Ecología
Contra la prisa autoritaria

Ante amenazas como la del cambio climático hay quienes se sienten tentados por soluciones autoritarias. Pero lo cierto es que la supresión de la democracia, sumada a la urgencia, ha sido, una y otra vez, la receta para el desastre.
Escritor y periodista
11 jun 2024 08:12

Hay catástrofes deliberadas, también hay catástrofes que acontecen sin más, sin mano que las provoque, y catástrofes, quizá las más estremecedoras, que parten de las mejores intenciones.

De entre los desastres bienintencionados hay un ejemplo célebre por la dimensión y a la vez sencillez de su tragedia. Me refiero a la guerra que Mao Zedong declaró a los gorriones, en el marco del Gran Salto Adelante en 1958. Estos pajaritos, como es bien sabido, sienten especial predilección por el grano, lo que hacía perder a la nación ingentes cantidades de alimento y, según el razonamiento de las autoridades chinas, impedía acabar con el hambre en el país. Decidido a resolver el mal de las hambrunas, Mao movilizó a la población para terminar con la plaga. La coordinación fue tal que en apenas unos meses los gorriones prácticamente desaparecieron del paisaje chino.

Y el castigo consiguiente fue, si se quiere, de dimensiones bíblicas. Pues resulta que los gorriones no solo se alimentan de grano sino también de insectos y que su presencia en el ecosistema resultaba esencial para contener las plagas. La matanza de los gorriones, sumada a otros desvaríos de la planificación económica, se nombra como la principal causa de la Gran Hambruna China que entre 1959 y 1961 se llevó entre 35 y 50 millones de vidas humanas (Judith Shapiro, Mao's War Against Nature, Cambridge University Press, 2001, pp. 86-93).

Pero antes de desechar esta historia como el vestigio de una dictadura delirante, conviene recordar que este evento, lejos de ser una excepción, resulta típico del siglo XX, el cual nos deja un impresionante catálogo de proyectos megalómanos llamados a acabar con todo tipo de males cuyo saldo fue catastrófico. Y estos desastres no se los puede achacar ni al capitalismo ni al socialismo, como señala el antropólogo James C. Scott en su obra seminal Lo que ve el Estado, sino a un conjunto de condiciones que se dieron y se pueden dar en sociedades muy diferentes (James C. Scott, Seeing Like a State, Yale University Press, 1998, pp. 88-89).

Las catástrofes bienintencionadas comparten, según Scott, la aspiración al control administrativo de la sociedad y la naturaleza, respaldándose en la ciencia y la tecnología. Lo que las mueve es la creencia en el progreso. Pero aunque estas condiciones se dan en prácticamente todas las sociedades actuales, lo que marca la diferencia en estos casos es que, además, el Estado dispone de un gran poder para forzar el orden deseado sobre una sociedad incapaz de oponer resistencia. Y esto, principalmente, ocurre durante situaciones excepcionales como guerras, revoluciones o grandes amenazas.

En pie de guerra

Aunque poco a poco ha acabado calando la necesidad de actuar contra el calentamiento global vemos que las medidas tomadas por los gobiernos a menudo resultan impopulares e incluso chocan con una resuelta oposición social. Un ejemplo reciente es el de los agricultores y ganaderos que, gracias a sus tractoradas y al poder de su lobby, han conseguido que la Comisión Europea recule en el Pacto Verde y, entre otras concesiones, abandone el objetivo de reducir el uso de pesticidas y fertilizantes. Piense asimismo en el escarnio con el que se recibe cualquier llamada a reducir el consumo de productos animales, como sufrió Alberto Garzón en su época de ministro. Pero también en la protesta de quienes ven sus entornos, largamente abandonados por la administración, convertirse ahora en un monocultivo de aerogeneradores que deben producir energía renovable para que otros en las ciudades disfruten de sus coches eléctricos. Por no olvidar, por supuesto, la reticencia o, más bien, sabotaje desde las grandes empresas que se aferran a sus modelos de negocio, sin importarles el coste colectivo de sus beneficios privados.

Esto ha llevado a voces autorizadas a concluir que dada la urgencia de la crisis climática los procesos democráticos deberían suspenderse y, simplemente, hacer lo que hay que hacer. Pues si esperamos a alcanzar consensos será demasiado tarde y dado que la amenaza es existencial debemos tratarla como tal, sin titubeos.

