Vacunas
Un año de baja, ¿ahora qué?

Cuando se cumple un año de la vacunación de los trabajadores esenciales con Astrazeneca, algunos, que sufrieron síntomas más allá de las 48 horas, han estado de baja hasta el día de hoy y han de reincorporarse a trabajar sin encontrarse aún en las condiciones idóneas.
Llegada Vacuna Astra Zeneca - 3
Foto: Departament de Salut de Catalunya

Integrante de la Asociación de Trabajadores Esenciales Afectados por la Vacuna AstraZeneca, @Ateva21

17 abr 2022 05:00

En febrero de 2021 comenzó la vacunación a trabajadores indispensables con Astrazeneca. Se citaba por colectivos coincidiendo así con tus propios compañeros de trabajo en día y hora lo cual otorgaba hasta cierto carácter festivo al hecho. Pocos eran quienes no acudían a la cita. Por convicción de que era la única solución ante la pandemia, la confianza a que aquel producto no podía causar ningún mal o aún teniendo desconfianza, era mayor el temor a perder el empleo o a la presión laboral y social que podían sufrir. La gran mayoría acudía fiel a la cita.

Recordemos que el 15 de marzo en plena campaña de vacunación con Astrazeneca, está se paralizó durante 15 días al conocerse la noticia del fallecimiento de una docente de 42 años días después de la inoculación tras acudir varias veces a urgencias con fuertes dolores de cabeza. Aún así la vacunación con Astrazeneca se reanudó y los trabajadores esenciales que servían a la ciudadanía continuaron confianza porque así se pidió desde los atriles por parte del gobierno de España ante una llamada a la calma y confianza. No era obligatoria pero apelando a la responsabilidad de los y las trabajadoras pedían que nadie tuviera miedo y cumpliera como buen ciudadano. Para sorpresa de algunas personas los supuestos “efectos secundarios leves” no eran tan leves o continuaban más allá de las famosas 48 horas que todos los expertos auguraban como la franja de riesgo ante efectos graves.

Algunos de esos trabajadores esenciales comenzaron a padecer taquicardias y bradicardias incontrolables, tinnitus, miocarditis, pericarditis, parálisis, mareos, ahogos, disautonomía, parálisis, cefaleas, pérdida de memoria, hematomas, trombosis, Síndrome de Guillain-Barré… llegando a ser hospitalizados e incluso a pasar días en las UCI.

Un largo año desde aquellos meses de febrero y marzo de 2021 en los cuales las visitas a todo tipo de especialidades y pruebas médicas, las cuales no resultan concluyentes para diagnóstico, pero los síntomas, limitaciones y pérdida de calidad de vida son evidentes. Pasan los meses y nos encontramos en la tesitura de volver al trabajo tras un año se baja sin lograr la recuperación, pero tal y como el sistema de seguridad social marca hay que incorporarse al trabajo o ser valorado por un tribunal médico que podrá ampliar a seis meses más la baja laboral. Así pues nos encontramos casos de personal sanitario, docente, seguridad ciudadana, bomberos… que además de sufrir las consecuencias en primera persona, no se encuentran en condiciones idóneas para el desempeño de sus tareas al nivel de las capacidades óptimas con el consiguiente riesgo y responsabilidad ante terceros, ciudadanos usuarios de los servicios. En este texto vamos a repasar algunos de estos casos.

Las sanitarias Celia, Ainhoa y Lucila

Celia tiene 46 años y es veterinaria. El 30 de marzo hizo un año desde la vacunación con Astrazeneca y, el día 15 de abril un año de la baja. En su caso, nadie le ha informado de nada. Su limitación es brutal. No está de baja porque la haya pedido, sino porque la llevaron en ambulancia, de urgencias, al hospital. Ha tenido que volver a casa de sus padres para ser atendida por ellos e intentar recuperarse dejando su casa y trabajo a kilómetros en otra provincia.  Su mayor objetivo durante este año ha sido entrenarse para poder aguantar una jornada laboral, dado que para ella, ¡su trabajo es su vida! y hoy ese día queda muy lejos. En su caso, no es viable el poder trabajar, ni tan sólo unas horas al día. No sabe qué va a pasar con ella ni a nivel de salud ni laboral.

