Artes escénicas
‘iSlave’: tecnología, esclavos y consumo

En ‘iSlave’, el compositor Alberto Bernal propone, junto a Mar Gómez y Pablo Ramos, reflexionar en el escenario sobre la esclavitud que la tecnología provoca en este sistema a un lado y otro de la pantalla.
1 mar 2024 08:40

Nomofobia se denomina al miedo irracional a no tener teléfono móvil. En menor medida, ese vacío que se siente al quedarse sin batería, cuando no sabes dónde lo has puesto o al quedarnos sin cobertura. Una enfermedad del siglo XXI que se ha creado en apenas unos años. En 2001, Apple lanzaba su primer reproductor compacto de audio digital, el primer iPod. En 2007, el primer teléfono inteligente, el iPhone. En dos décadas, cuesta imaginar la vida sin el segundo, que acabó por engullir al primero. El móvil se ha convertido en una extensión de nuestro propio cuerpo, sin el cual no parece que podamos llevar adelante el día a día.

Sobre esta reflexión arranca iSlave, obra que se estrena en los Teatros del Canal de Madrid y que es una auténtica nueva experiencia, al dejar por los suelos los muros que separan las disciplinas como el teatro, la danza, la música o la performance. La espectadora, el espectador, se siente inmerso en una experiencia en poco más de una hora que va desde lo lúdico de la tecnología o el infierno que producir esta puede generar. El origen está en las noticias que el compositor Alberto Bernal, director del montaje, descubrió tras varios suicidios en la fábrica de la empresa taiwanesa Foxconn en China. Indagó y descubrió que la explotación laboral, las jornadas extenuantes de los trabajadores y las pésimas condiciones de vida de estos estaban detrás. Pero, ¿qué vinculaba esa realidad con la de los miles de consumidores que usan los productos que allí se generan? La respuesta está en iSlave.

“Si pensamos en 2011, un momento en el que la tecnología se veía como algo liberador, con el 15M en España con las redes sociales como elementos de organización o las primaveras árabes, que incluso se llamaban las revoluciones de Facebook. De ahí, en muy pocos años, esas tecnologías que vehicularon esas revoluciones han pasado a ser lo contrario”, recuerda Bernal en referencia al escándalo de Cambridge Analytica en el ascenso al poder de Trump o el referéndum del llamado Brexit. “La tecnología ha pasado de ser una herramienta de liberación a una herramienta de opresión en muchos casos”, concluye. Esa trampa se visualiza en el espectáculo, que ofrece dos mitades de la escena: el software y el ansia de consumo de imágenes, vídeos o redes sociales; y el hardware, donde los movimientos repetitivos consumen la vida de quienes crean teléfonos como el iPhone.

“Se tiende a ver la tecnología como algo inmaterial, la nube, lo digital, pero está sustentado en una realidad material muy concreta que no vemos porque el sistema se ha encargado de tapar”, explica Alberto Bernal

iSlave no somos nosotras y nosotros, es el término que se usa para las personas que producen los iPhone y otros en condiciones de casi esclavitud”, indica el director. “Nos quejamos de que la tecnología nos esclaviza —continúa—, que tenemos que estar pendiente de cosas que no queremos, pero en el fondo lo que produce esta semiesclavitud es una esclavitud real. Se tiende a ver la tecnología como algo inmaterial, la nube, lo digital, pero está sustentado en una realidad material muy concreta que no vemos porque el sistema se ha encargado de tapar”, explica Bernal, reflexión que se ve sostenida con los textos de Mar Gómez, proyectados sobre los separadores y sobre el fondo que contextualizan esa separación que pensamos que existe y el privilegio que supone poder no pensar en ello.

Con citas de Susan Sontag, Hannah Arendt o Guy Debord —filósofo francés que politizó el concepto de espectáculo—, la obra se va poniendo más frenética cuando la danza de los bailarines y la música de percusión y vientos aumenta y aumenta de intensidad. Ese consumo frenético que hacemos tanto del software como del hardware de las nuevas tecnologías y que se plasma en los beneficios multitudinarios de empresas como Apple, intel, Facebook, Universal o Disney. Un viaje desde San Francisco, la meca del sueño tecnológico, hasta Shenzhen, el oscuro rincón donde se fabrica. “Esta ignorancia deliberada o no hacia la otra mitad, de quienes producen los bienes que consumimos, hace que piense en que no es falta de información, es que estamos ‘demasiado ocupados’ moviendo el dedo por la pantalla, consumiendo de forma compulsiva ocio”, explica el compositor a El Salto.