Una de estas voces fue la del ya fallecido James Lovelock, el legendario científico y activista climático que popularizó la hipótesis de Gaia, según la cual la tierra se entiende como un sistema autorregulatorio de frágiles equilibrios. En una entrevista Lovelock afirmaba: ''incluso en las mejores democracias se está de acuerdo que cuando la guerra se aproxima, la democracia hay que suspenderla por un tiempo. Tengo el sentimiento de que el cambio climático es un problema tan grave como una guerra. Habría que suspender la democracia por un tiempo.”

Qué es precisamente lo que salvamos, cuando para salvarnos sacrificamos las libertades.

Asimismo, en un análisis para Foreign Policy, Cameron Abadi afirma que la democracia, en su forma actual, más que la solución seguramente sea parte del problema. Aun sin respaldar la tesis autoritaria de Lovelock, Abadi enumera algunas de las razones por las que la toma de decisiones democrática nos está impidiendo acometer seriamente la transición climática. La democracia, explica Abadi, funciona por compromisos mientras que el cambio climático es el tipo de cuestión que no admite compromisos. Además, la contienda democrática se decide mediante elecciones, las cuales tratan de problemas a corto plazo sobre los que los políticos deben rendir cuentas en apenas unos pocos años, invitando a la comprensión y participación ciudadana. El cambio climático, en cambio, ''ocurre en grandes periodos de tiempo, se extiende más allá de todas las divisiones políticas, es irreversible y muy urgente, además de extremadamente difícil de comprender en todo su alcance''.

Y quizá el mejor argumento contra la democracia es que mientras los países occidentales se enzarzan en luchas internas sobre cómo hacer frente al cambio climático y sobre quién debe pagar sus costes, China se ha convertido en el líder indiscutible en la transición a las energías renovables, acogiendo ya la mitad de la capacidad mundial para generar energía solar y eólica. Un país, como también se demostró durante la pandemia de coronavirus, donde siempre se puede hacer lo que hay que hacer.

Déspotas ilustrados

El mundo que nos deja el calentamiento global es un mundo cada vez más impredecible. Nadie sabe con exactitud cómo se manifestarán los desequilibrios infligidos en el sistema terrestre pero los escenarios que manejan los expertos, detallados en los informes del IPCC, son, como poco, alarmantes y, más bien, descorazonadores. Mientras las emisiones de carbono siguen creciendo –desde los Acuerdos de París hasta 2030 se estima que un 9%–, la amenaza de los puntos de inflexión climáticos se vuelve más y más real. Puntos de inflexión, o tipping points, se llaman aquellos procesos irreversibles desencadenados por la subida de las temperaturas. Algunos ejemplos son el deshielo del Ártico con la consecuente subida del nivel del mar, el deshielo del permafrost en Siberia liberando enormes cantidades de carbono, la muerte del Amazonas o el colapso de la corriente Atlántica que regula las temperaturas de Europa. Nuestra imaginación apenas alcanza a adivinar las consecuencias sociales y económicas que estos procesos tendrían.

Cuando un joven le preguntó al primer ministro británico Harold Macmillan que cuál es el mayor desafío para un dirigente él dijo aquello de ''events, dear boy, events''. Y esta máxima quizá nunca haya sido tan actual como en el incierto mundo en el que nos adentramos, donde los eventos naturales y sociales se suceden sin respiro. Pero este estado de excepción permanente, como analizó Giorgio Agamben, trae consigo el incremento del poder ejecutivo, es decir, la gobernanza por decreto y por actores como las grandes plataformas tecnológicas que eluden el control democrático, a lo que se le une una creciente vigilancia y pérdida de la privacidad. La excepción fomenta la hipertrofia de un poder decisionista –en forma de gobernantes, policía, jueces o plataformas– que tiende a perpetuarse de facto e integrarse en el imaginario, pues siempre hay nuevos eventos que la justifiquen. Este es el nuevo autoritarismo al que muchos se someten de buena gana.

Pero ante el deseo de que un mundo incierto se gobierne con mano dura debemos hacernos la pregunta de qué es precisamente lo que salvamos, cuando para salvarnos sacrificamos las libertades.

Pues mediante un experimento mental podemos imaginar que el cambio climático se contiene, la economía prospera y otros resultados deseables se obtienen mediante gobiernos en manos de déspotas ilustrados que emplean las sofisticadas herramientas de vigilancia y control disponibles con las mejores intenciones. Inspirándose, por ejemplo, por el economismo autoritario chino. Canjear libertad por seguridad y comodidad material. Una idea que para muchos no sonará descabellada pues según una encuesta reciente 1 de cada 4 jóvenes preferiría vivir en un país autoritario a cambio de mayor bienestar y posibilidades económicas.

