Populismo
Sobre la epistemología populista III

El significado actual de la emergencia populista de derechas.
Trump Rajoy septiembre 2017
Los ex-presidentes Donald Trump y Mariano Rajoy en la Casa Blanca en septiembre de 2017. Imagen: RTVE
Profesor de Historia Contemporánea en la UPO
15 ago 2022 09:00

Mientras la crisis económica de 2007 y 2008 golpeaba a los países dominantes y generaba una debacle social por la destrucción de fuerzas productivas y recortes en los derechos sociales, los países de América Latina, beneficiados por la subida de los precios de las materias primas y de entre estas, el petróleo, vivieron los últimos años de bonanza bajo el populismo de izquierda. Este populismo progresista e inclusivo había sido producto de la revuelta anti neoliberal iniciada por Hugo Chávez a principios del presente siglo.

Quince o veinte años después, la revuelta anti neoliberal populista, con excepciones, estalla en Europa y EEUU pero con signo ideológico opuesto. Según Inglehart y Norris, referentes en la materia, este populismo comparte tres elementos distintivos: el anti- establishment, el autoritarismo y el nativismo. “El primero contrasta con las estructuras establecidas de la democracia representativa; el segundo con los principios del liberalismo -en particular con la protección de los derechos de las minorías- enfatizando la expresión directa de la voluntad general mediante el líder carismático, el referendo y el plebiscito eludiendo los sistemas de control de la democracia liberal; y el tercero con el cosmopolitismo. (Inglehart y Norris, 2018, 6, 7)

Ante esta nueva realidad populista, -solo Luxemburgo, Malta, Irlanda y Portugal han permanecido inmunes en Europa- Inglehart y Norris se preguntan sobre el porqué de esta irrupción y proponen dos hipótesis posibles, a saber, la inseguridad económica como consecuencia de la crisis del 2008; o la contrarrevolución cultural de los hombres blancos mayores como respuesta a la erosión de los valores tradicionales producto de la marea progresista -feminismo, ecologismo, ampliación de los derechos del colectivo LGTBI, entre otros- . (Inglehart y Norris, 2018, 4, 5)

Inglehart y Norris se decantan por la segunda hipótesis, la causa cultural, como si ambas, la económica-social y la cultural, fueran excluyentes y no complementarias. Otra deficiencia en el análisis es que no diferencian entre el populismo de izquierdas y de derechas. En nuestra opinión, ambos populismos comparten la convocatoria al pueblo, el anti elitismo y el discurso demagógico como retórica, aunque desde ángulos filosóficos distintos. A pesar de estas coincidencias, el nativismo no es propio del populismo de izquierda aunque sí lo es el nacionalismo. La diferencia es clara. El nativismo hace alusión a la defensa de los derechos de la etnia mayoritaria –Chauvinismo del Bienestar- en detrimento de todos los demás grupos al estilo “nazi” mientras que el nacionalismo - periférico - tiene un componente anti imperialista histórico.

Respecto al autoritarismo diríamos que el populismo de derechas lo lleva en su código genético al rechazar de plano el pluralismo ideológico parlamentario por una suerte de convencimiento de que sus principios son “fe revelada” y que por tanto deben guiar la sociedad –el pueblo- y las políticas, excluyendo la discrepancia, la democracia y el respeto a las minorías.

El populismo de izquierdas, en cambio, nace con un fuerte componente democrático contra la oligarquía y sus instituciones. Empero, su convocatoria constituyente al pueblo corre el riesgo de ser burocratizada e instrumentalizada por el partido del líder carismático en búsqueda de un mínimo de orden frente al “caos” democrático. Es durante ese proceso de búsqueda de orden y estabilidad –formación de la burocracia como capa privilegiada- en el contexto de combate contra el agresor extranjero y sus aliados internos que el régimen populista de izquierdas puede tender hacia el autoritarismo.

Dicho esto, Inglehart y Norris, tampoco mencionan el proteccionismo económico como una de las características de los programas de los populistas de derecha, a excepción del partido de Abascal y de Jair Bolsonaro al ser claramente neoliberales. Este programa proteccionista anti neoliberal viene a llenar un vacío dejado por la izquierda. La socialdemocracia que había hegemonizado el espectro de la izquierda en Europa durante toda la segunda mitad del siglo XX se mimetizó con las propuestas neoliberales tras la caída de la Unión Soviética.

Esta falta de crítica de la socialdemocracia hacia el sistema imperante, la capitulación reformista –el llamado eurocomunismo- de los partidos comunistas junto a la marginación de la izquierda revolucionaria, fue aprovechado, a nuestro criterio, por la extrema derecha que canalizó todo el descontento de los perdedores de la globalización, clase obrera desempleada por la deslocalización industrial, a través del establecimiento de un discurso de odio contra el extranjero pobre y musulmán – la llamada aporofobia-.

