Extrema derecha
Vox en Vallekas

El guión de lo que iba a suceder estaba demasiado cantado, todo reducido en los medios oficiales, sobre todo de la derecha, a un juego de violentos y radicales que atacan al partido de Abascal.
Mitín de Vox en Vallecas y carga policial - 6
Pancarta contra la presencia de Vox en Vallecas. Álvaro Minguito
Pablo Carmona

Es miembro de la Fundación de los Comunes.

8 abr 2021 09:30

Ayer, 7 de abril de 2021, a las 19:00 horas, en la salida del metro Alto del Arenal en Vallecas, área madrileña de 354.000 habitantes, se podían ver pequeños grupos de las personas convocadas al mitin de Vox en la conocida como la Plaza Roja. Los más, grupos de señores y señoras de mediana edad, recién llegados de los barrios ricos de la ciudad para acompañar a Santiago Abascal y Rocío Monasterio. Su estética, pija-cayetana, —flequillos, ropa de caza, pantalones de equitación y la perfecta ropa planchada por su servicio doméstico migrante—, les delataba. De este perfil se vieron por Vallecas unas cuantas decenas, como también se vieron algunos jóvenes fascistas con símbolos de extrema derecha. El más usado, tras la bandera española: el requeté, tanto en su acepción carlista como en la de los tercios españoles. Todo en sintonía con la idea de reconquista imperial que propugna Santiago Abascal.

Los 23.232 euros de renta bruta al año de Vallecas frente a los más de 91.154 del barrio que acunó a estos Cayetanos que llegaban de reconquista

De telón de fondo, una realidad, los neocon madrileños —una de las fuerzas políticas con mayor inteligencia del país—, le están ganando la partida electoral a Rocío Monasterio. Frente a eso, los de Abascal necesitaban salir a ganar en la calle y movilizar su imagen. La mejor opción, convocar en La Plaza Roja de Vallecas, código postal 28018, uno de los barrios de Madrid con mayor presencia migrante y gitana. Los 23.232 euros de renta bruta al año de este barrio frente a los más de 91.154 del barrio que acunó a estos Cayetanos que hoy llegaban de reconquista.

El guión de lo que iba a suceder estaba demasiado cantado, todo reducido en los medios oficiales, sobre todo de la derecha, a un juego de violentos y radicales que atacan al partido de Abascal. La pregunta en el barrio, al menos en las organizaciones sociales de Vallecas, estuvo planteada desde el principio. ¿Cómo actuar ante la provocación?

Desde muy pronto se veía que todo lo previsto se iba a cumplir, una concentración de Vox con unas pocas decenas de personas, no más de 100 personas, y una concentración mucho más grande, se encontrarían en la plaza. La consigna en el barrio, tras muchas discusiones por redes y alguna reunión, era no caer en la provocación, no darles la foto.

Sin embargo, faltaba un actor por participar, el PSOE. El Partido Socialista, con cada vez menos arraigo en el barrio y al mando de la Delegación de Gobierno de Madrid con la polifacética nueva delegada Mercedes González al mando, actuó de manera astuta en favor de sus intereses. Con enorme sorpresa y contando con un despliegue policial muy poderoso, actuó al revés de todo lo esperable. Tan solo una hora antes de la llegada de Abascal, la policía había dejado que una buena parte de la concentración de protesta estuviese paseando por el espacio donde los técnicos terminaban de montar el escenario. En un juego de espejos, la estrategia de Abascal y de la Delegación de gobierno fueron coincidentes, ambos prepararon un campo de batalla.

El PSOE buscó el enfrentamiento y mezclar al máximo ambas concentraciones, para que cualquier roce provocase las cargas y las fotos esperadas

Con esta jugada, el PSOE buscó el enfrentamiento y mezclar al máximo ambas concentraciones, para que cualquier roce provocase las cargas y las fotos esperadas. Aun así, se aguantó el embite hasta que Abascal apareció en escena. Al ver que no estaba logrando el efecto deseado, se lanzó contra los manifestantes antifascistas y el guión volvió a funcionar. Cargas policiales, heridos y detenidos. Sin duda, la simbiosis que mejor funcionó anoche fue la de Vox con la Delegación del Gobierno del PSOE.