Pero estos jóvenes posiblemente no saben que entonces se encontrarían en una sociedad vaciada de vitalidad y nervio, quizá ideal según los marcadores, pero muerta en vida. Porque la seguridad, la sostenibilidad, la bonanza económica o cualquier otra propiedad deseable en una sociedad jamás deben ser fines en sí, sino los principios a partir de los cuales cada uno pueda formular sus propios objetivos. Sin libertad para disfrutarlas, ninguna de esas propiedades tiene sentido. Y la crisis climática, al igual que la desigualdad económica, no es un problema que simplemente se pueda resolver con ajustes técnicos. Hablamos de un problema político y es como tal que debe tratarse.

Y ahora qué

Quizá sorprenda leer que, según el Eurobarómetro más reciente, el 93% de los ciudadanos europeos cree que el cambio climático es un problema serio mientras que el 88% quiere que la Unión Europea alcance la neutralidad climática en 2050. En España esas cifras alcanzan el 95% y 92% respectivamente. La preocupación y la demanda de medidas es, según estos datos, prácticamente unánime. Y entonces, ¿por qué país por país avanzan los partidos negacionistas y los gobiernos moderan sus objetivos ante la cólera popular? ¿No son estas mayorías lo suficientemente sólidas como para mandar hacer lo que hay que hacer? ¿Qué es lo que falla para que una voluntad tan manifiesta no se traduzca en acciones claras?

La respuesta es tan breve como compleja y basta con señalar esa brecha que siempre se abre desde la constatación de un problema hasta solución. Pues incluso cuando tanta gente coincide en preocuparse por una misma realidad, las interpretaciones de ésta y las propuestas para afrontarla variarán radicalmente y, más aún, tratándose de una cuestión que pone en tela de juicio nuestra producción, consumo, modo de vida y, por así decirlo, nuestra propia existencia. Por no olvidarnos de que los más ricos y poderosos, las grandes petroleras y empresas fósiles, nombres como Shell, Gazprom o Saudi Aramco, hacen todo lo posible para que nada cambie, saboteando con todo el poder a su alcance las regulaciones climáticas.

Y el conflicto que todo esto crea, evidentemente, no es un enfrentamiento entre quienes creen en la urgencia del problema y quienes no. Es un conflicto de poder, un conflicto político.

Es por ello que ante grandes desafíos como la crisis climática, la política debe servir para canalizar una confrontación de modelos y visiones, donde los intereses en juego y las relaciones de poder se muestren a la luz y se delibere abiertamente sobre las prioridades a seguir y los sacrificios a realizar. Porque, aunque no haya ningún escenario que contente a todos, sí que hay escenarios más deseables que otros para la mayoría. Y para definir un destino común hace falta democracia.

Ahora bien, democracia es una de esas palabras que adolecen de un hinchamiento tal de su significado que de tanto decirlas acaban por apenas significar algo. El discurso político está plagado de este tipo de palabras –libertad, patria, justicia– y es conveniente usarlas con cuidado porque a menudo pueden hacer a uno sonar inteligible cuando en realidad no se está diciendo nada.

La idea que une a los totalitarismos es la omnipotencia humana. En cambio, la buena gobernanza se define no solo por lo que puede sino también por lo que no.

Democracia, por ejemplo, no debe confundirse con votar. En octubre de 2023 el Gobierno de Polonia preguntó en referéndum a sus ciudadanos si apoyan acoger a inmigrantes africanos y de Oriente Medio, tal como le demanda la Unión Europea. Aunque la consulta no alcanzó la participación suficiente para ser vinculante, con un 97% de votos negativos el resultado fue apabullantemente claro. El pueblo ha hablado, dirán sus impulsores. Pero con la justicia y los medios de comunicación al servicio del Gobierno, no se puede afirmar que se dieran las condiciones necesarias para validar la votación. Además, ¿puede algo así acaso decidirse en un referéndum? ¿Pueden los derechos votarse o primero tiene que haber derechos para después poder decidir? Los referéndums, en ocasiones, no son más que un medio capcioso que emplean los Gobiernos para ganar legitimación o avanzar sus intereses.

