Afganistán
Lida Mahmooda: “Mejorar la situación de las mujeres en mi país no pasa por reformas, se necesita una revolución”

Fundada en 1977, la organización RAWA ha sobrevivido a la invasión rusa, a los gobiernos talibanes y a la invasión estadounidense. Su integrante, Lida Mahmooda, trabaja por los derechos de las mujeres desde la clandestinidad, en un Afganistán atravesado por el auge del Estado Islámico.

Lida Mahmooda
Lida Mahmooda, con pañuelo azul, imparte una formación a jóvenes afganas

Lida Mahmooda, activista y feminista afgana, perseguida por los talibanes en su país, se encuentra actualmente en la clandestinidad. Es miembro de RAWA, la organización defensora de derechos humanos más antigua de Afganistán. Una organización que trabaja por la justicia social, la paz y en contra de las violaciones de los derechos humanos, particularmente de los derechos de las mujeres afganas. Fundada en 1977, ha sobrevivido a la invasión rusa, a los gobiernos talibanes y a la invasión estadounidense. Actualmente sigue en activo.

Afganistán es un país roto desde que a comienzos de siglo y tras los atentados del 11 de septiembre, se fijara en él toda la atención internacional en la llamada guerra contra el terrorismo. Tras la invasión estadounidense en la que miles de personas inocentes perdieron la vida, la guerra se asentó en el país, aunque ya fuera de los focos mediáticos. EEUU ha mantenido su presencia en Afganistán, mientras el enfrentamiento entre talibanes y nuevos grupos yihadistas ha seguido cobrándose vidas entre la población civil. El pasado mes de marzo, con la participación de Estados Unidos, se firmó un acuerdo de paz que ya ha sido violado varias veces por los talibanes.

¿Cuáles son los intereses que los estadounidenses han tenido durante esta guerra interna?
Los intereses estadounidenses en Afganistán son varios. Por un lado, el país tiene una posición estratégica en Asia, ya que está situado en el centro del continente. A día de hoy EEUU tiene nueve bases militares en Afganistán que por su posición permitirían alcanzar países como China, Rusia, India, Siria o Pakistán. Por otro lado, están los intereses económicos. Hasta la fecha, Afganistán es el mayor productor de opio del mundo, el noventa por ciento del opio que se produce en el mundo es afgano. Aparte de opio, el país cuenta con un recurso natural muy valioso, el litio.

EEUU tiene nueve bases militares en Afganistán que por su posición permitirían alcanzar países como China, Rusia, India, Siria o Pakistán. Además, Afganistán es el mayor productor de opio del mundo

El papel de EE.UU. en la reconstrucción del país después de la invasión y la guerra ha sido determinante en Afganistán.
Han utilizado su poder para colocar gobiernos títeres que favorezcan sus intereses. Además han generado mucha división entre la población y numerosos conflictos religiosos que antes no existían. De este modo pudieron justificar la necesidad de una intervención supuestamente democrática en la política de Afganistán.

¿Podríamos decir que esto responde a una estrategia del divide y vencerás?
Sí, por supuesto, uno de los objetivos de EEUU era crear división. Afganistán es un país multiétnico, provocaron el conflicto religioso entre diferentes corrientes del Islam que antes podían convivir sin problemas. Esto tenía un objetivo concreto, que la gente de Afganistán viese como su enemigo a otra etnia, a otro grupo religioso y no se diera cuenta de que el verdadero enemigo del país son los EE.UU.

Otro tema de conflicto ha sido la creación de grupos paramilitares. Se trata de yihadistas que antes lucharon contra la presencia de la Unión Soviética y ahora luchan contra los talibanes. Combaten con armamento estadounidense, lo que lleva a pensar que cumplen un papel claro para los intereses de EEUU. Este conflicto ha provocado que muchas personas inocentes que no tenían nada que ver con los talibanes y que tampoco participaron en el conflicto, hayan muerto a manos de estos grupos paramilitares.Además dichos grupos paramilitares pensamos que siguen el modelo establecido en otros paises por parte de EEUU, como es el caso de Colombia, armando grupos criminales al margén de la ley con el fin de proteger sus intereses.

Actualmente ¿qué control real tienen sobre el país el gobierno afgano por un lado y los talibanes por otro?
Se puede decir que el control de los talibanes está en las áreas más remotas del país. Aunque la cifra oficial es que están controlando el 10% del territorio, es evidente que la cifra real es mucho más alta, por otro lado el gobierno afgano a penas tiene control sobre el país.

