerea Barjola (Santurtzi, 1980) es autora del ensayo ‘Microfísica sexista del poder’ (Virus Editorial).
Nerea Barjola
Nerea Barjola, autora de ‘Microfísica sexista del poder, el caso Alcàsser y la construcción del terror sexual’. David F. Sabadell (CC BY-NC)

Nerea Barjola va poniendo los puntos sobre todas las íes que encuentra en el camino: “Algunos expertos en drogas reproducen de forma sutil la falta de credibilidad de las mujeres, por lo que despolitizan al feminismo como movimiento y le restan contenido”, alerta sobre los pinchazos. Que no haya sumisión química no implica que los pinchazos no se produzcan. “Ya tenemos la palabra de las compañeras: están siendo pinchadas”, agrega. Reformular todo el debate, borrar la alarma social que incrementa en las mujeres el terror sexual, colocar el peso de este fenómeno sobre las ligeras espaldas de los hombres y recordar una y todas las veces que sean necesarias qué es el patriarcado es parte del discurso de esta doctora en feminismos y género, autora de Microfísica sexista del poder (Virus Editorial, 2018).  

¿El fenómeno de los pinchazos es una nueva forma de terror sexual?
Sí, indudablemente. Vincula el miedo a lo que te puede ocurrir: a estar constantemente en alerta, en vez de disfrutar de tu tiempo de ocio. Y en ese estar en alerta hay una merma en los derechos de las mujeres. En esa representación del peligro sexual siempre debemos cargar nosotras con que no nos ocurra nada malo y que es nuestra responsabilidad si nos ocurre, cuando la responsabilidad no debería recaer sobre nosotras, sino en ellos. Son ellos los que no deberían tomar el espacio público a partir de cierta hora debido al terror sexual que generan.

Estar siempre en alerta es muy cansado. ¿Cómo podemos darle la vuelta?
Es muy importante la conceptualización que he hecho en mi trabajo: la idea de girar la mirada. Esas representaciones nos indican donde está el limite —el patriarcado diciéndonos qué podemos hacer y qué no— y debemos ir a saber que todas esas dinámicas sobre nuestros cuerpos nacen de una estructura patriarcal sustentada en el machismo. 

Si la alarma social fortalece el miedo, lo único que hace es reproducir el terror sexual

¿Cómo giramos la mirada?
Deconstruyendo esas representaciones y teniendo claro quién está ejerciendo su poder y ostentado privilegios. La mirada debe situarse en quien agrede, no en quien es agredida. Pero, de momento, el foco se pone en la vida de las mujeres: regresa pronto a casa, vuelve acompañada, ten cuidado con lo que sientes y con quien vas. Sería imposible decirles a los hombres “oye, a las diez de la noche tienes que volver a casa porque si vais en grupo, violáis”. La reducción de derechos de los hombres es impensable, pero la de las mujeres está absolutamente naturalizada. Esas representaciones normalizan que las mujeres tengan que salir con miedo, enfrentarse a violencias sexuales y vivir con limitaciones cuando salen a pasarlo bien.

La reducción de derechos de los hombres es impensable, pero la de las mujeres está absolutamente naturalizada

Los Mossos d’Esquadra mantienen todas las hipótesis abiertas: desde que el fenómeno puede ser un juego de rol, un reto de internet o una movida incel/machista para mantener a las mujeres aterrorizadas. ¿Siempre habrá algo nuevo para que todo siga igual?
Sí, los formatos cambian pero el contenido no. Es importante centrar el debate y omitir las hipótesis de esos expertos en drogas e investigadores de los cuerpos de seguridad que nos despolitizan. Ya tenemos la palabra de las compañeras: están siendo pinchadas. Algunos expertos reproducen de forma sutil la falta de credibilidad de las mujeres, por lo que despolitizan como movimiento al feminismo y le restan contenido. El pinchazo en sí ya es una forma más de ejercer violencia sobre las mujeres, con independencia de su intencionalidad. Nos importan sus consecuencias: los pinchazos reproducen terror sexual en las mujeres que toman el espacio público y el ocio nocturno. Por tanto, si la alarma social está fortaleciendo el miedo, lo único  que está haciendo es reproducir el terror sexual en el conjunto social.

