Violencia machista
Feministas advierten de que el fenómeno de los pinchazos puede originar terror sexual, limitando los movimientos de las mujeres

Se han detectado decenas de casos en el Estado. En el País Vasco, solo en quince días la Ertzaintza ha contabilizado 12. Los Mossos d’Esquadra, 23 pinchazos. No han hallado restos de sustancias relacionadas con la sumisión química, pero el relato de que el peligro es inminente ya está calando.
Autodefensa feminista
Manifestación de repulsa contra la sentencia de 'La Manada' en Madrid. No CC. Álvaro Minguito

“Durante las fiestas hay quien nos quiere (también) tener bajo su control, pero no: las fiestas también son nuestras”. Mañana comienzan las de Gasteiz y el movimiento feminista de la ciudad empezaba así un hilo de Twitter. Hasta la fecha, no se ha cometido ninguna agresión sexual en los casos registrados de needle spiking (agujas clavadas, en inglés). Se han registrado decenas de casos de pinchazos a mujeres en el Estado, desatando o queriendo desatar una oleada de paranoia que podría describirse como terror sexual. Los distintos cuerpos policiales mantienen todas las hipótesis abiertas; voces feministas ponen el foco en que la generación de miedo restringe los movimientos y la libertad sexual de las mujeres. 

En el País Vasco, hasta el domingo la Ertzaintza ha contabilizado 12 pinchazos en solo quince días, ocurridos en Santurtzi, Bilbao, Gasteiz, Zarautz, Etxebarri y Zierbana. Todos a mujeres. En ninguno se han hallado restos de sustancias tóxicas inoculadas en sangre. En todos, resalta la policía autonómica vasca, el modus operandi ha sido similar: mientras la mujer se encontraba en un entorno festivo, notaba un pinchazo en el brazo o la pierna y luego se sentía indispuesta, con mareos o somnolencia. Todos los pinchazos han sido confirmados en centros médicos; la Ertzaintza investiga la intencionalidad. 

“El efecto [de esta situación] también es la generación de miedo, fomentar el terror sexual, que restringe los movimientos y la libertad sexual de las chicas”, Tània Verge

En Catalunya, los Mossos d’Esquadra tienen abiertos 21 atestados con 23 personas pinchadas, 22 mujeres y un hombre. Insisten en que mantienen abiertas todas las líneas de investigación. “Todo continúa igual: sin agresiones posteriores ni drogas halladas en sangre”, indican a El Salto.

La consejera de Igualtat i Feminismes, Tània Verge, ha declarado en Catalunya Ràdio que “la investigación policial manda [sobre las causas], pero que el efecto [de esta situación] también es la generación de miedo”. “Fomentar el terror sexual, que restringe los movimientos y la libertad sexual de las chicas”, añadió la consejera. Verge apeló en su locución en la radio pública a los hombres, para que afronten las conductas machistas de sus amigos o colegas y que les recuerden que más que un juego, esto también es un delito. El nuevo protocolo gubernamental incluye la valoración de activar la profilaxis postexposición al VIH, una intervención que es necesaria realizar durante las primeras 72 horas posteriores al pinchazo.

La consejera detalló que el pasado viernes el Govern modificó los protocolos de actuación para implementar un enfoque “comunitario”. Pidió que no se magnificara la situación, al mismo tiempo que recalcó que tampoco debía minimizarse. 

En este difícil equilibrio, el documento destaca el papel que pueden tener el personal de los espacios de ocio, el de los servicios públicos de transporte y, en general, cualquier persona que pueda detectar comportamientos “extraños” y la “consiguiente necesidad de actuar y dar apoyo”. Los centros de salud proporcionarán apoyo psicológico a la persona afectada si se considera oportuno, además de realizar las correspondientes pruebas toxicológicas. El objetivo del Govern es que las personas agredidas se sientan acompañadas, aplacar la ansiedad que puedan sentir y que recuperen su vida con normalidad.

“La inyección intramuscular o subcutánea tiene un inicio de acción más lento que la intravenosa y los efectos son menos predecibles, además las punciones suelen ser dolorosas”, Energy Control

No hay evidencias de sumisión química

Por su parte, el grupo catalán para la reducción de riesgos en el consumo recreativo de drogas, Energy Control, planteó ayer “dudas sobre la administración de sustancias psicoactivas a través del método del pinchazo con el fin de cometer delitos sexuales”. El colectivo valora que, ante la alarma que los pinchazos han producido, tanto en los medios de comunicación como en las redes sociales, quieren recalcar que “no existen evidencias que lleven a pensar que se trata de casos de sumisión química”, dado que no se ha producido una agresión sexual. Por el contrario, cuestionan que para inyectar una sustancia se requiere conocimiento médico y técnico, además de luz. La inyección intramuscular o subcutánea “tiene un inicio de acción más lento que la intravenosa y los efectos son menos predecibles, además las punciones suelen ser dolorosas, por lo que no resultan un método eficaz, sea cual sea la intencionalidad, si el objetivo es que la persona no se dé cuenta”. 

