Euskal Herria
La sociedad vasca lanza un ultimátum: basta de cuidados privatizados y familiaristas

El Movimiento Feminista solicita a los gobiernos vasco y navarro la apertura urgente de una mesa intersectorial para abordar la crisis de los cuidados tras el éxito de una jornada de huelga feminista general “histórica”.
greba 30 azaroa
La manifestación a su llegada al Ayuntamiento de Bilbao. Foto de JM de Pablos

¿Y si la patronal son las instituciones, además de los empresarios? ¿Y si la patronal es el propio Gobierno vasco y navarro? Y las diputaciones y los ayuntamientos. ¿Y si la patronal también son los partidos políticos? La respuesta afirmativa a estas preguntas plantea otra aún más compleja: ¿cómo se puede cambiar todo? El Movimiento Feminista Autónomo de Euskal Herria concluyó hace casi un año que la huelga general es la herramienta adecuada para iniciar una transformación social, económica y política. El pasado 8 de marzo, anunciaron que este otoño celebrarían la primera huelga feminista general para reivindicar el derecho colectivo a ser cuidados, para defender un sistema público, e incluso comunitario, y para decir, alto y claro, que la frase “pongamos la vida en el centro” no es solo una expresión. Instaron a la mayoría sindical vasca a despejar sus agendas durante el mes de noviembre para comprometerse a sacar adelante una huelga que hoy, tanto las portavoces sindicales como del movimiento, han calificado de “histórica”. Y la elevada participación en las calles, a través de piquetes, acciones y manifestaciones, la han convertido en un éxito. 

Donostiarra Huelga Feminista

El movimiento feminista ha concluido con una petición: “Nos dirigimos claramente a los gobiernos vascos para exigir la creación de una mesa intersectorial para abordar con urgencia la crisis de los cuidados”. Dicen basta a un modelo privatizado y familiarista, promovido por un “sistema capitalista, patriarcal y colonial”. 

La jornada se ha dividido en tres bloques: los piquetes informativos de la mañana —dos detenidas en la fábrica Michelin (Gasteiz), 21 identificaciones en varios puntos del territorio—, las acciones simbólicas del mediodía —cinco arrestadas tras encadenarse en la puerta de la Diputación de Gipuzkoa— y las multitudinarias manifestaciones de la tarde, que han llenado las calles en las cuatro capitales de Hego Euskal Herria y más de una decena de municipios. A pesar de la lluvia, intensa e incesante durante toda la jornada. La de Bilbao ha sido emotiva —con bertsos, discursos con una fuerte carga política y canciones en vivo— y concurrida —cuando la cabecera llegaba a la plaza Circular, la cola se encontraba casi al final de Gran Vía—.

En noviembre, más de 1.500 comités de empresa se adhirieron a la convocatoria. Una cifra que empató con la huelga general que convocó el movimiento pensionista en enero de 2020. Los nervios del largo proceso para organizar la huelga posiblemente terminaron cuando buena parte de la industria votó a favor —el comercio ha sido el sector más reacio a cerrar, junto con los establecimientos hosteleros—. ELA, LAB, ESK, Steilas, EHNE, Etxalde y CGT —además de contar con el apoyo de CNT— han dado cobertura legal a esta movilización capitaneada por el potente movimiento feminista autónomo de Euskal Herria. 

Los datos del Gobierno vasco sobre los servicios públicos sitúan el seguimiento en un 40% en el maltrecho sector de la educación, que en octubre fue convocado a tres jornadas de paros y, en diciembre, a otros tres. En Sanidad, apenas ha llegado al 6%, con unos servicios mínimos altos —nadie del turno de noche pudo hacer huelga— y excesivos incluso para los guardas forestales —del 50%—. A pesar de ello, el paro ha tenido un impacto muy reseñable en los centros escolares y el transporte público —hasta un 43% de seguimiento en el tranvía de Gasteiz, por ejemplo— y notable en la radio televisión pública vasca, que solo ha emitido informativos y no ha grabado un solo programa. En el sector privado, no ha habido diario impreso de Gara y Berria. Otros muchos medios, como El Salto, Pikara. Argia y Hamaika, secundaron la huelga la víspera o se comprometieron a dar cobertura en exclusiva a la jornada de movilizaciones.

