Sidecar
Asimetrías de Hezbolá e Israel

Hay miembros de la cúpula política y militar israelí que parecen decididos a provocar una gran confrontación con Hezbolá.
Beirut, protestas bombardeo Gaza - 2
Manifestación convocada por el FPLP en el campo de refugiados palestinos de Sabra y Shatila en Beirut Laurent Perpigna Iban
10 feb 2024 05:26

Cuando el asalto israelí contra Gaza entra en su quinto mes, sigue sin estar claro si se convertirá en un conflicto regional a gran escala. Entre los factores decisivos para que ello ocurra se encuentra Hezbolá, uno de los actores no estatales más contundentemente armados del mundo y con toda probabilidad el más ducho en la guerra urbana y alpina. Hasta ahora, el grupo se ha abstenido de decretar una escalada a fin de evitar la implicación libanesa en la guerra, mientras al mismo tiempo ha comprometido parcialmente a las Fuerzas Armadas de Israel con ataques limitados lanzados contra la frontera norte israelí. En lugar de atacar infraestructuras vitales israelíes, Hezbolá ha lanzado cientos de operaciones contra puestos militares avanzados, obligando a Israel a crear una zona de seguridad interna mediante la evacuación de ciudadanos de los asentamientos situados en el norte del país. Hasta la fecha han muerto más de ciento setenta combatientes de Hezbolá, pero el partido, que cuenta con un número de efectivos que oscila entre los cincuenta mil y los cien mil combatientes bien entrenados, puede hacer frente a tales pérdidas.

Sin embargo, hay miembros de la cúpula política y militar israelí que parecen decididos a provocar una gran confrontación con Hezbolá. Sus motivos están realmente claros. En primer lugar, los miembros del gabinete israelí, junto con el mando de las Fuerzas Armadas de Israel y el Mossad, saben que su mejor oportunidad de mantenerse en el poder es prolongar los combates y no les importa sacrificar a sus propios ciudadanos para conseguirlo. En segundo lugar, es posible que si Israel sigue cometiendo asesinatos en masa sin lograr ninguno de sus objetivos bélicos declarados, se halle paulatinamente cada vez más aislado en la escena internacional; mientras que si Hezbolá empezara a atacar ciudades y civiles, el gobierno de Netanyahu podría revivir la fantasía de un Estado democrático en peligro y reunir a las «fuerzas de la civilización» en torno a su causa. Y, finalmente, existe el temor de que Hezbolá lance algún día su propia «Operación Diluvio de Al Aqsa» a través de la frontera norte de Israel, lo que ha propiciado que políticos de alto rango, como Gantz, Gallant y Ben-Gvir, hayan exigido la necesidad de lanzar un ataque preventivo contra la organización chiita.

Por ello, Israel ha intentado en repetidas ocasiones provocar a su vecino recurriendo al ataque de civiles en el sur de Líbano y al lanzamiento de incursiones en otros puntos del país. Comandantes de Hezbolá y Hamás, como Wissam Al-Tawil y Saleh Al-Arouri, han sido asesinados en suelo libanés, y Netanyahu ha amenazado con «convertir Beirut y el sur de Líbano en Gaza». Pero Hezbolá sigue comprometido con la guerra de baja intensidad y hasta ahora se ha negado a responder con un asalto de gran envergadura. ¿Qué explica esta decisión estratégica? No es sólo el miedo a una mayor destrucción lo que impide la escalada; es la conciencia de que esto no haría avanzar necesariamente los objetivos del grupo, ni los del Eje de la Resistencia.

Los contornos de la relación entre Teherán y Hezbolá no están claros y difícilmente puede describirse a esta última organización como un simple agente iraní

Para comprender el cálculo de Hezbolá, debemos considerar la posición de Líbano en la región. Desde que Obama anunció el «giro hacia Asia» en 2009, Estados Unidos se ha afanado por establecer una nueva arquitectura de seguridad en Oriente Próximo, que le permita minimizar la implicación directa en guerras por delegación y centrarse en la contención de China. Como parte de este proceso, la potencia hegemónica estadounidense trató de normalizar las relaciones entre Israel y el mundo árabe, lo que culminó en los Acuerdos de Abraham de 2020. Al mismo tiempo, Irán y Arabia Saudí empezaron a buscar la distensión con la esperanza de reorientar sus economías, atraer inversiones y forjar lazos con los países vecinos, al tiempo que reducían sus respectivos papeles en los conflictos regionales. El año pasado ambos Estados alcanzaron un acuerdo bilateral en Pekín, cuyos detalles siguen siendo oscuros, pero que parece que contemplan un compromiso referido a las naciones en las que ambos ejercen su influencia, como Yemen y Líbano. Algunos analistas han afirmado que Mohammed bin Salman está ahora dispuesto a cooperar con Hezbolá y a aceptar su condición de potencia política y militar dominante en el Líbano. Cabe igualmente la posibilidad de que los saudíes se muestren interesados en disponer de una robusta fuerza disuasoria en la frontera de Israel, especialmente si no asumen respecto a la misma ninguna responsabilidad financiera o política.