“Una aguja de menor tamaño puede reducir la sensación dolorosa asociada al pinchazo, pero también requerirá de más tiempo para inyectar una sustancia que con una aguja de mayor calibre”, añaden.

Energy Control advierte de que crear una alarma social puede “impulsar la adopción de medidas no eficaces”. No especifica cuáles, pero la prensa se ha afanado a hablar de que los porteros cacheen en las entradas de las discotecas y de un mayor control policial, incluso agentes infiltrados de la Ertzaintza en el recinto de txosnas de Bilbao. 

El colectivo catalán concluye que “poner el foco en las inyecciones como método de sumisión química, y para el que no existen evidencias de que sea así, desplaza la atención de las situaciones más probables y de mayor riesgo para las mujeres”. Es decir, para las agresiones sexuales cometidas por el novio, la expareja, un amigo, un conocido o un familiar de la víctima.

“Los relatos son formas de castigo que tratan de aleccionar, corregir y coaccionar a las mujeres [...] vulnerar su capacidad de decisión en un intento de someterlas a un autocontrol y un autodominio continuos”, Nerea Barjola
Violencia machista
Nerea Barjola: “Alcàsser no deja de suceder”
Nerea Barjola reescribe en ‘Microfísica sexista del poder’ el crimen de Alcàsser, que sirvió para disciplinar a toda una generación de la mano de un relato mediático que hoy sigue advirtiendo a las mujeres de las consecuencias de traspasar los límites marcados por el patriarcado.

Microfísica sexista del poder

La psicóloga y exdiputada vasca Nagua Alba recordaba esta semana en una tribuna la investigación de la politóloga Nerea Barjola, autora de Microfísica sexista del poder (Editorial Virus, 2018), libro en el que analiza que supuso el caso Alcàsser y su impacto en toda una generación de niñas, jóvenes y mujeres a la hora de percibir de dónde puede venir el peligro:  “Las representaciones sobre el peligro sexual contenidas en los relatos son formas de castigo que tratan de aleccionar, corregir y coaccionar a las mujeres [...] patrones de vigilancia social establecidos, sobre lo que una mujer puede o no hacer, [que] tratan de adoctrinar el cuerpo de las mujeres, vulnerar su capacidad de decisión en un intento de someterlas a un autocontrol y un autodominio continuos”.

El fenómeno needle spiking se reportó por primera vez en Inglaterra el pasado año, tras la pandemia. Luego se replicó en Irlanda, Bélgica, Alemania y Francia. Se desconoce si es una especie de macabro juego organizado por incels que van de bares o un fenómeno que se replica a sí mismo entre cuadrillas de idiotas. De momento, Forocoches ha cerrado todos los hilos que hablaban sobre ello. 

Las mujeres a final del siglo XIX y principios del XX se defendían del manoseo callejero clavando a los hombres la afilada aguja del sombrero

Acoso callejero: ahora y antaño

La monologuista Ane Lindane ligaba el fenómeno al piropeo callejero: “¿Sabéis cuando vais solas a casa de noche y un tío se os pone a decir guarradas y a seguiros con la única intención de que paséis miedo? Pues empiezo a pensar que con el tema de los pinchazos pasa lo mismo”. Ahora que la ley conocida como “solo el sí es sí” había tipificado como delito el acoso callejero, parece que ha llegado una nueva modalidad para incomodar a las jóvenes en el espacio público. 

Antaño, no eran los hombres quienes pinchaban a las mujeres para amedrentarlas, sino las mujeres a los hombres para defenderse de su manoseo. A final del siglo XIX y principios del XX, hubo señoras que les clavaban la afilada aguja que usaban para sostener los fastuosos sombreros de moda de aquella época. Se escribió mucho sobre aquellas mujeres que en Francia, Inglaterra, Alemania, Estados Unidos y Australia usaban los alfileres como autodefensa feminista: editoriales, reportajes, viñetas. Sin sombreros ni alfileres, pero con una aguja de cabeza siempre a mano, no pocas abuelas de España también usaron esa misma técnica en los autobuses o en la cola del mercado. 

