Pobreza energética
La Cañada Real pide luz y futuro

Mientras afrontan su tercer invierno sin luz, las vecinas y vecinos de La Cañada se enfrentan a la estrategia del desgaste y miran con esperanza a Europa.
Cañada Real Vida Bajo Cero 3
Acción de protesta en la Cañada Real impulsada por el colectivo BoaMistura. Bruno Thevenin
6 ene 2023 08:04

Es 15 de diciembre de 2022 y decenas de personas se manifiestan frente a la Asamblea de Madrid. Llevan pancartas en las que se lee Luz. Contratos. Mesa de seguimiento. Claman una vez más por algo que llevan reclamando más de dos años, que vuelva la electricidad a La Cañada Real. No solo lo reclaman ellos, después de que una delegación de la Plataforma Luz visitara el Parlamento Europeo el pasado 29 de noviembre, el Consejo de Europa había dado a España ese mismo 15 de diciembre como plazo para reestablecer el suministro eléctrico que falta en los sectores 6 y 5. Algo que no sucedió.

Younes está un poco retirado, en la retaguardia de la concentración. Lleva cuatro años en La Cañada. En los últimos años ha ido a muchas manifestaciones, cuenta al menos seis. Hay quienes han estado en más, apunta. Piensa que en esta concentración, en particular, en la que se halla una vez más pidiendo que vuelva la luz en la cañada, quizás no haya tanta participación porque se trata de un día laborable. “De todas formas yo siento esperanza, los vecinos estamos unidos porque esto nos afecta a todos, y tenemos el apoyo de mucha gente”, celebra.

Las vecinas y vecinos afectados son 4000, 1820, niñas y niños. Los números los recuerda Houda Akrikez, figura central en la lucha por recuperar la Luz en la Cañada, junto a otras vecinas. Akrikez, integrante de la asociación Tabadol, va de un lado a otro de la concentración, saludando y contestando preguntas. Ella fue una de las mujeres que participó en la delegación de la Plataforma Luz en el Parlamento Europeo.  “Las administraciones están obligadas, como bien dice el Comité de los Derechos Sociales de la Unión Europea. La luz debe de volver de manera inmediata a las viviendas”,  apunta Akrikez, señalando que, en virtud de lo apuntado por la Comisión, es el Estado español en su conjunto, desde la administración central a la Comunidad de Madrid pasando por los ayuntamientos de Rivas y Madrid, el que están violando la Carta de Derechos Europa. “Y como dice también el Defensor del Pueblo, el Estado español y la Comunidad de Madrid, están violando la Constitución Española en su conjunto”, apuntilla combativa.  Para esta activista, tanta vulneración de derechos tiene una explicación: “En la Cañada Real estamos sin luz por un desalojo forzoso de nuestras viviendas. Es para que las grandes promociones urbanísticas sigan creciendo. Vemos perfectamente desde nuestras viviendas como crecen Ahijones, Berrocales, el PAU de Vallecas”. 

“En la Cañada Real estamos sin luz por un desalojo forzoso de nuestras viviendas. Es para que las grandes promociones urbanísticas sigan creciendo. Vemos perfectamente desde nuestras viviendas como crecen Ahijones, Berrocales, el PAU de Vallecas”


Nuestro barrio

Una semana después de la concentración frente a la Asamblea de Madrid, vemos los barrios nuevos de la ciudad, con sus grandes mazacotes de vivienda nueva, imponerse en el horizonte del sector 6. Separada por descampados y anchas carreteras de la ciudad en expansión, esta parte de la Cañada Real, está salpicada de paneles solares y fachadas pintadas con temas reivindicativos que recuerdan que sigue sin haber electricidad. Akrikez, que lleva viviendo desde niña en este espacio que considera su barrio, junto a otras amigas, propuso un cambio generacional (y de género) en el espacio asociativo del barrio creando Tabadol en 2007, aunque no fue hasta 2013 que la asociación de mujeres se formalizó. Cuando les quitaron la luz, la organización ya estaba allí, y ha sido fundamental desde el principio en la lucha por el derecho al suministro eléctrico.