Ocupación israelí
Ocupación israelí Gaza y las instrucciones para seguir siendo humanos de Vittorio Arrigoni
Vittorio Arrigoni consiguió burlar el bloqueo naval israelí de Gaza en 2008 y se convirtió en el principal cronista de la masacre de civiles en la operación Plomo Fundido. Fue asesinado en 2011 en la Franja en circunstancias nunca aclaradas.


Dada la actual miseria económica de Líbano, tal escenario podría constituir un salvavidas potencial para el país. La espiral descendente del país comenzó en 2019 después de que los Estados del Golfo, liderados por Arabia Saudí, cortaran la ayuda y se desprendieran de sus sectores inmobiliario y financiero. Se citó como motivo de tal decisión el desafío a la hegemonía de Hezbolá, aunque esta se produjo después de que las ramificaciones de la crisis financiera de 2008 llegaran finalmente al Golfo, obligando a sus líderes a reestructurar sus planes de inversión extranjera. Ahora, la clase política libanesa, incluidos poderosos elementos de Hezbolá, cree que los acuerdos entre Arabia Saudí e Irán, que tras el 7 de octubre han perdurado hasta el día de hoy, podría permitirle retroceder el reloj hasta antes del colapso de 2019. Su objetivo es revivir el modelo rentista que se estableció en el periodo que siguió a la conclusión del Mandato y se consolidó bajo Rafiq Al-Hariri durante la década de 1990: un sector financiero dominante que apuntala al Estado central mediante préstamos regulares y un mercado inmobiliario dependiente de las entradas de los inversores del Golfo y de los expatriados libaneses. La clase política libanesa también espera que el sistema financiero libanés pueda servir de mediador para las inversiones procedentes del Golfo y de Irán para acometer la reconstrucción de Siria.

Con el acuerdo entre Arabia Saudí e Irán en vigor y pasados los efectos de la crisis financiera, podrían eliminarse las barreras a la inversión en Líbano y reconocerse la legitimidad de Hezbolá en toda la región. Además, si Irán confía en reducir su participación en los conflictos regionales y establecer acuerdos económicos duraderos con sus antiguos rivales, es posible que desee que Hezbolá haga lo propio, esto es, que reduzca su actividad militar en Líbano y Siria y se concentre en cambio en la reactivación económica y la «buena gobernanza». Hay que abstenerse de hacer afirmaciones categóricas sobre la relación entre Irán y Hezbolá, ya que sus contornos no están claros y difícilmente puede describirse a esta última organización como un simple agente iraní. Pero la perspectiva de la política exterior de Teherán parecería en principio alinearse con el planteamiento de Hezbolá respecto a Gaza durante los últimos meses.

Israel, que se hunde en el campo de batalla y se desacredita internacionalmente, se siente presionado para poner fin a su guerra de uno u otro modo. Hezbolá, por su parte, no tiene limitaciones de tiempo

También parece coincidir con los intereses de Washington, que desea evitar que la guerra se extienda al conjunto de Oriente Próximo y al parecer ha realizado esfuerzos diplomáticos para convencer a Hezbolá de que continúe con su política de moderación. Aunque los detalles siguen sin estar claros y no están corroborados, informaciones procedentes de funcionarios iraníes y de medios de comunicación afines a Hezbolá sugieren que la Casa Blanca ha ofrecido a esta organización un nuevo «acuerdo para toda la región», siempre que no extienda la guerra. Habib Fayad, periodista libanés (y hermano de un diputado de Hezbolá), ha afirmado que los estadounidenses aceptarían ceder el control de Líbano a Hezbolá con la condición de que el partido se comprometa a no lanzar jamás una incursión como la del pasado 7 de octubre contra Israel.

Líbano
Líbano Líbano, tierra de cedros y crisis
Desde hace cuatro años, Líbano atraviesa una serie de crisis. Primero sanitarias, luego políticas, económicas y ahora geopolíticas.


Este supuesto acuerdo, sin embargo, también puede plantear un dilema para Hezbolá. Anteriormente, el grupo ha podido eludir su responsabilidad en la crisis económica libanesa, ya que no tiene vínculos con los sectores bancario e inmobiliario. Podría utilizar su condición de movimiento militar transnacional para distanciarse de los partidos políticos nacionales libaneses, generalmente detestados por su mala gestión y por su corrupción. Si Hezbolá aceptara esta oferta estadounidense, algunos de sus cuadros temen que ello acarree su lenta transformación en algo más parecido a un partido de gobierno convencional, esto es, integrado en el establishment y despojado de su energía insurgente. Aún no se sabe con certeza si Hezbolá tomará este rumbo. El grupo está formado por políticos, la mayoría de los cuales no tienen formación militar y pueden ser favorables a esa «normalización», y por una facción militante, más representada en la dirección, que se resiste a ser cooptada.