ISlave - 2

El espectáculo, que después de Madrid se verá en Pamplona y otros lugares pendientes de concretar, es una apuesta complicada, especialmente por esa reticencia a ver el problema que supone el consumo actual de tecnología. “No es que falte información —explica Bernal—, podemos saber qué es poniendo ‘iSlave’ en un buscador. No es algo que sorprenda, porque ya sabemos qué pasa en Asia con la ropa y otros productos. Tenemos mucha información y esto es lo que hace que nos deje indiferentes”.

Para combatir esta situación de “anestesia colectiva”, los creadores de iSlave buscan la experiencia estética: “Quiero pensar que una hora confrontándose a esa realidad sobre un escenario despierta una vivencia sustancialmente diferente a leer una noticia de dos líneas. Porque viene de la vivencia, de lo estético, las emociones”.

Una estética que obliga a los bailarines a actuar recitando texto e interactuando con los demás, o músicos con coreografía e interpretación. “Trato de que la experiencia artística no esté encorsetada por una o varias disciplinas, sino que todas ellas sirven para crear una realidad que utilice los medios que necesite. Todo el equipo de creación y el equipo sobre el escenario hemos buscado esa idea”, comenta Bernal, que puntualiza que la performance de la obra realmente “no es una actuación, es que realmente están exhaustos, de tocar lo mismo durante una hora, de bailar lo mismo. Son cuerpos y personas reales lo que hace que sea muy potente”. El tipo de teatro de Bertolt Brecht, donde el teatro no es una ilusión, es real, recuerda. Una dirección de escena que completa Pablo Ramos.

ISlave - 3

“No sé si manejo la máquina o la máquina me maneja a mí” puede leerse en uno de los textos proyectados. Una afirmación que puede sentirse igual de cierta a un lado o a otro del escenario. Tanto en la fábrica china como en las calles de cualquier ciudad. Una experiencia estética que responde a lo que el compositor trata de transmitir a sus alumnos como catedrático del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. “Desde las especialidades como la creación o nuevos medios, hay una contradicción etimológica, porque no conservas nada, puede que planteemos que haya un conocimiento de la tradición para superarla y crear nuevas”, concluye.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Artes escénicas
Artes escénicas ‘La caída’, una performance de Laura Corcuera para “caer juntas” sin fracasar
En su nuevo trabajo escénico, la artista y periodista Laura Corcuera desvincula la idea de caer de la de fracasar, conceptos muy unidos en el imaginario capitalista.
El Salto Radio
EL SALTO RADIO Ana Santa Cruz, de Lima a Sevilla con sus títeres
Dejó la carrera de ingeniería para dedicarse enteramente al teatro y hoy día se dedica a crear pequeños universos con sus títeres.
Laboral
Precariedad cultural Cuatro de cada diez actores en España viven por debajo del umbral de la pobreza, aunque tengan varios empleos
La mitad de quienes se dedican profesionalmente a la interpretación en España gana menos de 3.000 euros al año. Si se tienen en cuenta únicamente los ingresos percibidos por trabajos artísticos, el 72% de los actores está en situación de pobreza.
Investigación
Migracións Mulleres á fronte dende o sur global
Nace unha iniciativa de investigación, intervención e acción participativa na Galiza para potenciar o diálogo e intercambio de saberes entre as voces subalternizadas das mulleres do sur global.
Elecciones
Elecciones europea Las europeas agudizan las contradicciones de Sumar y el lugar de IU sigue en disputa
Fuentes de la coalición aseguran que el puesto de Izquierda Unida en la lista de europarlamentarios todavía no está claro. Yolanda Díaz sueña con recuperar a Palop, veta a Manu Pineda y tensa la cuerda al máximo con Más Madrid.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Acusan a una agencia pública catalana de complicidad con el apartheid y el genocidio en Palestina
Un reciente informe denuncia a ACCIÓ, la agencia gubernamental para la competitividad de las empresas catalanas, por impulsar relaciones económicas con Israel a pesar del “riesgo plausible de complicidad con genocidio y crímenes contra la humanidad”.
Catalunya
Antirracismo Las muchas voces de Catalunya: identidades diversas, segregación y más de 300 idiomas
En las últimas décadas la sociedad catalana se ha transformado con la llegada de personas migrantes, que ya suponen un 21% de la población. Aunque la exclusión y el racismo siguen ahí, en el día a día lenguas, experiencias e identidades se mezclan.
Análisis
Polarización Una inflación de insultos y demagogia
En este clima de enfrentamiento que es ya el único referente de socialización política para algunas generaciones, el ciudadano parece tener que elegir entre qué mal es menos punible e inmoral.

