Educación
Estudiantes palestinos en Egipto piden ayuda para seguir adelante: “La educación es nuestra única arma”

Sin otra opción que seguir con su vida y sus estudios mientras la ofensiva israelí en Gaza pone en riesgo la supervivencia de sus familias, los 6.000 estudiantes palestinos inscritos en universidades egipcias, lidian con la penuria económica y la falta de apoyo de las instituciones educativas.
Maisa - 4
Café en la rivera del Nilo, en El Cairo Bianca Carrera
El Cairo
22 feb 2024 06:00

La mañana del 7 de octubre, Maisa se levantó como un día cualquiera en El Cairo para ir a la escuela donde trabaja como ayudante. Palestina de Gaza, la joven de 30 años vive en Egipto desde hace un año, donde decidió estudiar su doctorado debido a la falta de oportunidades en la Franja. Si bien antes de la guerra su padre solía enviarle una pequeña manutención, Maisa cubría parte de sus gastos ayudando frecuentemente en una escuela para refugiados sirios a las afueras de El Cairo. Lo que siguió a esa mañana, no obstante, saldría de lo ordinario.

“Mientras me disponía a salir de casa, mis hermanos llamaron desde Gaza para decirme que unos hechos inéditos acababan de suceder” recuerda con dolor mientras se seca las lágrimas. “Tú, que te habías levantado para conseguir tus sueños, para trabajar, estudiar, poder convertirte en doctora, volver a Gaza y enseñar en sus universidades. De repente, sucede un evento como este, y tus sueños se desvanecen delante tuyo”.

La mayoría de estudiantes, apoyados económicamente por sus familias, se encuentran ahora al borde del vacío

Egipto alberga actualmente a más de 6.000 estudiantes palestinos en sus universidades, la mayoría provenientes de Gaza. Un fenómeno que lleva produciéndose durante décadas, sobre todo mientras El Cairo controlaba la Franja entre 1948 y 1967, ya que la consideraba parte de su área competencial en el ámbito educativo. En consecuencia, generaciones de palestinos crecieron estudiando el currículum escolar egipcio hasta 2001, así como acudiendo al país vecino para completar su formación superior hasta el día de hoy.

Tras casi cinco meses desde que empezó la ofensiva Israelí sobre la Franja de Gaza, la cual ya ha dejado más de 29 mil muertos, tanto Maisa como otros cientos de estudiantes se encuentran prácticamente solos, mentalmente abrumados, y económicamente al borde del vacío.

Maisa - 2
Maisa intenta estudiar en su salón mientras mira las noticias para saber sobre el estado de su familia. Bianca Carrera

“Incluso antes de la guerra, la situación ya era difícil. Lo que mi padre me enviaba eran unos 100 dólares para al menos el aquiler del piso,”  cuenta Maisa. “Ahora, obviamente, no envía nada. Además, las cosas en Egipto se han complicado con la subida de los alquileres”. A pesar de ello, el trabajo en la escuela consigue mantenerla a flote, al menos hasta ahora. Pero no todos los estudiantes cuentan con eso.

Majed y Ahmed, dos gazatíes que cursan sus másteres en El Cairo, viven del dinero que habían ahorrado y traído desde Gaza para pagar las tasas universitarias de este año. Con sus permisos de residencia caducados, trabajar no es una opción.

“Al empezar la guerra, las universidades públicas egipcias decidieron retrasar el cobro de las tasas universitarias hasta el año que viene. Es por eso que de momento estoy utilizando ese dinero para mantenerme, pagar el alquiler e intentar traer a mi familia desde Gaza,” cuenta Majed, que ha conseguido traer a su madre, hermana y sobrina pequeña a cambio de altas tarifas en el lado Egipcio del paso de Rafah. Una investigación de The Guardian apunta que se ha llegado a cobrar hasta 10,000 dólares por persona por cruzar.

Maisa - 3
Mahed y Ahmed, estudiantes gazatíes en Egipto, tomando té en un café a los pies del Nilo. Bianca Carrera

Mientras toma una taza de té junto a su amigo Ahmed, en un pequeño café a los pies del Nilo, Majed no puede evitar pensar en lo que su familia atrapada en Gaza estará experimentado: el sonido de los aviones, el temblor de las explosiones o el anhelo por un mero vaso de agua. Una presión psicológica que obstaculiza su capacidad de seguir con sus estudios tanto como la situación económica.

Comprensión y ayuda brillan por su ausencia en el país vecino

“Nosotros estamos destrozados por dentro”, expresa Maisa mientras toma una pausa para coger aire. También confiesa no haber encontrado ningún consuelo ni comprensión por parte de algunos profesores. “Una vez fui llorando a mi profesor a decirle que me había llegado una noticia que decía que alguien de la familia Matar, mi apellido, había muerto. Fui a decirle al doctor que quería ausentarme para hablar con mi familia, y me dijo que tenía que ser fuerte, que yo era capaz de arreglármelas para no romper mi asistencia”.

