Huelga feminista
Jornada de lucha contra la mercantilización de los cuidados

Un mercado en expansión, una aguda jerarquización laboral y la condición de aislamiento de las trabajadoras caracterizan un sector de cuidados cada vez más precario. Durante el mes de noviembre se han avivado las reivindicaciones y exigencias por un cambio de modelo.
Residencias de mayores Francia
Residencia de mayores en Francia. Foto de Julie Sebadelha publicada en Bastamag!

Sindicatos, colectivos autónomos y organizaciones políticas han llamado a tomar mañana las calles de Euskal Herria para denunciar los múltiples mecanismos de explotación y opresión sobre los que se sostiene la reproducción de la vida bajo el régimen capitalista. La creciente privatización y mercantilización del sector ocupará el centro de las protestas, puesto que lejos de garantizar el derecho colectivo a cuidar y ser cuidadas, se articula en función de los intereses de sus agentes económicos.

La financiarización de las residencias y el conflicto laboral que han sostenido las trabajadoras, son los elementos más visibles de un complejo sistema de fragmentación, jerarquización e invisibilización de las tareas de cuidados que esta huelga persigue señalar y superar. Mientras, las instituciones lejos de garantizar este derecho colectivo, producen continuamente nuevos nichos de enriquecimiento y formas de explotación. 

Lanaren Ekonomia
Lanaren Ekonomia Greba Feminista orokorraren prestaketak
VV.AA.
Bilbo Hiria irratia, El Salto Radio, Hordago eta Argia elkarlanean, lanaren munduko analisia egiten

La plataforma Denon Bizitzak Erdigunean hace especial énfasis en el notable empeoramiento de las condiciones de las trabajadoras, que consecuentemente repercute en una mala calidad de la atención. Es por todo ello que el Mugimendu Feminista de Euskal Herria convoca la huelga a favor de “un sistema de cuidados público-comunitario” junto con ELA, LAB, STEILAS, ESK, EHNE, Etxalde y CGT. Por su parte, la organización socialista de mujeres, Itaia, también hace un llamamiento a la huelga bajo el lema “Mismas condiciones de vida y de trabajo de calidad para todas”, basado en la necesidad de “unir fuerzas para trabajar por superar una sociedad capitalista que nos condena a la pobreza estructural”.

La correlación de fuerzas 

El modelo de residencias masificadas, los cuidados a domicilio y el trabajo doméstico estuvieron en el ojo del huracán durante la crisis sanitaria y las medidas de carácter autoritario que la acompañaron. A los elementos estructurales ya denunciados en las pasadas huelgas internacionales feministas del 8M (2017, 2018 y 2019), como la feminización de los cuidados y el trabajo del hogar, o la exclusión de los derechos y coberturas sociales del trabajo formal que supone la Ley de Extranjería, se les suman ahora la presión asistencial y el empeoramiento de las condiciones generales de vida de los años post-pandémicos. 

Bajo el lema, “el derecho a ser cuidadas a lo largo de la vida como a cuidar con derechos”, el movimiento feminista se pone el inmenso reto de movilizar a toda la sociedad en un acto, que segun muchos medios anuncian, será “histórico”. Una huelga como colofón a los conflictos laborales de las residencias vascas, los paros feministas pre-pandémicos y la campaña Regularización Ya!.

“El derecho a ser cuidadas a lo largo de la vida como a cuidar con derechos” será el lema con el que el movimiento feminista pretende movilizar a toda la sociedad en una jornada de huelga general"

La crisis de reproducción social provocada por la pandemia de la covid-19, evidenció la importancia de las cuidadoras asalariadas y no asalariadas y hasta qué punto dependemos de ellas para sobrevivir. “Estamos prestando un servicio tanto a bebés, ancianos, como a todos los demás, que es muy importante y especial”, explica la trabajadora socio-sanitaria Sandra Ochoa. En aquellos meses, lo más grave de la pandemia se concentró en los ámbitos del trabajo de cuidados, que invisibilizados, están sometidos a regímenes de explotación brutales: las residencias privadas con ratios de atención inasumibles; las trabajadoras internas que fueron expulsadas de las casas en las que vivían, o los hogares de millones de familias que bajo el confinamiento vieron como las situaciones violencia patriarcal se agudizaba.

