Literatura
Sayak Valencia: “Nos quieren hacer creer que nuestras revoluciones no han sido posibles”

La filósofa y escritora tijuanense Sayak Valencia publica ‘Postales de R’, un viaje al deseo, al cuerpo y al lenguaje.

Sayak Valencia (Tijuana, 1980) habla con voz sosegada, coloca con suavidad la taza de café encima de la mesa antes de dar una respuesta y descansa sus manos sobre su vestido lleno de pequeños búhos. Cualquiera diría viéndola que es la autora del libro-oráculo Capitalismo gore (Melusina, 2010) un cómputo de ideas, devenires y análisis mezclados con la sangre, el hedor de los cuerpos y las violencias dentro del sistema capitalista. Una obra más vigente que nunca más de diez años después.

A través de las cartas que componen Postales de R (Continta me tienes, 2023), un libro escrito hace una década que rescata Valencia ahora, ha vuelto a reencontrarse consigo misma, con su yo que habla del deseo, del cuerpo y del encuentro con les demás y la memoria: “Pienso que mi paso por la vida ha sido siempre una batalla de cuerpos y, sí, ciertamente, un meter las manos en todos los procesos y volver con ellas húmedas, abiertas, gastadas, felices e irrevocables”.

Los últimos diez años de mi vida han sido intentar convertirme en una persona funcional y no me ha gustado la experiencia, la he odiado

¿Cómo estás viviendo el reencuentro con este texto, Postales de R, diez años después?
Creo que es el texto más personal que he escrito y se nota muchísimo, porque yo pensé que nunca iba a ser publicado. Es como cuando mandas un mensaje en una botella y luego no la lanzas al mar. Escribo mucho, publico poco, muy al contrario de lo que mucha gente hace. Regresé a un ordenador antiguo y lo encontré. Me cuestioné mucho si eso merecía ser publicado.

Recuerdo perfectamente que cuando lo terminé lo leí y pensé “este libro está hecho, pero no lo puedo publicar, no lo puedo defender. Esto es demasiado para mí en este momento”. Y entonces lo que entiendo ahora, ya una vez publicado y una vez llorado y estremecido todo el vértigo que me da el hecho de que ya esté publicado, que era una decisión a espaldas de mí misma, de qué quería recordar de ese momento. Y es un libro justo, de una transición entre vivir en España y regresar a México. Todo fue como que mi cuerpo sabía todo, pero yo no sabía nada.

¿Qué le dice a tu yo presente este libro?
A pesar de que tiene diez años, es un libro que me está hablando a mí como un señuelo que me dice: ya regresaste. Los últimos diez años de mi vida han sido intentar convertirme en una persona funcional y no me ha gustado la experiencia, la he odiado.

Llevo diez años rebelándome contra mí misma y me pregunto si puedo volver a ser alguien que escribe, alguien que puede ser más allá de la obligación de producir. La última década me bajó mucho a tierra y a mí me gusta mucho volar.

Es un libro también muy doloroso porque se trata también del proceso de estar enfermo en un contexto en el que estaban pasando muchas cosas emocionantes afuera, como el 15M y que viví desde mis adentros sin poder participar hacia fuera.

El libro es de agua, muy de sensaciones, muy kinestésico y muy sinestésico también, y me habla de regresar al placer y regresar al placer del lenguaje. Porque escribir cuando es una obligación se vuelve como cuando te dan a comer lo que más te gusta todo el tiempo y después ya no lo quieres y terminas odiando.

Sayak Valencia - 7

¿Cómo ha sido tu relación con el lenguaje?Pienso en cosas de la infancia, como que nos la quitan muy pronto, ¿no?
Yo aprendí a hablar y a escribir muy pronto, a los tres años. A leer y escribir me enseñó mi papá, pero pensé que era un juego. Me fascinó la idea de que existiera eso. Yo solo vería un folio en blanco y luego una varita mágica que escribía. Yo le dije a mi papá que me enseñase a hacer magia. Él me explicó qué era la escritura y me dijo: “Mira, tú tienes una voz dentro de tu cabeza que se llama pensamiento y eso se traduce en palabras y se escribe”. Y yo me pregunté “cómo sabes que tengo una voz dentro”.

A partir de ahí siento que ya nunca pude ser igual, porque me di cuenta de que la conciencia me caía encima como una tormenta, una vez que lo ves ya no puedes dejar de verlo. Una vez que empiezas a pensar y a tener memoria de las cosas que pasan, sean felices o no felices, las guardas, ¿no?

