Opinión
¿Qué ocurrió realmente en Galicia?

Los análisis post-electorales conservadores y progresistas trasladan una misma imagen falaz de Galicia como un caso perdido y de los gallegos y gallegas como víctimas desamparadas.
ana ponton mitin 18f
La líder del BNG, Ana Pontón, durante el mitin de cierre de campaña.

Una semana y media después de las elecciones, la impresión que me producen la gran mayoría de los análisis post-electorales, ya sean conservadores o progresistas, es la de compartir una idéntica mirada estereotipada de la realidad. Y aunque se expresan en enfoques engañosamente antagónicos, ambas visiones se complementan para configurar un retrato único, como si fuesen el anverso y reverso de una misma Galicia a través de su espejo.

Así, los enfoques conservadores muestran un retrato virtuoso del Partido Popular como si él mismo fuese la encarnación o muestra a escala de la sociedad gallega, capaz de vincularse de algún modo con todos y cada uno de sus estratos. Según este enfoque interesado, el Partido Popular tiene una ubicuidad casi divina; es omnipresente, omnipotente y omnívoro.

En sentido contrario, las posiciones progresistas no niegan la mayor: esto es, la hegemonía indiscutible del PP. Pero la atribuyen a sus malas artes: al clientelismo, a la coacción, al férreo control caciquil del medio rural o la manipulación de los medios de comunicación. Y cuanto más conocedor se muestra el analista de nuestra dinámica territorial, más ejemplos de estas prácticas fraudulentas puede esgrimir para respaldar su análisis.

De hecho, no le falta razón. Porque, ya sean los bochornosos tratamientos informativos por parte de la TVG o las distintas prebendas y regalías que la Xunta vierte en distintos colectivos, los casos en los que el Partido Popular exhibe con impudicia la instrumentalización de lo público son tan abundantes como estridentes.

Y si a esto le sumamos los tradicionales y chuscos espectáculos de carrexo de votos monjiles, lo que la crítica progresista traslada es la imagen del PP como una fuerza igualmente imbatible. Pero son sus abusos, y no sus virtudes, quienes sustentan su carácter hegemónico.

Sin embargo, por muy ciertos que sean los hechos que se denuncian y por muy bienintencionados que sean estos análisis, pienso que son aún más errados que la beatífica visión conservadora. Y, no solo eso, sino que involuntariamente contribuyen a afianzarla.

Analicemos algunos casos. Dos días antes de las elecciones, los médicos gallegos recibieron un SMS en el que se les anunciaban pagos atrasados y la subida de algunos complementos. Más allá del repudio que esta y otras prácticas similares despiertan, ¿alguien piensa que esto tuvo alguna relevancia en el resultado electoral? ¿Es que sospechamos que los médicos, que padecen un infierno laboral diario, se postraron alborozados ante el conselleiro de Sanidade? ¿Vemos a estas personas como unos tipejos sin dignidad que se malvenden por unos eurillos? Pensar que tales marrullerías surten efecto equivale a denigrar la reputación de los profesionales sanitarios. Más bien sospecho que, en todo caso, ese burdo email solo pudo producir desagrado.

Elecciones
Elecciones gallegas La Xunta envía SMS al personal sanitario de Galicia anunciando subidas salariales a dos días de las elecciones
Personal médico, de enfermería y técnico de todos los centros sanitarios de Galicia denuncian el uso electoralista de las comunicaciones oficiales del Sergas recordando viejas subidas salariales y aumentos inminentes de nóminas.

De un modo similar, resulta innegable la falsificación grosera de la realidad que tratan de imponer los informativos de la TVG. Pero, ¿a quién se dirigen? Según los datos, el espectador tipo de la TVG tiene 62 años y, como mucho, estudios primarios. Con respecto al Telexornal más visto, su audiencia media es de 105.000 espectadores diarios. O, lo que es lo mismo, menos del 5% del censo electoral. Sin restarle su importancia, ¿explican estos números la presunta hegemonía del PP gallego? Más bien, parecen una coartada para no encarar razones más profundas.

¿Qué ocurre entonces en Vigo y su área industrial donde el BNG fue la primera fuerza? ¿Que no hay médicos? ¿Que la gente no ve la tele? ¿Que no hay monjas?

El PP 'fraguista' supo construir una idea de país basada en un galleguismo banal y sentimental. El drama de la izquierda es que a este magma difuso no fue capaz de oponerle una alternativa creíble

A mi juicio esta visión superficial catastrofista no explica nada, pero sí contribuye a sostener el estereotipo del gallego conservador y a retratarnos como un desventurado e indefenso rebaño al que unos rufianes pastorean. Como unos alelados tontorrones que creemos a pies juntillas las sandeces que se vierten desde las televisiones o, peor aún, como abyectos lacayos, felices de arrastrarnos y lamer los pies de quienes nos arrojan despreciativamente sus limosnas.

