Coronavirus
Un abismo bajo los pies

Las medidas adoptadas hasta ahora por el Gobierno de coalición parten de dos supuestos dudosos: que la crisis no se alargará más allá de seis meses y que no hacían falta medidas estructurales para frenar los problemas que iba a enfrentar la sociedad española.

Varios Carabanchel - 2
Mujer esperando el autobús en Carabanchel, Madrid. David F. Sabadell
Pablo Carmona

Es miembro de la Fundación de los Comunes.

6 abr 2020 07:00

El pasado 27 de marzo la OCDE daba a conocer sus estimaciones sobre la caída del PIB a causa de las medidas contra el coronavirus. Según estos datos, cada mes de paralización que provocase el virus podría llevar a una caída de en torno a un 2% del PIB. Mientras, para el caso español otros cálculos llevaban este desplome a entre el 2,5% y el 3,5% como consecuencia de una caída de la actividad económica de al menos un 30%.

Junto a estos indicadores, también contamos con las primeras cifras de personas afectadas por los ERTE y los datos de paro iniciales provocados por esta crisis. Así, a 30 de marzo ya se habían presentado 200.000 ERTE que afectaban a más de un millón y medio de personas, mientras que, por otro lado, las cifras de desempleados sumaban 300.000 nuevas personas. El primer resultado directo para todas estas personas, tanto para las afectadas por un ERTE ─que no contabilizan como paradas─ como para todas aquellas personas que se han quedado sin empleo, será que, al cobrar sus correspondientes prestaciones por desempleo, verán reducidos sus ingresos en al menos un 30%.

En un país donde el salario más frecuente está en torno a los 17.500 euros, lo cierto es que millones de personas afrontarán esta crisis con ingresos inferiores a los 900 euros mensuales. Sectores precarios a los que debemos sumar otros muchos sectores autónomos, microempresas y pymes, sectores informales,personas en situación irregular o las 580.600 trabajadoras sin derechos del sector doméstico y de cuidados, de las cuales más de 180.000 lo hacen de manera irregular.

Baste recordar que según datos de la OIT en España ─ya antes de la crisis─, entre un 13% y un 15% de las personas empleadas ya eran trabajadores pobres. Esto es, algo más de 2,3 millones de personas percibían un sueldo que no les permitía pagar los gastos más básicos para sobrevivir. Estos datos nos permiten poner en perspectiva las cifras que arrojó el Informe Foessa de 2017 sobre desprotección social en nuestro país y que advertían que el 46% de la población no podría resistir a bajadas importantes de ingresos más allá uno o dos meses. Un informe señalaba también que un 33% de los jóvenes que habían logrado emanciparse en aquel año vivían en riesgo de pobreza o exclusión.

Con estos datos en la mano, podemos decir que el primer golpe de esta crisis ─si tomamos en consideración a los 3,2 millones de parados─ habrá dejado en una situación más que precaria a más de cinco millones y medio de personas y habrá afectado directamente a las más de 12 millones de personas que ─según datos del Consejo de Europa─ ya vivían en el Estado español bajo el umbral de la pobreza antes de la crisis.

A grandes problemas, grandes titulares

Ante la magnitud de la crisis social que se abre, se ha extendido la urgencia por que el Gobierno aplicara un programa a la altura de las circunstancias. Sin embargo, lo que podría haberse traducido en un intento de plan de rescate de las economías más dañadas: renta básica universal, mejoras de los servicios públicos sanitarios, suspensión del pago de alquileres e hipotecas, se ha convertido en una maraña de decretos que se han preocupado más de salvar la honra mediática del recién estrenado “Gobierno de coalición” que de ofrecer respuestas de fondo ante una crisis global que va mucho más allá del estado de alarma.

En estos días hemos vivido tiras y aflojas entre las distintas facciones de gobierno, llamamientos de Bruselas, presiones de los movimientos sociales y asonadas de los lobbies económicos ─especialmente los del sector inmobiliario─, que finalmente han celebrado y aplaudido las medidas del Gobierno. Batallas que se han saldado con un puñado de medidas y sus correspondientes titulares de prensa y que han ido más encaminadas a salvar el apellido progresista del nuevo Gobierno que a perturbar a Bruselas y los grandes intereses económicos.

