Medio ambiente
La Sublevación de la Tierra en Francia (que deberíamos imitar)

El levantamiento por la tierra en Francia puede servirnos de inspiración y ejemplo de lucha social contra la sequía y la devastación del mundo rural que amenaza nuestro territorio.
Soulevements Acampada Francia 2
Movilización contra la macrobalsa de regadío que se está construyendo en Sainte-Soline. Fotografía: lessoulevementsdelaterre.org

El pasado 25 de Marzo daba comienzo la quinta edición de Soulèvements de la Terre, La Sublevación de la Tierra, un conjunto de movilizaciones y protestas contra la agricultura intensiva e industrial y sus impactos socio-ecológicos, contra infraestructuras que destruyen el territorio y aíslan los ecosistemas como autovías y trenes de alta velocidad, contra el extractivismo, etc., que se extenderá hasta el 31 de agosto. En esta quinta edición el lema es “Acaparamiento, agro-industria, artificialización… quitémoslos de en medio”.

En esta ocasión se inició con una gran acampada y concentración contra la macrobalsa de regadío que se está construyendo en Sainte-Soline, una localidad eminentemente agrícola del oeste de Francia que, como todo el resto del país, está sufriendo un inusitado periodo de sequía.

Agricultura
“Necesitamos devolver la dignidad a la gente que sostiene el mundo, los campesinos”
María Sánchez, es mujer, es del campo, es veterinaria y es escritora, por este orden. Acaba de publicar una compilación de vocabulario popular rural llamado Almáciga.

Sequía acumulada durante años, que el verano pasado obligó a paralizar varias centrales nucleares por no contar con volúmenes de agua suficientes para su asegurar su refrigeración, y que está poniendo en jaque el modelo de agricultura intensiva de regadío.

Esta extrema sequía, desconocida en un país tradicionalmente húmedo, ha llevado al gobierno de Macron a aprobar un plan de construcción de megabalsas plastificadas de almacenamiento de agua, que extraen del subsuelo para ponerla a disposición de los regantes, en un intento desesperado de mantener el mismo modelo de agro-negocio pese a la disrupción climática y la disminución cada vez más acuciante de las precipitaciones pluviales.

En apenas 2 horas [...] hirieron a 200 personas, 40 de ellas de gravedad, dos en coma (a día de hoy la vida de Serge Duteil-Graziani todavía pende de un hilo)

El plan de Macron ha encontrado desde el principio una férrea oposición no sólo de sectores ecologistas y conservacionistas que observan en este otro proceso de “aceleracionismo climático” (más emisiones de la maquinaria pesada, de los polímeros empleados para impermeabilizar, de las bombas de extracción de aguas del subsuelo…) y de afectación de los ecosistemas (desecación de humedales, hundimiento del nivel freático, seca de pozos tradicionales, etc.), sino que también se ha encontrado con la beligerancia de pequeños y medianos agricultores que ven en estos proyectos otro intento de acaparamiento y privatización del agua que ataca directamente a sus producciones y a sus comunidades rurales. Sensibilidades distintas que se han agrupado en Bassines Non Merci, que junto a la Confèdèration Paysanne llevaron el caso de las macrobalsas a la ONU el pasado día 22 de marzo coincidiendo con el día del agua.

La convocatoria, pese de estar prohibida por la prefectura de Deux-Sèvres, contó con una masiva participación de en torno a 30.000 personas, y es que estos Levantamientos de la Tierra están respaldados por una amplísima coalición heterogénea de 200 organizaciones ecologistas, sociales, sindicales campesinas como la Confèdèration Paysanne o Atelier Paysan, etc, y en esta ocasión también contaron con representación internacional de activistas de otros lugares del mundo, como la delegación de la nación Mohawk que lucha contra un oleoducto.