Pedir la baja fue un auténtico calvario, principalmente porque su médico de cabecera no creía lo que le pasaba incluso siendo diagnosticada de disautonomía por medicina interna post covid

Ainhoa tiene 37 años y es psicóloga general sanitaria. Tiene su propia consulta privada y colabora en una clínica. Llevar un negocio propio que le ha costado años de esfuerzo y sacrificio levantar, no es fácil de abandonar. Se vacunó con AstraZeneca en el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid el 9 de Marzo de 2021 y desde ese momento no ha levantado cabeza: ha tenido que reducir sus horas de trabajo a menos de la mitad, y poner en lista de espera a pacientes que le llamaban o derivarlos por no poder atenderlos, incluso cancelar días enteros porque no se puede ni levantar de la cama. En dos ocasiones ha pedido la baja durante el último año, una de 15 días y otra de casi un mes. Pedir la baja fue un auténtico calvario, principalmente porque su médico de cabecera no creía lo que le pasaba incluso siendo diagnosticada de disautonomía por medicina interna post covid. Por eso, después cuando ha tenido nuevos brotes y no podía trabajar, ni ha pedido la baja, ha corrido de su cuenta... No tiene fuerza para pelearse más ni tener que dar explicaciones.

Vacunas
Efectos secundarios Afectadas por la vacuna contra el covid-19: “Solo pedimos que se investiguen nuestros casos”
No son negacionistas ni antivacunas. Tampoco tienen ansiedad, como son diagnosticadas la mayoría. Un grupo de personas que han enfermado tras recibir la dosis cuentan sus síntomas, que se enmarcan dentro del cuadro de un posible covid persistente, tal y como van a investigar los especialistas de CIR Long Covid.

Lucila tiene 46 años y es enfermera y profesora de universidad. Se contagió el 8 de marzo del 2020, posiblemente en el hospital. En cuanto tuvo el alta médica se puso a ayudar allí donde se necesitaba dado que la carencia de profesionales sanitarios era enorme. El 21 de febrero del 2021 acude a ponerse la vacuna de Astrazeneca que facilita el colegio de enfermeras de Madrid (CODEM). Ese día Lucila le comenta al médico del SUMMA responsable, que era trombofílica (produce trombos por problemas genéticos y ya lleva 5 tromboembolismos pulmonares por lo que tiene una discapacidad reconocida) a lo cual se le responde que da igual. La vacunan y por la tarde comienza un episodio muy severo de fiebre de 40 grados, vómitos, cefalea y demás síntomas típicos de la vacuna. Cuando empieza con sibilancias (broncoespasmo pulmonar severo) la ambulancia la recoger y la lleva al hospital de inmediato.

A partir de ese día la vida de esta mujer, madre, docente, enfermera, atleta de nivel medio alto y doctoranda a punto de leer su tesis doctoral, se desvanece y pasa a estar durante meses postrada en una cama con una astenia brutal que la incapacita para levantarse, fiebre de entre 37,5º y 38º todos los días sin excepción, cefaleas, dolor en los ojos constante. Ahí comienza su amarga andadura de médico en médico y de hospital en hospital cuando su estado se agrava.

Lucila a día de hoy no puede coger en brazos a su hija, no puede ejercer de enfermera por la incapacitación motriz en los miembros superiores, tiene grandes problemas para leer cualquier cosa y mucho menos artículos científicos (tuvo que paralizar la lectura de su tesis doctoral, evidentemente) y esto, en su trabajo en la universidad, es crucial. Sin embargo, al conocer los casos de desamparo laboral en estas circunstancias por otros compañeros, ella decide coger el alta voluntaria, a pesar de que sus médicos no lo avalan, ya que ahora la carga de trabajo a final de curso es mucho menor y aprovecharía a testarse física y cognitivamente. Sin embargo, la obligatoria incorporación por el INSS en septiembre con una carga de trabajo enorme podría empeorar rápidamente su situación. 

