Euskal Herria
La sociedad vasca lanza un ultimátum: basta de cuidados privatizados y familiaristas

El Movimiento Feminista solicita a los gobiernos vasco y navarro la apertura urgente de una mesa intersectorial para abordar la crisis de los cuidados tras el éxito de una jornada de huelga feminista general “histórica”.
greba 30 azaroa
La manifestación a su llegada al Ayuntamiento de Bilbao. Foto de JM de Pablos

¿Y si la patronal son las instituciones, además de los empresarios? ¿Y si la patronal es el propio Gobierno vasco y navarro? Y las diputaciones y los ayuntamientos. ¿Y si la patronal también son los partidos políticos? La respuesta afirmativa a estas preguntas plantea otra aún más compleja: ¿cómo se puede cambiar todo? El Movimiento Feminista Autónomo de Euskal Herria concluyó hace casi un año que la huelga general es la herramienta adecuada para iniciar una transformación social, económica y política. El pasado 8 de marzo, anunciaron que este otoño celebrarían la primera huelga feminista general para reivindicar el derecho colectivo a ser cuidados, para defender un sistema público, e incluso comunitario, y para decir, alto y claro, que la frase “pongamos la vida en el centro” no es solo una expresión. Instaron a la mayoría sindical vasca a despejar sus agendas durante el mes de noviembre para comprometerse a sacar adelante una huelga que hoy, tanto las portavoces sindicales como del movimiento, han calificado de “histórica”. Y la elevada participación en las calles, a través de piquetes, acciones y manifestaciones, la han convertido en un éxito. 

Donostiarra Huelga Feminista

El movimiento feminista ha concluido con una petición: “Nos dirigimos claramente a los gobiernos vascos para exigir la creación de una mesa intersectorial para abordar con urgencia la crisis de los cuidados”. Dicen basta a un modelo privatizado y familiarista, promovido por un “sistema capitalista, patriarcal y colonial”. 

La jornada se ha dividido en tres bloques: los piquetes informativos de la mañana —dos detenidas en la fábrica Michelin (Gasteiz), 21 identificaciones en varios puntos del territorio—, las acciones simbólicas del mediodía —cinco arrestadas tras encadenarse en la puerta de la Diputación de Gipuzkoa— y las multitudinarias manifestaciones de la tarde, que han llenado las calles en las cuatro capitales de Hego Euskal Herria y más de una decena de municipios. A pesar de la lluvia, intensa e incesante durante toda la jornada. La de Bilbao ha sido emotiva —con bertsos, discursos con una fuerte carga política y canciones en vivo— y concurrida —cuando la cabecera llegaba a la plaza Circular, la cola se encontraba casi al final de Gran Vía—.

En noviembre, más de 1.500 comités de empresa se adhirieron a la convocatoria. Una cifra que empató con la huelga general que convocó el movimiento pensionista en enero de 2020. Los nervios del largo proceso para organizar la huelga posiblemente terminaron cuando buena parte de la industria votó a favor —el comercio ha sido el sector más reacio a cerrar, junto con los establecimientos hosteleros—. ELA, LAB, ESK, Steilas, EHNE, Etxalde y CGT —además de contar con el apoyo de CNT— han dado cobertura legal a esta movilización capitaneada por el potente movimiento feminista autónomo de Euskal Herria. 

Los datos del Gobierno vasco sobre los servicios públicos sitúan el seguimiento en un 40% en el maltrecho sector de la educación, que en octubre fue convocado a tres jornadas de paros y, en diciembre, a otros tres. En Sanidad, apenas ha llegado al 6%, con unos servicios mínimos altos —nadie del turno de noche pudo hacer huelga— y excesivos incluso para los guardas forestales —del 50%—. A pesar de ello, el paro ha tenido un impacto muy reseñable en los centros escolares y el transporte público —hasta un 43% de seguimiento en el tranvía de Gasteiz, por ejemplo— y notable en la radio televisión pública vasca, que solo ha emitido informativos y no ha grabado un solo programa. En el sector privado, no ha habido diario impreso de Gara y Berria. Otros muchos medios, como El Salto, Pikara. Argia y Hamaika, secundaron la huelga la víspera o se comprometieron a dar cobertura en exclusiva a la jornada de movilizaciones.

greba diputacion 3
Cuando las mujeres detenidas han salido escoltadas por la Ertzaintza, decenas de personas han acudido a darles su apoyo, lo que ha desencadenado en forcejeos con la Ertzaintza. Javi Julio

La huelga ha sido mixta. Los hombres se han acomodado en los piquetes y manifestaciones lideradas por las mujeres: “La apoyo completamente porque es absolutamente necesario reivindicar el derecho colectivo a ser cuidados y luchar contra el deterioro del sistema público”, enfatizaba Txapi Asla en el piquete informativo que ha bloqueado el tráfico en la entrada de Bilbao por la calle Juan de Garay. Asla es cocinero y trabaja en un comedor escolar de un instituto. Está subcontratado y trabaja en un sector “feminizado, muy precarizado y privatizado”.