Entonces aprendí a hacer magia pronto y pues nada, de ahí empecé a pensar y creo que este libro está muy vinculado con esa primera sensación de conocer el lenguaje.

¿Qué crees que tiene el lenguaje de puente y que crees que tiene barrera?
El lenguaje es piel también, entonces depende del contexto, pero también depende de la apertura. Creo que también tenemos que trascender el lenguaje hablado y escrito, hay más lenguajes. El lenguaje va siempre acompañado de una voluntad política, entonces esa es la barrera.

La egopolítica nos está haciendo un montón de daño, porque no se trata solo de una lucha individual, sino de la intersección de todas las luchas

¿En qué estado crees que se encuentra esa dimensión política del lenguaje?
Ahora mismo, contra el fascismo, lo más importante es pelear por la narrativa, por el lenguaje, por la memoria. Porque, por ejemplo, las palabras que hemos inventado para nuestra resistencia, que las inventamos porque estaban ahí, son justo las que están utilizando los fascistas para desmontar los derechos adquiridos de muchas poblaciones. Entonces, el lenguaje creo que ahora es la bomba política más importante. Y no, no desde la perspectiva estructuralista, sino casi desde la perspectiva afectiva. Después de la pandemia creo que lo que más nos faltaba era volver a tocarnos y hablarnos, tocarnos y saludarnos con la piel.

Entonces yo sí creo que el lenguaje es un gran puente y es un lugar de alianza que es muy peligroso para el fascismo, pero que además nos han hecho creer que no es importante y en realidad es muy importante y además es un lugar de mucha lucha cotidiana y creo que hay mucha imaginación política también. Además, es un lugar desconocido. Para mí, el lenguaje es un playground. El lenguaje es para mí una gran oportunidad.

¿Por qué crees que estamos viendo cómo el fascismo, o la sensibilidad regresiva que comentas en tus textos, nos está robando el lenguaje, justo en este momento?
Por un lado, creo que se ha acelerado el proceso de extracción y que nos están ocupando el lenguaje o lo están extrayendo de manera casi colonialista. Porque si te das cuenta nos quieren hacer creer que no hemos hecho nada, que nuestras revoluciones no han sido posibles.

Sayak Valencia - 6

Creo que lo que está pasando ahora es que están luchando tanto porque les da miedo que se abran las arcas de la memoria, que es lo que necesitamos ahora. Creo que también es ahora, porque con la pandemia estuvimos a punto de la desesperación y cuando estás ahí o te revolucionas o te anulas, yo creo que eso es lo que querían y la realidad ha salido de otras maneras.

Recuerda que en Chile, en Colombia, en China, en Estados Unidos, aquí mismo había revuelta antes de la pandemia y siguieron durante la pandemia. Aún hay revueltas de cuerpos en la calle, de lenguajes en la calle que están pidiendo cosas específicas.

¿Y cómo podemos construir lenguajes y habitarlos en este contexto en el que nos lo están robando?
En los últimos diez años términos como no binarie o como transfeminismo se han vuelto de uso común, más allá de que milites en ellos o no milites en ellos. Han creado una sensibilidad feminista y transfeminista y que es un trabajo de mucho tiempo, pero que ahora tú lo ves en los medios.

El capitalismo nos roba todas las ideas, nos extrae el deseo y todo, pero parecía que te lo podías reconfigurar como quisieras. Hay una parte de resistencia histórico-política de los términos que no se deja absorber y que no se dejan vender y que crea también una sensibilidad, no sé si progresista, pero sí transfeminista y de la disidencia.

En ese sentido, creo que estábamos listos para la revolución y que las revoluciones se dieron de muchas maneras. Recordemos y pensemos, por ejemplo, la tuvimos en Túnez o el Occupy Wall Street.

No es que fuera un despertar de conciencia, sino más bien unas alianzas posibles a nivel internacional a partir de la precariedad y a partir de la crisis económica. Y entonces nuestros lenguajes también nos hicieron florecer en ese sentido de tener un habla común.Pero yo creo que nuestra estrategia es una muy sencilla pero muy efectiva, y es seguir hablando nuestras lenguas bastardas con nuestros acentos de los lugares que somos, sin claudicar, porque es una epistemología también y es un lugar en el mundo para decir que no somos asimilables. También dejar de tener esta cosa opositiva y decir: ¿quieres mis ideas? Quédatelas, tengo, tenemos muchas.

Pero al mismo tiempo decirle perdón, pero mis palabras no significan lo que tú quieras porque tengas el poder, tienen el significado que le dan los cuerpos que las encarnan.