Lo que también en ocasiones puede darnos la impresión de vigor democrático pero en realidad no ser más que un estéril postureo es la exageración de la idea de que lo personal es político. Mirando a nuestro alrededor podemos llevarnos la impresión de vivir en una sociedad muy politizada: protestas y debates por doquier, una sucesión sin fin de controversias y escándalos, banderas arcoíris ondeando en las fachadas de los edificios oficiales, incluso grandes empresas y estudios de cine arrogándose las luchas antirracista y ecológica. Pero todo esto responde más bien a lo que el historiador Anton Jäger ha llamado hiperpolítica: ''Una forma de politización sin consecuencias políticas''. Pues aunque se le dé el barniz de la lucha a toda clase de cuestiones, el mundo, mientras tanto, sigue su curso habitual, apenas inmutado por toda esa indignación y gestos discursivos.

La hiperpolítica es un ejercicio simbólico, accesible para todos, de satisfacción rápida y seguro. Y sobre todo, individual. Jäger nos recuerda que aunque hoy todo se politice, en realidad, la afiliación a sindicatos, partidos y la lucha organizada no han parado de decaer en las últimas décadas. Es decir, que sin el músculo de una organización capaz de forzar transformaciones, tan solo nos queda gastar las energías en controversias mediáticas, candidaturas personalistas, activismo consumista y arreglos cosméticos tan efímeros como inofensivos.

Cruzar las líneas

La coyuntura de la crisis climática presenta una serie de profundas contradicciones, de intereses y objetivos enfrentados que deben abordarse con claridad para entender que esto no puede ser indoloro y que por acción o inacción se están tomando decisiones de calado. Mientras tanto, la política actual, irónicamente, aun tan polarizada como se nos presenta, apenas manifiesta estos conflictos.

La clave de esto nos la puede dar Simone Weil y su crítica a la dinámica del 'a favor' y 'en contra', que encontramos en su ensayo Notas sobre la supresión general de los partidos políticos, de 1943: ''Casi en todas partes la operación de tomar partido, de tomar posición a favor o en contra, ha sustituido a la obligación de pensar. Se trata de una lepra que se ha originado a partir de los medios políticos y se ha extendido, a través de todo el país, a la casi totalidad del pensamiento.''

Para Weil los partidos políticos son ''máquinas de fabricar pasiones colectivas'' que hacen el trabajo de pensar por nosotros y cuya aspiración no es el bien ni la justicia sino su propio éxito y supervivencia. Y esto quizá sea especialmente cierto ahora que los partidos, vaciados de militantes y democracia interna, son poco más que asociaciones profesionalizadas cuyo éxito depende de la habilidad de sus spin doctors para leer la actualidad y perfilarse a través de los medios.

Qué verdadero resulta en cambio cuando por compartir un destino común personas que en las elecciones estarían enfrentadas de pronto se ven como compañeras obligadas a pensar y actuar de común acuerdo.

Es por ello que para recuperar el potencial de la democracia hay que cruzar las líneas espurias que tienden los partidos políticos y aprender a asociarse y disociarse una y otra vez, saber crear alianzas estratégicas en un punto mientras que las mismas personas sean capaces de oponerse en otros. Sin una fluidez que desborde la dinámica del 'a favor' y 'en contra' que denunció Weil, no será posible llevar los conflictos reales al centro de la política y abordar los dilemas que apremian a la sociedad. El debate sobre qué hacer respecto a la crisis climática es al final y al cabo el debate sobre en qué sociedad queremos vivir.

Asambleas ciudadanas por el clima como las que se han organizado en España, Francia y Reino Unido son experimentos bienvenidos aunque totalmente ineficaces sin una participación amplia y una buena cobertura mediática.

No hay democracia sin gorriones

Una vez que las autoridades chinas aceptaron en 1961 que las plagas de langostas que asolaban los cultivos eran consecuencia de la campaña contra los gorriones, Mao mandó frenar en seco la matanza e iniciar programas para reintroducir la especie. Pero ya era tarde y la población de gorriones nunca llegaría a recuperarse del todo. La hambruna más feroz jamás vista todavía se cobraría millones de vidas humanas.

Hoy en día los gorriones son una especie protegida en China, estando prohibido matarlos o venderlos. Inicialmente condenados a muerte estos pájaros acabaron siendo rehabilitados a toda prisa para disfrutar ahora de una posición privilegiada según la ley. Un giro drástico y por razones terribles pero que ilustra cómo, incluso los más poderosos, no pueden moldear el mundo a su antojo sino que deben rendirse ante poderes incontrolables.

