Andalucismo
Una militancia en la diáspora. Entrevista a Paco García sobre el andalucismo político en Catalunya

Paco García es un andalucista en Cataluña desde el año 1976. Le hacemos esta entrevista con motivo de homenajear a los militantes andalucistas en el exterior.
APUAC
Manifestación del 4 de diciembre de 1978 donde participó la Asamblea Permanente de Universitarios Andaluces en Cataluña. Archivo personal de Paco García Pensar Jondo
Entrevista realizada por Javier García Fernandez, Profesor de Historia contemporánea en la Universidad Pompeu Fabra
23 nov 2023 16:49

Paco García (Granada, 1958) es andaluz y militante andalucista en Cataluña desde que llegó en el año 1976. Ha sido miembros de varias organizaciones políticas y culturales andaluzas en Cataluña. Además de su trayectoria militante es autor de varios libros Ha sido conferenciante, articulista, colaborador de medio de comunicación tanto en Andalucía como en Catalunya, es uno de los mayores especialistas en la historia de la migración andaluza en Cataluña y sobre todo en los espacios de participación política andalucista. Le hacemos esta entrevista con motivo. de homenajear a los militantes andalucistas en el exterior, que han sostenido la lucha por la identidad, la cultura y la emancipación de Andalucía desde hace casi medio siglo. 

Javier García FernándezBuenas tardes Paco, en primer lugar muchas gracias por concedernos esta entrevista sobre andalucismo político, diásporas andaluzas y memoria de la izquierda radical andaluza. En primer lugar me gustaría preguntarte sobre tu trayectoria personal. Tu has sido militante andalucista durante más de cuatro décadas has participado en muchas organizaciones del andalucismo político y cultural. Pero antes de pasar a tu participación en política propiamente dicha, cuéntanos ¿Cómo te nació a ti la conciencia andaluza?

Paco García: Pues la verdad es que a mí la conciencia andaluza me nació ya desde muy joven. Recuerdo de niño que, en plena dictadura, yo tuve formación religiosa empecé a tener conciencia andaluza. Siempre tuve una conciencia de rechazo al folklore y a la imagen estereotipada. Yo siempre me preguntaba por qué Andalucía era una tierra tan pobre y eso me llevó a querer entender por qué una tierra tan rica estaba tan empobrecida y decidí estudiar Economía.

¿Cómo fue tu llegada a Catalunya, como influyó en ti la emigración en la formación de tu conciencia? 

En 1976 comencé a estudiar Economía en la Universidad de Barcelona, y me vine a vivir a la casa de mi hermano que había emigrado a años antes desde el Padul (Granada). Una vez en Barcelona, esa identidad andaluza se potenció al sentirme parte de esa emigración de clase obrera, aunque yo había venido a estudiar a la Universidad. Recuerdo que cuando iba por las Ramblas de Barcelona, se vendía prensa y yo iba buscando la prensa andaluza. Uno de ellos era Informaciones de Andalucía. También había un semanario que se llamaba Tierras de Sur, que lo dirigía el cura José María Javierre. Era un semanario andaluz que tenía una sección sobre andaluces en Cataluña y solían anunciar actividades o hacer reportajes sobre andaluces en el exterior. Aquello me llamaba mucho la atención. En la propia revista vi una dirección donde distribuían los ejemplares y me decidí a ir para conocer a los que distribuían aquel semanario, para conocer a otros andaluces que tuvieran mis inquietudes. Me dirigí a la dirección que ponía en el semanario y al tocar en la puerta me abrieron los hermanos Sanz, que curiosamente eran los que distribuían el semanario en Barcelona. Juan Manuel y Damian Sanz Y ellos fueron los que me introdujeron en el andalucismo político propiamente dicho.

¿Osea tu conoces a los hermanos Sanz en Barcelona y a partir de ahí te organizas políticamente en el andalucismo en Cataluña?

Si, ellos estaban ya en contacto con con gente de Alianza Socialista de Andalucía. A finales de 1976, tras el I Congreso fundacional del Partido Socialista de Andalucía, Juan Manuel Sanz entró en contacto con José Acosta, que recién se acababa de doctorar era profesor en la Universidad de Barcelona y que era compañero de Jordi Solé Tura en la Facultad de Derecho. Juan Antonio Manuel Sanz y José Acosta comienzan a reunir gente para organizar a la emigración andaluza en Catalunya desde la perspectiva del andalucismo político, en aquella época, regionalista. Y fundan la Asociación Andalucista de Cataluña Agrupación de Socialistas Andaluces en Cataluña (ASAC) Y ahí ya fue cuando yo me incorporé.

¿Quién se organizaba en aquellos años en el andalucismo político? ¿Cómo fueron los comienzos de la organización del andalucismo en la diáspora?

Pues había de todo, gente trabajadora, emigrantes de clase obrera, había estudiantes como yo, que estaban en la Universidad, o gente que había nacido ya en Barcelona pero tenía apego a la identidad de su familia o que tenía curiosidad por sus raíces. Nuestras primeras actividades fueron para dar a conocer la bandera de Andalucía y el himno entre los andaluces emigrantes y entre los Centros Andaluces. Yo recuerdo que recién llegado a Barcelona, fui a la Casa Andaluza de Barcelona que se había fundado en los años treinta y que estaba en Vía Laietana y pregunté por una bandera de Andalucía. Allí tenían una bandera pero era solo Verde y blanca. Yo les dije que la bandera era de tres franjas verde, blanca y verde y ellos me decían que esa era la única que había. Osea que aún no se conocía. Entonces nosotros como ASAC organizábamos charlas en los centros andaluces sobre historia, sobre la bandera y otros símbolos. Entonces la estrategia fue estar presentes en el Centro Andaluz la Casa de Andalucía de Barcelona, participar, introducirnos y hacernos socios y tratar de influir todo lo que pudiéramos en la Casa el Centro de Andalucía. De hecho el primer Día Nacional de Andalucía, del año 1977 lo organizamos nosotros desde el Centro Andaluz la Casa de Andalucía de Barcelona. Antes de la manifestación del 4 de 1977, nosotros ya lo llamamos Día Nacional del País Andaluz Andalucía por que meses antes se había celebrado el día nacional de Catalunya el 11 de septiembre de 1977. Más tarde el andalucismo político lo asumió pero fue desde aquí, desde el Centro Andaluz la Casa de Andalucía en Barcelona, donde bautizamos el día 4 de diciembre como día nacional.