Entrevista La Poderío
Bethlehem Habboob: “Es fundamental llevar el boicot a Israel a lo académico”

Bethlehem Habboob es activista andaluzo-palestina incansable. Junto al estudiantado, y gracias a las movilizaciones y las acampadas contra el genocidio del pueblo palestino en Gaza, han conseguido que la Universidad de Granada rompa sus relaciones académicas con Israel, siendo la primera que lo hace en Andalucía. Charlamos con ella para que nos explique la importancia del boicot y la lucha de las palestinas en la diáspora.
Bethlehem Habboob - La Poderío 01
Bethlehem Habboob en Almanzora baja, Granada Jaime Cinca
La Poderío
8 jun 2024 06:00

Bethlehem Habboob (1995), de padre palestino y madre granadina, estudió traducción e interpretación en lengua árabe (Universidad de Granada) porque quería conectar con la identidad de su familia paterna y la lucha palestina. Sus estancias en varios países, incluída Jordania, le hicieron acercarse a sus raíces y sentir la lejanía que viven las más de 2.000.000 millones de personas refugiadas palestinas en el país vecino. Bethlehem es una de tantas a las que el estado de Israel le prohíbe la entrada a su propia tierra, impidiendo visitar y conocer a su familia gazatí. 

Bethlehem forma parte de A-Yudur, colectivo de juventud por Palestina en Estado español. Principalmente abogan por “la liberación de toda Palestina, desde el río hasta el mar”. Desde la diáspora, Bethlehem, junto a varias personas, construyen la organización para asumir la lucha contra el apartheid en esta parte del mundo. A veces saca su rabia y se desahoga e inspira escribiendo poesía. 

Además de su formación en Traducción e Interpretación en árabe y Ciencias Políticas en la Universidad de Granada, Bethlehem se encuentra realizando actualmente el doctorado en el Departamento de Antropología Social y Cultural en el marco del Programa de Doctorado “Estudios de las mujeres. Discursos y prácticas de Género. Aprovechando su situación como docente de la asignatura de Justicia Social, se lleva a su alumnado a la acampada por Palestina de la Universidad de Granada surgidas en el mes de mayo. El resultado ha sido la ruptura de las relaciones académicas con las universidades israelíes. 

Por esta decisión, ha sufrido una llamada de atención por parte del decanato de Relaciones Laborales, donde imparte docencia en el grado de Trabajo Social, alegando que estaba ausente de las clases. “En la Academia también hay personas sionistas que intentan quitarnos de en medio a toda costa”, añade. Pese a eso, se mantuvo firme en sus convicciones llevando la intervención social a la práctica.

Habéis conseguido, fruto de varias semanas de movilizaciones, que la Universidad de Granada rompa las relaciones de colaboración científico-técnica y de movilidad con universidades e instituciones israelíes.
Ha sido un trabajo muy profundo de concienciación, no solamente desde el pasado octubre, sino desde hace décadas. El movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones) en Granada al estado sionista lleva trabajando desde hace muchos años de forma incansable, sobre todo desde que comienza el genocidio. Han sido muchas las actividades y las acciones realizadas tanto en la calle como en la academia. La propia red universitaria por Palestina comenzó a funcionar de una manera más coordinada. A partir de la conferencia de Francesca Albanese, relatora de la ONU, la profesora del Departamento de Estudios Semíticos, Nadia Hindi, envió un correo al rectorado pidiéndole una reunión. Sorprendentemente para todas, contestó de forma favorable a la petición. Hasta ese momento, el rector había tenido una actitud muy equidistante hacia la cuestión palestina. A raíz de ahí surgió la acampada, desde la que se hizo mucha presión para que se convocara y adelantara el consejo de gobierno en el que conseguimos esta gran victoria. Fuí la última persona en intervenir y les dije a todas las personas que iban a votar que lo pensasen muy bien, porque el estudiantado había entendido que era prioritario luchar contra el genocidio y dejar de lado las clases y exámenes durante el periodo de 13 días que duraron las movilizaciones.  