Así, como insisten desde la organización, las razones para movilizarse son infinitas, pero la capacidad de escalar el conflicto al conjunto de la clase trabajadora será la cuestión clave en esta jornada de lucha. El deseo de organizarse para mejorar las condiciones de vida de las trabajadoras y garantizar un servicio de cuidados de calidad, comunitario y gratuito supone un intento de concreción de las revueltas de los cuidados que hoy encuentran un nuevo desafío.

Precariedad y mercado en expansión

Para Nagore Iturrioz , portavoz del sindicato Steilas, “únicamente un servicio público puede garantizar el cuidado de todas”, sin embargo, señala, estamos asistiendo su desmantelamiento: “Prueba de ello son las subcontrataciones privadas, las malas condiciones de las trabajadoras y el trabajo no remunerado”. La grave precariedad a la que están sujetas las tareas de cuidado y la falta de interés político en crear soluciones reales evidencia la desvalorización de ciertos trabajos de la mano de su división sexista.

Paralelamente, el negocio de los cuidados no ha parado de crecer. En el informe “El negocio de las residencias en Bizkaia”, las investigadoras feministas Júlia Martí y Flora Pozzobon realizan una precisa radiografía de la cada vez mayor mercantilización de las residencias de mayores. Este informe destaca “la creciente demanda producida por el envejecimiento demográfico y la crisis del tradicional modelo familiarista”. Y que esto, unido a las políticas de recortes y el fomento de alianzas público-privadas, ha permitido “abrir un nuevo nicho de negocio muy atractivo para el capital privado, que identifica aquí un ámbito de inversión seguro y con muchas posibilidades de crecimiento”. Hoy por hoy la gestión privada en Euskadi es muy mayoritaria y la gran rentabilidad del sector ha impulsado un agresivo proceso de compras y fusiones, lo que ha propiciado la entrada de gigantes como DomusVi o Colisée, que controlan por toda Europa 36.000 y 24.986 camas de residencias, respectivamente.

“La creciente demanda producida por el envejecimiento demográfico ha abierto un nuevo nicho de negocio muy atractivo para el capital privado”, señala el informe 'El negocio de las residencias en Bizkaia' 

La imposición de esta lógica ha provocado que en lugar de garantizarse un buen servicio, con condiciones dignas tanto para usuarias como para el personal, se haya ido degradando, “llegando a producirse graves vulneraciones de derechos, especialmente durante la pandemia”, concluye el informe. Entre las principales consecuencias que la privatización ha causado en las residencias destacan los bajos ratios de trabajadoras, la falta de tiempo para unos cuidados humanizados y la vulneración sistemática de los derechos de las trabajadoras. 

“Se aprovechan de nuestra situación de necesidad, de nuestro tiempo y condición”, denuncia Ochoa. A los bajos salarios, a las exigencias y compromisos abusivos, así como a los horarios e itinerarios insostenibles, se les suma una Ley de Extranjería que “no garantiza los derechos fundamentales y que condena a total vulnerabilidad y exclusión a las mujeres migrantes”, según señalan las conclusiones de Bilgune Feminista. Al fin y al cabo, estas son las personas que trabajan en los servicios domésticos, “totalmente feminizados y racializados”. 

Es un trabajo de entrega y compromiso, “un trabajo emocional que nos exige mucha energía y empeño”. Ochoa recalca que “pese a las dificultades a las que nos enfrentamos a la hora de obtener igualdad de oportunidades en el mercado laboral, tiene que quedar claro que no nos están haciendo un favor ofreciéndonos ese trabajo, y que tampoco nosotras estamos haciendo un favor cumpliendo con las tareas de cuidados. Nosotras estamos prestando un servicio”. Un servicio que necesita unas condiciones y un salario de calidad lejos de la jerarquía laboral a la que actualmente estamos sometidas para poder ofrecerlo con calidad. Además, Ochoa recuerda que “son trabajos de riesgo para los que tenemos que estar preparadas incluso con conocimientos de primeros auxilios para poder socorrer a las personas que cuidamos en momentos de necesidad”. 