Estos Levantamientos de la Tierra están respaldados por una amplísima coalición heterogénea de 200 organizaciones ecologistas, sociales, sindicales campesinas

La manifestación en campo abierto por las tierras de cultivo trató de llegar a una de las grandes balsas en construcción para mostrar el rechazo a este tipo de infraestructuras, pero un enorme despliegue policial empleando una inusitada violencia lo impidió. Para defender un simple agujero de una balsa en medio del campo, la policía usó helicópteros, quads, y un amplísimo despliegue de furgones, desatando una auténtica ola de violencia indiscriminada contra los manifestantes contra los que dispararon 4000 granadas lacrimógenas GM2L en apenas 2 horas, granadas que hirieron a 200 personas, 40 de ellas de gravedad, dos en coma (a día de hoy la vida de Serge Duteil-Graziani todavía pende de un hilo).

En Francia no es costumbre resignarse estoicamente a recibir palos y granadas policiales y salir huyendo, de modo que los manifestantes respondieron a la desproporcionada acción policial y la enfrentaron, no sólo defendiéndose, atendiendo y evacuando a las numerosas personas heridas, ya que la policía impidió el acceso de ambulancias al campo de batalla, sino también quemando furgones policiales y las armas que había en ellos, destruyendo una de las bombas de extracción de agua y ocupando las líneas del LGV (tren de alta velocidad). El 30 de marzo, coincidiendo y cooperando con el movimiento contra la reforma de las pensiones se manifestaron en las prefecturas de comisaría de todo el país exigiendo el fin de la violencia policial y en solidaridad con las dos personas en coma.

Al mismo tiempo, el ministro del interior Gèrald Darmanin, anunció en la Asamblea Nacional su intención de disolver el movimiento de Soulèvements de la Terre, lo que se ha encontrado respuesta en una masiva campaña de autoinculpación a la que se han sumado más de 50.000 personas, gentes del mundo de la cultura, artistas, científicos, un premio nobel de la paz, militantes y dirigentes de los partidos de izquierda, de los sindicatos, de la universidad, organizaciones de otros países, etc.

El ministro del interior Gèrald Darmanin, anunció en la Asamblea Nacional su intención de disolver el movimiento de Soulèvements de la Terre

Por su parte las organizaciones de todo el mundo agrupadas en la Vía Campesina también han hecho un llamamiento a la solidaridad con el movimiento francés y para condenar la deriva autoritaria y represiva del gobierno. Campañas de solidaridad que dan muestras del gran apoyo social que las luchas de defensa socio-ambiental están teniendo contra esta nueva vuelta de tuerca del desarrollismo y el extractivismo que ha puesto en marcha el gobierno neoliberal de Macron. En cualquier caso, no se entiende muy bien la pretensión del ministro del interior de disolver o ilegalizar algo como Soulèvements que no tiene identidad legal, sino que es una alianza de organizaciones y colectivos de base, una red cooperativa de lucha y reivindicación. Pero la retórica represiva también tiene su clientela y cuenta con los altavoces de los medios de comunicación que tratan de difamar al movimiento con acusaciones de “ultraizquierdismo” y “ecoterrorismo”.

Sin duda la escasa repercusión mediática que ha tenido esta movilización y la brutal represión policial tiene que ver con su coincidencia con el amplísimo movimiento contra la ampliación de la edad de jubilación, pero también tiene que ver con el sesgo urbanocentrista de la inmensa mayoría de los medios de comunicación y con esa eco-ignorancia generalizada que sigue mirando para otro lado y minimiza el impacto del cambio climático en nuestras vidas, como si este sólo tuviera que ver con una cierta incomodidad cotidiana soportable con aire acondicionado y no con la amenaza de colapso del sistema agro-alimentario en ciernes, algo que comprometerá la reproducción de la vida humana y la estabilidad social del “jardín europeo” del insensato Borrell.

