Opinión
La Corte Penal Internacional insta a emitir órdenes para que el mundo se haga antisemita

El régimen de Tel Aviv tiene el privilegio de ser el primer Estado “occidental” cuyos dirigentes quedan reducidos al nivel de parias “tercermundistas” como Gadafi, Omar al Bachir, Kambamba, Gbagbo o Milosevic.

Arabista en la Universidad Autónoma de Madrid.

22 may 2024 08:55

En una especie de performance que por aquí puso en boga el diputado Gabriel Rufián en sus tiempos en el Congreso de los Diputados, el embajador israelí ante la Asamblea General de Naciones Unidas, Gilad Erdan, sacó una trituradora de esas manuales, en las que caben cuartillas y no folios (el exhibicionismo histriónico prosionista tiene muy bien calculadas estas cosas) e hizo trizas, en directo mundial, la carta fundacional de la ONU. Protestaba así por la decisión de la Asamblea General de tomar en consideración la integración de Palestina como “Estado de pleno derecho”, medida a la que, a la postre, solo se opusieron nueve Estados. Entre otras sandeces, el individuo afirmó que “mientras muchos de ustedes odian a los judíos, no les importa que los palestinos no sean amantes de la paz… Debería darles vergüenza”, enjarretando las consabidas alusiones a Hitler, comparándolo con Hamás, el terrorismo y la amenaza existencial que pesa sobre el pueblo judío.

Dejando a un lado que no tenemos ni idea de lo que es el tan traído y llevado “Estado palestino”, menos considerando la desastrosa situación en Gaza y las mortíferas incursiones del ejército de ocupación en Cisjordania ante la mirada impasible de la Autoridad Nacional Palestina, el representante israelí no tenía por qué preocuparse: Estados Unidos ya había neutralizado en el Consejo de Seguridad (15 países, cinco con derecho a veto) una intentona similar en abril y volverá a hacerlo llegada la ocasión. Por otro lado, salvo los colombianos y algún otro despistado, nadie protestó demasiado ante esta payasada ofensiva en el corazón de un organismo que jamás en sus 79 años de vida ha tomado ninguna decisión lesiva para el régimen de Tel Aviv, más allá de ciertas resoluciones sobre el retorno de los expulsados palestinos o el cese de los asentamientos. Resoluciones cuyos enunciados y letra pequeña dejaban la puerta abierta a que, al final, no pasara absolutamente nada.

El régimen de Tel Aviv ya ha expresado con claridad que de ningún modo piensa reevaluar su campaña “antiterrorista” en Gaza, reincidiendo de paso en una de sus insoportables lecciones sobre qué es el antisemitismo

Aquella bufonada fue el 10 de mayo y a buen seguro que el régimen de Tel Aviv tiene preparados otros artilugios, mecheros eléctricos o tijeras de manualidades, para hacer lo propio con la petición del fiscal jefe de la Corte Penal Internacional CPI), Karim Khan, de solicitar órdenes de detención contra el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y su ministro de Defensa, Yoav Gallant. La orden de arresto efectiva puede demorarse meses, el tiempo que se tomen los miembros de la Corte para dar o quitar la razón a su fiscal; no obstante, el régimen de Tel Aviv ya ha expresado con claridad que de ningún modo piensa reevaluar su campaña “antiterrorista” en Gaza, reincidiendo de paso en una de sus insoportables lecciones sobre qué es el antisemitismo.

Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.