Huelga EH 2023

Y la movilización ha dado un papel relevante a las trabajadoras del hogar y de los cuidados, socializando su situación en las acciones del mediodía. En la Oficina de Extranjería, Mardenia Castrillón portaba el brazalete naranja, indicativo de que ella ni siquiera tiene derecho a huelga: “Hoy no puedo hacer huelga porque estoy lesionada. Me lesioné en la columna tras trabajar once años cuidando a ancianos en una residencia. Los médicos dicen que lo mío no da para una discapacidad, que solo me corresponde un 8%, así que nada, que mientras pueda caminar, que tire adelante. Pero este dolor no se quita y no puedo trabajar. Vivo de la caridad”, explica Mardenia Castrillón, trabajadora de los cuidados racializada. 

Maryuris Piñero también lleva el brazalete naranja. Ahora trabaja cuatro horas en una casa de Leioa, “todo bien”, dice, pero durante una larga temporada estuvo de interna. “Es la esclavitud del siglo XXI. Trabajaba todas las horas de todos los días excepto las tardes del domingo, que era cuando podía ir al médico o tener libre. Solo dormía cuatro horas y me tenía que levantar a las 6 de la mañana”. “La injusticia es enorme para nosotras, por eso es necesaria la huelga de hoy”, añadía. 

Nerea Lalinde, chófer de Bizkaibus, resume la reivindicación hablando de todo un poco, porque de eso se trata: “Tenemos que decir basta a la precariedad de los sectores feminizados, de que las trabajadoras del hogar no tengan una jubilación digna ni casi derecho a paro, y tenemos que salir hoy porque necesitamos cuidados paliativos dignos. ¡Yo qué sé! Necesitamos mucho más. Es tan indignante que tengamos que luchar por estas cosas”.

El Departamento de Sanidad del Gobierno vasco informó la semana pasada de que iba a reducir, aún más, los horarios de atención de los centros de atención primaria durante el puente de diciembre y las Navidades. Días antes se jactaba de que las listas de espera para intervenciones quirúrgicas se habían acortado a 61 días, pero escondía que la espera para un especialista se ha doblado en solo un año: de 39.034 pacientes esperando a 69.532 en un año, informaba Gara. Osakidetza acumula huelgas y manifestaciones, como las residencias y el sector de los cuidados en general —centros de menores, por ejemplo—. El PNV acumula pérdida de votos, aunque se transfieren al PSE, partido con el que cogobierna. 

La huelga también ha sido un pulso político a una gestión neoliberal de las arcas públicas —EH Bildu, Elkarrekin Podemos y Sumar Mugimendua se han adherido a ella—. Los parlamentarios de las izquierdas han acudido hoy solo a debatir las leyes de Salud y Patrimonio. Se han sumado a las movilizaciones casi todos los consistorios de Gipuzkoa, tanto el personal contratado como el subcontratado en Irura, Anoeta, Mutriku, Aretxableta, Azpeitia, Oañti, Arraste, Orio, Tolosa, Beasain, entre otros. Ha hecho mella en las comarcas vizcaínas de Busturialdea, Gernika, Durangaldea y Arratia, con polideportivos, centros culturales y oficinas de turismo cerradas, así como incidencia en Barakaldo y Galdakao. La huelga ha dibujado un mapa político, donde el PSE se ubica en el patriarcado. 

“Ante la falta de propuestas políticas”, por parte de los gobernantes, “hemos conformado un Acuerdo social entre las integrantes del movimiento feminista, agentes sociales y sindicatos que nos hemos unido en este proceso”, indica el movimiento feminista. “Pedimos voluntad política urgentemente, no ignoréis nuestras peticiones. Hoy ha sido un hito, pero no es el final. Queda un largo camino y estamos seguras de que habrá muchos hitos como este. Saldremos fuertes de la movilización de hoy y seguiremos movilizándonos, tejiendo redes y asentando bases solidas”, añaden. Hoy ha sido un día histórico y el principio de la segunda etapa de este proceso que se inició en la pandemia, cuando el sistema mostró sus costuras y los cuidados públicos se demostraron ineficientes e insuficientes. 