El pasado mes de marzo se presentó ante la opinión internacional un acuerdo de paz para Afganistán ¿qué opinión te merece este acuerdo y hasta qué punto puede suponer un reparto del control del país entre el gobierno proestadounidense y los talibanes?

En realidad no es un acuerdo de paz, sino efectivamente, un alto al fuego entre los paramilitares yihadistas y los talibanes. El interés principal de EEUU con este acuerdo ha sido rebajar el conflicto con los talibanes y permitir así promocionar la formación del Estado Islámico que está creciendo a una velocidad increíble dentro del país. Parece claro que ya van a superar en número a los talibanes y cómo este hecho forma parte del juego que interesa a los EE.UU y a sus propios intereses económicos y geostratégicos en la región.

¿Cómo se ha dado este auge del Estado Islámico en detrimento de los talibanes dentro de Afganistán?
El Estado Islámico está atrayendo a los islamistas más conservadores del país. Por su parte los talibanes, a pesar de tener ahora su puesto en la política oficial de Afganistán, creo que van a perder poco a poco su poder, ya no son tan importantes como el Estado Islámico. Esta nueva situación se produjo a raíz de que un grupo de comandantes de los más conservadores entre los talibanes, se pasaron a las filas del Estado Islámico donde fueron muy bien recibidos. Se creó fama de que los talibanes eran “blanditos”, incapaces de confrontar a los EE.UU. Hay que decir que, dentro del marco internacional, los talibanes son propensos a colaborar con China y Rusia, mientras que el Estado Islámico es más cercano a los EE.UU.

Dentro del marco internacional, los talibanes son propensos a colaborar con China y Rusia, mientras que el Estado Islámico es más cercano a los EE.UU

Retomando el Acuerdo de Paz, ¿existe alguna alusión a algún tipo de tribunal penal por crímenes de guerra o respecto a las vulneraciones de derechos humanos durante el conflicto?
No, en realidad no hay nada de esto, no se menciona ningún tipo de justicia o reparación de ninguna clase. Menos aún se habla de crímenes de guerra o de un tribunal penal. Tampoco se mencionan los derechos humanos. Lo único que se menciona es el cese del fuego entre los paramilitares y los talibanes y la liberación de los presos talibanes de las cárceles de Afganistán y Guantánamo.

Antes has hablado del opio como uno de los principales intereses que puede tener Estados Unidos en Afganistán. Cuando hablamos del cultivo del opio generalmente se piensa en el narcotráfico de heroína, pero el opio también puede destinarse al comercio con multinacionales y farmacéuticas que fabrican morfina u otro tipo de medicamentos.
En este sentido se han hecho varias intentos de llegar a acuerdos de este tipo pero resulta más beneficioso la venta ilegal de este producto. Actualmente, ésta es la principal fuente de riqueza del país, lo que convierte a la economía de Afganistán, la oficial, la del Estado, en una economía mafiosa.

¿Cómo afecta a la población del país este negocio de tráfico y producción a nivel de adicciones?
Destruye muchas vidas, hay un millón de afganos que consumen opio o heroína, hablamos de un porcentaje muy alto, un 10% de la población del país. Este negocio también genera desigualdad. El 54% de la población está en una situación de profunda pobreza. El dinero del opio sale del país, no se queda en la población. Ahora es muy notable, ya que con la situación de pandemia y la cuarentena, nadie puede recibir ningún tipo de apoyo económico estatal porque oficialmente el gobierno no dispone del dinero. Todas las ganancias que el Estado obtiene de este negocio van directamente a las mafias, no llegan nunca a la población.

Afganistán
Dieciocho años de mentiras para justificar la guerra más larga

En el peor punto de un conflicto que se ha recrudecido en los últimos tiempos ⎼solo en 2018 se contabilizaron diez mil víctimas civiles⎼ la publicación de entrevistas confidenciales a responsables de la invasión de Afganistán ha anulado la coartada de que Estados Unidos progresa en sus objetivos en una guerra que dura ya 18 años.

Por lo que has contado, se puede entender que los EE.UU obtiene beneficios con este comercio internacional de heroína.
Después de la invasión, EEUU fomentó la creación de un ministerio contra la producción del opio pero en realidad este ministerio se convirtió en la principal mafia de control para la producción de este producto. Se han hecho campañas en las que se televisaban quemas de granjas ilegales de opio para hacer propaganda de una supuesta lucha contra el narcotráfico. Pero se demostró que en realidad se destruían cultivos particulares de personas que no querían colaborar con la mafia. Nunca han tocado ninguno de los cultivos de las mafias.

