Política
Sobre la neoliberalización de la verdad: ¿qué tienen en común Trump, Ayuso o Netanyahu?

En el neoliberalismo de las narrativas, con ‘lobbies’ propagandísticos, medios y algoritmos de tu parte, cada cual adapta su discurso a su ‘target’ de consumo y se monta su propia película, que ya habrá un público que se la compre.
Sarah Babiker
1 mar 2024 08:01

En estos tiempos de aceleración de la historia en los que vivimos acontecimientos políticos globales cada dos días, y dramas más locales que no se acaban de cerrar, es difícil seguir el hilo entre los hechos, leer algo inteligible entre acontecimientos, registrar los deslizamientos subterráneos que ocultan cambios de paradigma que nos están transformando el mañana. Si uno piensa que entender sirve para algo (lo cual tristemente parece cada vez más discutible), hay que tener una disciplina para no dejar que el ayer o el anteayer se nos vayan alocados sin aprender algo de ellos.

El 2016 pasó algo fundamental: la pretensión de verdad sucumbió sonoramente, llegaba la posverdad de la mano de Trump, erigiéndose palabra del año. La política espectáculo se maceró en sí misma y perdió toda la vergüenza, asumiendo las formas de la telerrealidad. La apariencia de verdad se vació de todo sentido: lo importante era apostar fuerte por un relato u otro. A la fe, convertida en el sustrato de base de las lealtades políticas, los hechos, las causas y las explicaciones nunca le han parecido especialmente vinculantes.

Es esta apelación a la creencia por encima de cualquier dato, por mucho que los datos no sean nunca objetivos o inocentes, la que blinda algunos liderazgos que proyectan largas sombras sobre el presente y el futuro. Sombras bajo las que se extienden el sufrimiento y la muerte. Pues, ¿qué tienen en común figuras como Trump, Ayuso o Netanyahu? Que los hechos se las traen al pairo, no van con ellos, pues operan en el marco de su verdad, de un relato emancipado de lo que vemos, oímos y sufrimos.

Basta con tener a quienes cortan el bacalao de tu parte y muchos followers, palmeros que vean en ti la esperanza que han perdido en un mundo que no les da el lugar que creían merecer, gente con miedo

En el neoliberalismo de las narrativas, con lobbies propagandísticos, medios y algoritmos de tu parte, cada cual adapta su discurso a su target de consumo y se monta su propia película, que ya habrá un público que se la compre. Se opera un extractivismo de la legitimidad democrática obtenida de aquellos a quienes ya se ha despojado de todo espíritu crítico, a través del bombardeo de mensajes y la sutil manipulación.

Y es que los relatos no son democráticos: no hace falta que te crea una mayoría, porque total, no es precisamente la mayoría quien tiene poder para hacer nada. ¿Quién necesita convencer a un montón de personas impotentes? Basta con tener a quienes cortan el bacalao de tu parte y muchos followers, palmeros que vean en ti la esperanza que han perdido en un mundo que no les da el lugar que creían merecer, gente con miedo que encuentra en tu odio explícito hacia el otro, en tu desprecio a quienes ellos desprecian, validación a su propio racismo y un muro de contención ante lo que considera una amenaza: palestinos, migrantes, comunismo, feministas, lo que toque. La gente con miedo piensa poco, así que diseña una posverdad pavorosa y erígete como el possalvador.

La posverdad, aplicada a la limpieza étnica, provoca genocidios discutibles que hay que demostrar con pruebas ante la justicia internacional, como si no viéramos cada día sus efectos, como si Gaza no hubiera sido arrasada ante nuestros ojos. El relato se emancipa de las ruinas, de la sangre, de los cuerpos destrozados que pueblan las pantallas: esto que está usted viendo no es un genocidio, es legítima defensa, nos aleccionan los Netanyahus. Y vamos a continuar con nuestro no-genocidio hasta colonizar toda la franja, añaden entre risas y bailes los ministros más ultras del sionismo, mientras caen con todas sus sofisticadas armas sobre los edificios y las carpas en las que buscan refugio los supervivientes de este holocausto en prime time, tan lucrativo para la industria armamentística. Mientras, los fast media despachan verdades ultraprocesadas, supremacismo low cost al por mayor.

