Filosofía
La “generación Q” y las sombras de la excelencia en la investigación

La cultura de las métricas de evaluación domina la carrera investigadora hasta límites insospechados. Las generaciones formadas en estas reglas de juego han normalizado el fin obsesivo de publicar en revistas de impacto. Pero las sombras de este sistema nos obligan a cambiar la evaluación científica
Publica o perece
Diseñado por Freepik
15 may 2024 08:00

Los nervios y las ilusiones contenidas suelen protagonizar los momentos largamente esperados. Recientemente defendí de manera exitosa, con nervios camuflados e ilusión manifiesta, mi tesis doctoral. No tengo ninguna duda de que mi tesis no cambiará el mundo, pero sí que puede que sea un detonante positivo en mi vida personal y profesional. El cambio deseado es el inicio de una carrera académica dedicada a la filosofía y la ética.

Los caminos profesionales de la academia son tortuosos. La precariedad, la cultura del sobretrabajo, los sueldos bajos a pesar de la alta cualificación, la crisis de salud mental (incluyendo principalmente el estrés, la ansiedad y el insomnio), las dificultades de conciliación (con sus respectivas inequidades de género), la realización de tareas profesionales no remuneradas, la excesiva servidumbre burocrática, el extendido fenómeno de la impostora o las inciertas perspectivas de futuro son algunos de los males que plagan las carreras académicas. El doctorado es una etapa en la que están presentes muchos de ellos, algunos incluso de forma acentuada.

En lo que sigue me gustaría reflexionar sobre otra característica distintiva de la academia actual: la omnipresencia de las métricas de evaluación de las revistas científicas. Para cualquiera que quiera hacer carrera académica, el doctorado supone una inmersión apresurada en la cultura de las métricas. Aunque el uso de indicadores de calidad es en muchos aspectos deseable e incluso inevitable, el abuso de las métricas de evaluación ha transformado la experiencia predoctoral y, en cierto modo, ha pervertido la naturaleza formativa del doctorado.

¿Cómo funcionan las métricas de las revistas científicas? Simplificando, el prestigio de las revistas científicas depende principalmente de su factor de impacto y de su posicionamiento relativo respecto al resto de revistas. Por un lado, el factor de impacto se mide de distintas maneras, pero generalmente indica la proporción normalizada de los artículos publicados por una revista y las citas recibidas durante un periodo concreto. Esta representación numérica da información bibliométrica bastante simple: cuanto más factor de impacto, mejor.

Por otro lado, el posicionamiento relativo de las revistas según su factor de impacto se divide en cuartiles. Es decir, las revistas que cumplen ciertas características como para ser indexadas en bases de datos científicas (como Scopus o Web of Science) son agrupadas en cuartiles. El primer cuartil (Q1) recoge a las revistas de mayor impacto, es decir, a las posicionadas en el primer 25%. A su vez, las revistas Q2 representan al segundo 25% mejor, las Q3 al tercero y las Q4 al cuarto. Estos cuartiles se actualizan cada año.

Como era de esperar, la aspiración mayoritaria del personal investigador es publicar en revistas Q1, o, en su defecto, en revistas Q2. Esta pretensión también la sostienen las personas que actualmente hacen su tesis doctoral. Tal cosa era impensable hace décadas. Como me recuerda mi director Francisco Lara Sánchez, a los de su generación —formados a principios de los ’90— se les recomendaba, curiosamente, que no publicasen nada hasta después de doctorarse. Los tiempos son tan diferentes que, ahora, en muchos de los programas de doctorado nacionales se requiere al menos una publicación indexada para poder depositar la tesis.

En resumidas cuentas, o se publica en revistas de prestigio, o se corre el riesgo de perecer en la carrera investigadora.

Estos cambios generacionales se deben, en parte, a la cultura de “publica o perece”. Publicar poco durante el doctorado o hacerlo solo en revistas de cuartil bajo disminuye las opciones postdoctorales. Sin publicaciones también es muy difícil sobrevivir profesionalmente hasta conseguir plaza fija. Y promocionar desde un puesto permanente es poco probable si no se cuentan con publicaciones bien indexadas. En resumidas cuentas, o se publica en revistas de prestigio, o se corre el riesgo de perecer en la carrera investigadora.

Educación
La filosofía en la Academia Todas somos impostoras
¿Por qué algunas nos sentimos impostoras haciendo filosofía? ¿Qué podemos hacer para sanarnos juntas?