greba diputacion 3
Cuando las mujeres detenidas han salido escoltadas por la Ertzaintza, decenas de personas han acudido a darles su apoyo, lo que ha desencadenado en forcejeos con la Ertzaintza. Javi Julio

La huelga ha sido mixta. Los hombres se han acomodado en los piquetes y manifestaciones lideradas por las mujeres: “La apoyo completamente porque es absolutamente necesario reivindicar el derecho colectivo a ser cuidados y luchar contra el deterioro del sistema público”, enfatizaba Txapi Asla en el piquete informativo que ha bloqueado el tráfico en la entrada de Bilbao por la calle Juan de Garay. Asla es cocinero y trabaja en un comedor escolar de un instituto. Está subcontratado y trabaja en un sector “feminizado, muy precarizado y privatizado”.

Huelga EH 2023

Y la movilización ha dado un papel relevante a las trabajadoras del hogar y de los cuidados, socializando su situación en las acciones del mediodía. En la Oficina de Extranjería, Mardenia Castrillón portaba el brazalete naranja, indicativo de que ella ni siquiera tiene derecho a huelga: “Hoy no puedo hacer huelga porque estoy lesionada. Me lesioné en la columna tras trabajar once años cuidando a ancianos en una residencia. Los médicos dicen que lo mío no da para una discapacidad, que solo me corresponde un 8%, así que nada, que mientras pueda caminar, que tire adelante. Pero este dolor no se quita y no puedo trabajar. Vivo de la caridad”, explica Mardenia Castrillón, trabajadora de los cuidados racializada. 

Maryuris Piñero también lleva el brazalete naranja. Ahora trabaja cuatro horas en una casa de Leioa, “todo bien”, dice, pero durante una larga temporada estuvo de interna. “Es la esclavitud del siglo XXI. Trabajaba todas las horas de todos los días excepto las tardes del domingo, que era cuando podía ir al médico o tener libre. Solo dormía cuatro horas y me tenía que levantar a las 6 de la mañana”. “La injusticia es enorme para nosotras, por eso es necesaria la huelga de hoy”, añadía. 

Nerea Lalinde, chófer de Bizkaibus, resume la reivindicación hablando de todo un poco, porque de eso se trata: “Tenemos que decir basta a la precariedad de los sectores feminizados, de que las trabajadoras del hogar no tengan una jubilación digna ni casi derecho a paro, y tenemos que salir hoy porque necesitamos cuidados paliativos dignos. ¡Yo qué sé! Necesitamos mucho más. Es tan indignante que tengamos que luchar por estas cosas”.

El Departamento de Sanidad del Gobierno vasco informó la semana pasada de que iba a reducir, aún más, los horarios de atención de los centros de atención primaria durante el puente de diciembre y las Navidades. Días antes se jactaba de que las listas de espera para intervenciones quirúrgicas se habían acortado a 61 días, pero escondía que la espera para un especialista se ha doblado en solo un año: de 39.034 pacientes esperando a 69.532 en un año, informaba Gara. Osakidetza acumula huelgas y manifestaciones, como las residencias y el sector de los cuidados en general —centros de menores, por ejemplo—. El PNV acumula pérdida de votos, aunque se transfieren al PSE, partido con el que cogobierna. 

La huelga también ha sido un pulso político a una gestión neoliberal de las arcas públicas —EH Bildu, Elkarrekin Podemos y Sumar Mugimendua se han adherido a ella—. Los parlamentarios de las izquierdas han acudido hoy solo a debatir las leyes de Salud y Patrimonio. Se han sumado a las movilizaciones casi todos los consistorios de Gipuzkoa, tanto el personal contratado como el subcontratado en Irura, Anoeta, Mutriku, Aretxableta, Azpeitia, Oañti, Arraste, Orio, Tolosa, Beasain, entre otros. Ha hecho mella en las comarcas vizcaínas de Busturialdea, Gernika, Durangaldea y Arratia, con polideportivos, centros culturales y oficinas de turismo cerradas, así como incidencia en Barakaldo y Galdakao. La huelga ha dibujado un mapa político, donde el PSE se ubica en el patriarcado. 