Y, del mismo modo, contribuye a dibujar la realidad como irreversible, al PP como una fuerza invencible y a Galicia como el lugar donde nunca pasa nada. O, siendo más precisos: donde nunca podrá pasar nada.

Pero lo cierto es que este proceso electoral y su resultado ha sido radicalmente novedoso y supone una cesura que resquebraja la imagen anterior. Desde antaño, los partidos de izquierda, han comparecido a las distintas elecciones con una única idea principal: echar el PP. Y luego, cada uno desgranaba sus distintos programas casi como si esto constituyese un asunto secundario. Por el contrario, el PP fraguista supo construir una idea de país basada en un galleguismo banal y sentimental que se expresaba en las infraestructuras, el folclore y una cierta reivindicación tramposa de lo rural. El drama de la izquierda es que a este magma difuso no fue capaz de oponerle una alternativa creíble.

Sin embargo, estas elecciones han supuesto un cambio drástico en ese desigual reparto de papeles. Y es que, por primera vez, ha habido una fuerza de izquierdas, el BNG, que ha sabido plasmar y transmitir otra idea de Galicia. Una idea en la que los gallegos aparecemos retratados como lo que somos: diversos, creativos, esperanzados, alegres, hospitalarios y muy sensibilizados con nuestro entorno y nuestra cultura. Y no como esa triste grey a la que los pastores sacan a apacentar.

En campaña vimos un BNG que aparecía por todas partes, acompañando a los sectores más pujantes y un PP atrincherado en sus artificiosos macroactos de polideportivos. El mundo había cambiado

En el extremo contrario, lo que hemos visto es que el PP ha renunciado ya completamente a definir su idea de país. “Si hablamos de Galicia nos estrellamos”, decían sus asesores, para volcarse únicamente en temáticas nacionales. No es de extrañar así que, en el mundo al revés, fuese el PP quien hizo de oposición al BNG. Y, a falta de otra idea, simplemente se dedicó a mancillar la cosmovisión que proponía el nacionalismo. De repente, los del PP pasaron a ser “os do non”.

Lo que vimos en campaña fue el fiel reflejo de esta dicotomía. Por un lado, un BNG que aparecía por todas partes, acompañando a los sectores más pujantes de Galicia y, por otro, un PP atrincherado en sus artificiosos macroactos de polideportivos. El mundo había cambiado. Y si en el pasado eran “los del Bloque” los que estaban recluidos en su pequeño universo y era el PP quien colonizaba la vida social, ahora son estos quienes se muestran arrinconados, en un nicho sociológico cada vez más estrecho, ineptos para relacionarse con la sociedad a la que gobiernan.

No hay más que ver sus cifras. En las ciudades, en los territorios más dinámicos, industrializados y con una vida sociocultural más diversa y fecunda, sus resultados están casi a la par —y a veces por debajo— de los del BNG. Y lo mismo ocurre cuando analizamos sus apoyos por franjas de edad o por estudios donde el PP obtiene sus grandes apoyos entre los mayores sin estudios y estos descienden ominosamente entre la población ocupada más formada. De hecho, la encuesta del CIS exhibía un apabullante 40% de votantes con estudios superiores que anunciaban su voto al BNG, fuerza que volvía a ser notablemente mayoritaria entre quienes poseían estudios de secundaria. El porcentaje aún aumentaba más cuando se les preguntaba qué partido trataba temas de su interés. De un modo similar, en términos de edad, el BNG supera ampliamente al PP entre los menores de 50 años y el PP solo es muy mayoritario entre los mayores de 75.

Elecciones autonómicas
Autonómicas Galicia La fractura generacional del voto y otras claves de la encuesta del CIS para Galicia
Cuando faltan tres semanas para las elecciones en Galicia, la cuestión principal sigue siendo la posible pérdida de la mayoría absoluta del Partido Popular. El Bloque Nacionalista Galego despunta y podría conseguir su mejor resultado histórico.

Más allá de los números de los resultados, parejos a otras ocasiones, estas elecciones han mostrado el espejismo de la fortaleza del PP. Puede parecer una temeridad decir esto con sus imponentes cifras pero, al cabo, lo que los separa de perder el poder son apenas dos o tres puntos porcentuales. Y no hace falta ningún vuelco social radical, sino apenas un leve movimiento de unos miles de votos para que esto se produzca. Es decir, viven al borde del abismo, sin poder permitirse un solo error, parasitando los desaciertos ajenos y con una masa social en declive. Puede que el mapa electoral aparezca teñido del azul de sus colores pero es un azul cada vez más pálido y volátil.