Una de las banderas que se esgrimieron para justificar la invasión de Afganistán en el año 2001 fue la de la liberación de sus mujeres, ¿cuál es la situación las mujeres afganas casi veinte años después?
Las mujeres han sufrido más violencia que el resto de la población durante el conflicto armado. Pero independientemente del conflicto, existe la violencia de género en general; violencia sexual, doméstica, psicológica... Cabe destacar el negocio de trata que hay en el país, las mujeres cuestan muy baratas, la vida de una mujer no vale nada.

Las mujeres han sufrido más violencia que el resto de la población durante el conflicto armado.  Cabe destacar el negocio de trata que hay en el país, las mujeres cuestan muy baratas

Por otro lado también podemos decir que las mujeres son víctimas del silencio, no pueden tomar ninguna decisión, siempre depende de los hombres, su voz no cuenta. Las mujeres en Afganistán a través de la cultura y de la presión de la familia aprenden a callarse y no pueden compartir sus experiencias y sus problemas con los demás porque esto resulta inaceptable para mayoría de la población, que, en general, tampoco está interesada en los derechos de las mujeres.

En este sentido, ¿puedes explicar cómo funciona RAWA, la organización a la que perteneces?
RAWA es la Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán, fue fundada en 1977 por Meena Keshwar Kamal, que fue asesinada por sus ideas políticas en 1987. RAWA es una asociación política y clandestina, que lucha por los derechos de las mujeres con estrategias políticas y sociales. Nosotras pensamos que los culpables de esta situación son por un lado los ocupantes extranjeros y por otro lado los fundamentalistas afganos. Mejorar la situación de las mujeres en mi país no pasa por reformas, se necesita una revolución.

Trabajamos en las áreas más remotas del país realizando apoyo económico a las mujeres que cultivan la tierra y no tienen recursos. Generalmente son mujeres analfabetas, por eso las organizamos para que se alfabeticen y darles una herramienta para poder conocer sus derechos y luchar por ellos. Al trabajar de forma clandestina, presentamos como proyectos de otras asociaciones de mujeres, los que en realidad provienen de RAWA . A veces ni siquiera las mujeres que trabajan en estos proyectos, saben que dependen de RAWA, se trata de una estrategia de infiltración en otras organizaciones sociales u ONG.

Por lo que estás contando, estáis realizando un trabajo de infiltración.
Parte de nuestro trabajo es en diferentes partidos políticos promoviendo nuestras ideas. Tratamos de influir en los partidos más democráticos, dentro de lo que se pueden ver en Afganistán, como por ejemplo el Partido de Solidaridad y otros partidos. A veces saben que colaboran con nosotras, otras veces no. Es muy importante trabajar con ellos, aunque a veces no estemos de acuerdo con sus discursos políticos, porque por lo menos tenemos el derecho de tener voz ahí.

Tratamos de influir en los partidos más democráticos, dentro de lo que se pueden ver en Afganistán. A veces saben que colaboran con nosotras, otras veces no

Hay una gran cantidad de mujeres que a pesar de todo siguen luchando y levantando su voz, hablando en los medios de comunicación cuando tienen la posibilidad o incluso creando los medios de comunicación si no existen. Nosotras trabajamos con muchos medios, en redes sociales, tenemos nuestra página en facebook, donde recibimos mensajes y propuestas. También realizamos nuestra propia revista, “Mensaje de Mujeres”, que imprimimos y repartimos entre las mujeres en todo el país para que sepan que la lucha de las mujeres existe, conozcan en qué consiste y qué pueden aportar.

Como has explicado RAWA trabaja desde la paz pero dada la situación de violencia en el país, ¿os habéis llegado a plantear otros escenarios en un futuro?
Nuestra resistencia es no violenta, pero nunca descartamos la posibilidad de, en un futuro, si hubiese la necesidad, pasar a las armas. A veces pensamos que todo nos empuja a ello, que no nos queda otra. Cuando tu enemigo son los EEUU que tienen armas y las utilizan contra ti y los talibanes, que también tienen y emplean armas. No tenemos miedo y llegado el caso, acudiríamos a las armas si fuera necesario.