Las métricas de la la Generación Q

Estas reglas del juego son las que han dominado los últimos años. Los que nos hemos formado al albur de estas reglas formamos parte de lo que podríamos denominar, si se me permite la expresión, la “generación Q”. La generación Q se ha formado en investigación sabiendo que publicar en revistas de altos cuartiles es una de las claves principales de la supervivencia académica. Esta generación, la que está acostumbrada a escuchar repetidamente la pregunta “¿cuántos Q1 tienes?”, ha internalizado prontamente el afán de posicionar los resultados de sus investigaciones en las revistas de los cuartiles de mayor impacto.

A diferencia de las generaciones anteriores, de las cuales muchas personas han tenido que adaptarse a los cambios en las reglas de juego modificando sus costumbres de publicación, a los integrantes de la generación Q nos han dejado claro desde el principio que las publicaciones bien indexadas son un mérito preferente para promocionar en la academia. Dentro de la colección dispar de méritos curriculares (docencia reglada, proyectos competitivos, charlas en eventos científicos, estancias en instituciones extranjeras, revisiones para revistas, divulgación, gestión, etc.) que puntúan para el avance en la carrera universitaria, las publicaciones se han erigido como el factor diferencial.

Hasta aquí, se ha explicado cómo lleva funcionado recientemente el sistema de evaluación científica. Quienes provengan de sectores profesionales no relacionados con la ciencia, puede que se pregunten ¿y qué tiene esto de malo? ¿El objetivo de hacer buena investigación no debería ser publicar en buenas revistas? ¿Al igual que el de los buenos escritores publicar en buenas editoriales? ¿O el del mundo del arte exhibir en los mejores museos? ¿O el del mundo del espectáculo actuar en los mejores teatros, cines y salas de conciertos? ¿O el de los deportistas profesionales competir en las mejores ligas y torneos?

A bote pronto, una primera respuesta al razonamiento anterior consiste en señalar que este sistema deja gente atrás injustamente. Obvio, publicar en revistas Q1 y Q2 no siempre es fácil. Alguna gente no lo consigue y otros lo hacen a duras penas. Pero esta respuesta no es especialmente satisfactoria. No todas las actrices pueden actuar en Broadway o Hollywood, ni tampoco todas las artistas pueden exponer en el MoMA o en el Guggenheim de Bilbao. Como en cualquier sector profesional competitivo, los méritos que dotan reputación no están distribuidos de manera equitativa. Es más, esta posible réplica debe tener en cuenta que el mérito también es una cuestión de justicia. Precisamente, publicar en revistas de alto impacto se valora tanto porque es difícil conseguirlo. Así, para los jóvenes investigadores, el hecho de publicar en revistas bien posicionadas supone, qué duda cabe, un empoderamiento. Al fin y al cabo, la universidad es una institución jerárquica con privilegios de antigüedad en la que obtener reputación gracias a la “investigación excelente” puede aliviar las diferencias de poder entre generaciones.

Vistos los problemas del anterior intento de respuesta, cabe preguntarse, de nuevo, ¿qué tiene de malo la omnipresencia de las métricas de evaluación de las revistas? ¿qué sombra proyecta la cultura de excelencia de las revistas de impacto? ¿qué secretos oscuros esconde este sistema? A continuación, voy a desarrollar brevemente cinco problemas de considerable envergadura. Aunque no puedo ofrecer un análisis exhaustivo, creo que estas cinco sombras —bien conocidas por el personal investigador— obligan a repensar la noción de excelencia científica y a reformar las evaluaciones de las carreras investigadoras.


El gran negocio y las desigualdades de la “batalla de los cuartiles”

En primer lugar, la mayoría de las revistas de mayor impacto pertenecen a editoriales privadas con ánimo de lucro. Estos consorcios editoriales (como Springer-Nature, Elsevier, Taylor & Francis, Wiley y otros de reputación más dudosa como Frontiers o MDPI) cobran cantidades enormes de dinero para que las publicaciones aparezcan en acceso abierto. Los investigadores pagan normalmente estos gastos a través de sus instituciones o de sus proyectos de investigación. A la postre, esto se traduce en un expolio multimillonario de dinero público por parte las editoriales comerciales, las cuales copan las rankings de impacto que favorecen los sistemas de evaluación.

La mayoría de las revistas de mayor impacto pertenecen a editoriales privadas con ánimo de lucro [...] A la postre, esto se traduce en un expolio multimillonario de dinero público.