Pero la pregunta que debemos hacernos es: ¿por qué si los datos de nuestro país previos al estado de alarma eran tan claros, las medidas que se han tomado han sido tan escasas? Tal y como se ha reclamado desde plataformas como el Plan de Choque Social, la aprobación de una renta básica universal para esta crisis hubiese sido la principal solución para frenar su impacto entre las más de 12 millones de personas que están recibiendo los primeros impactos de la misma.

Muy al contrario, las medidas que se han tomado parten de dos supuestos más que dudosos. El primero, que la crisis no se alargará más allá de seis meses y, el segundo, que no hacían falta medidas estructurales para frenar los problemas que iba a enfrentar la sociedad española.

El mejor ejemplo de esta falta de perspectiva del Gobierno progresista han sido las medidas adoptadas en materia de vivienda. Es cierto que tras las presiones de los movimientos sociales se ha aprobado una moratoria de desahucios que durará seis meses y que afecta a hipotecas y alquileres ─no de las ocupaciones─ de algunos sectores sociales y con unas condiciones muy estrechas, también la prohibición del corte de suministros. Pero tras estas moratorias, que no hacen sino aplazar el problema, ¿qué sucederá después? Sencillamente, el problema seguirá ahí.

Coronavirus
El plan del Gobierno no convence al movimiento por la vivienda: “No cobramos, no pagamos y tampoco nos endeudamos”

El Gobierno suspende los desahucios y congela el precio de los alquileres durante seis meses. La apuesta por endeudar a las familias más vulnerables que no puedan pagar la renta y dejar intactos los ingresos de los propietarios en un contexto de precios inflados lleva a los sindicatos de inquilinos a mantener la huelga de alquileres a partir del 1 de abril.

La institucionalización de la pobreza

Si hacemos un repaso a la situación económica de las personas afectadas por el decreto, lo podremos ver con claridad. Para las empleadas de hogar y cuidados que estén contratadas a tiempo completo (algo raro en el sector), supone bajar sus ingresos mensuales por debajo de los 700 euros, quedando fuera las 180.000 que no trabajan regularmente. Además, para aquellos trabajadores que se vean afectados por un ERTE, sus ingresos bajarán en un 30%, lo propio de la prestación contributiva por desempleo, mientras que para quienes no tuviesen derecho a esta prestación y tuvieran contratos de al menos dos meses de duración, el ingreso será de 430 euros.

En resumen, la estrategia del gobierno para afrontar la crisis en materia de empleo e ingresos a través de los resortes del ERTE y los subsidios de bajos ingresos, en vez de aplicar un sistema de renta básica universal que garantizase un ingreso superior a mil euros mensuales, no ha hecho sino apuntalar que millones de personas afronten los inicios de esta crisis viviendo por debajo del umbral de la pobreza.

Junto a esto, no debemos olvidar que los decretos del Gobierno ─además de institucionalizar la bajada de los ingresos de millones de personas a niveles de pobreza─ no han modificado sustancialmente el principal gasto de las familias hoy en día, que son las cuotas de las hipotecas y, en especial, las rentas de alquiler, aquellas que suponen entre un 40% y un 50% de los gastos mensuales de muchas familias.

Las medidas han supuesto una regularización del paso a la pobreza de millones de personas y la construcción de diques que permitan al sector inmobiliario salir airoso de esta crisis

A pesar de los astutos titulares del Gobierno, ni siquiera se exige una aportación real a los conocidos como grandes tenedores de vivienda, que apenas representan un 10% de las viviendas alquiladas pero obtienen enormes beneficios. El mecanismo del Gobierno para ellos ha sido del todo (para los titulares) o la nada (para la realidad), dándoles a elegir entre quitas del 50% o ─en su defecto─, reestructuraciones de la deuda en un plazo de tres años, creo que podremos adivinar cual será su elección. A estas medidas se suman los microcréditos anunciados por el Gobierno para el pago de alquileres, que se convierten ─en el corto plazo─ en una nueva deuda para los inquilinos y en el largo plazo en una subvención a los propietarios de viviendas en alquiler para que no dejen de ingresar esas rentas.