Hoy por fin hace sol, después de un diciembre lleno de lluvias. El Sol alegra a todo el mundo en invierno pero para Akrikez y sus vecinas tiene mayores implicaciones: “Cuando sale el sol, yo pienso en mis placas solares”. Con el tiempo la población se fue haciendo con generadores de gasoil primero y luego con los paneles. El problema es que sus equipos son modestos, no se pueden permitir más y no almacenan energía suficiente. Así que antes o después hay que tirar del generador a gasoil. La vida se hace complicada. 

Houda en canada
Houda Akrikrez Kike Castro

“Cuando están mis hijas en casa, yo tiro de generador. Tienes que ver cómo vas corriendo, apagas la nevera porque vas a usar los paneles solares, ahora vas a usar generador. Pongo la nevera porque con un generador puedo tirar de la nevera un poquito. O sea, es constantemente estar muy atenta a todo lo que conlleva la vivienda y su mantenimiento, la luz, la nevera, la lavadora, el agua…” 

Akrikez lleva unas semanas mal de salud, recuerda que, el día de la concentración seguía sintiéndose mal, y sus compañeras de la Plataforma Luz le sugirieron que descansara. “Es que en Cañada Real no podemos descansar, no podemos enfermarnos en paz. No puedes, por ejemplo, a la noche, si estás mala, tomarte una ducha y meterte a la cama a descansar, porque primero no hay agua caliente y segundo, la casa está congelada”. Cuenta lo mal que lo pasó días atrás, cuando estaba con 39 de fiebre, y sus hijas se estaban duchando cuando empezaron a llamarla porque se estaban helando. Agua fría, baño congelado, y la madre que tiene que salir a por una bombona, enferma, mientras llueve, en ese tiempo las niñas también se enfrían. “Al día siguiente se te enferman, tú sigues enferma. A ver cómo haces para cuidarte y cuidar a dos pequeñas que tienes en casa que están enfermas”. Un problema más, si has de hacer la compra para unos días, te arriesgas a que la falta de electricidad te la eche a perder. “Es una situación bastante crítica y si no la vives, por más que te la cuenten, no lo entiendes”. Houda considera que hay tanto que contar, que siempre se quedan cortas: “Ya automáticamente damos por hecho que la gente entiende qué es lo que está pasando, pero no: hay que contar lo que está pasando y nos cuesta”.

Akrikez llegó a la Cañada en el 94, su padre había comprado una parcela allí, donde ahora está su casa y la de sus hermanos. Frente a la casa familiar había campos cultivados. Años después, en lugar del campo hay una enorme colina hecha de escombros. Sin embargo tiene hierba y vistas sobre la ciudad con suministro eléctrico y caros barrios en construcción. Es allí donde se juntan en verano a echar la tarde. 

“Tú normalizas tu vida, es tu entorno, tu comunidad, tu identidad, tu barrio. Luego, con el tema de los cortes de luz es cuando los niños y las niñas en general, se dan cuenta de que algo no es normal” 

Las vecinas y vecinos se saludan en las calles, se juntan en el campo de fútbol que ellas mismas levantaron. Pues el que les regaló la Fundación Real Madrid hace ya casi 20 años, está precioso, pero dentro de la fábrica de muebles —una vieja estructura industrial que alberga también a las distintas entidades que trabajan en La Cañada. La chavalada no puede acceder al espacio de juego en los días festivos, o en general, cuando quiere. “Por eso pusimos nuestro campo de fútbol, que no es tan guay como el de la Fundación, pero es nuestro”.

El otro día, volviendo del sector 5, Akrikez cuenta que se emocionó cuando escuchó a sus hijas comentando que su barrio era muy bonito, un sitio donde poder salir a jugar, o encontrarse con las vecinas. “Tú normalizas tu vida, es tu entorno, tu comunidad, tu identidad, tu barrio. Luego, con el tema de los cortes de luz es cuando los niños y las niñas en general, se dan cuenta de que algo no es normal”. 

Fuera de las casas del sector 6 hay bolsas de plástico. Llenas de ropa sucia esperan a que pase el camión que las llevará a la lavandería, una medida de la Asamblea de Madrid para, en teoría, facilitar la vida a los vecinos. Akrikez no lo usa. Le parece un sinsentido y un despilfarro. Lo que necesita es electricidad para poner su lavadora. Si hace suficiente sol, quizás pueda por fin encenderla.

Pobreza energética
Jóvenes de la Cañada Real “Aprendimos que hay que luchar si queremos tener derechos”
Khadija, Doua y Omar son tres jóvenes de origen marroquí que viven en el sector 6 de la Cañada Real Galiana, afectado desde hace más de un año por un corte de luz indefinido.