¿Qué debemos hacer para no caer en el terror sexual?
Reformularía la pregunta: qué tienen que hacer ellos para no seguir ejerciendo terror sexual y violencia sexual, para que nosotras no nos sintamos amenazadas y con miedo porque sí. La pregunta es qué deben hacer ellos, y una de las primeras respuestas es reformularse y aprender de teoría crítica feminista. Y, sobre todo, ponerse de frente a sus privilegios y darse cuenta de que ejercen violencia sexual sobre sus amigas, compañeras y las mujeres que forman el conjunto social. En cuanto a nosotras ya sabemos lo que tenemos que hacer: autodefensa feminista y delegar nuestro cuidado y protección a nuestras compañeras. Cuanto más deleguemos nuestro cuidado a los hombres, más desprotegidas estamos y más fácil es que se reproduzca la violencia sexual.

¿Alguna idea importante más?
Una idea importante en el fenómeno de los pinchazos es que nos permite pensar que hay un movimiento de hombres organizados. Siempre han estado organizados, pero con este fenómeno no nos pueden decir que no, porque para pinchar necesitas tener jeringuillas y drogas con antelación. Aparte, es importante darnos cuenta de que la práctica de los pinchazos contiene riesgos para la integridad de las mujeres, como la transmisión de enfermedades a través de las agujas. Ojalá la indignación y la alarma se convirtieran en un debate serio con perspectiva feminista, no un simple cacareo y cruce de voces con el que no llegamos a ningún sitio excepto a reproducir violencia sexual. Si decimos lo primero que se nos pasa por la cabeza sin teoría feminista, reproducimos el sistema machista.

Violencia machista
Terror sexual Feministas advierten de que el fenómeno de los pinchazos puede originar terror sexual, limitando los movimientos de las mujeres
Se han detectado decenas de casos en el Estado. En el País Vasco, solo en quince días la Ertzaintza ha contabilizado 12. Los Mossos d’Esquadra, 23 pinchazos. No han hallado restos de sustancias relacionadas con la sumisión química, pero el relato de que el peligro es inminente ya está calando.

Relacionadas

Opinión
¿Seguras?
Dos años de encierro, dos años de espera para la ebullición, el desenfreno, el baile y la jarana. Ha sido duro y ahora toca disfrutar, pero llegó la sumisión química, los pinchazos y el mejor estáis en casa, más seguras.
Feminismos
Dragqueenismo De Frida a Morfina
El drag también atrae a mujeres cis, aunque muchos no lo entiendan. Su camino no es fácil, es el underground de lo underground. Hablamos con algunas de ellas para preguntarles cómo se sienten y a qué obstáculos se enfrentan.
Opinión
“Me quito el velo” o la lógica neoliberal de los discursos del sufrimiento
La decisión de una rapera famosa respecto al velo invita a reflexionar sobre qué implican este tipo de confesiones públicas, tanto en los debates feministas como en los antirracistas.
yermag
yermag
4/8/2022 16:37

Bien, entonces siguiendo a la autora y articulista: el "terror sexual" lo causan "terroristas sexuales". Si el terrorismo se define como el uso de actos que produzcan terror con fines políticos, en este caso la típica política facha machista - misógina. Entonces si la autora piensa en grupo de hombres organizados que causan terror, estamos hablando de terrorismo machista - misógino. Y eso ¿a que espectro político nos remité? ¡quien da Vox a esos discursos machistas casposos de la época de cuando Franco era cabo? Vox. Pero ni se cita a Vox, ni a la ultraderecha, son "hombres organizados". Ahí esta el error de éste artículo. Encomiendate a Diana, la cazadora, y tendrás más precisión, mas puntería señalando posibles terroristas.