Aislamiento en el espacio privado y desarrollo político

En vísperas de la huelga general, Iturrioz afirma que los procesos participativos son muy enriquecedores, pero también añade que el derecho a participar no está al alcance de todas. “Muchas mujeres no pueden hacer pausas laborales (porque su trabajo es ininterrumpido), porque no es ‘trabajo’ (no tiene retribución) o porque no tienen oportunidades (porque no hay una organización política mínima en el trabajo)”, escribía en Hordago la columnista Nerea Fillat.

Los trabajos de cuidado “exigen un trato directo y personalizado con las personas usuarias, y se desarrollan en el ámbito de la vida íntima y personal. En numerosas ocasiones, el centro de trabajo suele ser el propio domicilio, ámbito considerado privado”, explica Nahia Fernández, del Área de Políticas de Género del sindicato ELA en un artículo reciente. Esta situación relega a las mujeres a una condición de aislamiento que obstaculiza la posibilidad de construir redes, organizarse y desarrollarse políticamente.

“Muchas mujeres no pueden hacer pausas laborales, porque no es ‘trabajo’ (no tiene retribución) o porque no tienen oportunidades (porque no hay una organización política mínima en el trabajo)”, explica Nerea Fillat

Es más, la condición de aislamiento no es solo espacial, ya que la falta de tiempo también limita a las cuidadoras. Las trabajadoras internas dedican el 100% de su tiempo al trabajo, las externas lidian con itinerarios asfixiantes y muchas continúan trabajando cuando su jornada ha terminado y tienen que dedicar el tiempo restante al cuidado de hijos y familia. Esta condición de aislamiento priva a las mujeres de la posibilidad de encuentro, de debate y de su actividad política. En definitiva, no solo las priva del derecho a huelga o del mismo conocimiento de tal huelga, sino también y sobre todo de su derecho a la lucha para alterar de alguna manera la estructura de poder arraigada en esta sociedad.  

Opinión
Zein da zure greba?

2003ko greba orokorraren deialdiaren aurrean hainbat kidek galdera hau jarri genuen mahai gainean. Prekarietatea eta feminismoa lantzen zituen kolektibo batean aritzen ginen gure jardun politikoan Madrilen.

Entre discursos y soluciones

A lo largo del mes de noviembre han sido muchos los agentes que se han posicionado a favor de “un modelo público y comunitario de cuidados”. Ejemplo de ello es el Congreso organizado por el Gobierno Vasco que se celebró a mediados de noviembre en Tabakalera (Donostia) por “un pacto vasco por los cuidados”. Como escribía Alba García Martín de feminisTalde! en Hordago, los gobiernos se han adueñado del lenguaje y “colocan el término ‘cuidado’ y el concepto ‘vidas en el centro’ en cada jornada, discurso o programa electoral”.

Ahora bien, a pocos meses de las elecciones autonómicas de Euskadi los partidos políticos remarcan su adhesión a las reivindicaciones de la huelga general. El PNV aboga por un sistema “público, transformador, feminista y comunitario” y EH Bildu por un “sistema de cuidados público y comunitario”. Estos términos resultan un tanto difusos, según explica una militante de Itaia. “Por un lado, pretenden que el sector público asuma los cuidados cuando el clamor por lo público fomenta la subcontratación: al no ser rentable, cae en manos privadas”. Explica que estos servicios dependen de un Estado sujeto a intereses capitalistas, arraigado a las decisiones de empresas privadas y sus intereses económicos, por lo que “este planteamiento que presenta al Estado como agente neutral está lejos de ser acertado”. Por otro lado, desde Itaia explican que en cuanto respecta al “cuidado comunitario”, trata de una condición que no se puede garantizar en una sociedad cada vez más individualizada como la nuestra; una sociedad enraizada en intereses capitalistas, un mercado en constante expansión, y una jerarquía laboral significativa imposibilitan la creación de condiciones adecuadas para un modelo comunitario.