Como en la mayoría de universidades públicas en Egipto, tres o más ausencias pueden suponer que Maisa o sus compañeros palestinos vean denegado su derecho a examinarse a final de semestre, incluso mientras se enfrentan a un genocidio.

Y es que, más allá del retraso del pago de tasas universitarias, las autoridades educativas egipcias no han hecho prácticamente nada para ayudar a estos más de 6.000 estudiantes que frecuentan las aulas del país, ni a nivel de educación superior ni en niveles inferiores.

Ashraf*, que llegó a Egipto el día 9 de octubre —tan solo tres días después de que todo comenzara—, lleva cinco meses intentando registrar a sus tres hijos pequeños a la escuela. Sin un permiso de residencia egipcio, ningún niño puede matricularse en las escuelas públicas, lo que deja a cientos de familias gazatíes atrapadas en Egipto con la única opción de llevar a sus hijos a instituciones privadas por alrededor de 7.000 dólares por niño de matrícula.

“Hemos ido a la embajada palestina más de una vez para que nos encontraran una solución” dice Ahsraf* desesperado mientras admira como su hija Reem* hurga en su antigua mochila de la escuela, llena de cuadernos medio vacíos. “Mi hija Reem* era la primera de su clase, es muy trabajadora e inteligente, hasta tiene un diploma de excelencia”.

Maisa - 7
Reem*, de 9 años, admira sus cuadernos escolares deseando poder seguir estudiando a pesar de situación en su hogar, Gaza. Bianca Carrera

Incapaz de matricularla en ninguna escuela, Ashraf* y su mujer han impreso el currículum que les tocaría para ir enseñándoselo por su cuenta, “no quiero que mis hijas hagan una pausa a su educación, que se olviden de las cosas”. Saben que, pese a que todo en su vida ha sido destrozado y puesto en pausa, aquello que no puede parar es la educación —un pensamiento compartido por la mayoría de los gazatíes.

“La educación es la única inversión que, a pesar de todas las guerras, no se desvanece”

“Nosotros en la Franja de Gaza somos muy conscientes de que el proceso educativo es la única arma capaz de hacer frente a la ocupación,” apunta Maisa convencida. “La educación es nuestra única arma, porque todo lo demás que tenemos se va: Israel puede destruir tu puesto de trabajo, tu escuela, tu casa, todas tus pertenencias…la única cosa que no puede robarnos es nuestra mente”.

Desde el principio de la ofensiva, Israel ha atacado a casi todas las instituciones académicas de la Franja. Un informe de Euro-Med Human Rights Monitor expone que el 90% de las escuelas estatales han sufrido daños directos o indirectos, mientras que al menos 133 escuelas se estarían utilizando como centros de refugio.

Maisa - 1
Maisa continua avanzando en su doctorado con el objetivo de convertirse en la generación que construirá el futuro educativo de Gaza después de la guerra. Bianca Carrera

El mismo informe también afirma que todas las universidades de la Franja han sido sistemáticamente destruídas en diferentes etapas, lo que, apunta, llevará a generaciones a renunciar a esos estudios durante años.

“Aquí en Egipto, uno tiene su tierra, su casa, su país, todo”, suspira Majed mientras observa cómo la vida sigue a 346 kilómetros de su hogar. “Nosotros, al ser casi todos refugiados de otras partes de Palestina desplazados tras la Nakba de 1948, no tenemos nada, y por eso mismo, la educación es la base de todo”. 

Mientras enciende un cigarrillo y ojea las noticias desde su pantalla, su amigo Ahmed comparte esa opinión. “En Gaza, hasta el más rico lo ha perdido todo y ahora monta su tienda de campaña al lado del más pobre. Sin embargo, la educación es la única inversión que, a pesar de todas las guerras, no desaparece. La única garantía de seguridad y la posibilidad de un futuro mejor”.

* Se utilizan pseudónimos para garantizar la seguridad de las personas entrevistadas.
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Palestina
Palestina La ocupación israelí de los territorios palestinos es ilegal según la Corte Internacional de Justicia
Israel viola la convención de Ginebra con su política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. Medidas como demoler propiedades palestinas y reasignarlas a colonos israelíes no son de carácter provisional y el efecto es irreversibles.
Palestina
Palestina Madrid vuelve a exigir ruptura de relaciones con Israel y embargo de armas
Una concentración de urgencia logró reunir en Madrid a unas 200 personas para exigir que pare el genocidio palestino, después de los crueles bombardeos de Al Mawasi y Abu Araban por parte de Israel.
Genocidio
Genocidio La “masacre interminable” de Israel en Gaza deja uno de los fines de semana más mortales desde el 7 de octubre
Las Fuerzas Armadas Israelíes (FDI) ejecutaron el sábado un ataque con cinco misiles y cinco bombas que causaron al menos 90 muertes. El domingo, Israel atacó una escuela de la UNRWA.
Hodei Alcantara
Hodei Alcantara
22/2/2024 7:39

Desde la muerte de Al Nasser, todos los gobernantes egipcios han sido marionetas de EE.UU, apoyando, abandonando de una manera u otra al pueblo palestino hermano.

