Palestina
Rafeef Ziadah: “En honor a los poetas palestinos caídos siento que debo llevar sus palabras al escenario”

Rafeef Ziadah es activista palestina, poeta y periodista. El Mediterráneo es su casa y la palabra su resistencia. Con el recital “Let it be a tale”, intenta mantener vivas las palabras de los poetas palestinos asesinados por Israel.
Rafeef Ziadah - 1
Rafeef Ziadah Selena Pizarro
19 abr 2024 06:00

If I must die (Si he de morir)

let it bring hope (deja que traiga esperanza)

let it be a tale (deja que sea un cuento)

Refaat Alareer


Su nombre hace referencia al aleteo de los pájaros. Rafeef Ziadah (1979) es palestina de la diáspora. Esta activista, poeta y periodista, nació y creció en el campo de refugiadas Jisr al-Basha, en el Líbano. Su familia, originaria de Haifa y Jaffa, sobrevivió a la limpieza étnica de 1948 y se refugió en este país. Tras la invasión israelí de 1982 volvieron a migrar por el Mediterráneo. Para ella este mar siempre ha sido su hogar.

Ziadah es cofundadora de la campaña internacional Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) a Israel y actualmente reside en Londres. El pasado 16 de abril, decidió subir al escenario por primera vez desde que empezó el genocidio en Gaza para llenar la sala de cine del Círculo de Bellas Artes de Madrid en un homenaje al poeta gazatí Refaat Alareer, asesinado por el ejército israelí el 6 de diciembre de 2023.

“Si me veis llorar en mitad del escenario no entréis en pánico, esto es así. Llorad conmigo y sobre todo luchad conmigo”. Así, y tras preguntar por las palestinas que había en la sala, arrancaba su actuación acompañada del músico Phil Monsour. Utilizaba sus brazos y manos para dibujar el tono de cada una de sus palabras mientras sus ojos aguantaban en pie. Ella viene de tres generaciones de mujeres, por lo que no quiere minutos de silencio sino de resistencia.

Para mí, Palestina siempre ha tenido que ver con la poesía, porque así es como sobrevivimos. Seguimos contando nuestra historia a pesar de que Israel intenta matarnos y borrarnos 

Acabas de llegar a Madrid para rendir homenaje al poeta Refaat Alareer. ¿Cómo ha sido la vuelta al escenario tras estos seis meses?
Todavía me resulta muy difícil hablar de Refaat y de lo que ocurrió, era una persona maravillosa. Apoyaba a los estudiantes y poetas palestinos, además de ser un extraordinario narrador. Ha sido una gran pérdida para la comunidad palestina. Tenía integridad y espíritu. Le atacaron de una forma horrible. El poema “Let it be a tale”, que se publicó antes de su asesinato, se ha traducido a muchos idiomas en todo el mundo porque resume la tragedia de lo ocurrido en Gaza. Para mí, Palestina siempre ha tenido que ver con la poesía, porque así es como sobrevivimos. Entre esa pérdida de tantos seres humanos, muchos eran poetas. Seguimos contando nuestra historia a pesar de que Israel intenta matarnos y borrarnos.

Mientras caían las bombas he estado poniendo todo mi esfuerzo en el embargo militar. Para ser sincera, cuando empezamos a planear esta gira no tenía ni idea de que el genocidio continuaría hasta este punto. Es una locura que hayan pasado seis meses de matanzas continuas. Pero a pesar de la devastación, tenemos que llevar estas palabras y decirlas tan alto y claro como podamos hasta que la situación cambie. Los poetas y los escritores son los portadores de nuestra historia, así que quería asegurarme de que honramos su vida y la de todos los artistas que han muerto. No he actuado desde que empezó el genocidio porque era muy difícil abrir esa puerta. En honor a todos los poetas caídos siento que debo llevar sus palabras al escenario y mantenerlas vivas para decir que pueden matar a un poeta, pero nunca matarán sus palabras.

