Opinión
Machismos y el control del cuerpo de la mujer

Estamos en un país en el que la ley reconoce este derecho, el derecho de las mujeres y personas gestantes a decidir sobre su vida y su cuerpo. El acoso enfrente de las clínicas, como la Dator en el barrio de Tetuán, pone entredicho este derecho.
Jornada feminista en clínica Dator 28.12.21 - 1
Concentración antiderechos frente a la clínica Dator el 28 de diciembre de 2021. Álvaro Minguito
28 dic 2022 07:00

El derecho de las mujeres y personas gestantes a la libre interrupción del embarazo parece que es puesto en cuestión de forma constante, como se puede ver en la prohibición en Estados Unidos y la polémica en muchos otros países. Pero en España la situación no es mucho mejor, ya que la Iglesia y muchas asociaciones vinculadas a ella y a la extrema derecha siguen esa misma línea, que conduce al acoso de las mujeres, a la objeción de conciencia y a una presión constante para cortar cualquier avance.

Con todo, estamos en un país en el que la ley reconoce este derecho, el derecho de las mujeres y personas gestantes a decidir sobre su vida y su cuerpo. El acoso enfrente de las clínicas, como la Dator en el barrio de Tetuán, pone entredicho este derecho. Y dicho acoso parece haber aumentado con la apertura el pasado 8 de Marzo justo enfrente de la clínica de un local de estas mismas asociaciones, como la Fundación Madrina, que han concluido que las mujeres necesitan su tutela para decidir sobre sus cuerpos.

De esta forma, no solo se niega su derecho a la interrupción del embarazo, sino que además se las devuelve al redil marcado por el patriarcado y el neoliberalismo. La alianza de estos dos sistemas quiere mantener a la mujer en la esfera invisible, en el rol perpetuo de cuidadora, que tiene que negar sus deseos, su libertad en por de los otrxs. También mantenerla en un estado infantil, como si fuera incapaz de decidir sobre su vida y precisara de la ayuda de un hombre o de una institución.

Conviene recordar que el comienzo del capitalismo no solo implicó el cercamiento de las tierras y la desaparición de los bienes comunales, sino la apropiación del cuerpo de las mujeres y de las personas racializadas, tal y como expone Silvia Federici en su obra Calibán y la bruja. Federici recoge cómo las ideas que defienden estos grupos religiosos encajan con lo que vivió Europa en los comienzos de la modernidad: “Pero la principal iniciativa del Estado con el fin de restaurar la proporción deseada de población fue lanzar una verdadera guerra contra las mujeres, claramente orientada a quebrar el control que habían ejercido sobre sus cuerpos y su reproducción.(…), esta guerra fue librada principalmente a través de la caza de brujas que literalmente demonizó cualquier forma de control de la natalidad y de la sexualidad no-procreativa, al mismo tiempo que acusaba a las mujeres de sacrificar niños al Demonio. Pero también recurrió a una redefinición de lo que constituía un delito reproductivo. Así, a partir de mediados del siglo XVI, (…) todos los gobiernos europeos comenzaron a imponer las penas más severas a la anticoncepción, el aborto y el infanticidio”.

El pensamiento de control del cuerpo de la mujer y de su demonización o santificación es la línea dicotómica que siguen los grupos religiosos que se presentan enfrente de las clínicas donde se practican abortos

Unido a esto se da una construcción de lo que es ser mujer. No hay que olvidar que el poder construye a los sujetos y crea cuerpos dóciles. Esto llevo a las mujeres a ser catalogadas como santas, ocupadas de las tareas invisibles y de cuidados dentro del hogar (a pesar de que la mayoría de las mujeres de clase trabajadora tenían también un trabajo asalariado), o como brujas, demonizadas, criminalizadas y castigadas por ello. En esta línea dicotómica siguen los grupos que se presentan enfrente de las clínicas con la misma cantinela, el mismo pensamiento de control del cuerpo de la mujer y de su demonización o santificación. Hoy ya no somos llamadas brujas, (bueno no siempre), sino feminazis o directamente asesinas, mientras siguen idealizando a las mujeres que se niegan a sí mismas por seguir los mandatos patriarcales. 

La violencia que se ejerce sobre el cuerpo de las mujeres es innegable, ya que obligar a gestar y parir es violencia. Esto es lo que buscaba visibilizar la performance que se realizó el verano pasado a raíz de la prohibición en Estados Unidos del derecho a la libre interrupción del embarazo, que tomaba la imagen de la novela y serie del Cuento de la Criada para simbolizar esa violencia. La libertad tan cacareada en el sistema neoliberal no llega a todas las personas, las personas migrantes, racializadas no son libres, lo mismo que no lo son las precarizadas, obligadas a tomar trabajos en condiciones inhumanas, pero tampoco las mujeres, cuando se decide sobre sus cuerpos y sus vidas. No olvidemos que la libertad neoliberal, de la que Ayuso alardea, es sólo libertad de mercado, libertad de comprar y comprar, y libertad para las clases privilegiadas; mientras esconde violencias que se ejercen de forma constante contra los cuerpos más vulnerables y las privaciones de derechos y libertades para los sujetos oprimidos. Y las mujeres nos encontramos dentro de esta categoría, ya que se ha decidido desde los comienzos del Estado moderno sobre nuestros cuerpos.