Algunas lecciones para la izquierda

A pesar del oxígeno mediático que quiere sacar Abascal de esta estrategia, no tendrá réditos electorales. En Madrid, el voto de derechas se mueve más por la solidez del mantenimiento del orden material de las oligarquías que por el moral. Todo ello a pesar de que su estrategia política sea a través de una enorme maquinaria de producción de guerras culturales en torno a la economía moral de nuestro país. A día de hoy, la gran contradicción de Madrid es que la única oportunidad que tiene el arco izquierdo de ganar es que Ayuso arrase a Vox y Ciudadanos con tanta fuerza que no logre completar la mayoría absoluta.

Este juego por la derecha obliga a entender que ayer se jugaba en el campo de las izquierdas. El PSOE, a tensar la cuerda con la realpolitik desde los aparatos del Estado, mientras se sumaba a la llamada a la calma y no salir a las calles desde sus agrupaciones en Vallecas junto a Más Madrid y Unidas Podemos.

Y es que, desde que Abascal anunció su presencia en Vallecas, los partidos de izquierdas han llenado sus redes con sermones y moralinas de todo tipo, tratando a quienes estaban intentando pensar una respuesta lo mas inteligente posible a la estrategia de Abascal, como meros actores subordinados a su estrategia y lógica electorales.

Pero ¿cuál era su propuesta? No hacer nada. En ese escenario, la concentración se hubiese transformado en un teatrillo. Un teatrillo con varias decenas de grupos de nazis campando a sus anchas en un barrio donde la práctica totalidad del comercio es regentado y trabajado por personas migrantes, donde viven miles de personas gitanas y también numerosos colectivos LGTBI. El mensaje era claro: esto no se arreglará con movilizaciones, ni con organización, sino votando el #4M contra Ayuso. Pero lo cierto es que nadie podía escapar de la violencia que significaba esta convocatoria.

Muy al contrario de lo que se quiere hacer parecer, del otro lado estuvieron organizadas muchas de las fuerzas sociales de Vallecas. De ellas salió un sentido común de no caer en provocaciones. Hubo bloque feminista, música desde algún balcón, cánticos y muchas consignas antifascistas, antirracistas y feministas. Pero fallaron dos cosas. La primera, que no se pensó un dispositivo general, una manera de desobedecer al guión o reírse de Abascal en su cara, evitando la foto deseada.

La segunda, que se dio por hecho que con las fuerzas con las que contaba la policía nacional en el barrio —tres horas antes del evento—, se separarían ambos espacios y quedaría en evidencia lo ridículo de la concentración de Vox frente a las 1.500 personas que les rodeaban.

Era evidente para cualquiera que la presencia de Vox y de la simbología fascista de muchos de sus seguidores generó durante unas horas un ambiente de violencia simbólica muy fuerte

Lo cierto es que la inmensa mayoría de quienes allí viven —fueran o no a la concentración—, entendían la visita de Abascal y Monasterio como una agresión, y estuvieron en la calle aunque sin participar en la primera línea de la protesta. Era evidente para cualquiera que la presencia de Vox y de la simbología fascista de muchos de sus seguidores generó durante unas horas un ambiente de violencia simbólica muy fuerte. Y también fue evidente que la opción de estar juntos y juntas, llenar las calles y salir con una posición firme desescaló esa violencia y devolvió al barrio a su lugar: racializado, migrante, gitano y precario.

El disputado voto vallecano

De cara a futuro, lo que sucedió en Vallecas aclara al menos tres grandes cuestiones. La primera, que ese fantasma de la extrema derecha sigue sin movilizar en los barrios obreros, algo que es una buena noticia. La segunda, que su amenaza tampoco moviliza a la contra más allá de los sectores de izquierdas y, la tercera, que las movilizaciones antifascistas necesitan nuevos modelos de protesta. Acciones más imaginativas que sean capaces de desarticular las estrategias comunicativas del ámbito partidista y de Estado, a la vez que resuelvan la tensión entre su vocación maqui/partisana y la necesaria desobediencia civil no violenta.

