Navarra
Separados pero iguales: la desigualdad escolar en Navarra

Uno de los argumentos principales a favor de la segregación educativa de hoy en día, el preferido por las administraciones navarras, no se aleja demasiado de una lógica de autodefensa de la clase media.
Ikastola pública en Iruñea
Patio de la Ikastola pública Amaiur en Iruñea-Pamplona Israel Gonzalez

@armandocasitas0

29 ene 2023 06:33

“Separados pero iguales”, en las décadas centrales del siglo XX, fue el lema de quienes presentaban como aceptables las políticas de segregación en Alabama, Louisiana, Georgia, Mississippi y otros estados del sur de los Estados Unidos. Desde la distancia, a todo el mundo nos parece un horror ese ejemplo histórico de segregación racial “dura”, pero desde el punto de vista de muchos de sus defensores, se trataba más bien de una cuestión económica: una escuela integrada (como antónimo de segregada) suponía una merma en las posibilidades de ascenso de la clase media blanca estadounidense. Por ese mismo motivo, muchos barrios de clase media blanca combatieron con igual ferocidad la integración de las escuelas y la integración de los barrios, ante la amenaza de una caída en picado del valor de sus viviendas tras la llegada de nuevos vecinos de menor nivel de renta o racializados.

Uno de los argumentos principales a favor de la segregación educativa de hoy en día  –el preferido por las administraciones navarras– no se aleja demasiado de esta lógica de autodefensa de la clase media. En todas los centros educativos navarros se garantiza la misma “calidad” de educación y para asegurarlo se establecen indicadores, estándares e incluso a veces medidas compensatorias. Si esto fuera realmente así, ¿qué interés podría tener una persona en llevar a sus hijos e hijas a un centro o a otro y qué interés podría mover a las administraciones a garantizar que los padres y madres de rentas medias y altas pudieran, efectivamente, decidir a qué colegio o instituto llevar a sus hijos e hijas? 

Uno de los argumentos preferidos de las administraciones navarras para defender la segregación educativa sigue lógicas de la autodefensa de la clase media

Es una obviedad constatada por la propia información que proporcionan los departamentos de educación de Navarra y de la Comunidad Autónoma Vasca que los centros (e incluso las clases) en las que la renta media de los padres es mayor obtienen mejores resultados académicos. Y no solo eso: asistir a un determinado centro o a una determinada línea dentro de un centro te garantiza una serie de conexiones con otros alumnos y alumnas de una renta similar o superior que, tal y como prueban varios estudios sociológicos a nivel estatal, tiene un papel determinante en el futuro laboral de los chavales y chavalas.

Dicho de una manera más clara: la segregación escolar en Navarra es un hecho y se produce a través de diferentes ejes, que intentamos apuntar en un artículo anterior y que podemos resumir, sin muchas dificultades, en el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos. Pero ¿por qué resulta tan difícil poner en cuestión el derecho que tienen a llevar a sus hijos a un centro con un determinado modelo lingüístico, o con un determinado enfoque pedagógico –quizá incluso progresista– o a un centro religioso? La solidez de un argumento individualista, sí, utilizado hasta la caricatura por el mismísmo PP, pero tremendamente eficaz a la hora de generar consensos que van mucho más allá de la derecha partidista, reside en que está sustentada por los deseos y las necesidades materiales de unas clases medias amenazadas de derribo.

Dicho de una manera clara: la segregación escolar en Navarra es un hecho y se produce a través de diferentes ejes