0
0
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Turismo
Organización social El turismo de masas revuelve a la España costera: un verano de movilizaciones contra la gentrificación
Las personas que viven en las zonas del Estado con los procesos de turistificación más avanzados han dicho basta. Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña o Valencia prometen un estío de protestas sin precedentes para reclamar un cambio de modelo.
Movimientos sociales
Instituto de las Mujeres Colectivos de personas trans pierden la paciencia con Isabel García: “Debe ser cesada de inmediato”
Plataforma Trans pide medidas contra la directora del Instituto de las Mujeres tras varias informaciones esta semana que apuntan a supuestos amaños en favor de la empresa de su mujer. FELGTBI+ espera una reacción del Ministerio Igualdad.
Palestina
Palestina La ocupación israelí de los territorios palestinos es ilegal según la Corte Internacional de Justicia
Israel viola la convención de Ginebra con su política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. Medidas como demoler propiedades palestinas y reasignarlas a colonos israelíes no son de carácter provisional y el efecto es irreversibles.
Libertades
Derechos y libertades Oleada de suicidios y revueltas en las cárceles italianas
En la cárcel de Trieste, 257 personas se hacinan en un espacio previsto para 150. Allí se desencadenaba la revuelta carcelaria más intensa de una oleada que dio inició hace pocas semanas.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Crisis climática
Cine y crisis climática Muyuna Fest, cine selvático para aprender a flotar en un mundo que se hunde
La primera muestra de cine flotante de la historia emerge sobre las aguas del barrio de Belén, en la ciudad de Iquitos (Perú) para fomentar la conservación de la Amazonía y la soberanía audiovisual de los pueblos originarios.

Últimas

Tecnología
Oligopolio tecnológico Un fallo de Microsoft provoca una caída internacional de servicios de transportes, bancos y emergencias
Una interrupción del servicio vinculada a la firma de ciberseguridad Crowdstrike y Windows ha paralizado la actividad de decenas de miles de empresas públicas y privadas poniendo de relieve la dependencia del oligopolio tecnológico.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Arte
Cristina Peña “Mi referente es la artesanía que nos dieron nuestros antepasados”
La cerámica artesana de Casa Peña Slow Atelier no iba a escapar de la turistificación. Su taller se traslada desde Churriana (Málaga), a un nuevo espacio en Úbeda, ciudad de tradición artesana que acoge la marca, sus ideas, y a la propia artista.
Migración
Migraciones Burocracia para los ‘refugiados de segunda’: siete jóvenes malienses ante el bloqueo del Estado al pedir asilo
Presos de la guerra, llegan a un nuevo territorio en búsqueda de mejores oportunidades, pero son presos de temporalidades y trámites burocráticos, mermando su estado anímico y dejándoles estancados en un limbo temporal que los anula como ciudadanos.
Más noticias
Sidecar
Sidecar El mismo filo de la navaja: Starmer contra la izquierda
Desde el principio de su liderazgo, Starmer y su equipo decidieron confundir el apoyo acrítico a Israel con una postura ecuánime contra el antisemitismo para poder utilizar esta confusión como un arma con la que matar a la izquierda.
Ocupación israelí
Derechos humanos Amnistía Internacional pide a Israel que ponga fin a la detención masiva y a la tortura de palestinos en Gaza
Un nuevo informe de esta organización de derechos humanos recoge testimonios de 27 exdetenidos entre ellos un niño de 14 años sobre torturas en los centros de detención israelíes.
Explotación laboral
Explotación laboral CC OO se persona contra Nacho Cano por dos posibles delitos contra los trabajadores
El sindicato ha confirmado este viernes que se personará como acusación contra el empresario Nacho Cano, investigado por traer a 17 bailarines mexicanos y mexicanas para trabajar en su espectáculo Malinche de manera irregular.
Opinión
Opinión Nacho Cano y la aplicación selectiva de la Ley de Extranjería
Las autoridades saben que más del 25% de las trabajadoras que atienden personas en situación de dependencia no tiene papeles, y no hay campañas de la policía o de la Inspección de Trabajo para encontrarlas.
Mugimendu Sozialista
Violencia policial La Ertzaintza desaloja el centro socialista Aresti de Bilbao
Decenas de jóvenes se manifestaron frente a los juzgados de la capital vizcaína para denunciar la actuación represiva del cuerpo policial

Recomendadas

Historia
Historia Chipre recuerda los 50 años de invasión turca
Se cumple medio siglo del ataque, seguido por la división y ocupación de la isla a manos del ejército turco. La izquierda chipriota critica el estancamiento de las negociaciones de paz y la falta de interés de Bruselas.
Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.
Mediterráneo
Fauna marina Compartir playa con tortugas marinas
En los últimos años se ha observado un aumento significativo de la anidación de la tortuga marina, y se espera que esta tendencia continúe en el futuro