Como tampoco sabemos muy bien qué es eso del antisemitismo, por mucho que determinados legisladores estadounidenses, franceses y alemanes nos intenten adoctrinar al respecto con leyes exprés que lo prohíben, tendemos a suponer que el fiscal y la Corte hacen cosas un poco extrañas. Primero, porque la campaña de asesinatos y bombardeos brutales del régimen de Tel Aviv lleva en curso más de seis meses y ya podían haber convenido antes en que Netanyahu y su secuaz están implicados en crímenes de guerra. Segundo, porque solo se incluye a dos representantes civiles del régimen, sin que se diga nada del jefe del Estado Mayor, que es el responsable directo de las atrocidades sionistas sobre el terreno, ni del resto de miembros del gabinete de guerra, algunos de los cuales llaman diariamente, como si nada, a expulsar a cientos de miles de palestinos. Tercero, porque, creíamos, esta petición remite al proceso generado por la denuncia presentada ante La Haya por el Estado de Sudáfrica, en la que se acusaba a Israel de genocidio. Empero, el fiscal no menciona esta palabra, limitándose a hacer referencia a crímenes de guerra y, dentro de estos, a “hacer morir de hambre a civiles como método de guerra”, acto que entra dentro de las modalidades constitutivas del delito de genocidio (“sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que acarreen su destrucción física, total o parcial”). Cuarto, porque, quedándonos en la denuncia de Sudáfrica, en esta no se imputaban delitos de genocidio cometidos por Hamás (se condenaba su ataque del 7 de octubre, eso sí) y, sin embargo, ha metido a tres de sus dirigentes en el asunto, Yahya Sinwar, presidente del buró político en Gaza, Ismail Haniye, mandatario del grupo en el exilio, y Mohammed Diab Ibrahim Al Masri, Mohammed Deif, jefe de su brazo armado, las Brigadas de Izz al-Din Al Qassam. Los acusa también de crímenes de guerra, “asesinato, exterminio, toma de rehenes y actos de violencia sexual”, sin que se entienda muy bien tampoco en qué consiste eso de exterminio aplicado al funesto 7-O (si “exterminaron”, por qué se llevaron a cientos de rehenes; los exterminadores no hacen prisioneros) ni hayamos visto pruebas fehacientes de las violaciones masivas de civiles israelíes que tanto ha propagado la retórica sionista y tan poco ha demostrado. Ni, mucho menos, que alcancemos a comprender si puede compararse el grado de exterminio que pudieron ejercer los milicianos de Hamás a lo largo de un día con el exterminio sistemático llevado a cabo desde hace ocho meses por un ejército que cuenta con uno de los arsenales más mortíferos del planeta; eso, por no mencionar que el fiscal reconoce que “Israel, como todos los Estados, tiene derecho a tomar medidas para defender a su población” (siempre y cuando respete el derecho internacional humanitario), cosa que no se reconoce al pueblo palestino, ni a las entidades u organizaciones que dicen actuar en su nombre. Y quinto, vamos a dejarlo aquí, porque la Corte emitió en enero pasado una resolución en la que se consideraba apta para instruir el caso presentado por Sudáfrica, ateniéndose a que había indicios de que Israel podría haber violado diversos artículos de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio. Por ello se daba un tiempo para investigar, mientras solicitaba a Israel —no a Hamás— que dilucidara en el plazo de un mes qué había hecho para evitar el daño a civiles e infraestructuras no militares. El régimen de Tel Aviv no ha presentado ninguna evidencia que permita suponer que sus ofensivas han sido menos cruentas desde entonces; más bien, lo contrario, a la luz de sus embestidas criminales en Rafah, Jabalia o Jan Yunis.

Para desgracia de Occidente, el parapeto que había construido desde la Segunda Guerra Mundial para convertir eso que llamó la comunidad internacional en un coto privado donde blanquear sus políticas de dominio y extorsión se está desmoronando