Y ahora que salimos a las calles y exigimos nuestros derechos, se carga contra nosotras, se nos demoniza y criminaliza. El ataque a las feministas, el acoso en las clínicas de libre interrupción del embarazo, el auge del machismo, acuciado por la extrema derecha, es una muestra de ello. A la mujer se la quiere callada, se la quiere dócil, ángel del hogar, esposa, madre y sirvienta. No podemos realizar una verdadera revolución, si no somos dueñas de nuestro cuerpo, si seguimos en los roles construidos por el sistema. 

Polonia
Extrema derecha Las feministas polacas responden: “Siguen menospreciando nuestros derechos”
'Strajk Kobiet', la principal organización en Polonia en defensa de los derechos de las mujeres protestó este lunes frente a la casa del presidente del partido en el gobierno ultraconservador PiS.

Si buscamos ejemplos de este ataque puede verse cómo se acosa a las mujeres cuando se acercan a las clínicas, sin pararse a pensar en el daño que se las hace en un momento en que muchas están en una situación de vulnerabilidad. También cómo se ataca a las asambleas feministas que se han reunido los últimos años para visibilizar este acoso continuo.

Por mostrar algunos de estas violencias se puede destacar como en una ocasión, en la que nos encontrábamos concentradas, habiendo hecho los tramites burocráticos precisos, un hombre comenzó a romper nuestros carteles para luego amenazar, gritar e insultar a las mujeres que nos encontrábamos ahí. Muestra de la violencia que ejercen estos grupos y de su imposición hacia nuestra libertad. Porque no es cierto que las feministas queramos que todas las mujeres aborten, sino que lo que queremos es que haya libertad para decidir, sin que nadie se ponga a gritarnos en la cara ni a acosarnos por nuestras decisiones personales. También que se garantice realmente este derecho por parte del Estado, eliminando los obstáculos burocráticos que se dan hoy y realizando la interrupción dentro del sistema público y no en clínicas privadas.

Las instituciones, con sus tintes derechistas propios de este país que aún vive a la sombra de la dictadura, siguen protegiendo a estos grupos religiosos

Cabe destacar que, a pesar de los avances que se hacen desde la Comisión del aborto, las instituciones, con sus tintes derechistas propios de este país que aún vive a la sombra de la dictadura, siguen protegiendo a estos grupos religiosos. De ahí que cuando se han dado ocasiones en las que nosotras habíamos comunicado una concentración y obtenido el permiso, la policía ha permitido que los grupos antielección siguieran hostigándonos y violentando a las mujeres que se acercaban a la clínica. No valió de mucho decirles que no se puede permitir dos concentraciones de signo opuesto en el mismo lugar, ni que nosotras teníamos todo en regla. Su respuesta fue que no se puede prohibir rezar, que iría en contra de la libertad de conciencia. Me pregunto si serían tan permisivos si fuera un grupo de personas islámicas o cualquier otra creencia que no fuera la católica. No me cabe duda de que en ese caso la policía no sólo expulsaría a las personas, sino que muchas acabarían de camino a la comisaria. Me viene a la cabeza cuando se realizó una concentración en contra de la extrema derecha en el barrio, como protesta ante los mítines de VOX por los barrios obreros y precarizados de la ciudad, como las identificaciones, los empujones y las violencias por parte de la policía fueron la norma. Cuando se trata de los grupos antielección parece que las instituciones y la policía se olvidan de ciertas cosas y no ven problemas en permitir que nos acosen.

Derechos reproductivos
Derechos reproductivos El Senado aprueba la reforma del Código Penal que sanciona el acoso ante clínicas ginecológicas
El objeto de la reforma es blindar el ejercicio libre y sin amenazas del derecho al aborto, reconocido y regulado por ley orgánica. Obstaculizar el ejercicio de este derecho va a ser un delito.

Estos son ejemplos que hemos vivido las feministas y muchas mujeres por querer defender nuestros derechos. El acoso se ha acrecentado, al menos en el barrio de Tetuán, con la apertura de ese centro de los antielección. Y revivimos lo que ya describió Federici en su obra, lo que llevamos viviendo desde siempre, que a las mujeres no se nos considera sujetos de derecho, personas capaces de decidir, sino cuerpos al servicio del Estado, de la Iglesia, del marido. Y cuando nos salimos del rol, se nos ataca, se nos criminaliza y violenta. Una nueva caza de brujas encubierta con el disfraz de la libertad, de la libertad de conciencia y de manifestación.