Si pretendemos abordar la segregación en la educación, nos parece necesario realizar un análisis que desborde los límites estrechos del enfoque puramente educativo o pedagógico –importante, pero no definitivo en esta cuestión– y que hable también de la estructura de clases en la que se inserta el sistema educativo navarro. De hecho, nuestra hipótesis central parte de dos libros que no tienen por tema principal la cuestión educativa: El efecto clase media, de Emmanuel Rodríguez y La sociedad de propietarios, de Pablo Carmona, recientemente publicado. Dicha hipótesis no es otra que, puesto que vivimos en una sociedad de clases medias (en las que la hegemonía, el sentido común y la propia idea de integración y de pertenencia al cuerpo social normalizado viene marcada por los valores, deseos y necesidades de las clases medias) la escuela responde a esta ordenación social y opera con mecanismo de conservación de la misma. Si nos tomamos en serio nuestra hipótesis, la escuela, lejos de funcionar como un factor de igualación social, tal y como, de forma muy modesta, intentó serlo durante los años 80 y primeros 90, se nos aparece como un elemento que cumple una doble función:

La reproducción neoliberal

Por un lado, tal y como vienen señalando el sindicalismo estudiantil crítico, la escuela reproduce lo que ellos llaman “valores capitalistas” o neoliberales. Especialmente durante los gobiernos de la derecha se han introducido en los currículos asignaturas en las que se tematiza sobre el emprendimiento, la empresarialidad, la competitividad o donde se describen las guerras como “intervenciones humanitarias”, por no hablar de la perspectiva directamente fascista de algunos libros de texto a la hora de abordar los derechos reproductivos de las mujeres y la diversidad sexual. No obstante, sin quitar gravedad a estas cuestiones, creemos que la escuela cumple una función ideológica más sutil pero más relevante y que no está exclusivamente vinculada con el contenido de los currículos sino con el origen social del profesorado –que podemos definir, más allá de su inclinación ideológica, como la epítome de la clase media– y con el carácter hegemónico de los valores, necesidades y deseos de la clase media. 

Educación
Euskal Herria La educación pública navarra segrega
La escuela pública navarra en castellano segrega a su alumnado por su nivel de renta, aunque diga que los clasifica según su “aptitud académica”

Nos referimos a la idea de meritocracia, que impregna el sistema educativo desde su raíz, pero que se muestra de forma más descarnada en el nivel medio y superior: “Si te esfuerzas, puedes”; “tienes la nota que te mereces”; “te queremos proponer que dejes el modelo D, pero es que vas a estar mejor en un centro de castellano”; “no tienes el nivel suficiente de inglés para estar en el British”, etcétera. Como si el nivel y la capacidad del alumnado pudiera desgajarse del nivel educativo y económico de sus padres. O como si fuera posible analizar la educación en Navarra sin hablar del papel que cumple, junto con la vivienda, en la reproducción de las condiciones de vida de las clases medias.

Mantener las condiciones de vida de clase media

Y esa sería la segunda función: reproducir las condiciones de vida de la clase media, a través de la reproducción del capital escolar. Es cierto, desde luego –y por eso queríamos citar también el libro de Pablo Carmona, La democracia de propietarios– que esta reproducción pasa cada vez menos por la vía tradicional del trabajo y cada vez más por otros mecanismos de tipo rentista, como es el patrimonio inmobiliario y su puesta en juego a través del mercado del alquiler. Pero es innegable que el colegio y el instituto al que asiste determinan en gran medida las posibilidades futuras del alumnado.

La escuela cumple una función ideológica más sutil pero más relevante y que no está exclusivamente vinculada con el contenido de los currículos sino con el origen social del profesorado

Por un lado, como muestran los propios estudios del Gobierno de Navarra, existe una correlación innegable entre el nivel de renta medio de los centros educativos (especialmente los de secundaria) y los resultados académicos –especialmente los resultados de la asignatura de inglés, un tradicional marcador de la “excelencia” del alumno y de las posibilidades económicas de sus progenitores–.

Es innegable que el colegio y el instituto al que asiste determinan en gran medida las posibilidades futuras del alumnado.

Por otro, de un modo más general, existe una marcada diferencia en la tasa de paro de las personas con titulación universitaria y aquellas que no la tienen. Es decir, que una carrera universitaria, aunque ya no garantice por sí sola como antaño la plena inclusión en la clase media –casa, coche, trabajo estable, vacaciones– sí que representa una ventaja. Y, por supuesto, el complejo hojaldre de la segregación navarra responde de forma inequívoca a este juego de suma cero: cómo lograr ventajas para las clases medias en un entorno económico degradado que pone cada vez más difícil mantener estas posiciones sociales. 