Luz, contratos, mesa de seguimiento

María López de la Usada forma parte de la Plataforma Luz, más concretamente de su departamento jurídico. “Creemos de verdad que el derecho a la justicia nos asiste”, apunta. Y no es solo una creencia, enumera todas las instancias que les han dado la razón en estos dos años: “tenemos ya pronunciamientos de Naciones Unidas. El Defensor del Pueblo en tres ocasiones se ha pronunciado a favor de dar solución a las tres demandas que tenemos: la luz, contratos y la mesa de seguimiento”. La última: el Comité Europeo de Derechos Sociales, “aún no se ha pronunciado sobre el fondo, sobre las vulneraciones de derechos que estamos señalando. Pero sí que se ha pronunciado sobre la necesidad de medidas inmediatas para poner la luz de la calefacción ya a las personas de la Cañada”.

Conversamos con López en la víspera de Reyes, y la luz sigue sin volver a Cañada. Tener la razón y la ley de parte de la causa, llevar dos años peleando en articulación vecinal, no parece bastar. “Lo vivimos con cierto grado de frustración”, explica, si bien entiende que los procesos de Justicia pueden ser lentos considera que “lo que falta es decisión política para aplicar el Estado social y democrático de derecho”.  Cuando la Plataforma exige mesa de seguimiento apunta a la necesidad de que las vecinas y vecinos tengan voz en el proceso. “Hablamos de una verdadera participación, no de que asistan a reuniones, si no que participen en las decisiones. Lo entendemos como parte de la cultura de derechos humanos y de la calidad democrática de nuestro país”.

Si bien se parte de la consciencia de que “el daño que se está produciendo a las personas de Cañada Real es grave, e irreparable”, señala López —recordando que estos mismos calificativos son los empleados por el Comité Europeo de Derechos Sociales—, en el balance de la activista, la frustración convive con la ilusión por las cosas que se están conquistando. 

Por ejemplo, tras la visita de Bruselas se ha puesto en marcha la presentación de una petición al Parlamento Europeo. También, volverá al Parlamento una delegación más amplia de la que acudió en otoño, cuando también pudieron conversar con Roberta Matsola, Presidenta del Parlamento Europea, quien mostró su sorpresa ante una situación que desconocía, narra López. Se espera también la visita de varios europarlamentarios en enero, desarrolla la integrante de la Plataforma Luz sobre esta línea europea de actuación. Apoyo institucional y respaldo social que, piensa, en estos años ha crecido, a medida que los hechos son más graves y cada vez más gente entiende lo que está pasando. Sí se nota menos presencia en unos medios de comunicación cooptados por la urgencia, donde, en opinión de la jurista, no siempre es fácil encontrar hueco más allá del invierno. 

“Lo que se pretende es echar a la gente del barrio. Se les está trasladando un mensaje permanente de que la luz no va a volver, de que no tienen derechos ninguno por estar en la Cañada Real”

El estigma

Pero los medios no siempre ayudan, a menudo contribuyen a un estigma que alimenta mensajes de odio como los que se encuentran las mujeres de Tabadol cuando publican en las redes. Así, cuenta Akrikez, a la propia rabia que se vive con la situación se suma el odio que se recibe en espacios virtuales y no virtuales.  “Entras a redes sociales y son todos insultos, estigmas, te escriben: pagad la luz. Pero jolines, es que tenemos un cartel enorme donde pone que queremos contratos. Lo que pasa es que nos dan los contratos”.

Las adolescentes y niños que dejan su barrio por un camino hasta la carretera donde tomarán los buses que les acercan a sus centros de estudio, también saben del estigma. Akrikez cuenta la historia de su sobrina, y el día que una compañera en clase, hizo un comentario sobre que en La Cañada no entraría ni loca. “Dice: yo me sentía que me iba haciendo muy pequeña y tenía muchas ganas de salir a decir ‘pues soy de La Cañada, ¿sabéis?’ Pero es que me daba miedo. ¿Qué pensarán? ¿Se alejarán de mí?” A la chica y tantas y tantos como ella les cuesta decir de dónde vienen.

sector 6
Panorámica del sector 6 con las promociones nuevas de vivienda a lo lejos. Kike Castro

