Frontera sur
Melilla-Nador, 24 de junio de 2022: anatomía de un crimen racista

Setenta personas permanecen desaparecidas dos años después de la masacre que tuvo lugar en el paso fronterizo que une Marruecos y España. Un informe aporta pruebas de que se trató de una trampa premeditada contra los migrantes.
Melilla 1 2022
Varias decenas de personas, en la valla de Melilla durante el salto del 24 de junio de 2022. Javier Bernardo
18 jun 2024 16:53

No fue un accidente ni el fruto de una avalancha, sino una trampa planificada durante las jornadas anteriores para que cientos de personas migrantes cayeran en ella. Una  investigación, conducida por un equipo multidisciplinar, vuelve a abrir una serie de interrogantes sobre la actuación de la policía nacional española en los hechos de Melilla del 24 de junio de 2022 y arroja esa conclusión: no un trágico accidente sino una acción premeditada.

Las acusaciones, fundamentadas en un trabajo de investigación internacional publicado hoy con el nombre de La trampa de la frontera entre Nador y Melilla, apuntan directamente a que las autoridades fronterizas españolas presenciaron y participaron de la violencia en la frontera. Una violencia que solo se entiende, subrayan estos investigadores, por las condiciones de racismo —" específicamente, de negrofobia”— y de colonialismo de la frontera sur.

Tendayi Achiume, exrelatora sobre las formas contemporáneas de racismo y presidenta de honor de la organización Border Forensics, uno de los proyectos implicados en el informe, ha destacado cómo este informe “provee una imagen de lo que ocurrió: una trampa generada a conciencia; la masacre no fue una operación que salió mal, sino que se basó en una exclusión racial”. Mahamat, superviviente de la masacre, coincide en señalar ese punto: “no solo nos querían detener, nos trataban de enseñar que no éramos importantes”. Cuenta Mahamat que, durante la hora y media que estuvo atado de pies y manos en el suelo, se preguntó: “¿Somos humanos? ¿son humanos quienes nos están matado?”

El trabajo ha contado con la participación de varias organizaciones internacionales. Border Forensics ha llevado a cabo el principal trabajo de análisis de imágenes, fotografía y documentos. Charles Heller, presente hoy en Madrid en la presentación del informe, señalaba que aunque la muerte de personas negras en la frontera sur “no es un evento único”, sí deben considerarse los eventos de Nador y Melilla como un evento singular, por lo que hubo de “trampa fronteriza”.

El contexto

Sani Ladan, otro de los investigadores involucrados en la búsqueda de la verdad de los hechos, ha explicado cómo hay que entender el contexto específico de las relaciones políticas entre el Reino de Marruecos y el Reino de España para alcanzar a comprender cómo se produjo la celada que tuvo lugar aquel viernes. En ese sentido, el informe señala cómo se produjo una “rápida oscilación entre un período de laissez-faire (mayo de 2021-marzo de 2022) y una represión intensificada (abril de 2022), que culminó en la masacre del 24 de junio de 2022”.

Ese cambio desde una política de relativa manga ancha hacia las personas —en su mayoría originarias de Sudán, pero también de otros países del oeste y el este de África— coincide en el tiempo con el giro de la posición española respecto al Sáhara anunciado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez anunciado el viernes 18 de marzo de ese año 2022.

Desde el 23 de mayo hasta el día de los hechos, el hostigamiento por parte de las autoridades fue in crescendo. Los campamentos fueron destruidos y los agentes de la ley confiscaron o quemaron bienes y alimentos

El efecto trampa, según Ladan, se muestra en hechos como que los agentes marroquíes, en los días anteriores, habían incrementado el hostigamiento sobre las personas que estaban en los bosques de la región de Nador. “Durante 18 días, los ataques fueron casi cotidianos”, explica la Asociación Marroquí de Derechos Humanos de Nador en el informe, “en un intento de desalojar a los migrantes, que no comprendían este cambio repentino en el comportamiento de las autoridades marroquíes, que ahora querían expulsarlos de los campamentos”. 

Desde el 23 de mayo hasta el día de los hechos, el hostigamiento por parte de las autoridades fue in crescendo. Los campamentos fueron destruidos y los agentes de la ley confiscaron o quemaron bienes y alimentos. Se produjeron también enfrentamientos, por la resistencia de muchas de las personas que estaban en los campamentos, algo que cabe reseñar, indican los autores del informe, por la posibilidad de que la policía marroquí tomase represalias en la masacre del Barrio Chino. Desde los pequeños campamentos del bosque, se produjo un reagrupamiento de unas 1.500 personas en torno a dos núcleos: los campamentos de Lakhmis Akdim y Bekoya.