En este contexto se dan estrategias de estratificación que desmienten, cada vez más, cualquier paralelismo entre el sistema educativo y una supuesta meritocracia intelectual. Poner en marcha una meritocracia perfecta, en la que verdaderamente obtuviera los mejores resultados educativos aquella persona que más se esforzara o, incluso aquella persona con mayores capacidades, sería justo lo opuesto a la práctica actual, que consiste en reservar, mediante distintas herramientas, las mejores aulas y los mejores centros para aquellos que ya parten con una posición privilegiada merced a su renta. Este y no otro es el carácter propiamente ideológico de la meritocracia y de la libertad de elección, ya que actúan como ficciones incontestables, casi unánimemente aceptadas. Ficciones al servicio de la reproducción de la clase.

El “timo meritocrático”

Este panorama hace ciertamente difícil debatir con honestidad y con datos sobre la cuestión, ya que lo que se pone en cuestión es la posibilidad, ni más ni menos, de que las generaciones futuras tengan acceso a unos bienes de consumo y un nivel de vida que se corresponde con esos “años dorados” de la democracia: aquellos en los que el Estado español estaba en los puestos de cabeza de la economía mundial y se construían más de 700.000 viviendas anuales (como ocurrió en 2006). Un ciclo inmobiliario del que no escaparon ni Navarra ni la Comunidad Autónoma Vasca, con sus consiguientes desahucios a partir del inicio de la Gran Depresión en 2008 (y que siguen siendo 350 al año en Navarra, la mayoría por impago de alquiler, según MRA-Fundazioa). Es complicado que un debate como este parta desde el diálogo o el reconocimiento, por parte de determinados sectores de clase media, de su condición de privilegio. Y eso incluye también a algunos sectores tradicionalmente considerados como “progresistas”, tal y como puso de manifiesto, de forma muy dolorosa para muchos, el reciente artículo de Jose Mari Esparza que, si bien fue rechazado rápidamente por la izquierda institucional, refleja un “mar de fondo” transversal a toda la clase media, más allá de su adscripción ideológica. Es más probable que el cuestionamiento de este “timo meritocrático”, de este injusto reparto del capital educativo, provenga de los propios afectados y afectadas y del conflicto que sean capaces de generar.

Jose Mari Esparza refleja un “mar de fondo” transversal a toda la clase media, más allá de su adscripción ideológica

No obstante, nuestra propuesta no es observar pacientemente a la espera de una insurrección de los “sans-culottes” que habitan nuestra ciudad. Una mirada benevolente hacia el 15M, una que pase por alto sus mayores defectos, puede servirnos para arrojar luz sobre una siempre tentativa propuesta que nos sirva para empezar a erosionar el pacto de silencio en torno a la segregación escolar. No era infrecuente escuchar en las plazas la idea de que el Estado había fallado a una determinada generación, justo a aquella que salía en ese momento de la universidad y que veía como sus posibilidades de encontrar trabajo habían caído desde el 87% en el 2007 –justo antes del estallido de la crisis– hasta el 72%. No es mi propósito analizar los resultados políticos del 15M, si no tan solo poner de manifiesto el potencial transformador de esa epifanía que muchos y muchas jóvenes experimentaron en sus carnes: nos habían prometido que, si estudiábamos y cumplíamos con las reglas, accederíamos al edén de la clase media –coche, casa, trabajo estable y vacaciones– y nos han timado. “Emosido engañado”.

Los jóvenes experimentaron una epifanía: nos habían prometido que, si estudiábamos y cumplíamos con las reglas, accederíamos al edén de la clase media –coche, casa, trabajo estable y vacaciones– y nos han timado. “Emosido engañado”.