Les dije al más de medio centenar de personas que nos tocaba recoger las ramas de olivo que hemos dejado caer con nuestra responsabilidad en Europa. Nos toca recoger, reconstruir y plantar. Para mí, el estudiantado es una semilla de esta revolución e intifada. 

Fue algo muy emocionante sentir tanta colectividad de ese profesorado que nos abrazó y apoyó hasta el final por una Palestina libre, convirtiendo a la Universidad de Granada en la primera en Andalucía y la primera del estado español que ha llegado a cortar todo tipo de relaciones académicas con el Estado sionista. Y avisa a las universidades israelíes de que, hasta que no condenen el genocidio, así se mantendrá.

Bethlehem Habboob - La Poderío 02
Colgante que porta Bethlehem con el mapa de Palestina, cruz de Jerusalem y Corán Jaime Cinca

¿Crees que habéis marcado un precedente para que otras universidades de Andalucía sigan el camino de denunciar el genocidio y con ello romper las relaciones académicas con el Estado sionista?
Estamos en periodo de reflexión para ver hacia dónde vamos, en qué se convierte todo esto y, por supuesto, ver qué respuesta tenemos. Al cabo de dos o tres días Acom, un lobby sionista, interpuso una denuncia por antisemitismo a la Universidad de Granada.  Hemos de tener en cuenta que hay una presión económica que tiene gran fuerza. 

Aun así, creo que gracias a esa ola de manifestaciones iniciadas en Estados Unidos (Universidad de Columbia) se ha extendido y contaminado al resto del mundo, sumándose a las manifestaciones, las acciones y las acampadas internacionales. Vemos cómo se iniciaron en Valencia y en otras hasta llegar a Granada. Por esta razón, creo que otras universidades tienen más presión, pero deben entender que se tienen que desmarcar del genocidio, deben condenarlo. Al menos, decir que no somos ni queremos ser cómplices. 

Hay declaraciones de intenciones por parte de diversas universidades, como la de Jaén. Ahora hay que ver en qué queda este proceso. El estudiantado es muy reivindicativo y no lo para nadie.

¿El boicot es la solución para luchar contra la ocupación en Palestina? ¿Qué importancia tiene el BDS?
El Instrumento del boicot a nivel internacional ayudó a que cayese el régimen de apartheid en Sudáfrica. Recordemos que no solo había discriminación social, sino también legal. Sin embargo, en la Palestina histórica no existe un marco jurídico que contemple que exista una discriminación. Obviamente, Israel no va a reconocer que está poniendo en práctica el apartheid. No solo lo han dicho organizaciones internacionales de derechos humanos. El propio pueblo palestino viene avisando de las prácticas del Estado sionista.

Esta discriminación total no solamente viene por la construcción del muro en 2004, sino también por el bloqueo impuesto por mar, tierra y aire desde 2007 a la Franja de Gaza. O como castigo colectivo al pueblo por votar a partidos que, desde esta parte del mundo o según Israel, no tienen cabida. 

Todas estas políticas discriminatorias, además de físicas, son abstractas. En muchos sentidos no son tangibles, pero se ven y aprecian en cuanto una persona palestina te cuenta o va a la Palestina histórica y ves cuál es el trato. Ahí es donde se entiende que el boicot, las desinversiones y las sanciones a Israel son el camino y la posición que debemos de tomar desde Occidente. Esta es una forma no violenta de contribuir a que caiga el Estado sionista. 

Hay que llevar el boicot mucho más allá. El académico, como vemos, es fundamental. Todas las personas que vienen de la Palestina ocupada con el pasaporte israelí, mayoritariamente tienen una segunda nacionalidad. Tienen más privilegios que las personas palestinas. Estas representan un sistema y un entramado de políticas sionistas que aluden a que son el pueblo elegido, que el palestino no tiene derecho a existir, que Israel tiene derecho a la defensa, y eso se traduce en cometer un genocidio.