Poesía
Poesía Versos contra la masacre de Gaza en un recital colectivo y simultáneo en más de 20 ciudades de todo el mundo
Cientos de poetas participarán el 20 de enero en ‘Poesía por Palestina. Versos contra el genocidio’, un recital en el que las rimas denunciarán “los crímenes del Estado de Israel y la complicidad de los Estados occidentales”.

La identidad palestina siempre ha sido un símbolo de tu poesía, ¿qué implica?
Mi familia fue expulsada de Palestina en barcos hacia el Mediterráneo. Ese mar es realmente mi hogar. El hecho de que estén bombardeando Gaza, nuestra última salida al Mediterráneo, ha sido muy duro. Pero al mismo tiempo todos los palestinos nos estamos organizando. Hay mucho amor a pesar de la devastación. Se trata de hacer todo lo posible en circunstancias muy difíciles para sobrevivir y existir como pueblo. Esa es la identidad palestina. No somos héroes, ni heroínas, ni máquinas. Las comunidades oprimidas somos gente normal que nos tenemos amor. Por eso la identidad palestina no trata de lo heroico, sino de lo cotidiano.

El 17 de abril se conmemoró el Día de las presas palestinas. ¿Cómo afectan los arrestos y las prisiones en la identidad?
No hay un solo hogar en los territorios ocupados que no tenga una foto de una persona prisionera. Vivimos con constantes arrestos. Parte de la juventud palestina se ha desperdiciado en el sistema penitenciario israelí. Desde el 7 de octubre, Israel ha detenido a más personas y la tortura dentro de las prisiones ha aumentado. El encarcelamiento político marca la identidad palestina. Esta guerra es también contra las presas políticas que merecen ser liberadas. La gente solidaria tiene que entender la experiencia de las prisiones como algo central en la vida palestina.

La población palestina es detenida a una edad muy temprana por tirar piedras. Esa experiencia marca a muchas personas jóvenes. Nunca estás segura. Un soldado israelí en un puesto de control o entrando en tu casa puede llevarte y encarcelarte. A veces bajo detención administrativa, lo que significa sin pruebas contra ti, o te acusan ante un tribunal militar que condenan a la gente palestina en un 99% de las veces. A través de este sistema penitenciario se controla a la población. Están los puestos de control, el muro del apartheid, pero en el centro está la amenaza constante de que te pueden detener, torturar y encarcelar durante décadas.

Literalmente, hoy en día, hay una política de hambre. Están matando de hambre a una población, y el mundo está mirando. Es muy difícil vivir con eso

¿Cuál ha sido el papel de la diáspora palestina durante estos meses?
Por un lado, existe una necesidad muy básica de apoyo a nuestras comunidades que ahora están dispersas y a las personas que intentan cuidar de sus familias y sacarlas de Gaza. Por otro lado, se trata de hacer todo lo posible desde las protestas hasta la organización, levantando la bandera del embargo militar. Todo el mundo contribuye en la medida de sus posibilidades a que se escuche el mensaje. Lo más difícil de afrontar son los niveles de racismo. Nunca pensé que el mundo no haría nada viendo cómo nos matan. Sabía que había islamofobia, pero este racismo tan específico contra los palestinos, en el que puedes ver morir a miles de personas y la destrucción de toda una ciudad con el silencio del gobierno, creo que ha sido muy difícil de asimilar para todos nosotros. Estamos muriendo en las pantallas de televisión y algunos políticos dicen que no pasa nada. Literalmente, hoy en día, hay una política de hambre. Están matando de hambre a una población, y el mundo está mirando. Es muy difícil vivir con eso.

Las mujeres palestinas también son parte de tu poesía, ¿por qué?
Para mí, sobrevivir como palestina es sobrevivir como mujer palestina. He estado rodeada de mujeres increíbles, no de las heroínas sobre las que todo el mundo escribe libros sino de las mujeres corrientes que sobreviven, que esconden a sus hijos durante la guerra, que hacen comida de la nada. Esos son los momentos realmente extraordinarios. Las historias que la gente no ve, pero que son la historia cotidiana de Palestina. Por eso intento honrarlas en el trabajo que hago. También creo que la tradición oral de Palestina y la transmisión de las historias, en gran parte, también se produce a través de ellas. Quiero asegurarme de que no se olviden.