“Pretenden que el sector público asuma los cuidados cuando el clamor por lo público fomenta la subcontratación: al no ser rentable, cae en manos privadas”, afirman desde Itaia

García Martín argumenta desde feminisTalde! que “cuando hablamos de lo comunitario hacemos referencia a acabar con el sistema de macro residencias en el extrarradio y apostar por pisos o viviendas compartidas en los centros de las ciudades o pueblos, vinculados al tejido barrial, con mecanismos para el cuidado compartido”. Afirma que “creemos que es factible, al menos, caminar en esa dirección”. Sin embargo, Fillat añade que el asunto de los cuidados no se cierra en absoluto con la respuesta de los sistemas público-comunitarios “porque los cuidados no son solo eso y la reproducción por ejemplo no se ha tocado para nada en las discusiones de la huelga”. Si de alguna manera quisiéramos crear un sistema público-comunitario de cuidados, concluye, “hay que darle la vuelta a todo”: “no se consigue por medio de un convenio, no se consigue con que unas trabajadoras concretas tengan mejores condiciones. Un modelo público-comunitario es la consecuencia de un proceso, de la creación de una verdadera revolución”.

En la primera Huelga General Feminista de Euskal Herria, el movimiento feminista, los sindicatos de clase y otras organizaciones políticas que secundan esta jornada de lucha se enfrentan al enorme reto de erosionar una realidad capitalista cuyos mecanismos de explotación y opresión no parecen dar tregua. Ya lo decían las autoras Selma James y Mariarosa Dalla Costa: “el reto que enfrenta el movimiento de las mujeres es el de encontrar formas de lucha que, a la vez que liberan a las mujeres del hogar, (...) impidan otro nuevo grado de control y regulación capitalista". Ahora, cabría preguntarse también –y sobre todo– qué pasará con el sector de los cuidados una vez terminada la jornada. ¿Qué cambios se materializarán para que la huelga no se quede solo en una puesta en escena?

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Huelga feminista
Paro general de 24 horas 8 de marzo de 2024
Se explicará el sentido del cartel 8M 2024, dibujo único y artesanal cuyo lema es: LIBERA TU ENERGÍA VITAL PRIMIGENIA
Euskal Herria
Euskal Herria La huelga general feminista afianza sus redes y se prepara para profundizar en el Acuerdo Social
“Ayer no acabó nada, ahora nos toca mantener encendidos los fuegos creados en diferentes barrios y pueblos para seguir trabajando por el derecho colectivo al cuidado”, han recalcado en Gasteiz.
Euskal Herria
Euskal Herria La sociedad vasca lanza un ultimátum: basta de cuidados privatizados y familiaristas
El Movimiento Feminista solicita a los gobiernos vasco y navarro la apertura urgente de una mesa intersectorial para abordar la crisis de los cuidados tras el éxito de una jornada de huelga feminista general “histórica”.
O Salto medra contigo
Palestina nun puño Fagamos que o corazón de Palestina latexe máis forte que nunca
Logo da gran acollida da portada do noso último número, encargamos 250 bolsas de tea serigrafiadas con ela para apoiar simbólica e economicamente ao pobo palestino.
Genocidio
Genocidio Junts se alinea con PP y Vox y vota en contra del fin del comercio de armas con Israel
El PSOE y el número dos de Sumar por Madrid en las pasadas elecciones votan en contra de suspender las relaciones bilaterales de España con Israel. La derecha tumba tres mociones para interrumpir el suministro de armas al Estado sionista.
Genocidio
Genocidio Colombia suspende la compra de armamento israelí tras la matanza de personas que esperaban comida
Gustavo Petro, presidente de Colombia, ha anunciado el cese de relaciones de comercio armamentístico con Israel. Se trata de una decisión tomada tras la matanza de cien personas al suroeste de la ciudad de Gaza.
Pensiones
Pensiones El Gobierno deja en manos de la patronal la jubilación anticipada de los trabajadores en sectores de riesgo
El Ministerio de Seguridad Social contraviene al Tribunal Supremo, que en 2023 dictaminó que no es necesaria la presencia de la patronal para incoar el procedimiento de estudio para la aplicación de los coeficientes reductores, como CGT demandaba.
Madrid
Gran Premio de España El escondite Ifema: la sombra del pufo valenciano sobrevuela la F1 de Ayuso y Almeida
Las cinco ediciones del Gran Premio de Europa que acogió Valencia costaron a las arcas públicas 308 millones de euros. Como en el circuito que Madrid pretende montar, los dirigentes regionales hablaron entonces de “coste cero” para el erario público.

