Opinión
Ni un voto al genocidio contra el pueblo palestino

Conocemos el compromiso del Estado español con el statu quo imperialista, por lo que nuestra ingente tarea es forzar al gobierno español a hacer algo que no quiere hacer.
Manifestación Gaza Madrid Atocha - 2
Manifestación propalestina en octubre de 2023 en Madrid. Álvaro Minguito
Es militante de Anticapitalistas y Abrir Brecha.
15 abr 2024 05:44

En una de las recientes manifestaciones masivas en apoyo al pueblo palestino y contra el genocidio que está llevando a cabo el Estado de Israel, íbamos cantando lo siguiente: “Oe oe, oe, oa, a Pedro Sánchez le queremos preguntar/a cuántos niños tienen que matar/para romper con el sionismo criminal”. Al acabar, una señora visiblemente molesta se acercó a una compañera. Le dijo que le parecía muy mal que nos metiéramos así con Sánchez porque era el presidente europeo que más estaba haciendo por los palestinos. La compañera le intentó explicar nuestra postura, pero la señora no atendió a razones y se marchó.

Este artículo es una explicación de nuestro cántico y una propuesta de cara al próximo ciclo electoral: Ni un voto a los partidos cómplices del sionismo.

Boicot, Desinversiones, Sanciones. ¿Cómo seguir presionando?

La campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS), liderada por la sociedad civil palestina, coordina un amplio movimiento a nivel mundial que tiene tres objetivos fundamentales: Poner fin a la ocupación y colonización de todas las tierras árabes y desmantelar el Muro de la Vergüenza; reconocer el derecho fundamental a la plena igualdad de las ciudadanas árabe-palestinas de Israel; y promover el regreso de las refugiadas palestinas a sus hogares y propiedades. Este movimiento parte de la convicción de que un factor clave de la fortaleza del Estado Israelí es el apoyo internacional con el que cuenta (es el primer receptor de ayuda militar estadounidense desde 1967). Para ello, busca presionar a gobiernos de todo el mundo para que dejen de comerciar armas y otros productos con Israel, que le impongan sanciones por la situación de apartheid a la que somete al pueblo palestino y que rompan toda relación institucional con dicho estado. Persigue el mismo objetivo con las empresas para que dejen de invertir en Israel; y anima a los ciudadanos de todo el mundo a dejar de comprar productos israelís y a organizarse en su rama de BDS más cercana. Prueba del éxito de la campaña de BDS es que, desde su creación en 2005, se ha convertido en el enemigo nº1 del Estado de Israel

Desde el ataque de la resistencia palestina del 7 de octubre, las acciones de las distintas ramas nacionales de BDS y otros movimientos anti-sionistas se han intensificado. Acciones contra instituciones culturales que colaboran con el sionismo, movilizaciones del movimiento estudiantil en diversos países exigiendo que los centros de estudio no tengan convenios con universidades israelíes, campañas de boicot a distintas marcas con intereses en el mercado israelí, manifestaciones masivas exigiendo a los gobiernos el fin del comercio de armas y la ruptura total de relaciones con el estado de Israel, etc. Todas estas acciones deben sostenerse, ampliarse y permear en todos los ámbitos de la sociedad, incluidos algunos que hasta ahora han estado relativamente ausentes, como los centros de trabajo.

Continuando con todo este proceso de lucha anti-sionista, que combina acciones moleculares con grandes demostraciones de fuerza, es necesario plantearse nuevos métodos que permitan al movimiento seguir escalando la presión hacia la complicidad criminal de nuestros gobiernos con Israel. Conocemos el compromiso del Estado español con el statu quo imperialista, por lo que nuestra ingente tarea es forzar al gobierno español a hacer algo que no quiere hacer. Y eso pasa por escalar las reivindicaciones hacia el terreno de la política: la cooperación activa o pasiva con el gobierno colonial israelí debe tener consecuencias políticas y electorales.