Así pues, la situación actual parece ser de profunda asimetría. Israel, que se hunde en el campo de batalla y se desacredita internacionalmente, se siente presionado para poner fin a su guerra de uno u otro modo. Hezbolá, por su parte, no tiene limitaciones de tiempo. A medida que se prolongan los combates, cree que puede renovar su credibilidad, dañada durante la guerra civil siria y las protestas de 2019 acontecidas en Líbano, logrando un equilibrio entre la solidaridad armada con Palestina y la preocupación por la seguridad libanesa. Esto no quiere decir que Hezbolá esté simplemente instrumentalizando el conflicto; su dedicación a la causa palestina es genuina y no debe subestimarse. La cuestión es que Israel y el Eje de la Resistencia operan en dos marcos temporales diferentes, uno más apremiante que el otro.

Aun así, la política de Hezbolá podría cambiar drásticamente de rumbo, si la guerra regional se considera necesaria o inevitable. Hassan Nasrallah ha afirmado en repetidas ocasiones que, en esas circunstancias, sus fuerzas se enfrentarían sin límites ni restricciones, lo cual podría significar, en opinión de algunos comentaristas libaneses, el ataque de objetivos estratégicos israelíes, incluidas fábricas de nitrato de amonio, además de plantas petroquímicas y centrales de energía eléctrica, en un intento de corregir el importante desequilibrio militar existente entre ambas partes.

Si Hezbolá sigue actualmente una estrategia de no escalada y afirma su voluntad de negociar con Israel a condición de un alto el fuego, es porque confía en poder consolidar su poder tanto en Líbano como en toda la región. En otras palabras, Hezbolá tiene aún algo que perder, si entra en una guerra a gran escala en estos momentos. Pero si Hezbolá llega a creer que este tipo de guerra, que podría arrasar Líbano, dañar la infraestructura militar del partido y comprometerlo políticamente, es inevitable, entonces no tendría nada que perder. En ese caso, Israel podría acabar con una poderosa presencia en su frontera norte: fuertemente armada y ya sin interés alguno en la moderación.

Sidecar
Artículo original: Asymmetries publicado por Sidecar, blog de la New Left Review y traducido con permiso expreso por El Salto. Véase Tariq Ali, «Guerra en Oriente Próximo», NLR 38, y «El turno de Yemen», NLR 111.
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Sidecar
Sidecar Línea de sucesión en Indonesia
Prabowo Subianto, elegido presidente de Indonesia el pasado 14 de febrero, es un representante de las fuerzas ultraconservadoras ligadas al siniestro pasado militar del país.
Sidecar
Sidecar ¿La muerte del innovador?
El director ejecutivo de las grandes multinacionales de la tecnología debe proyectar una imagen de unidad e integridad para enmascarar el fenomenal pastiche que conforman hoy las herramientas digitales compuestas.
Sidecar
Sidecar Escenificaciones de los flujos migratorios
Uno sospecha que este sombrío despliegue de alambre de espino, concertinas y perros ladrando en busca de inmigrantes ilegales es solo un puro juego de espejos.
O Salto medra contigo
Palestina nun puño Fagamos que o corazón de Palestina latexe máis forte que nunca
Logo da gran acollida da portada do noso último número, encargamos 250 bolsas de tea serigrafiadas con ela para apoiar simbólica e economicamente ao pobo palestino.
Madres protectoras
Nais protectoras Asociacións feministas denuncian a actuación dun xulgado de Galiza que arrincou dous nenos da súa na
Os fillos de R. A. foron separados á forza o 10 de xaneiro da súa nai, que é a súa coidadora principal. O home ten varias denuncias por malos tratos e R. A. puxo en coñecemento das autoridades a súa sospeita sobre a existencia de abusos aos cativos.
Investigación
Investigación El Ministerio de Agricultura dio a la Iglesia cinco millones de euros de la PAC
La mayoría del dinero de la PAC que ingresó la Iglesia y sus entidades vinculadas entre 2018 y 2022 está desacoplado de la producción y se debe a “derechos históricos”.
La vida y ya
La vida y ya El privilegio de ser blanca
Les pedí que buscaran ejemplos. Podían ser violencias que habían vivido o violencias que habían visto.
Senegal
Crisis política en Senegal Senegal, sumido en el desasosiego electoral
Tras aplazar las elecciones del 25 de febrero, en una maniobra considerada ilegal por el consejo constitucional, Macky Sall intenta apaciguar a una población que exige la liberación de los candidatos de la oposición y votar antes del 2 de abril.
Industria armamentística
Industria armamentística Antony Loewenstein: “Hay una obsesión en Occidente con Netanyahu, pero el problema va más allá de él”
Este periodista australiano ha llevado a cabo la investigación más minuciosa sobre la industria armamentística israelí, que se anuncia como probada en combate y se ha servido a dictaduras como la de Pinochet o la del apartheid sudafricano.

