Memoria histórica
Olvidadas por la historia: las mujeres del Patronato

Durante cuarenta y cuatro años, la libertad de miles de mujeres fue arrebatada por el Patronato de Protección a la Mujer. En la actualidad, siguen invisibilizadas por una Ley de Memoria Democrática que no las reconoce como víctimas del franquismo.
Olvidadas por la historia
Olvidadas por la historia Jaime Cinca

Una mañana cualquiera, Consuelo García del Cid recibió la visita de su médico para ponerle la vacuna contra la gripe. La cogieron de los brazos y a las 24 horas se despertó en una habitación que no reconocía de nada. Con tan solo 17 años, se caracterizaba por ser una joven rebelde y activista, los detonantes para que su familia tomara la decisión de internarla. “Me asomé a la ventana, muerta de miedo, vi que pasaban los coches, pero todas las matrículas eran M, y entonces en ese momento me di cuenta de que me habían llevado a Madrid”. Así recuerda ella su primer día en las Adoratrices, uno de los centros más conocidos del Patronato de Protección a la Mujer en la capital de España, lejos de su Barcelona natal.

Los ojos que vigilan y juzgan a las mujeres van más allá del país, la religión o el momento histórico, sino que pertenecen a un sistema de valores que determina lo que debe ser y cómo debe comportarse una mujer. Unas normas y valores que conocen de primera mano todas aquellas mujeres víctimas del Patronato de Protección a la Mujer, cuyas vivencias marcaron un antes y un después en sus vidas.

Con el inicio de la dictadura franquista nace el Patronato de Protección a la Mujer, enmarcado en el Ministerio de Justicia, con el fin de “dignificar la moral de la mujer, especialmente de las jóvenes, para impedir su explotación, apartarlas del vicio y educarlas con arreglo a la Religión Católica”. Así lo describía el decreto por el que se creó el 6 de noviembre de 1941, cuando se le otorgó la misión de acabar con la prostitución clandestina de menores de edad.

¿Cómo acabar en el Patronato?

Una mujer caída podía ser cualquiera. Besarse en un cine, bailar agarrado, fumar a escondidas, llevar la falda más o menos corta, ser víctima de una violación, ser homosexual, negarse a rezar o ser pobre, explica Consuelo García. Había varias formas de llegar, normalmente el círculo más cercano de la joven, ya sean familiares, amigos o vecinos, propulsaba una denuncia a las autoridades indicando que no estaba llevando un comportamiento adecuado. El régimen había conseguido que la sociedad interiorizara de una manera tan profunda el discurso moral, que esta se convirtió en el aliado perfecto para trabajar con el Patronato.

No obstante, el papel fundamental en la captación de mujeres lo tenían las celadoras, que conformaban la policía moral de la época, funcionarias de entre 28 y 45 años que se dedicaban a visitar zonas “calientes de pecado” y cuando divisaban cualquier comportamiento que consideraban que no era adecuado, avisaban a la policía. Normalmente se hacían redadas policiales en cines y bares, lugares que frecuentaban mujeres jóvenes que salían para divertirse, con el fin de encontrar cualquier excusa para coartar la libertad de estas jóvenes, cuyas tutelas pasaban a las manos del Patronato.

Posteriormente, la mayoría eran llevadas al Centro de Observación y Clasificación donde se les hacía un examen ginecológico en el que las jóvenes que no habían tenido relaciones sexuales contaban en su expediente como “mujeres completas”, y “mujeres incompletas” las que sí. A esto se le sumaban una serie de pruebas y exámenes de tipo psicológico. Los resultados eran determinantes para el destino de la joven. Podían ser destinadas a dos tipos de centros: de prevención o rehabilitación, siendo el primero destinado para aquellas jóvenes que no suponían ningún “problema moral” mientras que el segundo estaba orientado para jóvenes que habían “pecado” y “había que sanar”. El procedimiento culminaba con un expediente elaborado por el personal adscrito al centro, que acompañará a la joven en toda su estancia en el Patronato.

Las monjas pertenecientes a diversas órdenes religiosas gestionaban la organización de los centros del Patronato, que se caracterizaba por ser extremadamente disciplinada. La rutina diaria estaba marcada por tres tipos de tarea sin excepción: rezar, fregar y trabajar en talleres, donde se hacían trabajos para grandes marcas.