Últimas

Ley de Memoria Histórica
Memoria democrática La ofensiva legislativa de PP y Vox contra la verdad, justicia y reparación
Las asociaciones memorialistas del estado hacen frente común en la Unión Europea y no descartan acudir a los tribunales para defender los derechos de las víctimas del franquismo.
Cine
Cine RTLM, la radio del odio que alentó el genocidio en Ruanda
Cuando se cumple el 30º aniversario de la tragedia en Ruanda, llega a las pantallas ‘Hate Songs’, que se estrena el viernes 19 de abril, una metaficción que transcurre en los estudios de la emisora controlada por los hutus.
Laboral
Laboral CC OO, UGT y USO rechazan firmar el convenio de Decathlon al no incluir la cláusula de garantía salarial
Decathlon ha firmado el acuerdo con el sindicato mayoritario, SGICD, auspiciado por la propia empresa. El convenio para 2024-26 incluye un incremento salarial del 15%, que recupera la pérdida del 12% de los dos anteriores.
País Vasco
Los audios del PNV Itxaso Atutxa, sobre adjudicar un contrato: “Deben ser tres empresas de confianza del partido"
Hordago publica audios exclusivos grabados en Sabin Etxea que muestran a la presidenta del Bizkai Buru Batzar domesticando al entonces alcalde de Mundaka para acatar la disciplina del partido en materia de contratación pública en el consistorio.
ETA
Opinión Mis relaciones con ETA
Hay quien sigue empeñado en utilizarlo como espantajo electoral, pero es un argumento que no durará. Eso no quiere decir que debamos olvidar lo que pasó, pero sí evitar utilizar la memoria como arma de guerra y confrontación
Más noticias
Italia
Italia El gobierno Meloni allana el camino a los antiabortistas
La Cámara de Diputados italiana ha aprobado por amplia mayoría una ley que permite a las organizaciones anti-elección entrar a los centros de asesoramiento público donde acuden mujeres que están pensando en interrumpir su embarazo.
Violencia policial
Violencia institucional Iridia consigue reabrir judicialmente el caso de una muerte por pistola taser policial
Es uno de los 56 casos en los que ha litigado la entidad de derechos humanos en 2023 y en los que hay un total de 156 agentes o funcionarios encausados.
Genocidio
Rumbo a Gaza La Flotilla de la Libertad se prepara para zarpar hacia Gaza
Un carguero con 5.500 toneladas de ayuda humanitaria y tres barcos más cargados con cientos de personas, entre ellas observadores de los derechos humanos, personal médico, periodistas y políticos —incluida Ada Colau—, integrarán la Flotilla.
Personas sin hogar
Personas sin hogar “Una noche por todas sus noches” en protesta por las personas sin hogar en Granada
El cierre de un centro de acogida nocturno en el centro de la ciudad, que acogía a más de 50 personas, ha agravado la ya precaria situación de acogida de las personas sin hogar

Recomendadas

Cuba
Proyectos artísticos en la isla El arte y la cultura como válvula de escape para resistir la crisis en Cuba
Entre todos los desafíos que enfrenta Cuba, el arte y la cultura se mantienen como refugios de creatividad y resiliencia.
Anticapitalistas
Miguel Urbán “En el inicio de Podemos dijimos que sin autoorganización nos iban a hacer mierda... y nos han hecho mierda”
El eurodiputado más longevo de la llamada política del cambio no repetirá en las elecciones de junio. Miguel Urbán repasa los asuntos más importantes del espacio de la izquierda institucional y las perspectivas de futuro de la Unión Europea.
Especulación urbanística
Turistificación Canarias dice basta: activistas organizan una movilización histórica en las islas frente a la turistificación
Precarización, pobreza, desigualdad y dificultad de acceso a la vivienda, así como la enorme contaminación de los espacios naturales causada por el modelo turístico, son algunas de las problemáticas por las que Canarias sale a la calle el próximo 20 de abril.