Últimas

Libertad de expresión
OMC Represión y detenciones en la conferencia de la Organización Mundial del Comercio en Abu Dabi
Las organizaciones de la sociedad civil que han asistido a la conferencia denuncian que los miembros de seguridad están coartando su libertad de expresión, realizando detenciones y les prohíben vestir la kufiya.
Minería
Mina polémica La mina de Aguablanca, en el aire
La caducidad de su Declaración de Impacto Ambiental, denunciada por Ecologistas en Acción, pone en cuestión la licitud de la reapertura de la mina de níquel de Monesterio (Badajoz).
Opinión
Opinión Las políticas de progreso que no lo son
El mejor camino para construir la paz es promover procesos de seguridad común entre países que facilite la multipolaridad, la confianza mutua, y el apoyo entre estados para alcanzar una seguridad compartida.
Feminismos
HACIA EL 8M en Madrid Una cadena humana feminista contra el genocidio del pueblo palestino
Más de 3.000 mujeres participarán el sábado 2 de marzo en una cadena humana organizada por la Comisión 8M de Madrid para denunciar la ocupación y el apartheid que sufre Palestina por parte del Estado de Israel.
Más noticias
Tribuna
Tribuna ¿El final del mayor caso de criminalización de la solidaridad en las fronteras? El juez decide
Casi 8 años después desde que empezara la investigación contra la tripulación del barco de rescate iuventa, el juez decidirá este sábado 2 de marzo si cierra el caso o si las acusadas deberán enfrentarse al juicio principal.
Memoria histórica
Memoria histórica Los Merinales, lugar de memoria
Los Merinales fue el campo de concentración desde el que el franquismo construyó el canal de riego del bajo Guadalquivir
Salud Pública
PRIVATIZACION Osakidetza externalizará 85 millones del servicio de ambulancia a la firma de un candidato del PNV
Aunque todavía no se ha resuelto, la falta de concurrencia y el proceso de adjudicación indican que dos de los tres lotes licitados irán a parar a La Pau, dirigida en Euskadi por Yeray Del Río, que aparecía en la lista electoral de los jeltzales.

Recomendadas

Literatura
Literatura África y la novela negra se citan en el festival Aridane Criminal
África, sus culturas y su ciudadanía se relacionan con la novela negra en España a través de experiencias como Aridane Criminal y la obra de autores como Antonio Lozano, Carmen J. Nieto o Jon Arretxe, vinculados todos a Alexis Ravelo.
Residencias de mayores
Protocolos de la vergüenza Ayuso, el archivo de querellas por lo ocurrido en las residencias y la falta de investigación en los juzgados
Los juzgados que archivan las querellas contra Ayuso por las residencias lo hacen sin investigarla, mientras la Audiencia ha dado hasta tres “toques” a los tribunales por no abrir diligencias contra cargos políticos. Algunas demandas siguen su curso.
Guerra en Ucrania
Dos años de la invasión rusa Volodymyr Ishchenko: “Zelensky ya no es el dirigente más popular en Ucrania”
Entrevista con el sociólogo ucraniano Volodymyr Ishchenko sobre la situación política y social en Ucrania, dos años después del estallido de la guerra
Palestina
Ocupación israelí El colonialismo israelí está desnudo
La “victoria” genocida del sionismo sobre el pueblo nativo de Palestina o un horizonte de descolonización con una Palestina libre del río al mar, parecen ser los dos únicos finales posibles a una herida colonial que nunca acaba de cerrarse.