Desafortunadamente, el capitalismo es cada vez más gore en todos lados

Siento por lo que dices que quizá nos están faltando herramientas lingüísticas o nuevas palabras.
Faltan algunas, tenemos otras y ustedes, la generación más joven, están inventando otras. Por ejemplo, están inventando un lenguaje que está más relacionado con el folclor digital, con un sentido mucho más sutil de la imagen. Pero creo que lo que sí necesitamos es un diálogo intergeneracional, no separarnos. Y no tanto porque la gente mayor sea más lista, solo que vivimos un poquito más.

Eso me pasa a mí mucho con la gente mayor, me refiero a gente de los 60, 70 u 80 años de los movimientos sociales y de las disidencias, que me parece muy importante escuchar cómo se definen y qué pasaba cuando ellos estaban en la lucha directa.

Los conceptos también van evolucionando, por ejemplo, el concepto de no binaria a mí me parece un concepto importantísimo para poder visibilizar una adscripción de ciertas personas. Por ejemplo, aunque yo no me siento mujer, yo no me considero no binarie porque siento que quizá estaría usurpando un término que es más adecuado para denunciar ese movimiento histórico-político que es el de ustedes en este momento y que en el futuro quizás sea otra cosa.

Pero tampoco puedo decirle a una persona que se considera lesbiana butch separatista, que ella tiene que ser no binaria, no funciona así.

Los términos cuentan, no se trata de eliminar los que ya no nos están sirviendo, sino más bien de dejar esos pequeños vestigios, a manera de vestigios en el bosque, para decir nosotros sí tenemos una historia, venimos de aquí, no estamos ahí, pero de eso venimos. Y eso es muy importante para reconocer también la lucha política de quienes nos antecedieron y de quién nos van suceder.

Lo que creo que hay que hacer ya es buscar conceptos menos egopolíticos.

¿Qué quieres decir con conceptos egopolíticos?
Tiene que ver con esta adjudicación de todo un movimiento para beneficio propio. El movimiento es una colectividad, sean dos o más, pero que muchas personas vienen y extraen y hacen una lucha que solo les beneficia de manera individual.

Entonces es un poco ese movimiento que ha hecho el extractivismo neoliberal de utilizar nuestras consignas, ponerlas en las camisetas de Zara y después decir que tú eres feminista, pero no vayas con las feministas, o sea, tú ser feminista en individual, ponte la camiseta y ya está. Es un poco más un gesto estético, pero no ético, muy en concordancia con la cultura de la imagen bidimensional en la que vivimos ahora.

En ese sentido, la egopolítica nos está haciendo un montón de daño, porque no se trata solo de una lucha individual, sino de la intersección de todas las luchas. Yo siento que estamos perdiendo un montón el sentido de responsabilidad y de autorregulación que tenemos como personas. Tenemos una lógica como de niño pequeño, de yo, todo mío, y así no vamos a hacer la revolución.

Sayak Valencia - 9

¿Crees que estamos en un momento de falta de voluntad de diálogo?
Creo que es una cuestión que tiene varios factores, uno de esos es eso, pero también creo que tiene que ver con el aislamiento social en el que vivimos y también con la poca tolerancia a la frustración que tenemos.

El mundo parece que está hecho a la medida porque vivimos dentro de una pantalla y no en el offline. Parte del movimiento también es la incomodidad, no tenemos que estar todos de acuerdo, pero se pactan cosas, ¿no? Me parece que es muy importante que nos demos el tiempo.

En Capitalismo gore exponías cómo el sistema capitalista convierte la muerte en un negocio. ¿En qué estado crees que se encuentran estas ideas diez años después?
Desafortunadamente, el capitalismo es cada vez más gore en todos lados. Antes, cuando yo lo escribí, parecía como una cosa así que medio pasa en México y ya está. Entonces, lo que me parece duro y al mismo tiempo quiero resaltar, es que mucha gente me ha dicho que este libro es como un oráculo. Y es como predictivo de lo que iba a pasar. Lo que veo es que se ha extendido la necropolítica más allá de los territorios excoloniales y de las fronteras. Ya está y ya estaba, pero se ha vuelto, más visible, más descarado, incluso se ha vuelto más rentable a muchos niveles, no solo a nivel de la guerra, sino la producción de series en torno al narco, a la violencia, a todas estas cosas que antes se cuidaba un poco más. Por ejemplo, las imágenes que se pasaban en Europa. Yo me acuerdo hace 20 años que yo viví acá y bueno, hace días también, pero no era igual la tele, ni las noticias, ni nada. Y también las redes tienen un nivel de difusión y de transmisión más inmediata, más rápida, más todo, que no hay tanto filtro. El filtro nada más es para la cara, no para la violencia.