Pero la libertad de unas personas no puede implicar la imposición hacia las demás, porque entonces no es libertad es privilegio. Lo que tenemos aquí es de nuevo el ataque contra nuestros derechos. Es la defensa del patriarcado y del neoliberalismo, que no pueden mantenerse sin nuestro rol invisibilizado. Nos quieren de nuevo en las cavernas, en la sombras, calladas y obedientes, dóciles y abnegadas, pero ya hemos salido de la Casa de muñecas, como Nora, y no tenemos intención de regresar.

Arquivado en: Opinión
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Turistificación El turista 89.999.999
Si el optimismo de las autoridades y las patronales relacionadas con el sector turístico se confirma podríamos acabar el año 2024 con la cifra récord de 90 millones de visitantes extranjeros. A la rotundidad de ese dato le acompañarán otros igual de
Opinión
Tribuna El odio pasará y caerán los dictadores
Observando desde Chaplin y su Gran dictador el avance en Europa de los viejos monstruos que nunca se fueron.
Opinión
Opinión Una hipocresía sin límites
¿Cómo se logra instalar el discurso del genocida? ¿Cómo se puede creer en la falacia de que el colonizador se defiende del colonizado?
Palestina
PALESTINA Petiscos para pedir o cese do apoio da USC a Israel
A Asemblea Internacionalista do Estudantado de Compostela organiza unha xornada de portas abertas na xerencia da USC para pedir que se aproben as demandas contra o xenocidio.
Unión Europea
Unión Europea El giro von der Leyen en política de fronteras y el 'modelo Ruanda'
La actual estrategia de Bruselas se basa en pagar a terceros países en África y Asia para que contengan la llegada de migrantes sin garantizar que se respeten los derechos humanos.
Contaminación
Informe 'Calidad del Aire 2023' Dos tercios de la población de España respiraron aire demasiado contaminado en 2023
El informe ‘Calidad del aire 2023’, elaborado por Ecologistas en Acción, remarca que España incumple tanto los niveles máximos de contaminación atmosférica recomendados por la OMS como los nuevos límites aprobados por la UE.
Artes escénicas
Artes escénicas María San Miguel quiere hacer un teatro “que te pase por el cuerpo, hasta la arcada si es necesario”
La actriz, directora y productora afronta con su compañía Proyecto 43-2 un montaje documental que parte de Federico García Lorca y entra de lleno en la cuestión de la memoria histórica, las fosas comunes del franquismo y el teatro que se hace hoy.
Aborto
Derecho al aborto El Constitucional tumba el recurso de Vox contra la reforma de la ley del aborto
La mayoría progresista de este tribunal asegura que la Ley 1/2023 de salud sexual y reproductiva es constitucional y avala, entre otros aspectos, que mujeres de 16 y 17 años puedan abortar sin la necesidad de consentimiento paterno.
Sidecar
Sidecar Tras el euroescepticismo: la extrema derecha y la Unión Europea
Lo que se está produciendo en la Unión Europea, es un giro a la derecha en la composición del Parlamento, pero el euroescepticismo estridente ha sido sustituido por un reformismo tibio.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Francia
Francia El Frente Popular se pone en manos de la movilización y el miedo a la ultraderecha
La coalición unitaria de las izquierdas confía en que una mayor participación, sobre todo de los jóvenes, contrarreste las tensiones internas y la demonización mediática en la campaña de las legislativas en Francia.
Poesía
Poesía china La ‘poesía femenina’ en China: rompiendo barreras y forjando identidades
El colectivo Queering All, un grupo de la diáspora china feminista y LGBTIQ+ residentes en Madrid, organiza el evento Un puente hacia la poesía china.
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Genocidio
Genocidio Crece el boicot a empresas que trabajan con Israel: Barclays, excluido de los festivales británicos
La multinacional Intel anuncia que congela una inversión de 25.000 millones de dólares en Israel. Crecen los problemas financieros e internos para el régimen de Benjamin Netanyahu.
Ecología
Euskal Herria La expansión del Guggenheim a Urdaibai avanza con la demolición de la histórica fábrica Dalia
Las obras para el desmantelamiento de la histórica cubertera ya están en marcha. Vecinas y asociaciones siguen luchando para detener un proyecto que, antes de las elecciones, había quedado en stand by.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Cine
Cine ‘Alumbramiento’, una ficción recupera la historia real de las madres de Peñagrande (y de los bebés robados)
La segunda película del director Pau Teixidor aborda el internamiento en centros de adolescentes embarazadas y el robo de recién nacidos en un Madrid que celebraba la victoria electoral del PSOE de Felipe González.

Recomendadas

Migración
Fronteras Libia-Creta, la nueva ruta migratoria del Mediterráneo Oriental
Recientemente, una nueva ruta migratoria se ha dibujado en los mapas del Mediterráneo Oriental, la que une Libia con las islas griegas de Creta y Gavdos, ajenas antes al trasiego migratorio.
Alimentación
Claudia Polo “Nunca ha habido tanta información sobre el comer y nunca hemos estado tan desconectados de la alimentación”
En su nuevo libro, ‘Entorno’, la comunicadora gastronómica Claudia Polo invita a analizar la relación que tenemos con la comida, redescubrirla y acercarnos con intuición a la cocina.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.