Soulevements Acampada Francia
Un aspecto de la acampada. Fotografía: lessoulevementsdelaterre.org/es-es/visuels

En estas latitudes peninsulares dónde la sequía es ya dramática y amenaza con arruinar la agricultura y el mundo rural convendría poner atención a las palabras del movimiento francés: “las jornadas de Sainte-Soline conllevan una afirmación: ¡no se trata de someterse a las decisiones gubernamentales frente a la sequía! Nos corresponde a nosotras tomar decisiones ineludibles sobre los usos prioritarios de un agua cada vez más escasa, limitar la codicia industrial que deseca las tierras y defender con todas nuestras fuerzas los bienes comunes, nuestras necesidades y las de la agricultura campesina. Necesitamos hacer cambios como el de Sainte-Soline en muchos otros frentes en defensa de la tierra: el envenenamiento generalizado por pesticidas, las granjas industriales y la agricultura digital, el enterramiento de bosques, humedales y parcelas agrícolas bajo el hormigón, la devastación de la biodiversidad… Estas acciones están a nuestro alcance en todas partes, siempre que consigamos alejarnos de la impotencia y la eco-ansiedad, construir amplias alianzas y establecer estrategias eficaces de resistencia. Este es el reto de las Sublevaciones de la Tierra”.

En este país y en Extremadura  contemplamos el movimiento francés con una mezcla de envidia y desesperación. Envidia de la capacidad de aglutinar a sectores muy diversos en torno a objetivos comunes y compartidos

Otro paralelismo que compartimos en este país con nuestros vecinos franceses, es el uso y abuso por parte de las autoridades de la vía represiva para la gestión de los cada vez más frecuentes e intensos conflictos socio-ambientales, sirva el ejemplo de la persecución y castigo penal a las pacíficas acciones directas de Futuro Vegetal o Extinción Rebelión, o la petición de penas de prisión a las 15 activistas de la Rebelión Científica que protestaron en el parlamento tiñendo su fachada de rojo. No en vano el gobierno efectivamente más progresista de la historia (entiéndase el progreso como devastación ecológica e inacción y aceleración climática) no ha tenido tiempo de derogar la ley mordaza en estos 4 años de coalición.

Pero hasta aquí llegan los paralelismos, por desgracia en este país y en Extremadura  contemplamos el movimiento francés con una mezcla de envidia y desesperación. Envidia de la capacidad de aglutinar a sectores muy diversos en torno a objetivos comunes y compartidos, interseccionalidad lo llaman los modernos, pero preferimos el término simbiosis.

Así es la simbiosis de sectores ecologistas y agropecuarios en el mismo frente que hay en el país vecino, algo desde todo punto de vista lógico y necesario. Y resulta especialmente llamativa en una región como la extremeña dónde todas las organizaciones agrarias se alinean con el gran agro-negocio más destructivo y los grandes terratenientes, y están afectados de eco-fobia y un sesgo de subjetividad derechista y ultraderechista, pese a que ello atenta contra sus propios intereses objetivos.

La simbiosis de sectores ecologistas y agropecuarios [...]resulta especialmente llamativa en una región como la extremeña dónde todas las organizaciones agrarias se alinean con el gran agro-negocio más destructivo

Por no hablar de ese espíritu cainita que impera en nuestras izquierdas (no hay más que ver estos días el espectáculo que nos están dando tirios y troyanos a la izquierda del PSOE) y que alcanza al propio y dividido movimiento ecologista, movimiento al que le está costando mucho salir de sus dinámicas legalistas, “onegeistas” y/o subsidiarias de los partidos políticos, en un momento en que la urgencia de actuar para impedir el expolio del agua y la tierra, el clima y la biodiversidad nos está pidiendo pasar a la acción directa, algo que sólo han entendido las nuevas organizaciones como Extinción Rebelión, Futuro Vegetal, Rebelión Científica, y eso pese a que en este país en el pasado sí hubo una cultura de acción directa ecologista en la lucha contra las centrales nucleares, los grandes embalses (Solidarios con Itoiz), o las repoblaciones de pinos (Phoracanta).

Es desesperante ver que mientras en Francia la ciudadanía ha levantado ZAD, Zone à Défendre, que son campamentos permanentes para defender bosques como el de Notre-Dame-des-Landes del intento de convertirlos en “bio-masa”, a nosotras se nos olvide seguir el ejemplo de la Acampada Anti-Autovía de Navarra en estos momentos trágicos en que toda la región extremeña (por no decir todo el país) se va a convertir en una zona de sacrificio para una nueva ronda de acumulación capitalista basada en el despliegue masivo de nueva minería, nuevas infraestructuras y macroplantas energéticas en manos de las gigantes empresas del Ibex 35, con las sempiternas excusas del empleo, la lucha contra la despoblación y ahora la economía verde y circular.