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Euskal Herria
Euskal Herria La huelga general feminista afianza sus redes y se prepara para profundizar en el Acuerdo Social
“Ayer no acabó nada, ahora nos toca mantener encendidos los fuegos creados en diferentes barrios y pueblos para seguir trabajando por el derecho colectivo al cuidado”, han recalcado en Gasteiz.
Tribuna
Huelga general feminista De camino a la huelga general feminista del 30N
Esta huelga permite plantear una estrategia de confrontación que se sale del marco de negociación con el Estado e ir más allá de apelar al régimen PNV-PSE para que redirija sus políticas contra el desmantelamiento del sistema de cuidados
Ley de Amnistía
Huelga contra la Amnistía Es ilegal convocar una huelga contra la investidura
El Tribunal Constitucional dijo hace años que la huelga política solo es legítima si hay intereses laborales de por medio. La huelga convocada por el sindicato de Vox parece ignorarlo
jm.rivade
2/12/2023 8:40

Pues yo voy a poner el contrapunto.
En los medios no se ve, y en las reuniones y asambleas nadie quere decirlo, pero es el elefante en medio de la habitación: ha habido bastante gente que comulga 100% con las reinvindicaciones de la huelga y con el movimiento feminista que o se ha sentido bastante incómoda con la huelga, o directamente no la ha secundado. ¿Por qué? Fundamentalmente por dos razones. La primera, que no han visto que se haya seguido el itinerario necesario para llegar a una huelga general, sino que se han hecho las cosas al revés: alguien, en las altas esferas del feminismo ha decidido que había que hacer una huelga general, y después se ha buscado un motivo para hacerla. PAra llegar a la huelga, primero hay que agotar otros caminos, y cuando la imposibilidad de avanzar por esos otros caminos es evidente, entonces se hace una huelga.
Y el segundo motivo, secundario y solamente en sitios donde se ha dado el fenómeno, los métodos agresivos (muy masculino-machitos, y, de hecho, a menudo protagonizados por hombres) y fuera de lugar (interrupción del trabajo de compañeras a base de petardos, botes de humo, sirenas y similares, en los dias previos a la huelga, para llamar a la misma) han tenido un efecto contraproducente, generando rechazo y apartamiento de la huelga, y han dañado la imagen del movimiento feminista.
Creo que el movimiento feminista debería hacer una profunda reflexión en torno a los mecanismos de toma de decisiones, la verticalidad y jerarquización en la mismas, y sobre la participación en sus movilizaciones de individuxs cuyo principal objetivo no parece ser generar empatía hacia las convocatorias.

1
0
jamfribogart
2/12/2023 13:15

Huelga se sabe cuando se empieza pero no cuando se acaba. Si esta prefijado en duración, es un paro. Existe una manía de llamar a las cosas por lo que no son. Así se desvirtúa lo que es realmente una huelga, un instrumento de acción directa sin delegación, capaz de doblarle el brazo a cualquier persona o ente indeseable. Con paros esporádicos normalmente no se soluciona nada.

0
0
RamonA
1/12/2023 9:55

…”movimiento feminista, agentes sociales y sindicatos” de clase, más la izquierda real conforman la alternativa al status quo capitalista y patriarcal. La huelga de cuidados en Euskadi es el camino.

EL MOVIMIENTO FEMINISTA, como también el SOCIALISMO y el ECOLOGISMO, ES REVOLUCIONARIO.

2
0
Palestina
Ocupación israelí El colonialismo israelí está desnudo
La “victoria” genocida del sionismo sobre el pueblo nativo de Palestina o un horizonte de descolonización con una Palestina libre del río al mar, parecen ser los dos únicos finales posibles a una herida colonial que nunca acaba de cerrarse.
Fronteras
INFORME FRONTERAS Regularización Ya acoge la presentación del informe Derecho a la Vida 2023
Caminando Fronteras presenta su informe, un registro de las víctimas en las rutas migratorias de acceso a España, una obligación incumplida de manera permanente por el Estado español. En 2023 hubo 6.618 víctimas.
Análisis
Eleccións galegas O BNG e a importancia da organización
A verdade organizativa non está exenta de riscos e contradicións: a mesma organización que estivo a piques de quedar fóra do Parlamento galego é a que hoxe lidera o bloque progresista na Galiza.
Unión Europea
Unión Europea Clare Daly: “El papel de la Unión Europea ha sido frenar la paz en Ucrania y están haciendo lo mismo con Gaza”
La eurodiputada irlandesa de The Left Clare Daly se ha hecho conocida por sus duros discursos contra el establishment. En esta entrevista se despacha contra la Comisión Europea y muy especialmente contra su presidenta, Ursula Von der Leyen.
Análisis
CASO ALVES Sentencia del caso Alves: una oda al consentimiento que da claves sobre el contexto posterior al sí es sí
El sistema judicial, muy a pesar para las mujeres, ha sido el único sitio que ha otorgado carta de veracidad en la determinación del delito de violación. Por eso, un elemento crucial de la sentencia es el reconocimiento de la verdad.
Opinión
Milei ¿Argentina colapsa?
Javier Milei es el nombre de la nueva pandemia que asola Argentina.
O prelo
O Prelo Festas de vida e morte
O díptico de Lorena Conde 'Festas de Gardar' reivindica o goze fronte a un futuro desolador.