Incendio Gurugú -23J
La imagen muestra el incendio que se declaró en el bosque de Gurugú. Imagen satelital tomada a las 11:09 UTC (12:09 hora marroquí), el 23 de junio de 2022. Imagen de Google Earth


El 23 de junio, la víspera de los hechos, se produjo “el culmen de la violencia”, explica Ladan. Los gendarmes marroquíes rodearon el campamento y dieron un ultimátum a los habitantes de los campamentos. Iban a ser expulsados al día siguiente. A la amenaza le siguió un nuevo incendio del asentamiento y de las reservas de comida. 

El informe reseña por primera vez la existencia de un infiltrado, un topo de la policía que habría convencido al grupo de dirigirse al paso del Barrio Chino, un cruce que ha sido evitado a lo largo de la historia, en el que se han producido contados intentos de llegar hasta Melilla, según refieren los investigadores. “Las conversaciones entre las fuerzas y cuerpos de seguridad demuestran que se estaba dirigiendo a las personas hacia ese punto”, ha señalado este investigador.

Las fotografías satelitales corroboran la presencia de vehículos policiales que no trataron de impedir el paso a los cientos de personas que trataban de llegar al paso Nador-Melilla. Según la investigación, es plausible que se pastorease a estas personas a un punto concreto de la valla, donde se perpetró la masacre.

Opinión
Masacre del 24J A Ahmed Babiker y todos nuestros muertos en Melilla
La dignidad y la decencia se nos mueren cada día en la frontera, con los cuerpos que nadie se molesta en contar y las vidas cuyos nombres se pierden. Nuestra vida de cómplices no es una vida que merezca la pena ser vivida.

La masacre

Maite Daniela Lo Coco, coordinadora de Migraciones del Centro Iridia, otra de las organizaciones implicadas en el informe presentado hoy, desmiente los argumentos que tanto la Fiscalía española como las autoridades marroquíes —a través de una carta enviada a Naciones Unidas— emplearon para justificar la masacre. Esos argumentos son que las muertes tuvieron lugar en Marruecos, que fueron causadas por las propias personas migrantes a consecuencia de empujones, las aglomeraciones y el pánico y que las autoridades españolas tuvieron constancia del salto tardíamente.

El informe reseña por primera vez la existencia de un infiltrado, un topo de la policía que habría convencido al grupo de dirigirse al paso del Barrio Chino

“Las muertes fueron causadas por la brutalidad de ambos Estados”, contrarresta Lo Coco. El uso del material antidisturbios contravino la legislación internacional, abunda esta investigadora, hasta el punto de que pudo dar lugar a actos de tortura. Se ha documentado que se empleó gas lacrimógeno, gas pimienta, balas de goma y palos. 

Forensic 2
La reconstrucción en 3D del puesto fronterizo producida por Lighthouse Reports permite observar que los agentes españoles podían ver la violencia a la que estaban siendo sometidos los migrantes en el patio bajo control marroquí.


“Literalmente no se podía respirar, no había salida”, las fuerzas de seguridad “cerraron cualquier vía de escape”. Así, en un espacio limitado, los estragos de los golpes y el gas causaron la masacre: “Hubo tres causas principales de muerte: el gas, los empujones y los golpes. Los golpes causaron más daño que los empujones”, explicó uno de los supervivientes citados en el informe. La opacidad en torno “a la gestión de los cuerpos de los fallecidos”, señala el documento, impide diseccionar la causa de cada una de las muertes. 

Hay un espacio de tres horas del que no hay imágenes, pese a que el puesto fronterizo español tiene cámaras que registran ininterrumpidamente el lugar en el que se produjeron los hechos. Esas imágenes fueron reclamadas por la oficina del Defensor del Pueblo en sus pesquisas —de las que no se sabe nada nuevo desde finales de 2022— pero nunca se han proporcionado. “Todo apunta a que esas imágenes registraron el culmen de la violencia”, ha explicado Sani Ladan.

Border Forensics 1
Mapa de la secuencia de acontecimientos basado en el análisis de Border Forensics de la masacre del 24 de junio de 2022.


La responsabilidad recae en las fuerzas y cuerpos de seguridad de los dos Estados. Los agentes españoles actuaron “como perpetradores y testigos”. Según Lo Coco, hay pruebas fundadas de que se seguía expulsando a las personas al lado marroquí de la valla, a pesar de que había constancia de que se les estaba matando. “Siguieron deportando a personas a pesar de que veían lo que pasaba”, señala esta investigadora de Iridia. En el lado español, un contingente de la Cruz Roja formado por cuatro personas —tres de ellas voluntarias— permanecía junto a la valla sin hacer nada. “Como no les llamaron, no actuaron”, resume Lo Coco: “Nadie activó la atención sanitaria; al menos cuatro personas se desvanecieron y no se activó esa atención”, lamenta.