En segundo lugar, la cultura del pública o perece tiene consecuencias dañinas para la ciencia. El intento desenfrenado de mejorar el currículo mediante la publicación en revistas indexadas ha incitado múltiples malas prácticas científicas. Se han incentivado perversamente dinámicas de investigación éticamente dudosas o directamente inaceptables, entre las que cabe destacar el plagio, el autoplagio, las publicaciones duplicadas, la falsificación, fabricación y omisión de datos, la autoría fantasma, la autoría honoraría, prácticas cuestionables de citación y revisiones fraudulentas. En particular, últimamente ha resonado con especial fuerza el escándalo de los miles de investigadores, un par de ellos españoles, que publicaban un artículo aproximadamente cada 5 días. Con lo oneroso que suele ser publicar, sospechar de estos “prolíficos investigadores” es inevitable.

En tercer lugar, el sistema actual promueve inequidades entre regiones del mundo, favoreciendo particularmente a los países anglosajones –especialmente a las universidades más famosas. Además de las diferencias de recursos, una de las causas de las inequidades globales se deben al privilegio del inglés. Desde hace décadas, el inglés se ha convertido en la lingua franca de la comunicación científica, una especie de nuevo latín para el mundo de la investigación, lo cual genera desventajas significativas a las personas no nativas. Estas desventajas a veces producen discriminación lingüística éticamente condenable, en la que se rechazan artículos originales y correctamente escritos por el estilo lingüístico de personas no nativas. La discriminación lingüística es especialmente sangrante en disciplinas de humanidades como la filosofía, lo que ha llegado a movilizar la declaración sobre los Principios de Barcelona para una Filosofía Globalmente Inclusiva.

En cuarto lugar, también se producen inequidades entre disciplinas, las cuales varían enormemente respecto a su factor de impacto. Las mejores revistas de filosofía tienen mucho menos impacto que las de psicología, y las de psicología mucho menos que las de medicina. Por esta y otras razones, las evaluaciones suelen dividirse en comisiones disciplinares. No obstante, hay otro problema: aunque casi todas las revistas de mayor impacto rechazan muchísimos artículos, las tasas de rechazo varían significativamente entre disciplinas. Un estudio reflejó que la tasa de aceptación en las revistas de filosofía más prestigiosas ronda el 10%, mientras que en las revistas de ciencias de la salud ronda el 50%. En otras palabras, dependiendo del área del conocimiento es más fácil o difícil publicar en las mejores revistas de la disciplina.

En quinto lugar, y no menos importante, el actual sistema tiene efectos negativos para el bienestar del personal investigador. En muchos casos, la presión por publicar alarga la jornada laboral hasta colonizar el tiempo familiar, de ocio, descanso y (auto)cuidados. A esto hay que sumarle lo que comentamos al inicio sobre los múltiples males de la carrera académica. Aunque cabe remarcar, de nuevo, los serios problemas de salud metal que la actual cultura de publica o perece está creando. La ansiedad, el estrés y la depresión amenazan la calidad de vida del personal investigador en todos sus niveles, estando estos factores más presentes en los estadios iniciales y puestos no permanentes, tal y como relatan algunos testimonios sobrecogedores.

Finalmente, puede que estemos cercanos al ocaso del “imperio de los Q1” en los sistemas de evaluación. Las iniciativas de la reforma de la evaluación científica como DORA o CoARA y los consecuentes cambios en los criterios de acreditación y de valoración de los sexenios de investigación por parte de la ANECA son buena muestra de ello. Ni que decir tiene que pasar de criterios de evaluación cuantitativos a criterios cualitativos (incluso con usos responsables de las métricas) no es ninguna panacea. Esta alternativa también es imperfecta: se corre el riesgo de que los sesgos y la subjetivad distorsionen las evaluaciones, dificulta las apelaciones y favorece las habilidades de marketing de quienes saben vender narrativamente la valía de sus investigaciones.

En cualquier escenario, es importante que los hábitos de publicación no se reduzcan a elegir las revistas como fines en sí mismos, sino como altavoces necesarios mediante los que maximizamos el público de nuestras mejores investigaciones. Se pertenezca a la generación Q u no, la carrera académica, no olvidemos, es personalmente privilegiada —constituyendo una vida dedica al saber— y colectivamente enriquecedora —gracias a la creación y transferencia de conocimiento. Así, en la persecución de este fin al servicio de la sociedad, es fundamental que la vida académica se dé en condiciones laborales dignas y que se antepongan la búsqueda del bien común a los intereses de las editoriales comerciales que dominan la batalla de los cuartiles, y sin perder nunca la innegociable aspiración de hacer investigación de calidad.