Palestina, la comunidad internacional y el mal menor

Antes de continuar, es necesario hacer un breve repaso de la posición de los gobiernos del Norte Global con respecto a la cuestión palestina. Podríamos hacer un paralelismo histórico entre la situación del pueblo palestino desde 1948 y la postura occidental hacia el mal llamado “conflicto palestino-israelí”, ambas marcadas por el constante avance sionista. Israel nació vulnerando el derecho internacional y la resolución de partición de la ONU de 1947, lo cual fue ampliamente aceptado por los países del centro imperialista (y por la URSS). Fue pasando el tiempo e Israel fue robando más tierras, expulsando a más palestinas y asentando más colonos en la Palestina histórica.

Tras la guerra de 1967 y la anexión israelí de Gaza, Cisjordania y los Altos del Golán, el consenso internacional era que la situación debía volver a antes de 1967, formándose en esos territorios un estado palestino propio. Fue pasando el tiempo e Israel fue consiguiendo debilitar a la resistencia palestina, expulsar a más población y formando más asentamientos en la Palestina histórica. Con los acuerdos de Oslo de los años 90, Israel y una derrotada Organización para la Liberación de Palestina (OLP) firmaron lo que antes parecía impensable: El control de iure —ya lo era de facto— por parte de Israel del 90% de la Palestina histórica.

Sidecar
Sidecar Deshacer Oslo
Cuando se convoca a los palestinos, suele ser para que den testimonio de la brutalidad y la desposesión, no para que ofrezcan sus prescripciones políticas. Decolonising the Palestinian Mind es una brillante excepción a esa tendencia.


El consenso internacional se desplazó aún más a favor del sionismo: ahora los territorios anexionados en 1967 se convertían en “territorios en disputa”. Fue pasando el tiempo e Israel fue asentando más colonos en Cisjordania y convirtiendo Gaza en el mayor campo de refugiadas del mundo. Y así llegamos a hoy. Jorge Ramos en su libro Historia contemporánea de Palestina-Israel lo resume bien: “…aquello que se denominaría el «proceso de paz palestino-israelí» no iba a regirse tanto por las resoluciones de la ONU como por el desequilibrio de fuerzas y la política de hechos consumados favorables al Estado de Israel”.

El retroceso de los últimos años se muestra claramente con un ejemplo: en 2002, las fuerzas israelís invadieron varias ciudades palestinas, acabando con la vida de 497 personas y deteniendo a alrededor de 7.000. Este hecho demuestra que el genocidio actual no es un hecho puntual, sino que forma parte de una estructura colonial permanente, como señala Jamal Nabulsi en el ultimo número de la revista Viento Sur. Como consecuencia de este ataque israelí, el ministro de Asuntos Exteriores del Partido Popular, Josep Piqué, llegó a decir que la UE estaba estudiando imponer sanciones a Israel muy pronto si la situación seguía empeorando. Hoy en día tenemos un gobierno “progresista” conformado por PSOE-Sumar. Y hoy las cifras de asesinatos del estado israelí son mucho mayores que en 2002. Sin embargo, ni en la agenda política española ni en la europea ha aparecido en estos meses la discusión acerca de la imposición de sanciones a Israel. ¿Por qué?

No es el objetivo de este artículo indagar en todas las causas, pero algo debe tener que ver la política de “mal menor” impulsada por el centro-izquierda institucional a ambos lados del Atlántico. Mientras la izquierda sigue retrocediendo ideológica y políticamente y asumiendo políticas de derecha en prácticamente todos los ámbitos, chantajea a sus votantes con el peligro de que gobierne la derecha extrema y la extrema derecha. Veamos cómo Palestina es el paradigma del fracaso de la política del mal menor.