Es a partir de ahí desde donde debemos pensar algo que será crucial en los próximos años: cómo construir movilización y organización que no se subordinen a la lengua de trapo de la izquierda electoralista y que abra líneas de lucha unilaterales y autónomas, que no esperen ni se vean afectadas por los púlpitos moralistas y de tutela de los figurines políticos.

Además, es necesaria alguna otra reflexión. Que ayer no se movilizase con mayor intensidad la vallekas precaria, migrante y racializada es todo un aviso a navegantes. Para quienes impulsaron la concentración, por saber que ninguna lucha futura de clase podrá desarrollarse con solvencia si no se cuenta con alianzas más fuertes, estables e interseccionales. Y para las elecciones del #4M, porque anuncia la clásica desmovilización de quienes entienden que la Europa antifascista no se construye con guerras culturales sino garantizando el derecho a una vivienda digna, una renta garantizada generalizada y parándole los pies a las élites.

Los mismos que en el Congreso dan cobertura al gobierno progresista que, de fondo, nos intenta siempre vender la misma burra, que es posible repartir la riqueza sin tumbar los privilegios de unos pocos, se atreven a tirar de las orejas al abstencionismo popular

En ese contexto, en las últimas semanas se han escuchado multitud de voces políticas poniendo la abstención de Vallecas en la picota. Entre el ánimo a votar y la regañina moral —todo muy poco seductor, la verdad—, se llama a la participación masiva para frenar a la derecha. Los mismos que en el Congreso dan cobertura al gobierno progresista que, de fondo, nos intenta siempre vender la misma burra, que es posible repartir la riqueza sin tumbar los privilegios de unos pocos, se atreven a tirar de las orejas al abstencionismo popular.

Todo, sin aprenderse bien la lección. Mientras los recursos caigan con cuentagotas a las mayorías precarias vallekanas y los beneficios fluyan a borbotones para las élites, una parte muy importante de Vallecas seguirá absteniéndose, y con razón. Porque las guerras culturales de la izquierda, por muy teñidas de antifascistas que vayan, no están dando de comer a nadie. Muy al contrario que en el flanco derecho, donde las guerras culturales son el fuego de cobertura de un nítido gobierno de clase en favor de las élites y de las clases medias con mayor renta, a las que la vida les sigue sonriendo.

Hoy es un día para la reflexión y para mandar un fuerte abrazo a las detenidas y las apaleadas por la policía. A todas las vecinas que apretaron los dientes y dieron la cara navegando en un mar de intereses electorales que ganaron el relato mediático pero perdieron a pie de obra. Ahí es donde debemos seguir encontrándonos. Vamos Vallekas.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Sidecar
Sidecar Tras el euroescepticismo: la extrema derecha y la Unión Europea
Lo que se está produciendo en la Unión Europea, es un giro a la derecha en la composición del Parlamento, pero el euroescepticismo estridente ha sido sustituido por un reformismo tibio.
Francia
Francia El Frente Popular se pone en manos de la movilización y el miedo a la ultraderecha
La coalición unitaria de las izquierdas confía en que una mayor participación, sobre todo de los jóvenes, contrarreste las tensiones internas y la demonización mediática en la campaña de las legislativas en Francia.
Extrema derecha
Opinión De cómplices, islamofobia, fascismos ‘vendepatrias’ y libertad adulterada
La extrema derecha adultera el concepto de ‘libertad’ como sustituto de éxito, un sinónimo sustitutivo de triunfar para poder abusar, presumir y consumir, alienado, tu vida y la de todos los otros.
#88026
23/4/2021 17:21

La defensa del abstencionismo consiguió que la CEDA desmontase una buena política laboral, sindical y agraria, y la estrategia de tensión deslegitimó un gran intento modernizador. l
La defensa de la abstención, con menos sentido hoy que no hay ningún pueblo en armas, seguirá colaborando con los que están desmantelando lo poco común que quede en Madrid, mientras más allá de puente de Vallecas se pagarán los servicios. Crezcan de una vez, ácratas.