Sobre o blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas as entradas
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Investigación
Investigación Dez millóns a dedo en cinco anos: así pagaron Feijóo e Rueda a lealdade da prensa afín con diñeiro público
Desde ‘La Voz de Galicia’ até a canle de extrema dereita de Javier Negre, os últimos dous presidentes da Xunta de Galiza repartiron entre a prensa máis acrítica coa xestión dos seus gobernos polo menos 3.686 contratos sen concurso previo.
Investigación
Investigación Diez millones a dedo en cinco años: así pagaron Feijóo y Rueda la lealtad de la prensa afín con dinero público
Desde ‘La Voz de Galicia’ hasta el canal de extrema derecha de Javier Negre, los últimos dos presidentes de la Xunta de Galicia han repartido entre la prensa más acrítica con la gestión de sus gobiernos al menos 3.686 contratos sin concurso previo.
Investigación
Migracións Mulleres á fronte dende o sur global
Nace unha iniciativa de investigación, intervención e acción participativa na Galiza para potenciar o diálogo e intercambio de saberes entre as voces subalternizadas das mulleres do sur global.
Sobre o blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas as entradas
Especulación inmobiliaria
Especulación inmobiliaria El PSOE retira la Ley del Suelo ante la oposición de sus socios y del PP
La falta de acuerdo con el PP y el voto contrario de Sumar, Podemos, Junts y ERC lleva al gobierno a retirar una reforma que facilita los pelotazos urbanísticos, según las críticas de sus aliados parlamentarios.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda Instituciones, fondos buitre e inmobiliarias se dan cita en Madrid en plena crisis de vivienda
Decenas de organizaciones sociales suman sus fuerzas contra la feria inmobiliaria SIMA, un evento que reúne desde el martes a fondos de inversión e instituciones públicas para promocionar el uso de la vivienda como activo financiero.
Palestina
El 28 de mayo España, Irlanda y Noruega anuncian el reconocimiento oficial de Palestina como Estado
El 28 de mayo, Palestina será oficialmente un Estado para España, Noruega e Irlanda. Los tres países han anunciado esa fecha como la del reconocimiento oficial de Palestina como Estado.

Últimas

Genocidio
Genocidio Israel llama a consultas a sus embajadores en España y en los países que reconocerán el Estado palestino
El primer ministro noruego, Jonas Gahr Støre, ha justificado su decisión declarando que “no puede haber paz en Oriente Medio sin que Israel y Palestina tengan su propio Estado, es la única solución real al conflicto”.
Análisis
Análisis Ventajas e inconvenientes de coger la motosierra
Hagamos un ejercicio de imaginación y cojamos esa motosierra y veamos lo que pasa con la economía.
Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda Una demanda colectiva contra CaixaBank intenta anular 16 cláusulas abusivas en contratos de alquiler
El Sindicat de Llogaters lleva a la justicia a esta entidad financiera, a la que acusa de abusos sistemáticos en pisos de protección oficial levantados con subvenciones públicas por la Obra Social de la Caixa.
Recortes
Educación Huelga educativa contra los recortes, el distrito único y el retroceso del valenciano
La Plataforma en defensa de la enseñanza pública, que agrupa a los principales sindicatos de docentes y tejido educativo, desarrolla hoy la primera huelga de la era PP-Vox.
Fake news
Investigación Así se financia la desinformación en Murcia: ‘OkDiario’ y ‘EsDiario’, los favoritos de López Miras
El Gobierno murciano ha repartido más de 240.000 euros a medios de desinformación en los dos últimos años. De ellos, Eduardo Inda se ha embolsado casi la mitad y EsDiario 54.355 euros.
Más noticias
Cine
Obituario Roger Corman, rey de la serie B, administrador de la cultura ‘freak’ (y sus sesgos)
El autor de ‘El péndulo de la muerte’ dirigió un buen número de películas reivindicables y produjo algunas joyas peculiares dentro de sus pequeños imperios del cine ‘low cost’.
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. La prioridad no será de facto: los provinciales solo tendrán prioridad si tienen un convenio autonómico superior o un acuerdo interprofesional previo.
Salud
PRECARIEDAD ALIMENTARIA El Gobierno Vasco adjudica medio millón a una empresa sancionada por servir alimentos en mal estado
La empresa sevillana Plataforma Fermar acumula cinco multas por ofrecer comida en mal estado en residencias para mayores y en centros para menores de edad en Madrid, ha recibido tres millones del Gobierno Vasco para las cárceles.
Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.

Recomendadas

Cine
Cine y vivienda ¿Dónde están los desahucios en las películas españolas?
Con excepciones señaladas como ‘En los márgenes’ o ‘Antidisturbios’, el conflicto de la vivienda sigue ausente de las ficciones que aspiran a retratar nuestro presente.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.