0
1
JASB
4/8/2022 13:01

«Son ellos los que no deberían tomar el espacio público a partir de cierta hora debido al terror sexual que generan». En fin... Estaría bien que la entrevistada reflexionara sobre la tontería que ha dicho. ¡Más feminismo y menos tontería!

0
2
Yas
5/8/2022 9:28

Pues lo gracioso es que eso es lo que se nos recomienda a nosotras, pero suena estúpido cuando es a ellos a quien se les dice.
Tal vez sea usted la que deba reflexionar y darse cuenta que lo ha usado para que veamos lo estúpido que suena cuando es al hombre al que se le exige eso y no a la mujer, como siempre se hace. Que algunas personas lo han normalizado tanto que no se dan ni cuenta de lo que están diciendo hasta que se usa a otro sujeto, un sujeto lleno de privilegios al que nos parece impensable, o estúpido, exigir o recomendar algo así, pero que en nosotras es lo normal.

1
0
JASB
5/8/2022 12:54

Suena estúpido tanto para ellos como para ellas o elles. Haciendo estas propuestas ridículas, tengo la sensación de que el feminismo pierde credibilidad. En la declaración entrecomillada no se percibía ironía; con ironía hubiera provocado otro efecto.

0
1
JASB
4/8/2022 17:47

Desde medianoche hasta las 7 de la mañana los hombres tendrán prohibido salir de sus casas. Al que se salte la prohibición se le cercenarán los genitales.

0
0
Scum
9/8/2022 14:12

Ojalá

0
0
Javier Gallardo Vía
4/8/2022 12:54

Lean el titular: en el se explica con claridad la finalidad del bulo.

0
0
#95565
4/8/2022 12:52

¿Y si fuera solo una psicosis colectiva para hacer de “serpiente de verano”? Los datos apoyan esto: cero testigos, cero secuelas, cero intoxicaciones.
¡Pero este artículo muestra la verdadera utilidad de esta historia ufológica! Los hombres estamos confabulados en la sombra, contra el género femenino. Increíble. Pero repítanlo mil veces y se convertirá en verdad (que decía aquel político alemán).

0
1
Scum
9/8/2022 14:16

Escuece no ser titular ni como agredidos o cómo va esto? Las agresiones, el acoso, las violaciones y los asesinatos no son ninguna cosa de ovnis... Se nota que tus privilegios no te permiten ver ni un poquito la realidad que viven otras personas.
Revísate.

0
0
Alguieeen
Alguieeen
4/8/2022 10:59

Hombres mal. Mujeres bien. Poco más se puede sacar de este artículo aparte de que a la autora solo le falta los nombres de los agresores para resolver el caso. Demasiado miedo reproduciendo más miedo. Caldo de cultivo para la intolerancia 😉

0
2
Scum
9/8/2022 14:17

Tolerancia cero con los agresores.
Troll.

0
0
Teresa G
4/8/2022 10:40

El tema de los pinchazos ¿es un problema extendido o mas bien unos casos concretos sobredimensionados en television y en las redes? ¿Por que se decide tratar un tema que es de caracter local (y diria mas. de ciertas macro discotecas señaladas) y detras del que hay personas concretas en una amenaza nacional? Me recuerda a lo del miedo a los terroristas, la delincuencia juvenil o los okupas que se quedan tu casa, un miedo difuso y muy util para la auto-contencion. Desde luego salir de fiesta y tener que estar todo el rato vigilando es agobiante... Ahora, esos hombres se han preparado para hacerlo, pero eso no quiere decir que "existe un movimiento organizado"... Por otra parte si esta gente se prepara para violar llevando esas drogas, decir que en general "los hombres si salen en grupo violan", es un poco paranoia. Habria que aumentar la vigilancia en las grandes discotecas donde ha ocurrido y en otras de esa misma ciudad, pero no extender la alarma a cualquier bar del pais. Con el covid nos han quitado el ocio nocturno en los parques a base de multas y ahora nos quieren meter miedo a salir de fiesta en general.