La colonización la entendemos también como económica. ¿Qué empresas están operando en territorio ocupado y qué consecuencias tiene para la población palestina?
En los territorios palestinos ocupados trabajan empresas multinacionales sionistas que extraen los recursos de los territorios palestinos. No solo hablo de los territorios ocupados en 1967. Para mí la ocupación no empieza en 1967, sino en 1948, cuando se materializa en la resolución de las Naciones Unidas, que aprueba la división en dos territorios de la Palestina histórica, uno árabe y otro judío, porque les prometieron en la Declaración de Balfour de 1917 ese hogar nacional judío en territorio palestino. 

Hay numerosas empresas que están operando en territorio palestino y son cómplices de apartheid. De hecho, ahora estamos llevando una campaña en Granada de boicot a CAF, empresa vasca  de ferrocarriles, que ha construido, en plenos territorios palestinos ocupados en 1967, un tranvía que une Jerusalén Este con colonias en la Cisjordania ocupada. Tiene que dejar de operar en la Palestina ocupada porque es ilegal.

Debemos dejar de ser cómplices de esta forma vendiendo y comprando armas al Estado sionista 

También son muy importantes las sanciones y las desinversiones. Si llevamos a cabo un embargo de armas a Israel durante solo 7 días, dejaría de tenerlas, que están probadas con los cuerpos de la población palestina. Debemos dejar de ser cómplices de esta forma vendiendo y comprando armas al Estado sionista. 

Unión Europea
Elecciones para el Parlamento Europeo Manu Pineda: “La Unión Europea ya no puede ocultar su rostro más autoritario y belicista”
Número 4 de Sumar para las elecciones del 9 de junio, Pineda lleva desde 2019 ejerciendo como eurodiputado, tras formar parte de las listas de Unidas Podemos. Integrante de IU y el PCE, denuncia la complicidad de la UE con el genocidio sionista.

A las puertas de conocer los resultados electorales en Europa, ¿se han llevado a cabo propuestas en esta dirección al Parlamento? ¿Qué implicaciones tienen estas elecciones para el futuro de Palestina?
Se han presentado multitud de demandas ante el Parlamento Europeo para la ruptura de relaciones, el embargo de armas, etc., pero ninguna ha salido adelante. Tristemente, el Parlamento Europeo no tiene una posición proclive a romper relaciones con el Estado sionista. Creo que son muy importantes las elecciones europeas, aunque se entiendan en ciencia política como de segundo orden. Mucha gente le resta importancia y no acude a votar al creer que no hay forma de incidir políticamente desde aquí. Por eso hago un llamamiento a toda la gente a que este domingo 9 de junio vote con conciencia pensando en todas las personas palestinas y en querer una Europa libre de apartheid. Se puede, pero esto nos va a costar mucho esfuerzo y también mucha conciencia política y organización social. Hay muchos lobbies que hacen demasiada presión para que no se rompan relaciones con Israel. 

Bethlehem Habboob - La Poderío 03
Bethlehem Habboob en la Plaza de la Churra, Granada Jaime Cinca

El Estado español ha reconocido el Estado de Palestina. ¿Hay motivo para celebrar esta decisión?
¿Quién puede estar contento mientras están asesinando a miles de personas palestinas? La fuerza de ocupación se está superando en sus formas. Pensamos que ya no puede ir a más y de repente bombardean las propias tiendas de los campos para las personas refugiadas palestinas. Se supone que eran lugares seguros y ahora dicen que tiene que “evacuarse”, una forma de llamarlo muy eufemística cuando significa una expulsión forzosa de norte a sur a la población palestina de Gaza. 

El Estado sionista ha dejado pequeños trozos de tierra que no tienen ningún tipo de conexión. Ni siquiera dentro de la Cisjordania ocupada la hay entre una ciudad y otra. Por eso la cuestión de los dos estados es inviable. Y mi principal crítica a Sánchez es esta: ¿Usted quién es para hablar de esos acuerdos de Oslo? ¿Quién es para decir que la Autoridad Nacional Palestina es la que tiene que gobernar? Si estamos viendo que está corrompida y el propio pueblo palestino lo está diciendo. 