Sin respuesta
El informe detalla los organismos que no han dado respuesta a los autores de la investigación: 

* Delegación del Gobierno en Melilla (sin respuesta)

* Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de Melilla (CETI) (respuesta negativa)

* Fiscalía General del Estado (respuesta negativa)

* Comandancia de la Guardia Civil en Melilla (respuesta negativa, petición redirigida al Ministerio del Interior)

* Centro Operativo Complejo de la Guardia Civil en Melilla (respuesta negativa, solicitud redirigida al Ministerio del Interior)

*  Ministerio del Interior (sin respuesta)

* Secretaría de Estado de Seguridad (sin respuesta)

Sin consecuencias

La Fiscalía española archivó la investigación sobre los hechos en diciembre de 2022. Desde entonces, nada. Se consideró probado que hubo agentes de la Guardia Civil que tiraron piedras a las personas que trataban de alcanzar territorio español, pero no se tomaron medidas porque no se los consiguió identificar. Hanaa Hakiki, abogada del European Center for Constitutional and Human Rights (ECCHR), recuerda que la estructura de la valla donde ocurrieron los hechos está en territorio español. Aunque es una práctica habitual que se ceda el paso, “España no puede renunciar a su jurisdicción ni a su responsabilidad legal”, subraya. Ambos Estados, Marruecos y España, tenían la responsabilidad de proteger las vidas y en particular de protegerlas de actos de tortura y trato degradante, como impone el derecho internacional. 

Eso obligaba a la Guardia Civil a rescatarles de una situación peligrosa. En lugar de eso, el Estado, a través del Ministerio de Interior, Fernando Grande Marlaska, ha usado tres técnicas “clásicas” para tratar de escurrir el bulto sobre esa responsabilidad, refiere Hakiki. Esas técnicas son la negación de la jurisdicción española sobre esa franja de terreno —algo que fue desmentido por diputados de una delegación del Congreso—, usar los rechazos en frontera o “devoluciones en caliente”, que fueron hasta 470 según la oficina del Defensor del Pueblo, e imposibilitar el acceso a las fuentes audiovisuales que deben esclarecer los hechos especialmente los ocurridos entre las 09:30 y las 13:30h, cuando se produce el linchamiento y se de forman sendas pilas de cuerpos dentro y fuera del puesto fronterizo.

Hakiki cree que el foco no se debe localizar únicamente sobre la acción de los gendarmes marroquíes, sino que se debe responsabilizar al Estado español, que utiliza “el vacío de derechos en Marruecos” como una herramienta para su gestión de fronteras. 

Elsa Tyszler, otra de las investigadoras de Border Forensics, ha subrayado el contexto colonial y de negrofobia en el que se produce la masacre de junio de 2022, cómo se identifica a “poblaciones enteras como masacrables”. La impunidad en torno a los hechos se ha perpetuado, denuncia Tyszler, quien refiere como las organizaciones sobre el terreno refieren que a comienzos de este mes, dos años después de la matanza, se han identificado entierros secretos que, según se ha especulado sobre el terreno, pueden tener relación con las desapariciones registradas en la trágica fecha del 24 de junio.

Las cifras no se han movido desde 2022. Aquella mañana en Nador murieron 27 personas, pero todavía hay 70 que están desaparecidas. Se cree que cientos de aquellas 1.500 personas que se dirigieron al Barrio Chino permanecen hoy en cárceles de Marruecos, pero los datos son inconexos y las acciones legales de las víctimas para llegar a alguna forma de verdad y justicia son caras y complicadas de coordinar. Oficialmente es un caso cerrado a ambos lados de la frontera.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Infancia migrante
Infancia migrante La oposición de PP, Junts y Vox frustra la reforma de la Ley de Extranjería
La situación de miles de niños, niñas y adolescentes migrantes queda en el aire tras el bloqueo de la iniciativa del Gobierno para garantizar por ley su acogida en todo el territorio.
Melilla
Masacre de Melilla El movimiento antirracista exige a España y Marruecos asumir sus responsabilidades en la masacre de Melilla
Así como hace un año, organizaciones de personas migrantes y del movimiento antirracista vuelven a recordar que las 37 muertes del 24 de junio de 2022 en la frontera de Melilla siguen siendo un caso abierto
Frontera sur
Masacre en Melilla Para el movimiento migrante y antirracista, la masacre en la valla de Melilla continúa en la impunidad
Concentraciones en varias ciudades recuerdan el segundo aniversario de la muerte de al menos 37 personas en la frontera de Melilla-Nador causada por la actuación fuerzas de seguridad españolas y marroquíes
Max Montoya
Max Montoya
26/6/2024 14:58

España hace eso con el visto bueno de la UE. Estamos gobernados por fascistas Democristianos que odian la negrura Africana como sub-humana. Y piensan así gente que se llama Cristiana, de «Cristos», el Ungido: en mierda, en excrementos, en inmundicia humana.