Palestina
Mujeres palestinas: un siglo al frente

Muchos de los rostros de la resistencia palestina son mujeres. Pero pese a ser muy activas en la sociedad civil, permanecen relativamente alejadas de las esferas del poder. 

Actualmente resides en Londres, ¿cuál ha sido el contexto en Reino Unido respecto a la situación en Palestina durante estos meses?
A nivel gubernamental ha sido horrible. Tanto el gobierno como la oposición, sobre todo al principio, eran extremadamente favorables a Israel. A nivel social, hemos tenido algunas de las mayores manifestaciones contra el genocidio israelí en Palestina, casi un millón de personas en las calles. La gente ha estado saliendo quincenalmente casi desde hace seis meses. Estamos empezando a ver la desconexión entre la opinión pública y lo que está sucediendo, creo que esto está ocurriendo en toda Europa.

¿Cuáles son las demandas al Gobierno británico desde las organizaciones de base?
La mayor demanda al gobierno es usar su influencia para acabar con el genocidio. La mayoría de los gobiernos, tanto del Reino Unido como los de la Unión Europea, tienen acuerdos comerciales y están enviando armas. Le dan a Israel no sólo apoyo diplomático sino también militar. Hay fábricas de armas para Israel por todo el Reino Unido. Así que lo mínimo que podemos pedir es que no seamos cómplices de un genocidio y dejemos de armar a Israel. Trabajo con sindicatos palestinos y, desde el 16 de octubre, hemos hecho un llamamiento a la clase trabajadora de todo el mundo para que deje de transportar armas israelíes. Lo que ha estado sucediendo está siendo televisado, sabemos cómo se usan las armas. 

El Gobierno de España, junto a otros países como Noruega e Irlanda, están trabajando para reconocer el Estado de Palestina, ¿llegan tarde?
El problema es que cuando sobre el terreno no hay un Estado sino un genocidio en curso, este reconocimiento simbólico es sólo una distracción. Desde los Acuerdos de Oslo han aumentado los asentamientos israelíes. La vida de la población palestina ha empeorado. Hoy en día Gaza, que es Palestina, es la última porción de tierra contigua en el Mediterráneo y están intentando impedirlo. Luego vienen con estos gestos vacíos de declaraciones de reconocimiento de Estado en un trozo de papel cuando hemos visto 33.000 muertos o más, porque hay gente que sigue bajo los escombros. Hace unas semanas hice una entrevista y dije que lo próximo que harían sería volver a hablar de la condición de Estado. Porque es una forma muy buena de que la Unión Europea parezca que está haciendo algo mientras la situación no cambia.

La Corte Internacional de Justicia ha dicho que podría ser un caso de genocidio. Así que cualquier gobierno que esté ayudando al Estado israelí está siendo cómplice

En junio hay elecciones europeas, ¿crees que es posible en este marco conseguir un embargo militar?
No se trata sólo de la posibilidad, ahora tiene que ser imperativo. Sé que es muy difícil cambiar a los gobiernos y cambiar su forma de actuar, pero la Corte Internacional de Justicia ha dicho que podría ser un caso de genocidio. Así que cualquier gobierno que esté ayudando al Estado israelí está siendo cómplice. Es una cuestión moral para todos estos gobiernos si siguen apoyando a Israel mientras continúa este genocidio, tienen que dar explicaciones a sus propios ciudadanos. Tienen que explicar y justificar por qué continúan con el comercio de armas. Ni siquiera estamos hablando aquí de un boicot general. Estamos hablando de armas que se utilizan en violaciones de los derechos humanos y en crímenes de guerra. No creo que los gobiernos se despierten un día cualquiera y decidan hacer un embargo militar, pero sí creo en el poder de la gente. Creo que tenemos que construir las infraestructuras para la disidencia desde abajo y presionar como ciudadanía.