“Ante la falta de propuestas políticas”, por parte de los gobernantes, “hemos conformado un Acuerdo social entre las integrantes del movimiento feminista, agentes sociales y sindicatos que nos hemos unido en este proceso”, indica el movimiento feminista. “Pedimos voluntad política urgentemente, no ignoréis nuestras peticiones. Hoy ha sido un hito, pero no es el final. Queda un largo camino y estamos seguras de que habrá muchos hitos como este. Saldremos fuertes de la movilización de hoy y seguiremos movilizándonos, tejiendo redes y asentando bases solidas”, añaden. Hoy ha sido un día histórico y el principio de la segunda etapa de este proceso que se inició en la pandemia, cuando el sistema mostró sus costuras y los cuidados públicos se demostraron ineficientes e insuficientes. 

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Huelga general
Derechos Laborales El gremio del metal en Cádiz: precariedad, huelgas y represión
La huelga del metal en 2021 se saldó con ocho trabajadores imputados, a la espera de un nuevo juicio. Desde hace un mes, cientos de trabajadores de Acerinox, en Algeciras, están llevando a cabo una nueva huelga por sus derechos laborales.
Euskal Herria
Euskal Herria La huelga general feminista afianza sus redes y se prepara para profundizar en el Acuerdo Social
“Ayer no acabó nada, ahora nos toca mantener encendidos los fuegos creados en diferentes barrios y pueblos para seguir trabajando por el derecho colectivo al cuidado”, han recalcado en Gasteiz.
Tribuna
Huelga general feminista De camino a la huelga general feminista del 30N
Esta huelga permite plantear una estrategia de confrontación que se sale del marco de negociación con el Estado e ir más allá de apelar al régimen PNV-PSE para que redirija sus políticas contra el desmantelamiento del sistema de cuidados
jm.rivade
2/12/2023 8:40

Pues yo voy a poner el contrapunto.
En los medios no se ve, y en las reuniones y asambleas nadie quere decirlo, pero es el elefante en medio de la habitación: ha habido bastante gente que comulga 100% con las reinvindicaciones de la huelga y con el movimiento feminista que o se ha sentido bastante incómoda con la huelga, o directamente no la ha secundado. ¿Por qué? Fundamentalmente por dos razones. La primera, que no han visto que se haya seguido el itinerario necesario para llegar a una huelga general, sino que se han hecho las cosas al revés: alguien, en las altas esferas del feminismo ha decidido que había que hacer una huelga general, y después se ha buscado un motivo para hacerla. PAra llegar a la huelga, primero hay que agotar otros caminos, y cuando la imposibilidad de avanzar por esos otros caminos es evidente, entonces se hace una huelga.
Y el segundo motivo, secundario y solamente en sitios donde se ha dado el fenómeno, los métodos agresivos (muy masculino-machitos, y, de hecho, a menudo protagonizados por hombres) y fuera de lugar (interrupción del trabajo de compañeras a base de petardos, botes de humo, sirenas y similares, en los dias previos a la huelga, para llamar a la misma) han tenido un efecto contraproducente, generando rechazo y apartamiento de la huelga, y han dañado la imagen del movimiento feminista.
Creo que el movimiento feminista debería hacer una profunda reflexión en torno a los mecanismos de toma de decisiones, la verticalidad y jerarquización en la mismas, y sobre la participación en sus movilizaciones de individuxs cuyo principal objetivo no parece ser generar empatía hacia las convocatorias.

1
0
jamfribogart
2/12/2023 13:15

Huelga se sabe cuando se empieza pero no cuando se acaba. Si esta prefijado en duración, es un paro. Existe una manía de llamar a las cosas por lo que no son. Así se desvirtúa lo que es realmente una huelga, un instrumento de acción directa sin delegación, capaz de doblarle el brazo a cualquier persona o ente indeseable. Con paros esporádicos normalmente no se soluciona nada.

0
0
RamonA
1/12/2023 9:55

…”movimiento feminista, agentes sociales y sindicatos” de clase, más la izquierda real conforman la alternativa al status quo capitalista y patriarcal. La huelga de cuidados en Euskadi es el camino.

EL MOVIMIENTO FEMINISTA, como también el SOCIALISMO y el ECOLOGISMO, ES REVOLUCIONARIO.