Palestina
Ocupación israelí El colonialismo israelí está desnudo
La “victoria” genocida del sionismo sobre el pueblo nativo de Palestina o un horizonte de descolonización con una Palestina libre del río al mar parecen ser los dos únicos finales posibles a una herida colonial que nunca acaba de cerrarse.

A los Netanyahus les respalda la posverdad de la IHRA, que postula en su web: “Un mundo que recuerda el holocausto es un mundo sin genocidio”. Más o menos cuando andábamos descubriendo las mieles ficticias de la posverdad con Trump, la IHRA asentaba el marco del relato difundiendo su versión del antisemitismo: una versión que blindaba al sionismo y a Israel de las críticas, que serían entendidas como ataques al pueblo judío, y también, si se tercia, complicidad con el “terrorismo”. Desde 2017 hasta mayo de 2023, la IHRA ha impuesto su definición de antisemitismo en 43 países.  Con rotundo éxito, como hemos podido comprobar en la última temporada otoño invierno, en la que acusar a todo quisqui de ser Hamás ha sido el último grito.


La posverdad emborrona el pasado, el presente, la humanidad, las causas, solo resplandecen como letreros fluorescentes esos mantras donde los países democráticos se defienden de los salvajes, Estados Unidos recupera su grandeza sobre la violencia contra las personas que migran, o la Comunidad de Madrid defiende su derecho a la alegría y a la libertad frente a los comunistas tan insistentes en hablar de ancianos muertos, mientras no rinden cuentas por quienes murieron bajo el estalinismo y en las checas.

Así, la verdad que producen los Netanyahus, Trumps y Ayusos, dopada de algoritmos, décadas de embrutecimiento e intereses económicos de las élites, se distancia de lo que vivimos cada día.  No estamos ante una democratización de la verdad, sino ante la triste comunicación política de la posdemocracia, donde cualquier pretensión de alcanzar la igualdad o el bien común, cualquier apuesta por una paz justa, es tachada de woke, comunista (sic) o antisemita.

Esta posverdad, lejos de ser un delirio caprichoso, se alimenta de la retórica hipócrita y la cobardía de quienes dicen querer proteger los derechos humanos y legislan o actúan para ponerlos en peligro

Pero esta posverdad, lejos de ser un delirio caprichoso, se alimenta de la retórica hipócrita y la cobardía de quienes dicen querer proteger los derechos humanos y legislan o actúan para ponerlos en peligro: antes del Donald Trump que basa su campaña en la deportación masiva de migrantes,  hubo un Obama que se ganó el título de Deportador jefe por sus políticas de frontera. Sí, hay un sentido común excluyente y deshumanizador que algunos ondean orgullosos en sus banderas políticas del odio, y otros ejecutan con sonrisa progresista, guardando la compostura mientras perpetran las mismas violaciones de derechos.

Detrás de Ayuso desentendiéndose de las personas mayores, condenándolas a la muerte en la pandemia, hay un sentido común neoliberal que pone a los cuidados en la periferia de todo, que descuida a las franjas de población consideradas no productivas, despoja a lo público de lo necesario, y luego permite que fondos de inversión se lucren de las necesidades de las personas mayores, comiéndose un amplio margen entre el dinero que absorben y el que dedican a pagar a sus trabajadoras.

Y detrás del Netanyahu que lidera un gobierno de guerra lleno de nazis, hay un sionismo progresista que depende de la misma colonización para existir, que no cuestiona el apartheid, ni es capaz de ver a las personas palestinas como seres humanos. Partidos considerados moderados que se sustentan sin cuestionarlo en un campo podrido de colonialismo, y que pasado mañana, cuando Netanyahu haya sido despejado del camino, seguirán robando y discriminando con menos boato. 

Condenemos con toda la contundencia a los netanyahus, los trumps y las ayusos de la vida, mientras anuncian sin pudor el exterminio de miles de personas, planean la deportación de millones, o avalan y justifican la muerte en soledad de cientos. Pero no olvidemos nunca que, mientras, los Yair Lapid de turno se preparan para continuar el genocidio más discretamente, los Biden siguen financiando a espuertas la matanza de niños palestinos mientras apenas se les escucha alguna regañina a Israel, y el bipartidismo mantiene intacto un modelo de cuidados (sanitarios, a la tercera edad) infrafinanciado y externalizado, que permite a la sanidad privada y a las empresas adjudicatarias de las residencias seguirse lucrando a costa de nuestra salud y nuestra vida.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