Patronato 01
Taller de labores. Fuente: Directorio Institucional de Cultura de la Junta de Andalucía.

Así pasaban los días en los centros del Patronato, el siguiente igual que al anterior. La monotonía y la ausencia de libertad, propició que para algunas internas los planes de fuga se convirtieran en el pasatiempo más excitante.

Consuelo García fue una de estas chicas que logró escaparse. “Me levanté un día por la mañana, me acordaré toda la vida, era un 2 de abril, y dije: “hoy es el día en el que me escapo”, entonces bajé y me encontré con una interna nueva que llevaba poco tiempo y le dije: “mira esto, porque lo que voy a hacer, lo harás tú. Este es el momento, el minuto y el segundo en que yo me voy a escapar. Mírame bien. Suerte. Acabarás haciéndolo tú también, y dile a todas que Consuelo se ha escapado y que nunca volverá”, relata. No obstante, no tuvo mucha suerte. Su familia la localizó con rapidez y en menos de un mes fue internada en otro centro, esta vez en El Buen Pastor de Barcelona.

El sexo en el franquismo

La sexualidad se convierte en la piedra angular para la construcción del modelo ideal de mujer que el franquismo impulsó con éxito: virgen antes del matrimonio, sumisa en las relaciones íntimas y madre como único objetivo. Estas ideas calaron profundamente en la sociedad, y muchas mujeres sentían culpabilidad ante la relación sexual, e incluso pensaban que habían pecado o traicionado a Dios. En definitiva, la sexualidad femenina se movía en un espacio con unos límites establecidos: a nivel individual, como símbolo de pureza; a nivel familiar, como elemento de placer para el esposo y a nivel nacional, con el objetivo de proporcionar nuevos individuos a la patria.

En una sociedad en que la virginidad era el bien más preciado de una joven, el embarazo fuera del matrimonio representaba una vergüenza perpetua y un escándalo social que, muchas veces, los padres o la propia joven no podían soportar. “Me quedé embarazada con 18 años y a mi familia no le vino bien. Entonces me echaron de casa y me tuve que buscar la vida”, relata Itziar del Santo, que entró en Peñagrande en el año 1970. Como ella, miles de jóvenes vivieron su gestación dentro de los muros de Nuestra Señora de la Almudena, conocido popularmente como Peñagrande, uno de los centros maternales del Patronato más importantes de todo el país.

“Nos castigaban sin poder subir para darle el pecho a nuestros hijos”

La rutina de las internas de Peñagrande comenzaba a las siete de la mañana y era similar a la de los otros centros. Se encargaban de tareas para el mantenimiento, como la limpieza o la cocina, además de los talleres de trabajo. “Si no acabábamos el trabajo a la hora del mediodía nos castigaban sin poder subir a la guardería para darle el pecho a nuestros hijos, era una forma de hacernos producir más”, explica María García, que también estuvo en Peñagrande.

Pasaban las semanas y llegaba el momento del parto, indudablemente uno de los más duros. Las internas daban a luz en paritorios, sin ningún tipo de anestesia, tras pasar largas horas con contracciones, completamente solas, en una pequeña habitación llamada “la dolorosa”. Cuando llegaba el momento estaban presentes las comadronas, entre ellas “la bisturí”, llamada así porque utilizaba esta herramienta para dejarle a estas mujeres una cicatriz en sus partes íntimas con el objetivo de que no olvidarán su pecado. “Mientras chillaba de dolor me decían que tenía que dar a la niña en adopción, que tenía que firmar los papeles”, explica Itziar.

“Es una historia de la maternidad culpable”

El trato vejatorio no cesaba desde que entraban por la puerta. “Es una historia de la maternidad culpable, te hacían sentirte mal, mala madre. Todo esto para que vieras que no puedes criar a tu hijo, que no le puedes dar amor, que no puedes ser responsable, para que dieras a tu hijo en adopción”, argumenta María García.

El abuso no era únicamente psicológico, sino que también físico. “Durante el parto se sentaban encima de tu tripa, tengo un ovario lesionado que estuvo a punto de provocarme la muerte por hemorragia, aún sigo teniendo problemas de salud por esto”, argumenta María.