En marzo, Francesca Albanese, relatora especial de la ONU para los Territorios Palestinos, publicó un informe en el que afirmaba que existen “motivos razonables” para creer que Israel está cometiendo un genocidio en Gaza. ¿Qué opinas del papel de la comunidad internacional?
Los palestinos hemos depositado nuestra fe en la comunidad internacional durante mucho tiempo. También hubo una sentencia contra el muro del apartheid y la celebramos. Como digo en muchos de mis poemas, la mayoría de los palestinos conocemos todas las resoluciones de la ONU sobre Palestina, como el derecho al retorno [resolución 194], pero no se ha traducido en un cambio real. Necesitamos que nos aseguren que hay un movimiento lo suficientemente fuerte como para que todas estas regulaciones y leyes internacionales realmente importen. De lo contrario, durante 75 años hemos visto muchísima tinta sobre papel y resoluciones con la situación deteriorándose cada vez más. Así que creo que esta vez tiene que ser un punto de inflexión. Si se supone que este derecho internacional significa algo, tenemos que hacer que realmente detenga el genocidio.

Eres cofundadora de la campaña BDS, ¿sigue siendo el boicot una herramienta útil?
Hoy en día el movimiento BDS es más importante que nunca. Lo que este genocidio ha demostrado es la complicidad de occidente con Israel. Se le trata como a un país europeo normal. El boicot no es lo máximo que se puede hacer, es lo mínimo. Si queremos trazar líneas rojas sobre cómo deben comportarse los Estados, incluyendo no matar de hambre a una población, todo el mundo tiene que defender la campaña de BDS. No se trata sólo de Palestina, el boicot sirve para que todo el mundo mantenga algún tipo de norma moral sobre cómo queremos que sea el mundo en el que vivimos.

Una de las campañas de BDS en marcha en Europa es el boicot al festival de Eurovisión que se celebrará en mayo. Como artista, ¿qué le dirías a quienes niegan la cuestión política del arte?
Si participas en el concurso de Eurovisión e Israel está allí, estás aceptando que es un Estado normal. Estás adoptando una postura política. Lo que hacemos y cómo nos comportamos como artistas es importante. Tu arte debe significar algo e intentar cambiar algo. No creo en el concepto de apolítico, especialmente cuando la gente utiliza el término neutralidad, porque se convierte en una palabra clave para decir que las cosas sigan como están. Lo que haces es tomar partido. Normalizar o no a un Estado genocida de apartheid es una decisión moral que todo artista debe tomar.

If my words could stop this (Si mis palabras pudieran parar esto)

I would hold them up, like fists pounding (las sostendría como puños golpeando)

Like hearts pounding in shelters (como corazones latiendo en refugios)

They asked us to evacuate, then they bombed us (nos pidieron que evacuáramos, luego nos bombardearon)

Rafeef Ziadah

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Genocidio
Genocidio Una cometa llamada Gaza
Si tienes una historia sobre Gaza cuéntala, escríbela; dibújala sobre una cometa y ponla a volar para que nadie, nunca, olvide que existió y existe un lugar llamado Gaza, en el que las niñas y los niños llenaban las calles.
Poesía
Poesía china La ‘poesía femenina’ en China: rompiendo barreras y forjando identidades
El colectivo Queering All, un grupo de la diáspora china feminista y LGBTIQ+ residentes en Madrid, organiza el evento Un puente hacia la poesía china.
A Catapulta
A Catapulta Quico Valeiras, corazón ao servizo da poesía
O poeta do Carballiño visitou A Catapulta para falar sobre a súa relación coa literatura e o seu labor creativo
Nui
20/4/2024 1:07

qué gran mujer!! VIVA PALESTINA LIBRE!!

1
0
Marinah
19/4/2024 11:17

Selena: muchas gracias por esta entrevista a Rafeef Ziadah, es una artista estupenda. La primer vez que escuché uno de sus poemas, como recita cada verso, realmente eres consciente de lo que está ocurriendo en Palestina. La poesía es tan necesaria, tan reivindicativa... Muchas gracias, Selena, por recoger tan bellas ideas.