Futuros

Sin embargo las chicas y chicos de La Cañada pueden estar orgullosos, llevan años luchando. “Las niñas y los niños de Cañada Real son el triple de maduros que cualquier otro niño de la región, saben perfectamente en qué contexto están viviendo, conocen muy bien la violación de derechos que están sufriendo a día de hoy y ellos mismos son los que salen a defenderlos”, apunta Akrikez antes de enumerar todo lo que han hecho estos dos años: escribir cartas a las Naciones Unidas o a la distintas administraciones españolas responsables de su situación. Cartas que interesaron al relator de Naciones Unidas y donde venían a “contar su día a día, cómo vivir sin luz, lo que ellos creen que deben de tener en sus viviendas”.

Vivir en esas condiciones hace que poco a poco vecinas y vecinos tiren la toalla y vayan dejando el barrio. “En la manifestación del día 15. Podríamos haber estado perfectamente 300, 400 personas mínimo, pero hemos sido muy pocos. Es porque la política juega a cansar a la gente. No tener luz en tu casa conlleva muchas consecuencias. No es solamente una bombilla, sino es una vida entera que te están desgastando”. La gente ve, piensa Akrikez, que ni la Filomena, ni la pandemia, ni todas las cosas que se han vivido estos años, han bastado para que se hiciera algo, por lo tanto, concluyen que difícilmente vuelva el suministro eléctrico. 

“Lo que se pretende es echar a la gente del barrio. Se les está trasladando un mensaje permanente de que la luz no va a volver, de que no tienen derechos ninguno por estar en la Cañada Real. Se les quitan los servicios públicos y se les dificulta la vida diaria”, complementa López. 

Sin embargo, no parece que vaya a ser fácil echar a las vecinas de lo que considera su espacio legítimo, su barrio. Un lugar para el que tienen planes de futuro: Un parque infantil al lado del campo de fútbol. Lo harán de la mano del colectivo Todo por la Praxis y será un lugar lúdico y reivindicativo. Houda explica que el parque lo diseñarán las niñas y los niños, e imagina bicicletas en las que, al pedalear, se encienda un alambre con la frase: “con la luz no se juega”. Con suerte, el parque estará terminado en primavera. 

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Argentina
Argentina Hambre de democracia
Argentina conmemora los 48 años del golpe militar en el marco de un gobierno negacionista, extrema pobreza y emergencia alimentaria. ¿Se puede pensar la democracia con la panza vacía y los derechos vulnerados?
Fútbol
Fútbol Dónde juegan quienes juegan
De mi infancia, casi recuerdo pasar más tiempo en las pistas de “futbito” del barrio que en el salón de mi casa.
Cuidados
Cuidados El cuidado que las instituciones y academia no ven
“Cuando perteneces a la clase trabajadora, las posibilidades de compaginar la vida profesional e incluso personal, con el cuidado son prácticamente inexistentes”.
djcesarrubio
6/1/2023 16:51

Aporofobia.

2
0
Sirianta
Sirianta
6/1/2023 12:57

No me cabe en la cabeza que exista tanta maldad, alimentada por la sucia avaricia. Las personas responsables de este crimen deberían pagar por ello, lo cual no pasará porque ni existe la justicia, ni estamos en un país serio.

3
0
RamonA
6/1/2023 11:27

El futuro de la Cañada Real pasa por que sus vecinxs quieran seguir quedándose (las movilizaciones y las denuncias son imprescindibles para resistir) y por que el 28 de mayo las izquierdas desalojen al Ppodrido del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