María e Itziar pudieron salir del paritorio con sus hijos en brazos, sin embargo, no todas tuvieron la misma suerte. Consuelo vió a muchas compañeras llegar al centro con las manos vacías y llenas de dolor. “Las que se quedaban embarazadas ya no volvían, pero las que se habían quedado embarazadas y las habían llevado al reformatorio de Peñagrande, les robaban al hijo y las traían a Adoratrices, y llegaban con el pecho vendado y soltaban mucha sangre en el lavabo”, explica.

En la investigación de Consuelo García del Cid es crucial un documento que revela la importancia que tenía Peñagrande en la trama de bebés robados. En el mismo, el Secretario de la Junta Nacional del Patronato de León pide “ayuda” porque un amigo suyo quiere “prohijar una criatura”. Resulta prácticamente imposible conocer el número de las miles mujeres y niñas que han pasado por los pasillos de Peñagrande, menos aún los bebés. Algunas estaban solo los meses de gestación, otras permanecían hasta dos o tres años porque tenían otra forma de sobrevivir. El resto se quitaron la vida arrojándose de la última planta del edificio de la escalera o por el tejado, cuando subían a tender la ropa que lavaban a mano.

Patronato 03
Paritorio "la Dolorosa" de Peñagrande. Fuente: Directorio Institucional de Cultura de la Junta de Andalucía.

El comienzo del fin

La vida del Patronato de Protección a la Mujer se prolonga hasta 1985, a pesar de que la democracia había llegado a España unos años antes, lo que empujó a buena parte de las internas a rebelarse contra la dictadura en la que seguían viviendo. Chavela, Isabel, Begoña y Aurora. Más tarde se sumaría Elena, algo más joven que las demás. Estas fueron las jóvenes que cambiaron por completo el transcurso de los acontecimientos.

Elaboraron una denuncia que se mandó por triplicado a la sede del PSOE, a nombre de su secretario general. “Somos un grupo de residentes de la Maternidad de la Almudena, conocida como Peñagrande, y queremos informarles de la situación que estamos viviendo más de trescientas mujeres y doscientos niños que vivimos en el centro. Padecemos un trato carcelario, vejatorio y humillante. La atención sanitaria que tenemos es más que deficiente. En muchos casos, supone poner en riesgo nuestra vida y la de nuestros hijos. Pasamos hambre. Sabemos que en el centro se están adoptando niños de forma irregular y según nuestras noticias, previo pago de cantidades muy altas de dinero (quinientas mil pesetas por niño). No firmamos por miedo a represalias”.

Es entonces cuando el Tribunal de Menores, con Enrique Miret a la cabeza, comenzó a moverse e hizo una visita al centro acompañado de TVE con el fin de grabar un documental. Las Cruzadas Evangélicas, la orden religiosa que custodiaba Peñagrande, se preparó a conciencia para que todo saliera a su favor.

Pero allí estaban ellas, sentadas en lo alto de la puerta principal, para que cuando llegara el equipo de televisión se sintieran forzados a cederles la palabra. Consiguieron reunirse con Miret Magdalena y a partir de ahí, comenzaron los cambios. Una inspección cerró el paritorio debido a las irregularidades sanitarias, y las visitas de trabajadores sociales comenzaron a formar parte de la rutina. También se obligó a las monjas a estar presentes en cursos de planificación familiar. Se les impusieron unas normas que no quisieron aceptar, por lo que abandonaron definitivamente el centro. Es en este momento cuando los centros del Patronato de Protección a la Mujer cierran sus puertas para siempre.

“En mi caso me trajo problemas mentales, soñaba que me volvían a llevar, mi madre tenía que dormir conmigo. De eso nadie habla”, argumenta María García. Los años han ido desgastando las ruinas que quedan de Peñagrande, así como del resto de centros, que han sido abandonados o reformados. Sin embargo, las secuelas de su paso por la vida de miles de mujeres siguen presente, día tras día. “Estuve solo 6 meses, pero fue muy traumático. Todavía sueño con ello muchas noches”, explica Itziar del Santo.

Patronato 02
Expediente a una interna. Fuente: Directorio Institucional de Cultura de la Junta de Andalucía.