En definitiva, estas medidas han supuesto una regularización ordenada del paso a la pobreza de millones de personas y la construcción de diques de contención que permitan al sector inmobiliario salir airoso de esta crisis. Un complejo sistema de rescate de las rentas inmobiliarias que nos quieren hacer pasar por medidas progresistas.

De nuevo el sector inmobiliario, joya de la corona del modelo económico español y de su producción de beneficios, se ha vuelto a revelar como una frontera infranqueable que este Gobierno tampoco se ha atrevido a cruzar. La presión de los mercados financieros y de Bruselas, pero también de las clases medias y altas rentistas, han salido ganando.

Asistimos con ello a la realidad de una crisis que no se resuelve dentro de los confines de la pequeña provincia española. De nuevo, las pautas a seguir las han marcado Bruselas, el BCE y los mercados financieros capitaneados por los grandes fondos de inversión. Es cierto que las señales de humo lanzadas desde Europa son difusas, pero aparentemente diferentes a la tardía reacción de la crisis anterior, un plan de compra de deuda de 750.000 millones de euros y la relajación para los Estados de la regla de gasto, pero no se quiere oír hablar de que ese gasto se financie con bonos conjuntos de la unión y mucho menos que se destine a políticas de rescate social. Este dinero irá para garantizar los beneficios privados.

Por ahora, en lo esencial, Bruselas y los mercados han ganado la batalla, aunque el contexto internacional no garantiza que la sumisión demostrada por el Gobierno apague una posible guerra contra nuestra deuda soberana. Mientras, en la provincia española, se ha abierto una nueva grieta social y de clase que ya nos divide entre quienes viven esta crisis como unas vacaciones lluviosas y a quienes se les abre un abismo bajo los pies.

El Gobierno es consciente semana a semana de la situación e intenta atajar la realidad con nuevas medidas que suenen a políticas sociales. La próxima es el ingreso mínimo vital, del que podremos esperar ayudas que se asemejen más con las rentas mínimas y las ayudas de emergencia ya existentes en comunidades autónomas y ayuntamientos ─pero esta vez patrocinadas por grandes titulares de progreso─ que a una renta básica universal que saque a las personas del los umbrales de pobreza y no que les ate a ellos. Ojalá nos equivoquemos.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Galicia
Redes clientelares La empresa del cuñado de Feijóo obtuvo 200.000 euros en contratos a dedo de la Xunta mientras era presidente
La sociedad de telemarketing, Universal Support, se ha adjudicado 19,2 millones de euros más en licitaciones con la Consellería de Sanidade dedicadas al rastreo de casos de coronavirus durante la pandemia. Algunos de ellos, siendo la oferta más cara.
Opinión
Residencias No tenían por qué morir igual
El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso permitió a las personas residentes con seguro privado asistir al hospital y negó la asistencia a las personas que carecían del mismo. Ayuso es el ejemplo de la iniquidad, del desprecio absoluto a los derechos humanos.
Rafalé
9/4/2020 14:01

Se agradece la perspectiva. Con esta sociedad, en el mejor de los casos estos gobiernos están condenados a cambios muy paulatinos. Aunque siempre tarde, lo bueno de la situación es que cada día se tiene más claro que la única salida es la respuesta social. Dicen que Roma no se hizo en un día, la Revolución habrá que construirla con paciencia. Adelante!

0
0
#55702
7/4/2020 10:26

Con esta izquierda no hace falta derecha. Ya se derechizan a base de maderos y militronchos.

0
0
#55611
6/4/2020 18:49

¿No os cansáis de leer/escribir siempre lo mismo?

3
6
#55583
6/4/2020 16:28

Magnífico análisis, hacia el necesario desmontaje del relato que partidos de gobierno y sus medios afines están construyendo en torno a su impacto real. A lo exiguo de las ayudas a las clases populares, cabe sumarle el impacto de exclusión que tendrá la gestión burocrática para acceder ellas. Y al relato y sus consecuencias - al que parece que ahora se suma la renovación dizque "progresista" de los "pactos de la moncloa" - le sucederá la definitiva aniquilación de la izquierda como alternativa ... si es que alguna vez ha logrado serlo bajo el régímen electoral monárquico.