Los dirigentes israelíes y estadounidenses llevaban semanas preparándose para esta solicitud por parte del fiscal de la CPI y se ha hablado mucho de las enormes presiones que el propio Khan (de quien se nos recuerda mucho ahora que, además de calvo, es de origen paquistaní y musulmán británico) y el resto de jueces de la Corte han recibido de forma implacable. Como ya dijéramos cuando la CPI dio a conocer su primera decisión sobre la denuncia sudafricana en torno a la comisión de genocidio en Gaza, la iniciativa de Khan podría parecer un paso relativamente importante en la senda anfractuosa de los derechos humanos pero es, sin duda, un salto de trapecista en la dura pugna de la Razón y la Justicia contra el sionismo internacional. Para desgracia de Occidente, el parapeto que había construido desde la Segunda Guerra Mundial para convertir eso que llamó la comunidad internacional en un coto privado donde blanquear sus políticas de dominio y extorsión se está desmoronando. El régimen de Tel Aviv tiene el privilegio de ser el primer Estado “occidental” cuyos dirigentes quedan reducidos al nivel de parias “tercermundistas” como Gadafi, Omar al Bachir, Kambamba, Gbagbo o Milosevic; en las Naciones Unidas los discursos son cada vez menos comedidos con el régimen israelí y ya no resulta extraño oír hablar en foros internacionales de variado signo sobre el “sionismo”, sin que a nadie le altere demasiado que le acusen de antisemitismo (entre otras cosas, porque el antisemitismo se ha convertido en algo incomprensible en sí mismo).

Estados Unidos y Gran Bretaña han dado a entender que también tienen la trituradora presta para mayor gloria de las órdenes de arresto (contra los representantes israelíes), si es que llegan. La rebelión occidental contra el orden internacional diseñado por Occidente… Ay, cómo se les ha torcido el entramado de instituciones y legislaciones construido para defender a Israel. ¡Si hasta la Convención para la Prevención y el Delito del Genocidio la hicieron pensando, a su favor, en ella!

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Turistificación El turista 89.999.999
Si el optimismo de las autoridades y las patronales relacionadas con el sector turístico se confirma podríamos acabar el año 2024 con la cifra récord de 90 millones de visitantes extranjeros. A la rotundidad de ese dato le acompañarán otros igual de
Opinión
Tribuna El odio pasará y caerán los dictadores
Observando desde Chaplin y su Gran dictador el avance en Europa de los viejos monstruos que nunca se fueron.
Opinión
Opinión Una hipocresía sin límites
¿Cómo se logra instalar el discurso del genocida? ¿Cómo se puede creer en la falacia de que el colonizador se defiende del colonizado?
Paco Caro
22/5/2024 18:57

Israel "occidental". Define "occidental".

0
0
Acaido
22/5/2024 16:27

La ONU era la tapadera que amparaba los desmanes del mundo Occidental, impulsado la superioridad moral demócrata.
Internet y las redes apenas han cambiado nada de ese sentimiento, pero al mostrar la cara mas despreciable y abusiva de estas, la ONU se reivindica a si misma como garante de derechos que tampoco las democracias respetan e imponen hegemónicas.

1
0
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Violencia policial
Racismo Dos policías locales de Madrid, a juicio por agresión racista
Los agentes golpearon al único menor racializado que saltó la verja del recinto ferial de la Vaguada el pasado 13 de octubre.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Series
Series Los Chochos voladores vienen por ti
Ha vuelto ‘We are Lady Parts’, alhamdulillah, pero igual no te gusta lo que tienen que decir. ¡Un, dos, tres, cuatro!

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
Infancia
Infancia sin toros Duras críticas al palco infantil en la feria taurina de Badajoz
La Fundación Franz Weber califica de preocupante y aberrante la propuesta empresarial de habilitar un espacio para la infancia en la plaza de toros.
Ayuntamiento de Madrid
Campamentos de verano en Madrid Sin campamento urbano a menos de una semana del fin del cole
250 familias de Puente de Vallecas se enteran en el último momento de que la primera semana después del fin de curso escolar no habrá campamento infantil urbano por un retraso en la licitación del servicio.
Alquiler
Alquiler La subida del alquiler en la Comunidad Madrid es más del triple de la media nacional
Mientras que la subida de los alquileres ha sido del 4% de media desde mayo del año pasado, los precios en la Comunidad de Madrid han escalado un 14,2%.
Más noticias
Minería
Minería en Galicia La Xunta oculta desde enero la solicitud de un nuevo megaproyecto minero en Touro
Cobre San Rafael solicita además que sea considerado Proyecto Industrial Estratégico, según indican más de un ciento de colectivos en un comunicado conjunto, para “facilitar su tramitación exprés e impedir la participación pública”.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Recomendadas

Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.