0
0
#86979
10/4/2021 21:03

Muy bueno el artículo. Pero yo no he visto que los medios hayan sido tan parciales como dices. Los fascistas se definen a si mismos con sus actos. Aleccionar y dirigir el pensamiento no es lo correcto, venga de quien venga

0
2
pedro.arce.dubois
9/4/2021 16:09

Muy buena crónica y análisis. Pero creo que a quienes tiran de las orejas al abstencionismo popular les encantaría repartir más la riqueza. Si no pueden es precisamente porque no tienen suficiente apoyo: los que más se beneficiarían con ese reparto no votan (o votan a partidos en contra de sus intereses) ni se movilizan.

1
4
#86878
9/4/2021 13:08

Espero ver al moro abascal delante un juez no franquista, para que le encierren por apología del terrorismo insultos y provocación al Pueblo de Vallecas. Y, la policía... ¿Que podemos decir de este cuerpo que tantas veces se equivoca de enemigo? Creo que ya es hora de obligar a que los agentes sean responsables de sus actos con o sin uniforme. Están para proteger el orden, no para atacar ciudadanos que, encima, han de soportar el terrorismo de vox. A veces parece que los de vox también llevan uniforme y se confunden.

2
3
#87002
11/4/2021 9:27

"Juez no Franquista" y que no odie a las ballenas, como M.Rajoy.

2
0
#86816
8/4/2021 20:01

La era de la ultra-derecha a caído en un pozo sin fin.

En Hungría han desaparecido las conveniencias con la setasa. En Brasil el rosa, en los chicos y el azul, en las chicas a triunfado. Y en Estados Unidos serán zombies los que llamen al gobierno Arcadia.

No en España: un partido comunerista-liberal ha caído en manos de lo más retrógrado del pensamiento humano.

Nunca he tratado a ese partido. Aquí, nunca tuvo utilidad. Solo unos medios amarillos y casposos han permitido que, ese partido, llegue a la setasa.

Lo mismo que con Podemos.

La Verda es Verde, y El Cielo es Azul.

Tòtó.

2
5
#86812
8/4/2021 19:02

Contra el fascismo no sobra ninguna fuerza, sea social o política. Contra el fascismo deben converger todxs los antifascistas.

La violencia es intrínseca al fascismo: clasismo, racismo, xenofobia, homofobia, machismo. Esta es la verdadera violencia.

8
3
#86793
8/4/2021 15:16

el P$o€ como ya vendió a su madre por 4 duros, pues va vendiendo al resto poco a poco

4
3
#86787
8/4/2021 13:46

La policía fascista de PSOE-Podemos

5
7
#86959
10/4/2021 14:49

Deja de decir tonterías que te vas a seguir quedando sin amigos.

0
3
#87003
11/4/2021 9:28

Juega con mijo, Manolito. Se que te gusta.

2
0
#86775
8/4/2021 12:01

Buena crónica de lo sucedido, aportando además perspectivas para el futuro. Hay que destacar también el vomitivo discurso de VOX durante el acto, un auténtico insulto a los trabajadores a los que nos menosprecian tratando de acuciar el espantajo de la inmigración como único motivo de preocupación. Miserables de VOX, hablen más de Amazon y de las grandes multinacionales que de los manteros

15
3
#86764
8/4/2021 10:24

Brillante lectura de lo que pasó anoche en Vallekas. Un ejercicio de lucidez, en medio de tanta especulación electoral (hartante) y de empatía con un barrio que sufre la exclusión y la pobreza. Enhorabuena.