Pilar, auxiliar de ayuda a domicilio

Pilar llevaba cuatro años trabajando como  auxiliar de ayuda a domicilio. Cuidaba, atendía y hacía compañía a personas mayores y con problemas para valerse por sí mismas. Nunca pensó que a sus 46 años iba a ser ella quien necesitara las atenciones y cuidados que venía dando a otras personas. Menos aún que sus problemas de salud se dieran tras la vacuna de Astrazeneca que iba a protegerla a ella y a las personas con las que trabajaba. A los 15 días de poner la vacuna fue ingresada durante 15 días tras los cuales salió diagnosticada con mielitis transversa, una dolencia que le hace perder fuerza y movilidad. Se le duerme el lado izquierdo de su cuerpo y psicológicamente le cuesta encajar el día a día. Es una madre de 46 años que no llega a todo aquello que su rutina diaria le exige.

A los 6 meses de baja la médico de cabecera le propuso para una incapacidad laboral que le fue denegada por el INSS. En ese momento le dieron la baja hasta el 1 de abril. En estos momentos está a la espera de que le informen si amplían seis meses más de baja o le mandan incorporarse a un puesto para el que en estos momentos no está en plenas condiciones. 

Yolanda tiene 45 años y es Educadora Infantil. En marzo de 2021 acudió a ponerse la vacuna. Desde ese momento las taquicardias y bradicardias, parestesias y otros síntomas no han desaparecido.

Yolanda, Pau y Laura: las docentes

Yolanda tiene 45 años y es Educadora Infantil. En marzo de 2021 acudió a ponerse la vacuna. Desde ese momento las taquicardias y bradicardias, parestesias y otros síntomas no han desaparecido. Le dieron la baja y comenzaron las visitas a especialistas de todo tipo los cuales a día de hoy no dan un diagnóstico pero tampoco creen que ni que sean normales los síntomas que tiene desde su primera y única dosis de Astrazeneca, ni que pueda realizar las tareas propias de su puesto de trabajo, el cual lleva ocupando 19 años. Ahora está en un proceso de oposición para el cual tampoco se siente en plenas capacidades, ya que también tiene problemas a nivel neurológicos con pérdidas de memoria, lapsus mental y desorientación en determinados momentos.

En estos momentos se encuentra a la espera de recibir noticias desde el INSS para que le amplíen seis meses la baja o decidan que debe incorporarse aún teniendo dificultades y una pérdida de calidad de vida desproporcionada. Teme no poder presentarse a las pruebas para la plaza que ocupa casi veinte años o si lo hace no obtener unos resultados óptimos. Así pues podría quedar sin empleo y sin capacidad para optar al mercado laboral.

Tras la vacuna Astrazeneca desarrolló mielitis transversa. Estuvo un mes y medio hospitalizado, primero encamado, después en silla de ruedas y poco a poco ha aprendido de nuevo a caminar. Un año después continúa con una sonda vesical, parestesias y con dolores a nivel dorsal y lumbar

Pau, de 44 años, es profesor de Secundaria de Lengua y Literatura. Llevaba una vida sana sin enfermedades previas y solía hacer deporte. Tras la vacuna Astrazeneca desarrolló mielitis transversa. Estuvo un mes y medio hospitalizado, primero encamado, después en silla de ruedas y poco a poco ha aprendido de nuevo a caminar. Un año después continúa con una sonda vesical, parestesias y con dolores a nivel dorsal y lumbar. Tiene en su poder un informe de alta médico en el que se indica que la enfermedad fue causada por la administración de la vacuna. 

A día de hoy está acudiendo a un centro de rehabilitación neurológica donde realiza sesiones de fisioterapia, terapia ocupacional y neuropsicología. Confía en poder incorporarse pronto a su instituto aunque no sabe si estará en plenas condiciones laborales puesto que la enfermedad le ha afectado al aparato digestivo y al urinario y, de momento, no está totalmente recuperado.