En Alemania, un gobierno de socialdemócratas y verdes sostiene el consenso sionista de la sociedad, y reprime duramente cualquier muestra de apoyo al pueblo palestino, ya sea en instituciones culturales, académicas o en las calles. En el Estado Español, un gobierno de PSOE y Sumar sigue comprando y vendiendo armas al estado israelí, mientras promete una conferencia de paz en el futuro, una vez todos los gazatíes hayan sido asesinados o estén en campos de refugiadas. En los Estados Unidos, Biden sigue mandando armas a Israel mientras se erige como la gran defensa ante la amenaza de Trump.

Islamofobia
Islamofobia El Estado alemán veta a Varoufakis por su discurso para el Congreso proPalestina
Tres personas fueron detenidas en el contexto de un Congreso en el que iban a participar políticos y activistas internacionales. La organización ha convocado una manifestación de repulsa por la prohibición.


Lo que está pasando en Palestina se debe nombrar claramente: genocidio, limpieza étnica, apartheid, colonialismo. Si el “progresismo”, continuando con su política de renuncias, no es capaz siquiera de establecer una línea roja ante esta barbarie, debe ser blanco de nuestra crítica más despiadada. Especialmente lamentable es la posición del “ala izquierda” del Gobierno, Sumar, que ha cogido el testigo del “realismo capitalista” (que diría Mark Fisher) de Unidas Podemos y la está llevando a sus máximas consecuencias. Sumar —y todo el arco izquierdo del parlamento— renunció a plantear la cuestión de la compraventa de armas a Israel como una exigencia clave en las negociaciones de investidura de Pedro Sánchez en noviembre.

Todas las personas comprometidas con el internacionalismo y la justicia social a nivel mundial no podemos avalar a aquellos partidos políticos que por activa o por pasiva sostienen el sionismo

Esta abdicación contrasta con las expresiones de solidaridad con el pueblo palestino, y los homologa a la actuación del PSOE: palabras, pero no acciones. El papel de las organizaciones de izquierdas en el parlamento debería ser servir de altavoz de las luchas de los pueblos oprimidos y mostrar el rol de las instituciones burguesas en el sostenimiento de la dominación de clase —en este caso, en el sostenimiento del imperialismo que tiene como avanzadilla en oriente próximo al Estado de Israel. La izquierda parlamentaria ha hecho todo lo contrario: reducir el conflicto a una cuestión moral de rechazo a los asesinatos perpetrados por Israel y condena a la legítima resistencia palestina, sin derivar de ello tareas concretas en el Estado Español, con lo que mantiene intactas las relaciones privilegiadas con el sionismo.

El apoyo al genocidio palestino tendrá consecuencias

La ola internacional de solidaridad con Palestina no está pasando desapercibida por los gobiernos del centro capitalista. Si no se hubieran sentido amenazadas por nuestras acciones, no habrían prohibido colectivos, ni habrían reprendido a Netanyahu por sus “excesos”, ni habría vuelto al debate público la sempiterna cuestión del reconocimiento del Estado palestino. Son estrategias que usan para desviar el foco de lo principal: su apoyo militar, económico y diplomático a Israel.

Estos gobiernos están formados por partidos que aceptan el marco de la democracia liberal y tienen las elecciones como su único propósito político. De ahí obtienen la mayor parte de su poder simbólico, político y económico. Golpeemos también en ese terreno, al igual que lo hemos hecho en las calles, en las universidades o en los supermercados con vínculos con Israel. Apliquemos también aquí el “Boicot” de la campaña BDS: Ni un voto a las organizaciones políticas cómplices del sionismo.

En Estados Unidos se están desarrollando las primarias para las elecciones presidenciales. Para mostrar el descontento por el apoyo de la administración Biden a Israel, en varios estados se han levantado campañas para votar “no comprometido” en las primarias. En Michigan, mientras 618.000 electores votaron a Biden como candidato demócrata, más de 100.000 eligieron “no comprometido”. Esta campaña, que se ha reproducido en otros estados como Minnesota (el 20% de los demócratas votaron “no comprometido”), Carolina del Norte o Colorado, está apoyada por organizaciones judías anti-sionistas como “Jewish Voice for Peace Action” o socialistas como “Democratic Socialist of America”.