Últimas

Ocupación israelí
Genocidio EE UU bloquea una condena del Consejo de Seguridad contra Israel por la matanza de civiles hambrientos
Washington vuelve a blindar a Israel ante cualquier iniciativa del Consejo de Seguridad de la ONU mientras Biden empuja para enviar más ayuda a su aliado. Ultraderechistas israelís penetran en Gaza con la intención de establecer un asentamiento.
Genocidio
Genocidio Junts se alinea con PP y Vox y vota en contra del fin del comercio de armas con Israel
El PSOE y el número dos de Sumar por Madrid en las pasadas elecciones votan en contra de suspender las relaciones bilaterales de España con Israel. La derecha tumba tres mociones para interrumpir el suministro de armas al Estado sionista.
Sequía
Sequía La ermita del pantano más seco de Cádiz, exhumada del agua pero no de la memoria
El templo del Mimbral, a uno de los lados del pantano de Guadalcacín II, ha estado 30 años enterrado bajo las aguas. Ahora, la sequía que amenaza a Andalucía permite el acceso a una ermita que podría albergar dos fosas comunes de la represión franquista
El Salto Radio
¡Qué Grande Es El Cómic! Lecturas: Cuando el viento sopla
El programa ¡Qué Grande Es El Cómic! analiza la obra culmen de Raymond Briggs, un potente alegato antibelicista ahora reeditado
Más noticias
Genocidio
Genocidio Colombia suspende la compra de armamento israelí tras la matanza de personas que esperaban comida
Gustavo Petro, presidente de Colombia, ha anunciado el cese de relaciones de comercio armamentístico con Israel. Se trata de una decisión tomada tras la matanza de cien personas al suroeste de la ciudad de Gaza.
Artes escénicas
Artes Escénicas ‘iSlave’: tecnología, esclavos y consumo
En ‘iSlave’, el compositor Alberto Bernal propone, junto a Mar Gómez y Pablo Ramos, reflexionar en el escenario sobre la esclavitud que la tecnología provoca en este sistema a un lado y otro de la pantalla.
Sidecar
Sidecar Línea de sucesión en Indonesia
Prabowo Subianto, elegido presidente de Indonesia el pasado 14 de febrero, es un representante de las fuerzas ultraconservadoras ligadas al siniestro pasado militar del país.
Elecciones autonómicas
Fragmentación de la izquierda Así fracasó la negociación entre Sumar y Podemos Euskadi
Las provocaciones de Pilar Garrido para tratar de controlar Elkarrekin cuando el acuerdo podía prosperar, así como el silencio de Belarra, reforzaron la decisión de Sumar de romper la coalición.
Salud Pública
COMPRAVENTA DE MASCARILLAS Osakidetza destinó 270.000 euros en comprar mascarillas a una firma relacionada con el caso Koldo
Si bien no hay constancia de contratos con la principal empresa de la trama, Soluciones de Gestión y Apoyo de Empresas, el máximo responsable de la citada firma durante la pandemia, José Ángel Escorial, había sido previamente consultor de estrategia.

Recomendadas

Kurdistán
Pueblo kurdo De Kobane a Madrid: la historia de dos amigos kurdos que no olvidaron su tierra
Llegados a España en los años 70, Aziz Mojtar y Mustafá Abdi hicieron su vida en el país mientras tenían la mirada puesta en la lucha de su gente. Cinco décadas después de su llegada, reflexionan sobre la trayectoria revolucionaria del pueblo kurdo.
Cine
Almudena Carracedo y Robert Bahar “Esta película puede ayudar a cerrar muchas conversaciones negacionistas”
Netflix estrena el 1 de marzo ‘No estás sola’, un documental riguroso y situado de la violencia sexual.
Argentina
Elizabeth Gómez Alcorta “Milei quiere volver a 1921 con la derogación de la ley del aborto”
Ex ministra de Mujeres, Género y Diversidad de Argentina durante el último gobierno, esta abogada feminista y por la defensa de los derechos humanos, desgrana la situación social y económica después de tres meses de Gobierno de Javier Milei.
Pensiones
Pensiones El Gobierno deja en manos de la patronal la jubilación anticipada de los trabajadores en sectores de riesgo
El Ministerio de Seguridad Social contraviene al Tribunal Supremo, que en 2023 dictaminó que no es necesaria la presencia de la patronal para incoar el procedimiento de estudio para la aplicación de los coeficientes reductores, como CGT demandaba.