Laura tiene 36 años y es profesora. Por su situación laboral ha de estar “preparada para todo” ya que forma parte del ejército de “profesorado sustituto”. No tiene contrato ni plaza fija, con lo cual no puede permitirse un mal bache de salud como el sufrido tras la vacunación con Astrazeneca. Desde el primer pinchazo empezaron unos fuertes dolores de cabeza y un cansancio extremo. Los médicos no creyeron que fuera nada grave e incluso la alentaron a acudir una segunda cita con Astrazeneca. Fue entonces cuando sus síntomas se agravaron, viéndose incapaz de terminar algunos días su jornada laboral, cogiendo unos días de reposo y, cuando era posible, periodos de baja. Su problema es que al ser profesora en sustitución no puede permitirse bajas laborales que le hagan perder contratos temporales, quedándose fuera de la bolsa.

En estos momentos se encuentra de baja, pero en cuanto esta situación cambie, deberá volver a la actividad por el riesgo de perder su puesto en la bolsa. A falta de un diagnóstico y con la incertidumbre de cómo afrontar la situación sobrevenida tanto a nivel de salud como laboral  tras la vacuna, confía en que los fuertes dolores de cabeza inhabilitadores y el cansancio extremo cesen algún día y vuelva a ser esa profesora todoterreno que igual cubría dos días aquí que allá, llena de energía y recursos.

Víctor, el guardia civil

Víctor llevaba un estilo de vida saludable. El ciclismo de montaña era su  afición, una semana antes de vacunarse con Astrazeneca subió El Veleta, el cuarto picó más alto de la península. El once de marzo de 2021 recibió la primera dosis de Astrazeneca y esa misma noche un fuerte dolor en el pecho y en la espalda le despertó. Acudió a urgencias y le enviaron a casa con analgésicos y omeprazol por posible reflujo. Tres días más tarde tuvo que volver al hospital y le detectaron miopericarditis aguda. Tras 15 días de tratamiento se recupera e intenta hacer deporte pero regresan las molestias y acude a urgencias, donde le recomiendan una prueba de esfuerzo que da como resultado una sospecha de una obstrucción. Finalmente termina en un quirófano donde le realizan un cateterismo en el cual se evidencia una obstrucción arterial del 90%.

Este Guardia Civil se ve, tras vacunarse con Astrazeneca, obligado a jubilarse prematuramente. Hasta dentro de 10 años no hubiera hecho esos planes. Para un padre de familia con proyectos e ilusiones esta situación supone una pérdida de ingresos que no puede permitirse. No sólo ha visto mermada su salud, sino que como le ha reconocido un cardiólogo “con tú miopericarditis y angina de pecho no deberíamos estar aquí hablando. Has tenido mucha suerte”. Tal vez su saludable vida haya ayudado.

Ahora el dilema para estos trabajadores y trabajadoras indispensables a los que se les inyectó Astrazeneca, consiste en  afrontar la vida laboral tras un año del inicio de efectos secundarios inhabilitadores y no estar recuperados

Ahora el dilema para estos trabajadores y trabajadoras indispensables a los que se les inyectó Astrazeneca, consiste en afrontar la vida laboral tras un año del inicio de efectos secundarios inhabilitadores y no estar recuperados. Y además, se enfrentan a no saber qué tiempo aproximado de recuperación queda, en los casos  que la recuperación sea posible.  Desconocen si la inspección de trabajo ampliará plazos en algunas bajas hasta los 18 meses, si algunos trabajadores indispensables se verán obligados a trabajar sin estar en condiciones favorables para sí mismos ni para aquellos a quien va destinado su desempeño o si por ello acarrean mayores problemas de salud. Tampoco saben si se concederán incapacidades por no poder desarrollar sus funciones de forma definitiva o perderán sus puestos de trabajo u opciones a conseguir una nueva plaza, ya que en muchos casos eran trabajadores interinos aún en procesos de oposición y están en procesos de promoción laboral.