El Salto Radio
El Salto Radio Señales de Humo: contra la desinformación
Rescatamos para El Salto Radio el primer programa de la temporada de Señales de Humo en el que hablamos de comunicación crítica.
Palestina
Análisis La dialéctica de la “otredad” y la deshumanización de los pueblos
Entre el fragor del bombardeo de Gaza y el dolor del nuevo éxodo palestino, un repaso al papel del lenguaje en los procesos de deshumanización del otro.
Comunicación
Masculinidad El caso Rubiales
En el fútbol se mantiene la ficción intacta del heroísmo masculino. Para ello, hay que dejar fuera a las mujeres del entorno simbólico
MCarmen
MCarmen
3/3/2024 19:46

Muy buen artículo. La pregunta es ¿hay algo que podamos hacer o ya tienen ganado el discurso y la batalla?

0
0
Max Montoya
Max Montoya
3/3/2024 18:44

Potente artículo. La Posverdad es ese neologismo que apunta al hecho más evidente desde que el Homo sapiens obtuvo su neocortex: el lenguaje sirve para comunicar ideas y nos permite socializarnos mejor, pero su mayor ventaja, como nos indican los biólogos con su cultural evolution, es manipular a los demás en nuestro propio beneficio. La presión natural hace que mentir sea ventajoso en muchos casos en que necesitamos que los demás nos ayuden, se agrupen con nosotros, o simplemente acepten nuestra mentira. Cuando la fenomenología Heideggeriana y la hermenéutica Gadameriana se frotan las manos hablando de que la verdad (aletheia) de la existencia, del ser-ahí (Dasein) se desvela en el lenguaje (Heidegger) o que en el consenso entre los seres humanos se halla una verdad más profunda y práctica que la de la ciencia (Gadamer), se olvida lo que ya dijera Dawkins: que el lenguaje sirve ante todo (su función es) para manipular en nuestra ventaja. Lo de la Posverdad es algo nuevo en el sentido de que el engaño, la manipulación ya no intenta presentarse como verdad, no existe ese grado de virtud llamado «hipocresía»; la Posverdad es simplemente la mentira diciendo que no le importan los hechos (la verdad), sino su visión personal de los hechos (opinión, falsedad). Dicen que la Posverdad es consecuencia lógica del Postmodernismo: no hay sistema; todos los sistemas importan lo mismo. Al Postestructuralismo de Roland Barthes no le importaba el autor de un texto. El autor había muerto. Solo existe el texto y las interpretaciones de los lectores. No había verdad autorial intentada. Pues de la Universidad y estos intelectuales ha pasado a la política: no hay autor, no hay verdad, hay interpretaciones. Heidegger, Gadamer, Sartre, Barthes, Foucault, Derrida et al. no querían saber nada de la verdad científica (Popper). Pues mirad lo que han conseguido. Ahora se ha extendido como algo normal a toda la prensa de masas, a todos los medios, a la democracia. Todo es interpretación. Gracias Heidegger, Gadamer, Derrida, Barthes. Habrá que decir que tenemos que volver a reivindicar la razón y la ciencia de la Ilustración Radical para no volver a matarnos en otra Tercera Guerra Mundial?

2
0
Acaido
2/3/2024 2:03

Que cruda es la verdad.

2
0
Investigación
Migracións Mulleres á fronte dende o sur global
Nace unha iniciativa de investigación, intervención e acción participativa na Galiza para potenciar o diálogo e intercambio de saberes entre as voces subalternizadas das mulleres do sur global.
Elecciones
Elecciones europea Las europeas agudizan las contradicciones de Sumar y el lugar de IU sigue en disputa
Fuentes de la coalición aseguran que el puesto de Izquierda Unida en la lista de europarlamentarios todavía no está claro. Yolanda Díaz sueña con recuperar a Palop, veta a Manu Pineda y tensa la cuerda al máximo con Más Madrid.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Acusan a una agencia pública catalana de complicidad con el apartheid y el genocidio en Palestina
Un reciente informe denuncia a ACCIÓ, la agencia gubernamental para la competitividad de las empresas catalanas, por impulsar relaciones económicas con Israel a pesar del “riesgo plausible de complicidad con genocidio y crímenes contra la humanidad”.
Catalunya
Antirracismo Las muchas voces de Catalunya: identidades diversas, segregación y más de 300 idiomas
En las últimas décadas la sociedad catalana se ha transformado con la llegada de personas migrantes, que ya suponen un 21% de la población. Aunque la exclusión y el racismo siguen ahí, en el día a día lenguas, experiencias e identidades se mezclan.
Análisis
Polarización Una inflación de insultos y demagogia
En este clima de enfrentamiento que es ya el único referente de socialización política para algunas generaciones, el ciudadano parece tener que elegir entre qué mal es menos punible e inmoral.