15
5
Palestina
PALESTINA Petiscos para pedir o cese do apoio da USC a Israel
A Asemblea Internacionalista do Estudantado de Compostela organiza unha xornada de portas abertas na xerencia da USC para pedir que se aproben as demandas contra o xenocidio.
Unión Europea
Unión Europea El giro von der Leyen en política de fronteras y el 'modelo Ruanda'
La actual estrategia de Bruselas se basa en pagar a terceros países en África y Asia para que contengan la llegada de migrantes sin garantizar que se respeten los derechos humanos.
Contaminación
Informe 'Calidad del Aire 2023' Dos tercios de la población de España respiraron aire demasiado contaminado en 2023
El informe ‘Calidad del aire 2023’, elaborado por Ecologistas en Acción, remarca que España incumple tanto los niveles máximos de contaminación atmosférica recomendados por la OMS como los nuevos límites aprobados por la UE.
Artes escénicas
Artes escénicas María San Miguel quiere hacer un teatro “que te pase por el cuerpo, hasta la arcada si es necesario”
La actriz, directora y productora afronta con su compañía Proyecto 43-2 un montaje documental que parte de Federico García Lorca y entra de lleno en la cuestión de la memoria histórica, las fosas comunes del franquismo y el teatro que se hace hoy.
Aborto
Derecho al aborto El Constitucional tumba el recurso de Vox contra la reforma de la ley del aborto
La mayoría progresista de este tribunal asegura que la Ley 1/2023 de salud sexual y reproductiva es constitucional y avala, entre otros aspectos, que mujeres de 16 y 17 años puedan abortar sin la necesidad de consentimiento paterno.
Sidecar
Sidecar Tras el euroescepticismo: la extrema derecha y la Unión Europea
Lo que se está produciendo en la Unión Europea, es un giro a la derecha en la composición del Parlamento, pero el euroescepticismo estridente ha sido sustituido por un reformismo tibio.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Francia
Francia El Frente Popular se pone en manos de la movilización y el miedo a la ultraderecha
La coalición unitaria de las izquierdas confía en que una mayor participación, sobre todo de los jóvenes, contrarreste las tensiones internas y la demonización mediática en la campaña de las legislativas en Francia.
Poesía
Poesía china La ‘poesía femenina’ en China: rompiendo barreras y forjando identidades
El colectivo Queering All, un grupo de la diáspora china feminista y LGBTIQ+ residentes en Madrid, organiza el evento Un puente hacia la poesía china.
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Genocidio
Genocidio Crece el boicot a empresas que trabajan con Israel: Barclays, excluido de los festivales británicos
La multinacional Intel anuncia que congela una inversión de 25.000 millones de dólares en Israel. Crecen los problemas financieros e internos para el régimen de Benjamin Netanyahu.
Ecología
Euskal Herria La expansión del Guggenheim a Urdaibai avanza con la demolición de la histórica fábrica Dalia
Las obras para el desmantelamiento de la histórica cubertera ya están en marcha. Vecinas y asociaciones siguen luchando para detener un proyecto que, antes de las elecciones, había quedado en stand by.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Cine
Cine ‘Alumbramiento’, una ficción recupera la historia real de las madres de Peñagrande (y de los bebés robados)
La segunda película del director Pau Teixidor aborda el internamiento en centros de adolescentes embarazadas y el robo de recién nacidos en un Madrid que celebraba la victoria electoral del PSOE de Felipe González.

Recomendadas

Migración
Fronteras Libia-Creta, la nueva ruta migratoria del Mediterráneo Oriental
Recientemente, una nueva ruta migratoria se ha dibujado en los mapas del Mediterráneo Oriental, la que une Libia con las islas griegas de Creta y Gavdos, ajenas antes al trasiego migratorio.
Alimentación
Claudia Polo “Nunca ha habido tanta información sobre el comer y nunca hemos estado tan desconectados de la alimentación”
En su nuevo libro, ‘Entorno’, la comunicadora gastronómica Claudia Polo invita a analizar la relación que tenemos con la comida, redescubrirla y acercarnos con intuición a la cocina.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.