Se está normalizando la figura del asesinato de las personas migrantes

Lo que ha pasado es que el capitalismo devino cada vez más sangriento, más snuff. Pero no es capitalismo snuff, sino que el capitalismo sigue siendo gore, cada vez más radical en lugares que no parecía que iba a pasar. Pero lo que sí ha pasado en los centros neurálgicos del poder o en los poderes estatales, es que las políticas se han vuelto snuff en el sentido de que el capitalismo es el sistema de producción, pero la política, la forma de legislar, se ha vuelto muy sangrienta,  matan en vivo y lo televisan, sobretodo en las redes sociales.

¿Hacia dónde crees que va dirigida toda esa violencia?
Sobre todo, se está cebando con las poblaciones migrantes. Los migrantes ahora mismo en el mundo entero son la fuerza de trabajo más barata. Pagan ellos su viaje y si mueren pierdes mercancía, pero no, no invertiste nada.

Hay muchísimos nichos de mercado y a destajo de lo que los migrantes pueden representar en una economía internacional. También las políticas de exclusión y de violencia contra estos migrantes, no solamente están en la calle, en el vox populi, sino que se están legislando en los congresos de todos lados. Se está normalizando la figura del asesinato de estas personas o el descuido sistemático de estas personas que generan capital, pero también reafirman el orden colonial nacional. Estamos en una política snuff, sí hay capitalismo gore, pero la idea es que subió a la realpolitik como una forma de gobierno que ya no se oculta y que además se exhibe como una capacidad de muerte para crear mercado alrededor de eso.

¿Han cambiado las resistencias a ese capitalismo gore?
Veo cómo crece la resistencia desde lugares que antes nos reconocíamos como lugares de resistencia. Por ejemplo, en México y en otros lugares veo precuelas de algo que yo denomino política post mortem y que tiene que ver con la politización de los afectos de la gente que han perdido personas, que se fueron migrando, gente que ha sido sobreviviente de las dictaduras del cono sur, o gente que viene de una tradición anticolonial y que ha estado transformando la idea de petición de justicia. Por ejemplo, las comunidades afroamericanas en Estados Unidos o en Brasil, donde se habla por ejemplo de justicia restaurativa o de justicia transformativa. Entonces las formas de petición de justicia ya no tienen que ver con el Estado, por ejemplo. No solo se habla de restitución restitución sino también del afecto y la memoria, y de perderle miedo al espectro. El terror está fuera, no está en los muertos. Los fantasmas también como una legión invisible que nos hace decir: estas personas no quisieron morir esta muerte, fueron asesinadas.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Islas Canarias
Huelga de hambre Canarias se planta ante el turismo de masas en una movilización histórica simultánea en las ocho islas
Bajo el lema Canarias se agota, las organizaciones convocantes recuerdan que el detonante de esta movilización histórica fue la reactivación dos proyectos ilegales, cuya paralización reclaman seis activistas en huelga de hambre.
Capitalismo
Blog Socias Poner fin al capitalismo, no reformarlo
Es hora ya de poner un término a esta situación, la clase trabajadora no es únicamente la más capacitada para parar esto, sino la única capaz de transformar esta sociedad.
Filosofía
Alicia Puleo “El ecofeminismo nos recuerda la ayuda mutua de la naturaleza, que la vida buena es solidaridad”
La filósofa Alicia H. Puleo cuenta su historial personal con la filosofía y aborda, desde claves ecofeministas, temas como la sensibilidad de los animales no humanos, la desmesura neoliberal o la crítica de la Ilustración.
Asanuma
1/4/2024 9:04

Gracias por esta entrevista tan clarificadora.

0
0
Investigación
Migracións Mulleres á fronte dende o sur global
Nace unha iniciativa de investigación, intervención e acción participativa na Galiza para potenciar o diálogo e intercambio de saberes entre as voces subalternizadas das mulleres do sur global.
Elecciones
Elecciones europea Las europeas agudizan las contradicciones de Sumar y el lugar de IU sigue en disputa
Fuentes de la coalición aseguran que el puesto de Izquierda Unida en la lista de europarlamentarios todavía no está claro. Yolanda Díaz sueña con recuperar a Palop, veta a Manu Pineda y tensa la cuerda al máximo con Más Madrid.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Acusan a una agencia pública catalana de complicidad con el apartheid y el genocidio en Palestina
Un reciente informe denuncia a ACCIÓ, la agencia gubernamental para la competitividad de las empresas catalanas, por impulsar relaciones económicas con Israel a pesar del “riesgo plausible de complicidad con genocidio y crímenes contra la humanidad”.
Catalunya
Antirracismo Las muchas voces de Catalunya: identidades diversas, segregación y más de 300 idiomas
En las últimas décadas la sociedad catalana se ha transformado con la llegada de personas migrantes, que ya suponen un 21% de la población. Aunque la exclusión y el racismo siguen ahí, en el día a día lenguas, experiencias e identidades se mezclan.
Análisis
Polarización Una inflación de insultos y demagogia
En este clima de enfrentamiento que es ya el único referente de socialización política para algunas generaciones, el ciudadano parece tener que elegir entre qué mal es menos punible e inmoral.