En junio de 2024 son elecciones al Parlamento Europeo. Los gestores del capitalismo, en su versión centro-izquierda o derecha, nos dirán que los ciudadanos comprometidos con la democracia debemos acudir a las urnas para frenar el peligro de la ultraderecha. Ellos, los que están mandando armas a una de las mayores referencias de la ultraderecha a nivel mundial, nos invitarán a votar a favor de los derechos humanos. No en vano, uno de los fundadores del sionismo, Theodor Herzl, definió su proyecto como parte de la muralla europea contra Asia, una especie de puesto avanzado de la civilización contra la barbarie oriental. Si esto no es similar al discurso de Vox, Chega, Rassemblement National o Fratelli d’Italia…

Sidecar
Sidecar Mar y tierra, imaginarios de la extrema derecha
Hoy en día, la preservación de la diferencia antropológica y el sentimiento de fragilidad indígena son tropos comunes en la extrema derecha europea.


La forma concreta de articular esta campaña corresponde al conjunto del movimiento pro-palestino. Pero debemos asumir que es necesario escalar la lucha y golpear a nuestros gobiernos también en el plano político y electoral. Todas las personas comprometidas con el internacionalismo y la justicia social a nivel mundial no podemos avalar a aquellos partidos políticos que por activa o por pasiva sostienen el sionismo. Además de contribuir de manera efectiva a la lucha del pueblo palestino, esta campaña también sería una forma de fomentar en nuestras propias sociedades ideas que rechazan los postulados de la extrema derecha. Frente a su nacionalismo, nuestro internacionalismo. Frente a su islamofobia, nuestra solidaridad de clase. Frente a su belicismo, nuestro antimilitarismo ecosocialista. Casualmente, los partidos del mal menor sólo se preocupan por la ola reaccionaria el día de las elecciones, mientras las clases populares la sufrimos todo el año. Auge reaccionario al que contribuyen mediante su apoyo al colonialismo israelí. En definitiva, en estas elecciones europeas y en todo este ciclo electoral, la opción es clara: ni un voto al genocidio palestino.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Precariedad laboral Les vamos a dar unos datos
Facilitar datos es una buena práctica para que se comprendan mejor los discursos, mucho más dependientes de la fluidez oratoria del político de turno y de sus dotes para hacer grandes frases sin decir nada concreto
Opinión
Geopolítica El efecto mariposa en la geopolítica de nuestro tiempo
El planeta se encuentra inmerso en cuatro encrucijadas, cada una de las cuales por sí misma, tiene la potencia para dislocar el mundo que conocimos.
Opinión
Opinión Travestis
La literatura no puede tener como fin la propia literatura porque las palabras siempre dicen cosas por lo que hay que decir cosas con ellas.
RAFA
18/4/2024 7:13

Mejor votar por el ÚNICO partido que claramente habla del genocidio del criminal estado israelí y pide acciones contundentes contra el estsdo sionista. Ese partido se llama PODEMOS.

1
0
derROTista
17/4/2024 13:55

"Ni un voto al genocidio" viene a significar abstenerse

1
0
Juancho
Juancho
15/4/2024 17:38

Espero que seais pocos. Por muy lejos que se esté, se está mas cerca de una solución con este gobierno que con otro.

0
3
Ander123
17/4/2024 8:51

Con este gobierno se está tan cerca de la solución como del horizonte, de la misma manera que te acercas él se aleja, y eso solo deja de ocurrir cuando aparece una montaña. Debemos encontrar la montaña y el articulista propone su manera de encontrarla, yo estoy de acuerdo con él.
En Europa, desde nuestras casas, por humildes que sean, podemos esperar impasibles y tranquilamente a que algún día ocurra, sin prisa, no nos va la vida en ello.
Ojalá, pronto, seamos muchos los que no pensemos como usted

0
0
juabmz
15/4/2024 10:02

"Realismo capitalista", dice el articulista, de Unidas Podemos (mezclando churras con moradas), para terminar con "estas elecciones europeas, la opción es clara: ni un voto al genocidio palestino". Qué pena que no se presente Anticapitalistas, lo iban a petar...