1
0

Destacadas

Océanos
Protección de los mares Arranca en la ONU la última fase de negociaciones del Tratado Global de los Océanos
Entre el 15 y el 26 de agosto, una nueva ronda de negociaciones podría derivar en un acuerdo global para proteger los mares del mundo. La comunidad científica y el colectivo ecologista señalan que el tratado debe proteger al menos el 30% de los océanos.
Crisis energética
Crisis energética Glencore, la empresa que disparó sus beneficios el año de la guerra de Ucrania
La guerra de Ucrania, junto a otros factores estructurales, ha favorecido el aumento de precio de las materias primas, lo que ha multiplicado los beneficios de una multinacional cuyas prácticas están en entredicho.
Pueblos originarios
Culturas minoritarias Los zaza, una comunidad en peligro de extinción en Turquía
En las remotas montañas del este de Turquía se encuentran representados en distintas comunidades los vestigios de una cultura, lengua y tradiciones con cientos de años que, poco a poco, con la llegada del nuevo mundo, están viendo desaparecer sus costumbres y su historia.

Últimas

Crónica
Afganistán O 15 de agosto foi o día máis triste da miña vida
Hai un ano, o 15 de agosto, propagouse a noticia da chegada dos talibán ás portas de Kabul. Ese día eu estaba na cidade coa miña familia e lémbroo perfectamente.

Recomendadas

Economía social y solidaria
Fotogalería La economía social diversa, un nuevo reto para el antirracismo
En los últimos años los proyectos integrados en la economía social y solidaria impulsados por colectivos de personas migrantes y racializadas han aumentado significativamente en Catalunya.
Política
Política Ayuso vuelve a la confrontación con Moncloa como método y deja su gestión a la sombra
Con la excusa del real decreto de ahorro energético, la presidenta de Madrid apuesta nuevamente al contrapunto con el Gobierno de Sánchez, una estrategia política y comunicacional calculada al milímetro que la hace crecer como figura y trascender la marca PP. Los nombres detrás del fenómeno. Feijóo, en aprietos, y la oposición madrileña, también.
Culturas
Una foto dentro de la celda con la ventana abierta
El proyecto ‘La voz que nadie escucha’ explora la posibilidad de ofrecer alternativas culturales a mujeres privadas de libertad y que estas puedan servir para obtener beneficios penitenciarios.
Tren de alta velocidad
Diego García-Mejuto “El TAV es una forma de integrarse en el proyecto neoliberal de Europa, no de ganar soberanía para Euskadi”
Entre otros temas, el autor reflexiona sobre cómo los discursos en torno a la Y vasca, con su 175 kilómetros de recorrido, se insertan en la ideología dominante del capitalismo y la manera en que la división entre centro-periferia obliga a las élites vascas a diseñar estrategias de construcción nacional para mantener su hegemonía.
Falsos autónomos
Laboral Un año de la Ley Rider y Uber quiere dar un paso atrás: ¿qué está fallando?
Se cumple un año del Real Decreto que prohibe el uso de falsos autónomos en el sector de los repartidores, pero Glovo sigue sin cumplirlo y Uber Eats amenaza con dejar de hacerlo.
Energía
¿Reducir el consumo de energía? Sí, y mucho más
Tanto la agenda de corto plazo como las políticas de mayor calado estructural, que necesariamente deben estar conectadas, tienen que inspirarse en el criterio de justicia social, en la redistribución de la renta, la riqueza y los recursos disponibles.
Colombia
Colombia Dos años reivindicando justicia para Abelardo Liz, comunicador indígena asesinado por el ejército colombiano
Abelardo Liz, comunicador del pueblo nasa, fue asesinado por balas de la fuerza pública mientras cubría el desalojo de su comunidad en proceso de Liberación de la Madre Tierra en Corinto, Cauca.