Elecciones
Elecciones gallegas La construcción del dominio del PPdeG en Galicia entra en crisis
El Partido Popular elaboró durante años un relato interesado de la autonomía como historia de su propio éxito al tiempo que favorecía su dejadez para conseguir el consentimiento de un pueblo al que finge parecerse.

Siendo ecuánimes, también han mostrado el espejismo del BNG, partido al que, de algún modo, la sociedad gallega le ha puesto deberes para el próximo examen. En primerísimo lugar, tratar de extender estos nuevos liderazgos, que son percibidos como acogedores, en la política local. Resulta difícil pensar que se pueda gobernar la Xunta dentro de 4 años si antes no se mejora sustancialmente la representación en las corporaciones municipales. Se asume la explicación del caciquismo y la coacción como única causa de las mayorías del PP en pueblos y villas. Pero esta idea solo lleva al victimismo y a la complacencia en la derrota.

Por el contrario, quizá haya que asumir que en muchos de esos lugares donde el PP gobierna, lo hace justamente merced al trabajo profesional de alcaldes que llevan muchos años de experiencia y desarrollan sus funciones con eficacia. Esa gestión es la que el BNG debe mejorar. Y, para eso, quizá debería abrirse orgánicamente a esa masa de cientos de miles de personas que, aunque le hayan dado su confianza, no se han vuelto nacionalistas por arte de birlibirloque. Pero sí los perciben como la fuerza que mejor puede hoy representar sus intereses.

Igualmente, tampoco estaría de más que el BNG intentase extender esa nueva manera de comunicarse con la sociedad también al Parlamento español. Pues diría que la rentabilidad está ofreciendo su representación tiene mucho margen de mejora en términos de visibilidad.

En la Comunidad de Madrid la derecha lleva treinta años ininterrumpidos gobernando, pero es Galicia el lugar donde nunca pasa nada y, los gallegos, según el tópico, somos conservadores pero no reaccionarios. En 2001 las universidades gallegas fueron la vanguardia nacional en la protesta contra la LOU y sus campus protagonizaron las acciones más multitudinarias, aguerridas e imaginativas contra aquella Ley. En 2004, estalló el Nunca Máis, una de las protestas más transversales, creativas y masivas que se hayan visto, por encima incluso del 15M, del que fue en gran medida su inspiración. Y fueron los gallegos, en 2012, los pioneros en cohesionar el soberanismo con el anticapitalismo.

La novela EI Gatopardo relata el declive de la aristocracia ante el ascenso imparable de la burguesía. De un modo análogo, en Galicia asistimos a los últimos instantes en el poder de una estructura en decadencia, previos al próximo derrumbe de su hegemonía. Y cuando esto ocurra, las propias pulsiones demográficas y socioculturales auguran un cambio duradero si las fuerzas políticas transformadoras no cometen errores de bulto.

En la novela, el protagonista pronuncia esa famosa frase según la cual hay que cambiarlo todo para que todo permanezca como está. Aquí ha ocurrido exactamente lo contrario: que nada ha cambiado para que todo cambie.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Estudiantes de Santiago de Compostela arrancan la primera acampada gallega en solidaridad con Palestina
Varias docenas de alumnos y alumnas universitarias se concentran desde el martes en la Facultade de Historia de la USC en la capital gallega para protestar contra el genocidio cometido por el Estado israelí.
Agus
29/2/2024 7:52

Sigue siendo para mí un misterio el motivo por el que se enterró aquella idea de reformar el sistema electoral, cuando cada partido tenía su propia propuesta, al parecer más justa que la ley d'hont. Y de aquello nunca más se supo. Como tampoco de los análisis comparativos según distintos modelos de reparto de escaños y circunscripciones, al menos con una finalidad de divulgación pública.

0
0
senenoa
28/2/2024 13:32

Jorge, deseo pensar que tu análisis es el correcto. Lo deseo vivamente, pero la realidad es que llavamos bajo el yugo del PP desde el inicio de la comunidad autónoma, con el paréntesis del tripartito.
"Como unos alelados tontorrones que creemos a pies juntillas las sandeces que se vierten desde las televisiones o, peor aún, como abyectos lacayos, felices de arrastrarnos y lamer los pies de quienes nos arrojan despreciativamente sus limosnas" has escrito, criticando esa visión. Algunos pensamos, por la fuerza de los resultados, que esa interpretación puede que no esté tan alejada de la realidad.
Añadiría aún más: Mientras la izquierda no se presente unida a las elecciones no habrá mucha solución.

0
3
derROTista
5/3/2024 14:33

El caso es que incluso en votos el bloque de izquierdas perdió

0
0
fllorentearrebola
28/2/2024 7:31

Quizás faltaría analizar el lamentable y bochornoso papel de la izquierda españolista del PSOE, Sumar y Podemos empeñados cada uno a su manera en perder y en que no gane el BNG, el electorado sociológicamente de izquierdas les ha dado a los tres exactamente lo que se merecen.