Esta aporofobia islamista, empero, está encubierta bajo el relato de que el inmigrante que viene a Europa lo hace para hacer “fechorías”, a “quitar el trabajo” o a “sembrar bombas”. Estos inmigrantes musulmanes pobres, -ya que nadie cuestiona la residencia a un futbolista musulmán famoso o a un jeque árabe- son el nuevo chivo expiatorio -después de los judíos- para justificar tanto el nativismo como el cierre de fronteras y el endurecimiento de las políticas de inmigración como base del actual repliegue del estado frente a la globalización atentando con ello a los derechos humanos de las minorías.

Viene a colación mencionar que uno de los intelectuales de cabecera de estos líderes populistas que tiene relación con la teoría de las relaciones internacionales es el neorrealista Samuel Huntington. A través de su texto The Clash Civilizations?, Huntington (1993) argumenta que el objetivo del mundo islámico es poner fin al predominio del cristianismo en occidente de lo que se deriva la amenaza que ello supone para la identidad cultural occidental. Para evitarlo propone una serie de medidas a los países dominantes como mantener su superioridad militar mediante normativas de no proliferación de armas nucleares, biológicas y químicas y los vectores para lanzarlas; promover los valores e instituciones políticos occidentales presionando a otras sociedades para que respeten los derechos humanos tal y como se conciben en Occidente – un ejemplo de la trampa de los derechos humanos- y para que adopten la democracia según los criterios occidentales; y proteger la integridad cultural, social y étnica de las sociedades occidentales restringiendo el número de no occidentales admitidos como inmigrantes o refugiados.

Este discurso es tomado casi al pie de la letra por todos estos líderes populistas y difundido por los mecanismos de la diplomacia pública que son las redes sociales, con el objeto de sembrar el miedo hacia el otro e imponer, a través de una suerte de doctrina del shock, sus programas políticos nativistas que violan los derechos humanos.

En consonancia con la tradición conservadora-reaccionaria europea que bebe de Burke, Joseph de Maistre, Julius Évola, Carl Schmitt, entre otros, este populismo de derecha evidencia un ataque al legado de la Ilustración, la Revolución Francesa en general y los derechos humanos en particular. Transforma al inmigrante, como particularidad social, en enemigo político general a través de su conversión en un objeto de miedo, es decir, -en términos de Laclau- construyen el significante vacío totalizador necesario para generar la hegemonía social en torno al mismo.

Se trata de un populismo punitivo que criminaliza y luego demanda a los poderes públicos más mano dura contra el inmigrante que asocian con el delito favoreciendo con ello la xenofobia institucional. Este populismo también ataca a las mujeres y al feminismo apelando a la necesidad de mantener la familia patriarcal – supuestamente en proceso de descomposición- que nos da la identidad cristiana y occidental. Sin embargo, no dudan en usar la estrategia del “purplewashing” como falso feminismo, vinculándolo a la migración y al racismo bajo el argumento de proteger a las mujeres de los hombres salvajes.

En conclusión, a nuestro criterio, el populismo de derechas se ha abierto camino como posibilidad porque el liberalismo, como decía Marx, se ha quedado estancado en la declaración de los derechos formales o libertad negativa –como ausencia de coacción- y no ha proporcionado las bases materiales para el desarrollo de la libertad positiva –como capacidad de ejercerlos-.

Esta contradicción jurídica con base al régimen de propiedad privada productiva, que nace desde la misma Revolución Francesa y que está implícita en la propia definición “a priori” de los derechos humanos, ha generado las desigualdades en las condiciones materiales de vida como trasfondo general. A esta causa estructural habría que sumar el despojo de los derechos sociales del Estado del Bienestar llevado a cabo por las políticas neoliberales- acumulación por desposesión- implementadas antes, durante y después de la crisis del 2007; así como el vacío político dejado por una izquierda doblegada o bien al neoliberalismo o bien a la socialdemocracia, que en última instancia es incapaz de proponer una alternativa de vida a las multitudes precarias frente a los problemas sociales estructurales porque no existen ya, es una ilusión reformista, condiciones para una bonanza desarrollista keynesiana post II Guerra Mundial.