2
1
#55576
6/4/2020 15:24

Todas las medidas tomadas por el gobierno nos dejaban un tufo a podrido que nos costaba concretar, gracias por aclararnos que no solo huele a podrido en Dinamarca si no en toda Europa

1
0
#55565
6/4/2020 14:00

Gran artículo. No se puede ser más claro. Enhorabuena

3
1
#55531
6/4/2020 11:41

Esperemos que la renta básica se abra camino, si no esto será más dramático. Muy buen artículo, gracias.

2
1
#55525
6/4/2020 11:05

Señor Carmona, magnifico y clarificador articulo
Sabiendo com las gasta la union europea.........
un saludo y gracias por ser tan llanpo en su modo de expresarse

3
1
Represión
Antifascismo Una manifestación exige la libertad de los seis de Zaragoza tras cumplirse dos meses en prisión
La plataforma convocante de la manifestación, habla de “presos políticos” porque el único hecho probado es la participación en una manifestación ante la extrema derecha.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Palestina
Palestina Desalojan el intento de acampada propalestina de Plaça Catalunya
La Guardia Urbana de Barcelona ha desalojado las tiendas de campaña y ha denunciado y multado a quince personas esta madrugada.
Laboral
Laboral Luxemburgo vuelve a dar la razón a los interinos: la fijeza sin oposiciones es una medida válida
La respuesta del Tribunal de Justicia de la Unión Europea supone un duro varapalo al Tribunal Supremo, quien en mayo sentenció que rechazaba la fijeza automática para los interinos en abuso de temporalidad.
Cine
Desigualdad en el cine En el cine español siguen mandando los hombres: dirigieron siete de cada diez películas en 2023
Aunque aprecia mejoras en la lucha contra la desigualdad, el informe de 2023 de la Asociación de Mujeres Cineastas (CIMA) pone de manifiesto que los hombres siguen acaparando los puestos de poder y mayores presupuestos en el cine español.
Más noticias
Migración
Regularización La ILP Regularización vence al primer asalto de la ultraderecha en el Congreso
Vox se queda solo en la votación de su enmienda a la totalidad de la Iniciativa Legislativa Popular por la regularización extraordinaria de al menos 500.000 personas migrantes.
Desahucios
Barcelona El caso de Joana: a juicio tras recibir una paliza de un mosso en un desahucio ilegal
La joven, activista del movimiento por la vivienda en el Raval, iba a visitar a una amiga cuando se encontró que la estaban echando de casa, aún con el procedimiento archivado. “Van a golpear a la gente organizada”, dice.
Ocupación israelí
Acampadas propalestinas A Policía desaloxa o alumnado acampado no Reitorado e na Facultade de Historia da USC
A primeira hora desta mañá, máis dunha decena de furgóns policiais chegaron ás instalacións universitarias para expulsar o alumnado que se manifestaba desde hai máis dun mes en protesta polo masacre israelí de Gaza
Lanaren Ekonomia
Lanaren Ekonomia Mecaner enpresan itxieratik harago, trantsizio ekosozialista da bidea
VV.AA.
Mecaner Urdulizeko metalgintza enpresak jarduera guztia eten du, greba mugagabe baten ostean sindikatuen porrota ekarriz

Recomendadas

Italia
Historia Cincuenta años de Piazza della Loggia: memoria de una masacre fascista, de Estado y de la OTAN
La masacre de Piazza della Loggia EN 28 de mayo de 1974 se convertirá en un episodio fundamental para entender los años de plomo de la democracia italiana.
Migración
Fronteras En pausa frente al Mediterráneo: cientos de personas migrantes esperan en un hotel de la Costa del Sol
El centro de estancia temporal extraordinario para personas migrantes de Torrox (Málaga), se ha convertido en un ejemplo positivo frente a los intentos fallidos propuestos en otros municipios.
Inteligencia artificial
Inteligencia Artificial y cine ¿Sueñan los cineastas con ovejas eléctricas?
El debate sobre la adopción de la Inteligencia Artificial por las principales disciplinas artísticas sigue candente. La irrupción de Sora vuelve a poner el foco sobre los beneficios y riesgos que conlleva su uso en la generación de imágenes.