En Gasteiz, el movimiento feminista ha convocado una manifestación mañana a medianoche en la plaza Brullerias, ha activado un protocolo feminista y ha puesto a disposición de todas las personas que lo necesiten un teléfono para denunciar agresiones. “Los bares, las noches y las calles también son nuestras, tenemos derecho a vivir y a disfrutar si miedo”, recuerdan.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.
yermag
yermag
3/8/2022 16:20

Terror ¿sexual? ¿No será mas bien terrorismo ultraderechsta misógino de hombres y mujeres del entorno de Vox y del partido de Franco, Falange Española de las JONS ? El artículo señala dos hipótesis: Misóginos que no se comen un rosco porque son tipos machistas repugnantes (no veo la necesidad de usar el palabro imperialista inglés "incels"), o "cuadrillas de imbéciles" que se replican. Imbéciles hay en todos lados, pero estos "imbéciles" son funcionales al discurso machista-misógino de Vox y su entorno. Quizá debamos reclamar la aplicación de la Ley de Partidos para ilegalizar Vox y Falange Española, al fin y al cabo el diario Egin y Egunkaria NO tenían nada que ver con ETA pero fueron cerrados y arruinados invocando la Ley de Partidos.

0
0
Scum
4/8/2022 1:43

No hace falta ser un misogino de vox para abusar o agredir sexualmente. Hay muchos progres de izquierdas que son la misma mierda, e incluso peor, porque cuesta mås verlos venir.... Así que dejemos de enmascarar el patriarcado con la gente de derechas porque es un humo que beneficia a los machos de cualquier indole.

0
0
Nerea-chan
Nerea-chan
3/8/2022 12:19

“Kill the rapist” o “Mata al/la violador/a” es terriblemente terrorífico. Combatir el fuego con el fuego, y luego se extrañan de que el feminismo cada vez encuentre más resistencias.

En fin, que es un error convertir en montaña un grano de arena, sobre todo si genera miedo, y eso es exactamente lo que se consigue convocando una manifestación para algo que no existe (parece que no ha pasado nada aparte de los pinchazos). Pero esto es aquello de que ninguna agresión debe quedar sin respuesta. Lástima que se queden en eso y no miren por las consecuencias.

Y… no sé, pero me parece bastante bestia clavarle una aguja a un tío por manoseo. Pero supongo que también habrá a quien le parezca bien si algún día un hombre recibe un balazo de una mujer porque le ha tirado cuatro piropos.

Ayer escuchaba un audio de los 3 de West Memphis en CTXT y me abrió los ojos a lo que se consigue fomentando la histeria colectiva: https://ctxt.es/es/20220701/Multimedia/40350/Silvia-Cosio-Punto-Ciego-tres-de-west-memphis-panico-satanico.htm

1
0
Scum
4/8/2022 1:47

Qué pereza de comentario....
Cuidado que cada vez estamos más cuerdas y mejor armadas (con agujas o sin ellas).
Telita con los antifas antifeministas....
Tijeras para todas y a correr!

1
0
Nerea-chan
Nerea-chan
4/8/2022 10:45

Gracias por tu comentario. Ahora sé que soy una antifa antifeminista y tendré en cuenta tu advertencia sobre las agujas cuando salga a la calle. De verdad.

Aparte de esto, ese feminismo que ha dejado de serlo para pasar a ser la barbarie, necesita quienes le critiquen para que vuelva al redil y no pierda demasiado tiempo en la contemplación de sus propias vaginas, porque existen otras cosas 😉

0
0

Destacadas

Crisis climática
Crisis climática Las montañas que vienen: más áridas, con menos nieve y sin glaciares
El cero térmico aumentará de cota, gran parte del manto de nieve se perderá y los ecosistemas se verán significativamente transformados. Radiografía de unos entornos de montaña ibéricos que ya se están viendo seriamente afectados por la crisis climática.
Laboral
Laboral Nueva huelga de las dependientas de Inditex al considerar “humillante” la subida salarial del 3%
El 11 de febrero la CGT ha convocado una nueva huelga estatal en la que demandan una subida salarial como la de la provincia de A Coruña, será su tercera jornada de huelga de un conflicto que empezó en noviembre
Análisis
Propuestas para la reforma del mercado de la electricidad en la Unión Europea
La financiarización está detrás de los repuntes de inflación experimentados en los últimos meses y del mal funcionamiento del mercado eléctrico.
Catalunya
Presupuestos 2023 Más cemento, más aviones, más casinos y menos humoristas, Catalunya negocia sus presupuestos
El mismo día que ERC vota a favor de la moción socialista para construir un tramo del Cuarto Cinturón, en un intento de alcanzar un acuerdo presupuestario con Salvador Illa, TV3 despide al humorista Manel Vidal por un gag sobre el PSC.
Actualidad árabe
Actualidad árabe (y más) Sin derechos en el Mediterráneo
Palestina y Líbano continúan sufriendo a costa de regímenes que no rinden cuentas por sus crímenes contra la humanidad, mientras una investigación destapa las deportaciones ilegales que Italia ejerce desde hace años en los bajos de embarcaciones privadas.
Fútbol
Ignacio Pato “Los estadios son catedrales banales muy parecidas a los centros comerciales”
Asegura el periodista Ignacio Pato que firmaría ya que en su ciudad utópica no haya estadios de fútbol. Crítico con el estado actual del espectáculo deportivo, visitó varias ciudades europeas para encontrar brotes de resistencia y esperanza que detalla en su primer libro, ‘Grada popular’.
Opinión
VV.AA.
¿Qué medidas puede tomar EE UU para fomentar las conversaciones de paz en Ucrania?
No sólo Rusia y Ucrania deben considerar qué pueden aportar a la mesa para poner fin a la guerra. Estados Unidos también debe considerar qué medidas puede tomar para resolver el conflicto subyacente con Rusia.