No podemos reconocer nada porque el 22% de la Palestina, lo que queda de su territorio a partir del 1967, ocupado por el Estado sionista, no es tangible, no se puede materializar en nada. Otra cosa es que Israel perciba este reconocimiento como una amenaza.  

Muchas personas me dicen que es utópico cuando hablo de un único Estado palestino libre desde el río hasta el mar. Para mí, utópico es hablar de dos estados.  

¿Hablamos sobre Palestina sin escuchar los relatos de las personas palestinas?
Nadie tiene que decirle al pueblo palestino quiénes son las personas a las que tienen que votar. Ni quiénes deben asumir ciertas cuestiones y decisiones. Tampoco les podemos decir cuál es la solución para Palestina. Tiene que ser el propio pueblo quien decida su historia. 

Palestina es resistencia por el mero hecho de existir. Se están prolongando demasiado  estas múltiples opresiones y asesinatos. ¿Queda esperanza a pesar de todo? ¿Cuáles y cómo podrían ser?
El pueblo palestino no será exterminado. Tenemos todo tipo de resistencias y luchas. No violentas y armadas, todas ellas legítimas. El pueblo palestino a pesar de todo el dolor, continúa. 

Tenemos que partir de que no es una guerra, es un genocidio; no es un conflicto, es una ocupación; y las resistencias son resistencias, no es terrorismo. Hamas opera dentro de la Palestina histórica para decir que estamos en contra de la ocupación y de la colonización de este colonialismo de asentamiento.

La premisa de Israel es conseguir el máximo de tierra palestina posible con el mínimo de población nativa palestina posible

La resistencia hizo una operación el 7 de octubre en territorios que a nivel internacional son ocupados. Israel no ha respetado la frontera del 67. La premisa de Israel es conseguir el máximo de tierra palestina posible con el mínimo de población nativa palestina posible. Lo vivimos con muchísimo sufrimiento, mucha angustia, pero a la vez el pueblo palestino es quien nos enseñan la vida. Por eso es importante romper con las narrativas que han sido impuestas.  

La asociación que hace la gente con los símbolos palestinos, como puede ser la kufiya palestina es la de terrorismo. Históricamente, Israel ha hecho una buena propaganda narrativa en la que se nos ha impuesto a nosotras como personas terroristas cuando el terrorismo lo ejercen ellos. Israel no cumple con los requisitos para ser estado. La población palestina no reconoce que podamos regalar nuestra tierra a un ente extranjero y ocupante. Eso lo han hecho otras personas y otros poderes por nosotras, pero no hemos renunciado a nuestra tierra ni lo haremos. Seguimos existiendo, resistiendo y persistiendo, aunque no haya habido reparación y llevemos más de 76 años de genocidio. 

Un genocidio que ha sido oscurecido narrativamente por Israel asesinando a periodistas e impidiendo que acceda la prensa internacional a cubrirlo.
Israel está cometiendo un genocidio a oscuras, dejando que sea el propio pueblo palestino, que está siendo víctima de la masacre, quien dé cobertura. Es lo más macabro que existe. Están asesinando a tu familia y encima tienes que ponerte en pie, coger la cámara y grabarlo. Eso es resiliencia.

Las personas palestinas están recogiendo pruebas para que Israel sea condenado, porque deben juzgarlo. Al igual que tenemos de ejemplo, para el nazismo, el juicio de Núremberg, el Estado sionista también tiene que pagar por lo que está haciendo. Y todos sus cómplices, que les siguen vendiendo armas, porque están contribuyendo a un crimen de guerra. 

De ahí que Israel esté aprobando leyes desde octubre para que puedan meter en la cárcel a las personas palestinas de Cisjordania por el simple hecho de tener Telegram en sus móviles y ver o compartir noticias sobre el genocidio en Gaza. Como resultado, tenemos en las cárceles a 5.000 personas palestinas rehenes de la ocupación, algunas de ellas sin juicio. Todo completamente normalizado. 