1
1
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. Las patronales españolas, Comisiones Obreras y UGT apostaban por la estatalización de los convenios colectivos.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Congreso de los Diputados
Congreso de los diputados Solo el voto en contra del PP evitaría que pasara su primer trámite la ley del PSOE contra el proxenetismo
Al primer partido del gobierno le bastaría una mayoría simple para comenzar el trámite de la propuesta del ley que presentó en solitario al Congreso de diputados. Aún y con ello grupo popular no les regalará el sí directamente en este primer pulso. Sumar hecho público su 'no' ya que considera que la propuesta del PSOE no aborda ninguna solución.
Análisis
Neoliberalismo Aquelarre fascista en Madrid: el auge de la aporofobia
El desaguisado argentino, VOX, Meloni, Le Pen, Trump, Bolsonaro, … son la consecuencia final lógica de un sistema de gobernanza que ya ha fracasado, el neoliberalismo.

Últimas

Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.
Crisis climática
Overshoot Day España entra en déficit ecológico
Este 20 de mayo se cumple el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra en España, lo que significa que el país ya ha consumido el límite de recursos naturales por año que permitiría al planeta regenerarse.
Más noticias
En saco roto (textos de ficción)
En saco roto Tamujas
Lo que ocurrió fue que nos limitamos a escribir sobre una página en blanco la fecha del día, el nombre de la asignatura y las palabras que el profesor había escrito en el encerado. Eso fue todo.
Laboral
Convenio colectivo UGT, LAB y CC OO aceptan formalizar el contrato fijo discontinuo parcial en los polideportivos de Bizkaia
El preacuerdo atiende la reivindicación de la semana de 35 horas, por lo que, junto con los incrementos salariales, el valor de la hora de trabajo aumenta en un 20,8%. ELA ha rechazado el preacuerdo y mantiene la huelga en al menos 18 centros.
Irán
Irán La muerte del presidente de Irán sacude un escenario internacional convulso
Teherán comunica la muerte de su jefe de Gobierno, Ebrahim Raisi, y su ministro de exteriores, Hossein Amirabdollahian, después de que su helicóptero se estrellara en la tarde del domingo.
Movimiento BDS
Palestina La Universidad Autónoma de Barcelona y la ciencia europea al servicio de Israel
Una investigación destapa los lazos entre la universidad catalana y el entramado universitario israelí, así como sus vínculos con tecnologías armamentísticas.
Medio ambiente
Contra la planta de biogás La Coronada vuelve a movilizarse contra la planta de biogás
La Coronada (Badajoz) alberga ya un macrovertedero y sería la principal perjudicada por la planta de biogás proyectada en la vecina localidad de Villanueva de la Serena.

Recomendadas

Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Feminismos
Feminismos Ana Requena y June Fernández: periodistas, feministas… e intensas
Estas dos comunicadoras comparten amistad, oficio y edad: cumplirán este año los temidos cuarenta. Por fortuna, en las presentaciones del último libro de Ana Requena, ‘Intensas’, las señoras suelen contar que una se libera con los años.
Migración
Migraciones Patera vacía: navegando en la necropolítica migratoria
Seguimos a un grupo de gente que se resiste a aceptar el designio de la suerte y del azar que hace que haya víctimas o supervivientes de manera injustamente aleatoria.
Periodismo
Jesús Cintora “Nunca había estado tanto tiempo fuera de la televisión o la radio... no sé por qué será”
El expresentador de Las mañanas de Cuatro publica ‘El precio de la verdad’ (Editorial B, 2024), un ensayo sobre el estado actual del periodismo español.