Recordemos que desde julio de 2021 dejó de administrarse la vacuna de Astrazeneca en España y en otros países incluso antes.

Arquivado en: Coronavirus Vacunas
Sobre o blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas as entradas
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Residencias No tenían por qué morir igual
El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso permitió a las personas residentes con seguro privado asistir al hospital y negó la asistencia a las personas que carecían del mismo. Ayuso es el ejemplo de la iniquidad, del desprecio absoluto a los derechos humanos.
Residencias de mayores
Residencias de mayores Las actas de la policía que Ayuso no quiere hacer públicas y que confirman lo que contaban las trabajadoras
Cadáveres de personas mayores acumulados en el interior de las residencias, falta de cuidados paliativos y de materiales de protección. Los relatos que realizaron trabajadoras de las residencias a El Salto se confirman con las actas policiales.
Demódoco
19/4/2022 19:27

Se trata de una operación impersonal y automática de eugenesia y exterminio llevada a cabo mediante tres poderes de destino implacables: Capitalismo (mercantilismo); Espíritu de Cálculo (lógica computacional, analítica, utilitarismo); Y poder gestionario o tecnocracia (burocracia, autoritarismo, "protocolos").Tres fuerzas aciagas que se han independizado de la intención humana; hacia la catástrofe.

0
0
yermag
yermag
17/4/2022 11:13

Muy buen artículo. A veces el "remedio" (vacunas) es peor que la enfermedad. En este caso una gripe que -según el mayor especialista mundial reconocido por la OMS, Jhon Ioanidis, ha provocado un 0,23 % de muertes relacionadas con la Covid, porcentaje similar a la gripe estacional. Astracanada o Astra Zeneca, una kakuna.

1
0
Sobre o blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas as entradas
O Salto medra contigo
Palestina nun puño Fagamos que o corazón de Palestina latexe máis forte que nunca
Logo da gran acollida da portada do noso último número, encargamos 250 bolsas de tea serigrafiadas con ela para apoiar simbólica e economicamente ao pobo palestino.
Madres protectoras
Nais protectoras Asociacións feministas denuncian a actuación dun xulgado de Galiza que arrincou dous nenos da súa na
Os fillos de R. A. foron separados á forza o 10 de xaneiro da súa nai, que é a súa coidadora principal. O home ten varias denuncias por malos tratos e R. A. puxo en coñecemento das autoridades a súa sospeita sobre a existencia de abusos aos cativos.
Investigación
Investigación El Ministerio de Agricultura dio a la Iglesia cinco millones de euros de la PAC
La mayoría del dinero de la PAC que ingresó la Iglesia y sus entidades vinculadas entre 2018 y 2022 está desacoplado de la producción y se debe a “derechos históricos”.
La vida y ya
La vida y ya El privilegio de ser blanca
Les pedí que buscaran ejemplos. Podían ser violencias que habían vivido o violencias que habían visto.
Senegal
Crisis política en Senegal Senegal, sumido en el desasosiego electoral
Tras aplazar las elecciones del 25 de febrero, en una maniobra considerada ilegal por el consejo constitucional, Macky Sall intenta apaciguar a una población que exige la liberación de los candidatos de la oposición y votar antes del 2 de abril.
Industria armamentística
Industria armamentística Antony Loewenstein: “Hay una obsesión en Occidente con Netanyahu, pero el problema va más allá de él”
Este periodista australiano ha llevado a cabo la investigación más minuciosa sobre la industria armamentística israelí, que se anuncia como probada en combate y se ha servido a dictaduras como la de Pinochet o la del apartheid sudafricano.