Las palestinas ahora tienen miedo a hablar, a que se les chantajee de múltiples formas

Deshumanizan a las personas palestinas, pero no a las israelíes. Ahí está Pedro Sánchez pidiendo que liberen a los israelíes, pero no exige la liberación de las más de 10.000 personas encarceladas. Evidentemente, las palestinas ahora tienen miedo a hablar, a que se les chantajee de múltiples formas. 

¿Cuáles son algunas de sus estrategias de chantaje?
Amenazas con impedir la entrada a Palestina, encarcelamiento a familiares, ataques constantes a la población LGTBI, intimidándola. Se supone que sí tienen derechos las personas LGTBI si tienen documento israelí, pero para las palestinas no. Israel es un lavado de imagen en toda regla. Al igual que instrumentaliza el judaísmo, lo hace con el islam aludiendo a que es una lucha contra el terrorismo islamista. Sabemos que la mayor parte de la gente palestina es inofensiva. Cree en una religión determinada porque también la fe es una forma de resiliencia, y a estas alturas ¿quién va a perder la fe? Es de las pocas cosas que nos quedan. 

Vienes de una familia que ha sido expulsada en la Nakba de 1948. ¿Qué consecuencias ha tenido para ti y para todas aquellas personas en la diáspora?
A mí me gusta hablar de una Palestina histórica libre desde el río hasta el mar porque vengo de una familia refugiada de 1948, de una ciudad que se llama Ramla. Fue ocupada y se cometió una masacre importante.  Entre el 47 y 49 se intentó exterminar al máximo de población palestina posible. Éramos un millón y medio de personas y asesinaron a 13.000 y 750.000 fueron expulsadas. Por eso yo contemplo el derecho al retorno y la descolonización total desde 1948. 

A pesar de tener familia en Gaza, no la he podido conocer. La última vez que mi padre estuvo allí fue en el año 2004, justo antes de que la sometiese el estado de Israel a un asedio por mar, tierra y aire. Las consecuencias de la ocupación son estas, las de divide y vencerás. Se pretende que las familias palestinas no tengan ningún tipo de contacto entre sí. Tenemos experiencias de vida diferentes a pesar de que estamos todas encarnando esa Nakba. Un pasado y una identidad comunes, que han reforzado ese sentimiento identitario de ser palestina a pesar de estar en la diáspora. Cuando fallecieron mi abuela y mi padre palestinos prdí contacto con la familia, aunque por supuesto mantenemos amistades con muchas personas de Gaza y no nos mantenemos impasible ante este genocidio. Si mi pueblo sufre, yo también sufro desde mi posición de privilegio. Tenemos que intentar hacer vida a pesar de que Israel constantemente nos la arrebata. A pesar de que las políticas coloniales indirectamente nos perjudican también a nosotras, porque yo no puedo entrar a Palestina ni puedo poner en práctica mi derecho al retorno que está amparado por la resolución 194 de Naciones Unidas.  

Como primera generación palestina, pongo en el centro ese derecho al retorno. La mayor parte de la población palestina de Gaza es refugiada. Esas personas no tienen que irse a ninguna otra parte más que a sus tierras y a sus lugares de origen.

Hay más Palestina fuera que dentro de la Palestina histórica. En la actualidad somos más de 14 millones de personas. A ninguna se le ha compensado moral, ni ética, ni económica, ni jurídicamente, tampoco se le ha dejado volver a sus hogares.

Se podría decir que hay multitud de resistencias palestinas. Armadas y no violentas. ¿Qué papel juega la feminista?
Hay multitud de movimientos de resistencia. Los no violentos son mayoritarios. Evidentemente el pueblo palestino no tiene posibilidad dentro de Palestina de poder tomar las armas. Las que hay son de fabricación casera, vemos a los combatientes sin ropa militar cogiendo un pequeño misil de fabricación casera y apuntando a los tanques sionistas hipermilitarizados. 