En la actualidad, el Patronato de Protección a la Mujer es considerado como una de mayores instituciones de represión contra las mujeres en nuestro país. A pesar de ello, estas mujeres no están consideradas como víctimas según la Ley de Memoria Democrática.

La Federación Feminista Gloria Arenas, fundada en 2011 con el objetivo de trabajar la incidencia política del feminismo ante instituciones y la ciudadanía, lleva más de tres años luchando por la inclusión específica de las mujeres del Patronato en la Ley de Memoria Democrática, sobre lo que no ha obtenido aún respuesta clara. “En esta ley se hace una relación específica de situaciones concretas por las que una persona va a ser considerada víctima. Se llega al final y nunca se menciona al Patronato”, explica Pilar Iglesias, representante de la Federación Feminista Gloria Arenas.

Se ha encontrado con cargos políticos que ni siquiera conocían la existencia de la institución. “A esto se le suma la construcción patriarcal, pues de las mujeres siempre queda atrás. Las asociaciones de memoria en España todavía la imagen de persona represaliada suele ser el hombre, normalmente asesinado y tirado a una cuneta, pero es que también había mujeres”, argumenta Pilar.

En la actualidad, las Cruzadas Evangélicas siguen dirigiendo dos centros para madres necesitadas, la residencia Materno Infantil Ascensión Sánchez, en Madrid, y el Centro Materno Infantil Ave María en Salamanca. Además, tienen colegios y residencias en otras partes de España. “Absolutamente ninguna de esas órdenes ha perdido perdón la metodología aplicada, y reconocer que aquello era abuso y violación de derechos humanos. Este acuerdo Iglesia y Estado sigue estando ahí, es uno de los temas que puede ser más escabroso a la hora de pedir una exigencia al estado español porque siguen teniendo acuerdos con las mismas órdenes religiosas”, explica Pilar.

“Seguiremos luchando para que todas sean reconocidas”

A pesar de que el pasado es invariable, aún se puede lograr justicia y algo de descanso para estas mujeres. “Seguiremos luchando para que todas sean reconocidas”, explica Pilar.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Deportes
Escalada Escalada libre de gordofobia y violencias, ¿es posible?
Desde los trastornos alimentarios que afectan a las profesionales hasta las miradas críticas que impiden que personas nuevas en el deporte se inicien. ¿Qué se puede hacer para que la escalada se llene de cuerpos diversos?
nalaragua
5/5/2024 14:59

Muy interesante el artículo y justo que se dé a conocer aquella realidad que nos machacó a las mujeres, tan poco conocido, ocultadas las consecuencias, invisibilizadas también en ello. Gracias a El Salto

1
0
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Violencia policial
Racismo Dos policías locales de Madrid, a juicio por agresión racista
Los agentes golpearon al único menor racializado que saltó la verja del recinto ferial de la Vaguada el pasado 13 de octubre.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Series
Series Los Chochos voladores vienen por ti
Ha vuelto ‘We are Lady Parts’, alhamdulillah, pero igual no te gusta lo que tienen que decir. ¡Un, dos, tres, cuatro!

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
Infancia
Infancia sin toros Duras críticas al palco infantil en la feria taurina de Badajoz
La Fundación Franz Weber califica de preocupante y aberrante la propuesta empresarial de habilitar un espacio para la infancia en la plaza de toros.
Ayuntamiento de Madrid
Campamentos de verano en Madrid Sin campamento urbano a menos de una semana del fin del cole
250 familias de Puente de Vallecas se enteran en el último momento de que la primera semana después del fin de curso escolar no habrá campamento infantil urbano por un retraso en la licitación del servicio.
Alquiler
Alquiler La subida del alquiler en la Comunidad Madrid es más del triple de la media nacional
Mientras que la subida de los alquileres ha sido del 4% de media desde mayo del año pasado, los precios en la Comunidad de Madrid han escalado un 14,2%.
Más noticias
Minería
Minería en Galicia La Xunta oculta desde enero la solicitud de un nuevo megaproyecto minero en Touro
Cobre San Rafael solicita además que sea considerado Proyecto Industrial Estratégico, según indican más de un ciento de colectivos en un comunicado conjunto, para “facilitar su tramitación exprés e impedir la participación pública”.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Recomendadas

Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.