Marco D'Eramo

Artículos

Tecnología
Privatizar el universo
Durante los últimos años hemos visto a innumerables gurús económicos ensalzar el potencial de la industria de la minería espacial. Nombres de gran prestigio del mundo de las finanzas han comenzado a patrocinar esta incipiente industria.
Análisis
Utopía inodora
La disponibilidad continua, ilimitada, de agua corriente durante las veinticuatro horas del día de cada uno de los trescientos sesenta y cinco días del año sin movernos del recinto de nuestro domicilio es una condición recientísima (y efímera) limitada por el nivel de bienestar de nuestro país y por nuestra situación de clase.
Análisis
¡Rusia tocada, Alemania hundida!
Cada día descubrimos nuevas dificultades para desvincular a Rusia de la economía mundial, lo cual se debe en parte a que las sanciones han resultado ser menos eficaces de lo previsto, a pesar de los tenaces esfuerzos realizados por Estados Unidos y Europa.
Análisis
Iron Musk
La satisfacción por el pinchazo de la burbuja del Bitcoin se multiplica porque la caída de las criptomonedas afecta especialmente a Elon Musk, en teoría el hombre más rico del mundo.
Opinión
Satisfechos y radioactivos
En Europa, crucemos los dedos, nos dirigimos a toda máquina hacia un enfrentamiento nuclear.
Análisis
Desglobalización
Tres episodios, el Brexit, el covid y la guerra de Ucrania han abierto tres agujeros en el barco de la globalización. Pero, ¿es posible que muera el movimiento financiero que eclosionó en las últimas décadas del siglo XX?
Opinión
El problema ruso
Incluso si Putin cayera y se detuviera su aventura en Ucrania, persistiría un enorme dilema: ¿qué lugar debe ocupar Rusia en un orden mundial más o menos estable?
Historia
La política, las luchas, la nación, la memoria

El no siempre coherente mapa de la memoria de las naciones. Desde las estatuas de Colón al barrio de Kropotkin en Novosibirsk.

Hemeroteca Diagonal
El populismo y la nueva oligarquía

Cada vez más movimientos políticos y sociales son tachados despectivamente de «populistas» por gobiernos especializados en medidas antipopulares. De hecho, la etiqueta de populista se le viene asignando a cualquiera que ose criticar el diktat de las oligarquías económico-financieras. Sin embargo, antes de la Segunda Guerra Mundial muchos partidos estaban orgullosos de proclamarse ‘populistas’. El mismo lenguaje empleado en su día por un Franklin Delano Roosevelt podría identificarse completamente con aquel que hoy se denigra como ‘populista’.