Arquivado en: Populismo
Sobre o blog
Realidades jurídicas, sociales y económicas desde una perspectiva transformadora. Coordinado por Autonomía Sur Cooperativa Andaluza.
Ver todas as entradas
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Populismo
Política De Fraga a Caballero: 'nuestros' populistas galegos, entre el orden y el miedo al cambio
Un análisis de los populismos que llevan gobernando en Galicia desde la Transición. Repasamos los perfiles de Fraga, Paco Vázquez, Baltar Pumar y los actuales Caballero y Jácome.
Populismo
Política galega Os 'nosos' populistas, entre a orde e o medo ao cambio
Perfís galegos populistas: de Fraga a Caballero e Jácome, pasando por Francisco Vázquez e Baltar Pumar.
Sobre o blog
Realidades jurídicas, sociales y económicas desde una perspectiva transformadora. Coordinado por Autonomía Sur Cooperativa Andaluza.
Ver todas as entradas
Política
Xosé Manuel Beiras “A esquerda estatal á esquerda do PSOE leva ano e medio dando un recital de apoio ao PP”
O histórico líder nacionalista analiza devagar os erros das coalicións coa esquerda federal e acredita en que o futuro da transformación social está fóra das institucións.
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda García Page se escuda en los ayuntamientos del PP para no aplicar la Ley de Vivienda en Castilla-La Mancha
La regulación del precio del alquiler no está ni se la espera en las zonas tensionadas de Castilla-La Mancha. El presidente regional Emiliano García Page (PSOE) aduce que los ayuntamiento del PP y Vox no se lo han pedido.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Galicia
Xosé Manuel Beiras “La izquierda estatal a la izquierda del PSOE lleva año y medio dando un recital de apoyo al PP”
El histórico líder nacionalista analiza con calma los errores de las coaliciones con la izquierda federal y confía en que el futuro de la transformación social está fuera de las instituciones.
Palestina
Genocidio España tratará a 15 niños y niñas palestinas mientras quedan 10.000 pacientes que necesitan evacuación
El director general de la OMS agradece el gesto mientras pide evacuaciones médicas ampliadas, ya que solo 5.000 palestinos y palestinas han sido trasladados desde que comenzara la ofensiva israelí el pasado 7 de octubre.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Palestina y el derecho a la resistencia: tácticas de la resistencia armada palestina
Los ataques del 7 de octubre supusieron un punto de inflexión en el retorno del debate sobre la lucha armada en Palestina, una vía no cerrada de resistencia frente a la ocupación israelí que tiene más de medio siglo de historia.

Últimas

Venezuela
Elecciones presidenciales Venezuela hacia el 28J: unas elecciones en las que por primera vez en una década cualquier cosa puede pasar
La oposición de derechas concurre sin exclusiones, vetos ni llamadas a la abstención con un candidato de consenso, Edmundo González, que podría arrebatar el poder a Nicolás Maduro.
Sphera
Sphera Cómo ser trans en Grecia: existir, resistir
Las historias de Ari, Kassiope y Paola muestran la situación de las personas trans en Grecia. Un reportaje de El Salto Vídeo para Sphera Network.
Más noticias
El Salto Radio
El Salto Radio Roses amb espines: visionàries
Amb Irene Polo i Aurora Bertrana tanquem la sèrie radiofònica sobre les pioneres del periodisme escrit en català.
Agrotóxicos
Consumo Un informe revela el cóctel de pesticidas que acompaña a las ensaladas envasadas
Solo cinco de 26 muestras están libres de tóxicos, según un estudio de Justicia Alimentaria. A pesar de que cada pesticida hallado no supera el límite legal, no se tiene en cuenta “el efecto cóctel y acumulativo” de los diferentes tóxicos.
Gobierno de coalición
Transfobia y contratos irregulares El silencio en el PSOE y la presión de los colectivos precipitan el cese de Isabel García
La directora del Instituto de las Mujeres fue elegida en noviembre de 2023 por la ministra de Igualdad, Ana Redondo. Su nombramiento lanzó un mensaje de cambio de rumbo en el Ministerio por los posicionamientos transexcluyentes de García.

Recomendadas

Arte político
Soledad Urzúa “Utilizar un desecho agrícola para crear obras de arte permite transmitir un mensaje de amor”
Llega a Madrid “Metáfora Vegetal”, una exposición de la artista chilena Soledad Urzúa. Sus obras, creadas armónicamente con colores de óleo y materiales desechados como hojas de maíz, despiertan los sentidos.
Ocupación israelí
Ocupación israelí El teatro de la libertad de Yenín: resistencia a través del arte
Una iniciativa de teatro social en medio de la ocupación y las incursiones armadas israelíes en Cisjordania.
Personas con discapacidad
Itxi Guerra Itxi Guerra, activista anticapacitista: “Lo 'diska' muestra dónde falla el capitalismo y cómo dinamitarlo”
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.