2
0
República del Sudán
Un año de guerra Sudán, la guerra del futuro que aplastó la revolución
La confrontación entre el ejército y las milicias en Sudán implica una guerra contra la población que se levantó por la democracia y ahora lucha por su supervivencia.
Conflictos bélicos
Escalada bélica Irán lanza un ataque limitado y da por concluida su misión contra Israel
Israel asegura que ha interceptado el 99% de los proyectiles lanzados por Irán. Los líderes del G-7 se reunirán esta tarde para hablar de la “desescalada” de un conflicto que sigue amenazando a toda la región de Oriente Medio.
Genocidio
Genocidio Clamor entre empleadas de las big tech ante la complicidad de Google con el genocidio israelí en Palestina
El gigante tecnológico de Silicon Valley ha firmado este mismo año un acuerdo de colaboración con Israel que, según sus propios trabajadores, puede aumentar la capacidad de videovigilancia y selección de objetivos militares a través de Google Photos.
Opinión
Regularización Iniciativas populares vs pactos institucionales: caminos colectivos frente a los callejones sin salida
Mientras el pasado martes la perseverancia de los colectivos migrantes se anotaba una victoria en el Congreso, el miércoles el Parlamento Europeo ratificaba de nuevo, como único horizonte, la razón securitaria.
Green European Journal
Green European Journal Europa a las urnas: no (todo) es cuestión de participación
Una escasa participación en las elecciones europeas puede socavar la legitimidad democrática del Parlamento Europeo al reflejar la anteposición de la identidad nacional a la europea.
Opinión
Opinión Ni un voto al genocidio contra el pueblo palestino
Conocemos el compromiso del Estado español con el statu quo imperialista, por lo que nuestra ingente tarea es forzar al gobierno español a hacer algo que no quiere hacer.

Últimas

Barcelona
Barcelona Condenada la subcontrata de Facebook por discriminar salarialmente según la nacionalidad de sus trabajadores
Barcelona Digital Services divide a los 1.800 moderadores de contenido de la red social según su nacionalidad: el Grupo B (pasaporte español, portugués e italiano) percibe hasta un 28% menos que el Grupo A (franceses, holandeses y nórdicos).
Sequía
Feria de Abril Arte flamenco para luchar contra la sequía
Una acción de Juventud por el Clima Sevilla en la Feria de Abril se suma con unas sevillanas de denuncia a la Acción Global por el Clima del viernes 19 de abril, convocada por Fridays for Future.
Sidecar
Sidecar El fin de la inocencia
¿Por qué las burguesías blancas están visceralmente del lado de Israel? Una respuesta sería que las burguesías occidentales consideran que la situación de Israel está íntimamente ligada a la suya.
Más noticias
Opinión
Opinión El FMI insta a no alinearse en la segunda Guerra Fría
Aunque reconoce que la globalización ha terminado, la segunda del FMI hace un llamamiento a los gobiernos para que «preserven la cooperación económica en medio de la fragmentación geoeconómica» debida a la segunda Guerra Fría.
La vida y ya
La vida y ya Desertemos
Se habló de la poesía como una forma de darle la vuelta al reloj de arena para que el tiempo no se agote. No del todo al menos.
Cine
Cine ‘La Haine’, hasta aquí nada ha cambiado
Treinta años después de su estreno, la película ‘La Haine’ regresará convertida en un musical. Su director, Mathieu Kassovitz, y el productor del nuevo proyecto, Farid Benlagha, desvelan algunos detalles.
Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda El Gobierno “da alas a la patronal inmobiliaria” en su reunión con los agentes de vivienda
El ejecutivo de Sánchez insiste en dar “seguridad jurídica” a los propietarios y no ofrece soluciones para atajar la explosión de los pisos turísticos ni los contratos de temporada.

Recomendadas

OTAN
Menorca El ofrecimiento de Maó como puerto OTAN despierta el rechazo entre la población
La confirmación de este puerto como enclave permanente para la flota militar internacional reactiva la plataforma Menorca per la Pau.
País Valenciano
Antifascismo Guillem Agulló, tres décadas de dignidad y antifascismo
A 31 años del asesinato de Guillem Agulló Salvador, su padre Guillem Agulló Lázaro (Burjassot, L´horta Nord, 1950) explica la situación que están viviendo a raíz de las últimas decisiones de la derecha y la extrema derecha.
Migración
Fronteras Colectivos claman contra el Pacto de Migración y Asilo ante su votación en la Eurocámara
Hoy, 10 de abril, se debatirá y votará en el Parlamento Europeo el Pacto de Migración y Asilo. Colectivos y organizaciones de la sociedad civil intentan frenar lo que consideran un marco de vulneración de derechos de las personas migrantes.
Literatura
Literatura Carmen Clara Balmaseda retrata el “pueblo chico, infierno grande” en una novela negra situada en la posguerra
La investigación de un asesinato ocurrido en los años 70 en Badajoz es la causa que utiliza la escritora Carmen Clara Balmaseda para crear una historia protagonizada por la disciplina militar, la hipocresía y la represión contra la diferencia.