Últimas

Infancia
Infancia Un registro modifica la mención al sexo de un niño de 10 años por orden de la Dirección General
El cambio fue denegado por entender que no existía suficiente madurez y sin evaluar al niño. La Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública esgrime que el Constitucional insta a evaluar cada caso sin límite de edad y ordena rectificar el registro.
PNV
PNV Los vínculos del alcalde de Bilbao con la trama de corrupción en Alonsotegi
Pese a los intentos de Sabin Etxea, la acusación popular está intentando que Juan Mari Aburto testifique por haber firmado, cuando era diputado foral de Bizkaia, una subvención que terminó siendo desviada a la trama de prevaricación. El actual regidor también adjudicó tres contratos a José Luis Erezuma cuando estaba imputado.
Opinión
El capitalismo despiadado y la melodía de Mercadona
No es que sea muy de números ni de ciencias, pero no hace falta serlo para saber que nos toman por idiotas y que nos roban en nuestra cara.
Sanidad pública
Sanidad en precario La huelga en Atención Primaria de Madrid se extiende a otras categorías
Todas las categorías profesionales que trabajan en los centros de salud, así como las que ejercen en las urgencias extrahospitalarias, convocan un paro por horas el próximo 2 de febrero. Para acompañar esta huelga se hace un llamamiento a vecinas y vecinos para que se concentren en las puertas de los Centros de Salud a las 13:00 y a las 18:30 horas.
Minería
Extractivismo Cómo y por qué vuelve la amenaza de mina a cielo abierto en la comarca de Olivenza
Ante la pasividad connivente de diferentes Administraciones, Atalaya Minning PLC confirma el anunciado cierre en falso del proyecto extractivista y pone en marcha todos los recursos para materializarlo en el plazo más breve posible.
Lanaren Ekonomia
Lanaren Ekonomia Euskal oasiaren mitoa sutan
VV.AA.
Bilbo Hiria irratia, El Salto Radio, Hordago eta Argia elkarlanean, lanaren munduko analisia egiten

Recomendadas

Perú
América Latina La revuelta por la dimisión de Boluarte se expande y llega a Lima
Después de sufrir 50 muertos y 600 heridas por la represión de la fuerza pública a la población racializada de las regiones andinas, la movilización peruana se desplaza hacia la capital donde el Gobierno de Boluarte ha intensificado la criminalización de la protesta
Sanidad pública
El estallido del sector sanitario catalán
El cansancio y el hartazgo de las profesionales no es por falta de vocación o por situaciones individuales, es un agotamiento estructural de un modelo sanitario basado en la mercantilización de derechos y la competencia entre capitales.
Maltrato animal
Maltrato animal La reforma del Código Penal propone multas en vez de cárcel para delitos graves de maltrato animal
La reforma, que afronta su última fase en el Congreso, ha sido tachada por organizaciones de juristas como “el mayor retroceso” en la normativa desde su creación en 2003.
Inseguridad alimentaria
No vas a comer sano en tu puñetera vida
No se trata solamente de que la alimentación está totalmente en manos del sector privado, sino de que este opera en forma de oligopolio en todas y cada una de las fases de la cadena alimentaria.
Laboral
Críticas a la negociación sindical Descontento en las dependientas de Inditex tras la subida salarial del 3%
Pese a las movilizaciones por todo el Estado y reclamar una subida como la conseguida en A Coruña, las dependientas de Inditex apenas ven subido su sueldo 30 euros al mes tras el pacto con CCOO y UGT. La CiG y CGT, organizadoras de las manifestaciones lo critican.
Análisis
El diferencial de la muerte
La pandemia no ha hecho sino acelerar una tendencia inscrita en la evolución de nuestras sociedades.