Como dicen en su comunicado las compañeras de Soulèvements hay que salir de la impotencia y la desesperación. El otro día una compañera me decía resignada que ya Gaia nos va a hacer descabalgar de la locura del crecimiento infinito y la acumulación absurda de capital, pero la cuestión es que no hay una separación entre Gaia y nosotras: Gaia lucha contra el capital y su devastación a través de nuestros cuerpos, de nuestras mentes, de nuestros corazones, a través de la cooperación social que logremos establecer. Todo el planeta es ya una Zona a Defender porque todo el planeta es para el capital una zona de sacrificio, y lo que nos pide Gaia en este momento crítico y dramático de la historia humana es que afinemos nuestra sensibilidad, que pongamos nuestros mejores recursos cognitivos, intelectuales y morales al servicio del bien común, que nos unamos en una simbiosis virtuosa y que nos sublevemos contra el designio de muerte y destrucción que emana de la mega-máquina industrial y desarrollista.

¡Que florezcan mil Sainte-Soline!

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Memoria histórica
Extremadura 1934 90º aniversario de la huelga del campo del 5 de junio de 1934, el embrión del 25 de marzo
Del aprendizaje de la huelga del campo del 5 de junio de 1934 renació el movimiento jornalero que consiguió la victoria revolucionaria extremeña del 25 de marzo dos años después.
Investigación
Investigación El Ministerio de Agricultura dio a la Iglesia cinco millones de euros de la PAC
La mayoría del dinero de la PAC que ingresó la Iglesia y sus entidades vinculadas entre 2018 y 2022 está desacoplado de la producción y se debe a “derechos históricos”.
Acuerdos comerciales
Crisis del campo Tratados y tractores: de aquellos acuerdos de libre comercio, estas protestas
Organizaciones de agricultores y ganaderos exigen que se paralicen unos acuerdos que llevan años abriendo las puertas a una competencia desleal que se materializan en sus actuales problemas.
Carlos
3/10/2023 11:45

Gracias. A ver si movemos el culo.

0
0
isa
5/4/2023 10:25

Que florezcamos mil Sainte-Soline !!!

2
0
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Violencia policial
Racismo Dos policías locales de Madrid, a juicio por agresión racista
Los agentes golpearon al único menor racializado que saltó la verja del recinto ferial de la Vaguada el pasado 13 de octubre.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Series
Series Los Chochos voladores vienen por ti
Ha vuelto ‘We are Lady Parts’, alhamdulillah, pero igual no te gusta lo que tienen que decir. ¡Un, dos, tres, cuatro!

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
Infancia
Infancia sin toros Duras críticas al palco infantil en la feria taurina de Badajoz
La Fundación Franz Weber califica de preocupante y aberrante la propuesta empresarial de habilitar un espacio para la infancia en la plaza de toros.
Ayuntamiento de Madrid
Campamentos de verano en Madrid Sin campamento urbano a menos de una semana del fin del cole
250 familias de Puente de Vallecas se enteran en el último momento de que la primera semana después del fin de curso escolar no habrá campamento infantil urbano por un retraso en la licitación del servicio.
Alquiler
Alquiler La subida del alquiler en la Comunidad Madrid es más del triple de la media nacional
Mientras que la subida de los alquileres ha sido del 4% de media desde mayo del año pasado, los precios en la Comunidad de Madrid han escalado un 14,2%.
Más noticias
Minería
Minería en Galicia La Xunta oculta desde enero la solicitud de un nuevo megaproyecto minero en Touro
Cobre San Rafael solicita además que sea considerado Proyecto Industrial Estratégico, según indican más de un ciento de colectivos en un comunicado conjunto, para “facilitar su tramitación exprés e impedir la participación pública”.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Recomendadas

Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.