Escucha la entrevista en podcast

Entrevista: Jose Angel Sanchez Rocamora

Traducción: Alena Malakhayeva

Producción: Dani Frechina Grafia

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Actualidad árabe (y más)
Actualidad árabe (y más) Sin derechos en el Mediterráneo
Palestina y Líbano continúan sufriendo a costa de regímenes que no rinden cuentas por sus crímenes contra la humanidad, mientras una investigación destapa las deportaciones ilegales que Italia ejerce desde hace años en los bajos de embarcaciones privadas.
Afganistán
Afganistán Radio Begum, voces de mujeres en Afganistán
Radio Begum es una radio hecha por y para mujeres en Kabul, Afganistán. Con el ascenso de los talibanes al Gobierno se mantiene, por ahora, reajustando su parrilla y amparándose en ser un medio de educación para las afganas.
Migración
Migraciones Reagrupación familiar: otro derecho de las personas migrantes vulnerado
Denuncian los obstáculos con los que se encuentran las personas migrantes y refugiadas para conseguir traer a sus familias, a pesar de cumplir con todas las condiciones.
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. Las patronales españolas, Comisiones Obreras y UGT apostaban por la estatalización de los convenios colectivos.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Congreso de los Diputados
Congreso de los diputados Solo el voto en contra del PP evitaría que pasara su primer trámite la ley del PSOE contra el proxenetismo
Al primer partido del gobierno le bastaría una mayoría simple para comenzar el trámite de la propuesta del ley que presentó en solitario al Congreso de diputados. Aún y con ello grupo popular no les regalará el sí directamente en este primer pulso. Sumar hecho público su 'no' ya que considera que la propuesta del PSOE no aborda ninguna solución.
Análisis
Neoliberalismo Aquelarre fascista en Madrid: el auge de la aporofobia
El desaguisado argentino, VOX, Meloni, Le Pen, Trump, Bolsonaro, … son la consecuencia final lógica de un sistema de gobernanza que ya ha fracasado, el neoliberalismo.

Últimas

Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.
Crisis climática
Overshoot Day España entra en déficit ecológico
Este 20 de mayo se cumple el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra en España, lo que significa que el país ya ha consumido el límite de recursos naturales por año que permitiría al planeta regenerarse.
Más noticias
En saco roto (textos de ficción)
En saco roto Tamujas
Lo que ocurrió fue que nos limitamos a escribir sobre una página en blanco la fecha del día, el nombre de la asignatura y las palabras que el profesor había escrito en el encerado. Eso fue todo.
Laboral
Convenio colectivo UGT, LAB y CC OO aceptan formalizar el contrato fijo discontinuo parcial en los polideportivos de Bizkaia
El preacuerdo atiende la reivindicación de la semana de 35 horas, por lo que, junto con los incrementos salariales, el valor de la hora de trabajo aumenta en un 20,8%. ELA ha rechazado el preacuerdo y mantiene la huelga en al menos 18 centros.
Irán
Irán La muerte del presidente de Irán sacude un escenario internacional convulso
Teherán comunica la muerte de su jefe de Gobierno, Ebrahim Raisi, y su ministro de exteriores, Hossein Amirabdollahian, después de que su helicóptero se estrellara en la tarde del domingo.
Movimiento BDS
Palestina La Universidad Autónoma de Barcelona y la ciencia europea al servicio de Israel
Una investigación destapa los lazos entre la universidad catalana y el entramado universitario israelí, así como sus vínculos con tecnologías armamentísticas.
Medio ambiente
Contra la planta de biogás La Coronada vuelve a movilizarse contra la planta de biogás
La Coronada (Badajoz) alberga ya un macrovertedero y sería la principal perjudicada por la planta de biogás proyectada en la vecina localidad de Villanueva de la Serena.

Recomendadas

Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Feminismos
Feminismos Ana Requena y June Fernández: periodistas, feministas… e intensas
Estas dos comunicadoras comparten amistad, oficio y edad: cumplirán este año los temidos cuarenta. Por fortuna, en las presentaciones del último libro de Ana Requena, ‘Intensas’, las señoras suelen contar que una se libera con los años.
Migración
Migraciones Patera vacía: navegando en la necropolítica migratoria
Seguimos a un grupo de gente que se resiste a aceptar el designio de la suerte y del azar que hace que haya víctimas o supervivientes de manera injustamente aleatoria.
Periodismo
Jesús Cintora “Nunca había estado tanto tiempo fuera de la televisión o la radio... no sé por qué será”
El expresentador de Las mañanas de Cuatro publica ‘El precio de la verdad’ (Editorial B, 2024), un ensayo sobre el estado actual del periodismo español.