No podemos entender los términos ni podemos extrapolarlos en la forma en la que se usan en esta parte del mundo a cómo se usan en otras partes, en este caso, en el levante mediterráneo. Cada facción política tiene un brazo armado como Hamás, al igual que la Yihad Islámica, o los partidos comunistas de corte leninista y maoísta. De esta multitud de facciones políticas palestinas, cada una opera de una forma u otra con su brazo armado. Esto es súperimportante tenerlo en cuenta y también le llamamos resistencia. No solamente cuál es el discurso político, sino también el de esos brazos armados. A veces no van en la misma línea y hay discrepancias. 

Por otro lado, hay multitud de resistencias como los movimientos estudiantiles o feministas. No desde ahora, sino desde la propia invención Y creación del Estado sionista, sino que mucho antes las propias mujeres palestinas ya se organizaban. Ya fuera a través de asociaciones, de forma comunitaria, desde el asistencialismo, etc.  Poco a poco fue en una línea más política. Vimos como en la gran huelga de 1936 también hubo una organización política donde las mujeres escribieron cartas a representaciones y a los ministros del Mandato Británico, quienes administraban en aquellos momentos la Palestina histórica. Ellas ejercieron mucha presión a esa colonización, promoviendo el boicot como herramienta contra la ocupación. El BDS, aunque naciera en 2005, ya se había puesto en marcha de muchas formas.  

Las mujeres tuvieron un rol muy importante y son el eje vertebrador de la sociedad palestina. No solo del movimiento de resistencia no violenta, también en la lucha armada. Ahí tenemos a grandes referentes como Leila Jaled, considerada por Israel como una mujer terrorista, pero para Palestina es una heroína por su lucha incansable contra la ocupación. Dalal Mughrabi es otra luchadora que con tan solo 19 años se enfrentó al ejército israelí a través de la lucha armada. Todavía hoy su cuerpo no ha sido entregado a la familia. 

Es muy importante tener en cuenta que muchas mujeres se organizan. En ellas se apoya toda la sociedad. A la vez son quienes mantienen la identidad palestina. Enseñan vida, tienen grandes conocimientos en gastronomía, y mantienen la cultura viva gracias al arte, la danza, la música. Una de las cosas fundamentales en las que hago hincapié es en la memoria y  las historias orales que son construidas por las propias mujeres palestinas. Estas voces han sido silenciadas históricamente porque se entendía que no tenían valor sus relatos. Ellas son las que están construyendo las historias arrebatadas, quienes recomponen nuestra memoria. 

Hemos visto cómo desde octubre, el 70% de las personas asesinadas en Gaza son mujeres y niñas y niños. Son utilizadas como arma de guerra imposibilitando su dignidad, su salud menstrual. Israel tiene claro que no quiere que haya un legado ni traspasar la identidad palestina a la infancia. 

¿La ocupación militar refuerza el patriarcado?
Siempre digo que cuando caiga Israel va a caer una parte del sistema opresor, colonial, patriarcal y racista. 

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Entrevista La Poderío
Entrevista La Poderío “El antigitanismo no es solo racismo, es el fallo del sistema”
Séfora Vargas Martín, activista desde muy joven en la lucha por los derechos de su pueblo, es una de las primeras abogadas gitanas de nuestro país.
Entrevista La Poderío
Cristina Consuegra “La cultura es aquello que te posiciona contra la barbarie”
A Cristina Consuegra es difícil encajarla en una cosa. Consuegra es un torbellino de colores que lo lleva to' palante. Lo mismo organiza un festival de cine de índole nacional en los barrios, que la escuchas en la radio, por citar algo. Consuegra es mucha Cristina y Cristina es demasiada Consuegra.
Entrevista La Poderío
María Gil Zapata “El machismo en la mecánica no solo lo sufre la mujer, también el hombre”
¿Puede un lugar tradicionalmente masculinizado convertirse en un espacio seguro? María Gil Zapata lo ha conseguido con su filosofía. Desde hace un año es propietaria de un taller de automoción y de sus 200 nuevos clientes, 180 son mujeres.
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Turismo
Organización social El turismo de masas revuelve a la España costera: un verano de movilizaciones contra la gentrificación
Las personas que viven en las zonas del Estado con los procesos de turistificación más avanzados han dicho basta. Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña o Valencia prometen un estío de protestas sin precedentes para reclamar un cambio de modelo.
Pueblos originarios
Pueblos originarios Cien años de la Masacre de Napalpí
El 19 de julio de 1924, las fuerzas de seguridad estatales argentinas asesinaron a más de 500 personas de los pueblos indígenas de Qom y Moqoit.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Movimientos sociales
Instituto de las Mujeres Colectivos de personas trans pierden la paciencia con Isabel García: “Debe ser cesada de inmediato”
Plataforma Trans pide medidas contra la directora del Instituto de las Mujeres tras varias informaciones esta semana que apuntan a supuestos amaños en favor de la empresa de su mujer. FELGTBI+ espera una reacción del Ministerio Igualdad.