Últimas

Ocupación israelí
Genocidio EE UU bloquea una condena del Consejo de Seguridad contra Israel por la matanza de civiles hambrientos
Washington vuelve a blindar a Israel ante cualquier iniciativa del Consejo de Seguridad de la ONU mientras Biden empuja para enviar más ayuda a su aliado. Ultraderechistas israelís penetran en Gaza con la intención de establecer un asentamiento.
Genocidio
Genocidio Junts se alinea con PP y Vox y vota en contra del fin del comercio de armas con Israel
El PSOE y el número dos de Sumar por Madrid en las pasadas elecciones votan en contra de suspender las relaciones bilaterales de España con Israel. La derecha tumba tres mociones para interrumpir el suministro de armas al Estado sionista.
Sequía
Sequía La ermita del pantano más seco de Cádiz, exhumada del agua pero no de la memoria
El templo del Mimbral, a uno de los lados del pantano de Guadalcacín II, ha estado 30 años enterrado bajo las aguas. Ahora, la sequía que amenaza a Andalucía permite el acceso a una ermita que podría albergar dos fosas comunes de la represión franquista
El Salto Radio
¡Qué Grande Es El Cómic! Lecturas: Cuando el viento sopla
El programa ¡Qué Grande Es El Cómic! analiza la obra culmen de Raymond Briggs, un potente alegato antibelicista ahora reeditado
Más noticias
Genocidio
Genocidio Colombia suspende la compra de armamento israelí tras la matanza de personas que esperaban comida
Gustavo Petro, presidente de Colombia, ha anunciado el cese de relaciones de comercio armamentístico con Israel. Se trata de una decisión tomada tras la matanza de cien personas al suroeste de la ciudad de Gaza.
Artes escénicas
Artes Escénicas ‘iSlave’: tecnología, esclavos y consumo
En ‘iSlave’, el compositor Alberto Bernal propone, junto a Mar Gómez y Pablo Ramos, reflexionar en el escenario sobre la esclavitud que la tecnología provoca en este sistema a un lado y otro de la pantalla.
Sidecar
Sidecar Línea de sucesión en Indonesia
Prabowo Subianto, elegido presidente de Indonesia el pasado 14 de febrero, es un representante de las fuerzas ultraconservadoras ligadas al siniestro pasado militar del país.
Elecciones autonómicas
Fragmentación de la izquierda Así fracasó la negociación entre Sumar y Podemos Euskadi
Las provocaciones de Pilar Garrido para tratar de controlar Elkarrekin cuando el acuerdo podía prosperar, así como el silencio de Belarra, reforzaron la decisión de Sumar de romper la coalición.
Salud Pública
COMPRAVENTA DE MASCARILLAS Osakidetza destinó 270.000 euros en comprar mascarillas a una firma relacionada con el caso Koldo
Si bien no hay constancia de contratos con la principal empresa de la trama, Soluciones de Gestión y Apoyo de Empresas, el máximo responsable de la citada firma durante la pandemia, José Ángel Escorial, había sido previamente consultor de estrategia.

Recomendadas

Kurdistán
Pueblo kurdo De Kobane a Madrid: la historia de dos amigos kurdos que no olvidaron su tierra
Llegados a España en los años 70, Aziz Mojtar y Mustafá Abdi hicieron su vida en el país mientras tenían la mirada puesta en la lucha de su gente. Cinco décadas después de su llegada, reflexionan sobre la trayectoria revolucionaria del pueblo kurdo.
Cine
Almudena Carracedo y Robert Bahar “Esta película puede ayudar a cerrar muchas conversaciones negacionistas”
Netflix estrena el 1 de marzo ‘No estás sola’, un documental riguroso y situado de la violencia sexual.
Argentina
Elizabeth Gómez Alcorta “Milei quiere volver a 1921 con la derogación de la ley del aborto”
Ex ministra de Mujeres, Género y Diversidad de Argentina durante el último gobierno, esta abogada feminista y por la defensa de los derechos humanos, desgrana la situación social y económica después de tres meses de Gobierno de Javier Milei.
Pensiones
Pensiones El Gobierno deja en manos de la patronal la jubilación anticipada de los trabajadores en sectores de riesgo
El Ministerio de Seguridad Social contraviene al Tribunal Supremo, que en 2023 dictaminó que no es necesaria la presencia de la patronal para incoar el procedimiento de estudio para la aplicación de los coeficientes reductores, como CGT demandaba.