Un segundo evento esperanzador, en este mismo sentido, es la movilización ciudadana en la Comunidad Autónoma Vasca ante una nueva vuelta de tuerca en el territorio que más segrega de todo el Estado. La caída demográfica –que se está haciendo notar más entre las clases medias autóctonas y menos entre la población migrante o de rentas baja– augura un futuro incierto para la concertada vasca pese a que, más allá de su adscripción ideológica, es la que más dinero público recibe de todo el Estado. Sencillamente, su clientela está dejando de tener hijos y, por tanto, de nutrir mediante cuotas su modelo de negocio. La respuesta del Gobierno Vasco, con la concurrencia de EH Bildu y el PSN, va en la línea de apuntalar a la concertada. Una respuesta, por otro lado, bastante razonable en términos electorales: son las clases medias con agencia política y niveles de renta suficientes quienes votan mayoritariamente a estos partidos y a quienes presta servicio la concertada, en la medida en que les proporcionan aulas purgadas de “elementos indeseables” ya sea a través de las cuotas, la exclusión por motivos religiosos o la utilización de la exigencia académica como mecanismo disuasorio. El hecho de que haya habido una respuesta reseñable al apenas disimulado rescate a la concertada que supone la nueva ley vasca de educación es esperanzador. No obstante, tanto en este caso como el del 15M, nos seguimos preguntando si es posible una alianza entre esos sectores de clase media –que son los que han propiciado la multitudinaria movilización de noviembre en Bilbao– y los sectores precarios y migrantes que se concentran en los centros públicos, especialmente en los más segregados.

¿Qué es lo que puede un curso?

Valga todo lo anterior como resumen de nuestra interpretación política de la segregación escolar en Navarra y en la CAV. Esta hipótesis está ligada a la idea de que existen otra serie de factores –dentro de los que la educación es solo uno más– que contribuyen a esta segregación y que están imbricados con ella, de forma que no estaríamos hablando solamente de las escuelas, sino de la propia estructura de clases en nuestro territorio y de las oportunidades para intervenir en ella que nos brinda la educación en el actual contexto de crisis. No obstante, tenemos más preguntas que respuestas, y es por ello que, desde el Centro de Estudios Katakrak hemos organizado este curso, Desigualdad escolar. Educación y reproducción de clase, que esperamos poder convertir a medio plazo en una investigación en forma de libro.

No estaríamos hablando solamente de las escuelas, sino de la propia estructura de clases en nuestro territorio y de las oportunidades para intervenir en ella que nos brinda la educación en el actual contexto de crisis. 

Las preguntas que queremos hacernos a lo largo de sus 6 sesiones no tienen fácil respuesta y es posible que nos coloquen en lugares incómodos, tanto a los que nos dedicamos a la educación como a los que no. ¿Se puede hablar de descomposición de las clases medias en en el caso de Navarra, donde los indicadores que miden el grado de integración social son siempre ligeramente superiores a la media del Estado? ¿Es posible ir más allá de la dualidad clásica entre concertada y pública y entrar a analizar factores y tácticas de segregación dentro del propio sistema público? ¿Son los modelos lingüísticos un factor de segregación? Es decir, ¿podemos sacar conclusiones acerca de los niveles de renta tan uniformes que se perciben en determinados centros de modelo D o en aquellos en los que se ha implantado el modelo British? Las líneas que hemos establecido tentativamente y que separan al alumnado en función de su renta ¿coinciden también con líneas de segregación por el origen del alumnado?

El propósito de lanzarnos estas preguntas no es solamente incomodar a muchos de nuestros compañeros y amigos con respecto a sus decisiones sobre la escolarización de sus retoños –que también– sino la de intentar estirar conflictos relativamente exitosos –como el de la movilización en favor de la educación pública en la CAV– hacia el territorio inexplorado de las alianzas imprevistas y mestizas. Dicho de otra manera, ¿es viable y deseable establecer puentes entre las clases medias en caída de las que hablamos y los espacios críticos, estables, pero muy poco activos en nuestra ciudad? Más aún: ¿existe alguna manera de aliarse con las familias de toda esa chavalada migrante y gitana a la que estamos amontonando en la pública en castellano y en las FP básicas? 