Los gorriones doblegaron a Mao. Al igual que en la actualidad buscamos vivir con el entorno después de que vivir contra él nos haya acercado al colapso. Nos hemos acostumbrado a ver el mundo como un conjunto de objetos pasivos cuando en realidad este está lleno de agencias propias. Pequeños desajustes pueden desencadenar procesos inabarcables. Y en cada lugar donde se arruinan las condiciones materiales que permiten la subsistencia se revela que la supervivencia humana no se debe únicamente a su ingenio sino, principalmente, a la comunión con el mundo.

Porque este mundo no es algo que podamos señalar como un paisaje, sino una enrevesada complejidad de dependencias y antagonismos. Así incluso se nos muestra en ocasiones como externo y descontrolado aquello que nosotros mismos hemos creado, sea la inteligencia artificial o un buque a la deriva. Es por ello que el afán de control no crea un mundo más seguro sino que acaso hace multiplicarse las fuerzas dispares en él. Nunca todo ha estado tan monitorizado y vigilado como ahora y sin embargo en todos los terrenos reina la incertidumbre.

Estas dependencias nos muestran que no todo es solucionable y perfeccionable, pues la realidad solo es moldeable hasta cierto punto y la creencia en lo contrario es lo que, según historias no tan lejanas, condujo una y otra vez al desastre. La idea que une a los totalitarismos ''es la omnipotencia humana [...], la creencia de que todo está permitido se basa en la firme convicción de que todo es posible'' escribió Hannah Arendt en Los orígenes del totalitarismo, un aviso siempre actual para recordar que la buena gobernanza se define no solo por lo que puede sino también por lo que no. Habitar el conflicto requiere asumir la impotencia de las comunidades políticas. No habrá jamás soluciones ideales, por mucho que ufanos multimillonarios las prediquen, y estamos condenados a operar en un mundo que no elegimos.

La crisis climática pone de manifiesto la condición existencial a la que todas las criaturas siempre han estado sometidas. Quizá décadas de progreso y bonanza nos hizo olvidarlo, pero he aquí esta certitud de nuevo, somos criaturas vulnerables e impotentes. El error es hacer de esta condición un estado de excepción que justifique suspender libertades, sacrificando el presente para tratar de conquistar un futuro incierto. Porque el desastre no es algo que aceche desde el futuro. El conflicto y el peligro están aquí y, parafraseando a Walter Benjamin, podemos decir que lo realmente catastrófico es que todo siga igual.

Arquivado en: Filosofía Ecología
Sobre o blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas as entradas
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Filosofía
FILOSOFIA Nuevas formas de republicanismo
¿Es posible una nueva concepción de lo común, de la cooperación, de la solidaridad, fraternidad y sororidad?
Neoliberalismo
Neoliberalismo Mark Fisher: el deseo de encontrar una alternativa
El capital pone en marcha una estructura de represión sin precedentes, absoluta, que somete al trabajador desde todos los flancos
Filosofía
Adelanto editorial La zona de interés y el comunismo por venir
El comunismo por venir tiene corazón de mujer negra y sangre de conejo. Nada de lo otro le es ajeno.
Sobre o blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas as entradas
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Violencia policial
Racismo Dos policías locales de Madrid, a juicio por agresión racista
Los agentes golpearon al único menor racializado que saltó la verja del recinto ferial de la Vaguada el pasado 13 de octubre.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Series
Series Los Chochos voladores vienen por ti
Ha vuelto ‘We are Lady Parts’, alhamdulillah, pero igual no te gusta lo que tienen que decir. ¡Un, dos, tres, cuatro!

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
Infancia
Infancia sin toros Duras críticas al palco infantil en la feria taurina de Badajoz
La Fundación Franz Weber califica de preocupante y aberrante la propuesta empresarial de habilitar un espacio para la infancia en la plaza de toros.
Ayuntamiento de Madrid
Campamentos de verano en Madrid Sin campamento urbano a menos de una semana del fin del cole
250 familias de Puente de Vallecas se enteran en el último momento de que la primera semana después del fin de curso escolar no habrá campamento infantil urbano por un retraso en la licitación del servicio.
Alquiler
Alquiler La subida del alquiler en la Comunidad Madrid es más del triple de la media nacional
Mientras que la subida de los alquileres ha sido del 4% de media desde mayo del año pasado, los precios en la Comunidad de Madrid han escalado un 14,2%.
Más noticias
Minería
Minería en Galicia La Xunta oculta desde enero la solicitud de un nuevo megaproyecto minero en Touro
Cobre San Rafael solicita además que sea considerado Proyecto Industrial Estratégico, según indican más de un ciento de colectivos en un comunicado conjunto, para “facilitar su tramitación exprés e impedir la participación pública”.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Recomendadas

Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.