1
1
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Turismo
Organización social El turismo de masas revuelve a la España costera: un verano de movilizaciones contra la gentrificación
Las personas que viven en las zonas del Estado con los procesos de turistificación más avanzados han dicho basta. Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña o Valencia prometen un estío de protestas sin precedentes para reclamar un cambio de modelo.
Pueblos originarios
Pueblos originarios Cien años de la Masacre de Napalpí
El 19 de julio de 1924, las fuerzas de seguridad estatales argentinas asesinaron a más de 500 personas de los pueblos indígenas de Qom y Moqoit.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Movimientos sociales
Instituto de las Mujeres Colectivos de personas trans pierden la paciencia con Isabel García: “Debe ser cesada de inmediato”
Plataforma Trans pide medidas contra la directora del Instituto de las Mujeres tras varias informaciones esta semana que apuntan a supuestos amaños en favor de la empresa de su mujer. FELGTBI+ espera una reacción del Ministerio Igualdad.

Últimas

Libertades
Derechos y libertades Oleada de suicidios y revueltas en las cárceles italianas
En la cárcel de Trieste, 257 personas se hacinan en un espacio previsto para 150. Allí se desencadenaba la revuelta carcelaria más intensa de una oleada que dio inició hace pocas semanas.
Palestina
Palestina La ocupación israelí de los territorios palestinos es ilegal según la Corte Internacional de Justicia
Israel viola la convención de Ginebra con su política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. Medidas como demoler propiedades palestinas y reasignarlas a colonos israelíes no son de carácter provisional y el efecto es irreversibles.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 aniversario del levantamiento del EZLN Los viajes de la Montaña. Arte, política y simbolismos de la lucha Zapatista
En este noveno texto de la serie , la autora nos propone una mirada a través del arte para entender la dinámica de construcción de la lucha zapatista en México y cómo se articula con las redes de resistencia europeas
Crisis climática
Cine y crisis climática Muyuna Fest, cine selvático para aprender a flotar en un mundo que se hunde
La primera muestra de cine flotante de la historia emerge sobre las aguas del barrio de Belén, en la ciudad de Iquitos (Perú) para fomentar la conservación de la Amazonía y la soberanía audiovisual de los pueblos originarios.
Fronteras
Fronteras La nueva Comisión Europea triplica su apuesta de militarización de las fronteras
La presidenta de la Comisión Europea anuncia un nuevo impulso para el Frontex y la creación de una cartera para las relaciones con los países del Mediterráneo.
Más noticias
Tecnología
Oligopolio tecnológico Un fallo de Microsoft provoca una caída internacional de servicios de transportes, bancos y emergencias
Una interrupción del servicio vinculada a la firma de ciberseguridad Crowdstrike y Windows ha paralizado la actividad de decenas de miles de empresas públicas y privadas poniendo de relieve la dependencia del oligopolio tecnológico.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Arte
Cristina Peña “Mi referente es la artesanía que nos dieron nuestros antepasados”
La cerámica artesana de Casa Peña Slow Atelier no iba a escapar de la turistificación. Su taller se traslada desde Churriana (Málaga), a un nuevo espacio en Úbeda, ciudad de tradición artesana que acoge la marca, sus ideas, y a la propia artista.
Migración
Migraciones Burocracia para los ‘refugiados de segunda’: siete jóvenes malienses ante el bloqueo del Estado al pedir asilo
Presos de la guerra, llegan a un nuevo territorio en búsqueda de mejores oportunidades, pero son presos de temporalidades y trámites burocráticos, mermando su estado anímico y dejándoles estancados en un limbo temporal que los anula como ciudadanos.

Recomendadas

Personas con discapacidad
Itxi Guerra undefined
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.
Historia
Historia Chipre recuerda los 50 años de invasión turca
Se cumple medio siglo del ataque, seguido por la división y ocupación de la isla a manos del ejército turco. La izquierda chipriota critica el estancamiento de las negociaciones de paz y la falta de interés de Bruselas.
Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.