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca fue un experimento de ese tipo, siquiera durante los años en que la crisis hipotecaria afectó parcialmente a las clases medias autóctonas con posiciones patrimoniales menos sólidas al tiempo que golpeaba de lleno a miles de migrantes. La necesidad común, y no solamente un vago reconocimiento ideológico de que la sociedad navarra puede y debe acoger a aquellos que migran en busca de un futuro mejor, hizo de pegamento en esa alianza, impensable apenas unos años antes. ¿Es posible reproducir experiencias similares en la puerta de un colegio?

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Universidad
UC3M Alumnado de la Universidad Carlos III saca músculo contra la “deriva represiva y censora” del Vicerrectorado
La Asamblea de Estudiantes ha protestado enérgicamente en relación al aumento de las políticas coercitivas en la UC3M que afectan gravemente a la actividad de los distintos colectivos universitarios
Universidad
Educación Pública en Madrid Asociaciones estudiantiles de la Universidad Carlos III estallan contra el nuevo protocolo de comunicación
La respuesta se ha materializado esta mañana en un comunicado unitario en el que la Asamblea de Estudiantes del centro ha expresado su total rechazo ante el contenido del escrito que “oficializa la censura en el tejido estudiantil”.
Universidad
Universidad ¿Un break para juntarnos?
La colectivización universitaria, más allá de asociaciones sujetas a un tema de interés común, está desapareciendo.
Violencia policial
Violencia institucional Iridia consigue reabrir judicialmente el caso de una muerte por pistola taser policial
Es uno de los 56 casos en los que ha litigado la entidad de derechos humanos en 2023 y en los que hay un total de 156 agentes o funcionarios encausados.
Genocidio
Rumbo a Gaza La Flotilla de la Libertad se prepara para zarpar hacia Gaza
Un carguero con 5.500 toneladas de ayuda humanitaria y tres barcos más cargados con cientos de personas, entre ellas observadores de los derechos humanos, personal médico, periodistas y políticos —incluida Ada Colau—, integrarán la Flotilla.
Cárceles
Carabanchel Tele Prisión, memoria audiovisual de una cárcel
Además de varias películas que se han acercado a la cárcel de Carabanchel, Tele Prisión fue un canal de televisión interno en el que participaron numerosos reclusos y algunos educadores de esa prisión madrileña. Emitió de 1985 a 1987.
El Salto n.74
Revista 74 Cuando los algoritmos te explotan: no te pierdas el número de primavera de la revista de El Salto
De cómo los algoritmos y la IA gestionan el trabajo de cientos de millones de personas con ritmos y condiciones del siglo XIX, y de mucho más, hablamos en nuestro número de primavera. Ya disponible para socias y en los puntos de venta habituales.
Culturas
Culturas La FILMIG reflexiona sobre hacia dónde se dirige la producción cultural migrante en el Estado español
La primera edición de la Feria Itinerante del Libro Migrante convoca a Vivi Alfonsín, Moha Gerehou, Dagmary Olívar y Silvia Ramíres para dialogar sobre la creación y participación en la cultura de las personas migrantes y racializadas.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Más de 80 ciudades saldrán a la calle el 20 y 21 de abril para denunciar el genocidio israelí en Gaza
El movimiento de solidaridad con el pueblo palestino denuncia la complicidad del Gobierno español con la masacre al seguir comprando y vendiendo armas a Israel.