0
0
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Palestina
Genocidio España tratará a 15 niños y niñas palestinas mientras quedan 10.000 pacientes que necesitan evacuación
El director general de la OMS agradece el gesto mientras pide evacuaciones médicas ampliadas, ya que solo 5.000 palestinos y palestinas han sido trasladados desde que comenzara la ofensiva israelí el pasado 7 de octubre.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Israel declara “terrorista” a la UNRWA y le prohíbe operar en el país
Días después de que Reino Unido reinicie el financiamiento de la agencia de refugiados de la ONU, el Parlamento israelí aprueba tres leyes que prohíben la actividad de esta organización y criminaliza a sus 30.000 trabajadores.
Venezuela
Elecciones presidenciales Venezuela hacia el 28J: unas elecciones en las que por primera vez en una década cualquier cosa puede pasar
La oposición de derechas concurre sin exclusiones, vetos ni llamadas a la abstención con un candidato de consenso, Edmundo González, que podría arrebatar el poder a Nicolás Maduro.
Sphera
Sphera Cómo ser trans en Grecia: existir, resistir
Las historias de Ari, Kassiope y Paola muestran la situación de las personas trans en Grecia. Un reportaje de El Salto Vídeo para Sphera Network.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.

Últimas

Gobierno de coalición
Transfobia y contratos irregulares El silencio en el PSOE y la presión de los colectivos precipitan el cese de Isabel García
La directora del Instituto de las Mujeres fue elegida en noviembre de 2023 por la ministra de Igualdad, Ana Redondo. Su nombramiento lanzó un mensaje de cambio de rumbo en el Ministerio por los posicionamientos transexcluyentes de García.
Infancia migrante
Menores que migran solos Cuatro claves para seguir el debate sobre la reforma de la Ley de Extranjería
Durante la jornada de hoy martes 23 de julio, se debate en el Pleno del Congreso la toma en consideración de la reforma de la Ley de Extranjería que incluye un mecanismo obligatorio de “reparto” territorial de la infancia migrante.
Desahucios
Desahucio Una amplia movilización vecinal no consigue detener el desahucio de Zohra en Lavapiés en el tercer intento
Convocadas por el Sindicato de Inquilinas de Madrid, y poniendo literalmente el cuerpo, hasta cien personas han intentado frenar por tercera vez el desalojo y de Zohra y su marido, con diferentes grados de incapacidad. Esta vez no lo han conseguido.
Opinión
Análisis Átomos, tabaco, armamento y fascismo en el Campo Arañuelo
Un análisis de la problemática laboral, ecológica y productiva en Campo Arañuelo, comarca del norte de Cáceres atravesada por múltiples contradicciones.
Más noticias
Sanidad pública
Recortes Denuncian la propuesta de retirada de los conductores de ambulancias en los centros de salud extremeños
La Plataforma por la Sanidad Pública de Extremadura critica el desamparo y la desatención en la que quedaría gran parte de la ciudadanía en una comunidad con altas tasas de envejecimiento y dependencia.
Ecoembes
Reciclaje La CNMC se harta del monopolio de Ecoembes y Ecovidrio
El organismo vuelve a señalar a las dos empresas de reciclaje copan el mercado y pide más transparencia y control sobre ellas.
Reforma laboral
Trabajo y precariedad Europa da la razón a UGT y fuerza al Gobierno a mejorar las condiciones de los despidos
Tras el fallo del Comité Europeo de Derechos Sociales sobre despidos improcedentes, Yolanda Díaz convoca a sindicatos y patronal para reformar la ley.
Turismo
Vivienda Pintadas contra pisos y hoteles: el Sindicato de Vivienda de Urola Kosta denuncia la turistificación
Desde 2018, los locales de uso turístico se han incrementado un 181,8% en Zarautz y un 158,3% en Zumaia. La construcción de dos nuevos hoteles incrementará el precio de los alquileres.

Recomendadas

Arte político
Soledad Urzúa “Utilizar un desecho agrícola para crear obras de arte permite transmitir un mensaje de amor”
Llega a Madrid “Metáfora Vegetal”, una exposición de la artista chilena Soledad Urzúa. Sus obras, creadas armónicamente con colores de óleo y materiales desechados como hojas de maíz, despiertan los sentidos.
Ocupación israelí
Ocupación israelí El teatro de la libertad de Yenín: resistencia a través del arte
Una iniciativa de teatro social en medio de la ocupación y las incursiones armadas israelíes en Cisjordania.
Personas con discapacidad
Itxi Guerra Itxi Guerra, activista anticapacitista: “Lo 'diska' muestra dónde falla el capitalismo y cómo dinamitarlo”
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.