2
0
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Palestina
Genocidio España tratará a 15 niños y niñas palestinas mientras quedan 10.000 pacientes que necesitan evacuación
El director general de la OMS agradece el gesto mientras pide evacuaciones médicas ampliadas, ya que solo 5.000 palestinos y palestinas han sido trasladados desde que comenzara la ofensiva israelí el pasado 7 de octubre.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Israel declara “terrorista” a la UNRWA y le prohíbe operar en el país
Días después de que Reino Unido reinicie el financiamiento de la agencia de refugiados de la ONU, el Parlamento israelí aprueba tres leyes que prohíben la actividad de esta organización y criminaliza a sus 30.000 trabajadores.
Venezuela
Elecciones presidenciales Venezuela hacia el 28J: unas elecciones en las que por primera vez en una década cualquier cosa puede pasar
La oposición de derechas concurre sin exclusiones, vetos ni llamadas a la abstención con un candidato de consenso, Edmundo González, que podría arrebatar el poder a Nicolás Maduro.
Sphera
Sphera Cómo ser trans en Grecia: existir, resistir
Las historias de Ari, Kassiope y Paola muestran la situación de las personas trans en Grecia. Un reportaje de El Salto Vídeo para Sphera Network.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.

Últimas

Gobierno de coalición
Transfobia y contratos irregulares El silencio en el PSOE y la presión de los colectivos precipitan el cese de Isabel García
La directora del Instituto de las Mujeres fue elegida en noviembre de 2023 por la ministra de Igualdad, Ana Redondo. Su nombramiento lanzó un mensaje de cambio de rumbo en el Ministerio por los posicionamientos transexcluyentes de García.
Infancia migrante
Menores que migran solos Cuatro claves para seguir el debate sobre la reforma de la Ley de Extranjería
Durante la jornada de hoy martes 23 de julio, se debate en el Pleno del Congreso la toma en consideración de la reforma de la Ley de Extranjería que incluye un mecanismo obligatorio de “reparto” territorial de la infancia migrante.
Desahucios
Desahucio Una amplia movilización vecinal no consigue detener el desahucio de Zohra en Lavapiés en el tercer intento
Convocadas por el Sindicato de Inquilinas de Madrid, y poniendo literalmente el cuerpo, hasta cien personas han intentado frenar por tercera vez el desalojo y de Zohra y su marido, con diferentes grados de incapacidad. Esta vez no lo han conseguido.
Opinión
Análisis Átomos, tabaco, armamento y fascismo en el Campo Arañuelo
Un análisis de la problemática laboral, ecológica y productiva en Campo Arañuelo, comarca del norte de Cáceres atravesada por múltiples contradicciones.
Más noticias
Sanidad pública
Recortes Denuncian la propuesta de retirada de los conductores de ambulancias en los centros de salud extremeños
La Plataforma por la Sanidad Pública de Extremadura critica el desamparo y la desatención en la que quedaría gran parte de la ciudadanía en una comunidad con altas tasas de envejecimiento y dependencia.
Ecoembes
Reciclaje La CNMC se harta del monopolio de Ecoembes y Ecovidrio
El organismo vuelve a señalar a las dos empresas de reciclaje copan el mercado y pide más transparencia y control sobre ellas.
Reforma laboral
Trabajo y precariedad Europa da la razón a UGT y fuerza al Gobierno a mejorar las condiciones de los despidos
Tras el fallo del Comité Europeo de Derechos Sociales sobre despidos improcedentes, Yolanda Díaz convoca a sindicatos y patronal para reformar la ley.
Turismo
Vivienda Pintadas contra pisos y hoteles: el Sindicato de Vivienda de Urola Kosta denuncia la turistificación
Desde 2018, los locales de uso turístico se han incrementado un 181,8% en Zarautz y un 158,3% en Zumaia. La construcción de dos nuevos hoteles incrementará el precio de los alquileres.

Recomendadas

Arte político
Soledad Urzúa “Utilizar un desecho agrícola para crear obras de arte permite transmitir un mensaje de amor”
Llega a Madrid “Metáfora Vegetal”, una exposición de la artista chilena Soledad Urzúa. Sus obras, creadas armónicamente con colores de óleo y materiales desechados como hojas de maíz, despiertan los sentidos.
Ocupación israelí
Ocupación israelí El teatro de la libertad de Yenín: resistencia a través del arte
Una iniciativa de teatro social en medio de la ocupación y las incursiones armadas israelíes en Cisjordania.
Personas con discapacidad
Itxi Guerra Itxi Guerra, activista anticapacitista: “Lo 'diska' muestra dónde falla el capitalismo y cómo dinamitarlo”
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.