2
5
HERRIBERO
1/3/2024 11:15

En un territorio histórico como Galicia, que tiene particularidades propias, unos medios controlados siempre por el PP y en parte por los "narcos", NO se esperaba gran cambio.
Este medio y otros digitales "apoyaban" a Sumar y "silenciaron" a Podemos; que una vez hechos los recuentos. . .¡Magnifican el pobre resultado de Podemos!
¿Del P$0E que decir? está con la "muleta" de Sumar haciendo la faena tan "moderada y fiel" al sistema. . .¡Que nos traerán el bipartidismo "BIS"!
Se siguen creyendo en un "movimiento" que NO Suma ni con 12 partidos. Y se valen de esta transición, para meter a los jefes, tecnócratas, sumisos, colocados, sin militancia, sin primarias, pero van por los medios vendiendo "ideas" que luego NO nos sirve a los que votamos en urnas.

2
0
Maucun
28/2/2024 23:08

A ver, el electorado de izquierda votó BNG, obviamente.

2
0
María Xosé.
28/2/2024 7:51

Mejor no hablar de lo que no existe. El mejor desprecio es no hacer aprecio.

3
1
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. Las patronales españolas, Comisiones Obreras y UGT apostaban por la estatalización de los convenios colectivos.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Congreso de los Diputados
Congreso de los diputados Solo el voto en contra del PP evitaría que pasara su primer trámite la ley del PSOE contra el proxenetismo
Al primer partido del gobierno le bastaría una mayoría simple para comenzar el trámite de la propuesta del ley que presentó en solitario al Congreso de diputados. Aún y con ello grupo popular no les regalará el sí directamente en este primer pulso. Sumar hecho público su 'no' ya que considera que la propuesta del PSOE no aborda ninguna solución.
Análisis
Neoliberalismo Aquelarre fascista en Madrid: el auge de la aporofobia
El desaguisado argentino, VOX, Meloni, Le Pen, Trump, Bolsonaro, … son la consecuencia final lógica de un sistema de gobernanza que ya ha fracasado, el neoliberalismo.

Últimas

Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.
Crisis climática
Overshoot Day España entra en déficit ecológico
Este 20 de mayo se cumple el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra en España, lo que significa que el país ya ha consumido el límite de recursos naturales por año que permitiría al planeta regenerarse.
Más noticias
En saco roto (textos de ficción)
En saco roto Tamujas
Lo que ocurrió fue que nos limitamos a escribir sobre una página en blanco la fecha del día, el nombre de la asignatura y las palabras que el profesor había escrito en el encerado. Eso fue todo.
Laboral
Convenio colectivo UGT, LAB y CC OO aceptan formalizar el contrato fijo discontinuo parcial en los polideportivos de Bizkaia
El preacuerdo atiende la reivindicación de la semana de 35 horas, por lo que, junto con los incrementos salariales, el valor de la hora de trabajo aumenta en un 20,8%. ELA ha rechazado el preacuerdo y mantiene la huelga en al menos 18 centros.
Irán
Irán La muerte del presidente de Irán sacude un escenario internacional convulso
Teherán comunica la muerte de su jefe de Gobierno, Ebrahim Raisi, y su ministro de exteriores, Hossein Amirabdollahian, después de que su helicóptero se estrellara en la tarde del domingo.
Movimiento BDS
Palestina La Universidad Autónoma de Barcelona y la ciencia europea al servicio de Israel
Una investigación destapa los lazos entre la universidad catalana y el entramado universitario israelí, así como sus vínculos con tecnologías armamentísticas.
Medio ambiente
Contra la planta de biogás La Coronada vuelve a movilizarse contra la planta de biogás
La Coronada (Badajoz) alberga ya un macrovertedero y sería la principal perjudicada por la planta de biogás proyectada en la vecina localidad de Villanueva de la Serena.

Recomendadas

Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Feminismos
Feminismos Ana Requena y June Fernández: periodistas, feministas… e intensas
Estas dos comunicadoras comparten amistad, oficio y edad: cumplirán este año los temidos cuarenta. Por fortuna, en las presentaciones del último libro de Ana Requena, ‘Intensas’, las señoras suelen contar que una se libera con los años.
Migración
Migraciones Patera vacía: navegando en la necropolítica migratoria
Seguimos a un grupo de gente que se resiste a aceptar el designio de la suerte y del azar que hace que haya víctimas o supervivientes de manera injustamente aleatoria.
Periodismo
Jesús Cintora “Nunca había estado tanto tiempo fuera de la televisión o la radio... no sé por qué será”
El expresentador de Las mañanas de Cuatro publica ‘El precio de la verdad’ (Editorial B, 2024), un ensayo sobre el estado actual del periodismo español.