Últimas

Libertades
Derechos y libertades Oleada de suicidios y revueltas en las cárceles italianas
En la cárcel de Trieste, 257 personas se hacinan en un espacio previsto para 150. Allí se desencadenaba la revuelta carcelaria más intensa de una oleada que dio inició hace pocas semanas.
Palestina
Palestina La ocupación israelí de los territorios palestinos es ilegal según la Corte Internacional de Justicia
Israel viola la convención de Ginebra con su política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. Medidas como demoler propiedades palestinas y reasignarlas a colonos israelíes no son de carácter provisional y el efecto es irreversibles.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 aniversario del levantamiento del EZLN Los viajes de la Montaña. Arte, política y simbolismos de la lucha Zapatista
En este noveno texto de la serie , la autora nos propone una mirada a través del arte para entender la dinámica de construcción de la lucha zapatista en México y cómo se articula con las redes de resistencia europeas
Crisis climática
Cine y crisis climática Muyuna Fest, cine selvático para aprender a flotar en un mundo que se hunde
La primera muestra de cine flotante de la historia emerge sobre las aguas del barrio de Belén, en la ciudad de Iquitos (Perú) para fomentar la conservación de la Amazonía y la soberanía audiovisual de los pueblos originarios.
Fronteras
Fronteras La nueva Comisión Europea triplica su apuesta de militarización de las fronteras
La presidenta de la Comisión Europea anuncia un nuevo impulso para el Frontex y la creación de una cartera para las relaciones con los países del Mediterráneo.
Más noticias
Tecnología
Oligopolio tecnológico Un fallo de Microsoft provoca una caída internacional de servicios de transportes, bancos y emergencias
Una interrupción del servicio vinculada a la firma de ciberseguridad Crowdstrike y Windows ha paralizado la actividad de decenas de miles de empresas públicas y privadas poniendo de relieve la dependencia del oligopolio tecnológico.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Arte
Cristina Peña “Mi referente es la artesanía que nos dieron nuestros antepasados”
La cerámica artesana de Casa Peña Slow Atelier no iba a escapar de la turistificación. Su taller se traslada desde Churriana (Málaga), a un nuevo espacio en Úbeda, ciudad de tradición artesana que acoge la marca, sus ideas, y a la propia artista.
Migración
Migraciones Burocracia para los ‘refugiados de segunda’: siete jóvenes malienses ante el bloqueo del Estado al pedir asilo
Presos de la guerra, llegan a un nuevo territorio en búsqueda de mejores oportunidades, pero son presos de temporalidades y trámites burocráticos, mermando su estado anímico y dejándoles estancados en un limbo temporal que los anula como ciudadanos.

Recomendadas

Personas con discapacidad
Itxi Guerra undefined
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.
Historia
Historia Chipre recuerda los 50 años de invasión turca
Se cumple medio siglo del ataque, seguido por la división y ocupación de la isla a manos del ejército turco. La izquierda chipriota critica el estancamiento de las negociaciones de paz y la falta de interés de Bruselas.
Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.