Últimas

A Catapulta
A Catapulta A Catapulta recibe o presidente da AELG, Cesáreo Sánchez
O poeta e presidente da Asociación de Escritoras e Escritores en Lingua Galega conversa con Samuel L. París no episodio 12 do programa.
Palestina
Palestina El terror de gestar, parir y maternar en una tierra devastada
La violencia reproductiva sacude más que nunca Gaza, donde las ONG están reportando un incremento alarmante del número de abortos espontáneos causados por el estrés extremo que atraviesan las madres durante la gestación.
Acoso escolar
Acoso escolar Obligan a ir a clase a una niña que denuncia acoso en un colegio concertado de Aranjuez
La Concejala de Educación ha emitido una carta que da una semana a la menor para acudir a clase, pese a contar con un diagnóstico de ansiedad y depresión.
País Vasco
Los audios del PNV El modus operandi del PNV en Mundaka: “Invita a tres personas, el resultado va a ser uno”
Hordago revela grabaciones exclusivas en las que el presidente de la Junta Municipal de la localidad de Busturialdea pide al entonces alcalde, Mikel Bilbao, que favorezca la contratación como asesor externo de un barón del partido.
País Vasco
País Vasco “En Osakidetza nos la van a dejar morir, vámonos a la privada”
Las listas de espera que reconoce el Departamento de Salud en respuesta parlamentaria no se corresponde con las citas que ofrece. Tampoco hay coincidencia con el dato público del número de médicos que compatibiliza la sanidad pública con la privada.
Más noticias
Greenwashing
Greenwashing Repsol, denunciada ante Competencia y Consumo por publicidad engañosa
Ecologistas en Acción, la Federación de Consumidores y Usuarios CECU y Greenpeace denuncian ante la CNMC y ante la Dirección General de Consumo que la petrolera realiza “declaraciones ambientales engañosas” en su comunicación pública.
El Salto Twitch
El Salto TV Los empresarios engordan la inflación y se comen tu salario
En el programa en directo de Economía Cabreada del 16 de abril analizamos los márgenes empresariales de récord, sus efectos sobre la inflación y los salarios con Natalia Arias de CCOO y Dani Yebra de Eldiario.es
Sanidad privada
Privatización Defensa adjudica a Quirón el servicio de vigilancia de la salud de su plantilla
Tras el escándalo, el principal cliente del novio de Ayuso gana el concurso para realizar exámenes de salud a la plantilla del Ministerio de Defensa, que hasta 2020 se realizaban en el Hospital público Gómez Ulla.
Arte
Arte Guerra, crisis migratoria y Unión Europea: el arte crítico de Avelino Sala en la primera Bienal de Malta
El salón español de la Bienal de Arte de Malta está ocupado por cinco creaciones del artista gijonés Avelino Sala en las que representa las similitudes entre las guerras pasadas y presentes, los estallidos sociales o la hipocresía de la ONU.

Recomendadas

Culturas
Xirou Xiao “Mi mirada artística es constructiva y, por tanto, tiene en la educación su aliada”
La compañía de performers Cangrejo Pro; la exposición ‘Zhōngguó. El País del Centro’ o la película de Arantxa Echevarría ‘Chinas’ son algunos de los proyectos en relación a la comunidad china en Madrid con la impronta de Xirou Xiao.
Violencia sexual
Clara Serra “Legislar el sexo con arreglo al deseo es la vía directa al punitivismo”
En ‘El sentido de consentir’, Clara Serra defiende que el concepto de consentimiento es precario y ambiguo. Pese a su utilidad jurídica para hacer leyes, argumenta, no puede convertirse en la receta mágica.
África
Hakim Adi, historiador “Hay mucha desinformación sobre el comunismo y su conexión con África y la diáspora”
El historiador Hakim Adi explora las conexiones entre el panafricanismo y el comunismo en una investigación que ha desarrollado en los últimos diez años y que requirió la consulta de archivos en Rusia, EE UU, Gran Bretaña y varios países de África.
Genocidio
Mkhaimar Abusada “Israel quiere quedarse en Gaza”
En esta conversación el doctor gazatí de Ciencias Políticas, Mkhaimar Abusada aborda la popularidad de Hamás en Gaza, las probabilidades de éxito israelí en la lucha por extinguir la insurgencia palestina o el futuro político del enclave.