Últimas

Ley de Memoria Histórica
Memoria democrática La ofensiva legislativa de PP y Vox contra la verdad, justicia y reparación
Las asociaciones memorialistas del estado hacen frente común en la Unión Europea y no descartan acudir a los tribunales para defender los derechos de las víctimas del franquismo.
Cine
Cine RTLM, la radio del odio que alentó el genocidio en Ruanda
Cuando se cumple el 30º aniversario de la tragedia en Ruanda, llega a las pantallas ‘Hate Songs’, que se estrena el viernes 19 de abril, una metaficción que transcurre en los estudios de la emisora controlada por los hutus.
Laboral
Laboral CC OO, UGT y USO rechazan firmar el convenio de Decathlon al no incluir la cláusula de garantía salarial
Decathlon ha firmado el acuerdo con el sindicato mayoritario, SGICD, auspiciado por la propia empresa. El convenio para 2024-26 incluye un incremento salarial del 15%, que recupera la pérdida del 12% de los dos anteriores.
País Vasco
Los audios del PNV Itxaso Atutxa, sobre adjudicar un contrato: “Deben ser tres empresas de confianza del partido"
Hordago publica audios exclusivos grabados en Sabin Etxea que muestran a la presidenta del Bizkai Buru Batzar domesticando al entonces alcalde de Mundaka para acatar la disciplina del partido en materia de contratación pública en el consistorio.
ETA
Opinión Mis relaciones con ETA
Hay quien sigue empeñado en utilizarlo como espantajo electoral, pero es un argumento que no durará. Eso no quiere decir que debamos olvidar lo que pasó, pero sí evitar utilizar la memoria como arma de guerra y confrontación
Más noticias
Italia
Italia El gobierno Meloni allana el camino a los antiabortistas
La Cámara de Diputados italiana ha aprobado por amplia mayoría una ley que permite a las organizaciones anti-elección entrar a los centros de asesoramiento público donde acuden mujeres que están pensando en interrumpir su embarazo.
Violencia policial
Violencia institucional Iridia consigue reabrir judicialmente el caso de una muerte por pistola taser policial
Es uno de los 56 casos en los que ha litigado la entidad de derechos humanos en 2023 y en los que hay un total de 156 agentes o funcionarios encausados.
Genocidio
Rumbo a Gaza La Flotilla de la Libertad se prepara para zarpar hacia Gaza
Un carguero con 5.500 toneladas de ayuda humanitaria y tres barcos más cargados con cientos de personas, entre ellas observadores de los derechos humanos, personal médico, periodistas y políticos —incluida Ada Colau—, integrarán la Flotilla.
Personas sin hogar
Personas sin hogar “Una noche por todas sus noches” en protesta por las personas sin hogar en Granada
El cierre de un centro de acogida nocturno en el centro de la ciudad, que acogía a más de 50 personas, ha agravado la ya precaria situación de acogida de las personas sin hogar

Recomendadas

Cuba
Proyectos artísticos en la isla El arte y la cultura como válvula de escape para resistir la crisis en Cuba
Entre todos los desafíos que enfrenta Cuba, el arte y la cultura se mantienen como refugios de creatividad y resiliencia.
Anticapitalistas
Miguel Urbán “En el inicio de Podemos dijimos que sin autoorganización nos iban a hacer mierda... y nos han hecho mierda”
El eurodiputado más longevo de la llamada política del cambio no repetirá en las elecciones de junio. Miguel Urbán repasa los asuntos más importantes del espacio de la izquierda institucional y las perspectivas de futuro de la Unión Europea.
Especulación urbanística
Turistificación Canarias dice basta: activistas organizan una movilización histórica en las islas frente a la turistificación
Precarización, pobreza, desigualdad y dificultad de acceso a la vivienda, así como la enorme contaminación de los espacios naturales causada por el modelo turístico, son algunas de las problemáticas por las que Canarias sale a la calle el próximo 20 de abril.