Últimas

Ley de Memoria Histórica
Memoria democrática La ofensiva legislativa de PP y Vox contra la verdad, justicia y reparación
Las asociaciones memorialistas del estado hacen frente común en la Unión Europea y no descartan acudir a los tribunales para defender los derechos de las víctimas del franquismo.
Cine
Cine RTLM, la radio del odio que alentó el genocidio en Ruanda
Cuando se cumple el 30º aniversario de la tragedia en Ruanda, llega a las pantallas ‘Hate Songs’, que se estrena el viernes 19 de abril, una metaficción que transcurre en los estudios de la emisora controlada por los hutus.
Laboral
Laboral CC OO, UGT y USO rechazan firmar el convenio de Decathlon al no incluir la cláusula de garantía salarial
Decathlon ha firmado el acuerdo con el sindicato mayoritario, SGICD, auspiciado por la propia empresa. El convenio para 2024-26 incluye un incremento salarial del 15%, que recupera la pérdida del 12% de los dos anteriores.
País Vasco
Los audios del PNV Itxaso Atutxa, sobre adjudicar un contrato: “Deben ser tres empresas de confianza del partido"
Hordago publica audios exclusivos grabados en Sabin Etxea que muestran a la presidenta del Bizkai Buru Batzar domesticando al entonces alcalde de Mundaka para acatar la disciplina del partido en materia de contratación pública en el consistorio.
ETA
Opinión Mis relaciones con ETA
Hay quien sigue empeñado en utilizarlo como espantajo electoral, pero es un argumento que no durará. Eso no quiere decir que debamos olvidar lo que pasó, pero sí evitar utilizar la memoria como arma de guerra y confrontación
Más noticias
Italia
Italia El gobierno Meloni allana el camino a los antiabortistas
La Cámara de Diputados italiana ha aprobado por amplia mayoría una ley que permite a las organizaciones anti-elección entrar a los centros de asesoramiento público donde acuden mujeres que están pensando en interrumpir su embarazo.
Violencia policial
Violencia institucional Iridia consigue reabrir judicialmente el caso de una muerte por pistola taser policial
Es uno de los 56 casos en los que ha litigado la entidad de derechos humanos en 2023 y en los que hay un total de 156 agentes o funcionarios encausados.
Genocidio
Rumbo a Gaza La Flotilla de la Libertad se prepara para zarpar hacia Gaza
Un carguero con 5.500 toneladas de ayuda humanitaria y tres barcos más cargados con cientos de personas, entre ellas observadores de los derechos humanos, personal médico, periodistas y políticos —incluida Ada Colau—, integrarán la Flotilla.
Personas sin hogar
Personas sin hogar “Una noche por todas sus noches” en protesta por las personas sin hogar en Granada
El cierre de un centro de acogida nocturno en el centro de la ciudad, que acogía a más de 50 personas, ha agravado la ya precaria situación de acogida de las personas sin hogar

Recomendadas

Cuba
Proyectos artísticos en la isla El arte y la cultura como válvula de escape para resistir la crisis en Cuba
Entre todos los desafíos que enfrenta Cuba, el arte y la cultura se mantienen como refugios de creatividad y resiliencia.
Anticapitalistas
Miguel Urbán “En el inicio de Podemos dijimos que sin autoorganización nos iban a hacer mierda... y nos han hecho mierda”
El eurodiputado más longevo de la llamada política del cambio no repetirá en las elecciones de junio. Miguel Urbán repasa los asuntos más importantes del espacio de la izquierda institucional y las perspectivas de futuro de la Unión Europea.
Especulación urbanística
Turistificación Canarias dice basta: activistas organizan una movilización histórica en las islas frente a la turistificación
Precarización, pobreza, desigualdad y dificultad de acceso a la vivienda, así como la enorme contaminación de los espacios naturales causada por el modelo turístico, son algunas de las problemáticas por las que Canarias sale a la calle el próximo 20 de abril.