Últimas

Elecciones
Eleccións galegas As monxas que levaron a anciás a votar en Vigo admiten que só lles deron a elixir entre catro partidos
Unha das irmás de Fillas de María Inmaculada, encargada da loxística, recoñece que lles ofreceu ás residentes as papeletas de PP, Vox, PSOE e BNG, excluíndo o resto de partidos: “Púxenlles as papeletas que chegaron a casa”.
Anarquismo
Anarquismo Nace o Seminario de Estudos Libertarios Galegos
A iniciativa xorde do colectivo Refuxios da Memoria na Coruña e conta co apoio de editoriais anarquistas como Ardora e Bastiana. Pretende ser un espazo de encontro para o debate e a reflexión colectiva arredor do socialismo libertario en Galiza.
Movimientos sociales
Más de cien municipios Miles de personas denuncian en la calle el genocidio contra Palestina y piden medidas al Gobierno
La Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina convocaba por segunda vez de forma conjunta y simultánea en más de cien municipios. La masacre de la población palestina sigue pese a las advertencias a Israel.
La vida y ya
La vida y ya La pregunta que más nos hacen
Vivimos en un edificio en el que nadie paga un alquiler y nadie tiene la casa en propiedad.
Genocidio
Pleno en Europa este martes Tres eurodiputados denuncian en Rafah el genocidio de Israel contra el pueblo palestino
Idoia Villanueva, eurodiputada de Podemos, Miguel Urbán, de Anticapitalistas, y Ana Miranda, de BNG, han viajado este sábado al paso de Rafah, entre la Franja de Gaza y Egipto, a pocos días de que el Parlamento Europeo celebre un pleno sobre Gaza.
Más noticias
Ocupación israelí
Genocidio EE UU y Europa dirigen el genocidio y su colonia en Palestina, Israel, lo ejecuta
Los regímenes coloniales aplicaron un mayor sadismo cuanto más cerca estuvieron de su final y de igual modo el régimen israelí agudizará su descomposición interna acelerando su horizonte de colapso.
El Salto Radio
el salto radio De elecciones y PIB
VV.AA.
Repasamos los resultados electorales de Galicia y ponemos cifras a la incidencia de la violencia machista en el Producto Interior Bruto (PIB) del país
Análisis
Análisis Milei y la irrupción de los anarcocapitalistas
Ayer eran poco más que un meme y hoy gobiernan en Argentina. Los “anarcocapitalistas” están logrando éxitos en la “batalla cultural” y aspiran a tomar posiciones en otros escenarios como España o Chile.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Galiza precisa máis que nunca un xornalismo libre que estea financiado polas maiorías sociais
Depois das eleccións do 18 de febreiro, a deriva conservadora e neoliberal do país continúa. Por iso, ofrecémosche seguir traballando en contidos críticos que fiscalicen o poder político e económico. Para iso, precisámoste. Subscríbete ao Salto.

Recomendadas

Explotación laboral
Uberización La rabia contra el algoritmo se organiza en Bruselas
El Consejo Europeo ha tumbado la primera directiva sobre sus condiciones de trabajo. Los trabajadores del sector siguen su progresivo proceso de organización por sus derechos.
Colonialismo
Colonialismo Musculosos afeminados y ansiedades coloniales: la cultura física como arma anticolonial en Bengala
Esta es la historia de cómo la cultura física fue utilizada como espacio de refugio y rebeldía y cómo el proyecto colonial de la India Británica se caracterizaba por una ansiedad estructural de la que se aprovechaba la población indígena.
Feminismos
Beatriz Ranea “Hay que cuestionar la libertad de ellos para consumir prostitución”
La práctica de pagar por el consumo de sexo que no tiene un perfil concreto ni edad, como explica la socióloga Beatriz Ranea Triviño en su libro ‘Puteros’.
Música
La Furia “Hago música rotunda para habitar la duda”
La Furia cumple diez años de carrera musical en 2024 y estrena nuevas creaciones con un sonido más libre. “Promenade” es su nuevo sencillo y promete varios temas más en los próximos meses. En agenda tiene ya varios conciertos a partir de marzo.